¿Qué es la quinta enfermedad infantil?

La quinta enfermedad

¿Qué es la quinta enfermedad infantil?

  • Tamaño de texto más grande

La quinta enfermedad es una enfermedad viral de la que la mayoría de los niños se recuperan rápidamente y sin complicaciones. También conocida como «eritema infeccioso», está provocada por el parvovirus B19. Es especialmente frecuente en niños de entre 5 y 15 años de edad.

La quinta enfermedad causa un sarpullido rojo característico en el rostro, que hace que parezca que al niño le han dado una bofetada en la mejilla. Pocos días después, el sarpullido se extiende hacia abajo, por tronco, brazos y piernas. Suele durar de una a tres semanas.

En los niños mayores y en los adultos, la quinta enfermedad puede causar dolor e inflamación en las articulaciones, síntomas que pueden durar de semanas a meses y, en contadas ocasiones, hasta años.

Signos y síntomas

La quinta enfermedad comienza con fiebre baja, dolor de cabeza y síntomas catarrales leves (congestión o moqueo nasales). Estos síntomas desaparecen, y la enfermedad parece haber terminado hasta que aparece el sarpullido pocos días después. Los niños menores de 10 años son los más proclives a desarrollar la erupción o sarpullido.

Este, de un color rojo intenso, suele empezar en la cara. Luego aparecen manchas rojas (generalmente de un color más claro) en tronco, brazos y piernas. Al cabo de unos pocos días, la erupción, que puede picar, adopta un aspecto similar al del encaje, como si se tratara de una red.

Cuando parece que la erupción va a desparecer, puede parecer que empeora antes de acabar despareciendo por completo.

A veces, la quinta enfermedad también puede presentarse con ganglios linfáticos inflamados, rojez ocular, dolor de garganta, diarrea y, en contadas ocasiones, sarpullido similar a las ampollas o a los moretones. A veces, puede causar dolor o inflamación en las articulaciones (con frecuencia, en manos, muñecas, rodillas y tobillos), sobre todo en adultos y adolescentes.

¿La quinta enfermedad es contagiosa?

Sí. Puesto que la erupción se debe a una reacción del sistema inmunitario que ocurre después de que haya pasado la infección, una persona con la quinta enfermedad es más contagiosa justo antes de desarrollar la erupción. Los niños no suelen contagiar la infección después de que les aparezca la erupción.

¿Se puede prevenir la quinta enfermedad?

No existe una vacuna que sirva para prevenir la quinta enfermedad, y no hay ninguna forma de prevenir el contagio del virus porque la gente no lo suele contagiar una vez ya ha aparecido la erupción.

Lavarse las manos a conciencia y con frecuencia siempre es una buena idea porque puede ayudar a prevenir el contagio de muchas infecciones.

¿Cómo se diagnóstica?

Los médicos suelen poder diagnosticar la quinta enfermedad simplemente viendo el sarpullido característico en cara y cuerpo. Si alguien no tiene sarpullido pero presenta otros síntomas, es posible que el médico solicite un análisis de sangre para ver si padece la quinta enfermedad.

¿Cómo se trata?

La quinta enfermedad está provocada por un virus, de modo que no se puede tratar con antibióticos (los antibióticos matan bacterias, no virus). En la mayoría de los casos, se trata de una enfermedad leve que se resuelve por sí misma, no siendo necesario tomar ningún medicamento.

Por lo general, los niños con la quinta enfermedad se encuentran bastante bien y solo necesitan reposar. Después de que remita la fiebre y los síntomas catarrales leves, quedará muy poco por tratar, salvo la molestia del sarpullido.

Si a su hijo le pica el sarpullido, pregúntele al médico cómo le puede aliviar el malestar. Es posible que el médico también le recomiende paracetamol para la fiebre y el dolor articular.

No le dé aspirina (o cualquier medicamento que contenga ácido acetilsalicílico) a su hijo, ya que se ha relacionado con una enfermedad muy poco frecuente pero grave llamada «síndrome de Reye».

Complicaciones

La quinta enfermedad puede hacer enfermar a algunos niños con el sistema inmunitario debilitado (como los que tienen el SIDA o un cáncer) o con ciertos trastornos de la sangre (como la enfermedad de las células falciformes o la anemia hemolítica).

El virus que causa la quinta enfermedad (parvovirus B19) puede enlentecer o bien detener temporalmente la fabricación de glóbulos rojos, unas células encargadas de transportar oxígeno por todo el cuerpo.

Esto puede evolucionar a una anemia grave, que se debe tratar en el hospital.

Una infección por parvovirus B19 durante el embarazo puede provocar problemas en el feto, sobre todo durante la primera mitad de la gestación.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si su hijo tiene un sarpullido, sobre todo si el sarpullido está diseminado por todo el cuerpo o va acompañado de otros síntomas, como fiebre, síntomas catarrales o dolor articular.

Si está embarazada y desarrolla un sarpullido o si ha estado con alguien que padecía la quinta enfermedad (o con una persona que tenía un sarpullido inusual), llame al profesional de la salud que la atiende por su embarazo.

Revisado por: Joanne Murren-Boezem, MD

Fecha de revisión: febrero de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/fifth-esp.html

Megaloeritema

¿Qué es la quinta enfermedad infantil?

El megaloeritema, también llamado eritema infeccioso y quinta enfermedad, es una enfermedad benigna causada por un virus, que se manifiesta inicialmente en la piel con una erupción característica en las mejillas que hace que parezca que al niño le han abofeteado la cara.

Afecta con más frecuencia a los niños en edad preescolar o escolar durante la primavera, pero pueden existir casos en cualquier época del año.

Alrededor del 50% de los adultos han pasado la infección por este virus, pero la mayoría de ellos no lo recuerdan.

¿Cuáles son los síntomas?

Empieza con escasa fiebre, dolor de cabeza y síntomas catarrales leves. Estos síntomas acaban remitiendo y, cuando la enfermedad parece haber pasado, brota la erupción característica al cabo de pocos días, que comienza en las mejillas y es de color rojo intenso.

Luego se extiende en sentido descendente por el resto del cuerpo, apareciendo manchas más pálidas en el tronco, los brazos y las piernas, como dibujando encajes. No suele aparecer en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Con el tiempo las manchas se van aclarando por el centro, adquiriendo un aspecto parcheado.

Como norma los niños se recuperan rápidamente y sin complicaciones. Determinados estímulos como la luz solar, el calor, el ejercicio y el estrés pueden reactivar la aparición de la erupción, para desparecer completamente en un período de una a dos semanas.

Ocasionalmente se presenta dolor articular (en adolescentes o adultos) o anemia. Esta última puede ser grave si el paciente tiene un problema en su sistema inmunitario o alguna otra forma de anemia anterior.

¿Qué lo produce?

El megaloeritema está provocado por el parvovirus B19, que es un virus exclusivamente humano. Por lo tanto, no puede existir contagio de los humanos a los animales o viceversa.

¿Es contagioso?

Si, es contagioso. Una persona infectada por parvovirus es más contagiosa durante el período de incubación (etapa de tiempo comprendida entre la entrada del virus y la aparición de los síntomas) o durante el período catarral.

El contagio se produce por contacto con secreciones infectadas procedentes de la nariz, la boca o la garganta, especialmente las gotitas que se expelen al toser y estornudar. También puede haber contagio por compartir vasos y cubiertos.

La  probabilidad de infectarse tras un contacto con esta enfermedad es de un 50%. Una vez infectado por el parvovirus B19, el individuo se hace inmune al mismo y, por lo general, no vuelve a tener esta enfermedad.

¿Cuál es el periodo de incubación?

El período de incubación oscila entre 4 y 28 días, con un promedio de 16 a 17 días.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnostico es clínico por las características de la erupción cutánea.

En cuanto a las pruebas de laboratorio, por lo general no son necesarias, pero en situaciones especiales se podría recurrir al estudio de anticuerpos sanguíneos frente al virus.

¿Cuál es su tratamiento?

En la gran mayoría de los casos se trata de una afección tan leve que no requiere tratamiento. Los niños se recuperan rápidamente y sin complicaciones. En caso de que se presenten molestias articulares, se puede administrar un analgésico (paracetamol o ibuprofeno).

¿Cuándo debo consultar?

El megaloeritema es una enfermedad con buena evolución espontánea. Sin embargo, puede complicarse si coexiste con embarazo, anemia crónica, cáncer o una enfermedad de la inmunidad.

Es recomendable acudir al médico:

  • Cuando un niño presente una erupción con fiebre, sobre todo si se extiende por todo el cuerpo y va acompañado de otros síntomas.
  • Si está embarazada y le brota un exantema o si ha estado en contacto con alguien que lo presente.

¿Puede acudir a la guardería o al colegio?

Cuando están en la fase de erupción, que es cuando se puede reconocer la enfermedad, ya no son contagiosos, por lo que no es necesario tomar ninguna medida de aislamiento y el niño puede hacer vida normal, incluida la asistencia a clase.

¿Cómo prevenirlo?

No hay ninguna vacuna contra el parvovirus B19 y ninguna forma de prevenir la propagación del virus. Aislar a una persona que presenta el exantema característico de esta enfermedad no permite evitar el contagio porque, generalmente, cuando aparece el exantema la persona ya ha dejado de ser contagiosa.

Tener unos buenos hábitos higiénicos, sobre todo lavarse frecuentemente las manos, siempre es una buena idea, puesto que puede ayudar a evitar el contagio de muchas infecciones.

Источник: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/megaloeritema

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: