Prevención de la osteoporosis en la infancia

Cómo prevenir la osteoporosis en la infancia y juventud Dra. Virginia Sangüesa Sánchez, Juan Manuel Vellosillo Ortega, Carlos Ruiz Muneta . F.E.A Medicina Física y Rehabilitación. Complejo Hospitalario de Navarra

Prevención de la osteoporosis en la infancia

La esperanza de vida ha aumentado en los últimos años de forma considerable en los países desarrollados. Esto ha favorecido un aumento de la incidencia de osteoporosis. El riesgo de sufrir fracturas por falta de calcio en los huesos a lo largo de la vida llega al 40% en la mujer y al 13% en los hombres.

El pico máximo de masa ósea se alcanza a los 20 años aproximadamente.

La masa ósea es la cantidad total de tejido óseo del cuerpo. La adquisición de un correcto pico de masa ósea es el factor más importante para prevenir la osteoporosis en el adulto.

La masa ósea se va incrementando desde el nacimiento y alcanza su nivel máximo en las primeras décadas de la vida, a los 20 años aproximadamente.

Por ello es fundamental en los niños y jóvenes mantener las condiciones adecuadas para que alcancen un pico máximo de masa ósea óptimo.

A lo largo de la vida se irán sumando una serie de factores que harán que se produzca una pérdida de hueso, esta podrá ser la considerada como normal o bien puede verse acelerada por diversas causas como falta de ejercicio físico, utilización de algunos fármacos, dieta inadecuada, algunas enfermedades……

Factores que influyen en la mineralización del hueso

La mineralización ósea depende de factores genéticos, nutricionales, endocrinos, metabólicos y mecánicos. Algunos de estos factores los podemos modificar y otros no.

No podemos modificar la predisposición genética que tenemos a desarrollar déficit de calcio en los huesos ni podemos evitar tener algunas enfermedades.

Pero podemos ingerir una dieta óptima en aporte de calcio, según las necesidades en cada edad de nuestra vida y realizar una actividad física que ayude a fijar el calcio en los huesos.

Factores no modificables: genética, sexo, edad. Factores modificables: la nutrición con la ingesta de calcio y vitamina D y el estilo vida con el ejercicio físico, evitar tabaco y alcohol.

Factores nutricionales

La consecución del pico de masa ósea depende en gran parte de factores nutricionales, por lo que se precisa mantener un aporte de nutrientes adecuado en la etapa de crecimiento.

La ingesta de calcio es fundamental y la cantidad necesaria depende de la edad

Uno de los factores más importantes para alcanzar el pico máximo óseo adecuado es una ingesta adecuada de calcio. Es fundamental optimizar el aporte de calcio durante las etapas de más crecimiento y sobre todo en la adolescencia.

Dosis diarias recomendadas de calcio

En la siguiente tabla se establecen la ingesta adecuada de niños y adultos.

Fuentes naturales de Calcio

Los alimentos con mayor contenido de calcio son los productos lácteos, los frutos secos, las sardinas y las anchoas; ya en menor proporción en legumbres y vegetales verdes oscuros (espinaca, acelga, broccoli).

Las fuentes de calcio más aprovechables por nuestro organismo son los lácteos dado que los vegetales contienen sustancias que dificultan la absorción del mismo. Por eso aunque un vegetal tenga igual o más contenido de calcio que un producto lácteo, este último siempre será más aprovechable.

La fuente óptima de calcio durante la lactancia es la leche de mujer.

En la siguiente tabla se menciona la cantidad de miligramos (mg) de calcio presente en diversos alimentos.

En el caso de personas con intolerancia a la lactosa: existe en el mercado leche sin lactosa y se recomienda la ingestión de productos derivados de la leche fermentados, que se toleran mejor, como los yogures, el queso…

Y en caso de no tolerarlos tampoco por padecer otras intolerancias o alergias se puede sustituir por productos de soja con refuerzos de calcio.

Estilo de vida

Dentro de la prevención la actividad física es de gran importancia para mejorar la mineralización ósea porque estimula el depósito de calcio en el hueso.

El ejercicio físico, sobre todo el ejercicio que soporta peso es fundamental. Está documentado que la actividad física de los jóvenes con carga de peso intermitente(saltar, correr….

) es fuertemente osteogénica, especialmente antes de la pubertad, y que el ejercicio físico regular ocupa un lugar crítico para maximizar la masa ósea.

Nadar está menos recomendado porque al no haber carga de peso sobre los huesos no estimula la mineralización.

Evitar: tabaco, café, comidas rápidas con exceso de proteínas y sal. Evitar el exceso de bebidas carbonatadas que inhiben la absorción de calcio a nivel intestinal. El déficit de vitamina D.

Источник: https://zonahospitalaria.com/como-prevenir-la-osteoporosis-en-la-infancia-y-juventud/

La prevención de la osteoporosis comienza en la infancia

Prevención de la osteoporosis en la infancia

La osteoporosis es una de esas enfermedades que solemos considerar como muy lejana, típica de edades avanzadas. Sin embargo, su origen suele estar en los primeros años de nuestra vida. La infancia es un periodo crucial para el desarrollo óseo: Durante este periodo se forma alrededor del 90% de la masa ósea que tendremos en la vida adulta.

La prevención de la osteoporosis comienza durante la infancia, adolescencia y primera juventud. Desde el nacimiento, la masa ósea se irá incrementando, alcanzando su pico máximo alrededor de los 20 años. A partir de aquí y, como consecuencia de diversos factores, la masa ósea va decreciendo.

Esta pérdida puede ser considerada normal o acelerada por distintas causas como pueden ser una mala alimentación, sedentarismo, algunos fármacos o ciertas enfermedades.

Por lo tanto, cuanto mayor masa ósea se alcance tras la adolescencia, mayor será la protección que se tenga frente a la pérdida de densidad ósea durante toda la vida.

¿Cómo podemos prevenir la osteoporosis desde la infancia?

El desarrollo y mineralización de los huesos depende de diversos factores: Genéticos, nutricionales, metabólicos y estilo de vida entre otros. Algunos de estos factores no son modificables, pero otros si lo son.

Entre los factores que podemos modificar se encuentran la nutrición y los relacionados con el estilo de vida. Por lo tanto, es importante incidir en ellos desde la infancia para que nuestros hijos tengan unos huesos sanos y fuertes.

Alimentación rica en calcio y vitamina D

Una buena nutrición es vital para el correcto desarrollo de todos los tejidos y órganos, incluidos los huesos.

Una dieta variada nos garantia el aporte de nutrientes necesario para que nuestros hijos crezcan sanos y felices.

Pero, en el caso que hoy nos ocupa, la salud ósea, hay que hacer especial hincapié en que los niños reciban las cantidades adecuadas de calcio y vitamina D.

El calcio es el nutriente más importante para adquirir una buena masa ósea, mientras que la vitamina D, ayuda que este se absorba de manera más efectiva por el organismo.

Las principales fuentes de calcio son los lácteos y sus derivados, los frutos secos, pescados como las sardinas o las anchoas, legumbres, sésamo y verduras de hoja verde.

En cuanto a la vitamina D, es importante ingerir pescados azules, lácteos y huevos. Además, el sol nos ofrece también un importante aporte de esta vitamina, por lo que es esencial dejar a los niños jugar al aire libre.

Evita que tus hijos realicen dietas de adelgazamiento sin control

Además de llevar una dieta sana y rica en calcio y vitamina D, es importante evitar las dietas bruscas para perder peso que muchas veces llevan a cabo los adolescentes. Estas dietas suelen generar alteraciones en el metabolismo que dificultan la correcta absorción y fijación del calcio en los huesos.

Si tu hija o hijo quieren perder unos kilitos, animales a realizar ejercicio físico y a llevar una dieta sana y equilibrada. en la mayoría de los casos es más que suficiente. Si hay un verdadero problema de sobrepeso, debéis buscar ayuda profesional para que paute una dieta adecuada.

Modera el consumo de ciertos alimentos y bebidas

El café, el alcohol , el exceso de proteínas, sal o las bebidas carbonatadas, deben consumirse con moderación ya que dificultan la asimilación de calcio o promueven su eliminación, dificultando su fijación en los huesos.

Anima a tus hijos a hacer deporte y a jugar al aire libre

Realizar alguna actividad física es fundamental para prevenir la osteoporosis. El ejercicio ayuda a la mineralización ósea ya que estimula el depósito de calcio en el hueso.

Cualquier actividad física va a reportar grandes beneficios para la salud en general. Pero el ejercicio más recomendado para los huesos, es aquel que soporta el propio peso del cuerpo.

 Algunos ejemplos serían: levantar pesas, caminar, hacer senderismo o correr.

Otros ejercicios como la natación o la bicicleta, aún siendo muy saludables, no están indicados para mejorar la masa ósea porque al no haber carga de peso sobre los huesos no se estimula la mineralización de los mismos.

En cuanto a los juegos, ya hemos explicado antes que el sol ofrece un aporte importante de vitamina D, esencial para ayudar a la absorción del calcio. Por lo tanto, anima a tus hijos a que jueguen o practiquen deportes al aire libre. Su salud ósea lo agradecerá.

Источник: https://madreshoy.com/la-prevencion-de-la-osteoporosis-comienza-en-la-infancia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: