Problemas oculares en el embarazo

Contents
  1. Visión borrosa durante el embarazo, ¿es normal?
  2. Cambios físicos y síntomas molestos durante el embarazo
  3. Relación entre embarazo y visión borrosa durante el embarazo
  4. Casos especiales de visión borrosa durante el embarazo
  5. Diabetes gestacional
  6. Preeclampsia
  7. Anemia 
  8. Presión arterial baja
  9. Migrañas 
  10. Deshidratación 
  11. ¿Cuándo acudir al médico?
  12. ¿Qué tratamientos están recomendados?
  13. ¿Se puede operar la vista durante el embarazo?
  14. Embarazo y Miopía: por qué no es buen momento para operarte o hacerte gafas
  15. Embarazo y miopía: ¿Cómo cambian tus ojos durante el embarazo?
  16. Cambios Fisiológicos
  17. Enfermedades Oculares Relacionadas con el Embarazo
  18. Enfermedades Preexistentes
  19. Soy miope y estoy embarazada ¿qué debo hacer?
  20. Problemas Durante El Embarazo Que Afectan A La Visión (I)
  21. Prematuridad
  22. Toxoplasmosis
  23. Rubéola
  24. Problemas visuales en el embarazo: ¿Qué puede pasar?
  25. Razones de los problemas oculares en el embarazo
  26. Cambios que ocurren en el embarazo
  27. Cambios oculares fisiológicos
  28. Fatiga visual
  29. Problemas de refracción y acomodación
  30. Hinchazón de párpados
  31. Migrañas
  32. ¿Qué hacer en estos casos?
  33. Alteraciones patológicas
  34. Otras enfermedades visuales producto del embarazo
  35. Miopía
  36. Hipertensión
  37. Diabetes y salud visual
  38. Riesgos de la diabetes gestacional
  39. Plan de alimentación para controlar la diabetes gestacional
  40. Recomendaciones adicionales
  41. Trastornos visuales del embarazo pueden trascender
  42. Cuidado de la salud ocular en el embarazo
  43. Descansar
  44. Aprovechar la luz natural
  45. Poner en control otras enfermedades
  46. No te asustes, son problemas transitorios
  47. ¿Por qué algunas se olvidan de la salud visual en el embarazo?
  48. Ocumed, tu Clínica Oftalmológica en Madrid
  49. Problemas de la vista durante el embarazo – Nuestros consejos
  50. Problemas de la vista durante el embarazo – Posibles síntomas
  51. Trastornos de la vista durante el embarazo – Qué enfermedades pueden ocurrir
  52. Pérdida temporal de la vista durante el embarazo – Remedios
  53. Problemas de la vista durante el embarazo – Conclusiones

Visión borrosa durante el embarazo, ¿es normal?

Problemas oculares en el embarazo

Algunas mujeres notan que su visión empeora durante el embarazo.

En la mayoría de casos, esa pérdida de visión responde a los cambios hormonales típicos de este período, y sus efectos suelen desaparecer después de dar a luz.

Sin embargo, en otros casos, la visión borrosa durante el embarazo puede ser el síntoma de un problema subyacente, por lo que es importante prestarle atención.

Cambios físicos y síntomas molestos durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres suelen experimentar síntomas molestos relacionados con los cambios hormonales que está sufriendo su cuerpo.

Algunos de los más habituales son las náuseas, el estreñimiento, la fatiga o la retención de líquidos. Sin embargo, otros menos comunes son los que están relacionados con la visión.

En este sentido, cabe destacar la visión borrosa, la visión doble e, incluso, la aparición de moscas volantes en el campo de visión.

Todos ellos, son síntomas que suelen poner en alerta a la mujer embarazada. Sin embargo, también es importante recordar que, en la mayoría de los casos, estos síntomas desaparecerán por sí solos después del parto. 

Relación entre embarazo y visión borrosa durante el embarazo

Los cambios hormonales pueden causar una disminución en la producción de lágrima, con la consecuente sequedad e irritación ocular. Del mismo modo, se pueden acumular más líquidos en ciertas partes del cuerpo, incluidos los ojos. Esto puede hacer que la córnea y el cristalino se hagan más gruesos o cambien su curvatura y, en consecuencia, derivar en visión borrosa

Por ello, la visión borrosa es uno de los síntomas oculares más habituales vinculados al periodo del embarazo y que, en la mayoría de casos, desaparecerá por sí solo después de dar a luz. 

Casos especiales de visión borrosa durante el embarazo

Sin embargo, aunque la visión borrosa durante el embarazo es muy habitual debido a la retención de líquidos que puede experimentar el globo ocular, también es cierto que puede estar vinculada a otro tipo de problemas. Debido a esto, es importante notificarlo al médico durante las revisiones periódicas, lo que permitirá valorar si requiere un tratamiento especial o no. 

Algunos de estos casos especiales de visión borrosa durante el embarazo que pueden requerir un cuidado determinado son los siguientes: 

Diabetes gestacional

En algunos casos, algunas mujeres sufren diabetes durante la gestación, lo que puede producir la visión borrosa. La diabetes gestacional desaparece poco después de dar a luz, pero se debe controlar minuciosamente durante la gestación, ya que puede ser muy perjudicial para la salud.

Preeclampsia

Si la visión borrosa va acompañada de dolor de cabeza fuerte y, especialmente, si estos síntomas se prolongan por más de dos o tres horas, podría tratarse de un caso de preeclampsia. La preeclampsia es una complicación grave del embarazo relacionada con la hipertensión arterial. Este problema podría derivar en eclampsia, una patología que produce convulsiones y puede llevar al coma. 

Anemia 

La anemia suele ser otro problema habitual  entre las mujeres embarazadas. En algunos casos, la anemia puede llegar a estar relacionada con la visión borrosa durante el embarazo, aunque estos problemas visuales también suelen desaparecer por sí solos cuando se soluciona la anemia. 

Presión arterial baja

Otra de las posibles causas de la visión borrosa durante el embarazo se puede deber a una presión arterial baja. En estos casos, la visión borrosa también tiende a desaparecer por sí sola una vez que la presión arterial se ha normalizado. 

Migrañas 

Uno de los síntomas asociados de forma habitual a las migrañas es la visión borrosa. Durante el embarazo, es habitual que muchas mujeres presentan episodios de migrañas, lo que puede favorecer la visión borrosa además de otros síntomas habituales asociados a los ataques de migraña.

Deshidratación 

Finalmente, otra de las posibles causas que puede estar relacionada con la visión borrosa durante el embarazo es la deshidratación. Debido a esto, es importante recordar que la mujer embarazada debe controlar su correcta hidratación durante todo el periodo de gestación. 

¿Cuándo acudir al médico?

Aunque en la mayoría de casos la visión borrosa durante el embarazo suele desaparecer por sí sola, es importante informar al médico si se padecen estos síntomas. De este modo, el médico valorará si es necesario realizar pruebas adicionales o si, por el contrario, bastará con los controles rutinarios que se realizan. 

¿Qué tratamientos están recomendados?

Estas molestias suelen desaparecer una vez la mujer da a luz, por lo que no suelen ser necesarios tratamientos adicionales para corregir la visión borrosa durante el embarazo. No obstante, si la visión borrosa está causada por alguna enfermedad diferente a las mencionadas con anterioridad, se deberán tomar las medidas necesarias para mantenerla controlada. 

Además, si aparece el síndrome del ojo seco debido a una disminución de la producción de lágrima, se pueden usar lágrimas artificiales para aliviar sus molestias.

Las lágrimas artificiales son una solución que imita la composición de la lágrima natural y que se aplica directamente por vía oftálmica.

De esta forma, se consigue mantener el ojo hidratado y lubricado, evitando así cualquier molestia causada por sequedad o un desequilibrio en la composición natural de la lágrima de la paciente. 

¿Se puede operar la vista durante el embarazo?

No se puede realizar una cirugía refractiva ni durante el embarazo. Esto se debe a que, en el embarazo el cuerpo de la mujer está sujeto a cambios físicos y hormonales que pueden causar errores en la medición de la graduación.

Por ello, realizar una cirugía refractiva en estos periodos no ofrece las garantías suficientes de que la operación servirá para corregir la vista de la paciente.

En su lugar, se ha de esperar a que el cuerpo de la mujer haya vuelto al estado previo a quedarse embarazada, lo que permitirá realizar una medición correcta de la graduación de la paciente y, a continuación, poder programar una cirugía refractiva con las mayores garantías posibles. 

En cualquier caso, si tienes más dudas sobre la operación de cirugía refractiva y los requisitos necesarios para poder realizarla, en nuestra guía Adiós miedos, adiós gafas encontrarás mucha más información relacionada.

Fuentes:

Infosalus – ¿Afecta el embarazo a la visión?

MedlinePlus – Eclampsia

Источник: https://www.clinicabaviera.com/blog/vision-borrosa-durante-el-embarazo-normal/

Embarazo y Miopía: por qué no es buen momento para operarte o hacerte gafas

Problemas oculares en el embarazo

Según los expertos, si el número de dioptrías crece de forma significativa en esta etapa no es por estar esperando un bebé, sino por la edad de las mujeres que, en algunos casos, aún no tienen la graduación completamente estabilizada. La miopía es el defecto refractivo más frecuente en el mundo.

De hecho, comienza a hablarse de ella como la pandemia del siglo XXI, tal y como mencionamos en el post sobre la miopía y la generación Z. Pero los factores que la causan son una suma de razones genéticas y ambientales que no tienen vinculación alguna con el hecho de estar embarazada.

Además de esta afirmación, otro de los falsos mitos muy extendidos sobre embarazo y miopía es que el esfuerzo del parto puede provocar un desprendimiento de retina, especialmente en mujeres miopes. Los últimos estudios evidencian que tampoco existe ningún tipo de relación si se trata de una miopía leve.

Embarazo y miopía: ¿Cómo cambian tus ojos durante el embarazo?

Las alteraciones hormonales que se producen durante los meses de gestación, el aumento del volumen sanguíneo o de la retención de líquidos, entre otros, pueden causar cambios en la visión de una mujer embarazada. Normalmente, suelen ser temporales y se resuelven después del parto o al finalizar la lactancia materna. Estos cambios pueden clasificarse en tres categorías:

Cambios Fisiológicos

  1. Cambios en la Presión Intraocular: durante el segundo trimestre puede darse una disminución de la presión intraocular en ojos sanos. En mujeres con hipertensión ocular esta disminución puede ser mayor. Por lo general, estos cambios se solucionan meses después del parto.
  2. En la Córnea: la retención de líquidos afecta a la córnea, provocando una disminución en la sensibilidad y un aumento en el espesor y curvatura corneales. Suelen darse en la recta final del embarazo y provocan alteraciones temporales en la refracción. Por esta razón, está contraindicado someterse a cirugía o realizar cualquier corrección visual.

    Además, también se produce una alteración en ciertas células lagrimales que puede inducir el síndrome del ojo seco y provocar intolerancia a las lentes de contacto durante varias semanas después de dar a luz.

  3. Cambios en los Anexos Oculares: los anexos del ojo pueden verse afectados por el cloasma, un aumento de la pigmentación provocado por las hormonas y que afecta a las zonas situadas alrededor del ojo. Se conoce como la máscara del embarazo.

Enfermedades Oculares Relacionadas con el Embarazo

  1. Preeclampsia: sensibilidad a la luz, visión borrosa, visión de puntos centelleantes… Se presenta en mujeres embarazadas con hipertensión arterial y proteína en la orina a partir de la semana 20 de gestación.
  2. Corionetinopatía Serosa: es la percepción de una mancha central o de líneas torcidas al leer.
  3. Trastornos Vasculares Oclusivos: las obstrucciones de venas y arterias en la retina impiden el flujo de sangre por dichos vasos, provocando pérdida de visión, que se recupera después del parto.

Enfermedades Preexistentes

  1. Miopía: a partir de las 6 dioptrías comienza a hablarse de miopía magna, un tipo de miopía que puede llegar a provocar ceguera irreversible o desprendimiento de retina.

    Por eso, después del parto es importante revisarse la vista para comprobar que no se ha producido un aumento de dioptrías.

  2. Reniopatía Diabética: es un daño que se produce en los vasos sanguíneos del ojo provocado por la diabetes gestacional.

Soy miope y estoy embarazada ¿qué debo hacer?

La mayoría de las gestantes que padecen miopía sólo sufren ligeras molestias o alteraciones reversibles durante el embarazo. Sin embargo, en el caso de miopías muy acentuadas (por encima de las seis dioptrías), existe un mayor riesgo, sobre todo, en el momento del parto. Por esta razón es aconsejable:

  1. Someterse a un examen de exploración del fondo del ojo. Es una prueba sencilla y no invasiva que consiste en dilatar las pupilas con unas gotas para buscar posibles cambios vasculares y de presión que permitan comprobar si existe alguna lesión o desgarro. Si la retina se encuentra en buen estado, no hay ningún problema para un parto vaginal. Si no fuera así, habría que o bien sellar el desgarro con láser antes del parto o bien programar una cesárea para evitar un desprendimiento o hemorragia ocular.
  2. Intenta dormir y descansar lo suficiente, es importante que los ojos también se tomen un respiro.
  3. Utiliza gafas de sol adecuadas.
  4. Evita realizar actividades con iluminación reducida. Aprovecha las horas de luz natural porque tus ojos lo agradecerán.
  5. Pon atención en la conducción, especialmente, la nocturna.

Tal y como hemos comentado, la relación entre embarazo y miopía se traduce en alteraciones de la visión que suelen ser temporales.

Sin embargo, sí es importante que, ante cualquier síntoma ocular, una mujer embarazada revise su vista con un especialista después de dar a luz para comprobar que no se ha producido ningún cambio significativo en su visión.

En este sentido, es fundamental la cooperación entre obstetras, ginecólogos y oftalmólogos con el objetivo de prevenir enfermedades más graves y tener en cuenta que ni la cirugía refractiva ni la corrección de la graduación deben realizarse durante el embarazo o durante el primer año después del parto.

Embarazo y Miopía: por qué no es buen momento para operarte o hacerte gafas (5 – 35 voto/s)

Источник: https://www.doctorlens.es/embarazo-y-miopia/

Problemas Durante El Embarazo Que Afectan A La Visión (I)

Problemas oculares en el embarazo

Son muchos los problemas que puede tener un feto en su etapa de gestación y, muchos de ellos tienen consecuencias visuales para el resto de su vida. En este artículo os hablaremos de algunos de ellos. También existen ciertos cambios visuales en la madre mientras está embarazada, que os explicamos aquí.

Alrededor del 3-4% de los embarazos se asocian con una anomalía congénita, ya sea una malformación estructural (como una cardiopatía, o una espina bífida), un defecto cromosómico (como el síndrome de Down) u otra enfermedad fetal (como una infección, o un retraso del crecimiento intrauterino). Existen factores genéticos y ambientales conocidos que pueden alterar la formación de los órganos durante las primeras semanas de embarazo y la principal técnica diagnóstica durante el embarazo es la ecografía.

Prematuridad

Hemos hablado anteriormente de la retinopatía del prematuro (podéis leerlo aquí) y de lo que significa ser prematuro pero, ¿un bebé prematuro tiene problemas visuales a lo largo de su vida? Lo cierto es que así puede ser.

La prematuridad es un término usado para describir cuando un bebé nace antes de tiempo. Un bebé se considera prematuro si nace antes de completar las 37 semanas de gestación.

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales para su evolución. Su inmadurez orgánica puede avanzar sin problemas o puede derivar hacia posibles alteraciones de tipo sensorial, afectando su visión.

Además de la ya comentada retinopatía del prematuro, los bebés prematuros también pueden presentar problemas de visión debido a enfermedades o malformaciones congénitas como:

Por todas estas razones es imprescindible que el médico revise a los niños no solo después del nacimiento sino también tenemos que ir a las revisiones pertinentes.

Es necesario, también, desarrollar sus funciones visuales desde los primeros días de vida, en los que la plasticidad neuronal es más óptima.

La posibilidad de intervenir y de mejorar la calidad de los estímulos aportados logrará una mejor calidad en todo el desarrollo global posterior.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección ocasionada por un parásito microscópico denominado toxoplasma gondii.

Si bien la infección es generalmente una enfermedad leve en personas con sistemas inmunológicos saludables, es peligrosa durante el embarazo ya que, en ocasiones, el parásito puede infectar la placenta y al bebé.

El porcentaje de riesgo de transmisión es mayor cuanto más avanzada se encuentra la gestación en el momento de contraer la infección.

La toxoplasmosis puede afectar al cerebro, los pulmones o los ojos, entre otros. El bebé puede nacer asintomático (sin síntomas), pero que se pueden manifestar meses o años después en forma de daños oculares, hipoacusia, hidrocefalia, etcétera. Más adelante, el niño puede sufrir ceguera o deficiencia visual severa, lesiones en el sistema nervioso central…

¿Cómo se contrae la enfermedad?

Al contrario de lo que suele creerse, el contagio no se produce al estar en contacto con un gato. Pueden acariciarse y la embarazada puede convivir con un gato sin ningún riesgo siempre que el gato no sea portador del parásito. La infección puede producirse tras contacto directo con las heces de gatos contaminadas mediante inhalación o ingestión accidental de éstas.

La vía de infección más común es por comer carne infectada con el parásito, que esté cruda o no ha sido cocinada lo suficiente. Otra vía para contraer el parásito es la leche cruda, sobre todo la de cabra. Evita tomar leche que no esté pasteurizada o cualquier producto lácteo hecho con leche no pasteurizada.

También es posible que uno se contagie de toxoplasmosis a lo largo de su vida y esto generalmente es mediante el contagio por alimentos, agua y aire.

Probablemente las cicatrices de las cuales se genera la reactivación ocular -que es la forma más común- se traten de una infección contraída anteriormente, pero no de una lesión congénita.

En la mayoría de los casos esta primera lesión pasa desapercibida y es en la reactivación donde surgen los síntomas de la enfermedad ocular.

Problemas visuales en el bebé

Cicatriz en la retina de un ojo infectado por toxoplasmosis

La retinocoroiditis es la manifestación más común y suele afectar a ambos ojos y a partes importantes de la retina (mácula y nervio óptico). El síntoma más importante es el de visión borrosa y limitada debido a la afectación a las áreas vitales de la retina.

Las lesiones pueden estar presentes al nacimiento o aparecer en los primeros años de vida.

Más del 80% de los lactantes infectados de forma congénita presentarán signos de la enfermedad ocular en la adolescencia.

Los niños, además, pueden presentarse con estrabismo, nistagmus, microftalmos y catarata. La uveítis anterior aparece en aproximadamente 50% de los pacientes con toxoplasmosis ocular.

Rubéola

La rubéola es una infección vírica contagiosa, por lo general leve, que afecta principalmente a niños y adultos jóvenes.

La infección por rubéola en las mujeres embarazadas puede causar la muerte del feto o defectos congénitos en la forma de síndrome de rubéola congénita.

Cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90%.

Problemas visuales

En los niños, por lo general la enfermedad es leve, con síntomas que incluyen erupción cutánea, fiebre poco intensa, náuseas y conjuntivitis leve. Sin embargo, los niños con síndrome de rubéola congénita pueden padecer defectos de audición, defectos oculares y cardíacos y otros trastornos permanentes como autismo, diabetes y disfunción tiroidea.

Entre los defectos oculares del síndrome de rubeola congénita están:

  • Catarata uni o bilateral. Si se contrae antes de la 9 semana de gestación, aparece casi en el 50% de los casos. Pueden observarse desde el nacimiento, o a veces, varias semanas o incluso meses después del mismo.
  • Microftalmía (ojos pequeños anormales, uno o ambos)
  • Alteraciones en el fondo de ojo (retinopatía o retinopatía pseudo-pigmentosa)
  • Glaucoma congénito también puede hallarse en estos niños, pero con menor incidencia. Se presenta en el 10% de los casos de rubéola congénita y durante el período neonatal (puede asociarse o no a catarata).

Para tratar estos problemas, lo primero que se debe hacer es prevenir que esto ocurra, generalmente mediante la vacunación.

Y en caso de que el bebé presente alguno de estos problemas, estos han de tratarse individualmente como se hace en la práctica clínica diaria (muchos de estos problemas ya han sido descritos en nuestro blog, por lo que si quieres saber más sobre ellos, tan solo deberás clickear en los enlaces).

Existen muchos más problemas que se generan durante el embarazo y que tienen consecuencias visuales para el bebé. Estad atentos al blog, porque publicaremos más sobre este tema que puede preocupar a futuros padres.

Источник: https://tuvistasana.com/condiciones-y-enfermedades/problemas-durante-el-embarazo-1/

Problemas visuales en el embarazo: ¿Qué puede pasar?

Problemas oculares en el embarazo

Sabemos que experimentas cambios físicos y hormonales en tu cuerpo y esto puede ocasionar problemas visuales en el embarazo. Cuando algunos de ellos se vinculen con tu salud visual, deben evaluarse en nuestra clínica oftalmológica en Madrid.

Problemas de visión borrosa, hinchazón y enrojecimiento son padecimientos que pueden afectarte. Pero no te preocupes, en la mayoría de los casos se trata de una afección ocasional que dura nueve meses.

Hoy te ayudaremos a evitar incomodidad y molestias visuales, e incluso el miedo de que tus ojos sufran daños. Con nuestro apoyo gozarás de una visión saludable y renovada.

Razones de los problemas oculares en el embarazo

Durante el periodo de gestación surgen problemas oculares provocados por cambios hormonales y metabólicos. Estos son los responsables de las alteraciones del sistema visual de la mujer. 

Afortunadamente, en la mayoría de los casos estos cambios no son graves y suelen durar 9 meses.

No obstante, si por el contrario la embarazada sufre de alguna enfermedad previa como diabetes, hipertensión o glaucoma, es recomendable que asista a un especialista porque estas afecciones sí pueden afectar el globo ocular. Se debe a que las alteraciones complican el padecimiento original en los meses de gestación.

Por ello, es necesario aprender a reconocer cuáles son los cambios comunes y cuáles síntomas pueden referirse a problemas más graves.

Independientemente de cuál sea tu caso, lo recomendable es realizarse de forma habitual los exámenes visuales y asistir a consulta con el oftalmólogo si notas cambios extraños.

Si estos pequeños problemas no son tratados de forma adecuada pueden llegar a afectar la vista de la persona de forma permanente.

Cambios que ocurren en el embarazo

Dependiendo de los cambios oculares que se produzcan en el embarazo, la salud visual de la madre sufrirá modificaciones leves o graves.

A continuación, te presentaremos cuáles son los padecimientos más comunes en el periodo de gestación, con el fin de que los reconozcas y trates adecuadamente con ayuda de tu clínica oftalmológica en Madrid.

Cambios oculares fisiológicos

Nos referimos a esos padecimientos atribuidos al cambio hormonal que son naturales en el embarazo.

Es decir, esos que no se califican como enfermedad o patología porque son totalmente temporales y desaparecen una vez que termina el período de lactancia. Son bastante habituales y se manifiestan de la siguiente manera:

Fatiga visual

Cansancio en la vista que se produce después de hacer un gran esfuerzo o ver el mismo objeto durante mucho tiempo.

Problemas de refracción y acomodación

Se deben a la retención de líquido producido en la córnea y el cristalino.

Hinchazón de párpados

Ocurre especialmente por las mañanas, aunque a veces también se puede extender al resto del día.

Migrañas

Originadas claramente por los cambios hormonales que por lo general le producen a la madre una mayor sensibilidad ante la luz.

¿Qué hacer en estos casos?

Descanso y alimentación equilibrada son suficientes para aliviar los cambios oculares fisiológicos. También contar con atención médica especializada de una clínica oftalmológica.

Adicionalmente, para problemas como la sequedad en los ojos se recomienda el uso de lágrimas artificiales o gotas suministradas por el oftalmólogo.

Para la migraña es positivo el uso de algún calmante recetado por tu ginecólogo. Lo más importante es que debido a su característica de temporalidad, no prolongues el tratamiento permanente frente a estos padecimientos.

Es decir, en caso de usar gafas o lentes de contacto no es recomendable cambiar la graduación para atacar los problemas de refracción. Sino esperar a que pase el periodo de gestación y de lactancia.

La recomendación por excelencia para tratar este y otros problemas es informar a tu ginecólogo de la situación y asistir a una consulta oftalmológica.

Solo los especialistas están formados para garantizar que no se trata de algo grave y recetar los medicamentos necesarios.

Alteraciones patológicas

Existen pocos casos en los que las molestias originadas en el embarazo desencadenan problemas patológicos o los inducen. Es por eso que en este apartado te vamos a hablar de esos síntomas de los cuales debes estar alerta.

Por ejemplo, la aparición de padecimientos como la visión borrosa o doble, las manchas en el campo visual o la disminución de la visión lateral, podrían ser señales de una hipertensión que se ha producido durante el proceso de embarazo.

Este trastorno se convierte entonces en preeclampsia, toxemia o hipertensión inducida por el embarazo (HIE). Si no se tratan de la forma adecuada son los causantes de problemas visuales serios como el desprendimiento de retina.

En estos casos la madre debe asegurarse de mantener un control con su especialista para que la examine en profundidad.

Otras enfermedades visuales producto del embarazo

Existen otros trastornos que se generan a partir del embarazo y traen a la madre complicaciones visuales que trascienden el periodo de lactancia.

Miopía

Aunque lo normal es que la refracción vuelva al estado anterior tras el embarazo. Esta puede mantenerse elevada tras el parto.

Por su parte, existe otro par de enfermedades que se pueden llegar a agravar que son:

Hipertensión

Cuando ya se tiene un antecedente de esta enfermedad suele ser más grave. Así que lo recomendado es ponerse en manos de un médico cardiólogo.

Diabetes y salud visual

La diabetes es una de las enfermedades más comunes a nivel mundial. Su tratamiento a tiempo es necesario para evitar males como amputaciones, desequilibrios hormonales o hasta la muerte.

Cuando este trastorno es padecido por una embarazada su riesgo es mucho mayor.

Los sistemas que normalmente se ven afectados por los desequilibrios hormonales, como la vista pueden sufrir consecuencias fatales y permanentes si no se tratan a tiempo.

Si la madre ya padece de un daño visual antes de quedar en estado, es muy probable que este se agrave con el embarazo.

Razón suficiente para estar en control con especialistas de una clínica oftalmológica en Madrid.

Adicionalmente, cuando las mujeres tienen una edad avanzada (a partir de los 40 años) es más probable que estos daños se mantengan. Mientras que es mucho menor la posibilidad en las mujeres menores de 35 años.

Riesgos de la diabetes gestacional

Es necesario aclarar que aunque seas una mujer sana, durante el embarazo también existe un peligro de sufrir de diabetes gestacional.

La diabetes gestacional es aquella enfermedad que se produce entre el octavo y noveno mes debido a la baja producción de insulina por parte de la mujer.

Esto último ocurre por el mismo descontrol hormonal producto del embarazo. Entre los principales síntomas que se presentan al sufrir esta enfermedad está la deficiencia visual, acompañada de otros padecimientos como infecciones, sed y náuseas con mayor regularidad.

No obstante, es necesario realizarse exámenes de sangre rutinarios para detectar y tratar a tiempo, pues de lo contrario pueden surgir las siguientes consecuencias:

  • Aumento del peso del bebé por sobrealimentación.
  • Parto a través de cesárea con obligatoriedad.
  • Presión arterial elevada, principal causa de enfermedades como la preeclampsia.
  • Parto prematuro que podría traer complicaciones para el bebé.
  • Hipoglucemia, bajos niveles de sangre.

Plan de alimentación para controlar la diabetes gestacional

Una de las formas más seguras para controlar la diabetes gestacional es a través de la alimentación sana y equilibrada, junto a una buena rutina de ejercicios que mantenga a la madre en forma.

Claramente, estas dietas deben iniciarse una vez que el médico haga una evaluación completa de la paciente y le indique qué debe consumir o no de forma personalizada.

Normalmente, dichos regímenes alimenticios no deben ser tan bajos en calorías ni carbohidratos, pero ambos complementos deben estar bien distribuidos a lo largo del día. Lo que se suele limitar es el consumo de azúcares, proteínas y grasas.

Otra de las cosas a tener en cuenta es que los carbohidratos deben consumirse en menor proporción durante las primeras horas del día. Es decir, en el desayuno, debido a que justo en esta etapa del día el azúcar en la sangre suele estar muy elevada.

Recomendaciones adicionales

¿Estás embarazada y sufres alguna de estas enfermedades? Entonces es necesario que mantengas el control de tu salud visual con un experto de la clínica oftalmológica en Madrid.

Tomar una decisión responsable por nuestra salud y la del bebé garantiza el tratamiento adecuado y previene daños permanentes en la visión.

En el caso de padecer retinopatía diabética es necesario hacer un examen visual profundo, en él se incluye la dilatación de pupilas durante el primer trimestre de gestación a fin de obtener resultados específicos.

Trastornos visuales del embarazo pueden trascender

Son varios los trastornos visuales que durante la etapa de gestación de la mujer pueden  trascender después de los nueve meses. Entre ellos los más peligrosos son la hipertensión que puede causar ceguera, visión borrosa o doble visión.

Según la Organización Mundial de la Salud, los trastornos de la hipertensión afectan al 10% de las mujeres embarazadas en el mundo. Preeclampsia, eclampsia, hipertensión gestacional y crónica se incluyen entre ellos.

Adicionalmente, puede haber problemas de miopía previos que durante el embarazo avancen de forma desmedida causando dificultades en la visión. Es decir, de  un modo considerado leve puede llegar a uno severo.

Dichas afirmaciones advierten que la madre no debe descuidarse ni durante, ni después del embarazo. Siempre debe procurar mantener una salud integral estable.

Cuidado de la salud ocular en el embarazo

A continuación te vamos a presentar las recomendaciones de tu clínica oftalmológica en Madrid que necesitas saber para cuidar tu salud ocular si percibes que tienes problemas visuales en el embarazo:

Descansar

Reponte completamente a través de un descanso que ayude a recargar tus energías. Dormir y descansar la vista son una de las fórmulas secretas que debes de seguir para asegurarte de mantener una buena salud visual, con ello evitas afecciones como la fatiga visual.

Aprovechar la luz natural

Adicionalmente, uno de los principales males que puede ocasionar problemas visuales en el embarazo es hacer actividades como leer o escribir con poca luz. O, en todo caso, con luces artificiales que pueden cansar rápidamente la vista por su intensidad.

Lo más recomendable es dar el máximo provecho a la luz solar y disfrutar del contacto con la naturaleza.

Poner en control otras enfermedades

¿Padeces de alguna otra enfermedad que afecta tu vista antes de quedar embarazada?

Lo más recomendable es que te mantengas en control durante tu periodo de gestación con la clínica oftalmológica en Madrid de tu preferencia. Probablemente, estos malestares aumenten y requieran de un tratamiento para aliviarlo que solo puede ser recetado por el especialista.

No te asustes, son problemas transitorios

Pese a los riesgos de sufrir problemas visuales en el embarazo, lo mejor es que te tomes las cosas con calma.

Nada de esto afectará al desarrollo de tu bebé si estás en control con tu especialista en oftalmología y demás expertos.

Muchos de los malestares que experimentarás en tu visión y otras partes de tu cuerpo, serán transitorios. Pasarán una vez hayas cumplido con el periodo gestacional y de lactancia, ya que son originados por los cambios hormonales.

En caso contrario, si existe un malestar en tus ojos que persiste te recomendamos asistir a la clínica oftalmológica en Madrid más cercana. De seguro, obtendrás el tratamiento adecuado para aliviar cualquier problema.

Disfruta de tu embarazo y cero preocupaciones, pues todo saldrá bien si te mantienes atenta a tu salud.

¿Por qué algunas se olvidan de la salud visual en el embarazo?

Muchas mujeres suelen dejar pasar cualquier recomendación sobre su salud visual durante el embarazo porque se encuentran atentas a otros cambios de su organismo.

Estos cambios pueden ser físicos, como el ensanchamiento de caderas o las subidas de peso.

Recalcamos que la salud visual también es un aspecto que merece mucha atención por parte de especialistas en este campo, dado a que la vista es uno de los sistemas más apreciados por el ser humano. Y si llega a dañarse, puede quitarle uno de los mayores beneficios, ver el mundo con sus propios ojos.

Por ello mantente atenta de cada uno de los cambios que experimente tu cuerpo y no descuides la salud de tus ojos.

Ocumed, tu Clínica Oftalmológica en Madrid

¿Estás embarazada y deseas cuidar la salud de tus ojos? Nuestros especialistas con años de experiencia en salud visual te brindarán la mejor atención personalizada. ¡Pide una cita! Y disfruta de una visión saludable durante tu periodo de gestación.

Источник: https://ocumed.es/problemas-visuales-en-el-embarazo/

Problemas de la vista durante el embarazo – Nuestros consejos

Problemas oculares en el embarazo

¿Estás embarazada? ¡Es una de las cosas más bonitas que te pueden ocurrir! Tendrás momentos de mucha alegría, pero también otros de mucho estrés… En este artículo explicamos los problemas de la vista más comunes durante el embarazo.

Problemas de la vista durante el embarazo

Durante los nueve meses de embarazo es común tener problemas de visión. La buena noticia es que las últimas investigaciones médicas han confirmado que se trata de trastornos transitorios.

Si se realiza un seguimiento médico, veremos que en la gran mayoría de los casos cualquier trastorno visual desaparecerá en los primeros dos meses después de dar a luz.Los cambios en la visión que experimentarás durante la gestación se deben en parte a una diferente producción hormonal y a la preparación del útero para el parto.

Hay muchos temores y muchas dudas. Tu enemigo número uno, sin embargo, son aquellos rumores que empiezan con: «a mi prima una vez le pasó que….»

Por esta razón, hemos decidido responder a las preguntas más frecuentes acerca de los posibles problemas de visión durante el embarazo, simplemente respondiendo con verdadero, falso o depende.

  1. Durante el embarazo y la lactancia la visión se deteriora notablemente: FALSO
  2. Durante el embarazo y la lactancia la vista puede empeorar temporalmente: VERDADERO
  3. Se puede experimentar una fuerte sequedad ocular: VERDADERO
  4. En caso de alta miopía ya existente, hay que recurrir necesariamente a la cesárea: DEPENDE (el médico lo decidirá, pero normalmente no).
  5. La fuerte presión puede causar destellos en los ojos: VERDADERO
  6. Es recomendable hacerse una revisión de los ojos durante los nueve meses: VERDADERO
  7. Se pueden tomar tantos suplementos vitamínicos como se quiera: FALSO 
  8. Te vuelves intolerante a la luz del sol: DEPENDE (la intolerancia puede aumentar si ya eras sensible antes. Si experimentas sequedad en los ojos, debes saber que esto puede causar lágrimas y/o ardor en los ojos. Las lágrimas artificiales antes de la exposición a la luz del sol son de gran ayuda).

Puedes obtener más información leyendo nuestro artículo sobre los 4 problemas oculares más frecuentes.

Problemas de la vista durante el embarazo – Posibles síntomas

  • Sequedad ocular: debida a la reducción de la película lagrimal, que a su vez se debe a la variación hormonal. Utiliza un colirio sin conservantes, ideal para mujeres embarazadas.
  • Incremento de la miopía: si la miopía aumenta es porque los años pasan para todos y no tiene nada que ver con la llegada de tu hijo.
  • Manchas y chispas: los cambios de presión así como la falta de hierro pueden estresar la retina.

    Esta tensión hace que aparezcan chispas, manchas y/o destellos cortos.

  • Visión borrosa: la causa son los cambios hormonales y/o la falta de hierro. En casos extremos, tu médico puede prescribirte análisis de sangre y suplementos vitamínicos.

  • Párpados hinchados: si experimentas este síntoma, es una simple irritación o puedes tener la presión arterial alta. En ese caso, asegúrate de que tus manos no estén hinchadas también. De ser así, te recomendamos que acudas al médico.

Trastornos de la vista durante el embarazo – Qué enfermedades pueden ocurrir

Una breve introducción: ningún estudio médico ha confirmado que el embarazo pueda ser la causa de ciertas patologías, sino un estímulo a los problemas latentes que terminan por aflorar a la superficie.

Si se trata de trastornos fisiológicos, puedes dormir tranquila porque desaparecerán una vez que nazca el bebé. Sólo la pérdida de visión y, por tanto, de la concentración de lejos y de cerca, puede persistir durante la lactancia materna.

Si padeces alguna enfermedad, lo mejor es que consultes a tu médico lo antes posible.
La córnea y la presión del ojo interno pueden sufrir alteraciones.

 Mientras que la primera puede hacerse más grande, creando un pequeño edema y causando una ligera miopía, la presión sufre una reducción del tono ocular. En algunos casos, sin embargo, también hay un aspecto positivo: cualquier glaucoma preexistente podría llegar incluso a mejorar.

  • CSC: la coriorretinopatía serosa central es una enfermedad ocular que generalmente causa que un ojo tenga una visión disminuida. El paso de un líquido por debajo de la retina se acumula por debajo de la mácula causando una visión distorsionada o borrosa que persiste incluso después de la reabsorción del propio líquido. Leer más sobre este tema en wikipedia.
  • Escotoma: se trata de una enfermedad indolora que resulta en una zona de ceguera parcial, temporal o permanente.  Leer más sobre este tema en wikipedia.
  • Diplopía: causada generalmente por el nervio óptico, es la patología por la cual se empieza a ver doble.
  • Fosfeno: fenómeno caracterizado por la sensación de ver manchas luminosas que está causado por la estimulación mecánica, eléctrica o magnética de la retina.

Por último, en casos menos frecuentes, pueden padecerse enfermedades como trombosis de la vena central de la retina u oclusión de la arteria retiniana, causadas por problemas del sistema nervioso o circulatorio. En estos casos es muy importante ser tratado de inmediato para no empeorar la visión de forma permanente.

Pérdida temporal de la vista durante el embarazo – Remedios

Uno de los remedios naturales más eficaces es, sin duda, la luteína, que pertenece a la familia de las xantofilas, pigmentos naturales de origen animal o vegetal que tienen la capacidad de proteger el ojo de la radiación manteniendo al mismo tiempo la agudeza visual.

Se encuentra en verduras como espinacas, brócoli, albahaca, hojas de nabo, coles de bruselas, guisantes, remolacha, calabaza, zanahoria, tomate, albaricoque, kiwi y en la yema de huevo.

Muy a menudo, las futuras madres que se dan cuenta de que sufren problemas de visión durante el embarazo preguntan al oftalmólogo si deben comprar gafas nuevas o, si nunca las han usado antes, si deberían empezar a usarlas.

Incluso aunque no se dé ninguno de  los síntomas, se recomienda después de que la prueba haya confirmado la buena noticia, hacerse una revisión de la vista.

 Si has usado lentes de contacto hasta ahora, te recomendamos que las cambies durante al menos estos nueve meses por lentes de calidad.
Se recomienda también hacer una segunda visita unas semanas después del parto, tan pronto como te encuentres en forma, y finalmente una última revisión cuatro meses después de dejar de amamantar.

Problemas de la vista durante el embarazo – Conclusiones

La elección del tipo de parto debe ser hecha por el ginecólogo. Las enfermedades oculares también afectan a esta decisión.

Ha sucedido que algunas mujeres que sufren de miopía fuerte han tenido que recurrir a la cesárea. El esfuerzo y el estrés del trabajo de parto también pueden causar daño permanente al ojo.

En caso de que tu vista sea perfecta, estamos seguros de poder decirte que, al menos desde el punto de vista visual, no tendrás obstáculos.

Esperamos que la lectura de este artículo sobre «problemas de la vista durante el embarazo» te haya resultado interesante.

Si necesitas gafas nuevas antes, durante o después del embarazo no dudes en ponerte en contacto con nuestros ópticos asociados, que estarán encantados de ayudarte.

Y si estás esperando un hijo, ¡os deseamos a ti y a él toda la felicidad de este mundo!

Topics: enfermedades vista

Источник: https://www.gafas.es/blog/enfermedades-vista/problemas-vista-durante-embarazo-nuestros-consejos

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: