¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

Los dentistas alertan de que las pastas de dientes infantiles no llevan suficiente flúor

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

¿A dónde va a parar la pasta de dientes cuando los niños aprenden a cepillarse? Es difícil saberlo, pero cualquiera que haya presenciado la poca destreza que demuestran intuye que acaba en su estómago.

De ver cómo lidian con este producto químico a pensar que algo tóxico les ocurrirá si les dejamos a su aire solo hay un paso. Y sí, lo cierto es que la ingesta excesiva de fluoruros acarrea un problema que se conoce como fluororis, y que se desarrolla durante el periodo de desarrollo dental -desde el nacimiento hasta los 6 o los 8 años-.

Cuando es leve, aparecen pequeñas manchas blancas en el esmalte, mientras que los dientes de los individuos con fluorosis dental aguda están manchados con motas o están agujereados. Pero también es cierto que el riesgo es mínimo y que rebajar la cantidad de flúor que contienen las pastas de dientes infantiles no es la mejor opción.

Es más, algunas de las que se comercializan actualmente tienen tan poco flúor que no sirven para prevenir la aparición de caries.

La controversia en relación con el flúor y la población infantil no es nueva.

Desde los años sesenta, con el movimiento «antifluoracionista» que floreció primero en Estados Unidos y luego en Europa, la polémica se ha centrado en la administración del flúor por vía sistémica, en la que los fluoruros se ingieren y se transportan por el torrente sanguíneo.

El foco se ha puesto especialmente en el agua de consumo, y el reparo a los compuestos que contienen este elemento «ha girado en torno a varios tipos de argumentos como la libertad individual, y motivos ecológicos y sanitarios de todo tipo.

Pero, de los miles de estudios realizados, ninguno ha sido capaz hasta ahora de encontrar ninguna asociación entre el flúor en el agua de bebida y patologías o alteraciones», salvo la posible aparición de manchas en la dentadura si no se controla adecuadamente el nivel de flúor, señala el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro.

Como la mayor frecuencia de aporte de fluoruros es a través del cepillado, la pasta de dientes infantil no se ha librado de la polémica, y la tendencia a reducir su cantidad se ha impuesto. «Pero hoy sabemos que, por la experiencia y la evidencia científica, el postulado de reducir la cantidad concentración de flúor en los dentífricos infantiles es erróneo», aclara Castro.

Y subraya: «Concentraciones inferiores a mil partes por millón (ppm) no sirven para prevenir la caries. En la actualidad se recomienda que toda pasta dentífrica, destinada a niños o adultos, contenga entre 1.100 y 1.200 ppm de flúor».

Lo relevante a la hora de cuidar de la salud de los niños no es cuánto flúor contenga sino la cantidad de pasta que le ponemos en el cepillo.

Nuevas evidencias científicas sin actualización en la industria

Según publicaba la revista del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España en 2014, en España, el 28% de los cuidadores de escolares de 3 años y el 38,5% de los de 4 años ponen pasta dental en toda la longitud de su cepillo, una opción a todas luces incorrecta.

«Para los niños de entre 0 y 3 años se aconseja utilizar una gasa, un dedal de silicona o un cepillo dental de lactantes con pasta dental de 1.000 ppm de ion flúor, en cantidad equivalente a un grano de arroz o una pequeña mancha. A partir de los 3 años, la cantidad de pasta dental con 1.

000 ppm de ion flúor debe equivaler a un guisante o a la anchura del cabezal del cepillo dental, con una concentración determinada por el riesgo de caries del niño y recomendada por el odontopediatra; a partir de los 6 años, la cantidad de pasta dental con 1.

450 ppm debe ser equivalente a un guisante a la anchura del cabezal del cepillo dental, y la concentración de ion flúor puede incrementarse hasta 5.000 ppm según el riesgo y la prescribe el odontopediatra», dice la presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría, Mónica Miegimolle.

El organismo que preside apoya la recomendación internacional de establecer un mínimo de dos cepillados diarios con una pasta dental fluorada, que puede acompañarse de un enjuague posterior, también fluorado.

Un importante obstáculo para que estos consejos puedan llevarse a cabo es que mientras las recomendaciones para los contenidos de flúor en los dentífricos han sido actualizadas en los últimos años, parte de la industria no ha seguido el paso.

Por eso es frecuente encontrar pastas infantiles etiquetadas para determinadas edades cuyo contenido en flúor no se corresponde con el que debería tener, y padres que se quejan de ello.

Son críticas como la de #unamadreeneldentista, quien alertaba en Instagram sobre la ineficacia contra las caries del bajo contenido de flúor de unas pastas de marca blanca. «Ninguna sería válida para los niños, y no por la cantidad de flúor, más bien por su escasez. Ninguna llega a 1.

000 partes por millón -la unidad de concentración que termina el nivel de tolerancia- que se recomienda de 0 a 2 años. Además, el etiquetado de 'edad recomendada' también falla: mayores de 2 años con 400 ppm, mayores de 6 años con 900 ppm». La Unión Europea fija un límite máximo de 1.500 ppm.

¿Qué saben de pastas infantiles en la farmacia?

Hay quien dice que el cuidado dental de los niños tiene más obstáculos. Además de la ineficacia del bajo contenido en fluoruros, en las redes sociales también se critican supuestas reticencias que los consumidores encuentran en las farmacias cuando piden pastas con más flúor para niños.

Sandra Pérez, del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cádiz, explica que en la oficina de farmacia se disponen de diversos tipos de pastas y con diversas concentraciones de flúor en ppm en función de las recomendaciones internacionales, y recalca que «la generalización de que no se dispensan pastas con concentración suficiente de flúor es falsa». Tomás Muret, vocal nacional de Dermofarmacia del Consejo General de Farmacéuticos, añade que los farmacéuticos se rigen por la evidencia científica y las recomendaciones de las instituciones de referencia. «De ahí la importancia del consejo farmacéutico para dispensar el producto más adecuado a cada persona según sus necesidades», sostiene.

En todo caso, frente al temor de algunos padres, la Organización Mundial de la Salud y la Academia Europea de Odontología Pediátrica aseguran que la administración de flúor por vía tópica en forma de pasta o en colutorio no comporta ningún riesgo para la salud de la población infantil y previene la aparición de caries. «El paso del flúor al torrente sanguíneo es mínimo, su acción es tópica al unirse a la hidroxiapatita del diente, reforzando las capas más externas del diente y reduciendo la vulnerabilidad frente a los agentes agresores que producen caries dental. Que se convierta en un tema controvertido parece más un tema de desconocimiento o bulo que de un peligro real», señala la vocal de Dermofarmacia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cádiz.

Puedes seguir Buenavida en , , Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2019/10/21/buenavida/1571663621_502834.html

¿Sabes aconsejar a los padres sobre las pastas dentales que deben usar sus hijos?

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

Cuidar de la salud bucodental de los niños requiere de una serie de cuidados específicos entre los que destaca el cepillado. Para ello es fundamental tener claro qué pasta dental emplear para cada rango de edad y situación. Os proporcionamos las nociones básicas para aconsejar a los padres sobre la pasta dental más idónea para sus hijos.

Actualmente sabemos que las pastas de dientes con concentraciones de 1000 partes por millón (PPM) de flúor o más, son las únicas que han demostrado ser eficaces en la reducción de caries.

Los padres de tus pacientes deben recibir una correcta información sobre la higiene que deben tener sus hijos. Y esta información debe ser clara y sencilla de manera que les resulte fácil llevarlas a cabo.

Para ello es fundamental que lo tengas claro y puedas transmitírselo; y es que hoy día, incluso en las farmacias, venden pastas dentales con proporciones inferiores a las que pautamos y con indicaciones de uso para edades en su etiquetado, que no se corresponden con nuestros criterios.

Nuevas recomendaciones sobre el cepillado dental en niños

Hay pautas que recomendamos y conocemos desde hace tiempo en odontopediatría: el niño, cuando ya no es bebé, debe dedicar unos dos minutos al cepillado, limpiará todas las caras de los dientes y una vez finalizado escupirá los restos de pasta, pero no se enjuagará. Hasta al menos los 8 años, este cepillado debe ser supervisado y nunca comerán o chuparán la pasta del tubo.

Pero como los consejos, en lo que a pastas dentales y sus proporciones de flúor se refiere, se ha actualizado más recientemente, queríamos esclarecer sus indicaciones y las cantidades que se deben usar en cada caso.

Desde el momento en que erupciona el primer diente temporal (de leche), es obligatorio cepillarle los dientes dos veces al día, por la mañana y fundamental por la noche.

Desde los 0 a los 3 años la pasta dental que deben usar es de 1000 ppm de ion flúor, pero la cantidad debe ser del tamaño de un grano de arroz. Este cepillado se puede llevar a cabo con un cepillo dental de lactantes, una gasa o un dedal de silicona.

Sin embargo, cuando el niño cumpla los 3 años, debes aconsejarle que la cantidad de pasta dental que use sea el equivalente a un guisante o lo que sería similar, la anchura del cabezal del cepillo dental. Pero la proporción de flúor del dentífrico seguirá siendo 1000 ppm mientras sea menor de 6 y el riesgo de caries que presente no lo exija.

Una vez que el niño cumpla los 6 años, es conveniente que le instes a usar pastas de dientes con 1450 ppm de ion flúor, en cantidad equivalente a un guisante.

La elección de pasta dental en niños según la Sociedad Española de Odontopediatría

Tal y como indican en el protocolo de prevención de caries de la Sociedad Española de Odontopediatría, en función del riesgo de caries del niño, la concentración de ion flúor del dentífrico podrá incrementarse, llegando incluso hasta los 5000 ppm en mayores de 6 años. Debemos ser los odontopediatras los que le prescribamos estas pautas a los padres o cuidadores.

Basándonos en este protocolo, debemos ser conscientes, por tanto, que según el riesgo de caries que estimemos que tiene el niño, será necesario que le pautemos el uso de una pasta dental con una dosis de flúor igual o mayor a la que se indica habitualmente.

De esta forma, a los niños los diferenciaremos al igual que anteriormente en niños de 0 a 3 años, niños de 3 a 6 años y niños mayores de 6 años. Y a su vez, cada uno de estos grupos englobarán a niños de riesgo bajo, de riesgo moderado, de riesgo alto y de riesgo muy alto.

Así pues, ante un niño de entre 0 a 3 años, que tenga riesgo, bajo, moderado alto o muy alto, le indicaremos siempre que use una pasta dental de 1000 ppm de flúor, en la cantidad, como anteriormente dijimos, de un grano de arroz. En estos casos, cuando el riesgo no es bajo es de suma importancia que nosotros, los odontopediatras, los revisemos más frecuentemente y analicemos detenidamente los factores de riesgo para poder indicar como revertirlos.

Los niños de 3 a 5 años ya podrán usar una cantidad de dentífrico tal como el tamaño de un guisante, pero seguirán usando la pasta dental de 1000 ppm siempre y cuando el riesgo de caries sea bajo. En los casos de riesgo de caries moderado o alto y muy alto, nosotros le indicamos usar pastas dentales infantiles con 1450 ppm de flúor.

Estas pastas dentales de hasta 1450 ppm de flúor, y en cantidad como el tamaño de un guisante o la anchura del cepillo, como expusimos con anterioridad, la podrán seguir usando los mayores de 6 años con riesgo de caries bajo.

También le indicamos que use esta pasta en los cepillados habituales a los niños que padecen el Síndrome HIM (hipoplasia incisivo molar), pero le prescribimos, además, el uso de un dentífrico con 5000 ppm de flúor, noches alternas y aconsejaremos aplicar sobre los dientes afectos un pelín tras el cepillado antes de dormir.

Si consideramos que el riesgo es moderado o alto es conveniente indicarle el uso de pastas dentales con 2500 ppm habitualmente, aunque si además presenta el Síndrome HIM, usará noches alternas el dentífrico con 5000 ppm como describíamos anteriormente.

En los casos extremos de riesgo muy alto aconsejamos como tratamiento de choque el uso de pasta de dientes con 5000 ppm de ion de flúor durante 6 meses.

Señalar, que, si es posible, que la pasta de dientes contenga Arginina al 1,5% y Zinc. También se aconseja el uso de seda o cinta dental en mayores de 3 años cuando el riesgo de caries es moderado o alto, así como los enjuagues de fluoruro sódico en los mayores de 6 años con riesgo de caries alto o muy alto.

Y puesto que el objetivo de todo esto es conseguir un efecto preventivo ante la caries infantil, aprovechamos la ocasión para recordar que, en la actualidad, está indicado y aconsejado sellar los primeros molares permanentes a toda la población infantil tenga el riesgo de caries bajo, medio o alto, y aplicarle barniz de flúor al 5% cada 6 meses para maximizar esta prevención.

Si quieres seguir formándote en odontopediatría, desde el Instituto IDEO te ofrecemos nuestro Curso de especialización en Odontopediatría, que incluye prácticas clínicas.

Источник: https://institutoideo.es/pastas-dentales-hijos/

Dientes y niños ¿Qué tipo de pasta? ¿Sin enjuagar con agua?

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

Cada mañana los pediatras vemos 20 pacientes, incluso más y en todas y cada una de las revisiones de salud, los dientes siempre generan una o varias preguntas. ¿Desde cuándo han de limpiarse? ¿Con agua, con pasta? ¿Son tan frecuentes las caries? ¿Qué hay de cierto en no enjuagar con agua? ¿Tipos de pasta?

Pues vamos a ello. De entrada aquí os dejo mi intervención en Saber Vivir donde pudimos repasar los aspectos más importantes de los dientes en los niños.

El 60%-90% de los niños en edad escolar presentan caries. Existen diversas creencias en torno a la dentición de los más pequeños que debemos desterrar.

  • Las caries en los dientes de leche no tiene importancia porque esos dientes no son definitivos y se caerán. FALSO. Toda caries ha de ser tratada y valorada por un odontopediatra. De lo contrario la lesión puede avanzar y afectar a la dentición definitiva y al tejido circundante que rodea al diente.
  • Hasta los dos años no se puede usar pasta de dientes. FALSO. De hecho lo recomendado es empezar con pastas con flúor desde la primera pieza dental

¿Qué tipo de pasta de dientes?

  • Desde la salida del primer diente hasta los 3 años: pasta de dientes con 1000 ppm de flúor en las pastas de dientes. (¿Cantidad? El equivalente a un granito de arroz o una raspadita sobre el cepillo)
  • Entre los 3 años y los 6 años: pastas con 1000 ppm de flúor (La medida de un guisante)
  • Mayores de 5-6 años: Pastas con 1450 ppm de flúor. (la medida de un guisante)

Aquí os dejo el Protocolo de la Asociación Española de Odontopediatría para que lo consultéis.

Es importante que sepáis que hay muchos dentífricos que en su etiquetado no están actualizados, por lo que no nos debemos guiar por la edad que ponen sino única y exclusivamente por las partes por millón de flúor (ppm de flúor). Si encontráis pastas con menos de 1000 ppm de flúor, son insuficientes, no previenen las caries y no las deberíamos de usar. Si tiene menos de  años, 1000 ppm de flúor y si tiene más de 6 años, 1450 ppm.

¿Sabías que la última evidencia científica disponible nos dice que lo ideal tanto en niños como en adultos sería no enjuagar la boca con agua, simplemente escupir sin más y que la pequeña cantidad de pasta que aplicamos en el cepillo se quedara sobre las piezas dentales?

Así que empecemos por cambiar  nuestros hábitos: cepillo seco, pequeña cantidad de flúor, cepillado durante al menos dos minutos y escupitajo (los que sean necesarios).

¿Y si se traga la pasta?

No pasa nada. Con la pequeña cantidad de flúor (grano de arroz) que ponemos el riesgo de fluorosis es prácticamente inexistente.

¿Cuáles son las medidas preventivas más eficaces para evitar las caries?

  • Cepillado de dientes, al menos 2-3 veces al día. El cepillado más importante es el de la noche.
  • Duración del cepillado al menos 2 minutos con cabezales suaves y pequeños para llegar hasta las últimas piezas. ¡Juguemos con nuestros niños a contar hasta 60 segundos! Hay cepillos infantiles que se ilumina una luz en el mango durante 2 minutos para que sepan cuándo han de parar.
  • No endulzar nunca el chupete: ni en mermeladas, ni en miel, ni en ningún líquido dulce.
  • No ofrecer zumos. ¡Los niños han de beber agua! Los zumos representan una de las primeras causas de caries en los países desarrollados. Los niños que beben zumos multiplican por tres el riesgo de caries además multiplicar el riesgo de obesidad infantil.
  • Enseñar a nuestros niños a utilizar seda dental y a cepillarse la lengua.
  • Por supuesto evitar productos azucarados: galletas, chuches, incluso el pan de molde es cariógeno.
  • Acudir al odontopediatra de forma rutinaria desde el primer año de vida.

¿El uso de chupete puede afectar a la dentición?

Por supuesto. Debemos retirar el chupete a los 18 meses, nunca más tarde de los 2 años o asumiremos el riesgo de tener deformaciones que precisen de tratamiento posteriormente.

Y si el niño se cae y con el golpe se le cae un diente que no sea de leche ¿Qué debo hacer?

  1. Mantén la calma.
  2. Recoge el diente por la corona, no por la raíz.
  3. Lávalo con agua o suero fisiológico, nunca con jabón e intenta implantárselo de nuevo en su lugar cerciorándote que está en la posición adecuada solamente con los dientes definitivos.

    Los dientes de leche no se reimplantan.

  4. Si no eres capaz, mételo en un vaso con agua, con suero o incluso sumergido en leche entera y acude al odontopediatra.
  5. Lo ideal es que el paciente sea valorado por un odontopediatra en un plazo máximo de una hora.

  6. No os perdáis esta interesante guía de la Asociación Española de Endodoncia

Por cierto, vamos a olvidarnos de premiar a los niños con chucherías

¿Qué sentido tiene si sabemos que desde el punto de vista nutricional son calorías muertas y además multiplican de forma considerable el riesgo de caries?

Es más ¿por qué no dejamos de premiar a nuestros hijos con comida? La comida no es una moneda de cambio de buen o mal comportamiento. La comida debe ser un momento de tiempo compartido  en familia promocionando estilos de vida saludables.

Un niño se porta mal y no por ello debemos castigarle sin cenar. ¿Qué tiene que ver la comida con su mal comportamiento?

  • Si te portas bien, te compro una chocolatina. Error.

Ni la chocolatina ni la comida como arma de negociación.

  • Hasta que no te comas todo lo del plato no te levantas de la mesa”. Error.

“Tú eliges la calidad y él la cantidad”

Ponle sobre la mesa alimentos de alta calidad nutricional y que coma lo que desee. Da ejemplo y anímale a probar. Pero nunca obligues, no conviertas la comida en un enfrentamiento y una lucha de poder. Saldremos perdiendo los padres.

Los niños han de tener una relación sana con la comida. Debemos respetar sus gustos y enseñarles hábitos saludables. Fruta y verdura siempre a la vista. No podemos pretender que coman fruta o verdura si ni siquiera saben lo que es una chirimoya, si no te han acompañado nunca al mercado o si no te ven a ti comer todos los días fruta y verdura.

“Como no ha comido nada, al menos, que se tome las galletitas”. Error. Prefiero que no coma en esa ocasión y lo intentaremos en la siguiente. Si le ofreces lo que él quiere (las galletas, los zumos o el snack, ¿cómo vamos a pretender que se coma la fruta?)

“Que no se vaya con el estómago vacío a la cama, que se tome el biberón y listo”. No pasa nada porque se vaya a dormir sin cenar, nada de nada. Ni entrará en hipoglucemia ni perderá peso. Tranquilos.

Se trata de que el niño vea que todas las noches nos sentamos a cenar, que unos días podrá cenar más y otras menos, pero lo que hay sobre la mesa es lo que se come. No montemos dramas, ni amenazas, ni mucho menos castigos.

Hábitos, hábitos, hábitos y con el tiempo recogerás los frutos.

No olvidemos que actualmente el 41% de los niños entre 6-9 años en España tiene sobrepeso u obesidad. La verdadera epidemia de este siglo. ¿Qué estamos haciendo mal?

  • Vida sedentaria. Niños que no molestan enchufados a la red, desenchufados de la vida.
  • Cómida rápida que “no tengo tiempo de meterme en la cocina”
  • Chuches, galletas, snacks y bollos como premios cada vez que se portan bien.
  • Exceso de proteínas y grasas trans en las dietas de nuestros pequeños cuando lo que debe predominar son las verduras, las frutas, las legumbres y la proteína de alta calidad como son: huevos, carnes y pescados. Más pescado que carne, más carne de ave que roja. Recordemos una vez más el Plato de Harvard: la mitad del plato verdura/fruta, un cuarto proteína y un cuarto hidrato de carbono (arroz, patata, pasta, pan todo ello si es integral, mejor)
  • Ojo a los almuerzos escolares: no te compliques, es fácil, botellín de agua, bocata y/o fruta. Lo demás, es absolutamente prescindible.

Hasta la próxima.

NOTA: Quiero dar las gracias por su inestimable ayuda a la Dra. Isabel Diez, odontopediatra del IDI  por su asesoramiento y cuidado dental de mis hijos 

Источник: https://www.luciamipediatra.com/dientes-y-ninos-pasta-enjuagar/

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

Los dientes deben lavarse desde que salen, lo cual suele suceder en torno a los 6 meses.

Menos algunos casos aislados, los recién nacidos llegan al mundo sin dientes, y estos empiezan a erupcionar hacia los 6 meses, empezando por los centrales.

Gradualmente van saliendo todos los dientes de arriba y abajo, hasta que, a los 3 años, los bebés ya tienen su dentadura de leche completa.

Muchos padres piensan que no hace falta cuidar estos dientes, ya que “van a caerse en unos años”, pero es muy importante lavarlos desde el principio, puesto que pueden desarrollan las mismas enfermedades que los adultos: caries, gingivitis, etc. Asimismo, una dentadura mal cuidada puede causar problemas al comer, al hablar, un incorrecto desarrollo de la mandíbula y de los dientes permanentes, etc. Por lo tanto, debes limpiar los dientes de tu bebé desde el mismo momento en que salgan.

Por supuesto, al principio deberás lavárselos tú con una gasa o cepillo blando para evitar hacerle daño, pero desde los 2 años debe hacerlo él solo con tu ayuda y tu guía.

En cuanto a la pasta de dientes, se recomienda usar de 0 a 2 años una pasta dentífrica con contenido menor a 1.000 ppm de flúor. De 3 a 6 años de 1.000-1.450 ppm de flúor. Y, a partir de los 6 años pueden usarse pastas con 1.450 ppm, la misma cantidad que tienen las pastas de los adultos.

Además de fijarte en la etiqueta del producto para asegurarte de la cantidad de flúor que tiene, puedes mirar también la edad que marca, puesto que, generalmente, viene indicada la edad para la que se recomienda cada bote de pasta. No obstante, pro si acaso, no dejes de comprobar que la cantidad de flúor es la correcta para su edad.

¿Por qué puede ser perjudicial el flúor?

El flúor es uno de los elementos químicos que encontramos en la Tierra. En su forma pura es un gas de color amarillo pálido altamente peligroso, que puede causar graves quemaduras en contacto con la piel.

En la pasta de dientes lo que se usa es el fluoruro de sodio, un elemento que sirve para prevenir y, en algunos casos, tratar la caries dental. Además, ayuda a mantener la estructura del diente fuerte, evitando los daños de la acidez de los alimentos.

El problema es que esta sustancia, añadida a la pasta en una cantidad superior a la indicada, puede causar fluorosis, una alteración en la formación del esmalte de los dientes que puede causar la aparición de manchas o líneas blanquecinas en los dientes en su forma más leve, mientras que en las más graves puede provocar que los dientes se vuelvan más frágiles y aparezcan manchas marrones.

Este problema aparece cuando los niños ingieren demasiado flúor en sus primeros años de vida, por eso hay que controlar la cantidad de flúor que tiene la pasta que le damos a nuestro hijo, así como de los colutorios que pueda usar. Hay que tener en cuenta que el agua que bebemos también tiene flúor, por eso a veces la ingesta puede ser excesiva si la pasta no es la adecuada.

Además de controlar la cantidad de flúor que tiene la pasta también debes echar una pequeña cantidad sobre el cepillo, como una pintada sobre el cepillo, cuando el niño tiene menos de 2 años, y una cantidad similar a un guisante cuando tiene entre 2 y 6 años. A partir de los seis años puede echarse entre uno y dos centímetros sobre el cepillo.

Por eso, los padres deben controlar el cepillado de los niños hasta los 6 años, no solo para asegurarse de que se cepillan los dientes al menos 2 veces al día, sino también para comprobar que lo hacen correctamente, cepillando bien todas las superficies dentales, durante al menos 2 minutos, y echando la cantidad de pasta adecuada según su edad.

En resumen, los niños no pueden usar pasta de dientes para mayores hasta los 6 años, pero antes de esta edad deben usar una que sí contenga flúor, en las cantidades adecuadas, ya que se ha comprobado que es la mejor forma de prevenir la caries entre los niños, un problema que se ha vuelto mucho más frecuente en los últimos años debido a los malos hábitos de alimentación. Por eso, además de cepillar los dientes a menudo a tu hijo, debes procurar que no consuma azúcares en exceso ni alimentos perjudiciales para los dientes. Una dieta sana y una higiene bucal adecuada ayudarán a que no tenga caries ni otros problemas dentales.

¡Y no olvides acudir al dentista de manera regular! Se recomienda la primera visita hacia los 12 meses o cuando se haya completado al dentición temporal y luego visitas anuales para comprobar que no hay ningún problema y poder corregir cualquier patología antes de que cause dolor o molestias mayores. 

Gingivitis

Definición:

Es una enfermedad que afecta a las encías y a las estructuras de soporte de los dientes. La etapa más temprana de la enfermedad periodontal es la gingivitis, que si no se trata, puede progresar hacia periodontitis, donde se producen daños irreversibles en las encías.

En las embarazadas es muy común que sangren las encías y se produzca gingivitis, tanto, que se la conoce como la «gingivitis del embarazo». También se produce un aumento de la secreción de saliva.

Durante el embarazo, este proceso es más frecuente por el aumento de diversas hormonas, entre ellas la relaxina, una hormona que sirve para relajar las articulaciones, facilitando el parto.

Pero sus efectos también afectan a los ligamentos de la boca, provocando la movilidad de las piezas dentales y facilitando la entrada de restos de alimentos entre los dientes y las encías, lo que provoca la inflamación. Además, durante estos 9 meses hay un mayor flujo de sangre por el cuerpo que puede causar hinchazón, sensibilidad y malestar en las encías.

Síntomas:

– Las encías sangran al cepillarse los dientes. – Encías rojas, inflamadas o dolorosas. – Dolor en algún diente. – Encías flojas y sueltas. – Mal aliento persistente. – Pus entre los dientes y las encías. – Dientes sueltos o que se están separando. – Cambios en la mordida. – Cambios en la adaptación de las dentaduras parciales.

Tratamiento:

En las etapas iniciales de la enfermedad, el tratamiento consiste en raspaje, curetaje y alisado radicular.

Esto implica extraer la placa y cálculos de las bolsas alrededor de los dientes puliendo y alisando las raíces. Así se eliminan las bacterias y los irritantes que causan la inflamación.

Normalmente el tratamiento permite que la encía se adhiera de nuevo al diente o se contraiga lo suficiente para eliminar la bolsa.

Los casos más avanzados pueden requerir tratamiento quirúrgico. Incluso si hay dientes flojos, el odontólogo puede verse obligado a tratar la mordida; por ejemplo, uniendo los dientes con férulas temporales para reducir el movimiento obteniendo más comodidad y mejor función.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/puede-un-nino-usar-pasta-de-dientes-para-mayores-9929

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: