¿Por qué los bebés vomitan la leche?

Qué hacer si mi bebé vomita

¿Por qué los bebés vomitan la leche?

En muchos casos los bebés vomitan, pero, hay que tener en cuenta que no todos los vómitos son iguales.

Algunos bebés presentan una regurgitación tras las tomas, es un vómito muy escaso, lo que se puede conocer como una bocanada, esto puede ocurrir tanto si el bebé es alimentado a base de biberón, como si es alimentado con pecho.

Otra situación posible es cuando el bebé vomita de forma abundante, si un bebé alimentado con pecho o biberón comienza a vomitar de forma abundante, se debe acudir al pediatra.

Igualmente se debe hacer este proceso si se acompaña de fiebre, ya que, es posible que un bebé con una infección presente como primer síntoma vómitos continuados.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Pasos a seguir cuando tu bebé vomita

Si tu bebé vomita tras la toma, no necesitas realizar nada, tan solo incorporarle tras la toma y procurar no moverlo mucho para no favorecer el vómito.

Siempre que el bebé vomita se debe tomar la temperatura, por si pudiera tener origen en un  proceso infeccioso; también se debe observar al bebé si se encuentra adormilado o no hace pis, estas son señales de que se encuentra deshidratado. Si continúa vomitando pasadas unas doce horas debemos acudir a un centro médico.

En principio, si el bebé es alimentado con leche materna, no se deben suspender las tomas, en casos de lactantes más cercanos al año, puede ser necesario darles una rehidratación para evitar que se deshidrate y les pueda dañar.

La rehidratación se hace con soluciones hiposódicas para niños, nunca con bebidas isotónicas que no son beneficiosas al bebé.

Si tu bebé vomita de forma continua o incoercible, debes acudir a un consultorio médico donde valoren cuál es la causa de los vómitos y te indiquen el tratamiento a seguir. 

¿Que podría producir los vómitos en tu bebé?

Los vómitos del bebé pueden producirse por un exceso de comida, por enfermedades víricas leves del sistema gastrointestinal, pero, también, por infecciones de garganta, de oídos o de orina.

En bebés, los procesos infecciosos producen vómitos con facilidad, siempre que el bebé vomite debemos observarle y poner el termómetro por si tuviera fiebre, acudiendo al pediatra si los vómitos se mantienen más de 12 o 24 horas.

Cómo evitar la deshidratación en bebés

Para evitar la deshidratación del bebé, continuaremos dándole de mamar o el biberón si es un lactante, ofreciéndole entre las tomas cucharaditas de agua o de solución de rehidratación oral para bebés, siempre en cucharaditas para que no beba grandes cantidades que pueden dar lugar a que el bebé vomite más. Si se trata de un bebé que ha comenzado a alimentarse, no se le forzará a comer, ya que esto puede favorecer que el bebé vomite. Es importante darle leche en fórmula adaptada o darle de mamar si lo hiciera y ofrecerle agua en pequeñas cantidades. Pese a ello, si el bebé vomita durante más de 24 horas, se debe ir a un centro médico para que examinen al niño.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Cuándo recurrir a un médico

Las causas para acudir a un médico en el caso de que un bebé vomite son vómitos que se mantienen durante más de 24 horas, deshidratación en el niño que se nota por decaimiento general del bebé, la falta de lágrimas al llorar, la piel y la boca seca o si no hace pis. También es motivo para acudir al médico si el bebé presenta fiebre por encima de 38 grados o esta no cede con facilidad.

¿Se debe dar alimento a un bebé que presenta vómitos?

Un bebé que presenta vómitos puede ser alimentado con la leche materna o la leche adaptada, no debe ingerir alimentos sólidos durante unas seis horas y, cuando se le empieza a ofrecer, nunca se le deberá forzar a comer si el bebé no quiere.

Entre tomas se le debe ofrecer agua o soluciones de rehidratación oral propias de los niños, nunca se les debe dar bebidas isotónicas que tienen la concentración de iones y azúcares inadecuadas para la salud de un niño.

¿Puede ser el vómito una reacción normal al biberón?

Los niños pueden vomitar tras las tomas, pero estos vómitos no son abundantes, es una bocanada que puede producirse por regurgitación del bebé al expulsar el aire que ha podido tragar al alimentarse.

Si el vómito es abundante y permanente, no se puede considerar normal para el niño y es necesario consultar con el médico para conocer la causa por la que se produce esta situación.

En otras ocasiones un niño puede vomitar por tolerar mal una fórmula adaptada y, al cambiarle la misma, mejora de forma rápida.

Concepción Sebastián Fernández
Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/otros-contenidos/que-hacer-si-mi-bebe-vomita

Mi bebé vomita fórmula infantil a menudo ¿qué hacer?

¿Por qué los bebés vomitan la leche?

La regurgitación o los vómitos de la leche en fórmula es más habitual de los que pueda parecer en un principio. Es por eso por lo que, si en algún momento te preguntas por qué mi bebé la vomita, en este artículo te ayudamos a aclararlo explicándote las causas más habituales por las que se produce la regurgitación de leche en fórmula y cuándo acudir al pediatra.

¿Por qué mi bebé vomita la leche en fórmula?

La regurgitación en los bebés puede parecer alarmante, pero ciertamente es algo muy normal en bebés menores de 12 meses. La regurgitación sucede porque el músculo que normalmente retiene el contenido del estómago es aún inmaduro.

Al no estar suficientemente desarrollado, aún no es capaz de retener lo que el pequeño ingiere, como por ejemplo la leche en fórmula.

Estos vómitos que parecen tan alarmantes, se dan cuando el bebé ingiere algo y luego se mueve demasiado, o bien cuando ha comido hasta llenarse mucho.

Así que si tu bebé regurgita sin llorar y de forma tranquila, no deberás preocuparte porque es algo normal en menores de un año. Es a partir del año cuando el músculo empieza a madurar y a retener el contenido estomacal, por lo que los vómitos se irán haciendo menos frecuentes.

Si este es el caso, no debes estar preocupada por posibles intolerancias, reflujo gastroesofágico o problemas estomacales. No obstante, si prefieres descartar estas condiciones, puedes consultarlo con el pediatra para que le haga un examen a tu hijo y comprobar que todo está bien.

Para evitar que tu bebé vomite la leche en fórmula, es importante que lo mantengas erguido durante las tomas o inmediatamente después de las mismas.

También es recomendable que le ayudes a expulsar los gases tras las tomas para evitar que se acumule aire en su estómago, esto ayudará a disminuir el número de vómitos.

Si quieres algunas recomendaciones respecto a este proceso, en nuestro artículo Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases te las damos.

Diferencias entre vómitos y regurgitación en bebés

A pesar de que muchas personas piensan que es lo mismo, no lo es. Los vómitos y la regurgitación tienen sus diferencias. ¿Cuáles son? Vamos a verlas.

Regurgitación

Por norma general, los bebés recién nacidos pueden regurgitar parte de la leche. Esto suelen hacerlo tanto durante la comida como después de haber comido.

En la regurgitación, la leche sube de forma espontánea hacia fuera de la boca del bebé, a veces en forma de eructo. Es precisamente por eso por lo que la regurgitación también es conocida como reflujo gastroesofágico.

¿Por qué se produce? Porque el anillo muscular que se sitúa justo al principio del estómago no se cierra por completo. La comida baja y sube sin nada que la frene.

Suele disminuir a medida que los bebés van creciendo y su sistema digestivo va siendo más maduro. En general, desaparece antes de que el bebé llegue al año de vida. En caso de dudas, te recomendamos que lo consultes con el pediatra.

Vómitos

Mientras que el reflujo gastroesofágico no es nada violento, los vómitos sí que pueden serlo.

Ocurren cuando los músculos abdominales y el diafragma se contraen de forma fuerte mientras el estómago se relaja.

Esto provoca que la expulsión de leche vaya acompañada de contenido estomacal y que sea una expulsión más violenta y desagradable. Es recomendable visitar al pediatra.

Cuándo ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé

Es normal que, aun sabiendo que son comunes, te preguntes cuándo es el momento de ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé. Si tu bebé muestra las siguientes señales aparte de la regurgitación, y sobre todo si esta aumenta, te recomendamos ir al pediatra.

  • Llanto fuerte y/o prolongado durante o tras las tomas.
  • Gestos de dolor.
  • Irritabilidad. 
  • Pérdida de peso.
  • Estancamiento del peso.
  • Ruidos fuertes en la tripa.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea. 
  • Arcadas y vómitos.

Si tu bebé muestra algunas de estas señales, podría indicar que las regurgitaciones son producto de alguna condición digestiva, por lo que se recomienda acudir al pediatra con tu hijo para que haga un diagnóstico y te dé el mejor tratamiento.

Si el pediatra recomienda cambiar la leche de fórmula 

Es importante consultar previamente al pediatra ante cualquier modificación que deseemos hacer en la dieta del pequeño.

Si deseamos hacer el cambio porque pensamos que la leche de fórmula actual no sienta bien al bebé, debemos conversarlo con el especialista, indicando las señales que hemos observado.

Recuerda que cualquier cambio de fórmula debería ser supervisado antes por el pediatra.

Si el médico ha recomendado finalmente cambiar la marca de leche del bebé, entonces puedes seguir algunos consejos para hacer esta modificación de manera correcta. Su sistema digestivo no está del todo desarrollado, por eso su alimentación ha de ser supervisada. De ese modo, el proceso que ha de llevarse a cabo debe ser observado para detectar cualquier tipo de alteración.

Lo primero que debes hacer es informarte sobre los tipos y marcas de leche artificial. Es muy importante descartar opciones y decantarte por la que va a satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales de tu pequeño en función de su edad.

Enfamil Premium COMPLETE 2 es una leche de continuación capaz de cubrir las necesidades nutricionales del bebé a partir de los 6 meses de edad, formando parte de una dieta diversificada y equilibrada. Sus propiedades son múltiples:

  • Ayuda al desarrollo visual: Enfamil Premium COMPLETE 2 contiene el nivel recomendado por numerosos expertos de DHA, un tipo concreto de Omega 3 que contribuye al desarrollo visual normal en niños hasta los 12 meses de edad, con una ingesta diaria de 100 mg de DHA.
  • Ayuda al desarrollo cognitivo: el hierro que forma parte de su composición ayudará a su sistema inmune y a su normal desarrollo cognitivo.
  • Ayuda al crecimiento del niño: el zinc que contiene es esencial para su crecimiento y el calcio para los dientes y huesos.

Fortalece los huesos: también contiene vitamina C para fortalecer el sistema inmune y la vitamina D para que los huesos crezcan fuertes.

Comprar ahora

¿Te ha gustado este artículo? Entonces te invitamos a registrarte en el Club Enfamamá para acceder a información de calidad para que puedas acompañar a tu bebé en cada etapa. ¡Apúntate!

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/problemas-de-alimentacion/mi-bebe-vomita-formula-infantil-a-menudo-que-hacer

Por qué mi bebé VOMITA la leche materna y qué hago

¿Por qué los bebés vomitan la leche?

Según la Organización Mundial de la Salud, la leche materna es el mejor alimento que se les puede ofrecer a los bebés de forma exclusiva hasta por lo menos los 6 meses de edad, ya que aporta muchas ventajas tanto para el pequeño como para la madre. Pero hay veces que después de dar el pecho, el niño o niña parece que vomita la toma. Esto puede ocurrir por diferentes razones, algunas sin importancia y otras que pueden comprometer su salud.

En este artículo de paraBebés veremos las razones de por qué un bebé vomita la leche materna, si esto es normal o no y qué debemos hacer si el niño o niña vomita la leche materna.

Si se ha probado las dos opciones de alimentación con el bebé, es decir, que se le ha dado pecho y también ha tomado biberón con leche de fórmula (práctica que se llama lactancia mixta) y solamente se observa que le sienta mal la leche materna porque la vomita y la otra no, puede que el problema esté en alguno de los elementos que componen la leche de la madre.

El bebé puede tener en ese momento una sensibilidad hacia la lactosa por alguna razón y la leche materna tiene mucha cantidad de lactosa (azúcar de la leche), haciendo que no la tolere bien.

Por otro lado, puede que se trate de una alergia alimentaria, por algo que haya comido la madre previamente, y después una pequeña parte de ese alimento pasa a su leche y el organismo del bebé reacciona ante ese alérgeno.

Que el bebé devuelva la leche de la madre puede tener varias causas, entre ellas:

  • Está comiendo más de los que debe. Su diminuto estómago no tiene espacio para más y lo que sobra sale fuera.
  • Sensibilidad temporal a la lactosa. Esto puede ser debido a que ha sufrido una infección gastrointestinal, a consecuencia de un medicamento o por falta de hierro. Cuando se solucione ese problema principal, la sensibilidad desaparece, volviendo a la normalidad.
  • Inmadurez del sistema digestivo. En los casos de bebés prematuros, a causa de su inmadurez, algunos al principio no pueden producir la suficiente lactasa, que es una enzima presente en nuestro cuerpo capaz de descomponer la lactosa de la leche para que podamos absorberla mejor. Pasado un tiempo, se resuelve espontáneamente.
  • Nerviosismo. Si ha pasado tiempo sin comer y está llorando ansioso por comer es más fácil que vomite.
  • Gastroenteritis aguda. Esta infección produce vómitos entre otros síntomas, como diarrea o fiebre, al igual que otras infecciones estomacales.
  • Alergia a algo presente en la leche materna. Si el bebé es alérgico a un alimento y la madre lo ha ingerido, una pequeña cantidad puede pasar a la leche y provocar en el niño una reacción.
  • Galactosemia. Es una enfermedad en la que el cuerpo no es capaz de descomponer la galactosa (uno de los dos azúcares simples de la lactosa). Si tiene galactosemia, no podrá tomar nunca ninguna leche que contenga lactosa.

Primero tenemos que diferenciar entre el vómito verdadero y la regurgitación.

Vómito verdadero

En cambio, ya no es normal si se produce el vómito verdadero, es decir, enérgico y doloroso, o si se produce a partir de los 6 meses, ya que al introducir nuevos alimentos ya no suele ser habitual que los bebés regurgiten.

«¿Qué hago si mi bebé tiene vómitos?» «Si mi bebé vomita, ¿le vuelvo a dar de comer?» Es normal que ante esta situación te surjan muchas dudas. Las pautas a seguir si un bebé vomita la leche materna son:

  • Intenta ofrecer pequeñas cantidades de comida pero más a menudo para que no coma en exceso si ese es vuestro caso.
  • Si el niño vomita por nervios, anticípate y procura mantener un ambiente relajado y que no llegue a llorar por hambre, ya que de no ser así estará más nervioso. En el siguiente artículo encontrarás cómo relajar a un bebé nervioso.
  • Después de las tomas ayúdale a expulsar el aire y mantenlo en una posición erguida durante 20-30 minutos después de comer. También puedes elevar ligeramente el colchón de la cuna para que no esté completamente horizontal.
  • Trata de no vestir al bebé con prendas que aprieten en la zona del abdomen y ejerzan presión, por ejemplo unos pantalones ajustados en la cintura.
  • Si se sospecha que el bebé pueda ser alérgico a algún alimento que haya ingerido la madre, ella tendrá que eliminar de su dieta dicho alimento hasta que deje de dar el pecho. Por ejemplo, si el niño es alérgico a la proteína de la leche de vaca, la mamá deberá prescindir de los lácteos.

¿Cuando preocuparse y acudir al o la pediatra? Se deberá acudir una o una profesional si el bebé, además de vomitar, presenta uno o varios de estos casos:

  • No aumenta de peso.
  • Se encuentra muy irritable y llora mucho.
  • Rechaza las tomas y/o la comida.
  • Notas que moja menos pañales que antes.
  • Comienza a tener reflujos a partir de los 6 meses o más.
  • Vomita con fuerza de color verde, o con sangre, o similar a granos de café.
  • Encuentras sangre en su caca.
  • Tiene dificultad para respirar.
  • Si presenta cualquier otro síntoma, o no es ninguno de los anteriores pero tienes dudas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi bebé vomita la leche materna y qué hago, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Lactancia materna.

Bibliografía

  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Garrido García, J. (2010). Intolerancia a la lactosa.

Источник: https://www.parabebes.com/por-que-mi-bebe-vomita-la-leche-materna-y-que-hago-4544.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: