Premios y recompensas para niños por edades

Cómo crear un sistema de recompensas eficaz para tus hijos

Premios y recompensas para niños por edades

Crear un sistema de recompensas es una excelente estrategia de modificación de conducta cuando es necesario cambiar el comportamiento de los hijos. Los sistemas de recompensa enseñan a los niños a aceptar la responsabilidad de su propio comportamiento.

Tanto los niños pequeños hasta los adolescentes pueden beneficiarse de estos sistemas, ya que los sistemas de recompensas proporcionan motivación e incentivos para seguir las reglas. Pero no se puede aplicar el mismo sistema a una edad o a otra.

Para que un sistema de recompensas sea verdaderamente eficaz es necesario considerar qué es lo que puede motivar a un niño y crear un sistema específico. También hay que evitar la comparación entre hermanos y el fomento de la competitividad entre ellos y asegurarse de que entienden cuáles son sus responsabilidades.

No podemos olvidar algo muy importante: ser coherentes con los premios es fundamental para que el sistema sea eficaz. A todas las edades hay que ser riguroso con la manera de valorar los comportamientos y cumplir con las promesas realizadas.

Sistemas de recompensa para niños en edad preescolar

Uno de los sistemas de recompensa más conocidos para aplicar a niños pequeños es el de pegatinas. El sistema consiste en crear una tabla con las actitudes, acciones y comportamientos que se desean promocionar y darle al niño un pegatina para que la pegue cada vez que cumpla con lo requerido.

Cuando se trata de modificar un comportamiento negativo se puede optar por tener dos tipo de marcado: el positivo cuando lo consiga (por ejemplo, una pegatina verde) y el negativo cuando no cumpla con lo requerido por ejemplo, una pegatina roja o una cruz).

En cualquier caso, es importante probar primero con el refuerzo positivo y evitar en la medida de lo posible el refuerzo negativo.

Lo importante es que el niño pueda ver bien su tabla de pegatinas para poder disfrutar de sus logros y para que también pueda motivarse para conseguir más en el caso de que le cueste lograr las metas.

También existen muchas aplicaciones para móviles que ofrecen diversos sistemas de recompensas para niños pequeños en esta misma línea que pueden resultar muy útiles y motivadores.

Aunque se pueden trabajar varios comportamientos al mismo tiempo es mucho mejor trabajarlos de uno en uno. Una vez que el niño lo ha logrado y ha incorporado ese comportamiento a su forma de hacer las cosas o ha incluido una acción a su rutina no es necesario seguir insistiendo. Es el momento de trabajar con otro.

Para reforzar el comportamiento o el hábito es importante que el niño obtenga el refuerzo inmediatamente después de hacer lo que se la ha pedido.

Sistemas de recompensa para niños en edad escolar

Con los niños en edad escolar se pueden manejar sistemas de recompensa un poco más elaborados y complejos. Con estos niños se pueden emplear tablas con pegatinas que refuercen varios aspectos del comportamiento a la vez. En cualquier caso, a medida que se hacen mayores a los niños no les resulta suficientemente motivador poner pegatinas sin más.

A medida que los niños crecen es importante ofrecerles recompensas más grandes, bien al final del día si han logrado todo lo acordado, bien cuando completan una tabla. Pero esto no significa que tengan que ser recompensas materiales. De hecho, no deberían ser recompensas materiales, salvo que se trate de un gran logro a medio plazo.

Las gratificaciones pueden ser ir a algún lugar, jugar a algún juego concreto o participar en alguna actividad de su gusto. En este sentido, los sistemas de recompensas son una buena forma de racionalizar y organizar el tiempo de juego, el uso de dispositivos electrónicos o la realización de tareas de ocio.

También es importante ayudar a los niños a que consigan los objetivos. Si les marcamos metas muy elevadas, la frustración les va a hacer perder toda la motivación por el premio.

Es mucho mejor empezar poco a poco e ir elevando las expectativas en la medida que el niño pueda ir respondiendo a ellas.

Una vez que saborea el éxito es mucho más fácil motivarlo para que siga avanzando.

Sistemas de recompensa para preadolescentes

Con los preadolescentes también son muy útiles los sistemas de recompensa, aunque hay que adaptar estos sistemas a su edad, evitando sistemas infantilizantes. Los preadolescentes deben encontrar en estos sistemas una forma de elevación de su autoestima y una motivación para mejorar, y no como una forma de castigo.

En vez de pegar pegatinas, con los preadolescentes funcionan muy bien los sistemas basado en la consecución de fichas o tokens que puedan intercambiar por lo que deseen. Cada premio debe tener un precio, que deben pagar con esas fichas o tokens. Cada actitud o comportamiento requerido debe ser recompensado con un número de fichas o tokens proporcional a su importancia.

Para favorecer la motivación es importante incluir algo que al preadolescente le guste hacer o algo que se le dé mejor, además de algo que sea fácil. Así podrá disfrutar del éxito y será más fácil que encuentre motivación para obtener más haciendo otras cosas que le cuestan más trabajo.

Источник: https://eresmama.com/crear-sistema-recompensas-eficaz-tus-hijos/

Premios y recompensas para niños por edades

Premios y recompensas para niños por edades

Prácticamente a la mayoría de los adultos les gustaba cuando eran niños que sus padres les recompensasen si se portaban bien. Pero ¿por qué no hacen lo mismo ellos ahora con sus hijos? 

Indice

El valor de la recompensa en la crianza

Está claro que todos los niños deben siempre comportarse de manera correcta y adecuada, pero de vez en cuando algún premio para subir su autoestima y ver que sus papis están contentos con él, no es nada malo ¿verdad?

Probablemente ya hayáis estado en esta difícil situación. Se porta muy bien, obedece a lo que le decís y cumple todas las normas impuestas en casa, pero a veces le notas algo triste y decaído. Muchas veces os pide que le compréis algo y sí, podéis hacerlo, aunque no se debe repetir constantemente.

No obstante, si notáis, por ejemplo, que precisa algo de cariño por vuestra parte debéis recordar que las caricias, los besos y los abrazos también son una buena recompensa.

Además, sea como sea, un premio o recompensa siempre es fundamental y una muy buena manera de levantar su autoestima de vez en cuando.

Y, a pesar de que cuando los padres y las madres oyen hablar de una motivación, premios o recompensas lo enlazan rápidamente con lo material, ya vemos que una recompensa o motivación también puede ser moral e intelectual.

– Motivación material. Cuando lo hacemos a través de premios y castigos materiales.

– Motivación intelectual. Cuando lo hacemos dando razones intelectuales para mover la voluntad o buscar la verdad.

– Motivación moral. Cuando ofrecemos razones a la inteligencia para que la voluntad, libremente, busque el bien.

En relación con la primera, como ya veíamos, esta no ayuda a educar.

¿Por qué? Pues bien, porque se está actuando por razones materiales en vez de buscar el bien en sí mismo y, además, en vez de conseguir hábitos buenos puede promover tanto el consumismo como el materialismo.

Pero el amor, el cariño, y nuestro tiempo son algunas de las cosas que pueden conseguir motivar a los niños siempre. Además, se premia siempre el esfuerzo y no la acción en sí:

– Hay que intentar exigir sin amenazas o premios extraordinarios en la medida de lo posible sobre todo si son pequeños porque no diferencian y en otras ocasiones responden igual.

– Si un miembro de la pareja, tanto el papá como la mamá, promete algo agradable no debe ser demasiado excepcional, es decir, deben siempre hacer énfasis en lo feliz que eso os hace y los beneficios que tendrá para él.

– El niño reconoce de forma intuitiva la autoridad de los padres, pero es a partir de los cinco años, cuando la exigencia directa debe combinarse con el razonamiento.

Tampoco se debe gratificar al niño constantemente porque de esta manera le estaremos recompensando por la recompensa que recibe o recibirá, por ejemplo, cuando vuelva a casa.

– Finalmente, hay que tener en cuenta que un premio en el momento adecuado sí puede ser buen estímulo tanto para que se siga comportando así de bien como para subir su autoestima.

Dime cuántos años tiene y te diré como recompensarle

Según algunos expertos en educación, cuando los papás y las mamás de los peques premian o castigan para que la buena conducta siempre se repita y la mala se extinga, se debe buscar siempre un equilibrio entre ambos.

Y, es cierto que, al hablar de premios, todos los padres piensan en los juguetes que podrán regalar a sus hijos, pero en realidad premiar es reforzar una conducta positiva por lo que una caricia, un piropo o un abrazo se identifican perfectamente con un premio o recompensa.

Y a pesar de que a veces hay que acudir a premios materiales (sobre todo si el niño ha comenzado a hacer algo por primera vez), las sonrisas o las frases de apoyo podrían ser unos refuerzos que bastan para fijar el comportamiento: el niño repite la acción porque le dicen que está bien y los padres y las madres son sus referentes.

Recompensas para niños en edad preescolar

– Escuchar su cuento favorito en la cama

– Ir al parque

– Jugar con sus amigos

– Comer algunos dulces

– Acostarse tarde

Recompensas para niños en edad escolar

– Colorear y dibujar

– Ir al parque

– Ir de camping

– Pedir una pizza el viernes por la noche mientras ve su película favorita

Recompensas para adolescentes

– Usar el ordenador de vez en cuando y acceder a Internet

– Salir a la calle durante un poco más de tiempo con sus amigos

– Apuntarse a algún curso o clases que le agraden

Es importante hacer estas distinciones porque, a pesar de que las recompensas y los premios son siempre importantes para su educación y comportamiento, dependiendo de la edad pueden existir algunas pequeñas variaciones.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/premios-y-recompensas-para-ninos-por-edades-9793

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: