Posiciones para amamantar

Contents
  1. 10 técnicas y posturas para amamantar a un bebé
  2. Posición sentada para amamantar
  3. Otra de las posiciones para amamantar es de cuna cruzada
  4. Posición de fútbol americano para amamantar
  5. Posición para amamantar acostada
  6. Otra de las posiciones para amamantar acostada
  7. Posición de caballito para amamantar
  8. Una de las posiciones de lactancia en movimiento
  9. Posición para amamantar al bebé cuando está boca arriba
  10. Signos de buen agarre en la lactancia
  11. Signos de succión correcta del bebé
  12. Lactancia materna: 11 posiciones posibles para dar el pecho
  13. La comodidad primero
  14. 1. Posición de lactancia acostada o reclinada
  15. 2. Posición de cuna
  16. 3. Posición cuna cruzada
  17. 4. Posición de balón de rugby
  18. 5. Posición de balón de rugby doble
  19. 6. Posición acostada de lado
  20. 7. Posición acostada tras cesárea
  21. 8. Posición de koala
  22. 9. Posición a cuatro patas
  23. 10. Con portabebés
  24. 11. Posición de mano de bailarina
  25. Consideraciones previas
  26. 5 posiciones y consejos durante la lactancia
  27. Acunado cruzado
  28. Posición acunada
  29. Posición de rugby
  30. Acostada de lado
  31. Posiciones para amamantar que debes evitar
  32. Consejos para cada posición para amamantar
  33. Cinco posiciones para dar el pecho y consejos
  34. La posición sentada sobre brazo opuesto
  35. La posición sentada sobre el mismo brazo
  36. La posición de fútbol americano
  37. La posición tumbada de lado
  38. La posición para amamantar a gemelos
  39. Posturas que debes evitar al dar el pecho
  40. Consejos para todas las posturas de lactancia materna
  41. Posiciones para amamantar al bebé
  42. La posición de cuna
  43. La posición de cuna cruzada
  44. La posición acostada de lado
  45. La posición de canasto o pelota
  46. Agarre
  47. Interrumpir la succión
  48. ¿Cómo puedo saber si mi bebé come lo suficiente?
  49. Succión tranquilizadora
  50. De cara al futuro

10 técnicas y posturas para amamantar a un bebé

Posiciones para amamantar

Una de las dudas que tenemos al ser madres, es acerca de la postura correcta para amamantar a nuestro bebé. Existen varias posiciones que la madre y el neonato pueden adaptar para una lactancia exitosa. Por eso es necesario que conozcas estas 10 técnicas y posturas para amamantar a un bebé.

Posición sentada para amamantar

También conocida como posición de cuna. Es la más utilizada por las madres al considerarse como una de las más sencillas para iniciar en la lactancia. En esta postura, cargas al bebé y lo estiras frente a ti.

De esa forma empezará a lactar y sus pies lo ubicará hacia el otro pecho.

Cabe resaltar que la posición sentada para amamantar puede ser incómoda para las mamás que dieron a luz por cesárea ya que genera presión en la herida.

Otra de las posiciones para amamantar es de cuna cruzada

La postura de cuna cruzada, es similar a la anterior. En este caso, se sostiene al bebé con el otro brazo y se sujeta su pecho. Como en la posición para amamantar de cuna, el abdomen del bebé se debe ubicarse frente al de la madre.  Es elegida en muchos casos cuando el nene es muy pequeño y tiene dificultades para sostener de manera correcta el pecho.

Posición de fútbol americano para amamantar

La posición de fútbol americano para amamantar, es recomendable para las mamás que han dado a luz por cesárea o que han tenido gemelos. Así podrás dar de lactar a tus dos bebés en el mismo momento.

Para esta postura debes iniciar colocando un cojín debajo de su cuerpo, sujetar el cuello del bebé con la mano del mismo lado del pecho que usarás.

De esa manera sus piernas estarán dirigidas hacia tu espalda y su rostro frente a tu pecho.

Posición para amamantar acostada

La posición para amamantar acostada, te posibilitará moverte y acostarte en el proceso de lactancia. Se recomienda utilizarla cuando la madre aún tiene molestias por el parto.

Lo primero que debes hacer es acostarte de lado con almohadas en la espalda y piernas. Acomoda al bebé  a tu lado y coloca su cara frente a tu pecho.

Luego tienes que sostener su cabeza hasta conseguir que sujete el pecho.

Otra de las posiciones para amamantar acostada

La posición para amamantar acostada con el bebé a la inversa, es menos utilizada a diferencia de la anterior. Sin embargo, hay madres que la consideran como una postura cómoda. De igual manera, debes acostarte de lado con almohadas detrás de la espalda para apoyarte. Colocar la cara del bebé en el pecho y ubicar sus piernas en tu hombro.

Posición de caballito para amamantar

La posición de caballito para amamantar, es recomendada en caso tu bebé presente dificultad al sujetar tu pecho. Es importante sostener al bebé de manera firme con una mano mientras esté sentado. Para ello, se coloca las piernas del bebé entre la pierna de la mamá y se sujeta la cabecita con una mano.

Una de las posiciones de lactancia en movimiento

Cuando tengas más experiencia al momento de amamantar a tu bebé, puedes optar por una de las posiciones de lactancia en movimiento. Es ideal si realizas otras actividades, solo necesitas de un portabebés, lo ideal es colocarlo con firmeza y colocar su rostro sobre tu pecho.

Posición para amamantar al bebé cuando está boca arriba

En esta postura, se coloca al bebé boca arriba sobre la cama y la madre se ubica encima, de tal forma que el bebé se ubique frente a su pecho. Se recurre a esta posición para amamantar cuando la mamá sufre de mastitis aguda ( infección mamaria que origina dolor en los pechos) o de alguna obstrucción.

Signos de buen agarre en la lactancia

Cuando hayas elegido la posición más cómoda para ti y tu bebé, debes asegurarte que haya signos de buen agarre, indispensable para su correcta alimentación. A continuación, te detallamos los signos de buen agarre en la lactancia

Asegúrate que la cabeza y el cuerpo de tu bebé estén ubicados en línea recta para que no haya problemas al momento de amamantar. Seguidamente, recuerda colocar el mentón y la nariz muy cerca de tu pecho. Fíjate que antes de lactar, la boca de tu hijo esté bien abierta.

Signos de succión correcta del bebé

La succión al principio es muy rápida y suave, alrededor de un minuto después, las succiones de tu bebé serán más lentas y profundas con algunas pausas. Es adecuado que la succión correcta del bebé recién nacido sea de 10 a 30 succiones, en donde el bebé respirará sin necesidad de interrumpir el proceso.  

En caso el pequeño realice de 3 a 5 succiones seguidas con pausas para respirar, lo más probable es que tenga una succión inmadura lo que generaría una mala alimentación. Para  asegurarte de que este procedimiento se realice satisfactoriamente, se recomienda que no haya mucho ruido en el lugar donde está lactando. Esto con el fin de escuchar a tu bebé mientras toma la leche.

Ahora que ya conoces las técnicas y posiciones para amamantar a tu pequeño, elige la que más se acomode a ustedes y ponlo en práctica. Asegúrate de seguir la técnica adecuada para el buen agarre y lograr que tu bebé reciba una buena alimentación en su primer año de vida.

Источник: https://mamitafeliz.com/10-tecnicas-y-posturas-para-amamantar-a-un-bebe/

Lactancia materna: 11 posiciones posibles para dar el pecho

Posiciones para amamantar

Existen múltiples opciones que se adaptan a las situaciones específicas de la madre y el bebé para que la lactancia sea exitosa/EFE/Cedida por Medela

Para facilitar una lactancia exitosa, existen múltiples posibilidades que se adaptan a las situaciones específicas de la madre: dificultades con el agarre del bebé, partos prematuros o por cesárea, mastitis, bebés con reflujo, infecciones de oído o partos gemelares.

Con objeto de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra hasta el 7 de agosto, se recogen algunas de las posturas preferidas por las madres a la hora de dar el pecho y se destacan las principales consideraciones de expertos en este campo para que la lactancia sea satisfactoria y fructífera.

No existe una posición correcta o incorrecta para sujetar y alimentar el bebé, lo que debe primar es la comodidad

Según la Encuesta Nacional de Sanidad de 2017, en los últimos 20 años se ha observado un incremento de la lactancia materna, tanto en frecuencia como en duración. A los 6 meses casi el 40% de las mujeres continúa con lactancia materna exclusiva.  

La OMS y la Asociación Española de Pediatría recomiendan mantener la lactancia materna hasta los 2 años, siendo esta exclusiva durante los primeros seis meses, e incluyéndose a partir de entonces una alimentación complementaria.

La comodidad primero

No existe una posición correcta o incorrecta para sujetar y alimentar el bebé. Así lo destaca la compañía especializada en lactancia materna Medela, que insiste en que lo que debe primar es la comodidad de la madre y del bebé durante la sesión de lactancia.

En esta línea, la neonatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, la doctora Leticia Ruiz, afirma que, “aunque hay muchas posiciones para la lactancia materna, lo más importante es que tanto la madre como el niño estén cómodos”.

De acuerdo con la especialista, la comodidad viene dada por dos cosas: en primer lugar, la madre debe tener la espalda reclinada y los pies apoyados, y en segundo, el niño tiene que mantener las cervicales alineadas con la espalda.

Aunque cualquier posición es adecuada, la neonatóloga recomienda adecuarse a las situaciones. Por ejemplo, en la primera semana de postparto la zona baja del abdomen puede estar más dolorida (especialmente tras la cesárea) y recomienda utilizar una almohada o un cojín de lactancia para elevar al bebé.

“También hay que cambiar las posiciones a medida que el bebé va ganando peso y talla”. Sin embargo, según declara la doctora Ruiz, generalmente la posición preferida entre las madres es sentada, pegando abdomen con abdomen y el bebé cogido en brazos.

Posición reclinada, la más habitual entre las madres/EFE/Cedida por Medela

Se ha comprobado que el contacto piel con piel del bebé con la madre provocan un aumento de los niveles de oxitocina, hormona que participa en la liberación de la leche materna. El estrés dificulta la producción de oxitocina, por lo que la comodidad y la relajación de la madres son fundamentales para favorecer el flujo de leche.

1. Posición de lactancia acostada o reclinada

Es la posición de lactancia biológica y suele ser la primera elección de las madres, tal y como confirma la doctora Leticia Ruiz. Para estar más relajada y poder ver al bebé, la madre puede utilizar almohadas y cojines. De esta manera, puede permanecer reclinada en lugar de acostada.

Es muy útil si la madre tiene una bajada de leche o los pechos grandes, o si al bebé no le gusta que le toquen la cabeza mientras se alimenta.

Además, el contacto piel con piel estimula los instintos de alimentación del bebé y la gravedad le permite agarrarse bien.

Es la posición habitual inmediatamente después de dar a luz, ya que si la madre coloca al bebé sobre su tripa, este gateará de forma instintiva hasta agarrarse a su pecho.  

2. Posición de cuna

La posición clásica y la más popular, aunque no siempre proporciona tanta sujeción al bebé como el resto de posturas. La madre se sienta en vertical y el bebé tiene colocados la cabeza y el cuello sobre el antebrazo de la madre y el cuerpo en el estómago.

Si la madre se coloca un cojín en los hombros o en la espalda evitará tensiones, y si opta por utilizar un cojín de lactancia debe tener en cuenta que sus pechos deben estar a la altura del bebé para evitar que esté demasiado alto y acabar con los pezones doloridos y agarre tensionado.

Posición de cuna cruzada, muy útil si hay dificultades con el agarre del bebé/EFE/Cedida por Medela

3. Posición cuna cruzada

Esta posición es similar a la anterior, pero en este caso el bebé descansa sobre el antebrazo contrario. Es muy útil si hay dificultades con el agarre del bebé, porque la madre tiene más control sobre su colocación y puede usar la mano libre para sujetar al pequeño a la altura del cuello e inclinarle la cabeza.

El agarre es uno de los aspectos más importantes para un buen inicio que facilite una lactancia satisfactoria, ya que un agarre deficiente influye en el desarrollo del bebé y puede dañar los pezones y provocar dolor. Para un buen agarre, la madre debe dirigir el pezón hacia el paladar del bebé.

Esta posición es muy recomendable para bebés recién nacidos, aunque es importante tener en cuenta que durante los primeros días la madre no debe sujetar al bebé. Al inclinar el mentón del bebé contra el pecho se provoca un agarre superficial que podría causar pezones doloridos. Comienza a ser adecuada cuando el bebé es más grande.

4. Posición de balón de rugby

También conocida como posición auxiliar o de acoplamiento. La madre está sentada y el bebé queda acostado sobre su costado, apoyado en su antebrazo y con los pies en dirección al respaldo. El cuerpo del bebé está hacia atrás y la cabeza se mantiene centrada en la línea media del abdomen de la madre. 

Es una de las opciones preferidas para las madre de bebés prematuros, de gemelos o para aquellas madres que hayan dado a luz mediante cesárea, porque no apoyan al bebé sobre la herida. Ofrece seguridad al bebé y a la madre porque ambos se miran mutuamente, lo que a su vez sirve para reforzar el vínculo materno-filial.

Posición balón de rugby, también útil en caso de gemelos/EFE/Cedida por Medela

5. Posición de balón de rugby doble

En el caso de los gemelos, es habitual que las madres necesiten ayuda para colocar al segundo bebé cuando el primero ya está enganchado.

Es ideal para gemelos, y es la similar a la posición anterior pero necesita una almohada de lactancia doble.

Este complemento proporciona sujeción extra para que la madre pueda dar el pecho a los dos bebés al mismo tiempo mientras mantiene las manos relativamente libres y sin ejercer presión sobre su tripa (fundamental tras cesárea).

No obstante, es importante tener en cuenta que “normalmente, todos los bebés tienen predilección por uno de los dos pechos por una cuestión postural”, explica la neonatóloga. Con los gemelos, esta postura es recomendable si es posible enganchar los dos bebés a la vez, pero si uno es muy nervioso o tiene bajo peso, será preferible darle de comer primero.

6. Posición acostada de lado

La madre y el bebé están acostados el uno junto al otro, tripa contra tripa. Es ideal para tomas nocturnas, para madres que tienen puntos sutura de la cesárea y puede facilitar la lactancia a bebés con frenillo corto o anquiloglosia.

La doctora Leticia Ruiz subraya que la madre debe estar atenta al riesgo por aplastamiento que existe en esta posición en el caso de que la madre se quede dormida, o al hecho de que el bebé se duerma y deje de succionar.

7. Posición acostada tras cesárea

Es complementaria a la anterior. La madre está tumbada y tiene el cuerpo del bebé sobre el hombro. En esta postura se evita soportar el peso del bebé sobre la herida.

8. Posición de koala

El bebé está sentado a horcajadas sobre los muslos o las caderas de la madre. Tanto su cabeza como su columna se deben mantener verticales durante la sesión de lactancia.

Suele ser la posición más cómoda para bebés que sufren reflujo o tienen infecciones de oído. También es beneficiosa para bebés con anquiloglosia o bajo tono muscular.

Posición de koala, para bebés que sufren reflujo o infecciones de oído/EFE/Cedida por Medel

9. Posición a cuatro patas

Es muy útil en los casos de mastitis, aunque posiblemente no sea la posición más cómoda y es recomendable recurrir a ella sólo durante periodos cortos de tiempo. El bebé está tumbado y la madre se coloca de cuclillas dejando suspendido el pezón sobre su boca.

10. Con portabebés

La madre debe ver el rostro del bebé y comprobar que su barbilla no queda presionada contra su pecho, por lo que es mejor cuando el lactante es capaz de sujetar la cabeza por sí mismo.

Es muy práctica para dar el pecho fuera de casa, si al bebé no le gusta que le tumben o si se alimenta con frecuencia.

11. Posición de mano de bailarina

Está especialmente indicada para bebés con un tono muscular bajo, como aquelloss nacidos de forma prematura, con síndrome de Down, o los que tienen dificultades para mantenerse agarrados. Esta posición ofrece gran sujeción y permite a la madre ver cómo está colocado el bebé.

La madre debe sujetar el pecho por debajo con su mano con tres dedos en forma de U, y coger la mandíbula del bebé colocando el pulgar y el índice sobre sus mejillas.

Posición mano de bailarina, modo de sujeción del pecho y de la barbilla del bebé/EFE/Cedida por Medela

Consideraciones previas

Antes de empezar la toma, la madre debe asegurarse de tener todo lo necesario a su alcance (bebida, un tentempié, etc.) y estar cómoda. La toma habrá finalizado cuando e bebé haya ingerido lo suficiente, es decir, cuando deje de succionar. Según informa la neonatóloga, entonces se enfadará y se soltará, o se quedará dormido.

Una postura que está contraindicada si se da el pecho es que los niños duerman boca abajo. “Esta postura está asociado a la muerte súbita del lactante, y la madre debe estar atenta por si el bebé se voltea al acabar la toma”, sostiene la doctora Ruiz.

Si el agarre no es correcto, el principal síntoma es el dolor. “Los primeros días, el enganche produce dolor, pero las molestias van desapareciendo con la succión”, apunta la doctora del Hospital Nuestra Señora del Rosario. Si el dolor se mantiene, puede producir dolor, grietas o heridas.

Un agarre deficiente influye en el desarrollo del bebé y puede dañar los pezones y provocar dolor

La lactancia materna es a demanda, y la frecuencia y la duración de las tomas es muy variable. La principal duda de las madres que dan el pecho es que no saben lo que el bebé está comiendo. Para aliviar a las madres primerizas, Leticia Ruiz recomienda enganchar frecuentemente el bebé, lo cual a su vez estimula la producción de leche.

Hay que recordar que la lactancia materna tiene importantes beneficios. Los más inmediatos para la madre son: la vuelta a la situación basal del útero, la recuperación de un peso normal, el vínculo psicológico materno-filial y la prevención de cáncer de útero y de mama.   

(5 votes, average: 3,60 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/posturas-lactancia-dar-pecho

5 posiciones y consejos durante la lactancia

Posiciones para amamantar

Tu bebé y vos tienen necesidades únicas porque cada mamá y cada bebé son distintos. De manera que es completamente normal que determinada posición para amamantar te resulte más cómoda que otras. Hay muchas posiciones diferentes para dar el pecho, desde la posición del “acunado cruzado”, hasta la “posición de rugby”.

De hecho, es buena idea cambiar las posiciones para amamantar a tu bebé de vez en cuando, para así permitir que tus senos se vacíen por completo y ayudar a prevenir enfermedades como la mastitis. Sigue leyendo para conocer más sobre las diferentes posiciones y descubre algunos consejos útiles para tener una lactancia exitosa.

Acunado cruzado

Esta es una de las mejores posiciones para empezar a amamantar. Busca una silla cómoda con apoyabrazos y siéntate derecha. Acerca tu bebé hacia el frente de tu cuerpo, su barriguita tocando la tuya.

Mantén al bebé en la curva interior de tu antebrazo, y colócalo frente al pecho con el que se va a alimentar. Usa el brazo derecho para la mama izquierda y el brazo izquierdo para la mama derecha.

Apoya su cabeza en tu mano abierta, y con la otra, sostén tu seno desde la base formando una U con tu mano, pero sin apretarlo.

Sostén la cabeza del bebé con tu mano y antebrazo: apoya la parte posterior del cuello entre los dedos y el pulgar, acerca su boca hacia tu seno sin inclinarte hacia adelante, como si quisieras acunarlo en tu pecho. Recuerda que es el bebé el que deber ir hacia el pecho, no el pecho hacia el bebé. Esta posición para amamantar es estupenda para que el bebé aprenda a prender el pecho correctamente.

Posición acunada

Esta posición para amamantar es similar a la de cuna cruzada, con la diferencia de que apoyas a tu bebé en el brazo que está del mismo lado que el pecho con el que lo vas a alimentar. Siéntate derecha en una silla cómoda y con apoyabrazos.

Acuna al bebé en tu brazo con su cabeza descansando cómodamente en la curva interior de tu antebrazo, mientras mira hacia tu pecho. Asegúrate de que la cabeza del bebé esté alineada con el resto de su cuerpo y que no se haya ladeado. Para obtener soporte adicional y estar más cómodos, puedes usar una almohada para amamantar entre tu regazo y el bebé.

Si no tienes una almohada diseñada para dar el pecho, una normal también te pueden servir para acomodarte.

Posición de rugby

Si te estás recuperando de una cesárea o si tienes senos grandes, la posición de rugby puede ser muy cómoda para ti ya que el peso del bebé no está sobre tu abdomen.

Con el codo doblado sostén al bebé en tu antebrazo, manteniendo el brazo pegado a tu lateral, más o menos al nivel de tu cintura. Apoya la cabeza del bebé en tu mano abierta, el bebé debe mirar hacia tu pecho.

La espalda del pequeño descansará en tu antebrazo, como si estuvieras sosteniendo una pelota de rugby. Acuna tu seno con la otra mano formando una C. Esta posición es también muy recomendada para bebés prematuros.

Acostada de lado

Esta posición para amamantar es ideal para esos momentos en que el cansancio y las pocas horas de sueño se han llevado buena parte de tu energía. La posición para amamantar acostada de lado es ideal ya que puedes recostarte para alimentar a tu bebé, eso sí, asegúrate de mantenerte despierta. Esta postura para amamantar también es muy cómoda si has tenido una cesárea.

Acuéstate de lado y coloca a tu bebé mirando hacia tu pecho, asegúrate de sostenerlo con una mano. Usa la otra mano para tomar el pecho con el que lo vas a alimentar y toca el pezón con los labios de tu bebé. Una vez que se enganche, puedes usar un brazo para apoyarte y el otro para sostener a tu bebé cerca de tu cuerpo, recuerda que su cuerpo debe estar en alineado con el tuyo.

Posiciones para amamantar que debes evitar

Evitar ciertas posiciones que pueden ser perjudiciales para vos o para tu bebé, como:

  • Agachar o acuclillar a tu bebé
  • Tener el cuerpo y la cabeza de tu bebé apuntando en diferentes direcciones
  • Sostener el cuerpo de tu bebé lejos de tu pecho.

Consejos para cada posición para amamantar

No importa cuál sea la posición que elijas, querrás hacer todo lo posible para que vos y tu bebé se sientan cómodos, así que además de conocer las posiciones correctas para amamantar, prueba lo siguiente:

  • Apoya tu cuerpo. Elije una silla con posa brazos y usa una almohada para amamantar o varias almohadas para apoyar la espalda y los brazos. El sofá promedio no te dará suficiente apoyo. Considera usar un reposapiés, o improvisa con una mesa de café para mantener tus pies un poco en alto.
  • Apoya tus pechos. Es probable que sus senos se sientan más pesados a medida que se llenan de leche. Usa tus manos para sostenerlos mientras alimentas al bebé. Mantén tus dedos alejados del pezón y la areola para que tu bebé no los succione accidentalmente. Si tienes senos grandes puedes colocar una toalla enrollada o una manta debajo del seno para mantener el pezón en ángulo recto con la boca de tu bebé.
  • Apoya a tu bebé. Asegúrate de que tu bebé esté cómodo, seguro y no demasiado abrigado, así comerá con buen ánimo, se prenderá mejor y la succión será más fuerte. Usa tu brazo o mano para sostenerlo en su lugar, también puedes colocar una manta o almohada debajo de su cabeza y espalda para brindarle apoyo adicional y garantizar que su cabeza esté nivelada con tu seno. También puedes colocar una almohada para amamantar en tu regazo, sobre ella poner al bebé para que ambos se sientan más cómodos, esto es especialmente recomendable si has tenido una cesárea.
  • Alterna las posiciones para amamantar. Esto puede ayudar a prevenir el dolor del pezón, la obstrucción de los conductos de leche y la mastitis.
  • Alterna los pechos. Cuando tu bebé termine un seno, ofrécele el otro. Si está satisfecho, recuerda empezar la siguiente toma con el pecho del que no comió antes. Esto ayudará a aumentar la producción de leche y ayudará a prevenir la mastitis.
  • •Relájate. Asegúrate de estar relajada antes y durante la lactancia, ya que esto ayudará disfrutar la experiencia y ayudará a tu bebé a estar más tranquilo. La lactancia es una momento maravilloso para establecer el vínculo con tu bebé, y una vez que domines la técnica y hayan establecido una rutina disfrutarás mucho de amamantar a tu bebé. Si tienes alguna pregunta sobre cómo amamantar o si quieres saber más sobre la lactancia materna en general, consulta nuestro artículo sobre preguntas frecuentes sobre cómo amamantar.

La experiencia de amamantar es diferente para cada mujer, y no pasa nada si el comienzo va lento, esto es algo nuevo y hay que practicar para aprender a hacerlo bien. Mientras más amamantes, más fácil será darle pecho a tu bebé. No dudes en consultar una asesora de lactancia o a tu médico obstetra si estás preocupada por tu lactancia o si tiene preguntas.

Источник: https://www.pampers.com.ar/recien-nacido/la-alimentacion/art%C3%ADculo/cinco-posiciones-y-consejos-durante-la-lactancia

Cinco posiciones para dar el pecho y consejos

Posiciones para amamantar

Tu bebé y tú tenéis vuestras propias necesidades, por lo que es posible que una única forma de dar el pecho no les venga bien a todas las madres y a todos los bebés.

Existen muchas posiciones diferentes para dar el pecho, desde la posición sentada sobre brazo opuesto hasta la posición de fútbol americano.

De hecho, es buena idea cambiar de posición para dar el pecho de vez en cuando para que los pechos se vacíen por completo y evitar enfermedades como la mastitis. Lee más sobre las diferentes posiciones y descubre útiles consejos sobre la lactancia materna.

La posición sentada sobre brazo opuesto

Esta es una de las mejores posiciones para dar el pecho por primera vez. Busca una silla cómoda con apoyabrazos y siéntate recta. Coloca al bebé a lo largo de la parte delantera de tu cuerpo, con su barriga pegada a la tuya.

Sostenlo en el ángulo que forma el codo contrario al pecho que le vas a dar. Usa el brazo derecho para el pecho izquierdo y el brazo izquierdo para el pecho derecho. Sostén la cabeza del bebé con la mano abierta y, con la otra mano en forma de U, agárrate el pecho por debajo.

Dirige con cuidado la boca de tu bebé hacia el pecho sin inclinarte hacia delante. Sostén al bebé contra el pecho.

Esta es una buena posición si el bebé tiene dificultades para agarrarse al pezón, porque así te resulta más fácil dirigirle la cabeza y adoptar una posición más adecuada sosteniendo la parte posterior de su cuello entre tu pulgar y el resto de los dedos.

La posición sentada sobre el mismo brazo

Similar a la posición sentada sobre brazo opuesto, pero sostienes al bebé con el brazo del mismo lado que el pecho que le das.

Debes sentarte recta en una silla cómoda con apoyabrazos y sostener al bebé contra tu pecho con la cabeza cómodamente apoyada en el ángulo que forma el codo, mirando hacia el pecho.

Asegúrate de que la cabeza del bebé esté alineada con el resto de su cuerpo, y no girada hacia un lado. Para estar más cómoda, puedes colocarte una almohada en el regazo.

La posición de fútbol americano

Si te estás recuperando de una cesárea o tienes los pechos grandes, la posición de fútbol americano puede resultarte cómoda para amamantar. Mantener esta postura puede resultar más fácil porque el abdomen no soporta el peso del bebé.

Con el codo doblado, coloca a tu bebé junto a ti a la altura de tu cintura. Sostén la cabeza del bebé con la mano abierta y haz que mire hacia el pecho. La espalda del bebé descansará sobre tu antebrazo, como si sostuvieras un bolso de mano o un balón de fútbol americano.

Sostente el pecho con la otra mano formando una C. Esta posición también es muy buena para los bebés prematuros.

La posición tumbada de lado

Si estás cansada después del parto o sueles tener sueño, puedes tumbarte para dar el pecho, pero asegúrate de permanecer despierta. Dar el pecho tumbada de lado, y no sentada, es una buena opción si te han practicado una cesárea.

Túmbate de lado, coloca al bebé mirando hacia el pecho y asegúrate de sostener a tu hijo con una mano. Usa la otra mano para sostenerte el pecho y llevar el pezón hasta los labios del bebé.

Cuando se agarre, puedes usar un brazo para sostenerte y el otro para mantener cerca a tu bebé.

La posición para amamantar a gemelos

Si tienes gemelos, puedes darles el pecho por separado o al mismo tiempo; en este último caso, puedes adoptar la posición de fútbol americano, sosteniendo a un bebé en cada brazo.

Posturas que debes evitar al dar el pecho

Ten cuidado y evita determinadas posturas que pueden ser perjudiciales para ti o para el bebé, como las siguientes:

  • Encorvarte sobre el bebé
  • Que el cuerpo y la cabeza del bebé miren en direcciones diferentes
  • Mantener el cuerpo del bebé alejado del pecho.

Consejos para todas las posturas de lactancia materna

En cualquier posición, haz todo lo posible para que tu bebé y tú estéis cómodos. Prueba lo siguiente:

  • Apoya bien tu cuerpo. Elige una silla con apoyabrazos y usa muchas almohadas para apoyar la espalda y los brazos. Un sofá normal no ofrece suficiente apoyo, puedes usar un reposapiés o apoyar los pies en una mesita baja.
  • Sostente los pechos. Es probable que sientas los pechos más pesados a medida que se llenan de leche. Usa las manos para sostenerlos mientras amamantas. No acerques los dedos al pezón ni la areola para que el bebé no los chupe por error. Si tienes los pechos grandes, puedes colocar una toalla o una manta enrolladas bajo ellos para mantener el pezón en ángulo recto respecto a la boca del bebé.
  • Sostén al bebé. Asegúrate de que el bebé esté cómodo y seguro para que pueda mamar tranquilamente. Usa el brazo o la mano para sostenerlo, o coloca una manta o una almohada bajo su cabeza y su espalda para que tenga más apoyo y la cabeza a la misma altura que el pecho. También puedes colocarte una almohada en el regazo y el bebé encima, para que ambos estéis más cómodos. Es una opción especialmente recomendada si te estás recuperando de una cesárea.
  • Alterna las posturas de lactancia materna. Esto puede contribuir a prevenir el dolor de pezones, la obstrucción de los conductos lácteos y las infecciones de pecho.
  • Alterna entre pechos. Cuando el bebé vacíe un pecho, ofrécele el otro. También puedes empezar con el pecho lleno la próxima vez. Esto contribuirá a aumentar la producción de leche y a prevenir la mastitis.
  • Relájate. Asegúrate de estar relajada antes de dar el pecho y mientras lo das, pues así la experiencia será mejor tanto para ti como para el bebé. La lactancia materna es una oportunidad maravillosa para establecer un vínculo con tu bebé y, cuando se agarre, también puede ser una experiencia agradable para ti.

Si tienes alguna pregunta sobre cómo dar el pecho o quieres obtener más información sobre la lposiciones para amamantaren general, echa un vistazo a nuestras preguntas frecuentes sobre la lactancia materna.

La experiencia de dar el pecho es diferente para cada mujer, y es normal tener un comienzo lento. Cuanto más des el pecho, más fácil será. Habla con un consultor de lactancia o con un médico si estás preocupada o tienes alguna pregunta.

Los padres tienen altibajos todos los días, así que, ¿por qué no te recompensas por tu duro trabajo? Regístrate en nuestro programa Regalos si aún no lo has hecho y consigue obsequios para ti y tu bebé.

Источник: https://www.dodot.es/recien-nacido/nutricion/articulo/cinco-posiciones-para-dar-el-pecho

Posiciones para amamantar al bebé

Posiciones para amamantar

  • Tamaño de texto más grande

Si es una madre primeriza, es posible que amamantar a su recién nacido le parezca complicado hasta que tenga algo de práctica. Pero un poco de preparación puede ayudarla a sentirse más cómoda.

Antes de comenzar a amamantar, observe su entorno. A muchas madres les gusta sentarse en una mecedora o en un sillón acogedor con apoyabrazos. Los escabeles y los almohadones pueden ofrecer más comodidad (pruebe los almohadones especiales para amamantar o los almohadones con apoyabrazos para amamantar en la cama).

Para amamantar o alzar al bebé, también es importante encontrar una posición cómoda para los dos. Estas son algunas de las posiciones comunes que puede tener en cuenta.

La posición de cuna

Esta es la primera posición que muchas madres utilizan, con frecuencia poco después del nacimiento del bebé.

Para comenzar, sujete al bebé entre los brazos, con la cabeza apoyada en el pliegue del brazo y la nariz del bebé frente al pezón. Use la mano para sujetar las nalgas del bebé.

Gire al bebé de costado, para que el abdomen del bebé esté en contacto con el suyo. Después, alce al bebé hasta su pecho. Puede sostenerse el pecho con la otra mano.

La posición de cuna cruzada

Esta posición es similar a la de cuna, pero usted coloca los brazos en otra posición. En lugar de sostener la cabeza del bebé en el pliegue del brazo, use la mano de ese brazo para sujetar su pecho. Con el otro brazo rodee la espalda del bebé.

Sostenga la cabeza, el cuello y el hombro del bebé con la mano en la base de la cabeza del bebé, con el pulgar y el índice a la altura de las orejas del bebé. Al igual que en la posición de cuna, el abdomen del bebé debe estar contra el suyo.

Es posible que necesite colocar una almohada sobre su regazo para elevar al bebé hasta el pezón.

La posición de cuna cruzada le permite tener más control sobre la prensión del bebé (la forma en la que el bebé agarra el pecho con la boca). Muchas mamás descubren que pueden lograr que el bebé se agarre mejor con esta posición.

La posición acostada de lado

Esta posición es cómoda para las madres que han tenido una cesárea porque el bebé no presiona sobre el abdomen de la madre. Asegúrese de volver a poner al bebé en la cuna o el moisés antes de quedarse dormida.

Comience por recostarse de costado con el bebé a su lado mirando hacia usted. Debe colocar al bebé de tal manera que la nariz le quede frente al pezón. Use el antebrazo para sujetar la espalda del bebé o coloque una manta enrollada detrás del bebé para ayudar a acomodar al niño cerca suyo y use el brazo para sostenerse la cabeza. Puede sujetar el pecho con la otra mano.

La posición de canasto o pelota

Esta también es una buena posición para las madres con cesárea y también para las madres con senos grandes o que tienen bebés pequeños. Las madres de mellizos que deseen amamantar a los bebés al mismo tiempo también pueden optar por esta posición.

La posición de canasto o de pelota permite que los bebés tomen leche más fácilmente. Esto también es bueno para las madres con un fuerte reflejo de eyección de la leche (o bajada de la leche).

Para lograr esta posición, coloque un cojín cerca de su cuerpo. Sostenga al bebé boca arriba con el brazo. Use la palma de la mano del mismo brazo para sujetarle el cuello y acomode al bebé para que el costado de su cuerpo quede junto al costado del suyo. Los pies y las piernas del bebé deben quedar debajo de su brazo. A continuación, eleve al bebé hasta el pecho.

Agarre

Una vez que el bebé esté correctamente ubicado, asegúrese de que se agarre al pecho correctamente:

  1. Asegúrese de que el bebé tenga la boca bien abierta y de que haya bajado la lengua antes de agarrarse al pecho.
  2. Sujete el seno con la mano, colocando el pulgar en la parte superior y los otros cuatro dedos en la parte inferior, separando bien el pulgar de los demás dedos para que la boca del bebé pueda abarcar el pezón y parte de la areola (el círculo de piel que rodea al pezón) para agarrarse bien
  3. Deslice suavemente el pezón desde la mitad del labio inferior del bebé hacia el mentón para inducirlo a abrir la boca.
  4. Cuando el bebé haya abierto bien la boca y bajado la lengua, acérquelo rápidamente al pecho (no acerque el pecho al bebé). El bebé debe meterse en la boca tanta areola como sea posible y se debe ver una mayor parte de la areola sobre el labio superior que debajo del inferior.
  5. Asegúrese de que la nariz del bebé esté casi tocando su pecho (no apretada contra él), que tenga los labios orientados hacia fuera (o evertidos) y que usted pueda ver y oír tragar al bebé. (Podrá saber si el bebé está tragando observando que se le mueve la mandíbula inferior e incluso la oreja y la sien).

Cuando el bebé se agarre bien al pecho, es posible que sienta dolor durante 30 a 60 segundos (debido a que el bebé tira del pezón y la areola hacia el interior de la boca). Después, el dolor debería desaparecer. A continuación, cuando el bebé esté succionando, sentirá un tirón. Si continúa sintiendo dolor, interrumpa la toma momentáneamente y vuelva a colocar al bebé en el pecho.

El bebé debe succionar cuatro o cinco veces y después hacer una pausa de 5 a 10 segundos. Su bebé incrementará la cantidad de succiones a medida que vaya aumentando la cantidad de leche que salga del pezón. Conforme vaya descendiendo el flujo de la leche, probablemente su bebé cambiará el patrón de succión a tres o cuatro succiones seguidas, con pausas de más de 10 segundos.

Interrumpir la succión

La mayoría de los bebés sueltan el pecho por iniciativa propia. Si su bebé no suelta el pecho y sus succiones parecen limitarse a la parte anterior de la boca, puede introducir un dedo por la comisura de los labios (entre las encías) y luego girar el dedo un cuarto de vuelta para interrumpir la succión. A continuación, trate de hacer eructar al bebé y ofrézcale el otro pecho.

Si el bebé no se agarra bien al pecho sistemáticamente y succiona en el pezón sin introducir una parte considerable de la areola en la boca, es posible que sienta molestias a lo largo de toda la toma. Algunas madres experimentan dolor o sienten pellizcos cuando les dan de mamar a sus bebés.

Los bebés que se agarran incorrectamente al pecho a menudo se quedan dormidos durante las tomas y pueden parecer insatisfechos porque no están ingiriendo suficiente cantidad de leche. Si le ocurre alguna de estas cosas, interrumpa la succión y vuelva a ofrecerle el pecho al bebé modificando la postura para que su bebé abarque el pezón y la areola con la boca.

Llame al médico de su hijo o al asesor de lactancia materna si ocurre lo siguiente:

  • no puede darle de mamar sin dolor
  • su bebé se duerme frecuentemente en el pecho
  • su bebé mama, pero parece quedarse insatisfecho al finalizar las tomas

¿Cómo puedo saber si mi bebé come lo suficiente?

Los pañales de su bebé son excelentes indicadores de si está ingiriendo lo que necesita. Puesto que la primera leche que su recién nacido recibe (llamada calostro) es concentrada, es posible que el bebé solo moje uno o dos pañales hasta que comience a bajar la leche, lo que suele ocurrir unos 3 o 4 días después del nacimiento.

A partir del cuarto día, puede estar atenta a las siguientes señales:

  • el bebé moja seis o más pañales por día con orina transparente o muy clara
  • el bebé mueve el vientre dos o más veces por día y su excremento tiene el aspecto de semillas amarillentas. En general, esto ocurre después de cada toma durante las primeras 4 semanas de vida. Después de aproximadamente un mes, los bebés amamantados mueven menos veces el vientre y muchos tal vez no lo hagan todos los días.

Su bebé probablemente esté comiendo lo suficiente si:

  • parece estar alerta y satisfecho
  • aumenta de peso de manera regular
  • hace entre ocho y doce tomas al día
    (Este es un buen punto de referencia al principio, generalmente durante el primer mes porque las tomas frecuentes ayudarán a estimular su producción de leche. Una vez que la producción de leche esté bien establecida, la lactancia debe ser a demanda (cada vez que el bebé tenga hambre), aproximadamente cada 1 a 4 horas. Pero recuerde que, si tiene suerte, es posible que su bebé se alimente cada hora durante un tiempo y que después duerma unas 4 o 5 horas seguidas).

Succión tranquilizadora

Si el bebé parece estar tomando una cantidad suficiente de leche, pero continúa succionando durante una hora o más, es posible que esté mamando para consolarse más que para alimentarse. Pero, ¿cómo puede darse cuenta de la diferencia? Una vez que el bebé se haya alimentado correctamente, es posible que continúe agarrado al pecho pero:

  • parezca estar satisfecho
  • deje de succionar y de tragar
  • juegue con el pezón

Si su bebé muestra estas señales de succión no nutritiva (o tranquilizadora), tal vez desee ofrecerle el pulgar o la mano para que succione. Considere la posibilidad de darle un chupete, pero hágalo únicamente una vez que la lactancia esté correctamente establecida (en general, después del primer mes).

De cara al futuro

Amamantar puede ser una de las experiencias más desafiantes pero gratificantes que tendrá como madre. A medida que se vaya acostumbrando a amamantar a su bebé, puede probar diferentes posiciones o modificar las cuatro posiciones básicas.

Experimente con distintas formas de acomodar al bebé hasta que encuentre una posición en la que el bebé pueda mamar correctamente y usted se sienta cómoda. Usted y su bebé pronto descubrirán que la lactancia materna puede ser una forma excelente y relajante de crear lazos afectivos.

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD

Fecha de revisión: enero de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/nursing-positions-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: