¿Qué es la dislexia en niños?

5 consejos para trabajar la dislexia en casa

¿Qué es la dislexia en niños?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una dificultad para leer y para comprender lo que se lee. Esto no está relacionado con problemas en la inteligencia, sino con la forma de procesar las letras y las palabras.

Cuando un niño tiene dislexia presenta dificultades para leer de forma fluida, para descodificar las letras que está viendo y para comprender palabras o frases, lo que le dificulta en muchos casos seguir el ritmo de la clase porque leen mucho más despacio que sus compañeros.

La dislexia puede tratarse mejorando la habilidad para leer y la comprensión lectora del niño.

Para conseguir este objetivo, el niño debe trabajar de forma constante, no solo en el aula sino en casa y debe recibir el apoyo de sus padres para realizar actividades que le permitan progresar y mantenerse motivado.

Ayudar al niño disléxico desde casa

Como padres, podemos ayudar a tratar la dislexia siguiendo estos consejos:

1. Detectar cuál es la dificultad concreta del niño

La dislexia no se manifiesta del mismo modo en todos los niños. No solo existen distintos tipos de dislexia, sino que la intensidad en la que se manifiesta varía en cada persona.

Por eso es importante que, si se detectan indicios que puedan indicar que el niño padece este trastorno, se busque ayuda profesional cuanto antes para determinar si el niño padece dislexia, de qué tipo y en qué grado.

A partir del diagnóstico será más fácil comenzar a trabajar para que el niño mejore, gracias a una serie de actividades diseñadas específicamente para tratar las áreas en las que el niño muestra más dificultades, tanto en el aula como en casa.

2. Trabajar junto a él en actividades específicas para su dificultad

Cuando se ha determinado cuál es la dificultad concreta del niño y en qué grado le afecta, se prepararán una serie de actividades sobre las que el niño deberá trabajar en el aula, pero también se deberá reforzar todo lo aprendido en clases desde casa.

Los padres deben sentarse con el niño y ayudarlo a realizar tareas de lectura y comprensión. Algunos ejemplos de actividades que se pueden realizar en casa son:

  • Lectura conjunta de libros que sean de interés para el niño: se debe insistir en que el niño se concentre en las palabras y en que se tome el tiempo que necesite para entender aquello que está leyendo. Si es un tema que interese al niño mucho mejor, pues será más fácil que disfrute de la lectura.
  • Lectura en voz alta para que el niño detecte errores: se puede elegir una lista de palabras cuya dificultad variará en función del nivel del niño. Se le pide al niño que lea las palabras y luego se las leemos en voz alta avisándole que debe detectar cuáles son las palabras que no decimos correctamente. De esta forma lo ayudamos a concentrarse en la correspondencia entre sonidos y letras.
  • Lectura de sílabas complejas: otro ejercicio bueno para mejorar la destreza lectora es la lectura de sílabas complejas, de tres o cuatro letras. El niño deberá leer en silencio una lista de sílabas y luego hacerlo en voz alta. Podemos resaltar aquellas sílabas que ha leído bien para que, a medida que mejore, pueda ver sus avances y se mantenga motivado. A medida que avance las sílabas se pueden sustituir por palabras y frases.

3. Utilizar el juego como herramienta de trabajo

Una de las mejores formas de trabajar con los niños es a través del juego. En el caso de la dislexia, utilizar juegos con letras y palabras es una forma divertida de que el niño realice actividades de refuerzo sin que lo perciba como tareas extra.

El juego es además una forma de reforzar el vínculo con los hijos. Algunos de los juegos que se pueden realizar junto a él son las sopas de letras, juegos de formar palabras como el Scrabble o el Boggle, o también se puede jugar al ahorcado, empezando con palabras sencillas y aumentando la dificultad a medida que el niño hace avances.

4. No presionar en exceso al niño

Aunque el trabajo constante es necesario para mejorar la habilidad con la lectura, es importante no presionar de más al niño. Para él ya es difícil el esfuerzo constante que tiene que realizar en todas sus tareas de lectura, por lo que se le debe apoyar, pero también se debe dejar espacio al niño para que si se siente cansado, pueda tomar un descanso.

5. Mantener la motivación

En muchos casos los niños con dislexia se sienten como menos capaces que sus compañeros de clases a causa de su dificultad con la lectura. Sin embargo es muy importante recalcar que estas dificultades no están asociadas a la inteligencia y que el niño es igual de capaz que los demás niños.

Los padres deben esforzarse por mantener la motivación del niño y por evitar que se sienta mal al encontrarse con las dificultades propias de la dislexia. Se deben encontrar actividades en las que los niños destaquen, como los deportes o alguna actividad artística, en la que el niño pueda expresarse cómodamente y con la que se sienta a gusto. 

Ver un progreso favorable en estas actividades puede ayudar al niño a sentirse motivado. De este modo será más fácil que se esfuerce más con la lectura y la comprensión lectora, porque verá que el trabajo constante le trae recompensas.

Para trabajar la dislexia en casa lo más importante es ser pacientes, seguir las recomendaciones del pedagogo que nos asesore e involucrarse en las actividades que realiza el niño. El apoyo de los padres es clave para conseguir que la dislexia no sea un problema a largo plazo para los hijos.

Artículo escrito por María José Madarnás, editora de Maternidad Fácil.

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/5-consejos-trabajar-dislexia-casa

SÍNTOMAS DE LA DISLEXIA POR EDADES

¿Qué es la dislexia en niños?

Cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, y esto no es necesariamente algo sobre lo que preocuparse. Sin embargo, problemas recurrentes en la lectura y en la escritura nos proporcionan posibles indicios de dislexia, que se manifestarán de un modo diferente según el momento del desarrollo.

La dislexia es un trastorno del desarrollo que normalmente aparece en edades tempranas y persiste en la edad adulta, atenuado gracias a las estrategias de compensación.

A pesar de que no tiene nada que ver con la inteligencia, suele dificultar el aprendizaje, pues confunden letras, sílabas y sonidos; y esto les supone un reto para escribir, leer, comprender y expresarse. Hasta un 40% del fracaso escolar es debido a la dislexia.

Una vez diagnosticada, existen herramientas y ejercicios para llevar una vida normal. Cuanto antes se diagnostique, más se podrán evitar los problemas derivados como el fracaso escolar o problemas conductuales.

Las manifestaciones de la dislexia son diferentes según la edad.

Te recomendamos que estés atento/a y lleves un registro de estas manifestaciones para cuando llegue el momento de hablar con los profesionales.

No todos los niños manifiestan todos los síntomas, pero es importante observar si se presentan varios de ellos y, sobre todo, si existe algún problema de adaptación. Vamos a conocer estas manifestaciones:

En Preescolar (antes de los 6 años):  

Los signos de alerta de dislexia pueden aparecer mucho antes de empezar a leer, puesto que dicho trastorno afecta a una variedad de habilidades que serán los cimientos de la lectura.

  • Habla como un niño más pequeño: Pronuncia mal las palabras, por ejemplo patola en vez de pelota, no habla mucho o parece conocer menos palabras que sus contemporáneos. Se da un desarrollo tardío del lenguaje
  • Tiene problemas para llamar a las cosas por su nombre: confunde objetos y tiene dificultad para aprender y nombres números, colores y letras.
  • Tiene dificultad para rimar: le cuesta encontrar la rima correcta en canciones infantiles porque a menudo tienen problemas aislando y dividiendo las palabras en sonidos individuales.
  • Problemas para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • Dificultades para tener equilibrio.
  • Torpes a nivel motriz: torpeza al correr, saltar o brincar. Falta de control y manejo del lápiz y las tijeras. Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.
  • Confusión en el vocabulario de la orientación especial.
  • Problemas conductuales, debido a la frustración que siente o a la discriminación: falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad. Problemas en habilidades sociales.

En Primaria (6-12 años)

En esta etapa los signos de dislexia serán más evidentes, pues se espera que los niños lean y escriban más en cada curso escolar.

  • Tiene problemas vocalizando palabras nuevas. Dificultad para conectar letras y sonidos y para descifrar las palabras aprendidas: no está seguro de qué sonido tienen las letras y le cuesta vocalizar palabras que no conoce.
  • Parece confundido o aburrido con los libros: no le interesan los libros de sus personajes favoritos, tiene problemas en la comprensión de oraciones largas.
  • No puede recordar los detalles de lo que leyó: tiene que concentrarse tanto para leer que a menudo desconecta la comprensión y la relación con lo que ya conoce, dificultando su memorización.
  • Mezcla el orden de las letras. Invierte letras, números y palabras: larampa en vez de mampara, flan en vez de plan en vez de Estas dificultades se dan en la lectura, y a menudo también en la escritura y el habla.
  • Gramática y ortografía deficitarias.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • No toma o agarra bien el lápiz. Esto le genera mala letra y pobre caligrafía.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • Problemas de conducta más grave, debido a la desmotivación, por ejemplo el déficit de atención.
  • Desorganización de las tareas a realizar tanto en casa como en la escuela.

En Educación Secundaria (12-16 años):

Las manifestaciones de dislexia pueden empezar a aparecer en esta etapa porque es más difícil ocultarlas, debido al creciente aumento de la demanda a nivel escolar.

  • Lee muy lentamente: le toma tiempo terminar la lectura y evita leer en voz alta.
  • No encuentra la palabra correcta: balbucea o utiliza muletillas, le cuesta encontrar la palabra correcta y dice una que se parece, como por ejemplo distinguido en vez de extinguido.
  • Se le dificultan los proyectos escritos: le cuesta expresar ideas de manera organizada y comete muchos errores en gramática y ortografía.
  • Problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Le cuesta mucho pertenecer al grupo: afecta al lenguaje corporal y la comunicación, le cuesta sentirse integrado.
  • Las malas conductas aumentan: autoestima baja y problemas para socializarse.
  • Se adapta mal a ambientes nuevos: fallan sus estrategias de compensación.
  • Mala orientación.
  • Enorme reto para aprender lenguas extranjeras.

En Bachillerato (16-20 años):

Algunos adolescentes pueden sentirse fuera de lugar o sin motivación porque tienen dislexia, dado que ésta puede afectar a un diverso número de destrezas:

  • No entiende los chistes: chistes, juegos de palabras y refranes son más difíciles de comprender para ellos.
  • Le cuesta expresar ideas: titubea, no encuentra las palabras adecuadas o le cuesta expresar lo que sabe.
  • Le falta el sentido de la dirección: confunde izquierda con derecha, tiene dificultad en leer mapas o gráficos y presenta dificultades para conducir.
  • Le cuesta aprender otro idioma: las mismas dificultades en su propio idioma se hacen aún más fuertes al aprender otro idioma.

Dislexia en las personas adultas:

Si se detecta en la edad adulta será más complicado tratarla, pero igualmente se recomienda acudir a especialistas. Tal vez no se detectó porque no fue a la escuela o no terminó sus estudios.

  • Problemas para concentrarse y memorizar cosas: dificultades para hallar la palabra que quiere expresar, problemas entre izquierda y derecha, etc.
  • Problemas de autoestima.

PRUEBA EL TEST GRATUITO DE DISLEXIA

Источник: https://blog.changedyslexia.org/sintomas-de-la-dislexia-por-edades/

Qué es la dislexia

¿Qué es la dislexia en niños?

La dislexia es una discapacidad del aprendizaje en lectura. Las personas con dislexia tienen dificultad para leer con fluidez y sin errores. También pueden tener dificultades con la comprensión lectora, la ortografía y la escritura. Estas dificultades no están relacionadas con la inteligencia del individuo.

Nota: Este video de tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles“ y haga clic en la opción “Spanish”. Asegúrese de que la función “CC” esté activa.

La dislexia es una condición común que dificulta leer. Algunos expertos creen que entre el 5% y el 10% de la población la tiene. Otros dicen que el 17% de las personas muestran señales de problemas con la lectura.

La dislexia no se cura, pero existen enfoques de enseñanza y estrategias que pueden ayudar a mejorar las habilidades lectoras. Personas de cualquier edad pueden ser evaluadas para la dislexia, aunque las pruebas para adultos son diferentes que las de los niños.

Las personas con dislexia suelen tener problemas para leer con fluidez, leen despacio y con errores. Eso puede afectar la comprensión de lo que leen. Sin embargo, no tienen problemas para entender el texto cuando otras personas se los leen.

La dislexia también puede causar problemas con otras habilidades, incluyendo:

  • Comprensión de la lectura
  • Ortografía
  • Escritura
  • Matemáticas

Conozca a un estudiante de bachillerato con dislexia que es un prodigio en ciencias:

Señales y síntomas de la dislexia

La dislexia afecta a las personas de diferentes maneras, por ello los síntomas pueden variar.

Una señal clave de la dislexia es dificultad para decodificar las palabras, es decir dificultad para conectar las palabras con los sonidos que producen. Los niños también pueden tener dificultad con una habilidad más básica llamada conciencia fonémica: la capacidad para reconocer los sonidos de las palabras. Los problemas con la conciencia fonémica pueden aparecer a partir del preescolar.

Entérese de lo que un médico descubrió gracias a la dislexia de su hija:

Posibles causas de la dislexia

Los investigadores aún no han identificado con exactitud las causas de la dislexia, pero saben que los genes y el cerebro juegan un papel. Estas son algunas de las posibles causas:

  • Genes y herencia: A menudo hay más de un miembro de la familia que tiene dislexia. Cerca del 40% de los hermanos de personas con dislexia tienen problemas con la lectura. El 49% de los padres de niños con dislexia también la presentan. Los científicos han encontrado genes relacionados con las dificultades para leer y con el procesamiento del lenguaje.
  • Anatomía y actividad cerebral: Los estudios de imágenes del cerebro indican diferencias entre las personas con y sin dislexia. Estas diferencias ocurren en áreas involucradas con habilidades importantes para leer, como saber cómo se representan los sonidos en las palabras y reconocer cómo lucen las palabras escritas.

Escuche a la mamá de un niño con dislexia revelar que ella también la tiene:

Cómo se diagnostica la dislexia

La única manera de cerciorarse de que alguien tiene dislexia es a través de una evaluación completa realizada en la escuela o de forma privada.

Recibir un diagnóstico (que las escuelas llaman identificación) puede resultar en la obtención de apoyos y servicios en la escuela, y adaptaciones en la universidad y en el lugar de trabajo.

Existen diferentes tipos de profesionales que pueden evaluar si una persona tiene dislexia, incluyendo a los psicólogos escolares, psicólogos clínicos y neuropsicólogos. Un evaluador realizará una serie de pruebas para la dislexia, así como también pruebas en otras áreas para determinar con exactitud cuáles son las fortalezas y los retos del individuo.

Las evaluaciones realizadas en la escuela son gratuitas, pero las privadas pueden ser muy costosas (en algunos casos se pueden obtener gratis o a bajo costo). Las universidades que ofrecen programas en psicología suelen tener centros donde las realizan estudiantes que se están entrenando.

Algunos hospitales realizan proyectos de investigación en el que las personas pueden ser evaluadas gratuitamente. Learning Disabilities Association of America (LDA) tiene oficinas en todos los estados, y pueden ayudarlo a encontrar evaluaciones gratuitas o a un costo reducido.

Conozca a una mujer que fue diagnosticada con TDAH al llegar a la adultez:

Comprensión de la dislexia

¿Qué es la dislexia en niños?

  • Tamaño de texto más grande

La dislexia es un tipo de trastorno del aprendizaje. Un niño con un trastorno del aprendizaje tiene problemas para procesar las palabras y/o los números. Hay varios tipos de trastornos del aprendizaje, la dislexia es el término que se usa cuando una persona tiene dificultades para aprender a leer, a pesar de ser inteligente y de querer aprender.

¿Cuál es la causa de la dislexia?

La dislexia no es una enfermedad. Se trata de una afección con la que se nace y que se suele dar por familias. La gente con dislexia no es tonta ni holgazana. La mayoría de los disléxicos tiene una inteligencia normal o por encima de lo normal, y se esfuerza mucho en superar sus problemas de aprendizaje.

Las investigaciones indican que la dislexia ocurre por la forma en que el cerebro procesa la información.

Las imágenes cerebrales muestran que, cuando la gente con dislexia lee, usa partes del cerebro distintas a las que usa la gente sin dislexia.

Estas imágenes también indican que el cerebro de la gente con dislexia no funciona eficazmente mientras lee. Por eso, su lectura parece tan lenta y costosa.

¿Qué ocurre en la dislexia?

La mayoría de los niños inician el aprendizaje de la lectura al percibir que las palabras están formadas por los sonidos del habla (lo que recibe el nombre de «conciencia fonológica«) y, luego, al conectar esos sonidos con las letras del abecedario (correspondencia entre fonemas y grafemas). Luego, aprenden a combinar esos sonidos (y letras) para formar palabras y, a la larga, acaban reconociendo de forma automática las palabras que han visto muchas veces.

Leer es un poco como montar en bicicleta: requiere hacer muchas cosas a la vez y de forma coordinada, es decir, cada cosa en su momento preciso. Con la práctica, los lectores típicos aprenden progresivamente a leer las palabras de forma automática, de modo que pueden centrar su energía mental en entender y recordar lo que acaban de leer.

Los niños con dislexia, sin embargo, presentan problemas tanto de conciencia fonológica como para establecer correspondencias entre grafemas y fonemas.

Por este motivo, la lectura no se acaba convirtiendo en un proceso automático sino que sigue siendo una tarea lenta y que requiere un gran esfuerzo.

Cuando el niño encuentra dificultades en los primeros pasos del aprendizaje de la lectura, está destinado a tener problemas de comprensión y lo más probable es que a esto le siga la frustración.

Una suposición habitual consiste en creer que la dislexia implica invertir el orden de las letras dentro de las palabras, por ejemplo, leer «eva» en vez de «ave».

Este tipo de problema puede formar parte de la dislexia, pero las inversiones son muy habituales hasta el primer o segundo curso de primaria en todos los niños, no solo en los que tienen dislexia.

Los principales problemas de los niños con dislexia son los que afectan a la conciencia fonológica, la correspondencia fonema-grafema y el reconocimiento rápido de las palabras.

¿Cuáles son los signos de la dislexia?

En los niños de preescolar y de la escuela primaria, algunos de los signos de la dislexia incluyen las dificultades en las siguientes tareas:

  • aprender a hablar
  • pronunciar bien palabras largas
  • hacer rimas y captar rimas
  • aprenderse la secuencia del alfabeto, los días de la semana, los colores, las formas y los números
  • aprenderse los nombres de las letras y sus sonidos
  • aprender a leer y escribir su nombre propio
  • aprender a separar las palabras en sílabas (vaquero en va-que-ro) y a identificar los sonidos del habla (o fonemas: ave en a-v-e) que componen las palabras
  • pronunciar separadamente los sonidos que componen palabras simples
  • leer y escribir palabras con la secuencia de letras correcta («los» en vez de «sol»)
  • caligrafía y coordinación motora fina

Los niños mayores, los adolescentes y los adultos es posible que presenten los anteriores signos de dislexia y es probable que también presenten los siguientes:

  • leer y escribir muy por debajo de su nivel de estudios
  • evitar leer y escribir
  • lentitud al realizar tareas escolares que implican leer y/o escribir y al hacer exámenes
  • dificultades en el aprendizaje de un idioma extranjero

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

La dislexia se suele diagnosticar durante la enseñanza primaria. En algunos casos, no es evidente hasta que el niño es mayor y se espera de él que lea y entienda materiales escritos más extensos y complejos.

Que un adolescente inteligente siga teniendo problemas con este tipo de materiales de lectura, así como problemas de ortografía y en el aprendizaje de un idioma extranjero pueden ser signos de que tiene una dislexia.

La dislexia solo se puede diagnosticar mediante una evaluación exhaustiva e integral hecha por un especialista en lectura o psicólogo, sea en el ámbito escolar o en otros ámbitos. Los pediatras suelen conocer los signos de la dislexia y pueden orientar a las familias para que reciban la ayuda adecuada.

El retraso en la identificación de la dislexia puede crear problemas de mayor importancia en la lectura, así como una bajada en la autoestima. Por eso, es tan importante reconocer los síntomas de la dislexia cuanto antes en la enseñanza primaria e iniciar una instrucción especializada en la lectura de inmediato.

¿Cómo se trata la dislexia?

Afortunadamente, con la ayuda y el apoyo adecuados, la mayoría de niños con dislexia aprenden a leer y a desarrollar estrategias que les permitan seguir el ritmo de las clases ordinarias.

Los niños con dislexia suelen trabajan con un profesor de apoyo, tutor o educador psicopedagógico especializado en la lectura que les enseña a leer y escribir, así como a gestionar sus dificultades de aprendizaje.

Es posible que el tutor, el psicólogo, o el pediatra de su hijo les recomiende un educador psicopedagógico (también conocido como terapeuta educacional), un terapeuta del lenguaje o un logopeda, profesionales formados específicamente para trabajar con niños disléxicos.

En EE.UU.

, las leyes federales otorgan a los niños con problemas de lectura y otros tipos de problemas de aprendizaje relacionados con el lenguaje, conocidos conjuntamente como «trastornos específicos del aprendizaje» el derecho a recibir una ayuda especial en las escuelas públicas, como una instrucción especializada, tiempo adicional para hacer exámenes y/o deberes, o ayuda para tomar apuntes. Los estados varían en la forma de aplicar estas leyes. Los padres de niños diagnosticados de dislexia deberían hablar sobre estas leyes y sobre las adaptaciones al medio escolar con el personal del centro de estudios de sus hijos.

¿Qué más debería saber?

Los niños con dislexia pueden sentir que no son tan listos como sus compañeros porque les resulta difícil seguir el ritmo. A medida que van avanzando en la enseñanza primaria, los problemas pueden empeorar, porque la lectura desempeña un papel cada vez más importante en el aprendizaje.

Los niños con dificultades lectoras suelen evitar la lectura porque es una tarea que les supone un gran esfuerzo y que les resulta muy estresante. Por eso, desaprovechan las valiosas oportunidades para practicar la lectura y se van quedando cada vez más atrás en comparación con sus compañeros de clase.

Es importante que usted apoye los esfuerzos de su hijo fomentando la lectura y ayudándolo a leer cuando estén en casa.

Así mismo, trate de dar a su hijo oportunidades para que desarrolle la confianza en sí mismo y tenga éxito en otras áreas, como los deportes, sus aficiones, las actividades artísticas y/o el teatro.

Hay artistas, atletas, científicos, emprendedores, médicos, abogados y estadistas que han logrado grandes cosas a pesar de sus problemas con la lectura.

Si usted sospecha que su hijo podría tener dislexia, hable con su médico, su tutor o un especialista en lectura. Cuanto antes se aborden los problemas de lectura de su hijo, antes podrá recibir la ayuda que necesita.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/dyslexia-esp.html

Entendiendo la dislexia

¿Qué es la dislexia en niños?

Los niños aprenden y se desarrollan a su propio ritmo, y la lectura no es diferente del desarrollo de otras habilidades. Es común que los niños encuentren dificultades para leer en un momento u otro. Pero si aprender a leer se convierte en una lucha continua que deja a un niño detrás de sus compañeros, es posible que tenga un trastorno de aprendizaje conocido como dislexia.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia está más comúnmente asociada con problemas para aprender a leer. Afecta la capacidad de un niño para reconocer y manipular los sonidos en el lenguaje.

Los niños con dislexia tienen dificultades para descodificar nuevas palabras, o dividirlas en trozos manejables que pueden sonar. Esto causa dificultades con la lectura, la escritura y la ortografía.

Pueden compensar memorizando las palabras, pero tendrán problemas para reconocer nuevas palabras y pueden tardar en vocalizar incluso las familiares.

La dislexia no es un reflejo de la inteligencia de un niño. De hecho, se define como una brecha entre la capacidad de un estudiante y lo que logra.

Algunos jóvenes con dislexia son capaces de mantenerse a la par con sus compañeros haciendo un esfuerzo adicional, por lo menos para los primeros grados.

Pero durante, o cercano a, el tercer grado o así, cuando tienen que ser capaces de leer con rapidez y fluidez con el fin de mantenerse al día con su trabajo, ahí enfrentan problemas.

Con ayuda y estrategias para compensar su debilidad en la descodificación, los estudiantes con dislexia pueden aprender a leer y prosperar académicamente. Pero la dislexia no es algo que desaparece cuando el niño crece.

¿Qué tan común es la dislexia?

Se estima que uno de cada cinco niños tiene dislexia y que entre el 80 y el 90 por ciento de los niños con trastornos del aprendizaje la padecen. La Dra.

Sally Shaywitz, codirectora del Centro para la Dislexia y la Creatividad de Yale, señala que muchos niños no son diagnosticados ya que las dificultades en la escuela se atribuyen incorrectamente a la inteligencia, al nivel de esfuerzo o a los factores del ambiente.

Aunque los expertos solían decir que la dislexia ocurría con más frecuencia en los niños que en las niñas, la investigación actual indica que afecta a niños y niñas por igual.

Señales de dislexia

Un joven con dislexia puede:

  •    Tener dificultades con el aprendizaje, incluso de rimas simples
  •    Tener un retraso del habla
  •    Tener problemas para seguir instrucciones
  •    Repetir u omitir palabras cortas tales como y, el, pero
  •    Resultarle difícil distinguir entre izquierda y derecha

En la escuela, es probable que los niños con dislexia:

  •    Tengan dificultad para pronunciar palabras nuevas
  •    Falta de fluidez en comparación con otros niños de su edad
  •    Invertir letras y números al leer (leer la palabra mas como sam, por ejemplo)
  •    Encontrarse difícil tomar notas y copiar palabras de la pizzarra
  •    Tener dificultades con la rima, asociando sonidos con letras, y secuenciando y ordenando sonidos
  •    Tropezar y tener dificultad para deletrear incluso palabras comunes; con frecuencia las deletrean fonéticamente (prto en lugar de puerto)
  •    Evitar ser llamado a leer en voz alta delante de sus compañeros de clase
  •    Sentirse cansado o frustrado al leer

La dislexia también afecta a los niños fuera de la escuela. Los niños con dislexia también pueden:

  •    Tener dificultad para decodificar logos y letreros
  •    Tener dificultad al intentar aprender las reglas a los juegos
  •    Tener dificultad para darle seguimiento a las instrucciones de varios pasos
  •    Tener dificultad para entender cómo ver la hora
  •    Serle particultarmente difícil aprender otro idioma
  •    Se vuelven increíblemente frustrados, que pueden afectar su estado de ánimo y estabilidad emocional
  •   Impactos sociales y emocionales de la dislexia

La dislexia afecta mucho más que la lectura; también puede afectar a un niño socialmente.

“Una persona disléxica que tiene dificultades para encontrar palabras puede tener problemas con su lenguaje expresivo”, dice Scott Bezsylko, director ejecutivo de Winston Preparatory School, que se especializa en la enseñanza de niños con trastornos de aprendizaje. “Eso tiene un impacto social, además de tus dificultades con la lectura y la escritura, que no te hacen sentir muy bien contigo mismo”.

Los niños con dislexia, en particular aquellos que aún no han sido diagnosticados, a menudo sufren de baja autoestima porque se preocupan de que hay algo malo en ellos y, a menudo, se les acusa de no esforzarse lo suficiente para aprender a leer. “Mucho de nuestro trabajo con niños disléxicos es ayudarlos a redescubrir que son inteligentes y capaces”, dice Beszylko, “porque han dejado de creer en sí mismos”.

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

Si su hijo no cumple con las expectativas de lectura, como padres pueden pedir al distrito escolar que realice una evaluación y comparta los resultados con usted.

La evaluación pondrá a prueba la capacidad intelectual y las habilidades de lectura de su hijo, para ver si hay una brecha de logros.

También debe descartar otras causas potenciales como factores ambientales o impedimento auditivo.

La escuela debe hacer recomendaciones sobre cómo pueden apoyar a su hijo y maximizar su aprendizaje.

Si no está satisfecho con la calidad de la evaluación, también puede obtener una evaluación privada por un psicólogo, un neuropsicólogo, un especialista en lectura, un terapeuta del habla y del lenguaje, un evaluador educativo o un psicólogo escolar. Esta evaluación externa también se puede usar para abogar por su hijo y obtener las acomodaciones y servicios que pueda necesitar.

¿Cuándo se debe evaluar al niño?

La dislexia puede comenzar a revelarse a una edad temprana, y hay evaluaciones preescolares que miran a la conciencia del niño de los sonidos que componen las palabras, y la habilidad vocalizar y repetir palabras. Sin embargo, el Dr.

Matthew Cruger, director del Centro de Aprendizaje y Desarrollo en el Child Mind Institute, sugiere esperar hasta que los niños tengan por lo menos seis años y hayan tenido alguna instrucción formal en lectura para buscar una evaluación formal.

Pero el Dr. Shaywitz señala que tan pronto como una brecha entre la inteligencia y las habilidades de lectura es evidente, y la evidencia muestra que se puede identificar en el primer grado, es una buena idea obtener ayuda.

Las escuelas a veces animan a los padres a esperar hasta el tercer grado para ver si su hijo realmente necesita una intervención, pero el Dr.

Shaywitz argumenta que la intervención temprana es importante no sólo para ayudar a los niños a ponerse al día, sino para mejorar su frágil autoimagen, que se deteriora por la lucha continua en la escuela y las comparaciones con sus compañeros.

Cómo ayudar a los niños con dislexia

Un diagnóstico de dislexia no significa que su hijo nunca aprenderá a leer. Dr. Cruger dice que hay una serie de programas que pueden ayudar, que podrían incluir estas características:

  •    Instrucción multi-sensorial en habilidades de descodificación
  •    Repetición y revisión de habilidades
  •    Intensidad de la intervención – es decir, más que ser sacado de la clase una vez por semana para ayuda adicional
  •    Instrucción en grupo pequeño o individual
  •    Enseñanza de habilidades de decodificación
  •    Intensificación en la enseñanza de las palabras de alta frecuencia
  •    Enseñar estrategias de comprensión, para ayudar a los niños a identificar el significado de lo que están leyendo

Los programas de lectura que han demostrado ayudar a los niños con dislexia incluyen:

   El Método Wilson

   El Enfoque Orton-Gillingham

   Prevención de fallas académicas (PAF)

   El Programa Lindamood-Bell

   RAVE-O

El Dr. Cruger señala que la tutoría tradicional puede ser realmente contraproducente para un niño con dislexia, sobre todo si no es una experiencia positiva. “Si el niño odia la experiencia de tutoría de ayuda para leer, entonces no es útil”, señala el Dr. Cruger. “Y eso no es tratar la fuente del problema, la debilidad de decodificación.”

En cambio, el Dr. Cruger enfatiza que una de las maneras más importantes de ayudar a los niños con dislexia es hacerlos sentirse más cómodos al leer. Esto se puede hacer en parte celebrando incluso pequeñas victorias y logros, mientras se enfoca menos en corregir sus errores.

Acomodaciones para niños con dislexia

Los niños con dislexia demostrada son elegibles para acomodaciones en la escuela. “La dislexia roba a una persona de tiempo”, explica el Dr. Shaywitz, “y las acomodaciones le devuelven el tiempo”. Las acomodaciones pueden incluir:

  •    Tiempo extra en las pruebas
  •    Un espacio tranquilo para trabajar
  •    La opción de grabar conferencias
  •    La opción de dar respuestas verbales, en vez de escritas (cuando sea apropiado)
  •    Eliminación de la lectura oral en clase
  •    Exención del aprendizaje de lenguas extranjeras
  •    Otras maneras de apoyar a un niño con dislexia

Una de las mejores maneras de apoyar a un niño con dislexia, o a cualquier niño que están teniendo dificultades, es promover aquellas actividades que le gustan y con las que se siente bien, ya sea música, unirse a un equipo deportivo o cualquier otra cosa que ayude a construir su confianza.

Para ayudar a reforzar que la dislexia no es un marcador de inteligencia, también puede ser útil hablar de personas exitosas – como Whoopi Goldberg y Steven Spielberg – que también han sido diagnosticados con dislexia.

  •    Otras cosas que pueden ayudar a su hijo con dislexia incluyen:
  •    Escuchar libros de audio como alternativa a la lectura
  •    Escribir en una computadora o tableta en lugar de escribir
  •    Aplicaciones que pueden hacer divertido el aprendizaje convirtiendo la descodificación en un juego
  •    Uso de una regla para ayudar a los niños a leer en línea recta, lo que puede ayudar a mantenerlos enfocados

Apoyo emocional

La dislexia puede resultar en frustración, vergüenza, evitación y baja autoestima como resultado de dificultades para realizar tareas que parecen surgirles naturalmente a otros.

Desmitificar el trastorno del aprendizaje con su hijo puede ayudarlo a desarrollar las herramientas y la capacidad de recuperación necesarias para manejarla, tanto en la escuela como en circunstancias sociales.

Algunas cosas que puede hacer para ayudar incluyen:

  • Discutir los desafíos específicos que resultan de la dislexia: “¿Sabes cómo te cuesta leer letreros o copiar notas de la junta? Eso es dislexia.
  • Reconocer su esfuerzo y celebrar el trabajo duro, incluso si todavía hay errores: “Sé lo difícil que fue leer la tarea. Estoy tan orgullosa de lo mucho que lo intentaste. “
  • Ayúdelo a reconocer sus puntos fuertes: “Mostraste un gran espíritu deportivo y trabajo en equipo en el partido de fútbol la otra noche, y fue un gran gol el que anotaste!”
  • Combatir la auto-charla negativa: Si su hijo comienza a decir cosas como “Yo soy estúpido”, no lo ignore. En su lugar, dele un vistazo a estas ideas para ayudar a los niños que son demasiado duros con ellos mismos.

Источник: https://childmind.org/article/entendiendo-la-dislexia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: