¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

Contents
  1. Baja autoestima en ni帽os y adolescentes | Psicolog铆a para todos/Superdotados/Psicolog铆a infantil/Depresi贸n
  2. La baja autoestima
  3. Consecuencias de una baja autoestima
  4. Los signos para sospechar una baja autoestima en tu hijo
  5. Qu茅 podemos hacer por ayudarle
  6. ¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?
  7. La autoestima y la adolescencia
  8. Signos de que un adolescente tiene baja autoestima
  9. ¿Cómo ayudo a mi hijo en su autoestima?
  10. La autoestima en los adolescentes
  11. La autoestima es la valoración del autoconcepto
  12. ¿Cuándo se forma la autoestima?
  13. ¿Cómo se valora un adolescente a sí mismo?
  14. Conductas que indican el grado de autoestima en los adolescentes
  15. Adolescentes con alta autoestima
  16. Adolescentes con baja autoestima
  17. ¿Para qué sirve la autoestima?
  18. Baja autoestima en adolescentes: 6 dinámicas para reforzarla
  19. ¿Qué es la autoestima?
  20. ¿Qué puede producir baja autoestima?
  21. 1. Padres excesivamente estrictos o críticos
  22. 2. Niños que han sido descuidados
  23. 3. Etiquetas injustas
  24. 4. Acoso escolar
  25. 5. Abusos de cualquier tipo
  26. ¿Cómo recuperar la autoestima? 6 ejercicios y dinámicas
  27. 1. Identifica tus cualidades
  28. 2. Crea oportunidades para conseguir cosas
  29. 3. Celebra las pequeñas victorias
  30. 4. Asume responsabilidades
  31. 5. Valora lo que puedes aportar a los demás
  32. 6. Respétate a ti mismo
  33. Problemas de autoestima en la adolescencia: cómo ayudar
  34. La autoestima y los adolescentes
  35. La construcción de la propia identidad
  36. Cómo prevenir los problemas de autoestima en la adolescencia
  37. 1. Asegurarse de que el hogar es un contexto seguro
  38. 2. Comunicación sincera y natural
  39. 3. Elogiar y halagar
  40. 4. Las críticas, siempre constructivas
  41. 5. Establecer límites y reglas
  42. 6. Considerar siempre la opinión del adolescente
  43. 7. Estimular los intereses y aficiones
  44. 8. Asesorar en cuidado e higiene personal

Baja autoestima en ni帽os y adolescentes | Psicolog铆a para todos/Superdotados/Psicolog铆a infantil/Depresi贸n

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

La autoestima es el valor que nos otorgamos a nosotros mismos, es decir, c贸mo y cu谩nto nos valoramos.

Todos deber铆amos tener una buena autoestima, es decir, un buen concepto de nosotros mismos, pero no siempre ocurre as铆, y en los ni帽os y adolescentes, que tan inestables son por los cambios que les impone el desarrollo, mucho m谩s. Veamos c贸mo les afecta una baja autoestima y qu茅 hacer ante este problema.

La baja autoestima

Hoy en d铆a, en las sociedades desarrolladas, los ni帽os y los adolescentes tienen todas sus necesidades cubiertas, incluso, muchos, tienen de todo y m谩s de la cuenta. Sin embargo, cada vez existen mayor cantidad de ni帽os y adolescentes con problemas de depresi贸n, problemas con el alcohol y las drogas, el bullying o acoso escolar, etc.

La autoestima es la conciencia que tenemos de nosotros mismos y est谩 relacionada con nuestra propia aceptaci贸n. Cuando su nivel es bajo, o porque no se ha desarrollado correctamente o porque se sufren 鈥渞eveses鈥�, somos vulnerables a influencias t贸xicas o reaccionamos de forma inadecuada.

La comunicaci贸n familiar es el mejor arma para evitar estas influencias t贸xicas; el dedicar tiempo a educar y que este tiempo sea de calidad, sabiendo poner l铆mites cuando hay que ponerlos y reconocer sus logros, felicit谩ndole por ellos, es la forma m谩s adecuada de procurarle una autoestima correcta.

Photo Credit: 脕ngelo Gonz谩lez via Compfight

Consecuencias de una baja autoestima

Los problemas de ni帽os y adolescentes que pueden tener su origen en una baja autoestima pueden ser:

Agresividad y actitudes violentas.

– Depresi贸n y tristeza.

– Ideas y tentativas de suicidio.

– S铆ntomas de inferioridad e incapacidad.

– Problemas con el alcohol y las drogas.

Trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia y la bulimia.

– Consumismo y compras compulsivas.

Timidez extrema y dificultades para la interacci贸n social.

Los signos para sospechar una baja autoestima en tu hijo

Los signos m谩s habituales de un ni帽o y un adolescente con baja autoestima son los siguientes:

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Suele usar frases como el 鈥渘o puedo鈥�, 鈥渘o s茅 hacerlo鈥�, 鈥渘unca lo aprender茅鈥�, etc.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Tiene sentimientos de impotencia, con lo que suele enfrentarse a los retos convencido de que no los superar谩.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Se deja influir f谩cilmente, cambia de ideas y de conductas muy a menudo y en funci贸n de con qui茅n est茅.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Evita todas aquellas situaciones que le pueden provocar algo de ansiedad.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Se queja de que los dem谩s no le valoran.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Tiene pobreza de sentimientos y de emociones.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Se pone muy a menudo a la defensiva y se frustra con facilidad.

Qu茅 podemos hacer por ayudarle

La familia debe convertirse en su punto de apoyo principal, son etapas en las que los padres debemos de volcarnos con los hijos y hacer todo lo posible por elevar sus niveles de autoestima. Algunas de las claves m谩s efectivas para lograrlo son:

  1. Habr谩 que procurarle oportunidades para que pueda lograr tener 茅xito. Una buena forma de elevar su autoestima es que realice actividades en las que pueda tener 茅xito y pueda comprobar lo capaz que es de realizarlas.
  2. Hay que hacerle responsable de determinadas tareas familiares desde peque帽o, es necesario que se le impongan l铆mites en su educaci贸n.
  3. Hay que ayudarle a sentirse seguro y a confiar en s铆 mismo. Cuando desde peque帽o se conf铆a en 茅l, se le da responsabilidades, y se le da afecto y cari帽o, reconoci茅ndole sus logros, ayudamos a forjar una autoestima fuerte y adecuada.
  4. Tener una infinita paciencia. En la adolescencia sobre todo, hay una tormenta emocional que afecta a los hijos. Hay que hacer un esfuerzo extra por comprenderlos, y por tolerar en cierto grado sus cambios emocionales y de conducta, igual que ocurre con las rabietas infantiles.
  5. Mantener una comunicaci贸n constante con el hijo, ayudar谩 a contrarrestar el efecto de los mensajes que le llegan a trav茅s de otros medios, a solucionar sus dudas e incertidumbres, y a no tener que recurrir a otras fuentes para solucionar sus problemas.

Источник: http://www.psicoglobalia.com/baja-autoestima-en-ninos-y-adolescentes/

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

La adolescencia es una época un tanto complicada. Es un tiempo de cambios corporales, nuevas amistades, presión por el aumento de la dificultad en los estudios… Son muchos los factores que puede provocar baja autoestima en los adolescentes. Como padres, queremos ayudar, pero a veces no sabemos cómo. Aquí van algunos consejos que harán esta etapa un poco más fácil.

Índice

La autoestima y la adolescencia

La adolescencia tiene momentos difíciles de llevar, tanto para el hijo como para los padres. Entre un adolescente que se siente incomprendido y unos padres que ven cómo su hijo crece a pasos agigantados y va cambiando su actitud, ignorando las normas, es muy probable que acabe surgiendo algún conflicto en la familia.

  Aunque sea una época de altibajos, también es un momento muy importante para el adolescente, que está empezando a definir a la persona adulta que será en unos años. Por eso es importante que esta época sea feliz y no se vea afectada por factores que puedan perjudicarla.

Uno de los problemas más comunes en la adolescencia y la juventud tiene que ver con la autoestima, que es cómo nos vemos a nosotros y cómo creemos que los demás nos ven.

Si su autoestima es alta y se encuentran bien emocionalmente, les resultará mucho más fácil estudiar y sacar buenas notas, ya que no tendrán pensamientos negativos en la cabeza. También, la seguridad que tendrán en ellos mismos les ayudará en la toma de decisiones importantes. Además, sus relaciones de amistad se verán favorecidas porque se estará sintiendo querido.

Por otro lado, si su autoestima es baja, puede llevarles a problemas emocionales o mentales y a comportamientos de riesgo, como malas actitudes y decisiones desafortunadas, como las drogas o el embarazo no deseado.

La peor parte de esto llega cuando un adolescente no se siente apoyado o comprendido, se ve incapaz de superar los sentimientos negativos y decide autolesionarse o suicidarse.

Aunque la baja autoestima llegue a su punto más alto durante la adolescencia, empieza a  cultivarse mucho antes, durante la niñez, y suele deberse a unos factores en concreto:

Padres no involucrados: si los padres pasan poco tiempo en casa, y el que pasan no preguntan al niño por su vida, el colegio, las amistades… pueden estar perdiéndose que algo le sucede a su hijo.

También, si los padres solo ven lo que el hijo hace mal, su lenguaje es siempre negativo, los niños no se sentirán valorados y pensarán que son inútiles.

Además, si los padres tienen algún tipo de problema mayor como las drogas o el alcohol, el niño quedará abandonado y sin referente.

Malos compañeros: puede que entre sus amigos haya mucha presión de grupo y tenga miedo a no encajar. Puede que se burlen de él sin razón en la escuela… Todos estos comportamientos negativos pueden ir calando en el adolescente y destruir su autoestima

Expectativas demasiado altas: todos los padres quieren que su hijo destaque en el colegio, en los deportes… pero hay veces que la presión y responsabilidad que se le otorga es demasiado grande. Si no llegan a cumplir con las expectativas de sus padres y profesores pueden sentir que no son lo suficiente buenos para eso.

Apariencia: cómo ellos se ven en el espejo es uno de los factores más comunes de baja autoestima, sobre todo en las chicas. Según un estudio, el 53% de las niñas no está feliz con su cuerpo.

Este número aumenta cuando las adolescentes tienen 17 años hasta el 78%. En estos momentos el cuerpo está en constante cambio, y puede que el adolescente no se encuentre seguro con los cambios.

El sobrepeso también es un problema en este aspecto.

 

Signos de que un adolescente tiene baja autoestima

Puede que tu hijo adolescente esté pasando por un momento de baja autoestima y tú no te estés dando cuenta. Estos signos son algunos de los indicadores más comunes de baja autoestima:

Evita situaciones sociales, sobre todo si va a haber mucha gente. Puede que tenga pocos amigos o le cueste mucho socializar con gente que no conoce por el miedo al qué pensarán de él.

No mira a los ojos cuando habla. Ya sea a ti o a otras personas. Puede que sea por vergüenza, por sentirse inferior o por miedo a mantener esa conexión con otra persona.

Vocabulario negativo. Cuando habla de él usa vocabulario negativo, no se elogia o se quita mérito, ya que piensa que todo lo que hace está mal. Se frena a probar cosas nuevas por el miedo a que le salgan mal.

Camina cabizbajo, como si estuviera avergonzado o arrepentido por algo. Andar de esta manera da una sensación interna de pasar desapercibido.

Habla con un tono muy alto y agresivo: el miedo a ser insignificantes para los demás hace que opten por mecanismos para llamar la atención, como intentar dominar verbalmente a otra persona, manteniendo el tono de voz más alto e incluso despectivo. Esta táctica a veces causa el resultado contrario al que se busca, y es que lo acaben rechazando.

Miedo al contacto físico: los adolescentes a quienes no les gusta que los toquen tienen fuertes sentimientos de vergüenza por su cuerpo  o lo que puede representar. También, al sentir que su espacio vital está siendo tomado por otra persona, se encierran más en sí mismos.

Pide perdón constantemente: siente que es culpable de todo lo que sucede a su alrededor. Piensa que no está a la altura de las circunstancias por haber fallado.

 

¿Cómo ayudo a mi hijo en su autoestima?

Lo primero que se debe hacer para ayudar a un adolescente con baja autoestima es acercarte a él de una forma sutil, en la que no se sienta incómodo o agresivo. Prueba un día que lo veas especialmente abierto, puede que sea después de ir al cine o de comer por ahí.

Si se ha sentido bien y seguro un rato antes le será mucho más fácil abrirse. No empieces con una pregunta demasiado obvia, intenta tantear para ir allanando el terreno.

Pregúntale por alguno de sus amigos, por su último examen, por sus planes para las vacaciones… Cuando ya hayas conseguido que se suelte puedes preguntarle por las cosas que le resultan más difíciles o que aún no ha probado porque piensa que lo son.

Muéstrale que la vida de todo el mundo es así, llena de dificultades que hay que superar y llena de retos realistas por cumplir. Ponle algún ejemplo propio, algo que te resultaba difícil, pero que con esfuerzo e ilusión conseguiste.

Dile todo lo que le valoras y todo lo que hace bien, no te centres únicamente en los fallos. Su autoestima se verá muy reforzada así. Anímale a hacer planes distintos, a buscar nuevas amistades o hobbies si crees que es necesario.

Convierte esta conversación en una rutina enriquecedora para los dos, en la que cada cierto tiempo saquéis tiempo para la otra persona, para hablar, pero sobre todo para disfrutar.

Y si nada funciona, consulta a un experto en psicología. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/por-que-los-adolescentes-tienen-baja-autoestima-11456

La autoestima en los adolescentes

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

La autoestima en los adolescentes determinará su calidad de vida en la edad adulta.

Este músculo psicológico erige una raíz primordial en el carácter del joven en esa etapa de cambios, de desafíos y dificultades donde necesitará sin duda, no solo de todo nuestro apoyo.

Sino de un apoyo inteligente, sensible y validador donde servir de ayuda y no actuar como un muro que veta.

La adolescencia es un período de complejo, lo sabemos.

Una etapa del desarrollo evolutivo donde asentar identidades, valores, autoconceptos… De ahí la necesidad de experimentar, conocer y posicionarse en diversos roles.

Por eso, es especialmente importante que la autoestima en los adolescentes sea alta, fuerte y saludable. De lo contrario, pueden emprender un camino desacertado.

Durante la adolescencia adquiere fuerza la necesidad de reflexionar profundamente sobre uno mismo. A su vez, el cerebro va madurando y se adquieren nuevas habilidades. Todo ello influye en el proceso de adquisición de una nueva identidad. De ahí que solo cuando hemos desarrollado un autoconcepto coherente de nosotros mismos, podremos construir nuestra autoestima.

“La adolescencia es un nuevo nacimiento, ya que con ella nacen rasgos humanos más completos y más altos”

-G. Stanley Hall-

La autoestima es la valoración del autoconcepto

El autoconcepto es la representación mental global que tenemos de nosotros mismos. Se nutre del autoconocimiento. Por ejemplo “soy muy impulsivo cuando tomo decisiones”, “me divierte pasear con mi perro por el parque”, “soy muy competitivo cuando juego al fútbol” o “hablo de manera muy formal con mi tío”.

Durante los primeros años de vida, el autoconcepto es más moldeable. Y, por tanto, más susceptible de incorporar los valores, evaluaciones y expectativas provenientes de las figuras de apego. Ahora bien, durante la adolescencia es mucho menos coherente, más arbitrario y cambiante.

Así, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Tennessee nos señalan que los adolescentes con baja autoestima presentan una tendencia mayor a la violencia, consumo de drogas y tendencia a conductas sexuales de riesgo.

Al darnos cuenta de lo que somos y cómo somos, el autoconcepto también nos da información de cuánto valemos. Por tanto, el autoconcepto contiene la autoestima, la cual dependerá de la valoración que hacemos de nosotros mismos en relación a determinados aspectos.

¿Cuándo se forma la autoestima?

La autoestima se va forjando desde el nacimiento, al igual que el autoconcepto. Es a su vez, fruto de la interacción de distintos factores:

  • Por un lado, genéticos (temperamento)
  • Por otro, los ambientales (personales, sociales y culturales).

Todos ellos se van asimilando e interiorizando a medida que vamos creciendo. Esta valoración de uno mismo puede ir variando con la edad.

¿Cómo se valora un adolescente a sí mismo?

Cuando le pides a un adolescente que se describa a sí mismo, normalmente lo hará atendiendo a atributos externos relacionados con su aspecto físico (atractivo, rasgos, figura…) y actividades realizadas (capacidades intelectuales y formas de relacionarse con los demás).

Su visión gira en torno a los conceptos de valía y competencia. Por ello, está muy relacionada con el éxito escolar, la competencia social y el equilibrio emocional.

La autoestima en los adolescentes experimenta diferencias en cuanto al género:

  • Las chicas suelen tenerlo menor y más vulnerable. Les preocupa enormemente su apariencia física, el éxito social y su rendimiento académico.
  • La autoestima de los chicos se rige más por la dificultad de cumplir el estereotipo de hombre como tipo seguro de sí mismo, duro e intrépido.

Conductas que indican el grado de autoestima en los adolescentes

Dependiendo del nivel de autoestima que el adolescente tenga, así se verán influidos el resto de aspectos de su vida: escolar, familiar, afectivo, intrapersonal… Además, esta valoración influirá decisivamente en su personalidad posterior y en su felicidad.

Adolescentes con alta autoestima

  • Se sienten queridos y aceptados por su entorno.  Además, se encuentran motivados para aprender, probar cosas nuevas y están dispuestos a conocer mundo.
  • Suelen mostrarse optimistas respecto a su futuro y saben abordar sus problemas desde diversos puntos de vista.
  • Se establecen objetivos y metas a corto y medio plazo y son capaces de responsabilizarse de sus propios comportamientos y decisiones.
  • Conocen sus fortalezas y debilidades. Al igual que saben aceptar las críticas, son autocríticos y se enfrentan a los problemas.
  • Tienen estabilidad emocional y dan muestras de empatía.
  • Son sensibles ante las necesidades ajenas, se comunican fácilmente con las personas de su alrededor y mantienen una red saludable de contactos en su entorno.

Adolescentes con baja autoestima

No obstante, las conductas que dan indicios de baja autoestima en los adolescentes están encabezadas por una falta de confianza en sí mismos y en sus capacidades.

  • Se consideran inferiores a los demás, no respetados y no valorados. Esto hace que rechacen realizar actividades grupales en las que han de cooperar con los demás.
  • Sienten inseguridad y un paralizante miedo al fracaso.
  • A menudo, dan muestras de falta de disciplina, de compromiso y de asunción de su responsabilidad.
  • En su intento por sobresalir y dada su necesidad constante de llamar la atención engañan y mienten.
  • Echan la culpa a los demás y a menudo adoptan una actitud agresiva, violenta, regresiva, desafiante y antisocial.

¿Para qué sirve la autoestima?

Erik Erikson, conocido psicoanalista experto en el desarrollo psicosocial, determina que la adolescencia es un proceso de búsqueda de identidad y de sentido personal.

Por tanto, aunque se establezca usualmente en términos de crisis y de caos hormonal es saludable y contribuye al fortalecimiento del ego del adulto. La conquista de la identidad tiene que ver con la función que se desea desempeñar en el futuro y con las fuerzas educativas a seguir. La búsqueda de la identidad es una tarea vital.

Por tanto, la autoestima contribuye a que nos aceptemos a nosotros mismos y que valoremos nuestras cualidades. Al igual que sabemos cuáles son nuestros defectos, debemos ser conscientes de las fortalezas que tenemos y sacarlas a relucir.

No es ser ególatra, es ser realista y alimentar nuestra autovaloración. La autoestima es una muestra de respeto hacia ti mismo y hacia los demás. Solo el que se respeta se hace respetar. Al igual que únicamente el que se valora, se pone en valor ante el resto de personas.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/la-autoestima-en-los-adolescentes/

Baja autoestima en adolescentes: 6 dinámicas para reforzarla

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

Os proponemos algunas estrategias para ayudaros a recuperar la autoestima y ganar confianza en uno mismo.

La adolescencia es una época complicada, creo que todos podemos estar de acuerdo. Es una época llena de cambios repentinos que cuesta asimilar: cambia nuestro cuerpo, somos más conscientes de nosotros mismos y nuestro rol en el mundo, las hormonas están revolucionadas y la mitad del tiempo no entendemos qué nos pasa.

También es un momento en el que los estímulos del entorno tienen un papel clave en la autoimagen que tenemos de nosotros mismos, y pueden afectar de forma muy negativa. Tanto si nos estás leyendo como adolescente o como un adulto que quiere ayudar a un adolescente, os proponemos algunas estrategias para ayudaros a recuperar la autoestima y ganar confianza en uno mismo.

¿Qué es la autoestima?

Cuando hablamos de autoestima nos referimos a la idea que tenemos sobre nuestro valor personal y el respeto hacia nosotros mismos. Esta autoestima no hace únicamente referencia a nuestro aspecto físico, sino también a la percepción que tenemos de nuestras capacidades y habilidades.

Si tienes una buena autoestima te tratarás con respeto, atiendes a tus necesidades y defiendes tus posturas y tus derechos. En cambio, cuando una persona tiene una baja autoestima, será más fácil que se humille a sí misma, ponga las necesidades de los demás por delante de las propias o crea que no puede ofrecer nada al mundo.

Te puede interesar: 10 frases de autoestima para toda la familia

¿Qué puede producir baja autoestima?

Hay multitud de situaciones que pueden producir baja autoestima, y muchas de ellas no empiezan durante la adolescencia, sino que se van gestando desde niños. Aquí tenemos algunos ejemplos de situaciones que pueden reducir la autoestima de nuestros hijos o alumnos:

1. Padres excesivamente estrictos o críticos

A veces, con la mejor de las intenciones, somos demasiado estrictos con nuestros hijos y nos olvidamos de recordarles todas esas cosas en las que son buenas, y se quedan con la sensación de que todo lo hacen mal porque solo reciben comentarios sobre sus errores.

También puede darse la situación en la que los padres han sobreprotegido en exceso al niño o la niña. Esto hace que los niños crezcan con muchos miedos y duden de su capacidad de hacer cosas de manera autónoma sin que haya un adulto que les dé permiso para hacerlo.

Te puede interesar: Padres perfeccionistas: el peligro de exigir demasiado a los hijos

2. Niños que han sido descuidados

En contraposición a los padres excesivamente críticos o sobreprotectores, tenemos los niños cuyos adultos no han estado muy presentes. Esto puede ser por multitud de razones, desde largas horas de trabajo que impiden a los padres pasar tiempo con los niños, hasta problemas de adicciones.

La consecuencia de la falta de atención hacia los niños puede producir una falta de educación en los contenidos de los medios que se consumen y que pueden ser perjudiciales para ellos, además de no promoverse un espíritu crítico y poder crearse una autoimagen sana y tener una buena autoestima. Estos niños muy a menudo tienen problemas de identidad que se manifiestan durante la adolescencia.

Te podría interesar: 8 cambios psicológicos en la adolescencia que como padres debemos conocer

3. Etiquetas injustas

En la escuela, muchas veces los docentes etiquetan a los alumnos en función de su comportamiento y sus resultados académicos, y esto tiene un efecto directo en la autoestima de los adolescentes.

Si un niño oye siempre que es malo y un mal estudiante, seguramente acabe por creérselo y acabe siendo malo y un mal estudiante (efecto Pigmalión).

Los niños necesitan creer que los adultos confían en sus capacidades antes de poder ser ellos mismos los que confíen en sus capacidades.

4. Acoso escolar

Puede ser que el niño o niña haya sufrido bullying durante parte o toda su vida. El rechazo de tus iguales provoca grandes daños a la autoestima de los niños, causando inseguridad, nula autoestima, incapacidad y timidez.

Te puede interesar: Método KiVa, una herramienta para acabar con el bullying escolar

5. Abusos de cualquier tipo

Los niños y las niñas que han sufrido abusos físicos, psicológicos o sexuales por parte de otros adultos, tendrán una autoimagen muy frágil que dependerá prácticamente en exclusiva de las opiniones externas, lo que con toda probabilidad hará mella en su autoestima durante la adolescencia.

¿Cómo recuperar la autoestima? 6 ejercicios y dinámicas

Recuperar la autoestima no es un trabajo sencillo.

Muchas veces necesitas romper con pensamientos y actitudes que se han ido construyendo a lo largo de los años y que forman parte de tu propia identidad aunque te estén haciendo daño.

Con paciencia y trabajo, poco a poco podemos ayudar a recuperar la autoestima de los adolescentes. Aquí os sugerimos algunos ejercicios y dinámicas para trabajar la baja autoestima:

1. Identifica tus cualidades

Para esto es mejor encontrar aspectos estables que puedan suponer un logro, por eso recomendamos romper con la barrera de lo físico e ir más allá.

Al principio puede resultarte difícil porque estás metido en el bucle de creer que todo lo haces mal, pero si dedicas tiempo a darle vueltas irás descubriendo cosas.

Si te resulta más sencillo, puedes preguntar a gente de tu alrededor, como amigos, familiares o profesores para que te ayuden a identificar aquellas cualidades de las que deberías estar orgulloso.

Te podría interesar: ¿Qué es el efecto Pigmalión? Descubre cómo afecta la «profecía autocumplida»

2. Crea oportunidades para conseguir cosas

Una buena manera de recuperar la autoestima es salir de nuestra zona de confort. Si nos marcamos un objetivo y trabajamos para conseguirlo, reforzaremos actitudes positivas hacia nosotros y nos sentiremos útiles. Algunas de las cosas que puedes plantearte es, por ejemplo, aprender algo nuevo. Puede ser aprender a tocar un instrumento, un deporte, o a dibujar.

También puede ser hacer un viaje, solo o acompañado. El hecho de planificar un viaje, conocer sitios nuevos y gente nueva, puede ayudar a ganar confianza en ti mismo y en tus habilidades. Es una ocasión fantástica para explorar tus pasiones y desarrollar algún hobby.

3. Celebra las pequeñas victorias

Desde pequeños nos educan a ser competitivos para ser los mejores. La realidad es que no hace falta ser el mejor. Somos más de 7.

000 millones de personas en el mundo y un porcentaje muy pequeño de esa cifra va a ser el mejor en algo.

A veces es más importante tener a muchas personas capaces de muchas cosas muy diversas que una persona que sea la mejor en un área concreta.

4. Asume responsabilidades

Asumir responsabilidades va muy bien para incrementar la autoestima y confianza.

Al hacer cosas importantes no solamente te demostrarás que eres capaz, sino que también te demostrarás que puedes tener una influencia positiva en el mundo exterior.

Algunas de estas responsabilidades pueden ser conseguir un trabajo, ofrecerte como voluntario en alguna asociación, ayudar a otros estudiantes con sus tareas o incluso pasear al perro todos los días.

5. Valora lo que puedes aportar a los demás

Intentar modificar nuestra manera de vestir o de comportarnos para agradar a los demás no suele ser una buena idea. Para tener una buena autoestima, es mejor encontrar gente que nos valore como somos y sepa ver todo lo bueno que tenemos.

Desarrolla tu estilo y forma tu propia personalidad. Seguir a los demás puede tener buenos resultados a corto plazo, pero a la larga te hará infeliz y te sentirás inseguro porque tu autoimagen dependerá de lo que hagan los demás.

Busca personas que aporten cosas positivas a tu vida y te hagan sentir bien contigo mismo.

6. Respétate a ti mismo

Muchas veces, los adolescentes con baja autoestima (y los adultos también) tienden a tener pensamientos muy dañinos hacia ellos mismos: “No sirves para nada”, “Seguro que todos te odian”, “Esa persona se está riendo de ti”, son algunos ejemplos de mensajes negativos que podemos tener cuando tenemos una autoestima baja.

Cuando te des cuenta de que estás usando lenguaje agresivo y nocivo hacia ti mismo, oblígate a pararlo y redirígelo hacia otro lugar.

Háblate como hablarías a una persona que se siente mal consigo misma, como por ejemplo decir “Esta vez no te ha salido, pero seguro que la próxima vez te saldrá mejor” en vez de pensar que no sirves para nada.

También es importante respetar nuestro cuerpo y el aspecto que presentamos. Si nos sentimos cómodos con la manera como nos presentamos al mundo, nuestra autoestima subirá.

No me refiero a llevar ropa que esté de moda, sino a ir bien aseados y que la ropa esté limpia y  que no esté rota. Dormir bien también es muy importante: estudios han demostrado que la falta de sueño se encuentra asociada a una baja autoestima y un ánimo bajo.

Por último, si mantenemos una dieta saludable e intentamos hacer ejercicio también nos sentiremos más energéticos y mejor con nosotros mismos.

Te puede interesar: Body positive, el movimiento de empoderamiento femenino para quererse más

Construir una buena autoestima es una tarea difícil cuando ya tienes instaurados ciertos mensajes en tu inconsciente, pero es un trabajo que vale la pena. El objetivo final es poder llegar a la auto-aceptación.

Esto significa que reconoces y admites todas tus partes, tus cualidades y tus defectos, las positivas y las negativas y aceptas todo eso como un bloque que te hace un ser humano valioso.

 Si te sientes muy abrumado y no sabes por dónde empezar, puedes pedir a un adulto que te ayude o incluso acudir a terapia para que te ayude a trabajar la baja autoestima.

«Relación tóxica: qué es, cómo detectarla y 5 consejos para salir de ella» «PADRES PERFECCIONSITAS: El peligro de exigir demasiado a los hijos»

Источник: https://bitpadres.com/psicologia/baja-autoestima-adolescentes

Problemas de autoestima en la adolescencia: cómo ayudar

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

La adolescencia es una etapa de cambios y transiciones que sufren tanto los jóvenes como los adultos que están al cargo. Durante esta fase de la vida se forma la propia identidad y, por consiguiente, la autoestima es un factor condicionante en el modo en el que se experimenta esta evolución.

En este artículo hablaremos acerca de los problemas de la autoestima en la adolescencia y sobre cómo podemos prevenirlos desde el hogar o los círculos cercanos a ellos.

La autoestima y los adolescentes

Si algo caracteriza la etapa de la adolescencia es su complejidad. El paso de la niñez a la edad adulta va acompañado de grandes cambios a todos los niveles: personales, sociales, familiares y académicos.

La manera en la que el adolescente afronte y resuelva estos cambios estará sumamente condicionada por su autoestima. La cual ejercerá un importante papel a la hora de gestionar estos eventos así como también se verá afectada por cómo estos se gestionen.

Es una época en la que los y las jóvenes experimentan una gran necesidad de resultar atractivos para el resto y de ser aceptados socialmente, por lo que las relaciones interpersonales juegan un enorme papel en la formación del autoconcepto.

Formar parte de un clan o grupo social es imprescindible para la formación de la propia identidad, por lo que repercutirá directamente en el nivel de autoestima del adolescente.

  • Quizás te interese: «Las 3 etapas de la adolescencia»

La construcción de la propia identidad

Es en esta misma etapa en la que el grado de autoestima que posea la persona, puede condicionar, tanto positiva como negativamente, las relaciones con los demás.

Es decir, un joven con baja autoestima será más propenso a experimentar una serie de dificultades en cuanto a la utilización de sus habilidades sociales; por otra parte, un adolescente con alta autoestima posee una confianza que le facilita el relacionarse con los demás.

Es habitual que durante el periodo de la adolescencia, la autoestima tanto de los chicos como de las chicas no sea excesivamente alta, ya que cualquier suceso, por minúsculo que pueda parecer desde fuera, puede alterarla significativamente.

Cualquier rasgo o condición física que pueda percibirse como poco o nada atractiva, como el vello corporal o el acné, al igual que la sensación de no ser aceptado o comprendido, es capaz de mermar la calidad de la autoestima del joven profundamente.

Como consecuencia, puede verse afectada la construcción de la propia identidad, puesto que esta ocurre a lo largo de la adolescencia.

Un joven con una autoestima baja o frágil puede sentir temor a mostrarse tal y como es, dado que el miedo al rechazo está siempre presente en esta etapa.

Por lo que es muy probable que este forje una primera identidad según las presiones o expectativas del resto de iguales.

Cómo prevenir los problemas de autoestima en la adolescencia

A pesar que el desarrollo de la autoestima es un trabajo personal que el adolescente debe realizar por su cuenta, desde casa se pueden llevar a cabo una serie de técnicas o tácticas para ayudarle y allanar el camino hacia la construcción del amor propio.

A continuación, proporcionamos una serie de consejos o recomendaciones para aquellos padres, familiares o amigos que no sepan como ayudar a los adolescentes a mejorar su autoestima.

1. Asegurarse de que el hogar es un contexto seguro

Debido a la necesidad de aceptación, el adolescente puede experimentar una gran inseguridad en ciertos entornos como el colegio o instituto y el grupo de amigos. Por lo tanto, es necesario que este perciba que, al menos en su hogar, tiene la seguridad que necesita.

El hogar debe convertirse en un espacio de confianza, en el que la persona pueda percibir que es estimada tal y como es. La comunicación en el hogar debe ser fluida y segura. Es decir, el adolescente debe saber que puede compartir sus sentimientos sin ser juzgado.

Por lo tanto, la misión de aquellos que vivan bajo el mismo techo del adolescente es la de crear un entorno seguro y apropiado que facilite la comunicación.

2. Comunicación sincera y natural

Tan importante es la cantidad de comunicación entre los miembros de la familia, como la calidad de esta. Ya que mediante estos intercambios de información personal, el adolescente conseguirá percibir a su familia como un apoyo y un recurso de confianza.

La escucha activa, la paciencia y los consejos correctos, son clave para ayudara a fortalecer la autoestima de los jóvenes.

Aunque es común que durante esta etapa los jóvenes tiendan a rechazar los consejos de los padres, es necesario que estos sepan ganarse la confianza de los hijos y que lo consejos no adquieran un tono mandatario, si no que sean naturales y espontáneos.

3. Elogiar y halagar

Es un error inconsciente pero bastante común no elogiar o felicitar a los demás cada vez que se consigue algo o cuando hacen algo bien. Además de elogiar los logros, también es necesario alabar los esfuerzos realizados a pesar de no haber conseguido algo.

La etapa de la adolescencia es un periodo en el que se cometen muchos errores. No obstante, estos no pueden eclipsar el resto de logros o los esfuerzos realizados para conseguir sus propias metas.

En complicado que el adolescente sienta que sus padres y madres están realmente contentos con ellos y en algunas ocasiones pueden percibir estos halagos como falsos. Para evitar esto, los elogios han de proporcionarse en el momento adecuado y en proporción al esfuerzo o meta conseguida.

4. Las críticas, siempre constructivas

En los casos en los que el adolescente cometa algún error o sea necesario realizar algún juicio a su conducta, se pueden utilizar las críticas. Pero siempre desde un punto de vista constructivo y nunca de manera ofensiva o ultrajante.

El adolescente necesita saber qué ha hecho mal, así como el porqué de la crítica y el cómo puede mejorar. Realizar una crítica o juicio negativo sin fundamento o explicación solamente provocará mermas en su autoestima.

5. Establecer límites y reglas

El establecimiento de normas y reglas en casa favorece el desarrollo del sentido de la responsabilidad y en consecuencia, aumenta y afianza la autoestima. No obstante, es necesario que estas normas sean realistas y flexibles, de lo contrario pueden suponer un conflicto más en el hogar.

6. Considerar siempre la opinión del adolescente

La necesidad de sentirse integrado también se traslada al ámbito familiar. Incluir la opinión del adolescente en las decisiones del hogar le hará sentir que forma parte de algo y percibirá que es importante para la dinámica familiar.

Los adolescentes disfrutan cuando son tratados como adultos, por los que preguntar por su opinión o por alguna sugerencia les supondrá un halago que repercutirá positivamente en su autoestima.

7. Estimular los intereses y aficiones

Apoyar los intereses, pasatiempos o aficiones de los hijos, así como estimular las actividades no regladas fuera del colegio es de suma importancia para el desarrollo de la autoestima.

Un adolescente que percibe que sus padres le apoyan en aquello que le gusta tiene muchas más probabilidades de conseguir resultados satisfactorios y de triunfar en lo que le gusta. Esto afianzará su autoestima y favorecerá la propia aceptación.

8. Asesorar en cuidado e higiene personal

Si hay algo que caracteriza la época de la adolescencia son los cambios hormonales y las consecuencias que estos tienen en el cuerpo. Esto, unido a la preocupación que suelen tener por su aspecto personal puede ocasionar grandes quebraderos de cabeza en ellos.

Por lo tanto, aconsejar de una manera cauta y delicada acerca de la higiene corporal, el aseo y la vestimenta les resultará sumamente útil, se sentirán más seguros y fortalecerá su autoestima.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/problemas-autoestima-adolescencia

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: