¿Qué es una perla de leche?

MASTITIS | La Leche League International

¿Qué es una perla de leche?

Tener dolor en un seno puede ser una experiencia angustiosa y alarmante, y puede ocurrir cuando se bloquea el flujo de leche en el pecho. Tu pecho puede estar sensible, puede o no haber enrojecimiento, puede haber un punto duro o un bulto doloroso en la mama. Trata cualquier ingurgitación o congestión mamaria rápidamente para evitar el desarrollo de conductos obstruidos o mastitis.

Si tienes dolor en los senos, un conducto obstruido o una infección mamaria, el cuidado inicial es similar: amamanta frecuentemente, descansa y aplica calor al área sensible.

CONDUCTOS OBSTRUIDOS

La leche fluye a través de un sistema de conductos que hay en tus pechos. A veces, una zona de estos conductos se bloquea y la leche deja de circular adecuadamente. Una sección de tu pecho puede o no ser más roja de lo normal. Si tienes un conducto obstruido, en general, tu seno estará sensible, aunque el dolor sea localizado. Si la obstrucción no se trata, el área puede infectarse.

También puedes escuchar a las personas referirse a esta situación como conductos bloqueados o tapados.

El tratamiento para los conductos obstruidos es similar al de la mastitis. Prueba las siguientes ideas:

  • Aplica calor seco o húmedo al área afectada, y retira cualquier resto de leche que se haya secado en el pecho limpiandolo con agua tibia.
  • Llena un recipiente con agua tibia e inclínate para sumergir tus pechos. Masajea suavemente el área mientras está caliente, y a continuación trata de amamantar a tu bebé.
  • Masajea suavemente tu pecho en la o las áreas con durezas mientras tu bebé está mamando.
  • Masajea suavemente sobre del conducto bloqueado y después, trata de extraer con la mano colocada por detrás de la areola y el pezón.
  • Trata de amamantar frecuentemente a tu bebé con el pecho afectado, cambiando la postura para que su barbilla y nariz apunten alternadamente en la dirección del conducto obstruido. Experimenta con diferentes posiciones, incluyendo cuadrupedia, con ambas manos y rodillas sobre el suelo, y dejando el pecho colgando sobre tu bebé, mientras tu bebé yace sobre su espalda en una superficie plana y segura.
  • Si puedes, afloja la ropa apretada o no uses sujetador durante algunos días.
  • Un tratamiento un tanto inusual, pero que funciona para algunas madres, es sostener la parte plana de un cepillo de dientes eléctrico contra la zona del conducto obstruido, y usar las vibraciones para desbloquearlo.
  • Asegúrate de que tus pechos se sientan blandos y cómodos al final de las tomas, para evitar la congestión adicional que pueda ocasionar más conductos bloqueados.
  • Comprueba la posición y el acople (agarre de la boca del bebé al pecho) para que el drenado de tus pechos sea óptimo, y para evitar que el problema vuelva a suceder.
  • La aplicación de hojas de repollo (col o berza) se recomienda a menudo como tratamiento para la mastitis, pero no se recomienda como tratamiento para los conductos obstruidos.

Si sufres de conductos obstruidos de manera recurrente, que no se solucionan con el ajuste de la posición y el agarre al pecho, intenta reducir la grasa saturada en tu dieta y toma una cucharada de lecitina al día. También se recomienda reducir la ingesta de sodio (sal). El sodio puede causar retención de líquidos, lo que hace que las mujeres sean más susceptibles a infecciones de cualquier tipo, incluida la mastitis.

Los conductos bloqueados se pueden generar cuando los “horarios” del bebé se vuelven menos predecibles, debido a alguna enfermedad o cambios de vida, de tal manera que no vacía tus pechos tan a menudo como antes.

Si tu bebé ha empezado a dormir por períodos más largos en la noche, o mama menos debido a la dentición, esto también puede ocasionar que tus pechos queden demasiado llenos.

Si éste es el caso, puedes contribuir al vaciado del pecho asegurándote de que tu bebé se alimente o puedes extraer un poco de leche para evitar problemas futuros.

PERLAS DE LECHE O AMPOLLAS EN EL PEZÓN

Una perla (o ampolla) de leche suele ser un punto blanco y doloroso en el pezón o la areola. La leche más densa puede bloquear el flujo cerca del orificio de salida en el pezón, en ocasiones se forma una cobertura de piel por encima de la abertura del conducto de leche, y la leche se acumula generando la ampolla. Estas ampollas pueden estar asociadas con la mastitis.

Una perla de leche no es lo mismo que una ampolla causada por la fricción, ya sea por un agarre al pecho incorrecto, por una pezonera que no se ajusta correctamente o por el borde mal colocado de un extractor. Las perlas de leche no siempre duelen y pueden desaparecer después de varias semanas sin ningún tipo de tratamiento. Si tienes una perla dolorosa:

  • Aplica calor húmedo usando compresas tibias y después amamanta a tu bebé; la succión puede abrir la ampolla.
  • Remoja tu pezón en agua tibia.
  • Utiliza un copo de algodón empapado en aceite de oliva dentro de tu sostén para suavizar la piel y después trata de eliminar la capa engrosada de la piel.
  • Comprime tu pezón por detrás de la obstrucción para tratar de extraer y desalojar el bloqueo. A veces puede salir un chorro espeso de leche, lo cual ayuda a abrir el conducto y mantenerlo abierto. Repite este proceso para asegurarte de que no se vuelva a producir la obstrucción.

Si esto no funciona, pide ayuda a tu médico. Evita abrir la ampolla por ti misma, puede traerte alivio, pero también aumenta el riesgo de infección. Una vez que se ha abierto la ampolla, ayuda a prevenir la infección lavando la herida con un jabón suave sin perfume, enjuagándola bien una vez al día.

MASTITIS

La mastitis (inflamación del pecho) puede darse cuando se bloquea un conducto, o de manera más general, cuando la producción de leche en tu pecho causa hinchazón e inflamación. Además de tener un pecho sensible, puedes sentir dolor, depresión y fiebre. Es posible que experimentes síntomas parecidos a los de una gripe.

Normalmente, la causa de la mastitis es que la leche se ha acumulado en una sección de la mama. Esto puede derivar en una infección si no se trata. Una curación tardía de una herida en el pezón, el estrés, las obstrucciones continuas y el dolor persistente en el pecho pueden aumentar el riesgo de mastitis.

Las zonas del pecho que quedan sin drenar o que tienen conductos bloqueados pueden ser focos donde las bacterias se arraiguen y empiecen un proceso infeccioso.

Puede pasar que disminuya la producción de leche en el pecho afectado durante unos días, cuando los síntomas estén en su punto álgido, pero es importante que tu bebé continúe tomando de ese lado para evitar que la infección se convierta en un absceso. La leche del pecho afectado no daña al bebé.

Si tienes mastitis, puedes probar todos los tratamientos enumerados en la sección sobre conductos bloqueados, así como el siguiente plan de cuidado:

PLAN DE CUIDADO PARA LA MASTITIS

Señales, síntomas y tratamiento

Si tú:

  • Ves manchas rojas/rojizas en tu pecho
  • Sientes un bulto duro en el pecho
  • Te sientes dolorida y agotada
  • Tienes fiebre por debajo de 38.4 °C

Entonces:

  • Descansa tanto como puedas
  • Continúa alimentando a tu bebé entre 8 y 12 veces al día, con ambos pechos
  • Si tu bebé no vacía el pecho afectado, extrae la leche manualmente o con extractor, para lograr el drenado
  • Usa el masaje alternado (masajea y comprime tu pecho en la zona endurecida cada vez que el bebé hace una pausa entre succiones)
  • Aplica calor antes de las tomas para favorecer el drenaje del pecho
  • Consulta al profesional de la salud que te atiende por si puedes tomar un medicamento (analgésico-antiinflamatorio) para reducir las molestias

Si:

  • No ves resultados, ni te sientes mejor en 8 y 24 horas
  • Sigues teniendo fiebre o de repente tienes fiebre alta, 38.4 ºC o más
  • Tu pecho se vuelve rojo, caliente e inflamado
  • Ves pus o sangre en tu leche
  • Ves manchas rojas en el pecho que van desde la areola a la axila
  • Un pezón agrietado se ve infectado
  • Tienes escalofríos y te sientes peor

Entonces:

  • Llama a tu médico
  • Si te prescribe alguna medicación, síguela estrictamente
  • Descansa y toma muchos líquidos
  • Continúa amamantando frecuentemente con el pecho afectado (o extrae la leche si tu bebé no quiere o no puede tomar bien de ese lado)
  • Usa el masaje alternado en el pecho afectado para ayudar a vaciarlo mejor
  • Contacta con tu Líder local de Liga de La Leche, o busca apoyo aquí, para ayudarte a averiguar qué está causando la mastitis, para que no se repita

Nota:

La idea de que mamar no es saludable para tu bebé cuando tienes una infección mamaria es un mito. Las propiedades antibacterianas de la leche humana de hecho protegen a tu bebé de las infecciones. Seguir amamantando con un pecho dolorido, un conducto bloqueado o una infección mamaria ayudará a tu recuperación.

Amamantar con frecuencia ayuda a dar confort, reducir la inflamación y promover la apertura de la zona bloqueada. Muchas madres encuentran que variar las posturas de amamantamiento drena todas las áreas del pecho con más efectividad. Por ejemplo, si sueles usar la postura de “cuna”, prueba con la de “balón de rugby” o recostada.

El descanso es un componente importante en la recuperación de pechos doloridos, conductos obstruidos o infecciones mamarias. Trata de descansar en la cama con el bebé acostado a tu lado. Ver Safe sleep.

Esto también ayudará a que amamantes a menudo, lo cual favorecerá el vaciado del pecho. Ten a mano  cosas necesarias como pañales, juguetes, libros, tu teléfono, un vaso de agua, etc.

, para minimizar las salidas de la cama.

Para favorecer el vaciamiento, puedes aplicar calor seco o húmedo con una almohadilla térmica o una botella de agua caliente y masajear la zona dolorida del pecho antes de amamantar. Muchas madres encuentran que tomar una ducha o baño y masajear suavemente el pecho afectado con una tela tibia es un tratamiento relajante en un momento estresante.

Otra técnica es inclinarse sobre un envase con agua tibia y poner el pecho dolorido en remojo durante unos 10 minutos tres veces al día. Esto además ayuda a eliminar cualquier resto de leche que se haya secado y esté bloqueando el flujo por fuera del pezón.

Amamanta inmediatamente, mientras tu pecho está caliente, para ayudar a destapar el conducto obstruido.

A veces la mastitis se da como resultado de una postura y acople incorrectos, lo que provoca que tu bebé no drene eficientemente la leche de tu pecho. Una Líder de LLL puede ayudarte a explorar las posibles mejoras que puedes implementar para prevenir que la condición se repita. Busca apoyo local aquí

CONDUCTOS BLOQUEADOS Y/O MASTITIS RECURRENTES

Para evitar tener conductos bloqueados o infecciones mamarias en el futuro, puede ser útil no hacer pausas muy largas entre las tomas. Al amamantar, cambia periódicamente la posición de tu bebé para ayudarlo a vaciar todos los conductos. Tener una dieta saludable y descansar un poco más, también pueden ser de ayuda.

La mastitis recurre con mayor frecuencia cuando las bacterias son resistentes, o no son sensibles al antibiótico que se te ha prescrito, cuando los antibióticos no se continúan por el tiempo adecuado, cuando se administró un antibiótico incorrecto, cuando la madre deja de amamantar del pecho afectado, o cuando no se ataca la causa inicial de la mastitis  (por ejemplo, la estasis de la leche, es decir, que la leche no se extrae del pecho). Si la mastitis es recurrente, solicita a tu médico que realice una prueba de sensibilidad o cultivo a tu leche para averiguar exactamente qué organismo es el que está actuando, y qué antibiótico lo eliminará. Muchos organismos son resistentes a los antibióticos comunes, y el uso repetido de medicamentos ineficaces aumenta el riesgo de tener un absceso. La mastitis causada por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), es cada vez más frecuente. En madres con un parto por cesárea, en casos de administración de un antibiótico en el período de periparto, en madres con gestaciones múltiples y en aquellas que han experimentado una fecundación in vitro hay un riesgo añadido de contraer MRSA hospitalaria, una situación virulenta y difícil de tratar. La infección ambulatoria por MRSA también se está volviendo más frecuente.

OTRAS CAUSAS DE MASTITIS

Si alguno de tus pezones está dolorido, agrietado o sangrando, esto puede ser una puerta de entrada para la infección. Si los pezones doloridos son un problema recurrente, vigila la postura y el agarre al pecho. Contacta con tu Líder local para conversar sobre qué puede estar causando el dolor en tus pezones.

Los protectores de pezón pueden disminuir el flujo de leche y promover la infección. El uso de chupetes y pezoneras pueden afectar la manera en la que el bebé succiona y contribuir al dolor en los pezones y el desarrollo de mastitis.

Algunos bebés son reacios a mamar o periódicamente rechazan el pecho, quizás debido a alguna sensibilidad u otros factores. Los patrones irregulares de amamantamiento pueden contribuir a tener infecciones mamarias repetidas. Tu Líder local puede ayudarte a identificar el problema y determinar sus posibles causas.

Asegúrate de no llevar la ropa demasiado ajustada, especialmente el sostén. Algunos sostenes y trajes de baño, especialmente con aros, presionan demasiado los pechos. Incluso un bolso pesado o el uso frecuente de un portabebés pueden causar problemas. Puede ser de ayuda cambiarse el bolso o el portabebés de lado.

La tira del cinturón de seguridad también puede ocasionar dolor en el pecho. Una tira demasiado ajustada podría aplicar presión a tu pecho. Además, la presión que hace la tira del cinturón de seguridad en una frenada brusca puede irritarte el pecho.

Otro tipo de lesiones pueden ocasionar pechos doloridos, tales como una patada o un golpe de un bebé inquieto. Estas lesiones pueden provocar que se bloquee el flujo de leche y, por lo tanto, deben tratarse con descanso, calor y tomas frecuentes.

Cualquier historial de cirugía mamaria, bultos o lesiones en el pecho puede aumentar el riesgo de infección.

Revisado por

Silvia Tupper, LLL ChilePolly Dean, LLL ChileSilvina Belluccini, LLL Argentina

Amaranta Avendaño, LLL Argentina

Источник: https://www.llli.org/informacion-sobre-la-lactancia-materna-de-la-a-a-la-z/mastitis/

¿Qué es una perla de leche?

¿Qué es una perla de leche?

Indice

Actualmente estás lactando y te ha aparecido un punto blanco, amarillo o transparente en el pezón. Parece bastante pequeño (menor que una lenteja), pero te produce una sensación dolorosa. Si comprimes el pecho para que salga la leche, el puntito sobresale.

Las perlas de leche son obturaciones en los conductos del pecho, debidas a alguna alteración de los microbios de la mama, alguna lesión superficial o alguna obstrucción en los conductos de leche. Su duración va desde unos días a semanas y suelen ser bastante dolorosas, provocando una sensación de escozor, quemazón o de dolor puntiagudo.

Aunque a veces desaparecen por sí solas, otras es necesario tratarlas para evitar que provoquen una mastitis debido a la obstrucción de los conductos.
 

¿Las perlas de leche duelen? ¿Cuáles son las causas?

Las perlas de leche duelen muchísimo, se hacen inconfundibles. Algunas perlas de leche pueden ser más dolorosas que otras y puede ser una sensación parecida a tener una espina clavada en el pezón.

Las perlas de leche pueden tener un origen traumático. Es decir, han sido ocasionadas por alguna lesión superficial producida, en general, por el bebé al mamar. Por ejemplo, cuando el bebé tira del pezón o cierra la boca fuerte. Estas, al ser superficiales, pueden ser retiradas aplicando algo de calor y levantando la capa superficial de la piel para drenar el conducto obstruido.

No obstante, en la mayoría de ocasiones, las perlas de leche tienen su causa en una alteración de los microorganismos de la mama (algún tipo de infección), en una mastitis (inflamación del pecho), o en la candidiasis del pezón (infección por hongos). Estas obstrucciones suelen ser profundas y afectar a parte del conducto, por lo que en estos casos no conviene pincharlas o retirarlas como se puede hacer con las que tienen un origen traumático.

Pueden también ser resultado de una obstrucción en los conductos del pecho, comunes al suprimir alguna toma o distanciarlas.

Si te notas una zona dura y dolorosa en el pecho, con la piel enrojecida y tensa, es probable que tengas una obstrucción. Por suerte, estas tienen fácil solución.

Puedes masajear la zona, aplicar calor para activar el flujo antes de las tomas, y colocarte a ti y al bebé durante la lactancia de tal forma que se facilite el drenaje.

Tratamiento. ¿Se pueden pinchar?

Las perlas de leche que son superficiales por tener un origen traumático o las ocasionadas por obturación se pueden solventar de una manera sencilla.

Sabrás que tu perla de leche es superficial o traumática porque ha aparecido poco después de algún tipo de lesión durante la lactancia (un tirón, una mordedura…).

Aquellas perlas de leche debidas a una obstrucción son identificables porque van acompañadas de una zona del pecho enrojecida, dura y dolorosa.

Estos dos tipos de perlas de leche se pueden tratar aplicando calor (puedes usar compresas o toalla húmedas calientes o darte una lucha caliente) antes de amamantar.

El calor localizado ayuda a expandir los conductos, facilitando que estos se drenen y el tapón salga.

Si esto no funciona, y hay que romper la obstrucción, para evitar infecciones, lo mejor es acudir a un profesional sanitario (matrona o enfermera) para que libere la obstrucción.

Si la causa es una infección bacteriana o por hongos (candidiasis), no intentes romper la perla.

En estos casos, debes acudir a un centro sanitario, donde analizarán unas muestras de tu leche para determinar la causa de la infección y el tratamiento para ella.

Aquellos antibióticos que son seguros para tu bebé, son también seguros para ti durante la lactancia (amoxicilina, penicilina, cefalosporinas, eritromicina o antituberculosos).

Durante un periodo de tiempo, que puede ir de días a semana, tendrás el pecho especialmente sensible. Puedes aplicarte frío entre las tomas para aliviar la molestia.

También puede ayudarte prescindir momentáneamente de los sujetadores en general o de los sujetadores con aros e particular.

Para evitar alargar las tomas, que en este tiempo pueden ser dolorosas, opta por alguna postura en la que sepas que tu bebé mama mejor o usar técnicas como la de compresión de pecho.
 

¿Puede desencadenar una obstrucción mamaria?

Sí, la obstrucción mamaria ocurre cuando uno (o varios) de los conductos de la leche se obstruyen debido a que no se ha producido un correcto drenaje del pecho. Aparece como una bola dura en alguna parte del pecho o es como si tuvieras una vena muy hinchada.

Las características de esto son varias:

– Tienes un bulto doloroso en el pecho

– Suele aparecer en la zona de la axila, pero puede cambiar de zona

– Aparece de forma gradual

– Suele afectar a un solo pecho

– No tienes fiebre

– La piel puede estar rojiza en la zona del bulto

– Suele doler más al principio de la toma

– La leche puede fluir menos en el pecho afectado (debido al bloqueo)

– Perla de leche en la punta del pezón

– Suele desaparecer después de uno o dos días siguiendo las recomendaciones
 

¿Cómo acabar con una congestión mamaria?

– Asegúrate de que el agarre del bebé es el adecuado. Esto hará que mejore la extracción de leche por parte del bebé. Si es necesario busca ayuda de un experto.

– Es recomendable ofrecer el pecho afectado con frecuencia, si es posible cada 2 horas. Ofrece siempre ese pecho primero para asegurarte de que drenes toda la leche.

– Si todavía parece que se queda leche en el pecho puedes intentar extraerla de forma manual masajeando sobre todo la zona afectada (aunque puede ser algo doloroso) hacia el pezón.

– Antes de las tomas aplica calor húmero o seco en la zona afectada.

– Si estos métodos no funcionan, puedes masajear suavemente el pecho con un movimiento firme hacia el pezón a la vez que aplicas el calor. También puedes masajear la zona afectada durante las tomas, hacia el pezón.

– Después de una toma puedes aplicar compresas frías para aliviar la inflamación y el dolor.

– Una buena dieta y descanso pueden ayudar a mejorar el sistema inmune.

– Si sientes mucho dolor y necesitas alguna pastilla, consulta con un médico.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/que-es-una-perla-de-leche-6765

Mi historia personal con las perlas de leche

Una noche, sin previo aviso, durante mi segunda lactancia, comencé a notar una obstrucción en una mama que crecía y crecía conforme pasaban las horas.

A la mañana siguiente descubrí que en el pezón tenía un punto blanco, casi del tamaño una lenteja (sin remojar), que en aquel momento era un auténtico tapón: fue pincharla y empezó a salir toda la leche que durante todas las horas anteriores no había sido capaz de vaciar ni siquiera mi hijo.

Así comenzó mi historia con las perlas de leche, que me acompañaron durante casi cuatro meses de forma intermitente durante esa lactancia. Puedes leer más detalles sobre esta experiencia en esta entrada que escribí sobre los continuos problemas que tuve por aquella época.

¿Y qué pasó durante la lactancia de mi Tercera? Pues que volví a tener su desagradable visita.

¿Las perlas de leche se repiten?

En principio, los puntos blancos o perlas de leche son el síntoma de que algo pasa. A veces cuesta muchísimo dar con la causa y por eso se suelen repetir.

De hecho, tras perderlas de vista en la lactancia de mi Mediano, volví a tenerlas durante mi tercera lactancia. Lo cierto es que de durante mi última lactancia he tenido dos periodos muy claros, coincidiendo con dos veranos, en los que fui encadenando obstrucciones mamarias una tras otra, apenas sin descanso entre ellas.

¿Por qué salen las perlas de leche?

Podríamos distinguir dos grandes causas:

  • Traumatismos, por ejemplo si el bebé da un tirón cuando está mamando. Esto pasa con bastante frecuencia cuando los bebés empiezan a crecer y no se están quietos mientras maman. Si estando enganchado da un tirón puede dañar un conducto y ahí tenemos ya la lesión.
  • Infección del pecho o alteración de su microbiota. Suele ser la causa más frecuente. Aunque a veces puede ser una combinación de ambas.

Las perlas de leche duelen ¡una barbaridad!

Ni qué decir tiene que duelen, duelen muchísimo, de manera que son inconfundibles. En mi caso, unas fueron más dolorosas que otras. Conforme mi problema fue a más, cada vez eran más dolorosas. Yo notaba no ya un dolor localizado sino una sensación muy clara de tener una espina clavada, que provenía desde lo más profundo del pecho hasta acabar saliendo por el pezón.

De hecho, como me explicó Juan Miguel Rodríguez cuando fui a hacerme el cultivo durante mi segunda lactancia, lo que ocurre es que las bacterias malas van formando capas en las paredes de los conductos, reduciéndolos cada vez más, hasta que al final esa calcificación termina saliendo por el pezón, que es lo que nosotros vemos. De ahí que mi dolor fuera tan profundo, era un claro síntoma de que lo que estaba pasando dentro. Es más, mis perlas de leche siempre venían precedidas, horas antes, de una obstrucción en la mama.

¿Se puede pinchar la perla de leche?

No está muy claro si pincharlas puede ser beneficioso o no. Hay controversia sobre el tema.

Si el problema es superficial, como puede ocurrir con una perla de origen traumático (por ejemplo si el niño ha dañado la mama con los dientes en un descuido) sí que podría ayudar pincharla con una aguja estéril pero en casos de infecciones bacterianas como el mío, de poco sirve.

En muchas ocasiones sí me ha sido de gran alivio destaponar el conducto y permitir el drenaje de la mama.

Una vez pinchada la perla, la leche sale casi a chorro y el pecho se vacía con extracción manual o poniendo al bebé de una forma casi milagrosa.

He llegado a tener la mama gigantesca y no ser capaz de bajar la inflamación hasta que por fin la perla de leche ha asomado y al pincharla he conseguido que saliera todo.

Por mi experiencia, siempre que tengas mucho mucho cuidado y utilices una aguja estéril, no pierdes nada por probar, mejor si el bebé acaba de mamar, que es cuando más grande la tendrás.

Tratamiento

Si estás buscando un medicamento mágico, lamentablemente no lo hay.

Puedes tomar antiinflamatorios orales tanto para el dolor como para la hinchazón. Yo no puedo tomar AINES pero la mayoría de las personas sí. Consulta con tu médico en cualquier caso, ya sabes.

Lo que está claro es que la mejora va a venir dada por resolver el problema que se esconde detrás. Hay que tratar la perla de leche igual que lo haríamos con una obstrucción mamaria o una mastitis: amamantar frecuentemente y vaciar muy bien.

Ahora bien, si se te repite, no está de más hacer un análisis de la leche con antibiograma por si es necesario que tomes antibióticos. Tu matrona te puede ayudar mucho con esto.

¿Cuál es la solución para las perlas de leche?

Si tras pinchar la perla se evidencia que lo que vemos es solamente la punta del iceberg, lo indicado es hacer un cultivo de la leche materna y tratarse adecuadamente con probióticos o combinando éstos con antibióticos adecuados. La forma de curarla es devolver el equilibrio microbiano a la mama, reduciendo la inflamación de los conductos y eliminando la obstrucción.

Aunque duele mucho muchísimo, hay que hacer el esfuerzo por vaciar correctamente el pecho afectado. Puede llegar a ser un suplicio sobre todo cuando tienes ambas mamas afectadas pero el vaciamiento es fundamental cuando hay obstrucciones, para evitar que el problema se agrave.

Solucionado el problema de origen, la perla va desinflándose sin que le hagamos nada. Finalmente se convierte en un pellejo que termina cayéndose solo o se reabsorbe sin que nos demos cuenta.

El día que empecé a tomar los probióticos tenía una perla de leche en cada pezón del tamaño de un campo de fútbol.

Bueno, evidentemente no tanto, pero su tamaño era tan grande cuando terminaba de mamar el niño que algunas veces abarcaban más de la mitad de la punta del pezón.

La disminución de su tamaño y finalmente su desaparición fue muy rápida y paralela a la marcha de los otros síntomas.

Como expliqué al hablar de mastitis y probióticos, a partir del 4º-5º día me empecé a encontrar mucho mejor y en esa lactancia no volví a tener problemas.

Sin embargo, en mi tercera lactancia volví a tener problemas, pero eso te lo cuento aquí.

Cuando daba el pecho a mi segundo era difícil acceder a los probióticos que son eficaces, pero desde hace unos años se comercializan bajo el nombre de Lactanza Hereditum.

Источник: https://mamacontracorriente.com/que-es-una-perla-de-leche/

¿Qué son las perlas de leche?

¿Qué es una perla de leche?

Cuando vamos a ser madres tenemos muchas interrogantes. Unas muy frecuentes se relacionan con todo lo que tiene que ver con la lactancia materna.

Conocer a detalle los cambios que presenta el  organismo es elemental. Esto permitirá tener herramientas para afrontar tales cambios y llevar con felicidad el camino de la maternidad.

Las perlas de leche

Todas las mujeres que están en la dulce espera, deben conocer sobre las perlas de leche o puntos blancos en el pezón. Estos se muestran pequeños, brillantes y con un matiz nacarado. Por lo general, se inflaman si el pequeño toma sin hacer pausas, para luego desinflamarse sin mayor complicación.

Una vez culminado el proceso de dar pecho, el pezón toma un aspecto de color blanquecino y esto es normal

Los conductos por donde sale el líquido, forman lo que se conoce como perlitas de leche materna que se han quedado obstruidas y su tamaño varía a lo largo del día. Pueden originarse si el bebé cierra la boca fuertemente y tironea la cabeza hacia atrás, tirando del pecho.

Causas que originan las perlas de leche

Las perlas pueden aparecer de manera espontánea o estar por causa de una infección u obstrucción mamaria. ¿Qué hacer ante estas molestias?

  • Amamantar en una postura en que ambos se encuentre cómodos.
  • La madre puede tomar antiinflamatorios orales, indicados por el médico, si lo precisa.
  • El tratamiento es el mismo que él de las ingurgitaciones y obstrucciones de las mamas.
  • Suelen manejarse con calor local.

Ten en cuenta que la leche materna ha demostrado ser el mejor alimento para los más pequeños. En este sentido, siempre es bueno buscar soluciones que permitan la lactancia.

La constante acción de amamantar y la experiencia de observar las perlas de leche, nos muestran realmente de qué tratan

Ante qué síntomas debemos preocuparnos

En algunos casos, presentamos síntomas de alarma como: fiebre o inflamación severa, en caso de ser persistente o que aparezcan frecuentemente las perlas de leche. Esta sintomatología, obligarán a realizar de inmediato un examen de laboratorio (cultivo). Ante estos escenarios los especialistas indicarán algún tratamiento con antibióticos.

Estos puntos blancos por lo general duelen, producen una picazón intensa, transmitiendo una sensación de quemazón. A pesar de estos signos de malestar, no se consideran graves, sin embargo, si no son tratados por los médicos y atendidos a tiempo, traerán problemas severos.

Mayormente estos agujeritos se alteran o inflaman por una afección microbiana de la mama, produciendo la mastitis subaguda. Estas se traducen en un tipo de mastitis que no dan sintomatología típica: fiebre, dolor de un cuadrante de la mama, enrojecimiento o inflamación del seno por completo.

Las bacterias patógenas, tienen la capacidad de formar biofilms, es decir, adherirse a los conductos y junto con restos de calcio, tapan los mismos, por donde se segrega el líquido. Todos los aspectos relacionados con la mastitis aparecen recogidos en una investigación publicada en Breast Cancer Research and Treatment.

Consejos a seguir

Te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Normalmente, desde que las perlas de leche aparecen en nuestros pezones, se forma una costra que se desprenderá luego de 5 a 7 días. Será el nene mediante la succión, quien haga desaparecer de manera mágica estas perlitas.
  • Es muy importante que jamás se queden dormidas dando de amamantar al niño, este puede ahogarse o llenarse de aire, succionar mal el pezón y ocasionarle de inmediato una mastitis aguda.
  • Si el puntito es muy grueso y visible, es ideal aplicar un poco de calor en el área, permitiendo ablandar la textura dura (costra), levantándola más fácilmente.
  • Una forma de drenar el pecho, es presionando el pezón para que el conducto obstruido se libere de líquido. Seguidamente, deberás colocar al pequeño en tu pecho, dejando que sea él, quien al succionar termine de vaciar el conducto.
  • Hay casos de perlas que son de origen bacteriano y suelen ser profundas. Generalmente afectan todo el conducto mamario. Ante esta dolencia lo recomendable es asistir de inmediato al médico. Quien indicará detener o continuar la lactancia e indicará tratamiento con antibióticos.  Es necesario hacer seguimiento por si se presentan otras complicaciones.
  • Al amamantar hay que tener un cuidado muy especial con la higiene de las manos y los pezones, esto evitará contraer infecciones.
  • Tratar de realizar la lactancia en un lugar tranquilo, donde tú y el bebé se encuentren lo más relajados y cómodos posible.

Amamantar es amor para tu bebé

Es necesario que nuestros hijos sean amamantados de forma exclusiva durante 6 meses, luego hasta los 2 años de edad combinándola con la alimentación convencional. Esto permitirá aportar los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo saludable.

Desde el momento que nacen, al alimentarse por primera vez con el calostro, comienza una relación afectiva de dependencia entre mamá y bebé.

 Amamantar es una experiencia maravillosa y más cuando se hace con amor al igual que con dedicación.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/las-perlas-leche/

► Hablemos sobre perlas de leche y cómo curarlas

¿Qué es una perla de leche?

Si diste lactancia materna a tu bebé y no sabes que son las perlas de leche, considérate afortunada, porque la verdad son bastante molestas.

Ahora bien, si estás aquí para leer sobre las perlas de leche, como curarlas y sobre todo como prevenirlas, es porque de seguro estás con una de ellas en pleno apogeo, y no te culpo, a mi también me tocó y es por eso que decidí compartirte esta información.

Ahora bien, primero lo primero, ¿qué son en si las perlas de leche? Bueno, una perla de leche, también llamada ampolla blanca, es un punto blanco o amarillento que aparece en la punta del pezón a causa de una obstrucción del conducto por donde baja la leche.

Y, ¿duelen? La verdad es que sí,  las perlas de leche duelen muchísimo (en especial durante la toma) y en algunos casos se puede sentir como una sensación de ardor, como una quemadura, y hasta picor.

Posibles causas de la aparición de perlas de leche:

Algunas causas posibles de que salgan perlas de leche son:

1) Existe un mal agarre de tu bebé al seno

2) Se ha producido una obstrucción como consecuencia de un traumatismo, por ejemplo, una mordida del bebé (no es lo mismo que mastitis, ojo)

3) Se ha producido una mastitis que no es más que cuando ciertas bacterias patógenas están adheridas se adhieren en el conducto mamario y forman un tapón de calcio y células muertas.

¿Cómo puedo curar una perla de leche?

Una vez que ya has detectado ese pequeño y doloroso punto blanco en tu seno, puedes seguir alguno de los consejos que vamos a darte:

Algunos consejos que puedes seguir para curar una perla de leche son:

1) Si el problema es provocado por un mal agarre del pezón, lo más recomendable es que busques el apoyo de una matrona o asesor de lactancia, para que puedas mejorar la técnica de agarre y que no vuelva a repetirse el problema (al menos no por esta causa)

2) Procede a aplicar calor antes de la toma del bebé, esto ayudará a que durante la succión pueda salir más fácilmente la leche estancada por la obstrucción; de igual manera durante la succión del bebé puedes darte masajes haciendo compresión en el pecho afectado para aumentar la presión de salida. Es recomendable también colocar al bebé en diferentes posiciones para que la succión se realice desde diferentes ángulos ayudando al destaponamiento de todos los conductos obstruidos.

3) Si lo anterior no funciona, o el dolor es demasiado, es posible que estés frente a un problema de mastitis, en ese caso lo mejor es acudir al médico, ya que lo más probable es que necesites tratamiento para la infección.

4) Algunas personas recomiendan pinchar la perla de leche con una aguja para facilitar el destaponamiento, sin embargo esto debe realizarse con una aguja estéril, así que lo más seguro es que lo haga un profesional de la salud. NO recomendamos que lo hagas tú misma ya que cualquier error podría complicar tu cuadro.

¿Cómo prevenir que vuelva a salirme una perla de leche?

Es importante que sepas que aunque logres eliminar una perla de leche en un determinado momento, esto no significa que no te puedan volver a salir más en el futuro.

Lamentablemente, es probable que pueda volver a aparecer, en especial si tienes tendencia a la formación de obstrucciones. Así que lo mejor que puedes hacer es ser muy cuidadosa y tomar las siguientes acciones para prevenir la aparición de las perlas de leche:

1.No des pecho de un solo lado:

Siempre por alguna razón, sea preferencia nuestra o del bebé, tendemos a dar más pecho de un lado que del otro, y esto es algo de lo que debes estar pendiente para evitar, porque eso podría causarte obstrucciones en el seno que menos usas, y a su vez puede llevarte a desarrollar perlas de leche.

2. Masajeate antes y durante la toma del bebé:

Para ello te recomiendo estos maravillosos masajeadores de La Vie como una herramienta preventiva para muchos síntomas y dolores durante la lactancia o la extracción de leche.

Estos masajeadores son mucho más efectivos que el masaje manual y te ayudarán a mantener los conductos mamarios libres de congestiones.

Rodillo de masaje LaVie Lactation, soporte de lactancia para mejorar el flujo de leche, reducir la congestión

Beneficios del Rodillo de Masaje La Vie

  • Mejora el flujo de leche materna: El masaje mamario es efectivo para mantener el flujo de leche adecuado. El rodillo de masaje de lactancia LaVie ayuda a facilitar el masaje de senos al dar mayor facilidad para vaciar los senos que si lo hicieras solo con tus manos.
  • Ayuda con los típicos problemas durante la lactancia: Puedes usar el rodillo masajeador de lactancia LaVie para ayudar a aliviar el dolor causado por la congestión, los conductos obstruidos, la sensibilidad y otras dolencias propias de la lactancia.
  • Es más efectivo que el masaje manual.
  • Se puede usar mientras amamantas, te extraes leche y también en la ducha: Diseñado con silicona suave de grado médico, el masajeador de lactancia no contiene BPA y es resistente al agua, por lo que es perfecto para usar durante la ducha con agua tibia.

Otro producto genial de La Vie es este otro masajeador para la lactancia, el cual es eléctrico, y muy efectivo.

LaVie Lactation Massager, Soporte de lactancia para conductos obstruidos, Mastitis, Mejorar el flujo de leche, Congestión, Grado médico

Ventajas del Masajeador eléctrico La Vie:

  • Mejora el flujo de leche materna: El masaje mamario es efectivo para mantener el flujo de leche adecuado. El rodillo de masaje de lactancia LaVie ayuda a facilitar el masaje de senos al dar mayor facilidad para vaciar los senos que si lo hicieras solo con tus manos.
  • Ayuda con los típicos problemas durante la lactancia: Puedes usar el rodillo masajeador de lactancia LaVie para ayudar a aliviar el dolor causado por la congestión, los conductos obstruidos, la sensibilidad y otras dolencias propias de la lactancia.
  • Diseño que se adapta a la mama: La forma original, con sus tres lados específicamente diseñados, y múltiples modos de vibración lo hacen una herramienta de lactancia simple y efectiva, fácil de usar.
  • Más eficaz que el masaje manual y el rodillo: se muestra que es más eficaz que los masajes manuales y otras técnicas para aumentar el flujo de leche y lograr mejores resultados.
  • Seguro, impermeable y recargable: Está diseñado con silicona suave de grado médico, no contiene BPA y es resistente al agua, por lo que se puede usar en la ducha tibia, durante la extracción o cuando das pecho. Mejor aún, es recargable sin necesidad de baterías. Viene con una bolsa de viaje para facilitar el transporte.

¿Debo suspender la lactancia a causa de las perlas de leche?

Es importante destacar que la aparición de perlas de leche no es un motivo para suspender la lactancia, todo lo contrario, es en ese momento cuando más necesario se hace que pegues a tu bebé al pecho para que te ayude a quitar esa obstrucción de tu seno.

La fuerza de succión del bebé sumado a los consejos que arriba te damos, es lo más efectivo para superar el problema. Si por el contrario, suspendes de golpe la lactancia, ocasionarás mayor congestionamiento ya que tu producción de leche no tendrá por donde salir y esto puede derivar a una mastitis o a empeorar el cuadro si es que ya tienes esa patología.

Por último recomendarte que ante cualquier duda, siempre consultes con un profesional de la salud o tu médico de cabecera, en especial si tienes problemas para eliminar una perla de leche, aún siguiendo todas estas recomendaciones que te hemos dado o si sufres de perlas de leche recurrentes.

El médico es el único autorizado para prescribir cualquier tratamiento médico para curar las perlas de leche.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE LEER: ¿Dudas sobre amamantar a tu bebé? Hablemos sobre la importancia de la lactancia materna

Источник: https://madresenlaweb.com/lactancia/perlas-de-leche-como-curarlas/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: