¿Puede comer anchoas una embarazada?

▷ Anchoas embarazo ¡GUÍA + Ayuda!

¿Puede comer anchoas una embarazada?

Durante un embarazo son muchos los cuidados que se deben tener con respecto a los alimentos que se consumen y las bebidas que se ingieren, esto se debe a que algunos de ellos pueden generar efectos adversos en nuestro organismo que pueden perjudicar al bebé.

Dentro de los alimentos con los que se deben tomar precauciones a la hora de consumirlos, se encuentran las anchoas, se tratan de un alimento con una gran cantidad de ácidos grasos omega 3, los cuales resultan sumamente beneficiosos para el organismo.

Sin embargo uno de los problemas que se presenta con este tipo de alimentos, es que cuenta con altos niveles de sal, que si se combina con una mala preparación o cocción de los mismos, pueden ofrecer efectos negativos en quienes las consumen.

Cuando se habla de las especies marinas, hay algunos pescados que pueden estar prohibidos durante el embarazo y que en condiciones regulares son altamente recomendados, como por ejemplo lo que ocurre con el pescado azul.

A pesar de ser un pescado rico en minerales y que brinda grandes beneficios al control de la presión arterial y del corazón, durante el embarazo no se recomienda consumir este tipo de pescado, lo mismo ocurre con las anchoas.

¿Por qué no se deben comer anchoas en el embarazo?

Es probable que las anchoas sean el alimento favorito de muchas personas, por lo general suelen ser un perfecto acompañante en diferentes comidas, sin embargo durante el embarazo la situación puede cambiar un poco, pues se considera un alimento nocivo para el proceso.

A continuación te mencionaremos los motivos principales por los que las anchoas pueden ser un alimento peligroso para consumir durante el embarazo:

  • Como es del conocimiento de todos, las anchoas son alimentos que contienen altos contenidos de sal, cuando una mujer consume sal en exceso durante el embarazo, aumenta las posibilidades de que su tensión arterial se vea perjudicada, lo cual puede generar inconvenientes en la madre y en el bebé.

Además de esto, es probable que la madre pueda experimentar problemas relacionados con la retención de líquidos, como normalmente ocurre cuando se consumen grandes cantidades de sal.

La sal puede también perjudicar el desenvolvimiento regular de los riñones.

Es importante que el consumo de sal durante el embarazo sea moderado y supervisado, pues tampoco debe eliminarse completo, ya que es necesaria para mantener los niveles de ciertos minerales en el organismos.

  • Cocción. Aunque la sal es un elemento que normalmente se utiliza para eliminar bacterias u organismos que puedan generar daños, no es suficiente en el caso de consumir alimentos en el embarazo.

Cuando se trata de alimentos que provienen del mar, es importante que al consumirlos se haga con una cocción total, pues de lo contrario, estos alimentos se convierten en potenciales portadores de un gusano denominado anisakis, el cual puede dar origen a infecciones digestivas.

Cuando una persona consume anchoas durante el embarazo que no están bien cocidas, puede contraer una infección de este tipo y padecer síntomas bastante molestos como dolor abdominal, elevación de temperatura, vómito, erupción en la piel, entre otros.

Que a su vez pueden resultar perjudiciales para el desarrollo satisfactorio del embarazo.

Beneficios de las anchoas en el embarazo

Antes de consumir anchoas es importante que consultes con el especialista si es indicado y las cantidades que normalmente puedes consumir, así como establecer los parámetros de cocción para evitar una posible infección.

Consumir anchoas de la forma adecuada durante el embarazo puede brindar los siguientes beneficios:

  • Consumir anchoas puede beneficiar los diferentes funciones del bebé, específicamente aquellas que se relacionan con aspectos cognitivos y neurológicos, pues sus minerales y nutrientes favorecen el desarrollo del cerebro.
  • Otro de los puntos aspectos que pueden verse favorecidos por parte del bebé, son el desarrollo de la visión y el buen estado del sistema nervioso cuando se encuentra en gestación.
  • Gracias a los altos contenidos de ácidos grasos omega 3, se puede prevenir un parto anticipado, por lo que si presentas antecedentes en este aspecto, es probable que las anchoas puedan brindarte algunos beneficios.
  • Se considera que los ácidos contenidos en las anchoas pueden beneficiar en el embarazo siempre y cuando se consuma de forma moderada, pues estos pueden ayudar a mejorar aspectos que pueden dar origen a la preeclampsia.
  • El consumo de omega 3 puede disminuir los riesgos en el bebé de obtener enfermedades relacionadas con un sistema inmune débil, como por ejemplo los resfriados, por lo que el bebé puede presentar mejor resistencia durante los primeros meses, después de haber nacido.
  • Según algunos estudios, los elementos que contienen las anchoas pueden contribuir a la hora de evitar los posibles episodios de depresión que normalmente se presentan en las mujeres en un embarazo, producto de la alteración de sus hormonas.

Recuerda que los ácidos esenciales son sumamente beneficiosos para el bebé durante el proceso de desarrollo en el embarazo, sin embargo no debes exceder las dosis de pescado semanales, pues algunos contienen grandes cantidades de mercurio, que pueden perjudicar el estado de salud de tu bebé.

Otros aportes de las anchoas

Además de los altos contenidos de ácidos grasos, las anchoas pueden brindar también otro tipo de minerales y vitaminas que resultan beneficiosos para el embarazo y el desarrollo bebé.

Las anchoas pueden contar con un gran valor nutricional a nivel de proteínas que incluso pueden ser similares a lo que se ingiere al consumir alimentos como la carne o los huevos. Además de esto, son grandes portadoras de vitaminas importantes tales como: A, D, E y K.

Dentro de las vitaminas B que contienen las anchoas también se encuentran las vitaminas B2, B3, B6, B9 y B12. Ademas de ser ricas en minerales que también brindan grandes beneficios, como por ejemplo el sodio, el hierro, el magnesio, el calcio y el potasio.

Al igual que la mayoría de las cosas, nada en exceso es bueno, por lo que si tienes una antojo de anchoas durante el embarazo, consúltalo con tu médico y dependiendo de lo que te diga date un gusto de vez en cuando.

Lo importante es que el especialista de su aprobación y sigas sus recomendaciones al pie de la letra.

¡No dejes de compartir el artículo para que la información llegue a más personas!

¡Por cierto! Antes de que te vayas, queremos recomendarte esto que seguro que te interesa:

Son una serie de contenidos a parte del que has leído que puede ser interesante para tí ¡Muchas gracias por leernos!

Источник: https://embarazo.kim/anchoas/

¿Se puede comer pizza con anchoas durante el embarazo ?

¿Puede comer anchoas una embarazada?

Seguimos avanzando en la lista de los alimentos autorizados y aquellos que no son recomendados durante el embarazo. Resulta fácil confundirse entre lo que se puede y lo que no se puede comer durante este período.

Nadie quiere causarle problemas al bebé.

Pero ¿se puede comer pizza con anchoas durante el embarazo? Para empezar veremos si usted puede o no comer pizza con anchoas durante su embarazo y a continuación le daremos algunos consejos para comer una pizza sin riesgo.

¿Se puede comer pizza con anchoas durante el embarazo?

A todas nos pasa que a veces tenemos ganas de una deliciosa e irresistible pizza. Sin embargo, la pizza forma parte de las interrogantes que surgen durante el embarazo. ¿Se puede comer pizza con anchoas durante el embarazo sin problemas para el bebé? La respuesta es SÍ, PERO tendremos que estar atentas a dos aspectos para poder devorarla.

Es fundamental poder darse un gusto durante el embarazo pero sin correr riesgos. Una pizza con los ingredientes bien cocidos no le causará ningún problema al bebé. Sin embargo, todo debe estar realmente cocido y no se deben añadir ingredientes de riesgo después de la cocción.

En una segunda parte explicaremos los ingredientes riesgosos para poder identificarlos correctamente.

¿Cuáles son las recomendaciones para el consumo de pizza con anchoas durante el embarazo?

Es importante recordar que algunos ingredientes que se ponen en las pizzas puede ser riesgosos. Toda pizza bien cocida, con ingredientes bien cocidos es segura para el bebé.

Usted puede por lo tanto comer pizza con anchoas durante su embarazo siempre que esté bien cocida.

Se recomienda consumir la pizza cuando sale del horno y no varias horas después, sobre todo si ha permanecido a temperatura ambiente.

El consumo de pizza con anchoas que contengan frutas o verduras durante el embarazo

Casi todos los productos que han estado en contacto con tierra son potenciales transmisores de toxoplasmosis, pues se trata de un parásito que vive precisamente en la tierra. La mayoría de frutas y verduras deben ser cuidadosamente lavadas antes de su consumo. Las verduras (rúcula, lechuga…) pueden añadirse después de la cocción, siempre que hayan sido bien lavadas.

El consumo de pizza con anchoas que contengan queso o crema (nata)

La crema (o nata) que se utilice deberá ser elaborada con leche pasteurizada. La mayoría de quesos riesgosos son aquellos fabricados con leche cruda, quesos blandos o poco cocidos (roquefort, gorgonzola). Estos productos representan un riesgo ya que pueden trasmitir listeriosis (enfermedad causada por una bacteria).

El beneficio de la cocción a alta temperatura es que elimina la bacteria. La única condición para comer pizza con anchoas que contenga quesos durante el embarazo es que la pizza haya sido cocida a alta temperatura. Los quesos tipo cheddar o comté no representan ningún riesgo, por lo que se pueden consumir sin cocción o poco cocidos.

La mozzarella es elaborada a partir de leche pasteurizada, por lo que tampoco hay problema.

Si desea saber si algún queso está asociado al riesgo de listeriosis utilice nuestro motor de búsqueda para mujeres embarazadas.

El consumo de pizza con anchoas que contengan embutidos durante el embarazo

Se recomienda fuertemente evitar el consumo de pizzas que contengan embutidos cuya cocción no hayamos podido verificar (jamón, jamón crudo, jamón de Parma, tocino…).

Si usted está segura de que los embutidos fueron añadidos al inicio de la cocción de la pizza, puede estar tranquila, pues la bacteria Listeria y la toxoplasmosis habrán sido eliminadas.

Por lo tanto, usted SÍ puede comer pizza con anchoas con embutidos durante su embarazo siempre que estén bien cocidos.

El consumo de pizza con anchoas que contengan huevo durante el embarazo

La salmonelosis es una patología ligada a una bacteria que está presente principalmente en los huevos. Para no correr riesgos, no consuma pizzas que lleven huevo crudo o poco cocido encima. Si el huevo está bien cocido, no hay nada que temer y usted podrá devorarse su pizza sin preocuparse.

El consumo de pizza con anchoas que contengan mariscos durante el embarazo

La misma recomendación es válida para los mariscos. Los mariscos que no han sido bien congelados o que no están frescos pueden transmitir listeriosis. Usted solo debe comer mariscos que estén bien cocidos. Por lo tanto, si los moluscos o crustáceos fueron añadidos antes de la cocción de la pizza, la bacteria habrá sido eliminada y usted no corre ningún riesgo.

Conclusión

En resumen, usted puede comer pizza con anchoas durante el embarazo con dos condiciones: que todos los ingredientes estén bien cocidos y que sean lo más frescos posible.

Источник: https://comer-embarazada.net/se-puede-comer-pizza-con-anchoas-durante-el-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: