¿Qué es un bebe macrosómico?

¿Qué es un bebe macrosómico?

¿Qué es un bebe macrosómico?

El término macrosómico alude a un feto mucho más grande de lo normal para su edad gestacional, por encima del percentil 90 y de los 4,5 kilos de peso cerca del momento del parto. Las causas para que un bebé tenga macrosomía son varias y puede dar lugar a problemas, especialmente en el momento del parto.

Indice

Causas de un bebé macrosómico

Macrosomía significa “cuerpo grande” y hace referencia a aquellos bebés con un peso y talla por encima de lo normal asociado a patologías o problemas.

Es decir, un bebé puede nacer muy grande pero que no implique ningún problema, que sea simplemente porque su constitución es así.

Pero en otros casos, nacer con un percentil por encima de 90 o pesar más de 4,5 kilos sí puede ir asociado a diversas enfermedades.

Normalmente la macrosomía se detecta a lo largo del embarazo, cuando en alguna de las ecografías realizadas se comprueba que el peso y la talla del feto están muy por encima de lo normal. En estos casos, habrá que realizar una serie de pruebas o estudios a la madre para ver la causa de este peso excesivo ya que puede resultar peligroso.

Entre las principales causas de la macrosomía encontramos:

– Diabetes materna: Es el motivo más habitual, tanto si es diabetes previa como si es diabetes gestacional.

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece solo en el embarazo y que provoca que el páncreas no funcione correctamente, lo que hace que se acumule el azúcar en la sangre, haciendo engordar al bebé por encima de lo normal.

Sin embargo, si se realizan los controles normales del embarazo, se detecta la diabetes en torno a la semana 27 de gestación y se pone una dieta especial a la madre e insulina si hace falta para evitar que el bebé engorde demasiado.

En el caso de la diabetes tipo 1 previa, la madre debe controlar durante todo el embarazo sus niveles de glucosa y seguir con la medicación para evitar que se acumule el azúcar en sangre en el feto.

​- Obesidad: Quedarse embarazada siendo obesa es un factor de predisposición a la macrosomía, así como coger mucho peso durante el embarazo ya que el peso excesivo suele ir acompañado de un exceso de grasas y azúcares que se acumulan en el bebé.

Antecedentes de feto macrosómico.

– Es más habitual es fetos masculinos, en mujeres hispanas y en mujeres mayores de 30 años.

– Tener un grosor de la placenta mayor de 4 cm.

Complicaciones para el bebé macrosómico

Tener un peso por encima de lo normal para la edad gestacional puede traer complicaciones al bebé al nacer. Las principales son aspiración de meconio, ictericia, hipoglucemia, dificultades respiratorias y mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Complicaciones en el parto

El parto también puede ser mucho más complicado, aunque depende del tamaño real del feto.

Al diagnosticar una macrosomía hay que tener en cuenta que los pesos que da el ecógrafo son estimados y pueden variar entre 300 y 400 gramos por encima o por debajo, por lo que puede ser más grande pero también más pequeño.

Por eso no se recomienda la cesárea en todos los casos, hay que evaluar caso por caso y hacer un seguimiento del feto exhaustivo ya que muchos bebés macrosómicos nacen por vía vaginal sin problemas.

No obstante, es cierto que hay más probabilidad de ciertos riesgos:

– Desgarro perineal

– Uso de fórceps

– Mayor riesgo de distocia de hombros del bebé. Si la macrosomía es consecuencia de una diabetes materna, el hiperinsulinismo que presenta el feto hace que sus hombros y su circunferencia abdominal sean mayores que el perímetro cefálico, lo que aumenta el riesgo de sufrir una distocia de hombros.

– Si la madre tiene una cesárea previa, cuanto mayor sea el bebé, más aumentan las posibilidades de una nueva cesárea ya que no se puede forzar la cicatriz del útero

– Parto prolongado

– Traumatismos en el canal de parto

– Hemorragia posparto

– Cesárea

No obstante, no todos los partos con bebé macrosómico acaban igual. En muchos casos el parto sin complicaciones es posible. Para favorecerlo, se recomienda no inducir el parto, sino dejar que este empiece espontáneamente y permitir a la madre elegir la postura que desee en el expulsivo. 

Si no fuera así y el bebé está en peligro, habrá que recurrir a la cesárea.

El percentil de peso es uno de los datos que valora el pediatra a la hora de determinar cómo se está creciendo un bebé en sus revisiones periódicas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/que-es-un-bebe-macrosomico-7640

Bebé macrosómico

¿Qué es un bebe macrosómico?

Última modificación el 21/07/2019 por Lorena Plazas

Introducción

El término macrosomía se utiliza de forma imprecisa para definir a un feto grande. Se suele hablar de macrosomía cuando se calcula que el peso del bebé al nacer será mayor del percentil 90 o superior a 4 kilos de peso. Se considera que es a partir de 4,5 kilos de peso cuando las complicaciones aumentan de forma significativa.

Causas

  • Diabetes mellitus materna
  • Efectos anabólicos de las altas concentraciones de insulina fetales producidas en respuesta a la glucemia materna excesiva durante la gestación
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann (caracterizado por macrosomía, onfalocele, macroglosia e hipoglucemia)
  • Síndromes de Sotos, Marshall, y Weaver.
  • Cuanto peor controlada está la diabetes materna durante el embarazo, más importante es la macrosomía fetal.

La macrosomía es el peso al nacer mayor a 4.000 g en un recién nacido a término.

Signos y síntomas

  • Recién nacidos grandes, obesos y pletóricos
  • La puntuación de Apgar a los 5 minutos puede ser baja
  • Bebés apáticos y flácidos
  • Mala actitud alimentaria
  • Anomalías congénitas
  • Complicaciones metabólicas y cardíacas

Los recién nacidos cuyo peso es > al percentil 90 para la edad gestacional se clasifican como grandes para la edad gestacional. La macrosomía es el peso al nacer > 4.000 g en un recién nacido a término. La causa predominante es la diabetes materna. Las complicaciones son trauma obstétrico, hipoglucemia, hiperviscosidad e hiperbilirrubinemia.

En cualquier recién nacido grande para la edad gestacional, puede haber complicaciones obstétricas.

Dado el gran tamaño del recién nacido, el parto vaginal puede ser difícil y, en ocasiones, provoca lesiones de nacimiento que particularmente incluyen:

  • Distocia de hombro
  • Fractura de la clavícula o las extremidades
  • Asfixia perinatal

Por lo tanto, el parto quirúrgico (cesárea) debe ser considerado cuando se cree que el feto es demasiado grande para la pelvis (verdadera desproporción céfalo pélvica).

Otras complicaciones ocurren cuando el peso es > 4.000 g. Hay un aumento proporcional de la morbilidad y la mortalidad debido a lo siguiente:

  • Dificultad respiratoria y necesidad de asistencia ventilatoria
  • Aspiración de meconio
  • Hipoglucemia 
  • Policitemia 

Los hijos de madres diabéticas corren riesgo de:

  • Hipoglucemia
  • Hipocalcemia e hipomagnesemia
  • Policitemia
  • Hiperbilirrubinemia 
  • Síndrome de dificultad respiratoria
  • Ciertas anomalías congénitas

Es muy probable que ocurra en las primeras horas posparto debido al hiperinsulinismo y la brusca interrupción del aporte de glucosa materna cuando se corta el cordón umbilical.

Puede disminuirse la hipoglucemia neonatal mediante control prenatal estricto de la diabetes de la madre y una alimentación temprana y frecuente.

Desde el nacimiento y durante las primeras 24 horas, es preciso controlar estrictamente la glucemia mediante pruebas a la cabecera del paciente. Si hay hipoglucemia persistente, se administra glucosa parenteral IV.

Pueden ocurrir, pero son generalmente transitorias y asintomáticas; los niveles séricos se deben revisar dentro de las primeras 72 h después del nacimiento. Un buen control de la glucemia prenatal disminuye el riesgo de hipocalcemia neonatal.

La hipocalcemia normalmente no requiere tratamiento a menos que existan signos clínicos de hipocalcemia o niveles < 7 mg/dL en recién nacidos a término.

El tratamiento generalmente se da con la suplementación IV de gluconato de Ca.

La hipomagnesemia puede interferir con la secreción de la hormona paratiroidea, de modo que la hipocalcemia puede no responder al tratamiento hasta que se corrija el nivel de Mg.

Es un poco más frecuente entre los hijos de madres diabéticas. Los niveles de insulina elevados aumentan el metabolismo del feto y por lo tanto el consumo de O2.

Si la placenta es incapaz de satisfacer la creciente demanda de O2, se produce hipoxemia fetal, lo que provoca un aumento de la eritropoyetina y por lo tanto del hematocrito.

Se produce por varias razones. Los hijos de madres diabéticas tienen disminución de la tolerancia a la alimentación oral (sobre todo cuando son prematuros) en los primeros días de vida, lo que aumenta la circulación enterohepática de bilirrubina. Además, si la policitemia está presente, la carga de bilirrubina aumenta.

Puede ocurrir debido a que los niveles elevados de insulinadisminuyen la producción de agente tensioactivo; la maduración pulmonar puede por tanto retrasarse hasta finales de la gestación.

El síndrome de dificultad respiratoria puede desarrollarse incluso si el lactante nace prematuro tardío o a término. El cociente lecitina/esfingomielina, y en especial la presencia de fosfatidilglicerol, en líquido amniótico obtenido por amniocentesis permite evaluar la madurez pulmonar del feto y ayuda a determinar el momento óptimo para una parto seguro.

Es posible asumir madurez pulmonar sólo si hay fosfatidil glicerol. Un buen control de la glucemia prenatal disminuye el riesgo de síndrome de dificultad respiratoria.

La taquipnea transitoria del recién nacido es 2 a 3 veces más probable en los hijos de madres diabéticas debido a un retraso de la eliminación del líquido pulmonar fetal.

Son más probables en los hijos de madres diabéticas porque la hiperglucemia materna en el momento de la organogénesis es perjudicial.

Las anomalías específicas incluyen:

  • Cardiopatía congénita (miocardiopatía hipertrófica, defecto septal ventricular, transposición de los grandes vasos y estenosis aórtica)
  • Síndrome de regresión caudal
  • Espina bífida 
  • Síndrome del colon izquierdo pequeño

Los niveles persistentemente elevados de insulina también puede conducir a un aumento del depósito de glucógeno y de grasa en los miocardiocitos. Este depósito puede causar miocardiopatía hipertrófica transitoria, predominantemente del tabique.

Información del autor

Fuentes consultadas:

  1. Msdmanuals.com para profesionales
  2. https://www.efesalud.com/super-bebes-fragiles-en-las-primeras-horas/imagen
  3. http://okmamas.com/macrosomia-causas-y-repercusiones-cuando-el-bebe-nace-demasiado-grande/imagen
  4. Lorena Plazas. Lic. en Enfermeria. Trabajo propio

Última actualización: [21/07/2019]

Источник: https://enfermeriabuenosaires.com/bebe-macrosomico

Macrosomía en el bebé: las causas y riesgos de nacer demasiado grande

¿Qué es un bebe macrosómico?

Hasta hace unos años, los abuelos aplaudían el nacimiento de los bebés grandes y gorditos porque “eran hermosos”, y en todas las reuniones familiares siempre se alza la voz de una madre que tuvo un hijo que pesó más de cinco kilos, como una proeza digna de mención. ¡Mi hermana pesó cinco kilos y medio al nacer!

Pero lo cierto es que un excesivo peso o altura implica riesgos para el bebé y se conoce con el nombre de macrosomía (cuerpo grande). Pero, ¿Por qué se produce? ¿Qué riesgos implica?

Según el informe 'Recién nacido de peso elevado' de la Unidad Neonatal del Servicio de Pediatría del Hospital de Basurto (Bilbao), se suele hablar de macrosomía cuando se calcula que el peso del bebé al nacer será mayor del percentil 90 o superior a cuatro kilos de peso. Se considera que es a partir de 4,5 kilos de peso cuando las complicaciones aumentan de forma significativa.

Se calcula que un cinco por ciento de los bebés nacen por encima de este percentil 90, pero no todos se consideran macrosómicos, ni todos necesitarán medidas especiales.

Pero estos investigadores explican que «lo sustancial en la definición de este concepto es diferenciar los recién nacidos con un riesgo perinatal aumentado y susceptibles de un cuidado especial, de aquellos neonatos probablemente normales y por tanto con un riesgo similar al resto de los recién nacidos».

La macrosomía es una estimación de peso y talla realizada con un ecógrafo teniendo en cuenta tres parámetros (el diámetro de la cabeza, el perímetro del abdomen y la longitud del hueso fémur), y tiene un rango de error de entre 300 y 550 gramos, por lo que no puede considerarse un método totalmente preciso para el diagnóstico de macrosomía.

Por eso, los autores del estudio explican que en la actualidad, además del peso al nacimiento (PN) y de la edad gestacional (EG), se propone el índice ponderal (IP) como un parámetro que definiría los dos subtipos de macrosómicos: armónico (sin problemas asociados) y disarmónico (a vigilar).

Si realizadas las pruebas pertinentes se descarta la existencia de patologías, el embarazo y el parto pueden ser perfectamente normales, incluso por vía vaginal.

Factores de riesgo

Algunos factores predictivos de la macrosomía son:

  • Un excesivo crecimiento del feto
  • La diabetes familiar
  • Un grosor de la placenta superior a cuatro centímetros.
  • Mujeres mayores de 30 años.
  • Fetos de sexo masculino.
  • Padres grandes. Es uno de los factores más normales y menos preocupantes para un nacimiento con alto peso. En estos casos es la genética el factor fundamental.

Sin embargo hay otras causas que pueden desencadenar un aumento de peso o talla excesiva en el bebé:

  • Que la madre aumentase mucho de peso en el embarazo. Si el peso del bebé no es demasiado alto tampoco suele ser peligroso.
  • La diabetes materna, tanto si la mujer la padecía ya antes del embarazo o si se trata de una diabetes gestacional. Es una de las causas más habituales. La explicación se relaciona con la metabolización del azúcar. Al tener un alto índice de azúcar la sangre de la madre el bebé produce insulina extra, lo que puede provocar un crecimiento excesivo o que acumule grasas.

En el 34% de los casos de bebés macrosómicos, sus madres no presentan ninguno de los factores de riesgo.

Complicaciones asociadas

Tradicionalmente se ha considerado que los fetos macrosómicos suponen riesgos potenciales para la madre: mayor posibilidad de desgarro perineal y mayor riesgo de cesárea. Y también para el feto (miocardiopatía, malformaciones congénitas) y el bebé: mayor riesgo de distocia de hombros en el momento de nacer.

Pero según 'El parto es nuestro', «un bebé muy grande no es motivo por sí mismo para una cesárea electiva o una inducción temprana del parto»:

“Se debe favorecer la terminación espontánea del embarazo y durante el parto intervenir tan solo en caso de que realmente exista una verdadera desproporción céfalo-pélvica”.

Incluso un estudio publicado en la revista American Family Physician, señala que «en caso de cesárea anterior el riesgo de rotura de útero con un feto macrosómico no es superior que en el caso de estar gestando un bebé de menor tamaño».

Aún así, la desproporción feto pélvica constatada, los partos operatorios con empleo de fórceps o ventosa, la cesárea, las hemorragias posparto y los traumatismos en el canal del parto conducen a mayor riesgo y problemas posteriores en la pared vaginal. Hoy, las consecuencia negativas son mucho menores, pero no desaparecen del todo.

Además, en los partos vaginales la distocia de hombros es más habitual que en los bebés de peso normal. Esto ocurre cuando la cabeza de un bebé pasa por la vagina durante el nacimiento, pero sus hombros se atoran dentro de la madre.

También puede haber mayores porcentajes de asfixia neonatal, aspiración de meconio e ingreso en el hospital después del nacimiento.

Por estos motivos, la posibilidad de hacer una cesárea es contemplada como la alternativa adecuada en la mayoría de los casos.

Sin duda hay bebés que nacen con más de cuatro kilos por vía vaginal y sin complicaciones, y también hay casos de falso positivo previo, por lo que los profesionales deben ser muy conscientes de todos los datos antes de decidirse por una cesárea programada y explicarle a la madre la información de la que disponen con total veracidad.

Si la madre padecía diabetes, el bebé, al nacer, puede tener problemas con la regulación de su propia glucosa en sangre. Y eso traerá otras complicaciones a los bebés con macrosomía:

  • Ictericia
  • Hipertensión pulmonar persistente
  • Hipoglucemia
  • Policitemia
  • Dificultades respiratorias.

Diagnóstico difícil

La macrosomía fetal es difícil de detectar y diagnosticar durante el embarazo. Algunos signos y síntomas que pueden predecirla:

  • Altura del fondo uterino de gran tamaño. Durante las visitas prenatales, el médico puede medir la altura del fondo uterino, la distancia desde la parte superior del útero hasta el hueso púbico. Una altura del fondo uterino con una medida mayor de la esperada podría ser un signo de macrosomía fetal.
  • Exceso de líquido amniótico (polihidramnios). Demasiada cantidad del líquido que rodea y protege al bebé durante el embarazo, podría ser un signo de que el bebé es más grande que el promedio. ¿La explicación? La cantidad de líquido amniótico refleja la producción de orina del bebé, y un bebé más grande produce más orina.

Además, calcular lo que va a pesar el bebé antes de nacer también es muy complicado, así que el diagnóstico definitivo de macrosomía fetal no se realiza hasta después de que el bebé nace y se pesa.

En caso de tener factores de riesgo para la macrosomía fetal, la Clínica Mayo advierte que es probable que el médico realice pruebas para controlar la salud y el desarrollo del bebé:

  • Ecografía. Hacia el final del tercer trimestre, para tomar mediciones de las partes del cuerpo del bebé, como la cabeza, el abdomen y el fémur. “No obstante, la precisión de la ecografía para predecir la macrosomía fetal es poco fiable”, según esta institución médica.
  • Análisis prenatales. Si se considera que el crecimiento excesivo del bebé es consecuencia de una enfermedad materna, el médico puede recomendar un análisis prenatal, a partir de la semana 32 del embarazo. Puede ser:
  • Una prueba en reposo, que mide la frecuencia cardíaca del bebé en respuesta a sus propios movimientos.
  • Un perfil biofísico fetal, que combina una prueba en reposo con una ecografía para controlar el movimiento, el tono muscular y la respiración del bebé, y el volumen del líquido amniótico.

Pero, tal y como explica esta Clínica, puede ser que no se realicen análisis específicos, ya que la macrosomía por sí sola no es un motivo para realizar un análisis prenatal.

Además, tampoco existe un tratamiento que reduzca su tamaño. Solo se puede intentar evitar las complicaciones durante el parto y en el neonato.

Aún así, los autores del estudio del Hospital de Basurto, relatan que también se deben considerar los efectos a largo plazo de un bebé muy grande:

«Diversos estudios vinculan la macrosomía fetal en hijos de madre diabética, obesa e incluso en la población normal, con un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2, obesidad y síndrome metabólico en la infancia o en la edad adulta, lo cual perpetuaría este ciclo en las siguientes generaciones».

Por eso, según sus conclusiones, «resulta obligado, especialmente en los niños que han sido grandes para su edad gestacional y que desarrollan una obesidad, ejercer una mayor vigilancia sobre sus hábitos alimenticios y estilo de vida, para prevenir las complicaciones cardiovasculares futuras».

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Así aumenta de peso el bebe mes a mes durante su primer año de vida, Crecimiento intrauterino retardado: qué consecuencias tiene que el bebé crezca menos de lo normal en el embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/macrosomia-bebe-causas-riesgos-nacer-demasiado-grande

Feto macrosómico: bebés frágiles en las primeras horas

¿Qué es un bebe macrosómico?

María Lorena nació por un parto natural de tres horas. EFE

Lina Robles es periodista colombiana. El pasado 20 de junio dio a luz a Óliver, su primogénito de cuatro kilos y medio. Un peso que le hizo ganar el diploma de niño más grande de la semana de la clínica de Barranquilla donde nació. Esta es solo una de las anécdotas que Lina ha vivido desde que es mamá de un feto macrosómico.

El jefe de la Sección de Neonatología del Hospital Universitario La Paz (Madrid),Jesús Pérez Rodríguez, explica que estos niños  nacen con más de cuatro kilos, de acuerdo a las curvas de crecimiento. “Cuando su peso está por encima de lo que es habitual en el 90 por ciento de la población, es decir, por encima de cuatro kilos, estamos frente a un caso de macrosomía”, asegura el especialista.

Óliver a los tres días de nacido. Foto cedida por Lina Robles.

Por su parte, Lorenzo Sánchez de León, jefe de neonatos del Hospital Universitario de Móstoles (Madrid), indica que las curvas de crecimiento dependen del proceso de gestación: “Para cada momento de la gestación hay un peso adecuado y lo que está por encima de esas medidas se considera macrosómico o de peso elevado para la edad gestacional”.

Esa es la razón por la que un niño que nace a los siete meses con un peso de dos kilos también puede considerarse macrosómico, “pero los que suelen ser noticia son los bebés a término, que pesan más de cinco kilos, los casos excepcionales”, señala el doctor Jesús Pérez de La Paz.

Las mismas medidas se usan para los bebés más pequeños. “La media de los nacimientos en España es de un poco más de tres kilos. Los niños que nacen con menos de dos kilos y medio se consideran de bajo peso para la edad gestacional”, precisa el especialista del Hospital de Móstoles, Lorenzo Sánchez.

El bajo peso no fue un problema en el embarazo de Lina Robles, una mujer de 1,77 de estatura y con un esposo, Juan Pablo, de casi dos metros. Su enorme tripa ya anunciaba que el pequeño iba a ser muy grande. Y Lina causaba sensación en Barranquilla, su ciudad natal. Cada vez que salía a la calle “no faltaban los curiosos que querían tocarme la barriga o tomarme fotos”, comenta a EFEsalud.

¿Por qué algunos crecen tanto en la gestación?

El jefe de neonatos del Hospital de Móstoles asegura que los factores que influyen en el crecimiento excesivo de un feto no están claros. “Hasta en un 8% de los partos aparece un niño macrosómico y no podemos determinar con exactitud la causa”, afirma el experto.

Lo que sí es un hecho es que papás y mamás de tallas grandeso consobrepeso a veces tienen súper bebés y que, según el doctor Sánchez, “la mayoría de niños macrosómicos están relacionados con prediabetes o diabetes en las madres”. Se estima que hasta un 40% de las mamás diabéticas gestan un niño macrosómico.

El pediatra Jesús Pérez, por su parte, además de esta enfermedad, menciona otras posibles causas: “la alimentación excesiva durante el embarazo (obesidad materna), factores genéticos, niños con cuadros de malformaciones y diferencias raciales”.

Lina Robles no tuvo un aumento exagerado de peso durante la gestación, pero confiesa que estaba “pasadita de kilos” antes de quedar embarazada. Por eso, tuvo que seguir al pie de la letra las recomendaciones nutricionales. No obstante, su rostro y sus piernas se hincharon considerablemente durante el último mes.

Inconvenientes de ser un feto macrosómico

Aunque se cree que los súper bebés vienen con salud extra, en realidad son niños de especial riesgo en las primeras horas por dos factores: el parto y los niveles de glucosa.

El doctor Jesús Pérez explica que es fundamental buscar la causa del crecimiento excesivo de un bebé a través de los antecedentes familiares y la historia obstétrica.

“Muchas veces, cuando se van teniendo hijos sucesivos, el peso de los últimos tiende a ser mayor”, asegura el profesional.

Ese es el caso de Maxime Marín, la británica de 40 años que la semana pasada dio a luz en Denia (Alicante) a María Lorena, la nena de 6,2 kilos.

Maxime aseguró a los medios que calculaba que su hija nacería con unos 4 kilos de peso, como había sucedido con sus otros tres hijos, pero no contaba con esos dos kilos de más.

Héctor Boix, el jefe de Pediatría que estuvo al frente de este nacimiento, explicó que había que hacerle un seguimiento a María Lorena durante sus primeros días porque un feto macrosómico es “bastante pasivo, le cuesta despertarse y, por ende, alimentarse”.

Lo que más asombra de esta historia es que Maxime dio a luz por parto natural y sin anestesia epidural.

El parto

“Los partos de los bebés macrosómicos pueden ser muy complicados por el tamaño de estos niños, ya que aumenta el riesgo de traumatismo”, explica el doctor Pérez, que elogió la atención que recibió María Lorena porque “demuestra que con una buena valoración obstétrica no siempre es imprescindible hacer una cesárea en estas situaciones”.

Lorenzo Sánchez, del Hospital de Móstoles, aclara que los ginecólogos son capaces de predecir cuánto va a pesar un niño al nacer, lo que facilita la elección de un parto vaginal o una cesárea.

Esta es Jasleen, una bebé alemana que nació con 6,11 kilos. Su madre sufre diabetes. EFE/Waltraud Grubitzsch

Esa previsión, según este experto, puede evitar graves problemas durante el nacimiento: distocias (dificultades en el alumbramiento), fracturas de clavícula o de huesos largos como el fémur o el húmero y parálisis braquial, que es una lesión que afecta los nervios que están alrededor de los hombros.

Por eso, para Lina, que quería un parto natural, fue fundamental el control antes del nacimiento. Llegó a la consulta cansada y con los pies adoloridos. Su ginecóloga la encontró muy pesada y con la presión alta. Valoró su pelvis y, de inmediato, la remitió a la clínica: la hora de su cesárea había llegado.

La glucosa

Como la diabetes es la causa más común de un feto macrosómico, el control de la glucosa es lo primero que los médicos vigilan tras el nacimiento.

“Las mamás diabéticas tienen la glucemia muy alta, por eso el páncreas del feto responde con hiperinsunilismo, es decir, produce más insulina de la que debe, porque recibe las mismas cifras de glucosa que su mamá”, indica el doctor Sánchez.

Así, cuando ocurre el parto y se corta el cordón umbilical, el bebé deja de recibir esas cifras y corre el riesgo de hipoglucemia,o sea, que su glucosa descienda a niveles que no puede compensar.

Esta es Zselyke Erdos, que nació el año pasado en Hungría con 6,3 kilos. EFE/Zsolt Czegledi

Lina comenta que tras su cesárea, que transcurrió con normalidad, tuvo que desprenderse de su “pequeño” mientras la enfermera le explicaba que tenían que monitorizar la glucosa y practicarle otros exámenes de sangre.

Sin embargo, una vez superados los primeros días, la mayoría de bebés macrosómicos, dice Jesús Pérez del Hospital de La Paz, “crecen con normalidad y los depósitos de grasa que generaron en el útero se regulan en los primeros meses, con una alimentación adecuada”. Los bebés macrosómicos no necesariamente se convierten en niños obesos.

Consejos para las futuras mamás

Lorenzo Sánchez, del Hospital de Móstoles, manifiesta que la alimentación en la gestación tiene que ver “menos de lo que creemos” en los casos de macrosomía, pero aclara que siempre hay que evaluar la ganancia de peso de la madre y controlar la dieta.

Asimismo, la madre debe ser rigurosa con los controles de su hijo, especialmente en los primeros meses.

La actividad física también es importante. Una investigación reciente de la Universidad de Granada demostró que hacer ejercicio moderado tres veces por semana, durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo, reduce a la mitad el riesgo de tener bebés con alto peso y, por lo tanto, de una cesárea.

Las madres que participaron en el estudio hicieron un entrenamiento de 55 minutos de ejercicio aeróbico, estiramiento muscular y trabajos de flexibilidad durante tres días a la semana, desde la semana 10-12 a la 38-39 del embarazo. Los resultados comprobaron que la macrosomía disminuyó en un 58% y el parto por cesárea en un 34%.

Otro consejo que no está de más en tiempos de crisis es económico. Jaime, el padre de María Lorena, cuenta que la ropita que compraron para los primeros días “no sirve”. Lina tiene el mismo inconveniente: comenta, entre risas, que Óliver, que aún no ha cumplido los dos meses, come y duerme como un rey con prendas para niños de tres meses.

.-Efesalud

(1 votes, average: 1,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/super-bebes-fragiles-en-las-primeras-horas/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: