¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

Esto se debe a que sus horarios de sueño y vigilia se rigen por las tomas. Los bebés tienen el estómago muy pequeño y necesitan comer poco pero a menudo, por ello deben despertarse por la noche para alimentarse.

Un recién nacido suele dormir una media de dieciséis o dieciocho horas de 24 que tiene el día. No obstante, no todos los niños duermen el mismo tiempo, alguno necesitarán doce horas y otros veinte. También existen diferencias entre las horas que duermen ininterrumpidamente. Hay niños que se despiertan cada dos o tres horas y otros que permanecen dormidos cinco o seis horas del tirón.

En cualquier caso, lo que está claro es que los lactantes tienen un ciclo de sueño distinto al de un adulto, lo que explica por qué se despiertan mucho más durante la noche. Y a medida que van creciendo el ciclo de sueño, así como la calidad de éste, irá cambiando y pareciéndose más al de los adultos.

El sueño de los adultos se rige por dos estados diferenciados, el sueño REM (movimiento rápido ocular) y el sueño no REM.

A su vez el sueño NO REM se divide en 5 fases:

– Fase 1: Somnolencia. Transición de la vigilia al sueño. Aún se es capaz de percibir estímulos.

– Fase 2: Sueño ligero. Se para el movimiento de los ojos. Hay desconexión sensorial.

– Fase 3: Sueño profundo. Se intensifica el bloqueo sensorial. El cuerpo se relaja y el tono muscular desciende.

– Fase 4: Sueño muy profundo. El tono muscular está muy reducido y la actividad cerebral es muy lenta. Es difícil despertarse.

Durante el REM, el cuerpo está relajado e inmóvil pero el cerebro activo. Es la fase en la que se presentan los sueños. Hay movimiento ocular rápido. En esta fase es fácil despertarse por un ruido u otras molestias.

Los adultos, mientras permanecen dormidos, pasan de una fase a otra del sueño NO REM de forma cíclica hasta llegar a la fase REM. Cada 90 o 100 minutos, aproximadamente, comienza un nuevo ciclo de sueño en el que los últimos 20 o 30 minutos se corresponden con lafase REM.

¿Por qué se sobresaltan los bebés durante el sueño?

Los bebés, sin embargo, pasan casi el 50% del sueño en REM y en esta fase se pueden despertar fácilmente.

Desde que nacen, y hasta aproximadamente los tres meses, los bebés al dormir pasan directamente al dueño REM, no como los adultos que antes experimentan un sueño profundo y al cabo de 90 minutos pasan a la fase REM.

Por eso cuando se acuesta a un bebé se puede observar que durante los primeros veinte minutos de sueño, sus ojos se mueven rápidamente bajo sus párpados cerrados y se sobresalta o se asusta con cualquier ruido.

Y es que, como decíamos, pasar más tiempo con sueño ligero es un mecanismo de supervivencia, que le hace despertarse con facilidad cuando tiene hambre o dolor, para pedir ayuda.

Otra de las razones de estos “sustos” durante el sueño es que un bebé tarda menos que un adulto en recorrer el ciclo de sueño y mientras pasa de una fase a otra es más sencillo que se despierte bruscamente por hambre o por malestar.

Los bebés, además, aún no tienen control sobre sus movimientos. Su todavía inmaduro sistema nervioso provoca esas sacudidas espasmódicas de manos y pies cada vez que se mueve. Dando la impresión de que se asusta. Esto puede estar relacionado con el reflejo de Moro.

Este reflejo o respuesta involuntaria de sobresalto está presente en los bebés desde que nacen hasta alrededor de los 3 o 4 meses.

Es un tipo de respuesta ante un estímulo brusco, por el que el niño extiende o sacude los brazos y piernas repentinamente a modo de sobresalto ante un fuerte e inesperado ruido o ante la sensación de que se cae hacia atrás.

Aunque generalmente no hay por qué preocuparse por el ruido, ya que los bebés de pocos meses no necesitan silencio absoluto para dormirse, lógicamente, un ruido súbito y fuerte puede hacerlos sobresaltarse e incluso despertarlos.

Consejos para que un bebé duerma mejor

Aunque que los bebés se sobresalten durante el sueño los primeros meses es algo totalmente normal, a veces que los bebés concilien el sueño es algo complicado. El sueño es un proceso madurativo en el que los padres no pueden hacer nada para que se acelere, pero el deseo para que el bebé duerma mejor siempre va a estar ahí.

– La oscuridad total es lo más recomendable para el descanso nocturno para el bebé, pero también para los adultos si se hace colecho. Pero, a medida que crecen muchos niños se niegan a dormir sin una luz. Lo mejor es que en estos casos se escoja una luz pequeña, que no ilumine mucho la estancia y que no quede a la altura de los ojos para que no se desvele.

– Se debe mantener una temperatura estable de la habitación, en torno a los 20 grados. A nadie le gusta pasar frío ni calor durante la noche. Además los recién nacidos no saben termorregularse y hasta unos meses después no saben taparse y destaparse.

– Para que el bebé duerme mejor, es recomendable el colecho. A los bebés de pocos meses (y a algunos de más tiempo también) les gusta la cercanía con sus padres, sobre todos si son lactantes y tienen acceso al pecho a demanda durante la noche. Esto dependerá de la familia ya que hay niños que no soportan dormir acompañados y padres que tampoco. Es una opción a valorar.

– Cambiar el pañal a media noche, muchos de los pañales que hay hoy en día permiten al bebé estar seco durante 12 horas. Si le cambias al bebé el pañal antes de irte a dormir, evitarás tener que levantarte durante la noche a cambiarle el pañal, y evitarás madrugar por el mismo motivo.

Reflejo de moro

Definición:

Se caracteriza porque si se le levanta al bebé un poco la cabeza tirando de las manos y a continuación se le suelta, el pequeño separa brsucamente los brazos, los vuelve a juntar sobre el pecho, abre las manos y finalmente se echa a llorar. Es una reacción automática e involuntaria.

Síntomas:

Ninguno

Tratamiento:

Este reflejo desaparece solo a lo largo de los primeros 4 meses de vida.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/por-que-los-recien-nacidos-se-asustan-cuando-duermen-6232

¿Cómo evitar que un bebé se sobresalte?

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

Para un bebé que acaba de nacer, muchas cosas pueden resultar muy desagradables, porque ya no tienen los mismos límites que los protegen que antes. Por eso, ante una continuación sensación de inseguridad, es normal que se sobresalte, sobre todo, a la hora de dormir, si escucha un ruido fuerte o esté cerca de una luz potente.

Además de estos factores, tu chiquitín deberá experimentar una serie de sensaciones que, probablemente, no lograrás impedir. Escenarios como la interacción con el pediatra, el contacto con los tejidos de la ropa, el hambre, el traslado de un lugar a otro, el agua sobre la piel, el exceso de ruido, etc. Frente a esto, lo raro es que no se llegue a sobresaltar.

Los sobresaltos del bebé son normales, pero podemos hacerles sentir mejor

Afortunadamente, existen algunas recomendaciones que te ayudarán a evadir estos terribles momentos, que le mantienen en un constante estado de alerta. Por supuesto, mantenerlo entre tus brazos, acariciarlo en situaciones de estrés, hablarle con suavidad y no dejarle llorar por largos minutos le permitirán sentirse en un espacio seguro.

Por otro lado, es recomendable que estés cerca de él durante las noches, por ejemplo, durmiendo con tu pequeñito en la cama (colecho) o la cuna en la habitación tuya, para que no se sienta solo ni un segundo y puedas atenderlo con rapidez cuando te llame con su delicado llanto.

¿Qué es el reflejo de Moro?

Todos los retoñitos llegan al mundo con diversos movimientos involuntarios o reflejos, que son señales claras de una buena salud. El sobresalto, mejor conocido como reflejo de Moro, es uno de esos signos que se detectan en la primera evaluación al bebé.

Este consiste en la extensión de los brazos y la apertura de sus manitos con las palmas hacia arriba, al sentir que les hace falta un apoyo. También abren los ojos con una expresión de susto y tensa la espalda y los hombros.

El reflejo de Moro no debe persistir luego de los primeros cuatro meses

Generalmente, desaparece en los primeros cuatro meses de vida. Y, en el caso de que no lo presente, sugiere una anomalía en el cerebro o la médula espinal; pero si hace los movimientos de un lado, podría presentar una fractura de clavícula o daños en el sistema nervioso.

Ahora bien, si persiste luego de este período, es importante que le consultes a tu pediatra para descartar otros daños neurológicos.

Consejos para que tu hijo no se sobresalte

Los tres primeros meses de un recién nacidos son trascendentales, puesto que es lo que tardan en adaptarse al medio ambiente que ahora les rodea. Esto no significa que lo aísles por completo, pero sí que tengas en cuenta ciertas precauciones con él para que no se sobresalte demasiado.

Seguramente, todas queremos verle descansar con tranquilidad y que nada lo perturbe, para que sueñe con los angelitos. Así que es hora de poner manos a la obra con estos sencillos tips que te permitirán lograr esta meta:

  1. Si piensas dormirle dentro de un coche o el moisés, mécelo con ligeros movimientos; de lo contrario, experimentará una sensación de vacío y puede que se sobresalte.
  2. Si empieza a llorar por hambre, no le dejes esperando para que no se ponga ansioso. La alimentación tiene que ser a libre demanda.
  3. No lo lleves de inmediato a una estancia iluminada, si estaba en un espacio oscuro.
  4. No lo sometas a cambios de temperaturas bruscos, ni a fuertes corrientes de aire.
  5. Evita la ropa ajustada y vístelo con prendas suaves de algodón.
  6. Trata de acostarle en una cuna pequeña, para que se sienta seguro.
  7. Y, en cuanto a las visitas, no permitas que lo despierten. Exígeles que esperen para conocerlo.

El regazo de mamá, el mejor refugio

Para estos angelitos, no hay nada mejor que el calor de mamá para sentirse bien. Por este motivo, tienes que cuidar con precisión la forma en cómo lo sostienes, en especial, en el área de la cabeza y los hombros.

Arrópalo con tu amor para que se sienta más seguro en el mundo

Al dormir, trata de moverlo con suavidad y con cuidado de que el cuello no quede sin un soporte. Durante el baño, cambio de vestimenta o de pañal son circunstancias en las que tenemos que darle la mayor seguridad, para que no se desesperen.

Mami, tú eres su abrigo perfecto en este entorno que están por conocer. Cuídalo con mucho amor y verás que no sufrirá tantos sobresaltos.

Источник: https://eresmama.com/evitar-bebe-se-sobresalte/

El sueño y los recién nacidos

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

  • Tamaño de texto más grande

Los recién nacidos aún no tienen conciencia del día y la noche. Duermen a lo largo de las 24 horas del día y, puesto que sus diminutos estómagos no retienen suficiente leche materna o de fórmula como para mantenerse satisfechos durante mucho tiempo, se despiertan con frecuencia para comer, sin importarles la hora del día o de la noche que sea.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi recién nacido?

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés recién nacidos deben dormir de 14 a 17 horas en cada período de 24 horas. Algunos recién nacidos duermen hasta 18-19 horas al día.

Los recién nacidos se despiertan cada pocas horas para comer. Los bebés amamantados se alimentan con mayor frecuencia, aproximadamente cada 2-3 horas. Los bebés que se alimentan con biberón se suelen alimentar con menos frecuencia, aproximadamente cada 3-4 horas.

Cuando un recién nacido duerme durante períodos más largos de tiempo, se le tiene que despertar para que se alimente. Despierte a su bebé cada 3-4 horas para comer hasta que muestre una buena ganancia de peso, lo que suele ocurrir en las primeras semanas de vida. A partir de entonces, podrá dejar dormir a su bebé durante períodos de tiempo más largos por la noche.

Los primeros meses de la vida de un bebé pueden ser los más duros para los padres, que se pueden tener que despertar muchas veces por la noche para atenderlo. Cada bebé tiene su propio patrón de sueño. Algunos empiezan a dormir «toda la noche de un tirón» (de 5 a 6 horas seguidas) cuando tienen de 2 a 3 meses de edad, pero hay otros que no.

¿Cómo deben dormir los bebés?

Durante las primeras semanas de vida del bebé, algunos padres optan por compartir la habitación con él.

Compartir la habitación con un bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de dejarlo dormir en una habitación independiente.

Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama.

Si bien compartir la habitación es seguro, colocar al bebé a dormir en la cama junto con los padres no lo es. Compartir la cama con un bebé aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y otras muertes relacionadas con el sueño.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo (sobre el abdomen) ni de costado. El índice de SMSL se ha reducido mucho desde que la AAP introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o el moisés. Guarde los juguetes de peluche, las almohadas, las mantas, las cubiertas, edredones, o colchas, las sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerma el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no le fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.

Ayudar a su recién nacido a dormir

Cada recién nacido sigue su propio patrón. A lo largo del siguiente par de semanas o meses, usted y su bebé empezarán a elaborar su propia rutina.

Es posible que al cerebro de su bebé le lleve varias semanas aprender a distinguir entre el día y la noche. Lamentablemente, no hay trucos para acelerar este proceso, pero puede ayudar el hecho de mantener el silencio y la calma durante las tomas y los cambios de pañal nocturnos.

Intente mantener las luces en penumbra y resístase al deseo de hablar o jugar con su bebé. Esto reforzará el mensaje de que la noche es para dormir. De ser posible, deje que su bebé se duerma en su cuna o moisés por la noche para que aprenda que ese es el lugar adecuado para dormir.

No trate de mantener despierto a su bebé durante el día esperando que duerma mejor por la noche. Los bebés que están muy cansados tienen más problemas para dormir por la noche que los que han dormido lo suficiente durante el día.

Si su recién nacido está molesto o inquieto, está bien que lo acune, lo abrace y le cante hasta que se tranquilice.

Envolver a su bebé en una sábana o mantita ligera también puede ayudar a calmarlo cuando esté llorando. Durante los primeros meses de vida, es imposible «mimar o malcriar» a un bebé.

(De hecho, los recién nacidos que se llevan en brazos durante el día tienden a tener menos cólicos y a estar menos inquietos o molestos.)

¿Cuándo debería llamar al médico?

Aunque la mayoría de los padres pueden esperar que su recién nacido duerma o haga muchas siestas a lo largo del día, la variedad dentro de lo que se considera normal es bastante amplia. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sleepnewborn-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: