¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

Conjuntivitis

¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

La conjuntivitis, cuyo síntoma más característico es que el ojo está rojo, es la inflamación de la membrana que cubre la parte blanca del ojo y el interior del párpado (conjuntiva).

¿Por qué se produce?

Puede estar causada por infecciones producidas por bacterias, virus y otros gérmenes (conjuntivitis infecciosa), también por una reacción alérgica (polen, ácaros del polvo, epitelios de animales) o por diversos productos químicos (cosméticos) o irritantes (polvo).

La conjuntivitis infecciosa se extiende de persona a persona por contacto directo por gotitas expulsadas al aire por la tos o los estornudos, o a través de las manos, toallas o paños. El tiempo que transcurre desde el contagio hasta el comienzo de los síntomas es variable y suele ser de entre 2 y 7 días.

¿Cuáles son los síntomas?

El signo típico es el enrojecimiento de la parte blanca del ojo, generalmente acompañada de aumento del lagrimeo o de la presencia de secreción ocular. Esta secreción puede ser clara (como agua) o espesa con mucosidad o pus y que hace que los párpados se peguen el uno al otro.

La presencia de dolor es poco frecuente. Los niños mayores a veces se quejan de quemazón o picor, o de que tienen la sensación de tener algo en el ojo. La visión no se altera, aunque la mucosidad puede originar visión borrosa.

La duración de la enfermedad es variable. Las infecciones virales generalmente mejoran en 8-10 días; las que son producidas por bacterias al tratarlas con antibióticos se curan en 3-5 días.

¿Cómo se trata?

La conjuntivitis producida por virus suele desaparecer por si sola sin tratamiento. En este caso, el lavar el ojo con frecuencia con agua tibia o suero salino le aliviará las molestias.

Si el pediatra sospecha que la conjuntivitis es de origen bacteriano, le recomendará un colirio o pomada antibiótica.

Antes de comenzar el tratamiento local con gotas o pomada, limpie la mucosidad o el pus de los párpados con una gasa mojada en agua tibia y luego lave los ojos con suero salino, de forma que el líquido sobrante escurra hacia la oreja del mismo lado.

Debe advertir a los niños mayores que la medicina puede molestar durante los primeros momentos; a continuación tire con mucha suavidad del párpado inferior hacia abajo y ponga una gota (o un poco de pomada) en el espacio que se forma entre el párpado y el ojo.

Si su hijo es mayor y puede cooperar, pídale que mire hacia arriba mientras usted administra la medicina. Evite tocar el ojo con el cuentagotas o el tubo.

Otra forma de administrar las gotas oculares es hacer que su hijo se acueste con la cara hacia arriba y los dos ojos cerrados. Coloque una gota en el ángulo interno de cada ojo y, a continuación, separe ambos párpados o dígale que abra y cierre los ojos. Las gotas llegarán así a su destino por si solas.

Como las lágrimas limpian los ojos frecuentemente, las gotas deben administrarse cada 2 o 3 horas mientras su hijo esté despierto, al menos durante los dos primeros días de tratamiento. La pomada se administra 3 veces al día. El tratamiento debe durar unos 5 o 7 días. Aunque un solo ojo parezca infectado, es preferible tratar los dos ojos.

¿Cuándo debo consultar?

Si sospecha que su hijo tiene conjuntivitis debe ponerse en contacto con el pediatra para intentar determinar cuál es la causa y tratarla adecuadamente.

Debe consultar a su pediatra si el enrojecimiento, hinchazón o dolorimiento se extiende alrededor del ojo y del párpado, si aparece dolor intenso en el ojo, visión borrosa constante, cambios en la visión o sensibilidad a la luz.

¿Cómo se puede prevenir?

La conjuntivitis infecciosa es contagiosa. El niño se puede contagiar al tocar algo que ha tocado una persona infectada, como un pañuelo o un juguete. También a través de toses y estornudos. Para poder prevenirla, enseñe a su hijo a lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Para evitar la transmisión a usted mismo o a otras personas, usted debe lavarse las manos después de poner el tratamiento en los ojos de su hijo. A los niños mayores se les puede pedir que no se froten los ojos pero, si no pueden evitarlo, deben lavarse las manos a continuación.

Las toallas del niño con conjuntivitis deben mantenerse separadas del resto de las de la familia y cambiarse a diario, hasta que la secreción ocular haya cesado.

Los niños con conjuntivitis bacteriana pueden volver a las actividades de grupo después de un día completo de tratamiento. Si el médico sospecha una infección viral, para las que no sirven los antibióticos, podrá sugerirle una ausencia más prolongada.

Источник: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/conjuntivitis

Conjuntivitis en niños: ¿puede ser grave?

¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

La conjuntivitis en niños, al igual que en adultos, no suele revestir ninguna gravedad y suele ser muy frecuente, especialmente en niños pequeños.

Básicamente se trata de una inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa que recubre la cara posterior de los párpados y la cara anterior del globo ocular (parte blanca del ojo).

La causa más común de la conjuntivitis es un virus, aunque también puede estar producida por una infección bacteriana o por una reacción alérgica.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser muy visibles y característicos:

  • Enrojecimiento de los ojos y del interior de los párpados.
  • Legañas en los ojos o pestañas.
  • Párpados inflamados.
  • Picor de ojos (los niños se frotan los ojos).
  • Lagrimeo (especialmente si estamos hablando de conjuntivitis alérgicas).
  • Secreción ocular clara o amarillenta de una especie de lágrimas, aunque más espesas, que se expulsan a consecuencia de la infección.

Algunos síntomas menos frecuentes son:

  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener arenilla dentro de los ojos.

Tratamiento de la conjuntivitis infantil

En la mayoría de casos las conjuntivitis en niños son leves y desaparecen por sí solas al cabo de pocos días, aunque el tratamiento específico dependerá del tipo de conjuntivitis de que se trate:

  • En las conjuntivitis víricas no suele ser necesario ningún tipo de tratamiento.
  • En las causadas por una bacteria, el pediatra suele prescribir algún tipo de antibiótico, ya sea en forma de colirios o de uso tópico.
  • Si la causa de la conjuntivitis es una alergia es posible que el niño tenga que tomar algún antihistamínico por vía oral o bien en forma de colirio.

Cuidado: algunas son  muy contagiosas

El problema de la conjuntivitis causada por virus y de la conjuntivitis bacteriana en niños (conjuntivitis infecciosas) es que son muy contagiosas. Por este motivo, el niño afectado no debe ir al colegio o a la guardería hasta que el médico determine que su problema visual no puede ser transmitido a otros menores. La conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

Para evitar el contagio al resto de miembros de la familia únicamente se deben tomar unas medidas higiénicas básicas y simples como:

  • Tratar de no tocarse o frotarse los ojos.
  • Tanto el niño como los padres (que suelen ser los encargados de aplicarles el tratamiento) han de lavarse muy bien las manos.
  • No compartir toallas, fundas de almohadas ni otros elementos higiénicos.

¿Puede llegar a ser grave?

Aunque es muy inusual, la conjuntivitis pediátrica pueden llegar a comprometer seriamente la salud visual del niño en algunos casos en los que va acompañada de otros síntomas como:

  • Dolor en los ojos.
  • Visión borrosa.
  • Excesiva sensibilidad a la luz (fotofobia).
  • Un enrojecimiento muy intenso de los ojos.
  • La existencia de infecciones previas en los ojos.

En el caso de detectar alguno de estos síntomas o si los signos comunes prevalecen durante demasiados días, es necesario acudir cuanto antes al especialista en oftalmología o al pediatra.

¿Se puede prevenir?

Como hemos comentado, las conjuntivitis infecciosas son muy contagiosas. Por esta razón, debemos tomar ciertas medidas para evitar que nuestros hijos se contagien:

  • Debemos enseñarles a lavarse las manos con agua y jabón, en conciencia y con frecuencia.
  • También es necesario que sean conscientes de que no deben compartir con otras personas pañuelos de papel, toallas o fundas de almohadas.

Una vez el niño tenga la conjuntivitis será necesario:

Lavarse bien las manos después de tocarles los ojos.

Desechar cualquier objeto (gasas, algodón…) que se hayan utilizado.

Lavar por separado las toallas y fundas de almohadas que haya usado la persona infectada para evitar la contaminación.

Si el niño es propenso a las conjuntivitis alérgicas, evitar el contacto con el agente que provoca la inflamación. Por ejemplo, debemos mantener las puertas y ventanas bien cerradas durante los días en que hay mucha cantidad de polen en el ambiente, limpiar el polvo con frecuencia o pasar la aspiradora.

La conjuntivitis en recién nacidos

Los recién nacidos son particularmente susceptibles de padecer conjuntivitis y son más propensos a desarrollar complicaciones graves de este problema ocular si este se deja sin tratar o si se trata de forma tardía. Un bebé que presente síntomas de conjuntivitis debe ser examinado de inmediato por un especialista, puesto que puede ser causada por una infección, una irritación o bien porque tenga el conducto lagrimal obstruido.

Источник: https://www.clinicabaviera.com/blog/conjuntivitis-en-ninos-puede-ser-grave/

Cómo curar la conjuntivitis con remedios caseros

¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

En nuestro artículo sobre tratamientos estéticos, cosmética y cuidado de la piel ya tratamos el tema de cómo eliminar las ojeras y las bolsas, ahora trataremos una de las afecciones del ojo más frecuentes y tratables en el mundo: la conjuntivitis

La conjuntivitis es una enfermedad de los ojos que resulta muy común, y que generalmente suele aparecer en los meses de verano, aunque también puede ocurrir en otras estaciones. Es una enfermedad que se puede contagiar muy fácilmente, y que puede tratarse con remedios caseros para aliviar los síntomas.

Aquí te enseñamos cómo curar la conjuntivitis con remedios caseros, pero solo para sentirnos un poco mejor, porque después tendrás que ir a tu médico de cabecera.

Cómo prevenir la conjuntivitis

Si a nuestro alrededor, y especialmente en verano, se producen casos de conjuntivitis cercanos, es mejor tomar una serie de precauciones para evitar el contagio, ya que la conjuntivitis producida por virus o bacterias sí que son contagiosas.

  • Es muy aconsejable lavarse frecuentemente las manos, sobre todo los niños, siempre con agua tibia y jabón de manos, y durante un espacio de tiempo de, al menos, 15 a 20 segundos.
  • Evitar, en la medida de lo posible, tocarse o frotarse los ojos.
  • Evitar compartir lentes de contacto, o estuches y gafas usadas por otras personas. Además, siempre y en cualquier circunstancia, es necesario limpiar bien las gafas y las lentes de contacto porque pueden ser un foco de infección.
  • La persona contagiada no deberá usar maquillaje mientras dure la conjuntivitis, para no tener los ojos más irritados.
  • Limpiarse bien la cara y los ojos con un buen tónico o desmaquillante, no solo es óptimo para la piel, sino para prevenir la aparición de enfermedades oculares como la conjuntivitis.

Lo más común es que nos receten colirios o cremas, a base de antibióticos, dependiendo del origen de nuestra conjuntivitis. Es un tratamiento muy sencillo, sentiremos un alivio inmediato y además es muy breve. Como mucho, puede durar una semana.

Conjuntivitis: remedios caseros

Como los síntomas son muy parecidos en casi todos los casos (incluidas las alergias) lo más recomendable es ir al médico a determinar el origen de nuestra conjuntivitis y para recibir el tratamiento adecuado.

En cualquier caso, los remedios caseros ayudan mucho a aliviar los síntomas mientras vamos al médico, y son efectivos, pero solo como métodos para tratar la conjuntivitis y aliviar las molestias, pero no para curarlas y eliminarlas de raíz, y estos son:

  • Ponemos agua a calentar, cuando rompa a hervir echamos en una taza o vaso, y echamos un sobrecito de infusión de manzanilla. Tapamos y dejamos enfriar. Después, mojamos un disco de algodón o una gasa, y lo aplicamos al ojo infectado. Este es un remedio antiinflamatorio natural que puede disminuir la inflamación en los ojos. Además, la manzanilla también tiene propiedades antisépticas, por lo que es perfecta para limpiar los ojos si éstos tienen exceso de legañas por la infección. Conviene hacerlo unas tres veces al día. Notaremos un significativo alivio en los ojos a medida que continuemos con este remedio.
  • El agua fría refresca el ojo y alivia el escozor provocado por la conjuntivitis. Realizamos la misma operación, mojando un disco de algodón o una gasa estéril con agua bien fría, y aplicándolos al ojo. 
  • Otro método casero efectivo es la aplicación de rodajas frescas de zanahoria en el ojo. La zanahoria tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias. Si tenemos una licuadora, podemos exprimir una zanahoria, mojar con disco de algodón y gasa estéril, y colocar sobre el ojo.
  • El té verde es uno de los remedios caseros más efectivos para tratar la conjuntivitis. Sus principios activos son capaces de reducir la inflamación e irritación, y sus sustancias antioxidantes ayudan a desinfectar la zona afectada. Podemos realizar la misma operación que con la manzanilla, y después aplicar con un disco de algodón o una gasa estéril.
  • Y lo que nunca va a fallar para aliviar las molestias de cualquier tipo de conjuntivitis es el suero fisiológico comprado en farmacias.

No solo debemos tomar precauciones como la higiene y el no intercambio de objetos personales de los ojos con otras personas, sino acudir al médico lo antes posible para que éste determine cuál es el origen de nuestra conjuntivitis, y nos ponga el tratamiento más adecuado para atajar sus causas, y acabar con sus síntomas y efectos.

Источник: https://www.elespanol.com/como/curar-conjuntivitis-remedios-caseros/418458761_0.html

Los 8 mejores tips caseros para curar la conjuntivitis — Mejor con Salud

¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

La conjuntivitis es una afección en la que se produce una inflamación de la membrana transparente que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular.

Esta zona contiene pequeños vasos sanguíneos que, al estar expuestos a microorganismos y partículas volátiles, sufren una irritación, que origina ardor y enrojecimiento.

Los casos más frecuentes son producto de una infección viral o bacteriana; sin embargo, también se pueden dar por reacciones alérgicas o contacto con sustancias irritantes.

Aunque los síntomas van desapareciendo con el paso de los días, inclusive sin un tratamiento, es conveniente tener en cuenta algunos tips para acelerar su recuperación.

En esta oportunidad queremos compartir los 8 mejores para que no dudes en aprovecharlos cuando te enfrentes a este molesto problema.

¡Toma nota!

1. Compresa fría

La aplicación de una compresa fría sobre los párpados puede calmar la sensación de ardor que se produce en los ojos debido a la conjuntivitis.

¿Cómo utilizarla?

  • Envuelve varios cubos de hielo en un paño limpio y ponlo sobre la zona afectada.
  • Déjalo actuar de 5 a 10 minutos y retíralo.
  • Antes de volver a usar el remedio, lava y desinfecta el paño.

Te recomendamos leer: Usos alternativos de los cubos de hielo

2. Manzanilla

Las flores de manzanilla tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que apoyan la recuperación de los ojos cuando hay algún tipo de infección que los afecta.

¿Cómo utilizarlas?

  • Pon a enfriar un par de bolsas de té de manzanilla y, cuando estén heladas, aplícalas sobre los ojos.
  • Déjalas actuar 5 minutos y retíralas.
  • Úsalas 2 o 3 veces al día.

3. Vinagre de sidra de manzana

Por su acción antibiótica y antiviral, el vinagre de sidra de manzana puede ser útil como solución natural contra la conjuntivitis. Esrefrescante y también ayuda a lubricar los tejidos irritados para favorecer su alivio.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye el vinagre en agua tibia, a partes iguales.
  • Sumerge un disco de algodón en el líquido y aplícalo sobre el párpado.
  • Úsalo 2 veces al día.

4. Pepino

Rico en agua y compuestos antioxidantes, el pepino es un ingrediente altamente beneficioso para los ojos. Su aplicación directa mejora la circulación y también ejerce un efecto calmante.

Es ideal para disminuir la presencia de bolsas y ojeras, pero también para controlar el enrojecimiento y la comezón de la conjuntivitis.

5. Patata

La patata actúa de forma similar al pepino. Su zumo natural es un antiinflamatorio que puede controlar la irritación de los vasos sanguíneos afectados.

6. Té verde para la conjuntivitis

El prodigioso té verde tiene principios activos que apoyan el tratamiento de los problemas oculares.

En este caso en particular disminuye la inflamación y también reactiva el flujo sanguíneo.

7. Aceite de coco

Aunque conocemos el aceite de coco por ser un gran aliado para evitar las arrugas, es bueno saber que también es útil contra las infecciones que irritan los ojos.

Sus propiedades antibacterianas inhiben el crecimiento de microorganismos y aceleran el alivio de la inflamación y ardor.

8. Agua salada

Este sencillo remedio tiene varias funciones sobre los problemas en los ojos. En primer lugar, su acción antiséptica ayuda a desinfectar, lo que detiene el crecimiento de las bacterias en la zona.

Por otro lado, también actúa como un lubricante natural, humectando el globo ocular cuando se reduce la producción de lágrimas.

¿Qué causa la conjuntivitis?

La conjuntivitis infecciosa (la que se puede contagiar a otras personas) puede estar provocada por muchas de las bacterias y virus que causan los resfriados y otras infecciones (incluidas las infecciones de oído, las infecciones de los senos nasales y el dolor de garganta). A veces, la conjuntivitis puede estar causada por los mismos tipos de bacterias que causan la clamidiosis y la gonorrea, dos enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Algunos tipos de conjuntivitis no son infecciosas, como:

  • la conjuntivitis alérgica, que ocurre con mayor frecuencia en niños que padecen otras afecciones alérgicas, como la rinitis alérgica primaveral (o fiebre del heno). Los desencadenantes de la conjuntivitis alérgica incluyen el césped, el polen, la caspa animal y los ácaros del polvo.
  • la conjuntivitis irritativa, causada por cualquier cosa que irrite los ojos, como la contaminación atmosférica y el cloro de las piscinas.

La conjuntivitis en los recién nacidos

Los recién nacidos son particularmente susceptibles a la conjuntivitis y son más propensos a desarrollar complicaciones graves si se deja sin tratar. Si una madre embaraza tiene una ETS, durante el alumbramiento, las bacterias o virus pueden pasar a los ojos del bebé desde el canal del parto, provocándole una conjuntivitis.

Para evitarlo, los médicos aplican una pomada antibiótica o gotas antibióticas en los ojos de todos los bebés inmediatamente después del parto. En algunas ocasiones, este tratamiento preventivo causa una conjuntivitis química leve, que se suele curar por sí sola.

Además, los médicos pueden hacer pruebas de cribado a las mujeres embarazadas para detectar posibles ETS y las pueden tratar durante el embarazo para impedir que trasmitan la infección a sus bebés.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la conjuntivitis?

Aparte del síntoma característico del enrojecimiento ocular, las molestias en el ojo son el síntoma más frecuente. Los niños pueden decir que notan que tienen arenillas en el ojo.

Suelen presentar secreción ocular, así como dolor e inflamación de la conjuntiva. A algunos niños se les hinchan los párpados o tienen sensibilidad a la luz fuerte.

La conjuntivitis puede afectar a uno o a ambos ojos.

En los casos de conjuntivitis alérgica, la picazón y el lagrimeo son los síntomas más frecuentes.

¿Es contagiosa?

La conjuntivitis es contagiosa cuando está causada por bacterias o virus.

  • La conjuntivitis causada por bacterias se puede contagiar a otras personas en cuanto aparezcan sus síntomas y mientras siga habiendo secreción ocular o hasta veinticuatro horas después de que se inicie el tratamiento antibiótico.
  • La conjuntivitis causada por virus suele ser contagiosa antes de que aparezcan los síntomas y lo puede seguir siendo durante todo el tiempo que duren los síntomas.

La conjuntivitis alérgica y la conjuntivitis irritativa no son contagiosas.

Un niño puede contraer una conjuntivitis al tocar a una persona infectada o algo que haya tocado esa persona, por ejemplo, un pañuelo de papel usado. En verano, la conjuntivitis se puede propagar cuando los niños nadan en aguas contaminadas o comparten toallas contaminadas. También, se puede propagar a través de la tos y de los estornudos.

Asimismo, una persona con conjuntivitis en un ojo puede contagiársela al otro al tocarse o frotarse el ojo infectado y después, el otro ojo.

¿Cómo se diagnostica la conjuntivitis?

Si crees que tu hijo tiene conjuntivitis, es importante que lo vea un médico para saber cuál es su causa y cómo tratarla. Hay otras afecciones oculares graves que tienen síntomas similares a los de la conjuntivitis, por lo que un niño que se queje de dolor fuerte en los ojos, cambios en la vista, hinchazón alrededor de los ojos o sensibilidad a luz deber ser revisado por un médico.

Si no pueden hacer la visita en persona, tal vez la puedan hacer por videollamada.

La telemedicina, donde los pacientes y los profesionales de la salud pueden usar la tecnología para el diagnóstico y el tratamiento a distancia de algunas afecciones médicas, se está haciendo cada vez más popular. Pregunte al médico de su hijo si practica la telemedicina, y compruebe si su compañía médica cubre esta opción.

¿Cómo se trata la conjuntivitis?

La conjuntivitis causada por virus suele desaparecer por sí sola sin tratamiento. La conjuntivitis bacteriana se trata con gotas oculares antibióticas o con pomada ocular antibiótica.

Puede costar que los niños toleren las gotas oculares varias veces al día. Si está teniendo problemas, coloque las gotas en el canto interno del ojo cerrado de su hijo y, cuando lo abra, el medicamento le caerá dentro del ojo.

Si sigue teniendo problemas con las gotas, pregunte al médico sobre la posibilidad de usar una pomada antibiótica, que se puede aplicar en una fina capa en la cara interna del párpado inferior, desde donde se derretirá y entrará en el ojo.

Si su hijo tiene una conjuntivitis alérgica, el médico puede recetarle medicamentos antialérgicos, sea en forma de comprimidos, de jarabe o de gotas oculares.

También le puede dar paracetamol o ibuprofeno para aliviarle las molestias de la conjuntivitis (lea el prospecto pata conocer la dosis correcta).

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sentirse mejor?

Las compresas frías o tibias sobre los ojos pueden aliviar las molestias oculares de su hijo. Puede limpiar los bordes del ojo infectado cuidadosamente con agua tibia y gasa o bolitas de algodón. Así, podrá eliminar las costras de secreciones secas que hacen que se peguen las pestañas por la mañana.

Si su hijo usa lentes de contacto y tiene conjuntivitis, el médico o el oftalmólogo le puede recomendar que no las use hasta que haya desaparecido la infección.

Cuando la infección haya remitido, desinfecte las lentes de contacto y su estuche por lo menos dos veces antes de que su hijo los vuelva a utilizar.

Si su hijo lleva lentes de contacto desechables, deseche el par que estaba utilizando cuando contrajo la conjuntivitis y utilice uno nuevo cuando haya remitido la infección.

Los médicos suelen recomendar que los niños con conjuntivitis contagiosa no vayan a la escuela, la guardería, el centro de preescolar o campamentos de verano durante unos días.

¿Se puede prevenir la conjuntivitis?

La conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa. Por lo tanto, enseñe a sus hijo a lavarse las manos con agua y jabón, a conciencia y con frecuencia. Además, no debería compartir con otras personas gotas oculares, pañuelos de papel, maquillaje para los ojos, toallitas de aseo, toallas o fundas de almohadas.

Asegúrese de lavarse bien las manos después de tocar los ojos infectados de un niño y de desechar cualquier objeto, como gasas o bolitas de algodón que haya utilizado. Lave con agua caliente las toallas y la ropa de cama que el niño haya usado y separada de la ropa del resto de la familia, para evitar la contaminación.

Si sabe que su hijo es propenso a la conjuntivitis alérgica, mantenga cerradas puertas y ventanas los días en que hay mucha cantidad de polen en el aire, y quite el polvo y pase la aspiradora con frecuencia para reducir los desencadenantes de la alergia en su casa. La conjuntivitis irritativa solo se puede prevenir evitando las causas de la irritación.

Se pueden prevenir muchos casos de conjuntivitis en recién nacidos haciendo pruebas de cribado de ETS a mujeres embarazadas y tratando estas enfermedades. Una mujer embarazada puede tener bacterias en el canal de parto incluso sin presentar ningún síntoma; por eso son tan importantes las pruebas de cribado.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Si la conjuntivitis de su hijo no mejora después de 2 o 3 días de tratamiento, o después de una semana sin recibir tratamiento alguno, llame al médico.

Si a su hijo le empieza a aumentar la hinchazón, el enrojecimiento, las molestias y la sensibilidad alrededor de los ojos o tiene fiebre, llame al médico. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha empezado a extender más allá de la conjuntiva, por lo que requerirá tratamiento adicional.

Revisado por: Patricia Solo-Josephson, MD

Fecha de revisión: junio de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/conjunctivitis-esp.html

Conjuntivitis: ¿son eficaces los remedios caseros?

¿Qué es bueno para la conjuntivitis en niños?

La conjuntivitis es una de las enfermedades del ojo más frecuentes y molestas durante el verano, la facilidad de contagio sobre todo en piscinas aumenta el riesgo de contraerla.

Al infectarse, mucha gente suele acudir a remedios caseros para tratarla, lo que no saben es que no sólo no son eficaces para curar la infección, sino que en algunos casos pueden agravar la enfermedad.

Los remedios caseros pueden ser útiles para la limpieza y protección diaria del ojo.

Es decir: para tener una buena prevención, pero una vez que nos hemos contagiado, bien sea por el virus o por la bacteria, y desarrollemos una conjuntivitis los remedios caseros solo sirven como coadyuvantes a los medicamentos” señala Juan Ignacio Bronte, vocal de Óptica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Guipúzcoa (COFG).

Esther Núñez, oftalmóloga del Hospital Viamed Montecanal, en Zaragoza, coincide con estas declaraciones y añade: “Los remedios caseros pueden aliviar ligeramente los síntomas de una conjuntivitis, pero es el tratamiento de la causa lo que va a producir la curación de la misma”.

Los remedios caseros más populares: ¿verdad o mito?

Bronte analiza algunos trucos caseros que se pueden encontrar hoy en día por la red y en el boca a boca en función de su efectividad:

  • Aplicar algodón con manzanilla o caléndula en los ojos: verdad, la manzanilla o la caléndula son dos antiinflamatorios naturales. Pueden disminuir la  inflamación y el picor ocular típicos de la conjuntivitis.
     
  • Colocar rodajas de pepino sobre los ojos: mito, realizarlo no supondría ninguna mejoría en la enfermedad.
     
  • Alternar compresas con agua fría y caliente en los ojos: mito, este remedio puede ser útil en caso de blefaritis o de orzuelos, pero no para la conjuntivitis.
     
  • Lavar los ojos con agua o leche con miel disuelta: mito, esto podría infectar más el ojo y aumentar  la conjuntivitis.
     
  • Aplicar pan congelado sobre el ojo: mito, el frío es el antiinflamatorio más antiguo que existe pero el pan rompería todo estado de higiene necesario en el ojo.
     
  • Poner una rodaja de patata cruda durante tres noches consecutivas sobre el ojo: mito, no tiene ninguna base sólida para argumentar ayuda alguna contra la afección.
     
  • Aumentar el consumo de yogur mientras dure la infección: mito, el yogur presenta lactobacillus, es decir cepas de bacterias beneficiosas para aumentar nuestra flora natural, útil cuando tomamos antibióticos orales pero para la conjuntivitis no sería necesario.
     
  • Lavar el ojo con agua y sal: mito, no supone la curación de la enfermedad.

La oftalmóloga del Hospital Viamed Montecanal recalca que ninguno de ellos va a curar una conjuntivitis. “La aplicación de frío local puede aliviar los síntomas.

Para limpiar los párpados es preferible utilizar suero fisiológico o un agua micelar para uso oftálmico, aunque se pueden utilizar las infusiones de manzanilla o el agua con sal, siempre que se extreme la limpieza al realizar las mismas”, precisa Núñez.

En su opinón,  tener tratar esta infección únicamente con este tipo de remedios retrasan la curación y agravan la enfermedad.

El tratamiento más adecuado

En cuanto al tratamiento, el vocal del COF de Guipúzcoa específica que en el caso de la conjuntivitis bacteriana se debería administrar un colirio con antibiótico y corticoide.

Si por el contrario la conjuntivitis es vírica solo se deben tomar medidas paliativas para aliviar los síntomas, como por ejemplo la limpieza con toallitas estériles oculares.

Aun así, tanto Bronte como Núñez insisten en que lo primero de todo es acudir a un oftalmólogo o al médico de cabecera para que le realice un correcto diagnóstico y le prescriba la medicación adecuada.

Ver también:

La conjuntivitis en verano, ¿cómo evitarla?

Mitos y verdades sobre las lentillas: claves para hacer un buen uso

Consejos para un baño seguro en la piscina

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/bienestar/2017/08/02/conjuntivitis-son-eficaces-remedios-caseros-143844.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: