¿Por qué los bebés tienen ictericia?

Ictericia en los recién nacidos

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

  • Tamaño de texto más grande

Los bebés con ictericia tienen una tonalidad amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos. Esto ocurre cuando hay una cantidad excesiva de bilirrubina en la sangre del bebé.

La bilirrubina es la sustancia amarilla resultante de la degradación normal de los glóbulos rojos. El hígado degrada la bilirrubina de la sangre y la libera a los intestinos para que estos la eliminen del cuerpo.

El hígado de un recién nacido no es capaz de degradar y eliminar la bilirrubina de su cuerpo tan bien como un adulto. La ictericia ocurre cuando la bilirrubina se acumula en la sangre más deprisa de lo que el hígado es capaz de degradar y de liberar.

La mayoría de los tipos de ictericia desparecen por sí solos. Hay algunos tipos que requieren tratamiento para bajar la concentración de bilirrubina en la sangre del bebé.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la ictericia?

Un bebé con ictericia tiene la piel de color amarillento o amarillo. Suele empezar por la cara, luego pasa a afectar al pecho y el abdomen y, por último, a las piernas. El blanco de los ojos del bebé también adquiere una tonalidad amarillenta. Los bebés con una concentración muy alta de bilirrubina pueden estar adormilados, sin tono muscular y/o tener problemas para alimentarse.

La ictericia puede ser difícil de ver, sobre todo en los bebés de piel oscura. Si usted no está seguro, presione suavemente la piel de la nariz o de la frente de su hijo. Si tuviera ictericia, la piel se vería amarilla en cuanto usted dejara de apretar y levantara el dedo.

Llame al médico si su bebé:

  • empieza a parecer o a actuar como si estuviera enfermo
  • no se está alimentando bien
  • está más adormilado que de costumbre
  • tiene una ictericia que empeora

Causas de la ictericia en los recién nacidos

La mayoría de los recién nacidos tienen una ictericia fisiológica («normal»). Esto ocurre porque los recién nacidos tienen más células sanguíneas que los adultos.

Estas células sanguíneas no viven durante tanto tiempo como las de los adultos y, por eso, los recién nacidos fabrican una mayor cantidad de bilirrubina cuando las degradan.

Este tipo de ictericia aparece entre 2 y 4 días después de que nazca el bebé y desaparece cuando el bebé tiene unas 2 semanas de vida.

Un bebé tiene más probabilidades de desarrollar ictericia si:

  • nace de forma prematura. Los bebés prematuros están incluso menos preparados para degradar la bilirrubina que los bebés que nacen a término. Hasta pueden tener problemas con concentraciones de bilirrubina más bajas que los bebés que nacen a término. Los médicos los tratan antes.
  • no está tomando suficiente cantidad de leche materna. Esto suele ocurrir en los primeros días de vida, porque a su madre aún no le la ha subido la leche o porque el bebé está teniendo dificultades para mamar. Si un bebé tiene este tipo de ictericia (conocida como ictericia de la lactancia materna), lo mejor es amamantarlo más a menudo. Un asesor en lactancia materna puede ayudar.
  • es amamantado. La leche materna impide que el hígado elimine deprisa la bilirrubina. Este tipo de ictericia, llamada ictericia de la leche materna, ocurre después de la primera semana de vida. Las concentraciones de bilirrubina mejoran lentamente a lo largo de 3 a 12 semanas.
  • tiene un grupo sanguíneo distinto al de su madre. Si la madre y el bebé tienen grupos sanguíneos diferentes, el cuerpo de la madre fabrica anticuerpos que atacan a los glóbulos rojos del bebé. Esto ocurre cuando:
    • el grupo sanguíneo de la madre es O y el del bebé es A o B (incompatibilidad ABO) o
    • el factor Rh de la madre (una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos) es negativo y el del bebé es positivo.
  • tiene un problema de origen genético que hace que sus glóbulos rojos sean más frágiles. Los glóbulos rojos se degradan con más facilidad en algunos problemas de salud como la esferocitosis hereditaria y la deficiencia de glucosa -6- fosfato deshidrogenasa (G-6-PD).
  • nace con una gran cantidad de glóbulos rojos (policitemia) o un gran hematoma en la cabeza (cefalohematoma)

¿Cómo se diagnostica la ictericia?

Los médicos pueden saber si un bebé tiene ictericia basándose en la tonalidad amarillenta de su piel y del blanco de sus ojos. A todos los bebés los evalúan para saber si tienen ictericia antes de salir del hospital o del centro de maternidad.

A los bebés que tengan ictericia les harán análisis de sangre para saber cuál es su concentración de bilirrubina en sangre. A veces, se usa una máquina de luz que mide la bilirrubina presente en la piel. Pero, si la concentración de bilirrubina sale alta en la piel, se debe hacer un análisis de sangre para confirmar el resultado.

Una concentración muy alta de bilirrubina en sangre puede llevar a problemas graves. Por eso, los médicos observan atentamente a todos los bebés con ictericia.

¿Cómo se trata la ictericia?

El tratamiento depende de la causa de la ictericia, la concentración de bilirrubina en sangre y la edad del bebé.

La ictericia leve desaparece al cabo de una o dos semanas, a medida que el bebé va eliminando el exceso de bilirrubina en sangre por sí solo. A aquellos recién nacidos con ictericia de la lactancia materna, las madres los deben amamantar más a menudo. Si el bebé no está ingiriendo suficiente cantidad de leche materna, el médico puede sugerir completar su lactancia con leche de fórmula.

En los casos de ictericia grave, el tratamiento se debe iniciar lo antes posible. Los bebés pueden recibir:

  • líquidos. Una pérdida de líquidos (deshidratación) hará que aumente la concentración de bilirrubina en sangre.
  • fototerapia. Los bebés se acuestan debajo de lámparas llevando poca ropa para que su piel se exponga a la luz. La luz cambia la bilirrubina a una forma que se puede eliminar del cuerpo con más facilidad. También se pueden usar mantas de fototerapia.
  • transfusión de intercambio. Este procedimiento de emergencia se lleva a cabo cuando una concentración muy alta de bilirrubina no desciende usando fototerapia. La sangre del bebé es reemplazada por la sangre de un donante para bajar rápidamente la concentración de bilirrubina.
  • inmunoglobulina intravenosa (IGIV). Los bebés con incompatibilidades de grupo sanguíneo reciben inmunoglobulinas por vía intravenosa (VI). Las inmunoglobulinas impiden que los anticuerpos ataquen a sus glóbulos rojos y reducen la necesidad hacer transfusiones de intercambio.

¿Qué más debería saber?

Llame al médico si su bebé tiene una ictericia que no remite. Los bebés cuya ictericia dura más de dos semanas necesitan someterse a más pruebas para evaluar otras posibles causas de esta afección. Entre ellas, se encuentran las infecciones, los problemas hepáticos (de hígado) o biliares, el metabolismo y los genes.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: abril de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/jaundice-esp.html

Ictericia neonatal, ¿cuándo debo preocuparme? – Cuestión de Genes

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

La ictericia neonatal es la coloración amarillenta que, debido a un exceso de bilirrubina, presentan algunos bebés en la piel a los pocos días de nacer.

Es bastante común y, aunque puede estar ocasionada por patologías subyacentes, en la mayoría de las ocasiones no debe preocuparnos, puesto que es algo transitorio y los recién nacidos recuperan la coloración normal de la piel sin tratamiento.

Pero ¿qué ocurre si no es así? ¿qué complicaciones puede tener? En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber acerca de la ictericia neonatal. 

¿Qué es la ictericia neonatal?

La ictericia neonatal está causada por un exceso de bilirrubina, que provoca la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas.

Como recoge la revista The Lancet,  es muy frecuente durante la primera semana de vida de los recién nacidos, llegando a afectar aproximadamente al 60% de ellos, una cifra que se incrementa hasta el 80% en bebés prematuros.

Cuando la ictericia no es síntoma de ninguna enfermedad subyacente, se denomina ictericia fisiológica.

Aparece alrededor de los 3 o 4 días tras el nacimiento del bebé, y suele desaparecer pasadas unas 2 semanas.

Si hay una causa patológica detrás, es importante detectarla lo antes posible para evitar complicaciones más graves, que explicaremos más adelante. 

¿Qué es la bilirrubina y por qué genera ictericia?

La bilirrubina es una sustancia que se genera durante el proceso de degradación de los glóbulos rojos, que son las células más abundantes de la sangre y las encargadas de transportar el oxígeno desde los pulmones a todos los tejidos. 

Para poder transportar el oxígeno, los glóbulos rojos contienen una proteína denominada hemoglobina que capta las moléculas de oxígeno. Esta proteína es la que confiere el color rojo característico de la sangre.

La hemólisis o proceso de descomposición de los glóbulos rojos 

Los glóbulos rojos tienen una vida media de aproximadamente 120 días.

Pasado este tiempo, se descomponen en un proceso conocido como hemólisis, durante el que se genera la bilirrubina, una sustancia de color amarillo que gracias a la función del hígado se transforma en una sustancia no tóxica y pasa a formar parte de la bilis.

Esta sustancia participa en el proceso de digestión de los alimentos y finalmente hace posible que se elimine la bilirrubina a través de las heces y de la orina.

La ictericia se produce cuando el hígado no es capaz de procesar la bilirrubina para eliminarla, y pasa a la sangre, provocando que la piel y los ojos adquieran una tonalidad amarillenta. Por lo tanto, la ictericia no se encuentra entre las enfermedades raras de la piel, ya que, aunque genera una coloración amarillenta de la misma, está causada por el exceso de bilirrubina que el hígado no es capaz de procesar. 

Síntomas y pronóstico de la ictericia neonatal 

Los síntomas que delatan que tu bebé puede tener ictericia son: 

  • Piel amarillenta. Esta coloración comienza en el rostro y va descendiendo paulatinamente hacia el resto del cuerpo. 
  • Globo ocular del bebé amarillento en vez de blanco.
  • Cansancio, falta de apetito y somnolencia. 
  • Dificultad para ganar peso.

Causas más comunes de la ictericia neonatal 

Ahora que ya sabes cómo se produce la ictericia, vamos a explicar por qué ocurre en los recién nacidos. Los motivos más comunes son los siguientes:  

  • Predisposición de los bebés a generar más bilirrubina: esto ocurre porque los recién nacidos no solo poseen más glóbulos rojos, sino que además estos tienen una vida más corta. 
  • Falta de maduración del hígado: antes del parto, el bebé elimina la bilirrubina a través de la placenta. Tras el nacimiento, el hígado puede no estar preparado aún para procesar a un ritmo normal y de forma eficiente los niveles altos de bilirrubina que genera el recién nacido, por lo que la sustancia puede acumularse en la sangre.
  • Bebé prematuro: en este caso, es probable que el hígado del recién nacido no pueda eliminar la bilirrubina a la misma velocidad que el de un bebé nacido a término completo. Además, un prematuro normalmente ingiere menos alimento y, por tanto, sus evacuaciones son menores, algo que impide desechar la bilirrubina a través de las heces. 
  • Hematomas producidos durante el parto: los cardenales provocan que se degraden más glóbulos rojos y, en consecuencia, que aumente el nivel de bilirrubina. 
  • Bebé con grupo sanguíneo distinto al de su madre: esto puede ocasionar que el recién nacido reciba anticuerpos de la madre a través de la placenta. Si sucede esto, habrá una degradación excesivamente rápida de glóbulos rojos, y una mayor cantidad de bilirrubina. En nuestro artículo “Cómo se heredan los grupos sanguíneos y por qué es importante que sepas cuál es el tuyo” te explicamos de forma más extensa por qué ocurre este fenómeno.  
  • Problemas de lactancia: cuando el bebé no ingiere suficientes nutrientes, es posible que se deshidrate, lo que puede provocar ictericia. Si esto ocurre, es recomendable cerciorarse de que el recién nacido tiene una buena hidratación y que se alimenta bien.

¿Cuándo es la ictericia el síntoma de una enfermedad? 

Como acabas de ver, la ictericia en bebés normalmente suele estar originada por las causas que te hemos enumerado en el apartado anterior, y no conlleva riesgos mayores ya que desaparece por sí sola al cabo de unos días.

Sin embargo,a veces, también puede estar originada por una enfermedad que aún no ha sido diagnosticada. Cuando este es el motivo, no se presenta en el momento habitual (que como hemos visto suele ser a los 2 o 4 días del nacimiento), sino que ocurre antes o mucho después y de una forma más severa.

Algunas de las enfermedades que pueden causar ictericia neonatal son las siguientes: 

  • Alguna anomalía en los glóbulos rojos, que provoca que estos se destruyan antes y en más cantidad, generando más bilirrubina. 
  • Hemorragias internas.
  • Infecciones en la sangre del bebé (sepsis).
  • Infecciones de tipo bacteriano o viral. 
  • Insuficiencia hepática, que provoca que el hígado no pueda procesar la bilirrubina.

Complicaciones de la ictericia neonatal 

Como hemos explicado, la ictericia normalmente no reviste gravedad y suele desaparecer por sí sola al cabo de unos días.

Sin embargo, en caso de que el nivel de bilirrubina en sangre se incremente de forma excesiva, podría llegar a causar sordera, parálisis cerebral o kernícterus, una complicación neurológica de carácter grave, entre otras complicaciones.

No es habitual que esto ocurra, ya que, por lo general, los picos de bilirrubina tan altos se diagnostican a tiempo, impidiendo que vayan a más y causen estas patologías. 

Prevención y tratamiento de la ictericia neonatal 

Debido a que la ictericia neonatal fisiológica es tan común (se produce hasta en un 60% de los recién nacidos) los médicos buscan indicios de la misma cuando el bebé aún está en el hospital. Una vez dado de alta, son los padres quienes deben estar atentos.

El intervalo de tiempo en el que se produce la ictericia fisiológica es entre los 2 y los 7 días, por eso, si tu bebé sale del hospital antes de que hayan transcurrido 72 horas, es conveniente que pidas una consulta con el pediatra durante la primera semana de vida del bebé, para que el médico pueda detectar la ictericiaen caso de que la tenga. 

Cuando un bebé presenta ictericia, el médico puede determinar cuál es el nivel de bilirrubina introduciendo una sonda transcutánea en la piel del recién nacido. En caso de que la concentración sea alta, será preciso realizar un análisis de sangre para corroborar el diagnóstico. 

Esta analítica, además, suele incluir: 

  • Conteo sanguíneo completo, en el que se analizan numerosos parámetros de la sangre para detectar posibles enfermedades. 
  • Conteo de reticulocitos (glóbulos rojos que aún no han madurado del todo), para determinar si los glóbulos rojos sanguíneos se están generando en una tasa normal. 
  • Prueba de Coombs, para detectar si hay anticuerpos que atacan a los glóbulos rojos, destruyéndolos prematuramente. 

Tratamiento 

En los casos en los que el nivel de bilirrubina sea muy alto o aumente con gran velocidad será necesario un tratamiento, que puede tener distintos grados. 

Como norma general los bebés con ictericia tienen que consumir una cantidad importante de leche (ya sea materna o de fórmula), pues esto genera más deposiciones y con ellas se favorece la eliminación de la bilirrubina. 

Aunque no es habitual, en casos agudos de ictericia,el bebé puede llegar a requerir una suplementación de líquidos por vía intravenosa. 

En caso de que la ictericia no remita con estos métodos, serán necesarios los siguientes tratamientos: 

  • Fototerapia: este tratamiento consiste en aplicar sobre la piel del bebé luz blanca o azul, que transforma la bilirrubina en una sustancia más soluble, para que se elimine más fácilmente a través de la orina y de las heces. Para llevar a cabo la fototerapia, se coloca al recién nacido en una incubadora. Se va modificando la posición del bebé para exponer la mayor parte de su cuerpo a la luz. Los ojos, por supuesto van protegidos para evitar que la retina pueda resultar dañada. Es un tratamiento que ofrece muy buenos resultados y que no supone ningún riesgo para la piel. 
  • Exanguinotransfusión: este tratamiento, a diferencia del anterior, solo se usa en los casos más graves de ictericia, ya que es más invasivo. Consiste en realizar una transfusión y reemplazar la sangre del bebé, que contiene altos niveles de bilirrubina. 

Como has visto, la ictericia neonatal es muy frecuente y, en la mayoría de casos no hay por qué preocuparse. Habitualmente no requiere tratamiento y, si lo precisa, lo normal es que remita con este.

Sin embargo, existen muchas otras enfermedades que sí que pueden tener un impacto en la salud de su bebé.

¿Te gustaría saber si tu hijo tiene riesgo de presentar una enfermedad genética y, en su caso, qué clase de tratamientos existen para evitar mayores complicaciones durante su vida? Ahora puedes acceder a esta información tan valiosa gracias al test de Veritas myNewbornDNA, una prueba con la que podrás conocer si tu hijo presenta alguna enfermedad genética y así poder adaptar el manejo médico más apropiado incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Источник: https://www.veritasint.com/blog/ictericia-neonatal/

La piel del bebé está amarilla: ICTERICIA NEONATAL

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

Si la piel del bebé está amarilla, este color amarillento de la piel es ictericia, un problema de la piel del recién nacido. Es una condición presente en alrededor del 50 al 60 por ciento de los bebés que nacen a término durante la primera o segunda semana de vida.

De hecho, prácticamente todos los bebés recién nacidos presentan algo de ictericia pero no siempre es perceptible. Para la mayoría de los bebés, se trata de una condición temporal e inofensiva que desaparecerá por sí sola o con un ligero tratamiento.

No obstante, en raras ocasiones puede ser muy grave, por lo cual es importante estar bien atento a ella.

¿Cuál es la causa de la ictericia?

La piel del bebé está amarilla cuando la sangre presenta altos niveles de un pigmento llamado bilirrubina. Cuando los glóbulos rojos viejos se descomponen, uno de los productos derivados que crean es la bilirrubina.

Todos tenemos bilirrubina en la sangre, y normalmente el hígado la procesa y luego se elimina con las heces. Antes de que tu bebé naciera, tu hígado se ocupaba de procesar su bilirrubina.

Ahora el hígado del bebé necesita tiempo para asumir la tarea, por eso el pigmento se acumula en su sangre y su piel adquiere el color amarillento de la ictericia.

Este tipo de ictericia, conocida como ictericia fisiológica, generalmente aparece en el segundo o tercer día de vida del bebé y desaparece por sí sola en el transcurso de dos semanas. En el caso de los bebés prematuros, alcanza su nivel más alto entre los cinco y siete días y puede tardar hasta dos meses en desaparecer.

El color amarillo tiende a aparecer primero en la cara del bebé, después suele descender hasta el cuello y el pecho y sigue bajando hasta que, en casos extremos, llega a los dedos de los pies.

¿La piel del bebé está amarilla por culpa de la lactancia?

Si se está amamantando, el bebé podría presentar ictericia si no recibe suficiente leche. Esto se debe a que si no está ingiriendo el líquido necesario, posiblemente no pueda eliminar el excedente de bilirrubina a través de las heces.

En caso de sucederle esto al bebé, tendrás que comentárselo al médico. También puede que necesites la ayuda de una consejera de lactancia.

Si el bebé no está recibiendo suficiente leche, al mejorar la forma de dar el pecho, y dárselo con más frecuencia o complementar la lactancia con leche de fórmula, la ictericia seguramente desaparecerá.

Algunos bebés manifiestan lo que se conoce con el nombre de «ictericia por leche materna» durante las primeras semanas. Generalmente se diagnostica cuando el recién nacido tiene entre 7 y 11 días.

Si bien puede ser que el bebé se esté alimentando bien y esté subiendo de peso normalmente, quizás alguna sustancia en la leche materna interfiera con su capacidad de procesar la bilirrubina.

Esto suele suceder al mismo tiempo que la ictericia fisiológica y puede continuar durante varias semanas o incluso meses.

No obstante, es bastante común en los bebés que se alimentan exclusivamente de leche materna y, generalmente, se considera inofensiva.

Si los niveles de bilirrubina del bebé suben mucho, quizás el doctor recomiende a la madre que deje de amamantarlo durante uno o dos días para hacer que bajen.

La mamá puede usar un extractor o bomba de leche para que su organismo siga generando leche durante este tiempo y, una vez que hayan disminuido los niveles de bilirrubina del pequeño, podrá comenzar a darle el pecho nuevamente.

¿Cuál es el riesgo de la ictericia?

En la gran mayoría de los casos en que la piel del bebé está amarilla, la ictericia no es motivo de preocupación.

Pero si los niveles de bilirrubina suben mucho  porque la ictericia se deja sin tratar y los niveles continúan aumentando, se puede producir un daño permanente en el sistema nervioso del bebé.

Un porcentaje muy pequeño de recién nacidos con ictericia presentan una complicación conocida como ictericia nuclear o kernícterus, la cual puede ocasionar sordera, retraso en el desarrollo o un tipo de parálisis cerebral.

¿Hay pruebas para detectar la ictericia?

El equipo médico examinará al bebé en cuanto nazca para ver si presenta síntomas de ictericia. Lo ideal es que lo vuelvan a revisar entre tres y cinco días altos.

Si hay indicaciones de que tiene ictericia, el médico seguramente le hará una prueba cutánea o un análisis de sangre para verificar sus niveles de bilirrubina.

Si presenta ictericia en las primeras 24 horas le hará el estudio con toda seguridad, porque la ictericia que aparece en ese momento tiene más posibilidades de representar un problema. No obstante, si dieran el alta a la mamá rápidamente después del nacimiento,

puede que una vez en casa le aparezca la ictericia y sea ella la primera en notarlo. Para comprobar si el bebé la tiene es necesario que la mamá haga lo siguiente: llevar al bebé a una habitación que tenga mucha luz natural o fluorescente.

Si tiene piel blanca, presiona el dedo sobre su frente, nariz o pecho y fíjate cuando dejas de presionar si su piel tiene un tono amarillento.

Si es de piel oscura, observa si tiene un color amarillento en sus encías o en la parte blanca de los ojos.

¿Debería llamar al pediatra?

Sí.

Tienes que consultar con el pediatra si la piel del bebé presenta un color amarillento, especialmente si la parte blanca de los ojos, la tripita, los brazos o piernas están amarillos.

También hay que llamar al doctor si el bebé tiene ictericia y le cuesta despertarse, se pone muy nervioso o no quiere comer, y si presenta tan sólo una ligera ictericia durante más de tres semanas.

Cuándo se considera que la ictericia es grave?

Si el bebé manifiesta ictericia en las primeras 24 horas después del nacimiento, se considera siempre que es grave y necesitará un control riguroso y tratamiento. Sin embargo, este tipo de ictericia es poco común y generalmente se debe a una incompatibilidad de tipo sanguíneo entre la mamá y el bebé.

Si tienes sangre tipo O o RH negativo, es posible que sea incompatible con el tipo de sangre del bebé. Durante la primera visita prenatal, el médico seguramente habrá verificado el tipo de sangre para ver si presentaba esta clase de riesgo.

Sin embargo, no hay manera de saber con certeza si la sangre y la del bebé son incompatibles hasta que el niño nazca y se pueda saber qué tipo de sangre tiene.

Si el doctor cree que puede haber incompatibilidad sanguínea entre el bebé y la madre, extraerá una muestra de sangre del bebé cuando nazca para saber qué tipo de sangre tiene.

Algunos médicos no hacen el análisis de sangre hasta que el bebé presenta signos de ictericia, ya que puede ser que esté bien aun si los tipos de sangre no son compatibles.

También te hará una «prueba de Coombs» para averiguar si las células sanguíneas del niño han sido afectadas a causa de una incompatibilidad, y si, como consecuencia, se produjo ictericia.

Si se determina que el bebé efectivamente presenta una incompatibilidad sanguínea o la prueba de Coombs da positiva, le hará controles rigurosos de ictericia. La ictericia durante las primeras 24 horas de vida del bebé también puede deberse a complicaciones graves como por ejemplo trastornos hepáticos, biliares e intestinales, una infección, un fuerte traumatismo durante el parto o un nacimiento demasiado prematuro (nacimiento antes de la semana 28 de gestación).

¿Cómo se trata la ictericia?

En la mayoría de los casos en que la piel del bebé está amarilla, la ictericia no necesita tratamiento pero, en caso de que lo requiera, se considera que la fototerapia (terapia con luz) es muy segura y efectiva: colocar al bebé bajo luces azules («bililuces») desnudo en la cunita, con los ojos tapados,  muchas veces da resultado, debido a que la luz ultravioleta hace que la bilirrubina se transforme en una sustancia que el niño pueda eliminar más fácilmente a través de la orina. Otra opción consiste en envolverlo en una manta de fibra óptica para fototerapia de recién nacidos.

La fototerapia suele ser efectiva, pero si el bebé presenta un cuadro grave de ictericia o si sus niveles de bilirrubina continúan aumentando a pesar de la fototerapia, posiblemente necesite que lo internen en una unidad de terapia intensiva para hacerle una transfusión de sangre, que recibe el nombre de «exanguinotransfusión».

Otra cosa que la madre puede hacer para ayudar a reducir la ictericia es asegurarse de que el bebé esté ingiriendo abundante leche materna o de fórmula, de manera tal que evacue con frecuencia.

Si detectas la posibilidad de que el niño tenga ictericia, que los padres, hablen con el doctor y así podrán estar seguros de que estás tomando las medidas adecuadas para que vuelva a estar saludable otra vez.

¿Necesitas ayuda durante las fases de desescalado? Tenemos un nuevo servicio de video-consulta para embarazo y lactancia.

Puedes llamarnos al 643823067 sin compromiso si tienes cualquier duda y una enfermera de bebés especializada te atenderá. También puedes contactar mediante formulario de contacto.

 Nuestras Salus para cuidar bebés en Madrid y del resto de España estarán disponibles para ayudaros con el cuidado de vuestros bebés.

Источник: https://www.pequesalus.com/la-piel-del-bebe-esta-amarilla/

El embarazo y el recién nacido

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

(Jaundice in Healthy Newborns)

La ictericia, un trastorno frecuente en los recién nacidos, se refiere al color amarillento de la piel y la esclerótica (el blanco del ojo) provocado por un exceso de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es el producto resultante de la descomposición normal de los glóbulos rojos.

Normalmente la bilirrubina se procesa en el hígado y se excreta en forma de bilis a través de los intestinos. La ictericia aparece cuando la bilirrubina se acumula en la sangre porque el hígado de los recién nacidos no es capaz de descomponerla y eliminarla con la suficiente rapidez. Esto puede deberse a diverso motivos, como:

  • Los recién nacidos fabrican más bilirrubina que los adultos porque renuevan más a menudo los glóbulos rojos.
  • El hígado de los recién nacidos todavía se está desarrollando y esa inmadurez no les permite eliminar la cantidad adecuada de bilirrubina de la sangre.
  • Los intestinos los recién nacidos reabsorben una cantidad demasiado elevada de bilirrubina antes de eliminarla a través de la las heces.

A algunos bebés, una concentración elevada de bilirrubina en sangre -generalmente superior a 25 mg- puede provocarles sordera, parálisis cerebral u otras lesiones cerebrales.

Muy poco frecuentemente, la ictericia puede indicar la presencia de otro trastorno, como una infección o un problema en la glándula tiroidea.

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda examinar a todos los lactantes a los pocos días de nacer para determinar si tienen ictericia.

Tipos de ictericia

Los tipos más frecuentes de ictericia neonatal son:

Ictericia fisiológica (normal): presente en la mayoría de recién nacidos, este tipo de ictericia obedece a la inmadurez del hígado de los lactantes, que procesa la bilirrubina lentamente. Generalmente aparece entre el segundo y el cuarto día de vida y desaparece cuando los bebés tienen entre una y dos semanas.

Ictericia del prematuro: es frecuente en los bebés prematuros, que tardan más en regular eficazmente la excreción de bilirrubina. En los bebés prematuros, la ictericia debe tratarse a concentraciones más bajas que en los bebés a término a fin de evitar posibles complicaciones.

Ictericia asociada a la lactancia materna: la ictericia se puede presentar cuando un bebé amamantado no está ingiriendo suficiente leche, sea debido a dificultades con la lactancia o a que a la madre todavía no le ha subido la leche. No está provocada por un problema de intolerancia a la leche materna sino que se debe a que el bebé no se está alimentando lo suficiente.

Ictericia asociada a la leche materna: entre el 1 y el 2% de los bebés amamantados presentan un tipo de ictericia provocada por determinadas sustancias presentes en la leche materna que pueden hacer que aumente la concentración de bilirrubina en la sangre al no poder excretarla a través de los intestinos. Este tipo de ictericia aparece entre los tres y los cinco primeros días de vida y suele mejorar entre la tercera y la duodécima semanas.

Incompatibilidad de grupo sanguíneo o de Rh: si un bebé tiene un grupo sanguíneo distinto al de su madre, es posible que esta produzca anticuerpos que destruyan los glóbulos rojos del pequeño, lo que provocará una acumulación repentina de bilirrubina en la sangre del recién nacido.

La ictericia provocada por la incompatibilidad de Rh o grupo sanguíneo puede aparecer tan pronto como en el primer día de vida.

En el pasado, los problemas de Rh eran la causa de los casos de ictericia más graves, pero ahora pueden prevenirse inyectando inmunoglobulina Rh a la madre durante las primeras 72 horas del posparto, lo que impide que fabrique anticuerpos que podrían poner en peligro la vida del bebé.

Síntomas y diagnóstico

La ictericia suele aparecer alrededor del segundo o tercer día de vida. Comienza por la cabeza, desde donde se va extendiendo al resto del cuerpo en sentido descendente.

La piel de un bebé con ictericia se ve amarillenta, apareciendo esta coloración primero en la cara, luego en el pecho y el abdomen y, por último, en las piernas.

La esclerótica también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

Puesto que en la actualidad se suele dar el alta hospitalaria a los bebés uno o dos días después del nacimiento, es recomendable llevarlos al pediatra uno o dos días después de salir del hospital para que puedan evaluarles la ictericia. Asimismo, los padres deberán fijarse en la coloración de la piel de sus recién nacidos para detectar posibles signos de ictericia.

Si su recién nacido tiene la piel o la esclerótica de color amarillento, debería ponerse en contacto con el pediatra del pequeño para saber si presenta una ictericia clínicamente importante.

En la consulta del pediatra, es posible que a su hijo le extraigan una pequeña muestra de sangre para determinar la concentración de bilirrubina en sangre.

Algunos pediatras utilizan un medidor de luz para obtener una medida aproximada de la concentración de bilirrubina en sangre y, solo si obtienen una concentración elevada, solicitan un análisis de sangre. La gravedad de la ictericia dependerá de la edad del bebé y de la presencia de otros trastornos.

Cuándo llamar al pediatra

Debería llamar inmediatamente al pediatra si:

  • detecta signos de ictericia durante las primeras 24 horas de vida del bebé
  • la ictericia se está extendiendo o intensificando
  • el bebé tiene una temperatura rectal de más de 37,8º C (o 100º Fahrenheit)
  • El bebé tiene mal aspecto y/o se comporta como si se encontrara mal.

Llame al pediatra inmediatamente si se intensifica el color amarillo de la piel del bebé o si este está muy desganado y/o más somnoliento que de costumbre. Es difícil determinar la gravedad de la ictericia solamente observando a un bebé, de modo que cualquier bebé que tenga los ojos y/o la piel amarillos debería ser evaluado por un pediatra.

Tratamiento

Si la ictericia es leve o moderada, cuando el bebé tenga entre una y dos semanas de vida empezará a regular por sí solo el exceso de bilirrubina en sangre sin necesidad de tratamiento.

Cuando la ictericia es importante o no remite, es posible que el pediatra recomiende la fototerapia -un tratamiento con una lámpara especial que ayuda al organismo a eliminar el exceso de bilirrubina, alterándola o favoreciendo su eliminación a través del hígado.

Es posible que el pediatra le recomiende amamantar más frecuentemente al bebé o darle biberones suplementarios de leche artificial para ayudarle a eliminar la bilirrubina a través de las heces.

En contadas ocasiones es necesario hacer un recambio de la sangre con una técnica especial (conocida como exanguinotransfusión) para proporcionar al bebé sangre limpia y, así, eliminar el exceso de bilirrubina.

Si su bebé desarrolla una ictericia que parece estar relacionada con la leche materna, es posible que el pediatra le sugiera dejar de amamantarlo temporalmente. Durante ese período, usted podrá seguir extrayéndose leche, sea manualmente o utilizando un extractor, para mantener su producción de leche a fin de reanudar la lactancia materna cuando el bebé haya superado la ictericia.

Si la concentración bilirrubina en sangre de su bebé es muy elevada, es posible que tengan que volver a ingresarlo en el hospital para someterlo a tratamiento. De todos modos, una vez descienda la concentración de bilirrubina y concluya el tratamiento, es poco probable que le vuelva a subir y sea necesario volverlo a tratar.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2011

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/ictericia-en-recin-nacidos-sanos/

¿Qué son la ictericia y el kernícterus? | CDC

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

La ictericia es el color amarillento que se ve en la piel de muchos recién nacidos. Esto ocurre cuando una sustancia química, llamada bilirrubina, se acumula en la sangre del bebé.

Durante el embarazo, el hígado de la madre elimina la bilirrubina del bebé; pero, una vez que nace, su propio hígado es el que debe realizar esa función. En algunos bebés, el hígado puede no haberse desarrollado lo suficiente como para eliminar la bilirrubina.

Cuando se acumula demasiada bilirrubina en el cuerpo de un recién nacido, la piel y la parte blanca de los ojos pueden adquirir un color amarillento. A esta coloración amarillenta se la llama ictericia.

Cuando la ictericia grave se deja sin tratar durante demasiado tiempo, puede provocar una afección llamada kernícterus. El kernícterus es un tipo de daño cerebral que puede presentarse debido a altos niveles de bilirrubina en la sangre del bebé.

Puede causar parálisis cerebral atetoide y pérdida auditiva. El kernícterus también causa problemas en la vista y los dientes; y puede provocar, algunas veces, discapacidades intelectuales.

La detección temprana y el control de la ictericia pueden prevenirlo.

Signos y síntomas

Por lo general, la ictericia primero aparece en la cara y luego, a medida de que los niveles de bilirrubina van aumentando, se extiende por el pecho, el abdomen, los brazos y las piernas.

El blanco de los ojos también puede tener un color amarillento. La ictericia puede ser más difícil de ver en los bebés de piel oscura.

El médico o la enfermera pueden hacerle una prueba para determinar cuánta bilirrubina hay en su sangre.

Vea al médico el mismo día si su bebé:

  • Tiene un aspecto muy amarillento o anaranjado (los cambios de color de la piel comienzan en la cabeza y se esparcen hasta los dedos de los pies).
  • No puede despertarse fácilmente o no duerme nada.
  • No puede tomar bien el pecho o del biberón.
  • Está muy inquieto.
  • No ensucia ni moja los pañales en cantidad suficiente.

Busque atención médica urgente si su bebé:

  • Llora desconsoladamente o con un llanto agudo.
  • Se arquea hacia atrás (la cabeza o cuello y talones se curvan hacia atrás y el cuerpo hacia adelante).
  • Tiene el cuerpo rígido, flácido o débil.
  • Mueve los ojos de manera extraña.

Diagnóstico

Antes de que su recién nacido salga del hospital, puede pedirle al médico o la enfermera que le haga una prueba de bilirrubina.

El médico o la enfermera pueden examinar la bilirrubina del bebé usando un medidor (fotómetro) que se coloca sobre la cabeza del bebé. Con esto se obtiene el nivel de bilirrubina transcutánea (TcB, por sus siglas en inglés). Si la bilirrubina es alta, es probable que se ordene un análisis de sangre.

La manera más exacta de medir la bilirrubina es analizando una pequeña muestra de sangre que se le saca del talón. Con este análisis se obtiene el nivel de bilirrubina sérica total (TSB, por sus siglas en inglés).

Si el nivel es alto, con base en la edad del bebé en horas y otros factores de riesgo, es de esperarse que se comience un tratamiento.

También es probable que se vuelvan a sacar muestras de sangre para asegurarse de que los niveles de TSB estén disminuyendo con el tratamiento.

Por lo general, los niveles de bilirrubina llegan a su punto más elevado cuando el bebé tiene entre 3 y 5 días de vida. Como mínimo, se deben hacer pruebas de detección de ictericia cada 8 a 12 horas en las primeras 48 horas de vida y nuevamente antes de que el bebé cumpla 5 días.

Factores de riesgo

Aproximadamente al 60 % de los bebés les da ictericia. Algunos bebés tienen más probabilidad que otros de tener de ictericia grave y niveles más altos de bilirrubina. Los bebés con alguno de los siguientes factores de riesgo necesitan mayor vigilancia y un manejo temprano de la ictericia:

Bebés prematuros

Los bebés nacidos antes de las 37 semanas de gestación, u ocho meses y medio, podrían tener ictericia debido a que su hígado no se ha desarrollado por completo. Es posible que el hígado inmaduro no pueda eliminar tanta bilirrubina.

Bebés con color de piel más oscura

La ictericia puede no reconocerse o pasar inadvertida en los bebés con piel más oscura. El examen de las encías y de la parte interior de los labios puede ayudar a detectarla. En caso de duda, se debe realizar una prueba de bilirrubina.

Bebés de ascendencia asiática o mediterránea

Los bebés nacidos de familias mediterráneas o del este asiático tienen un riesgo más alto de presentar ictericia. Asimismo, algunos trastornos hereditarios (como la deficiencia de G6PD) pueden hacer que los bebés tengan más probabilidad de presentar ictericia.

Dificultad para alimentarse

Un bebé que no coma, no orine o evacue de manera regular en los primeros días de vida tiene más probabilidad de que le dé ictericia.

Hermanos con ictericia

Un bebé tiene más probabilidad de presentar ictericia si alguno de sus hermanos también la tuvo.

Moretones

Un bebé con moretones por la presión ejercida durante el parto tienen más probabilidad de presentar ictericia. Los moretones se forman cuando se rompe los vasos sanguíneos y la sangre hace que la piel adquiera un aspecto negro o azulado. La curación de los moretones grandes puede causar niveles altos de bilirrubina y su bebé podría tener ictericia.

Tipo de sangre

Las mujeres con tipo de sangre 0 o con factor de sangre Rh negativo pueden tener bebés con niveles más altos de bilirrubina. A una madre con Rh incompatible se le puede administrar Rhogam.

  • Cuando la ictericia grave no se trata por demasiado tiempo, puede causar daño cerebral y una afección llamada kernícterus.
  • La detección temprana y el control de la ictericia pueden prevenir el kernícterus.
  • Si le preocupa que su bebé pueda tener ictericia, llévelo al médico de inmediato y pida que le hagan una prueba de bilirrubina.

Si algo lo preocupa

Si cree que su bebé tiene ictericia, debe llamar al médico e ir a su consultorio de inmediato para que lo examine. Pregúntele al médico o a la enfermera sobre las pruebas de bilirrubina para detectar la ictericia.

En el caso de que se confirme que tiene ictericia, trátelo como un problema serio y cumpla con las consultas de seguimiento y los cuidados recomendados.

Asegúrese de que su bebé esté comiendo lo suficiente. El proceso de eliminación de desechos también elimina la bilirrubina de la sangre del bebé.

Si lo está amamantando, durante los primeros días debe ofrecerle el pecho, como mínimo, entre 8 y 12 veces al día. Esto la ayudará a producir suficiente leche y a mantener bajo el nivel de bilirrubina del bebé.

Si está teniendo problemas para amamantar, pídale ayuda al médico, la enfermera o una consultora de lactancia.

Источник: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/jaundice/facts.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: