¿Qué es el parto seco?

Parto seco, ¿qué es?

¿Qué es el parto seco?

parto-seco

Natural, por cesárea, en el agua, programado, en casa…Estos son algunos de los tipos de partos más frecuentes y los que todos conocemos. Sin embargo, hay otros que quizás no son tan conocidos por la mayoría, pero que también existen. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al llamado de manera popular como parto seco.

Si sigues leyendo, descubrirás todo sobre el mismo.

¿Qué es?

Como su propio nombre ya nos indica, se trata del alumbramiento que se produce cuando la mujer tiene que hacerle frente a la rotura de lo que es la bolsa del líquido amniótico antes de que comience a sufrir contracciones. Es decir, que dará a luz sin contar prácticamente con nada del citado líquido.

Es importante saber que esta situación no es la habitual ya que, en el mayor porcentaje de los casos, cuando una fémina entra al paritorio aún conserva parte de esa sustancia, pues se va eliminando poco a poco.

Mitos

Al igual que sucede con otros muchos tipos de parto, existen muchas teorías, ideas y mitos acerca de este. Sin embargo, con el paso del tiempo y las investigaciones llevadas a cabo se ha podido desmontar la mayoría de las creencias que había pasado de generación en generación y que no tenía ningún tipo de base científica.

En concreto, podemos decir que había tres “leyendas” que han conseguido desmontarse y negarse por completo:

  • Que el parto seco es mucho más doloroso y complicado al no existir apenas líquido amniótico, que se considera que ayuda a reducir a la mínima expresión las contracciones y los dolores.
  • Que se hereda de madres a hijas. Es decir, que las mujeres de una misma familia van a tener la particularidad de dar a luz de esa manera.
  • Que la mujer que ha llevado a cabo un parto seco con su primer hijo, lo hará también con los siguientes que tenga.

¿Por qué tiene lugar?

Igual que es importante saber qué es el parto seco, también es interesante tener claro porqué se produce.

En concreto se considera que tiene lugar cuando la placenta se ha ido envejeciendo y cuando en la recta final del periodo de gestación se produce, de manera progresiva, una notable escasez del ya mencionado líquido amniótico en la bolsa. Esto es lo que se da en llamar científicamente oligoamnios.

Otros datos de interés

Además de lo expuesto hasta el momento hay que conocer otros aspectos relevantes acerca de este tipo de alumbramiento:

  • Gracias al avance de la ciencia, en la actualidad se puede conseguir que el doctor rápidamente descubra que la mujer embarazada tiene poco líquido amniótico en las últimas semanas de embarazo. Al darse cuenta de este hecho, tomará las medidas oportunas, entre las que se puede encontrar el inducir el parto, todo en pro de conseguir que el bebé se encuentre en el mejor estado.
  • Años atrás, cuando las ecografías y el resto de pruebas ginecológicas no eran frecuentes en el seguimiento de los periodos de gestación, muchas mujeres tuvieron que hacerle frente a un parto seco. Una circunstancia esa que provocaba, porque no se había actuar previamente protegiendo al feto, que los niños nacieran con malformaciones o dolencias severas.
  • Por regla general, una vez que se rompa aguas, la gestante dará a luz en un plazo máximo de 48 horas. En los casos en los que no sea así, el profesional médico tomará la decisión de administrar a esa oxitocina o protaglandinas, que tienen como objetivo fundamental evitar que el pequeño se pueda quedar sin líquido amniótico. Y es que si esto se produce se está favoreciendo que, entre otras cosas, se puedan producir infecciones que pongan en serio peligro el bienestar y la vida de la criatura.
  • El citado líquido es fundamental en la existencia del bebé y es que se encarga de ayudarle a que se desarrolle desde un punto de vista pulmonar, le relaja y le otorga tranquilidad, amortigua sus movimientos dentro de lo que es interior de su madre, es el que logra que el niño tenga siempre una temperatura adecuada, se convierte en una herramienta de utilidad para que se desarrolle muscularmente…Y todo eso sin pasar por alto que, como hemos dejado sobre la mesa, también tiene la misión de evitar que pueda verse afectado por infecciones que le puedan causar graves daños.
  • Dentro del ámbito de la ginecología no se acepta el término de parto seco, que únicamente se emplea de manera coloquial y popular.
  • Es importante que las embarazadas tengan claro que, en la actualidad, no entraña ningún tipo de riesgo especial y que, salvo en casos muy complejos, llega a buen puerto y el bebé nace sin sufrir problemas. Y es que, como hemos mencionado, hoy gracias a las ecografías se puede realizar un seguimiento exhaustivo del embarazo para evitar contratiempos y riesgos innecesarios en el momento del parto.

Источник: https://okdiario.com/bebes/parto-seco-2692088

Rotura y fisura de bolsa

¿Qué es el parto seco?

La rotura o la fisura de las membranas que forman la conocida «bolsa amniótica», es un hecho que puede suceder en cualquier momento del embarazo aunque en la mayoría de los casos (>80%) se va a producir de forma espontánea al término de la gestación, es decir, a partir de las 37 semanas. Si se produce antes del inicio del parto se le denomina rotura prematura de membranas y si a su vez se produce antes de las 37 semanas de embarazo, se le denomina rotura prematura de membranas pretérmino.

¿Cómo sé si he roto aguas?

La rotura de la bolsa (también llamada amniorrexis) se acompaña de una pérdida de líquido por la vagina que en ocasiones es muy evidente pero en otras no tanto, lo que en ambos casos es completamente normal.

Algunas mujeres acuden al hospital completamente empapadas en líquido sin embargo otras muchas, van a referir que notan pérdidas de líquido o que mojan la ropa interior sin saber con certeza el origen del mismo.

Por lo general el líquido amniótico que rodea al bebé es transparente, ligeramente rosado, y en muchas ocasiones puede confundirse con otras pérdidas (principalmente orina o flujo vaginal).

Debemos tener en cuenta que al final del embarazo es normal que aumente la cantidad de flujo y que éste tenga una consistencia más liquida, lo cual nos puede hacer dudar.

Igualmente y por raro que nos pueda parecer, en ocasiones se van a producir pérdidas insensibles de orina debido al peso del útero y del bebé sobre la vejiga, además de que el esfínter que controla la salida de la orina se encuentra más laxo por la acción hormonal de la progesterona.

Si sospechas pérdidas de líquido, te aconsejamos que te cambies de ropa interior y que valores cuidadosamente si sigues manchando o no.

En caso de que tras unas horas sigas sospechando pérdidas, acude a tu especialista con el fin de determinar si las membranas de la bolsa están rotas o se han fisurado.

En tu hospital/clínica de referencia las matronas y los ginecólogos están altamente entrenados para diagnosticar si las pérdidas que notas provienen de dentro de la bolsa o por el contrario son de otro origen.

Para determinar la posible rotura, tras realizarte una breve historia clínica, se te va a realizar una exploración ginecológica.

Mediante ésta, se introduce un espéculo en la vagina para observar si hay presencia y/o pérdidas de liquido tanto en reposo como tras realizar un esfuerzo (como por ejemplo toser fuertemente).

Si se observa líquido y existen dudas sobre su origen, existen diversas herramientas que nos ayudan a discriminar su procedencia como por ejemplo las tiras reactivas de pH o mediante test específicos de proteínas presentes en el líquido amniótico. Estos test son rápidos e indoloros.

¿Por qué es importante conocer si se ha roto o fisurado la bolsa?

Pese a que es un hecho cotidiano y que en la mayoría de los casos no va a generar ningún problema (si se maneja de la forma apropiada), su rotura antes del parto es una de las causas más importantes de enfermedades infecciosas tanto para la madre como para el futuro recién nacido.

La bolsa amniótica tiene una función protectora durante el embarazo; al romperse, las probabilidades de que el bebé pueda adquirir una infección son algo mayores por este motivo, todas la sociedades científicas y protocolos a nivel internacional recomiendan comenzar con un tratamiento antibiótico a partir de las 12 – 18 horas de la rotura (dependiendo del protocolo que se siga) hasta el nacimiento del bebé.

La administración de antibióticos ante una rotura prolongada de la bolsa antes del parto se ha asociado en multitud de estudios científicos a un menor número de infecciones maternas (corioamnionitis), así como a una disminución en las infecciones y problemas en el neonato, sin embargo también se ha observado como su uso va a producir un retraso en el inicio espontáneo del parto. La elección del antibiótico y su frecuencia va a depender de ciertos criterios que los ginecólogos y/o los matronas determinarán a tu ingreso (como por ejemplo dependiendo del resultado de tu exudado vaginal, de las semanas de embarazo que tengas o de si eres alérgica o no a alguno de los antibióticos a emplear).

Conocer si la bolsa de ha roto con certeza o no nos va a permitir por otro lado valorar un dato importante que es el color del líquido. El líquido amniótico por lo general es transparente y de olor dulzón.

La presencia de un líquido teñido (marrón/verdoso), muy machado de sangre o que presente un olor desagradable puede determinar un riesgo añadido para la madre o para el feto ante lo que tras su valoración puede que se indique un control más exhaustivo del bebé o que se finalice el parto lo antes posible.

¿Por qué se rompe la bolsa amniótica de forma espontánea?

Las causas que están detrás de esta rotura espontánea son muy variadas y en ocasiones, desconocidas. Se cree que pueda deberse a la combinación de varios factores como por ejemplo, la distensión de la bolsa más la acción de varias enzimas.

Independientemente a qué provoca la rotura, si se han observado como algunos factores pueden aumentar la probabilidad de que ésta se rompa antes de tiempo como por ejemplo, una distensión muy exagerada de la bolsa (cuando existe más liquido de la cuenta o ante embarazos múltiples), ante algunas técnicas del embarazo (como las técnicas invasivas), la presencia de infecciones, los cambios bruscos de presión, ante el déficit de algunas vitaminas o en aquellas madres que fuman.

Tengo la bolsa rota ¿qué va a pasar ahora?

Aunque en la televisión y en el cine siempre aparece la típica imagen de una mujer que rompe las aguas y justo después nace el bebé, esto es un hecho que ocurre mucho menos de lo esperado. Romper aguas no es un signo de parto inminente si bien es cierto que el 90% de las mujeres a término que rompen espontáneamente se ponen de parto en las 24 horas siguientes.

El manejo ante una embarazada con bolsa rota va a depender de varios factores como por ejemplo si se ha producido al final del embarazo o de forma prematura, del aspecto que presente el líquido amniótico, dependiendo del estado de la mama o del futuro bebé. En aquellos casos en los que existe alguna circunstancia que pueda comprometer el bienestar de la madre o de su futuro hijo se procederá a un manejo más activo, iniciando la estimulación del parto.

Cuando no existen factores de riesgo, el manejo puede variar de un sitio a otro. En la mayoría de los hospitales/clínicas de nuestro entorno, las embarazadas con una bolsa rota o fisurada son ingresadas en el hospital a la espera del inicio del parto y si este no se produce de forma natural, se inicia la inducción del mismo.

En otros entornos como Reino Unido, las mujeres tras ser evaluadas (y si no presentan ningún otro factor de riesgo materno o fetal) se les da el alta con la prescripción de antibióticos a tomar en casa y con la condición de que vuelvan a las 24 – 48 horas si no se ha iniciado el parto antes o ante la presencia de algún factor de riesgo como la presencia de fiebre mayor de 37,8ºC o que se produzcan alteraciones en el color u olor del líquido.

¿Qué pasa si no me pongo de parto tras romper la bolsa?

Si tras la rotura de la bolsa de las aguas no se inicia el proceso del parto es posible que sea necesario inducir o estimular el inicio del mismo.

Pero, ¿cuánto tiempo puede pasar? Este hecho ha sido muy debatido en los últimos años si bien es cierto que en la mayoría de los hospitales de nuestro entorno se establece un período de 24 horas antes de comenzar a provocar el parto (siempre y cuando el bebé y las condiciones del líquido y de la madre sean las apropiadas).

En algunos entornos (como Reino Unido) se espera hasta 48 horas para empezar a estimular el parto si este no se ha iniciado de forma espontánea por lo cual, esto nos debe hacer pensar que más que el numero de horas lo que verdaderamente importa es el cómo se pasan esas horas. Si existe un buen control, no hay factores de riesgo, se tiene la cobertura antibiótica apropiada,…no hay que por qué preocuparse.

Si pierdo mucho líquido… ¿tendré un parto seco?

La cantidad de líquido amniótico que existe dentro del saco no es una cantidad estática, pudiendo variar con muchos factores. Este líquido está compuesto de agua en 98% y es producido por la madre a partir del plasma de su sangre y por la acción de los riñones/pulmones del feto.

El término «parto seco» se aplicaba antiguamente ante partos difíciles, prolongados en los que se asoció que una de las causas de que el desarrollo del parto no fuera rápido podía ser el que se le agotara el líquido al bebé. Con el avance de las tecnologías y el desarrollo de la obstetricia se ha demostrado que no este hecho no es del todo cierto.

> Si te ha gustado este artículo, seguro que te interesará saber ¿Cómo se inicia el parto?

Источник: https://www.matterna.es/el-parto/rotura-y-fisura-de-bolsa/

¿Qué es el parto seco?

¿Qué es el parto seco?

Se denomina parto seco coloquialmente a aquellos partos en los que la bolsa de líquido amniótico se ha vaciado completamente. No tiene por qué ser ni más doloroso ni más complicado para la mujer, a no ser que no vaya acompañado de las contracciones musculares de parto, en cuyo caso habrá que inducir el parto.

Índice

¿Qué significa tener un parto seco?

Lo normal cuando se rompe la bolsa de aguas es que el líquido amniótico se vaya perdiendo poco a poco y, en el momento de la fase expulsiva, la mujer aún conserve parte de ese líquido, imprescindible para asegurar el bienestar del bebé hasta que sale.

Sin embargo, en ocasiones el parto dura más o la rotura es más grande y la bolsa se queda sin apenas líquido.

Es lo que se conoce popularmente como parto seco, aunque no es un término obstétrico aceptado y, en realidad, no es del todo cierto ya que la pérdida de líquido nunca es total y la mujer puede regenerar cierta cantidad de líquido.

Existen muchos mitos en torno al parto seco, como que es más doloroso para la madre, que es hereditario o que puede dificultar la salida del bebé. Nada de esto es cierto ya que la pérdida nunca es absoluta y, mientras el parto haya comenzado y las contracciones sean efectivas y regulares, nada tiene que pasar.

Lo normal es que una vez se rompe la bolsa el parto se desencadene en las siguientes 48 horas. Si no fuera así, el médico tendría que provocar el parto mediante la administración de protaglandinas o de oxitocina (o ambas, según sea el caso) para evitar problemas ya que la escasez de líquido amniótico durante mucho tiempo sí puede ser peligrosa para el bebé.

Los partos secos son más habituales en aquellas mujeres que padecen al final de la gestación oligoamnios, es decir, escasez de líquido amniótico provocado, generalmente, por el envejecimiento prematuro de la placenta.

Hoy en día, gracias a las visitas regulares al ginecólogo, se puede detectar a tiempo si la embarazada sufre de oligoamnios y así evitar que el bebé se quede con poco líquido. Puede que en los días previos al parto tengas pérdidas de líquido amniótico y no te des cuenta de ello. Por esta razón lo mejor que puedes hacer estos días es usar compresas. Si ves que se humedecen a lo largo de una a tres horas y sin que haya presencia de orina, debes acudir al hospital. Así podrás evitar riesgos innecesarios. Además debes recordar que el líquido amniótico tiene que ser incoloro e inodoro (fácil de reconocer); si no fuese así, tendrías que acudir a tu médico de inmediato para una valoración.

¿De qué manera afecta al bebé el parto seco?

Romper la fuente no significa necesariamente que el bebé vaya a nacer, pero es necesario que tomes precauciones ya que con la rotura de la bolsa amniótica el bebé se queda expuesto a infecciones.

Por un lado están las bacterias que se esparcen en la vagina, las cuales pueden trasladarse hacia el cuello uterino, afectando directamente al bebé y, por otra parte, aunque el líquido que está saliendo no permite que entren bacterias, sí se pueden introducir en el momento que se realizan los tactos vaginales, por lo que se debe tener especial cuidado.

Oligoamnios

Definición:

Es la disminución en la cantidad de liquido amniótico. Trae como consecuencia inconvenientes para la madre o el feto. A veces, también es una señal de la presencia de otras enfermedades.

Síntomas:

Ninguno. Un exámen ecográfico permite precisar si el líquido amniótico es escaso.

Tratamiento:

Si se desarrolla este problema en el momento del parto, no hace falta tratamiento. Si produce sufrimiento fetal y el bebé ya es viable, se inducirá al parto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/que-es-el-parto-seco-6618

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: