¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

Dolor de oídos en niños: Causas, tratamiento y cómo evitarlo

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

Conocido en términos médicos como “otalgia”, el dolor de oído puede presentarse a cualquier edad del niño y es una de las razones más frecuentes por la que los padres llevan a sus hijos al pediatra. Puede aparecer en cualquier época del año y tener distintas causas. 

¿Por qué se produce el dolor de oídos?

El dolor de oídos se presenta generalmente cuando se produce una inflamación de alguna de las estructuras internas o externas que forman el oído, lo que se denomina “otitis”.

Esta inflamación u otitis, puede tener una causa infecciosa ( sobre-crecimiento de virus o bacterias) o no infecciosa (alergias, cambios de presión del aire, obstrucción de la trompa de Eustaquio, irritantes, etc.). 

¿Qué es una otitis infecciosa y porque se produce?

La otitis infecciosa es una inflamación del oído, desencadenado generalmente por el sobre-crecimiento de una bacteria o un virus en alguna de sus partes.

Puede presentarse en cualquier edad, pero es más frecuente en niños, debido a su menor capacidad de respuesta inmunológica y a la forma de su oído medio, con la trompa de Eustaquio corta y recta. Esto dificulta el drenaje y la aireación correcta de la caja del oído medio, facilitando el crecimiento de gérmenes patógenos.

Con frecuencia aparece después de un catarro o infección de vías respiratorias altas. Estadísticamente, afecta a cinco de cada seis niños menores de tres años.

¿Cuáles son los principales tipos de otitis infecciosa?

Dependiendo de la parte del oído afectada, las otitis se clasifican en varios tipos, y cada una de ellas tiene diferente presentación clínica, evolución y tratamiento diferente. 

  • Otitis externa: Cuando se afecta el Conducto Auditivo Externo, que va desde el tímpano hacia el orificio de salida del oído. 
  • Otitis media aguda: Cuando se afecta el oído medio, desde el tímpano hacia el interior, con síntomas de infección aguda.
  • Otitis media serosa: Cuando se afecta el oído medio, desde el tímpano hacia su interior, con líquido en oído medio, pero sin síntomas de infección aguda activa. Con frecuencia puede mantenerse de forma crónica por tiempo prolongado sin apenas síntomas ni dolor.

¿Cuáles son los síntomas que produce la otitis infecciosa?

Además del dolor de oídos característico, se pueden presentar otros síntomas diferentes según del tipo de otitis:

  • Otitis externa: aquí lo más característico es el dolor local que puede bastante ser intenso, pero no se acompaña de fiebre ni afectación general. También se denomina la otitis del nadador, por relacionarse con las aguas de piscina. Se presenta con más frecuencia en verano.
  • Otitis media aguda: Cuando la infección por virus o bacteria inflama el oído medio, lo rellena de líquido (transparente o pus), abomba el tímpano hacia afuera y muestra un enrojecimiento de esas estructuras. En ocasiones, además del dolor de oído, el niño puede presentar síntomas de infección aguda con afectación general (fiebre, llanto, decaimiento, falta de apetito, etc.).
  • Otitis media serosa: Aunque se puede observar contenido de líquido en iodo medio, no suele tener síntomas de infección aguda activa. Con frecuencia puede mantenerse por tiempo prolongado sin apenas síntomas, denominada otitis media serosa crónica.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una otitis?

El síntoma principal es el dolor de oídos. Esto lo transmiten bien los niños mayores, por lo que llevándolos al pediatra, podremos confirmar o no el diagnóstico. Pero la mayoría de las otitis se presentan en niños pequeños cuando todavía no saben hablar, y tenemos que sospecharlo por signos indirectos. Algunos de los signos de otitis son: 

  • Irritabilidad y llanto frecuente
  • Se lleva la mano al oído y llora al tocarle el oído afectado.
  • Dificultad para dormir
  • Dolor intenso de oído o de cabeza
  • Fiebre
  • Enrojecimiento o inflamación de la zona
  • Salida de líquido o pus por el conducto del oído
  • Falta de apetito 
  • Vómitos y/o mareos en ocasiones
  • Sospecha de mala audición

Si se presentan estos síntomas y no desaparecen en un tiempo razonable de uno o dos días, o bien si empeoran de forma rápida, se debe acudir al pediatra.

Este especialista, realizará unas preguntas y una exploración general y de los oídos mediante otoscopio, con lo que podrá hacer el diagnóstico de otitis, definir el tipo e indicar el tratamiento más adecuado según el caso.

Aunque es una enfermedad frecuente y habitualmente con buena evolución, debemos vigilar las molestas del niño y consultar al pediatra, especialmente si este es menor de dos años, ya que no está exento de complicaciones.

¿Cómo se trata el dolor de oído y la otitis?

El dolor se trata con analgésicos, generalmente paracetamol o ibuprofeno, a dosis correctas que le indicará el pediatra. Algunas medidas caseras como el calor seco local sobre la oreja (con una toallita caliente), o dormir ligeramente incorporado, pueden ayudar. El tratamiento etiológico dependerá del tipo de otitis y su causa.

El pediatra debe indicar el tratamiento más adecuado, ajustándose a las necesidades de cada caso. La otitis externa, precisa con frecuencia tratamiento antibiótico local mediante unas gotas específicas aplicadas directamente dentro del oído afectado (y es importante aplicárselas bien para que las gotas permanezcan varios minutos en el conducto).

 

La otitis media bacteriana, se trata en ocasiones con antibióticos concretos, administrados por vía oral y que llegarán al oído a través de la sangre después de su absorción intestinal.

Algunas otitis no precisan tratamiento antibiótico, por lo que su administración no mejoraría el proceso y podría ocasionar otros efectos indeseables y resistencias posteriores.

Pero es importante seguir correctamente las indicaciones, cuando su pediatra le prescriba un antibiótico, debe tomarlo de la forma explicada durante todos los días que le diga aunque mejore antes, para erradicar bien la infección.

A los pocos días de ir a su pediatra, el niño debe encontrarse mejor, y si no es así, debe comunicarse con él de nuevo para revisar todo el proceso, por si necesitara otro tratamiento complementario.

¿Se puede prevenir o evitar la otitis infecciosa?

En parte se pueden prevenir estas infecciones, si se reducen los factores de riesgo que se asocian a estas. Algunas medidas aconsejadas son: 

  • Vacunar correctamente al niño según le indique su pediatra con el calendario vigente
  • No fumar en la casa, coche ni otros lugares donde habite el niño
  • Evitar que pase mucho tiempo junto a otros niños con infección activa
  • No dejarle a dormir con el biberón
  • Lavarse las manos el cuidador con frecuencia. 

¿Se pasa si mi hijo tiene muchas infecciones de oído?

No es infrecuente que los niños tengan varias infecciones de oído, pero estas deben estar bien identificadas, bien diagnosticadas y bien tratadas. En el niño mayor, conviene estar muy pendiente de los signos sospechosos de falta de audición y comunicarlo al pediatra.

En cualquier caso hay que ser precavido y eliminar los factores que aumentan el riesgo de padecer otitis, como los mostrados en el apartado anterior.

Si a pesar de todo ello, el niño oye peor o tiene cinco o seis infecciones al año, se puede valorar un procedimiento quirúrgico bastante resolutivo consistente en colocar un tubo de ventilación muy pequeño en el tímpano, que permite que la caja del oído medio permanezca bien ventilado y seco, lo que mejora la evolución y el pronóstico.

En Unidad Médica Angloamericana contamos con médicos especialistas en dermatología y alergología dispuestos a ayudarte. No dudes en consultarnos.

Источник: https://www.unidadmedica.com/blog/dolor-de-oidos-en-ninos/

Dolor de oído en niños: qué hacer | Nurofen pediátrico

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

El dolor de oído en niños puede ser señal de una infección de oído, conocida médicamente como otitis.

Es un padecimiento común en la infancia que suele presentarse tanto en invierno, usualmente como consecuencia de los resfriados e infecciones respiratorias ocasionadas por distintos virus, como en verano, debido a una mayor exposición a piscinas, ríos, etc, lo que puede dar lugar a que entre líquido en el oído y que no se drene adecuadamente, causando molestias en el pequeño. Las infecciones de oído ocasionadas por bacterias que producen acumulación de líquido en el tímpano también son una causa frecuente de dolor en la zona. 

Aunque el dolor de oído es una condición común en niños, es muy importante vigilar de cerca las molestias que ocasiona en el pequeño y consultar al pediatra si se trata de un menor de 2 años o si sospechamos que el dolor ha evolucionado a una infección. 

Causas del dolor de oído

El dolor de oído en niños puede presentarse debido a la otitis, una inflamación que se produce cuando la trompa de Eustaquio, el canal que conecta el oído medio con la garganta, se obstruye.

En los niños estas trompas son más cortas y estrechas que en el caso de los adultos, razón por la que los virus, bacterias o el líquido proveniente, por ejemplo, de las piscinas, pueden obstruir la zona con mayor facilidad, dando lugar a una inflamación que puede evolucionar a una infección del oído medio. 

Existen varios tipos de otitis

Otitis externa

También conocida como otitis del nadador, se produce cuando se inflama o irrita la parte externa del conducto auditivo, normalmente por la presencia de hongos o bacterias que proliferan en ambientes húmedos, por eso esta condición está asociada con nadar y es común cuando al pequeño le entra agua en el oído que posteriormente no se drena adecuadamente. Este tipo de otitis puede ser aguda o crónica dependiendo del cuadro, con síntomas como dolor intenso en el oído, fiebre, reducción de la audición en el oído afectado, inflamación en la zona y en algunos casos supuración. 

Se presenta cuando la infección se localiza en el oído medio y se manifiesta cuando, por un bloqueo o inflamación en la trompa de Eustaquio, esta no es capaz de drenar el líquido que se produce en el oído medio.

Normalmente está ocasionada por la presencia de un virus, bacteria o por condiciones como las alergias, adenoides inflamadas, etc; produciendo síntomas como el dolor de oído, fiebre, dolor de cabeza y secreción de líquido en el oído.

La otitis media puede ser crónica o aguda dependiendo del cuadro.

Las causas más comunes del dolor de oído en niños son:

  • Infecciones en el oído medio causadas por virus o bacterias que pueden dar lugar a una otitis externa o a una otitis media
  • Resfriados, gripes o infecciones respiratorias ocasionadas por un virus. 
  • Dolores o infecciones de garganta que evolucionan hasta obstruir la trompa de Eustaquio.
  • Agua, jabón o champú que quedan en el oído y no se drenan adecuadamente.
  • Acumulación de cerumen en la zona.
  • Lesiones producidas cuando el niño se introduce objetos en el oído.
  • Cambios repentinos en la presión que pueden afectar el tímpano, como los que ocurren al viajar en avión por ejemplo. 
  • Cuadros alérgicos que pueden ocasionar inflamación en las trompas de Eustaquio, dando lugar al dolor de oído. 

¿Cuándo acudir al pediatra por un dolor de oído?

Muchos dolores de oído se alivian al cabo de dos o tres días, pero es importante seguir la evolución de los síntomas y marcar una consulta con el pediatra para diagnosticar la causa y aplicar el tratamiento oportuno cuando se presentan los siguientes síntomas:

  • El pequeño presenta fiebre y dolor de oído que no disminuyen al cabo de 24/48 horas o que va en aumento. 
  • El oído luce enrojecido e inflamado externamente.
  • Se observa supuración de líquido o pus.
  • Detectas que el niño no oye muy bien por el oído afectado o te manifiesta que siente el oído taponado. 

En el caso de niños menores de 2 años siempre deberemos consultar con el pediatra ante cualquiera de las señales anteriores. Todos estos signos indican la posible presencia de una infección de oído, en estos casos, es imprescindible que un profesional indique el tratamiento médico adecuado.

Si parecen otros síntomas como mareos, vómitos, supuración de sangre en el oído, dolor de cabeza intenso o rigidez en el cuello, se recomienda acudir a urgencias

Cómo aliviar el dolor de oído en niños

Los medicamentos analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor leve o moderado y la fiebre ocasionados por el dolor de oído. Se puede utilizar un medicamento específico para niños, consultando siempre antes al médico en menores de 2 años. Consulta nuestra Gama de productos para más información.

Debido a que no todos los dolores de oído son producidos por una bacteria, sino que muchos son ocasionados por virus u otros factores, es importante no administrar antibiótico al niñoa menos que sea expresamente indicado por el pediatra. Además de administrar medicación para reducir el dolor, puedes poner en práctica otras recomendaciones para calmar las molestias:

  • El dolor de oído se incrementa en posición horizontal, por eso es recomendable que el niño duerma ligeramente erguido, lo que garantizará un mejor descanso.
  • Aplicar compresas de agua caliente en el lado afectado puede ayudar a aliviar las molestias y calmar el dolor. Asegúrate de que la temperatura de las compresas es soportable para el pequeño antes de aplicarlas.
  • Masticar chicle ayuda a reducir la presión en el oído y proporciona alivio. Ten en cuenta que esta recomendación no es adecuada para niños muy pequeños.
  • Presta especial atención durante el baño, evitando que entre agua en el oído del niño, lo que podría agravar las molestias. Del mismo modo no se recomienda el baño en piscinas, ríos o en el mar mientras el pequeño tiene dolor de oído. 
  • Evita administrar remedios caseros en el oído del pequeño sin la previa recomendación médica.

La otitis en niños es una patología muy común que, en muchos casos, es la consecuencia de un resfriado, de la alergia o de un dolor de garganta que evoluciona. Sin embargo, podemos poner en práctica algunas medidas para prevenir el dolor de oído en los niños y reducir la posibilidad de que el cuadro se repita con frecuencia:

  • No limpies los oídos del pequeño con bastoncillos. Para mantener la higiene de la zona y evitar tapones de cera, se recomienda limpiar con un pañito humedecido con agua tibia, sin aplicar jabón o champú.
  • Asegúrate de que las orejas del pequeño están bien secas tras el baño. Esta recomendación es también importante después de los baños en la piscina o la playa, pues la acumulación de humedad es una causa frecuente de dolor de oído. 
  • En el caso de niños muy propensos a la otitis, se recomienda que usen tapones durante el baño para evitar que el agua entre en el oído.
  • Si el pequeño sufre con frecuencia de congestión nasal, se recomienda consultar al pediatra acerca de las medidas para reducir la presencia de mucosidad, cuya acumulación puede producir la obstrucción de las trompas de Eustaquio.
  • Sigue al pie de la letra el tratamiento indicado por el pediatra cuando el niño presenta una infección de oído. Las recaídas por infecciones que no han sido bien curadas son una causa frecuente de molestias para muchos pequeños.

Ante cualquier duda, consulta siempre a un profesional médico.

Источник: https://www.nurofen.es/articulos/dolor-de-oido-en-ninos/

5 Consejos sencillos para disminuir el dolor de oído

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

El dolor en el oído es un síntoma muy común, que puede surgir sin ninguna causa aparente o infección, siendo muchas veces provocada por la exposición prolongada al frío o por la presión dentro de este durante un resfriado. 

Por lo que, aunque no sea necesario realizar un tratamiento específico con antibióticos o cualquier tipo de medicamento, existen algunos medicamentos naturales que pueden ser hechos en casa para aliviar la incomodidad. Sea en niños o en adultos, el dolor de oído tiende a empeorar por la noche y se agrava con el aparecimiento de sinusitis o alergias.

Sin embargo, si el dolor demora más de 2 o 3 días en aliviarse, se aconseja acudir al médico general para evaluar si existe alguna infección que necesite ser tratada con antibióticos. Vea cuáles son las principales causas de dolor en el oído. 

1. Compresa tibia

Una simple compresa tibia proporciona el calor suficiente para aumentar la circulación en la oreja y, por eso, ayuda a descongestionar el oído.

Para usar esta técnica simple, se debe colocar un paño limpio caliente sobre la oreja durante 5 a 10 minutos, evitando que esté muy caliente y que queme la piel.

Esta es una excelente forma de aliviar el dolor de oído en los niños, ya que no produce ningún tipo de malestar.

Otra opción es utilizar una secadora de cabello en la mínima potencia a algunos centímetros del oído, con el objetivo de que no queme la oreja. Esta forma es especialmente interesante cuando el dolor en el oído surge después de nadar, ya que ayuda a secar el canal auditivo. Conozca otras formas sencillas de sacar el agua del oído.

2. Mascar chicle

Mascar un chicle es una de las formas más fáciles y sencillas de aliviar el dolor en el oído. Esto sucede porque el movimiento de mascar, ayuda a masajear los músculos alrededor del oído, abriendo las trompas de Eustaquio. Estos tubos son pequeños canales que conectan el oído a la garganta y que permiten retirar las secreciones que se acumulan en él, aliviando el dolor.

3. Aplicar gelo

Aunque en la mayoría de los casos, aplicar una compresa caliente pueda parecer una mejor forma de proporcionar más alivio, también existen situaciones en que el dolor solo se reduce cuando se aplica frío en la zona. Esto sucede por que el frío ayuda a disminuir la inflamación del oído, y permite adormecer las terminaciones nerviosas. 

Para usar el frío se debe colocar un poco de hielo dentro de una bolsa de plástico y después apoyar la bolsa sobre la oreja y en la zona alrededor, protegiendo con un paño limpio. En ningún caso se debe aplicar la bolsa de hielo directamente en la piel, especialmente en el caso de los niños o ancianos, ya que puede causar quemaduras, 

4. Realizar un masaje

Realizar un masaje leve puede ser otra forma sencilla de aliviar el dolor en el oído, principalmente cuando este surge después de situaciones muy estresantes, ya que el masaje ayuda a relajar los músculos que pueden estar contraídos por el exceso de estrés y preocupación.

Para hacer el masaje se deben realizar movimientos de arriba hacia abajo con el pulgar, comenzando detrás de la oreja y hacer una ligera presión mientras se desciende en dirección al cuello. Después, se debe repetir el mismo movimiento por la parte de enfrente de la oreja.

5. Estiramientos del cuello

Hacer estiramientos en el cuello también son otra opción para relajar los músculos y aliviar el dolor en el oído, especialmente cuando hay exceso de estrés.

Uno de los estiramientos más eficaces consiste en mantener la espalda recta y después, sin voltear el cuerpo, mirar hacia un lado y sostener la cabeza de 10 a 15 segundos, después voltear hacia el otro lado y sostener la cabeza de nuevo.

Otro estiramiento que puede utilizarse consiste en mirar hacia enfrente y después inclinar la cabeza hacia un lado, de forma que el oído quede más cerca del hombro. Después, se debe sostener esa posición con la mano del mismo lado y mantener durante 10 a 15 segundos. Al final, se debe repetir del otro lado.

Cuándo acudir al médico

En la mayoría de los casos, el dolor de oído no es un síntoma grave y puede ser aliviado en casa, sin embargo, es importante acudir al médico si:

  • El dolor no mejora después de 2 o 3 días;
  • Surgen otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza intenso o mareos; 
  • Hay presencia de pus o cualquier tipo de líquido que sale del oído;
  • Dificultad para abrir la boca.

En estos casos se puede estar desarrollando una infección en el oído y es importante iniciar el tratamiento adecuado con antibióticos como Amoxicilina, por ejemplo. Conozca más sobre el tratamiento para el dolor de oído.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/consejos-para-disminuir-el-dolor-de-oido/

Cómo aliviar el dolor de oído con remedios caseros

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

Muchas son las causas que pueden provocar un dolor de oído. Desde una otitis a una alergia, pasando por una artritis en la mandíbula, problemas en el tímpano, un resfriado o un exceso de cera en el conducto auditivo.

 Lo cierto es que el dolor de oído es algo que resulta muy molesto y que incluso impide que podamos conciliar el sueño. Es por eso que, llegados a una situación como esta, podemos acudir a unos trucos y remedios caseros.

Remedios que al menos nos sirvan para paliar un poco el dolor antes de acudir a un especialista médico.

El dolor de oído suele ser uno de los problemas más molestos. Sobre todo si se trata de una otitis o quien padece la infección es un niño.

 Debemos acudir al especialista si dicho dolor no remite en 2-3 días o si surgen otros síntomas como fiebre, mareos y dolor de cabeza.

No obstante, hoy te mostramos cómo aliviar el dolor de oido con una serie de remedios caseros efectivos.

1. Compresas tibias

Una compresa tibia en el oído desprende calor suficiente con el que aumentar la circulación en la oreja. Esto nos ayudará a descongestionar el oído, sobre todo entre los niños. La compresa limpia y caliente la podemos colocar en el oído unos 5-10 minutos para calmar un poco el dolor por las noches.

Si no tenemos una compresa tibia, podemos usar una bolsa de hielo. Pero siempre trataremos de alternar temperaturas.

2. Jengibre

El jengibre cuenta con propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Estas permiten aliviar ciertos dolores, entre ellos los del oído. Para ello, cortamos de la raíz de un jengibre un palito de unos 2 centímetros. En el lateral del palito hacemos pequeños cortes y lo introducimos en el oído durante unos 10 minutos.

3. Aceite de ajo

El ajo posee propiedades analgésicas que calman el dolor de oído. En este caso, trituramos un diente de ajo y lo colocamos en un pequeño recipiente con dos cucharadas de aceite de sésamo. Después, colocamos el recipiente en el microondas unos 2-3 minutos. Por último, colamos la mezcla y aplicamos 2-3 gotas en el oído que nos duele.

4. Aceite de oliva

Otro aceite que calma el dolor de oído es el aceite de oliva. Colocar unas gotas de este tipo de aceite en el oído es uno de los remedios caseros más eficaces y populares. No obstante, debemos medir antes con un termómetro que el aceite no esté más caliente que nuestra temperatura corporal.

5. Manzanilla

El efecto relajante y descongestionante de la manzanilla facilita la salida de las secreciones de la nariz y el oído. Podemos, en primer lugar, colocar unas gotas de aceite esencial de manzanilla en un recipiente con agua hirviendo. Luego nos tapamos la cabeza con una toalla e inhalamos el vapor, que ayudará a hidratar los canales que conectan la nariz al oído.

6. Gotas naturopáticas

Las gotas naturopáticas son aquellas que están hechas con extractos de hierbas. Un reciente estudio encontró que las gotas que contienen extractos de hierbas con base de aceite de oliva pueden ser tan efectivas o incluso mejores que las gotas para los oídos de venta libre tradicionales.

7. Agua oxigenada

El agua oxigenada es otro de los remedios más habituales para aliviar el dolor de oído. Tan solo tenemos que colocar varias gotas de este líquido en el oído afectado. Tras esto, dejamos reposar dentro del oído unos minutos. Por último, enjuagamos el oído con agua limpia y destilada para drenarlo.

8. Chicle

Cuando mascamos un chicle, estamos masajeando los músculos que se hallan alrededor del oído y abrimos las trompas de Eustaquio. Estas trompas son unos pequeños tubos que conectan el oído y la garganta. Este masaje nos ayudará a retirar las secreciones que se acumulan en el oído y que pueden ser las causantes del dolor.

Posición de la cabeza y ejercicios con el cuello

El dolor de oído se manifiesta más intenso por las noches. Para dormir, lo mejor es hacerlo con el oído afectado levantado en lugar de presionarlo contra la almohada. También podemos dormir con la cabeza elevada utilizando una serie de almohadas extras. Ambos remedios nos ayudarán a drenar mejor el oído.

Por último, ciertos ejercicios de rotación del cuello nos ayudarán a aliviar la presión del canal auditivo. Para ello, nos sentamos en posición recta con los dos pies apoyados en el suelo.

 A continuación, y lentamente, rotamos el cuello y la cabeza a la derecha hasta que esté paralela con el hombro. Luego, rotamos la cabeza hacia el otro lado hasta colocarla paralela con el hombro izquierdo.

 El siguiente paso será levantar los hombros tan alto como si tratáramos de cubrir los oídos con ellos.

Estos ejercicios hay que realizarlos de forma lenta, repitiendo todas las mañanas al levantarnos.

Источник: https://www.elespanol.com/como/aliviar-dolor-oido-remedios-caseros/484202034_0.html

Otitis del nadador (otitis externa)

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

  • Tamaño de texto más grande

La otitis externa, comúnmente conocida con el nombre «otitis del nadador», es una infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. La pueden causar varios tipos de bacteria u hongos.

La infección por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua. Si hay mucha humedad en el oído, el oído se puede irritar, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de bacterias u hongos. Por esta razón la otitis del nadador ocurre por lo general durante el verano, cuando las personas nadan.

Pero no tienes que nadar para sufrir de una otitis del nadador. Cualquier cosa que produzca una lastimadura de la piel en el canal auditivo puede producir una infección.

La piel seca, o una eczema, rascarse el canal auditivo, limpiarse el oído de manera vigorosa con palillos con punta de algodón, o colocarse objetos como ganchillos en el oído pueden aumentar el riesgo de desarrollar una otitis externa.

Y si alguien tiene una infección del oído medio, el pus que se junta en el oído medio puede pasar al canal auditivo a través de una perforación del tímpano y causar una otitis externa.

Señales y síntomas

El síntoma principal de la otitis externa es el dolor de oído, el cual puede ser grave y empeorar cuando se tira de la parte externa del oído o se hace presión sobre éste. Masticar puede resultar doloroso para ciertas personas con otitis externa. A veces, el canal auditivo pica antes de que el dolor comience.

La hinchazón del canal auditivo puede hacer que el niño se queje de que le molesta el oído o que lo siente «tapado».

Es posible que el oído externo se ponga rojo o se hinche y que los ganglios alrededor del oído aumenten su tamaño y duelan. Es posible que haya un poco de supuración del oído.

Posiblemente esta supuración sea de un color claro al principio, pero después se torne más opaco y amarillento como el pus.

De haber pus, partículas, o hinchazón que bloqueen el pasaje del sonido hacia el oído, es posible que la audición se vea afectada de manera temporal. No es típico que se produzca fiebre, y la otitis externa no es contagiosa.

Prevención

El uso de gotas de venta libre con una solución diluida de ácido acético, o alcohol, en los oídos después de nadar ayuda a evitar la otitis externa, especialmente si el niño es propenso a contraer infecciones. Estas gotas están disponibles en farmacias y sólo deben ser utilizadas en niños que no tienen tubos en los oídos o una perforación en el tímpano.

Después de pasar tiempo en el agua, los niños deben secarse con cuidado los oídos utilizando una toalla, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua drene de los oídos.

Para evitar dañarse los oídos, los niños no deberían limpiarse los oídos solos. Además, nunca coloque objetos en los oídos de los niños, como por ejemplo palillos con punta de algodón.

Tratamiento profesional

El tratamiento de la otitis externa depende de la gravedad de la infección y de la cantidad de dolor que siente el niño.

En la mayoría de los casos, su médico puede recetar gotas para los oídos que contienen antibióticos para atacar la infección, junto con esteroides para reducir la hinchazón del canal auditivo.

Las gotas para los oídos se administran varias veces por día, durante 7-10 días.

Si la hinchazón del canal auditivo hace difícil colocar las gotas, es posible que el médico ponga una pequeña mecha en el canal para que la medicina pase al interior del oído. En algunos casos, el médico tendrá que eliminar el pus y las partículas acumuladas en el oído succionándolas o aspirándolas.

Esto permitirá que las gotas funcionen de una manera eficiente.

En el caso de las infecciones más graves, también se pueden tomar antibióticos por via oral, y es posible que el médico indique hacer un cultivo de la supuración del oído con el fin de identificar la bacteria o el hongo que está provocando la infección.

Se pueden utilizar calmantes de venta libre para reducir el dolor, pero si el dolor es intenso, es posible que sea necesario administrar un medicamento para el dolor con receta. Una vez que se inicia el tratamiento, su hijo comenzará a sentirse mejor en uno o dos días. La otitis externa por lo general se cura en unos 7 a 10 días a partir del comienzo del tratamiento.

Tratamiento en el hogar

La otitis externa debe ser tratada por un médico. Si no se trata, el dolor de oídos puede empeorar y es posible que la infección se extienda. Para aliviar el dolor, antes de que el niño vea al médico, puede colocar un paño o toalla tibia sobre el oído afectado. El acetaminofeno y el ibuprofeno también pueden ayudar a que el niño se sienta mejor.

Cuando esté en su casa, siga las instrucciones del médico con respecto a la administración de las gotas para los oídos y a los antibióticos vía oral, en caso que éstos se hayan recetado.

Es importante que a su hijo no le entre agua en los oídos durante todo el período del tratamiento. Haga que su hijo use una gorra de baño al bañarse o ducharse.

También es posible que el médico recomiende el uso de tapones para los oídos.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico inmediatamente si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas: dolor de oído con o sin fiebre, una reducción en la audición en uno o los dos oídos o una supuración anormal del oído.

Revisado por: Steven P. Cook, MD

Fecha de revisión: agosto de 2012

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/swimmer-ear-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: