¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

Adicción a las redes sociales: causas y síntomas principales

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

Un estudio realizado por la Chicago Booth School of Business señalaba, hace ya cinco años, que , y otras redes sociales tienen una capacidad de adicción mayor que la del tabaco o el alcohol porque, entre otras cosas, acceder a ellas es sencillo y gratuito. Además, si el mismísimo padre del iPad, iPod, iPhone, Steve Jobs, no dejaba que sus hijos intimaran demasiado con la tecnología —les limitaba el tiempo de uso— es que, probablemente, algo intuía acerca de cómo afectan las redes sociales a los más jóvenes.

Lo cierto es que, a juicio de muchos expertos, el uso de las redes sociales —aplicaciones de mensajería instantánea incluidas— puede generar serias adicciones con sus consiguientes consecuencias: ansiedad, depresión, irritabilidad, aislamiento, alejamiento de la vida real y de las relaciones familiares, pérdida de control, etc. Pero, ¿qué entendemos realmente por adicción?

Una adicción es una dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico.

Entre esas actividades están, por ejemplo, el uso de videojuegos —catalogado ya como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS)—, el trabajo compulsivo, el juego on y offline y para muchos, también, la utilización excesiva de redes sociales que, por cierto, cuentan ya con más de 3.

000 millones de usuarios activos en el mundo. A pesar de las abultadas cifras, los expertos consideran que solo un pequeño porcentaje muestra una verdadera dependencia a las redes sociales.

Las redes sociales más consumidas del mundo.

Descubre las redes sociales más consumidas del mundo

Aunque cada país tiene preferencia por unas redes u otras, según el número de usuarios activos mensuales a nivel global estas fueron las diez más utilizadas durante 2018 (datos en millones de usuarios):

  1. : 2.234
  2. : 1.500
  3. WhatsApp: 1.500
  4. Messenger: 1.300
  5. WeChat: 980
  6. Instagram: 831
  7. Tumblr: 794
  8. QQ: 783
  9. Qzone: 563
  10. Sina Weibo: 392

Fuente: Statista 2019.
 

Ocultar información

CAUSAS Y PERFIL DE LAS PERSONAS ADICTAS A REDES SOCIALES

Entre las causas más reconocidas de la adicción a las redes sociales se encuentran la baja autoestima, la insatisfacción personal, la depresión o hiperactividad e, incluso, la falta de afecto, carencia que con frecuencia los adolescentes tratan de llenar con los famosos s. De hecho, muchos jóvenes los buscan casi compulsivamente para experimentar una intensa —pero siempre breve— sensación de satisfacción que, sin embargo, puede ser contraproducente al hacerlos dependientes, a la larga, de la opinión de los demás.

El perfil mayoritario del adicto es el de un joven de entre 16 y 24 años. Los adolescentes son los que tienen mayor riesgo de caer en la adición, según los expertos, por tres motivos fundamentales: su tendencia a la impulsividad, la necesidad de tener una influencia social amplia y expansiva y, finalmente, la necesidad de reafirmar la identidad de grupo.

Sherry Turkle, psicoanalista del Massachusetts Institute of Technology (MIT), ha investigado extensamente sobre el impacto de las redes sociales en las relaciones y afirma que estas debilitan los lazos humanos.

En su libro Alone Together: Why We Expect More from Technology and Less from Each Other describe con detalle los impactos negativos de estar constantemente conectados, que paradójicamente trae consigo cierta sensación de soledad.

Tal y como ella misma afirma “los lazos que formamos a través de Internet no son, al final, los lazos que unen, pero sí son los lazos que preocupan”.

SÍNTOMAS DE LA DEPENDENCIA A LAS REDES SOCIALES

¿Qué determina la adicción? La frontera es difusa, pero existen algunos indicios que dan bastantes pistas de si existe o no esa dependencia a las redes sociales, aunque la última palabra corresponde siempre a un profesional médico. Estos son los tics más habituales:

  • Nerviosismo cuando no se tiene acceso a Internet, la red social no funciona o va más lenta de lo normal.
  • Consultar las redes sociales nada más levantarse y antes de acostarse.
  • Sentirse inquieto si no se tiene el smartphone a mano.
  • Caminar utilizando las redes sociales.
  • Sentirse mal si no se reciben s, retuits o visualizaciones.
  • Usar las redes sociales mientras se conduce.
  • Preferir la comunicación con amigos y familiares a través de redes sociales que cara a cara.
  • Sentir la necesidad de compartir cualquier cosa de la vida diaria.
  • Creer que la vida de los demás es mejor que la nuestra, en función de lo que vemos en las redes.
  • Hacer check-in en cada lugar al que se va.

CÓMO PREVENIR LA ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES

Como en todas las adicciones, prevenir es más fácil que curar. En este sentido, existen algunas prácticas sencillas que resultan muy efectivas para evitar que un uso excesivo de las redes sociales acabe desencadenando dependencia. Entre las más efectivas se encuentran las siguientes:

 Establecer un tiempo mínimo de 15 minutos entre conexión y conexión.

 Prescindir del móvil en momentos clave del día (desayuno, comida o cena).

 Deshabilitar las notificaciones automáticas.

 Poner el móvil en silencio y no utilizarlo ni como reloj ni como despertador para evitar la tentación.

 Marcarse un tiempo mínimo al día para hacer actividades completamente desconectadas —como practicar deporte, leer o escuchar música—.

 Reducir el número de amigos en redes sociales.

 Eliminar aplicaciones y abandonar grupos de WhatsApp prescindibles.

 Ética en Internet: la clave del futuro digital

 Ciberacoso o ciberbullying, el acoso en las redes sociales

Источник: https://www.iberdrola.com/compromiso-social/como-afectan-redes-sociales-jovenes

La compleja relación entre los adolescentes y las redes sociales

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

El uso de las redes sociales por los adolescentes es uno de los temas que más preocupan últimamente a los padres de estos jóvenes. En general, es un tema del que pocas cosas positivas me comentan.

De hecho, la principal queja que les escucho es la cantidad de tiempo que sus hijos dedican a los teléfonos móviles, tablets, juegos interactivos y redes sociales.

 Les preocupa el uso que hacen de estos dispositivos y las consecuencias que pueden tener.

Nuestro mundo está dominado por las tecnologías y nuestros hijos son nativos digitales.  Esto hace que se comuniquen y establezcan relaciones con otros de una forma totalmente diferente a como lo hacíamos nosotros. Esto, en sí mismo, no tiene por qué ser ni positivo ni negativo.

Lo que convierte a Internet y las redes sociales en elementos «buenos o malos» es el uso que se hace de ellos. De ahí, la enorme importancia de enseñar a nuestros hijos a hacer un correcto uso de toda  la información que tienen a su alcance.

Pero… ¿Cómo hacer para que no queden excluidos de su mundo social y, a la vez, ejercer la función parental de control y supervisión tan necesarias en la pre y adolescencia?

Las redes sociales e Internet. La clave está en su uso

Internet es una herramienta que nos da un acceso, casi ilimitado, al mundo sin salir de casa. Por lo que, se trata de una fabulosa oportunidad de conocer lugares, culturas, costumbres y personas. Y, además, de forma fácil y accesible, nos permite adquirir conocimientos, según nuestros intereses personales.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que paralelo al aumento de libertad está el aumento del riesgo. Si, como padres, no se nos ocurriría dejar a nuestros hijos solos con la tarjeta de crédito en centros comerciales o lugares de ocio. ¿Por qué, no  hacemos lo mismo cuando les regalamos una tablet o un móvil a la edad de 9 o 10 años?

El adecuado uso de Internet y las redes sociales requiere una madurez personal y la conciencia de que es únicamente un elemento facilitador de información y de comunicación. Pero, en ningún caso, pasa a ser un sustituto de las relaciones personales.

Ni de la búsqueda de conocimiento fuera de casa. Y aquí es dónde, precisamente, surge la preocupación. Y, con frecuencia, la impotencia, de los padres. Que se ven desbordados ante el uso de las redes sociales por los adolescentes de forma equivocada.

El acceso a la información es libre e iliminado. Y, la rapidez con la que  la consiguen, les engancha. Lo que hace que, valores como el esfuerzo y la espera, queden relegados a un segundo lugar. El adolescente se acostumbra a tenerlo todo aquí y ahora. Y espera poder extrapolar esta inmediatez al resto de áreas de su vida.

La “edad legal» para el uso de las redes sociales son 14 años. Por lo que, por debajo de esa edad, los chicos no están preparados para un uso adecuado de este instrumento. Y, en ese caso, la responsabilidad de los contenidos que cuelgan los menores de 14 años, recae en los padres.

Sin embargo, sabemos que hay pre-adolescentes, de 10 y 11 años, utilizando este medio por su cuenta. Sin estar preparados para ello. Y sin ser conscientes, en absoluto, ni del contenido que suben a las redes ni del que reciben de ellas.

Esto nos pone frente a una situación muy preocupante a nivel social. Porque, no estamos siendo capaces de proteger a los menores de los riesgos de las redes sociales. Y, como padres, no sabemos cómo hacer para evitar que nuestros  hijos usen este medio que les resulta tan atractivo.

Aspectos psicológicos de Internet y las redes sociales

El mayor enemigo para la educación es el miedo. El miedo nos hace mirar para otro lado y no querer ver lo que está pasando delante de nosotros. Como padres, estamos obligados a educar a nuestros hijos y perder el temor al uso de la tecnología. Para logralo, el mejor arma que tenemos es la información. Conocer y comprender, para educar.

De ahí que sea tan importante conocer los principales riesgos a los que se pueden enfrentar los adolescentes en el uso que hacen de las redes sociales e Internet. Porque, solo conociéndolos, podremos poner limites.

He seleccionado estos, como los más peligrosos. Debido a que son los problemas que más preocupan a los padres de adolescentes que llegan a mi consulta en busca de repuestas y soluciones:

 #1 – Acceso a información inadecuada

Contenidos e información que, con demasiada frecuencia, suele estar distorsionada, tener errores o ser perjudicial para el adolescente (violencia, pornografía, información sobre trastornos de la alimentación, información sobre suicidio).

#2- Comunicación inapropiada

Con un tipo y tono en los mensajes en los que prevalece el acoso como forma de resolución de conflictos con el otro (coacción, ciberbullying, sexting).

#3- Valores distorsionados

Se valora a la persona en función del número de seguidores que tiene en sus perfiles sociales y del tipo de vida que proyecta en ellos. ¡Aunque sea falsa o irreal! La reputación virtual, se basa en mostrar en redes una vida «inventada» creada a merced de los famosos “s”. Lo se convierte en la obsesión de muchos jóvenes.

Pese a que esos «me gusta» y esos «amigos virtuales» sean tan efímeros como irreales y tengan una casi nula presencia en su vida real. Por eso, más que nunca, se hace necesaria la ayuda de los padres para que los jóvenes vean esto, aprendan a comprender esta realidad. Para que, así, puedan crear su identidad como personas.

#4- Dependencia

La moderación en el uso de las redes sociales y las tecnologías móviles es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta. Para el adolescente, resulta muy fácil empezar, pero muy complicado parar. Puedes comprobarlo haciendo la prueba tú mismo. Si eres aficionado a algún juego del móvil, ¿cuántas veces has dicho?…“una partida más y lo dejo”. Seguro que más de una.

#5- Mal uso

Evadirse de la realidad, aislarse del contacto real con el mundo exterior. Cualquiera de estas opciones, llevadas a un extremo, pueden dar lugar a patologías asociadas al uso equivocado de las tecnologías. Y daños en el adolescente que es imprescindible prevenir y corregir.

Ante estos riesgos que afectan a nuestra sociedad y a los menores, los adultos tenemos la obligación ética de reflexionar sobre estos aspectos y sobre nuestro papel en este asunto.

Porque, hay que recordar que los hijos toman como ejemplo a sus padres. Por lo que, es muy importante que exista coherencia entre nuestras palabras y nuestros hechos.

Esta ejemplaridad y coherencia es parte de la solución. No podemos pretender que los niños se acostumbren al uso de móviles en las salas de espera de los pediatras, en los restaurantes o cuando nosotros queremos tener un poco de tiempo de descanso. Y luego, esperar que no lo usen en la adolescencia como un medio de evasión y dependencia para estar tranquilos y calmados.

Finalmente, me gustaría incidir en que los padres siempre son el mejor control parental de un hijo. Si se le educa y enseña para que disfrute estas grandes herramientas que tiene a su disposición de forma sana y constructiva.

Y, por supuesto, ante la más mínima sospecha de la existencia algún trastorno, animo a solicitar ayuda de un experto en adolescencia.

¡Sabemos cómo tratar cada caso! Y, por complicado que parezca a priori… siempre hay una solución para cada caso concreto.

Etiquetado como:
Adolescentes | Internet | Peligros de Internet | Redes Sociales | Uso del móvil

Источник: https://www.coachingconlaura.com/el-uso-de-las-redes-sociales-por-los-adolescentes/

¿Cuánto tiempo de tu vida pasas en las redes sociales? Proyección 2021

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

En promedio, los usuarios de Internet a nivel global pasan 2 horas y 29 minutos diariamente en plataformas sociales. Y tú, ¿cuánto tiempo de tu vida pasas en las redes sociales?

2015 fue el año en el que por primera vez el tiempo que las personas invierten en redes sociales superó a las que se utilizaban viendo televisión en Estados Unidos.

En 2017 esa tendencia seguía en aumento, pero para 2018 empezó a haber un cambio significativo, porque mientras el tiempo utilizado en navegar por la web era el mismo, el ocupado en plataformas sociales permanecía igual o disminuía. Este patrón continuó de esta forma durante los primeros tres meses de 2020 (Global Web Index flagship report Q3 2020).

Entonces llegó marzo y el covid-19 y se dio un cambio significativo. Aunque parezca extraño, la cantidad de usuarios nuevos en redes sociales no sufrió incrementos significativos, pero los usuarios existentes se están involucrando de formas más intensas con las redes sociales.

De hecho, de acuerdo con un reporte de Debra Aho Williamson, de eMarketer, que tan solo en Estados Unidos, el incremento en el uso de las redes sociales a consecuencia de la pandemia será de 8.8% a lo largo de 2020, lo cual es un salto enorme si se considera que durante 2019 esta misma métrica había caído en un 1.3%.

Tocas tu teléfono un promedio de 2617 veces al día, más si eres un usuario intenso. Eso es 18 000 veces a la semana. Casi un millón de veces al año. Suficiente para que todos esos deslizamientos, golpes, arrastres, movimientos rápidos y pellizcos se sientan tanto programados como totalmente naturales -Dewey, C. The Washington Post.

Un dato importante dentro de todo este comportamiento lo apunta GlobaalWebIndex, y es que este incremento es casi en su mayoría responsabilidad de los llamados “usuarios pesados”, aquellos que usan las redes sociales por más de 4 horas diarias, que ahora han aumentado aún más el tiempo que pasan en ellas.

A nivel general, son los usuarios más jóvenes los que más utilizan las redes sociales tras la crisis, es el caso de la generación Z y millennials, junto con los consumidores digitales del Medio Oeste, África y Latinoamérica, como lo podemos observar en esta gráfica de GlobalWebIndex:

Fuente: GlobalWebIndex, 2020.

Penetración de las redes sociales en Latinoamérica

Específicamente en Latinoamércia, el incremento en el uso de redes sociales y el tiempo de uso viene de la mano con la penetración del Internet.

Mientras en 2005 únicamente el 17% de la población de la región podía acceder a Internet, quince años más tarde esta cifra aumentó a 66% para Centroamérica y hasta 72% para Sudamérica, de acuerdo con el Estudio iLifebelt 2021. 

Actualmente, cerca del 67% de las personas latinoamericana hace uso de las redes sociales.  Los países de la región que registran mayor nivel de uso de redes sociales en proporción a su población son Chile (79%) Uruguay (78%), Argentina (76%), Perú (73%), Costa Rica (73%) México(69%), Ecuador (69%) y Colombia (69%), todos por encima del promedio regional. 

Te recomendamos leer: 5 factores que consolidan a como la red social preferencial en Latinoamérica.

Un estudio publicado en 2016 por El Economista, informaba que la penetración de redes sociales en México ya alcanzaba el 93% de los usuarios de internet en ese país, mientras se proyectaba que para 2021 esta cifra podría alcanzar los 72 millones de usuarios, pero la proyección se quedó corta. De acuerdo con Estudio iLifebelt 2021, para octubre de 2020, en México ya hay 89 millones de usuarios de redes sociales, la misma cantidad de usuarios de Internet.

El tiempo que pasamos en las redes sociales

No es únicamente la cantidad de usuarios de redes sociales la que aumenta (que en octubre de 2020 ya alcanza 4140 millones de usuarios en todo el mundo), se trata también de la cantidad de tiempo que se invierte en estas plataformas. Datos de octubre de 2020 afirman que 2 horas con 29 minutos es el promedio mundial del tiempo que las personas pasan en redes sociales, como puedes observar en esta gráfica:

De hecho, además del tiempo que las personas invierten diariamente en redes sociales, tras la pandemia se ha incrementado igualmente el tiempo que ocupan navegando en Internet en general, así como el tiempo ocupado en servicios de streaming de música.

Una encuesta realizada en Reino Unido dio cuenta que el 20% de los usuarios de Internet dicen que esperan continuar consumiendo contenido vía streaming una vez que se relajen las restricciones, y un 15% adicional piensa que mantendrá su uso adicional de las redes sociales.

También es importante resaltar que aunque el tiempo que las personas pasan diariamente en redes sociales es impresionante, aún constituye únicamente un tercio del tiempo que permanecen conectados a la web. Pero no por eso es poca cosa.

Hagamos un ejercicio para proyectar cuánto tiempo pasa en promedio el usuario global de redes sociales:

Las normas de las redes sociales requieren que un usuario tenga al menos 13 años para crear una cuenta. De acuerdo con datos de la división de población de las Naciones Unidas, la expectativa de vida promedio en el mundo es de 73.2 años. Esto significa que, si las personas abren un perfil de redes sociales a los 13 años, pasarán 60.2 años de su vida usando estas plataformas.

Si esto lo multiplicamos por lo 365 días que tiene un año, una persona en promedio vive 21 973. Si cada uno de esos días utiliza las redes sociales por 2 horas y 29 minutos diarios, da un total de 3 273 977 minutos.

Entonces, en resumen, ¿cuánto tiempo de la vida puede una persona pasar en redes sociales?: 6.23 años (6 años, 2 meses, 22 días, 18 horas y 17 minutos)

Por supuesto, esta aproximación toma en cuenta el promedio de toda la población. Pero lo cierto es que mientras más joven es una persona, mayor será la cantidad de horas que pasan en las redes sociales.

Se estima que los adolescentes pueden pasar hasta 9 horas diarias en línea, de las cuales al menos el 30% es destinado para interacciones en redes sociales, 60% del tiempo desde su teléfono móvil.

¿Mientras más tiempo en redes sociales, más aislamiento social?

Es cierto que las redes sociales cada día tienen más usuarios. De igual forma, estos usuarios cada vez dedican más tiempo a su uso.

Una de las principales razones por las que las personas están presentes en las redes sociales es para estar en comunicación y saber qué hacen los amigos, así como para mantener contacto con otras personas.

Sin embargo, un estudio publicado en el American Journal of Preventive Medicine, encontró que mientras más tiempo pasa una persona en redes sociales, más aislada se siente socialmente.

En el estudio encontró que quienes pasaban más de dos horas en redes sociales, sentían el doble de aislamiento social. Aquellas personas que utilizaban estas plataformas 58 o más veces a la semana, percibían que su aislamiento social era tres veces mayor que aquellas que ingresaban menos de 9 veces a la semana.

Los autores del estudio desconocen si quienes se sienten aislados acuden a las redes sociales, o si el aislamiento es consecuencia del uso de éstas. Podría incluso tratarse de una combinación de ambas. El hecho es que aunque el aislamiento social apareciera primero, ingresar a las redes sociales no representa un alivio.

Sumergidos en esta realidad nos alcanzó el 2020 y la pandemia, en la que el aislamiento pasó a ser una estrategia para intentar contener el virus y resguardar la salud.

Lo que aún no podemos conocer con certeza y tomará a los científicos un buen tiempo más en descubrir será el impacto que esto tendrá en la salud mental y la forma en que las personas a futuro socializarán, trabajarán, se educarán, harán negocios y desarrollarán otras diversas áreas de su vida.

Ante esto surge un cuestionamiento: la creciente penetración de Internet y la adopción del uso de redes sociales ¿nos conecta más, o nos desconecta? ¿Qué piensas? Déjanos tus comentarios.

Источник: https://ilifebelt.com/cuanto-tiempo-vida-pasas-las-redes-sociales/2017/04/

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

Las redes sociales ya forman parte de nuestra vida diaria. Tanto adolescentes como personas adultas hacen uso de ellas y en algunos casos este uso es excesivo o inadecuado.

Uno de los problemas que traen las redes es el tipo de contenido, a veces sin censura, que consumen los adolescentes.

¿Qué puedes hacer como padre para que tu hijo tenga una relación sana con las redes sociales?

Índice

Las redes sociales

Las redes sociales han irrumpido en nuestra vida de forma radical. Hace unos años usábamos internet para buscar información o comunicarnos esporádicamente con nuestros seres queridos. Con la llegada de los smartphones y la primera red social , el uso de internet cambió para siempre.

Seguimos buscando y contrastando información en internet, pero ahora también lo usamos a modo de ocio, y eso es por las redes sociales.

Las redes sociales empezaron como una manera nueva de comunicarse con personas fuera de tu círculo familiar o muy cercano, convirtiéndose en un escaparate de tu vida y de la de los demás.

Las marcas vieron la oportunidad de publicitarse a través de ellas por el efecto de cercanía y confianza que crean, y eso es en lo que se han convertido ahora, una gran tienda en las que las marcas venden su producto y las personas su propia marca personal.

Esto no sería un problema si todo el contenido de las redes fuera real y transparente, pero desafortunadamente en ocasiones no lo es, y esto puede traer problemas de distintos tipos a la persona que consume ese contenido.

Hay grupos de edad más amenazados que otros. Los adolescentes que comienzan en el mundo de las redes sociales es uno de ellos.

La adicción de los adolescentes a las redes sociales

Common Sense Media realizó un estudio sobre el aumento del uso de las redes sociales por parte de los adolescentes. Según este estudio desde 2012, el uso de este tipo de canales ha aumentado un 36%, siendo Instagram la red social favorita de la mayoría. y quedan en un segundo plano para las nuevas generaciones.

Además, el 70% de los adolescentes encuestados admitió usar las redes varias veces al día, y el dato preocupante es que el 16% las chequea constantemente.

Esta adicción a las redes sociales tiene varias causas. Algunas de ellas son:

– La facilidad de conexión: cada vez los adolescentes adquieren un teléfono móvil con conexión a internet antes. La tentación de esta conexión y todo el abanico de posibilidades que se les ofrece hace que no duden en utilizarla para relacionarse en cualquier momento y desde cualquier lugar.

– Querer estar a la moda y no perderse nada. En la adolescencia la necesidad de querer pertenecer a un grupo social y enterarte de todas las novedades es una de las grandes preocupaciones.

Estar unos días desconectado de redes sociales significa para ellos perderse todo lo que han subido sus amigos o sus famosos favoritos.

Esta sensación de no estar enterado de lo que los demás hacen puede causarles estrés.

– Vidas perfectas. Los adolescentes cada vez cuidan más el contenido que suben en el sentido de la calidad de imagen, colores… También suben su día a día, las actividades que realizan, lo que comen.

Muestran sólo el lado positivo, y hasta en ocasiones lo fingen o mienten acerca de algún aspecto de su vida.

Esto hace que se cree como una burbuja de vidas perfectas que en realidad nadie tiene pero a la que todo el mundo se quiere sumar.

– Ampliar su círculo de amigos. Las redes es un sitio perfecto para conocer a gente. En la adolescencia existe esa necesidad de ser popular y tener muchos amigos, y los seguidores en las redes son como un falso espejismo de eso.

– Conectar con gente con sus mismos gustos. Las redes son un sitio perfecto para conectar con gente afín a ti. Los adolescentes a veces necesitan ser comprendidos o verse apoyados por alguien y por eso buscan gente con los mismos gustos en estas plataformas.

Efectos negativos en adolescentes por el abuso de las redes sociales

Los efectos negativos que producen las redes sociales en los adolescentes, vienen por dos problemas principales, el abuso excesivo y el contenido inapropiado.

Los adolescentes pasan mucho tiempo en redes sociales, durante el curso lectivo pueden pasar hasta 4 horas y durante las vacaciones o fines de semana, hay casos muy extremos de adolescentes que usan las redes hasta 9 horas diarias.

Lo peor de esto es que en muchos casos lo hacen de manera inconsciente, sin darse cuenta de que están dejando otras cosas de lado por estar mirando qué hacen los demás a través de una pantalla.

Este abuso puede traerles problemas tanto psicológicos como de salud:

– Problemas de vista

: las largas horas mirando la pantalla iluminada pueden provocar problemas de vista a largo plazo además de dolores de cabeza o incluso mareos.

 -Dificultad para dormir: las pantallas iluminadas engañan al cerebro produciendo una falsa sensación de día. Si el adolescente pasa mucho tiempo en redes antes de irse a dormir, su cerebro interpretará como que aún no es hora de irse a la cama y tardará más en conciliar el sueño.

– Estrés o ‘’mono’’. Al fin y al cabo un uso inadecuado de las redes puede acabar en adicción, por lo que cuando los adolescentes no tengan posibilidad de estar conectados se encontrarán más nerviosos, como si algo les faltara.

– Falsa visión de la vida. Mucho de lo que vemos por redes no es cierto. Las redes también dan una falsa sensación de inmediatez. Un adolescente puede sentirse frustrado por ver que no consigue con rapidez aquello que tienen algunas personas en sus redes.

– Depresión. Las comparaciones nunca fueron buenas, y menos en una etapa tan delicada como es la adolescencia. Compararse con el aspecto físico de otros, con su modo de vida…puede ser muy perjudicial para un adolescente inseguro de sí mismo, causándole problemas graves e incluso depresión

¿Qué puedo hacer como padre?

El problema de las redes es que es un fenómeno relativamente nuevo del que los padres o la gente adulta no tiene mucho contexto o experiencia, por lo que en algunas ocasiones no somos conscientes de los peligros a los que se enfrentan nuestros hijos al utilizar estas plataformas.

Algunas de las cosas que puedes hacer para que tus hijos usen las redes de forma consciente son:

– Limitar las horas de uso

– Verificar que el contenido que consumen es acorde a su edad

– Informarte sobre qué redes utilizan y qué tipo de contenido comparten con sus amigos

– Educarle en el sentido de la privacidad. Enseñarle que hay cosas personales o privadas que no debe compartir con desconocidos o gente de poca confianza

– Animarles a realizar otras actividades que no sean a través de una pantalla

– Animarles a que periódicamente hagan un esfuerzo por descansar de las redes y tomarse tiempo para sí mismos

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/psicologia-y-sexualidad/por-que-los-adolescentes-pasan-tanto-tiempo-en-redes-sociales-11548

¿Por qué los jóvenes dedican tanto tiempo a las redes sociales?

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

Las nuevas tecnologías, Internet y las redes sociales se han convertido en algo indispensable en la sociedad y especialmente entre los jóvenes.

Las plataformas sociales, esas “comunidades virtuales” que agrupan a personas que se relacionan entre si, se han convertido en una herramienta que ha suplantado las relaciones interpersonales entre los integrantes de este grupo.

De hecho, un 32% de los jóvenes entre los 12 y los 18 años dedican entre 3 y 5 horas diarias a navegar por Internet.

El auge y acceso a las tabletas, smartphones y ordenadores ha contribuido a que el Internet y las redes sociales se colara en la cotidianidad de los jóvenes.

Hoy en día, es muy normal ver en una reunión familiar, un restaurante o mientras damos un paseo como los jóvenes en lugar de hablar entre ellos o entretenerse con otras cosas, sumergen su cabeza en sus dispositivos móviles.

Esto demuestra que estos niños viven en este enorme mundo de tecnología digital 24/7, y que esto le esta dando forma a cada aspecto de sus vidas, pasando más tiempo con la tecnología de medios que con cualquier otra cosa en su vida.

Inmersos en este mundo tecnológico, es comprensible que la vida social de los adolescentes pase por las pantallas y según lo determinado por una encuesta realizada por el Ministerio del Interior, esto es así.

La encuesta ha indicado que los motivos por el que los jóvenes pasan tanto tiempo en estas plataformas se centran principalmente con los problemas para hacer amigos y las ganas de aumentar esa lista. Es decir, las redes son el mundo de los jóvenes.

Para ellos representan el espacio de integración por excelencia, tanto así que cuando no se hace un uso frecuente, o no se cuenta con un dispositivo para conectarse, el riesgo de exclusión aumenta.

Sin esas tecnologías el joven se sentiría aislado de los demás, convirtiéndolo en un ser totalmente dependiente. Los jóvenes entienden que las redes son el lugar donde deben estar, ya que todo pasa en ellas y lo que no pasa, se gestiona allí, no saber gestionarla supone quedarse ‘out’.

Hace unos años, la Universidad de Pittsburg (USA) realizó un estudio publicado por la revista científica American Journal of Preventive Medicine, en el cual los autores analizaron a 1.

787 usuarios estadounidense de entre 19 y 32 años y analizaron su presencia en las redes sociales más populares: , , Instagram, Snapchat y , y el aislamiento percibido en cada persona.

El estudio concluyó que los que utilizaban las redes sociales durante más de dos horas al día tenían el doble de probabilidades de percibir aislamiento social que aquellos que dedicaban menos de media hora diarias.

Todos estos datos, investigaciones y encuestas lo que nos indican es que el gran enemigo de los jóvenes no es la tecnología como tal, sino el tiempo que le dedican. Por ello es importante, que tanto padres como educadores enseñen a los adolescentes a diferenciar entre el buen uso y el abuso, y las condiciones de su uso.

¿Cuáles son las redes más conocidas?

Existes redes sociales de todo tipo. Sin embargo, las redes más populares en la actualidad son plataformas que permiten reencontrarse con viejos amigos o conocer gente nueva. Las más visitadas por los jóvenes y de mayor crecimiento en los últimos años son , Instagram, Snapchat, , Whatsapp y .

Pero ¿cómo funciona una red social? Para crear y mantener una página personal en una de estas plataformas hay que seguir diferentes pasos: crear un perfil de usuario, incorporar a los primeros amigos, intercambiar mensajes o subir fotos, hacer crecer la lista de amigos.

En estas redes no dejan de suceder cosas mientras no estamos conectados y que seguramente no nos queremos perder- y los adolescentes menos-, sobre todo, si las hemos generado a partir de un mensaje o post que hemos “colgado”.

5 pautas para que los adolescentes lleven una “dieta digital” equilibrada

No se trata de que los jóvenes eliminen las pantallas de sus vidas, sino que mantengan una dieta digital equilibrada que no les limite la actividad física ni la interacción con sus compañeros, amigos o familia. Es primordial que los chicos y chicas aprendan a gestionar sanamente su interacción en las redes sociales y en todo el ciberespacio:

  • Ser consciente de la forma en que se recibe la información y se asimila la información, centrándose en lo esencial y en su contexto.
  • Volver a la mera observación de la información y de los acontecimientos.
  • Emplear la propia tecnología para resolver la sobrecarga de comunicación que la tecnología ha creado.
  • Recurrir, cuando sea necesario, a la desconexión digital.
  • Zonas libres de pantallas en el hogar.

Источник: https://www.auca.es/jovenes-dedican-tanto-tiempo-redes-sociales/

¿Por qué eligen los adolescentes?

¿Por qué los adolescentes pasan tanto tiempo en redes sociales?

Las redes sociales han venido para quedarse, especialmente entre los jóvenes y adolescentes. Estos, probablemente, hayan convivido más años de su vida con ellas que sin ellas. Pero, ¿qué aporta este tipo de interactividad? ¿Reducen la socialización o la aumenta?

Para los expertos, las redes sociales no son más que grandes escaparates de las conductas que día a día vemos. Ellas simplemente nos muestran la realidad que existe.

Su uso es cada vez más frecuente entre los usuarios de internet.

Según datos proporcionados por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTIS) -recogidos en el estudio Perfil Sociodemográfico del Internauta con datos del INE 2013-, más de 18,6 millones de personas de 16 a 74 años se conectan a internet todos los días y el 72,1% de los que usan la red a diario participa en las redes sociales.

Cifras similares ofrece el último informe anual de La Sociedad de la Información en España, elaborado por la Fundación Telefónica en 2013, que indica que las redes sociales forman parte de la vida del 64,1% de los usuarios de internet y del 94,5% de los internautas que tienen entre 16 y 24 años.

Para conocerse, para ligar

¿Por qué los chicos eligen las redes sociales? ¿Cuestión de modas? Nada de eso. Las redes sociales son una vía más de comunicación. «Es cierto que la moda siempre influye de forma importante entre los más jóvenes, pero las redes sociales no lo son.

Son simplemente un canal de comunicación más: un potenciador y un multiplicador de lo que hacen a diario normalmente», asegura a EL MUNDO Javier Lorenzo, profesor visitante en Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III de Madrid y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Sociología.

Lo que determinará la moda, aclara el experto, es si usan , Instagram, Tuenti o cualquier otra.

«Otra cosa, es la forma de comunicación que se puede establecer a través de ellas», apunta Lorenzo.

Para Susana Pascual Valle, psicóloga infantojuvenil del centro AGS-PsicólogosMadrid.com, la clave principal es que «actúa como un escaparate de doble sentido».

Por un lado, estas redes les permiten observar, opinar y elegir entre un número casi infinito de personas con quien les apetece relacionarse. Por otro, las usan para darse a conocer.

«Son conscientes de que en estas redes puede llamar la atención de personas que quizá, en la vida real, no repararían en ellos«, explica.

Los jóvenes no han cambiado su forma de entablar relaciones, han complementado y reforzado las que ya tenían, insiste Lorenzo, pues ninguna red social sustituye o elimina las clásicas formas de socialización: las potencia.

Estas herramientas también son utilizadas por los jóvenes para ligar o entablar relaciones de forma más estrecha. No es de extrañar que cuando preguntamos a un adolescente cómo surgió su relación de idilio conteste que fue a través de su red social favorita. Esta elección es así, según expone la especialista en psicología, fundamentalmente por tres motivos relacionados entre sí.

El primero es porque funcionan como escaparates para mostrarse. Otra razón es porque se eliminan las barreras negativas, por ejemplo, el aspecto físico o problemas de expresión verbal y no verbal. Por último, también se usan porque ofrecen más seguridad: El adolescente puede mostrar la parte de sí mismo que más le guste, incluso inventar cómo le gustaría ser.

No existen diferencias de género en el uso de las redes sociales, quizá la única distinción relevante, añade Lorenzo, es que «los chicos buscan conocer gente (ligar) por , en mayor proporción que las chicas».

¿Tapan las necesidades sociales?

Pero también hay quienes apuntan que este tipo de interacciones fomentan la soledad.

Un reciente estudio, publicado en Journal of Adolescence, explora la relación que existe entre soledad y el uso de , y señala que quienes usan la red social para compensar sus habilidades sociales mantienen su sentimiento de soledad a lo largo del tiempo. En cambio, no ocurre lo mismo con aquellos que la usan para relacionarse y hacer nuevos amigos.

Sin embargo, según el profesor de Sociología, la red social es una herramienta que potencialmente puede facilitar las relaciones entre personas que son más introvertidas o que les cuesta más relacionarse.

Hablamos, aclara el experto, de jóvenes tímidos que han existido siempre y que ahora tienen la oportunidad de establecer relaciones sociales, de ser aceptados o valorados por sus iguales de una forma menos atropellada y, en ocasiones, menos agresiva que los sistemas tradicionales exigían.

Esto es, «les conceden más tiempo para explicarse, hacerse entender y romper las barreras de la timidez«.

Para Pascual Valle, «el uso de , Tuenti o cualquier otra red social no puede achacarse (en la gran mayoría de los casos) a necesidades básicas no cubiertas en el adolescente». Pero también es cierto que estas redes sociales han conseguido crear una serie de necesidades que antes ni siquiera existían en las prioridades de las personas: inmediatez, interconectividad, etc.

Cuando comenzó la televisión hace ya medio siglo, comenta el profesor, también salieron estudios amenazando con la individualidad de la sociedad y el efecto perverso en los jóvenes porque ya no querían socializarse y señalaba que el nuevo invento les llevaría a la introversión. Han pasado más de 50 años y esas premoniciones no han tenido éxito.

«Cambian las formas de socialización, las vías de interacción, pero no se eliminan, porque las necesidades de aceptación, de reconocimiento, de aprobación, de convivencia son inherentes a la condición humana y, por tanto, siempre tendremos necesidad de obtenerlas.

Y utilizaremos todos los mecanismos y herramientas que tengamos a nuestro alcance», sostiene.

Un buen uso

Lo importante es saber hacer un buen uso de ellas. Y como todo en la vida, en el medio está la virtud.

Según Lorenzo, comienzan a ser problemáticas cuando sustituyen al mundo real: «Las recomendaciones las dejo en mano de los padres y educadores que son quienes deben observar las conductas de cada joven y determinar cuándo las redes sociales comienzan a convertirse en un problema».

Por ello, y según informa Carme Sánchez, psicóloga clínica, la clave para hacer un buen uso de ellas es ser conscientes de que no puedes hacer en el mundo virtual lo que no harías en el real. Sea como sea, siempre tiene que prevalecer la forma de ser de cada uno.

Por último, concluye Pascual Valle, es muy importante que los chicos sepan de sus riesgos, como por ejemplo, la falsa sensación de privacidad que las redes sociales aportan: «Creemos que todos los contenidos son privados, sin embargo pueden hacerse públicos en cualquier momento».

Источник: https://www.elmundo.es/salud/2014/05/09/536bd389268e3eeb428b457e.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: