¿Qué es la lateralidad en los niños?

¿Cómo se desarrolla la lateralidad en los niños?

¿Qué es la lateralidad en los niños?

La lateralidad es el predominio funcional de un lado del cuerpo humano sobre el otro, determinado por la supremacía de uno de los hemisferios cerebrales. Este concepto se refiere a la capacidad del cerebro para controlar los dos lados del cuerpo. La lateralidad en los niños se consolida a los 4 o 5 años de edad.

Para lograr una organización neurológica completa, un niño debe tener un dominio hemisférico en todas las áreas funcionales. Esto significa que el niño no solo debe usar la misma mano consistentemente, sino que debe coincidir con sus ojos, orejas y piernas.

Cada hemisferio del cerebro controla diferentes tareas y funciones. Los niños desarrollan habilidades manuales a través del juego y otras actividades mientras descubren lo que pueden hacer con sus manos.

Así, los pequeños comienzan a mostrar lateralidad de sus manos en tareas funcionales. El motivo es que un lado de su cerebro gana dominio y le permite al niño preferir el uso de una mano sobre la otra.

Sin embargo, cualquier problema de lateralidad puede afectar las dificultades de aprendizaje de algunas áreas. Estos problemas pueden afectar la lectura, la competencia auditiva, la movilidad, el lenguaje y la habilidad manual, especialmente la escritura.

La lateralidad se consolida en la etapa escolar. Entre los 2 y los 5 años, los niños utilizan las manos para jugar y hacer muchas otras cosas. Por ende, una vez que llegan a la edad escolar, ya deberían haber alcanzado su lateralidad.

Lo cierto es que los hemisferios —izquierdo y derecho— del cerebro controlan la acción motriz en los lados opuestos del cuerpo. Sin embargo, estas mitades no son iguales en su control de los diferentes tipos de comportamientos; esto resulta en un sesgo de una mano sobre la otra para ciertas tareas.

Este dominio de un hemisferio sobre el otro para ciertos comportamientos se llama lateralidad cerebral. Existen razones claras para la evolución de esta característica.

En primer lugar, tener un hemisferio que tome el control de un proceso reduce la posibilidad de que ambos hemisferios compitan para controlar una respuesta. También permite que diferentes procesos como el lenguaje y la atención puedan operar en paralelo a través de los dos hemisferios.

A medida que comienzan a desarrollar sus habilidades motoras, los niños pueden usar las manos izquierda y derecha por igual para acciones simples, como alcanzar objetos. Esto se debe a que ambas manos pueden realizar la tarea con facilidad.

Sin embargo, para la mayoría de los infantes, las tareas más complejas requieren las propiedades de procesamiento especializadas del hemisferio izquierdo del cerebro.

“El dominio de un hemisferio sobre el otro para ciertos comportamientos se llama lateralidad cerebral”

¿Cómo podemos ayudar a los niños a desarrollar lateralidad?

Las actividades que contribuyen al desarrollo de una mano preferida son aquellas que estimulan y ayudan a madurar las vías cerebrales en ambos lados del cerebro. Es importante destacar que muchas de estas actividades deben centrarse más en los movimientos y acciones de todo el cuerpo en lugar de solo en las manos.

El movimiento que implica girar, rodar, caer, balancearse y bailar estimula los órganos de equilibrio en el cerebro. Estos juegan un papel importante al decirle al cerebro dónde está el cuerpo en el espacio y qué movimientos son necesarios para la postura, la respuesta a los estímulos y la acción.

Asimismo, los niños necesitan un buen equilibrio y una coordinación adecuada para una maduración cerebral saludable y el desarrollo de la destreza. Ten cuidado de no excederte con este tipo de actividades. Los niños varían mucho en el logro de habilidades específicas, por lo que debes respetar sus capacidades y reacciones.

La lateralidad en los niños: ¿zurdos o diestros?

La lateralidad, en la psicología biológica, es el desarrollo del funcionamiento especializado en cada hemisferio del cerebro o en el lado del cuerpo que cada uno controla. El ejemplo más obvio de lateralidad es el uso de la mano; se ve en la tendencia a usar una mano o la otra para realizar distintas actividades.

Es habitual clasificar a las personas como diestras, zurdas o ambidiestras. Los individuos difieren considerablemente en la gama de actividades para las que prefieren una determinada mano, así como en el grado de disparidad en la habilidad entre sus dos manos. Probablemente, nadie favorezca exclusivamente la mano derecha o la mano izquierda.

Por último, la lateralidad en los niños proporciona una nueva forma de comprender mejor la relación entre la organización del cerebro, la función cerebral y el comportamiento. No tengas prisa para que el niño avance en estas etapas; cada una proporciona a los pequeños las experiencias necesarias para avanzar al siguiente nivel.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/desarrolla-lateralidad-en-los-ninos/

El desarrollo de la lateralidad corporal en los peques

¿Qué es la lateralidad en los niños?

La lateralidad es la preferencia en razón del uso más frecuente y efectivo de una mitad lateral del cuerpo frente a la otra. De la misma manera, el cerebro también se encuentra dividido en dos mitades o hemisferios que dada su diversificación de funciones (lateralización) imponen un funcionamiento lateralmente diferenciado.

En definitiva, la lateralización puede entenderse como un conjunto de conductas, que se adquieren cada una de ellas de forma independientemente, por un proceso particular de entrenamiento y aprendizaje, en lugar de quedar determinadas por una supuesta facultad genérica neurológica innata.

Es la lateralidad cerebral la que ocasiona la lateralidad corporal. Es decir, porque existe una especialización de hemisferios, y dado que cada uno rige a nivel motor el hemisferio contra -lateral, es por lo que existe una especialización mayor o más precisa para algunas acciones de una parte del cuerpo sobre la otra.

Pero, aunque en líneas generales esto es así, no podemos despreciar el papel de los aprendizajes y la influencia ambiental en el proceso de lateralización que constituirá la lateralidad corporal.

Efectivamente, la lateralización es un proceso dinámico que independientemente tiende a ponernos en relación con el ambiente; sería pues, una transformación o evolución de la lateralidad.

La investigación sobre la lateralidad cerebral ha tenido particular relevancia en el estudio de las funciones referidas al lenguaje, pudiéndose constatar que los dos hemisferios son funcional y anatómicamente asimétricos.

Como resultados de tales estudios parece deducirse que el hemisferio de derecho se caracteriza por un tratamiento global y sintético de la información, mientras que el hemisferio izquierdo lo hace de modo secuencial y analítico. Estos estudios sitúan la lateralidad corporal, la mayor habilidad de una mano sobre la otra, en le marco de las asimetrías funcionales del cerebro.

La lateralidad corporal parece, pues, una función consecuente del desarrollo cortical que mantiene un cierto grado de adaptabilidad a las influencias ambientales.

En realidad la capacidad de modificación de la lateralidad neurológicamente determinada en procesos motrices complejos es bastante escasa (no supera el 10%), lo que nos lleva a proclamar la existencia de una lateralidad corporal morfológica, que se manifestaría en las respuestas espontáneas, y de una lateralidad funcional o instrumental que se construye en interacción con el ambiente y que habitualmente coincide con la lateralidad espontánea, aunque puede ser modificada por los aprendizajes sociales.

La lateralidad corporal permite la organización de las referencias espaciales, orientando al propio cuerpo en el espacio y a los objetos con respecto al propio cuerpo. Facilita por tanto los procesos de integración perceptiva y la construcción del esquema corporal.

Fases del desarrollo de la lateralidad:

La lateralidad se va desarrollando siguiendo un proceso que pasa por tres fases:

  • Fase de identificación, de diferenciación clara (0-2 años)
  • Fase de alternancia, de definición por contraste de rendimientos (2-4 años).
  • Fase de automatización, de preferencia instrumental (4-7 años).

En la educación infantil se debe estimular la actividad sobre ambas partes del cuerpo y sobre las dos manos, de manera que el niño o la niña tenga suficientes datos para elaborar su propia síntesis y efectuar la elección de la mano preferente.

Tipos de lateralidad:

En el desarrollo de la lateralidad actúan factores neurológicos, genéticos, sociales y ambientales.  Y como consecuencia de ellos podemos diferenciar diferentes tipos de lateralidad:

  • Destreza homogénea. Cuando se usan preferentemente los miembros del lado derecho.
  •  Zurdera homogénea. Se usan los miembros del lado izquierdo.
  • Ambidestreza. Se usa prioritariamente un elemento del lado derecho (por ejemplo la mano) y el otro del lado izquierdo (por ejemplo el ojo).
  • Zurdera contrariada. Se da esta forma cuando un sujeto zurdo se le ha obligado por razones sociales usar el miembro homólogo diestro. La más clara es la de la mano.

Actividades que ayudan al desarrollo de la lateralidad en los niños:

Algunas posibles actividades que podemos trabajar en la escuela con los pequeños para ayudarles en su afianzamiento de su propia lateralidad son las siguientes:

  • Lanzar una pelota con una mano,  chutarla con un pie, etc.
  • Señalar partes del cuerpo ya sea en un dibujo, en nosotros mismos,  etc.
  • Nombrar las partes del cuerpo de nuestro compañero/a, con los ojos vendados.
  • Jugar a la pelota, con el pie acordado, según el color de la pelota, etc.
  • Mirar por unos prismáticos caseros.
  • Señalar objetos.
  • Coger cosas.
  • Saltar con un solo pie un pequeño recorrido.
  • Jugar al juego de enredo Twister.
  • Etc…

Источник: https://actividadesinfantil.com/archives/3199

Lateralidad cruzada: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

¿Qué es la lateralidad en los niños?

El cerebro se subdivide en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, y ambos están unidos por el cuerpo calloso, que es un cúmulo de conexiones neuronales que coordina ambos hemisferios.

Cada uno de ellos se encarga de unas funciones y habilidades concretas, y controla los músculos del lado opuesto del cerebro.

Esto significa que el cerebro está lateralizado, y esta distribución se llama lateralidad.

En función de cómo se distribuyen las funciones corporales del cerebro utilizaremos más lado u otro del cuerpo (derecho o izquierdo) para hacer nuestras actividades cotidianas: comer, escribir, jugar con la pelota, recortar, etc.

El hecho de que tengamos preferencia por un lado u otro significará que seamos zurdos o diestros y, a su vez, quiere decir que la lateralidad es homogénea, ya que se clasifica en función de la preferencia manual (mano), podal (pie), visual (ojo) y auditiva (oído), estando todas definidas en el mismo lado del cuerpo.

En aproximadamente un 25% de la población, por causas genéticas, la lateralización (proceso que termina a los 5 años, más o menos) no se hace correctamente, por lo que los niños sufren una lateralidad cruzada.

En estos casos hay un predominio lateral no homogéneo, donde mano, pie, oído u ojos no están en el mismo lado del cuerpo.

Esto se considera un trastorno neurofisiológico que afectará al desarrollo cognitivo de la persona, provocándole problemas de aprendizaje (matemáticas, lectura, escritura, orientación espacio-temporal, razonamiento, equilibrio, etc.).

Hay diversos tipos de lateralidad cruzada:

  • Lateralidad contrariada. En este tipo de lateralidad puede haber cambios en la mano utilizada cuando, por ejemplo, el paciente utiliza la mano derecha y anteriormente utilizaba la izquierda.
  • Lateralidad de oposición. Se da cuando el niño muestra malestar hacia la escuela y/o la familia y cambia los patrones adrede. Por ejemplo, cuando un niño zurdo de 5 años, por crisis de oposición, empieza a escribir a propósito con la otra mano. En este tipo de lateralidad intervienen factores psicosociales y psicoemocionales.
  • Lateralidad cruzada en pacientes ambidiestros. En algunos casos el paciente hace algunas acciones determinadas con diferentes manos. Por ejemplo, escriben y comen con la mano derecha pero recortan con la izquierda, o pacientes que tienen más fuerza con una mano y la utilizan para deportes de raqueta.
  • Utilización indistinta de ambas manos, algo que puede suponer un problema al no tener claro con que mano se hace cada acción.

Pronóstico de la enfermedad

La lateralidad cruzada bloquea aproximadamente el 20-40% de los influjos nerviosos en algunas zonas del cerebro, lo que hace que el rendimiento de la persona disminuya por debajo de su capacidad intelectual.

Como hay un rendimiento menor a nivel intelectual real, el día a día del niño se ve marcado por dificultades en la lectura, en el habla, en el cálculo, deficiencias al escribir, falta de concentración, etc.

Por ejemplo, si el trastorno afecta al lenguaje habrá una ralentización de todas aquellas funciones asociadas.

Todo esto hace que, a veces el niño sea considerado perezoso o patoso, lo que conlleva problemas de integración escolar y, a menudo, conflictos familiares, provocando estrés, ansiedad y desmotivación. Sin embargo, la lateralidad cruzada tiene tratamiento.

Síntomas de lateralidad cruzada

Los síntomas más comunes de la lateralidad cruzada son:

  • Dificultades en la adquisición del lenguaje oral: fluidez al hablar, retención y comprensión lectora.
  • Deficiencias motoras y funcionales.
  • Dificultades en el lenguaje escrito, en la sintaxis, disortografía y disgrafía.
  • Dificultades para las matemáticas y su razonamiento.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Dificultades de comunicación y para relacionarse.
  • Apatía y lentitud de movimientos.
  • Hipertonía e hipercinesia.
  • Inestabilidad y falta de equilibrio.
  • Inseguridad al realizar movimientos.
  • Agresividad.
  • Ansiedad y angustia.
  • Depresión y desmotivación.

Pruebas médicas para la lateralidad cruzada

Para valorar una lateralidad cruzada debe hacerse un test completo de lateralidad de brazo, ojo, mano, pierna dinámica, pierna estática y oído. Si el mayor porcentaje de grupos neuromusculares muestran que el paciente es diestro, se deberá lateralizar al homolateral derecho; en cambio, si la mayoría son izquierdos, deberá hacerse en el otro lado.

No obstante, el test de lateralidad dependerá del tipo de lateralidad cruzada que sufra el paciente y de los resultados que se quieren conseguir.

Por ejemplo, en la lateralidad cruzada de oposición se trabajará el aspecto neurofisiológico, es decir, se estimularán los distintos recorridos de influjos nerviosos, y se irá lateralizando progresivamente al lado correspondiente, pero con ayuda y apoyo familiar, social y psicoemocional.

El test de lateralidad cruzada ayudará en gran medida en el abordaje de la patología pero también servirá de alivio para la familia. Es un estudio previo esencial para iniciar la terapia recomendada en cada caso.

¿Cuáles son las causas de la lateralidad cruzada?

Las causas de la lateralidad cruzada suelen ser genéticas y, en algunos casos derivadas de otras enfermedades neurológicas.

La lateralización se produce de manera gradual: el bebé recién nacido no tiene establecida la relación entre un lado y otro del cuerpo. Esto significa que, hasta los 4 años, más o menos, podría utilizar de manera indistinta ambas manos.

Pero a los 5-6 años esta lateralidad debería ya definirse y el niño debería ser capaz de identificar izquierda y derecha, así como las partes del cuerpo.

A los 7-8 años debería poder localizar la izquierda y la derecha en el espacio.

¿Se puede prevenir?

Normalmente no puede prevenirse la lateralidad cruzada, sino que no es hasta que el niño es un poco más mayor cuando se empieza a sospechar de problemas en la lateralidad.

Tratamientos para la lateralidad cruzada

Una vez hecho el test de lateralidad para identificar las áreas afectadas, cuán afectadas están y demás se deberá establecer un programa específico para el paciente, que puede incluir ejercicios, con terapia psicomotora.

Dichos ejercicios ayudarán a estimular la sinapsis, es decir, los recorridos neurofisiológicos que activan el lóbulo cerebral que se corresponde con la lateralidad correcta.

Poco a poco se irán adaptando dichos ejercicios según el paciente vaya mejorando.

Los ejercicios disminuirán el trastorno y, normalmente casi el 100% de pacientes se curan.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata la lateralidad cruzada suele ser el médico de familia pero también pueden abordarlo los psicólogos y psicólogos infantiles y adolescentes, así como el pediatra.

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/lateralidad-cruzada

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: