¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

El calostro es el primer alimento del bebé, el líquido que sale del pecho desde el momento del parto hasta que se produce la subida de la leche. Este líquido se empieza a producir desde que el bebé nace, aunque en el embarazo es posible que ya tengas lo que se conoce como precalostro.

Índice

Diferencias entre precalostro y calostro

El precalostro es el líquido que producen los pechos durante la gestación en preparación a la lactancia materna.

Esta secreción, que puede notarse si estimulas tus pezones, se forma en la luz de los alvéolos y está formada por exudado de plasma, sodio, cloro, células, inmunoglobulinas, lactoferrina, seroalbúmina y una pequeña cantidad de lactosa.

En los últimos meses de embarazo puedes notar pequeñas pérdidas de este líquido conocido como precalostro, aunque no todas las mujeres lo notan. Este primer líquido sirve para que las células del centro de los alvéolos se disuelvan y permitan que la leche fluya por los conductos hasta llegar al pezón.

Una vez que el bebé nace, lo que las mamas producen en los dos o 3 primeros días de vida del pequeño es el calostro, un fluido amarillento y espeso compuesto por precalostro mezclado con la leche que comienza a producirse.

La cantidad de calostro que los pechos segregan es muy pequeña, entre 2 y 20 ml por toma, pero es más que suficiente para las necesidades alimenticias del bebé en este momento. Tienes que tener en cuenta que su estómago es mínimo y tiene que adaptarse a su nueva alimentación. Por eso, no debes preocuparte si el calostro te parece escaso; es lo que necesita tu bebé.

El calostro está formado por agua, grasa, lactosa y 3 veces más proteínas que la leche madura.

Además, destaca por su alta concentración de inmunoglobulinas A, G y M y lactoferrina, que protegen al bebé de infecciones, y de linfocitos y macrófagos, que lo protegen frente a los gérmenes en estos días en los que su sistema inmunológico es todavía inmaduro.

Además, posee una elevada cantidad de oligosacáridos para evitar los gérmenes del medio ambiente. Entre las vitaminas liposolubles que contiene destaca el b-caroteno (responsable del color amarillento).

No obstante, hay que tener en cuenta que el color del calostro varía y puede ser transparente, blanco o amarillo fuerte (dorado).

Beneficios del calostro

Además de los beneficios antes comentados, el calostro protege la flora intestinal y el sistema respiratorio frente a virus y bacterias; aporta factores de crecimiento; estimula el peristaltismo intestinal y previene la formación de tapones de meconio. Es como una primera vacuna.

Por lo tanto, es importante que pongas a tu hijo al pecho nada más nacer para que comience a alimentarse de calostro y estimule la succión y la producción de leche madura, que empezará a salir unas 48/72 horas tras el parto.

Como decíamos, es todo lo que el recién nacido necesita, por lo que no debes hacer caso a las recomendaciones equivocadas que te indiquen que tienes poca leche o que debes darle suplementos de biberón.

No es que tengas poca leche, es que aún no produces leche, sino calostro, todo lo que el pequeño necesita, y darle suplementos de biberón solo interferirá con la lactancia, además de ser innecesarios.

Diferencias entre el calostro y la leche madura

Tanto el calostro como la leche madura tienen componentes antiinfecciosos (inmunoglobulinas, enzimas, lactoferrina, prostaglandinas, etc.) y celulares (macrófagos, linfocitos, neutrófilos), pero entre ellos hay algunas diferencias.

La más evidente es el color y la consistencia ya que el calostro es más espeso y amarillento, mientras que la leche es más líquida y blanquecina (aunque el final de la toma suele ser un poco más denso y amarillo ya que contiene más grasa).

Además, el calostro tiene una cantidad menor de lactosa, grasa y vitaminas hidrosolubles, pero más proteínas (3 veces más), vitaminas liposolubles (E, A, K), carotenos y minerales como el sodio o el zinc.

Por último, en el calostro la concentración de las proteínas protectoras IgA y lactoferrina son mayores, aunque continúan presentes en la leche madura. 

¿Es tan importante el calostro como la leche posterior?

La leche materna es muy beneficiosa para el bebé, al igual que el calostro. Ten en cuenta que la leche materna está fabricada especialmente para tu bebé y se adapta a sus necesidades a medida que crece. Además, la leche materna tiene una serie de beneficios:

– Es el alimento perfecto para satisfacer las necesidades que tiene el bebé.

– Proporciona una gran cantidad de defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de su propio sistema inmunológico.

El calostro, por ejemplo, contiene una sustancia llamada inmunoglobulina A que forma una capa protectora sobre las membranas mucosas en los intestinos, nariz y garganta del bebé, precisamente las partes más susceptibles a virus, bacterias e infecciones. La leche materna, además, le protege de infecciones y le ayudan a luchar contra ellas.

Ayuda a reducir la absorción de bilirrubina y los problemas de ictericia. Si el bebé ingiere la cantidad de leche suficiente, eliminará excedente de bilirrubina a través de las heces.

Tiene un efecto laxante al poder digerirla más fácilmente, por eso el bebé que toma leche materna tiene mayor demanda que los que toman leche en fórmula. La leche materna se digiere y asimila con mayor facilidad.

– Está a la temperatura adecuada, no tienes que estar preparando biberones y cercionándote de que están a la temperatura adecuada.

Reduce la predisposición del bebé a sufrir enfermedades respiratorias. Los bebés que se alimentan con leche materna durante los primeros seis meses de vida tienen menos infecciones en el oído, enfermedades respiratorias (incluyendo asma) y molestias digestivas e intestinales.

– Previene alergias tanto a alimentos como a factores ambientales y en la piel. Esto es debido a que el bebé está expuesto a alérgenos durante los primeros meses de vida (etapa más susceptible) y la cubierta protectora del calostro evita que potenciales alérgenos penetren en el sistema del bebé.

Disminuye el riesgo de sufrir obesidad.

– Los cambios en el sabor de la leche materna hacen que el niño más tarde acepte más sabores.

– Ayuda a que la mandíbula se desarrolle correctamente.

– Crea un fuerte vínculo entre madre e hijo.

No es recomendable fijar una cantidad de leche de biberón para un recién nacido. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/que-es-y-cuando-se-produce-el-calostro-8369

Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Cómo empezar

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

  • Tamaño de texto más grande

Amamantar a un bebé es lo más natural, pero la lactancia materna requiere práctica para hacerla bien. He aquí lo que necesita saber para empezar a amamantar a su bebé.

¿Cuándo me subirá la leche?

Durante los días inmediatamente posteriores al nacimiento de su bebé, su cuerpo fabricará calostro, una especie de anticipo de la leche o «leche de prueba» muy rica en nutrientes. El calostro tiene muchos efectos beneficiosos para el bebé, incluyendo sus nutrientes, que estimulan el sistema inmunitario, ayudando a combatir las infecciones.

En algunas mujeres, el calostro es espeso y amarillento. En otras, es más líquido y acuoso. El calostro fluye desde el pezón muy lentamente para que el bebé vaya aprendiendo a mamar, una habilidad que implica coordinar las conductas de succionar, respirar y tragar.

Cuando usted lleve aproximadamente de tres a cuatro días fabricando calostro, empezará a notar sus senos más firmes y duros. Esto es un signo de que su producción de leche está aumentando y de que está pasando de fabricar calostro a fabricar leche materna propiamente dicha. Su leche se volverá más blanca y más cremosa, aunque esto varía de una mujer a otra.

Si la leche le tarda más en subir, no se preocupe. Es algo perfectamente normal y no suele haber ningún motivo para preocuparse, pero informe a su médico.

Aunque los recién nacidos no necesitan más que calostro durante los primeros días de vida, es posible que el médico de su hijo se quiera asegurar de que su pequeño está comiendo lo suficiente.

Puede ayudar el hecho de amamantar a su bebé a menudo para estimular la producción de leche.

¿Cuándo debería empezar a amamantar a mi bebé?

Si es posible, trate de empezar a amamantar a su bebé antes de que haya pasado una hora desde su nacimiento.

Los bebés tienden a estar alerta durante sus primeras horas de vida y, así, aprovechará ese estado de alerta natural.

Después de ese período de alerta inicial, los recién nacidos se pasan la mayor parte de las próximas 24 horas durmiendo. En ese punto, puede resultar más difícil que su bebé se le agarre bien al pecho.

Cuando coloque a su recién nacido en el pecho, buscará la mama de forma natural (se orientará hacia ella girando la cabeza y hará movimientos de succión con la boca).

Para mamar, el bebé se agarrará al pecho formando un cierre hermético alrededor del pezón y la areola mamaria (la parte oscura de piel que hay alrededor del pezón) con la boca.

Incluso si su bebé no se agarra bien al principio y se limita a «practicar», sigue siendo bueno que su bebé (¡y usted!) se vayan habituando a practicar la lactancia materna.

En sus primeros días de vida, usted deberá alimentar a su bebé a demanda, es decir, cuando él tenga hambre, generalmente cada una a tres horas, tanto de día como de noche. Conforme los bebés vayan creciendo y sus vientres vayan aumentando de tamaño y vayan aceptando una mayor cantidad de leche, irán espaciando cada vez más las tomas.

¿Cómo puedo saber cuándo tiene hambre mi bebé?

Alimentar a su bebé a demanda significa amamantarlo cuando él tenga hambre. ¿Cómo lo puede saber? Los signos que indican que un bebé tiene hambre son los siguientes:

  • mover la cabeza de un lado a otro
  • abrir la boca
  • sacar la lengua
  • meterse las manos y los puños en la boca o succionárselos
  • poner los labios como si fuera a succionar
  • restregarse contra los senos de la madre
  • manifestar el reflejo de búsqueda (cuando un bebé mueve la boca en la dirección de algo que le toca o acaricia la mejilla).

El llanto es un indicador tardío del hambre. Por lo tanto, trate de amamantar a su bebé antes de que esté tan hambriento como para sentirse tan molesto que sea difícil de tranquilizar.

Para tranquilizar a un bebé inquieto o desconsolado, pruebe a pasar un tiempo de contacto piel a piel. Vista a su bebé solo con el pañal y póngaselo en el pecho.

¿Cómo puedo conseguir que el bebé se me agarre bien al pecho?

Cuando su bebé parezca tener hambre, siga estos pasos:

  1. Haga un «bocadillo de pezón». Agárrese un seno con la mano y comprímalo para hacer un bocadillo de pezón. Una forma fácil de recordar cómo colocar la mano: mantenga el pulgar a la altura de la nariz del bebé y los demás dedos a la altura de su barbilla. (el pulgar y los otros cuatro dedos deben estar lo bastante atrás y los bastante separados entre sí como para que el bebé pueda abarcar el pezón y la areola -la zona circular de piel más oscura que hay alrededor del pezón- cuando se agarre al pecho.) Comprimirse el pecho de esta forma permite que su bebé se agarre bien al pecho. La cabeza de su bebé debería inclinarse ligeramente hacia atrás, con el mentón del bebé tocando la mama.
  2. Haga que su bebé abra completamente la boca. Deslice suavemente el pezón sobre la piel de su bebé, entre la nariz y los labios. Cuando usted haga eso, su bebé debería abrir bien la boca (como si bostezara) y bajar la lengua.
  3. Acerque el bebé al pecho. Cuando el bebé haya abierto bien la boca y bajado la lengua, acérquelo rápidamente al pecho (no acerque el pecho al bebé). El bebé debería poder abarcar con la boca la mayor superficie posible de la areola mamaria. Asegúrese de que la nariz del bebé está casi tocando su pecho (no apretada contra él) y sus labios están orientados hacia fuera (no fruncidos hacia dentro).

Cuando el bebé se le haya agarrado al pecho correctamente, es posible que usted sienta cierta molestia durante unos breves momentos. Después de eso, solo debería notar unos pequeños tirones cuando el bebé succione.

Para tener la seguridad de que el bebé se le ha agarrado bien al pecho, lo mejor es que los observe una persona experta en lactancia materna o alguien que sepa sobre ella mientras amamanta a su bebé.

¿Cómo puedo saber si mi bebé come lo suficiente?

Los pañales de su bebé lo pueden ayudar a saber si su pequeño está mamando los suficiente. Cuanto más mame su bebé, más manchará los pañales.

Orina

Debido a que el calostro está muy concentrado, es posible que su bebé solo moje uno o dos pañales durante sus primeras 24 horas de vida. Cuando tenga de 3 a 4 días:

  • Su bebé debería mojar seis o más pañales al día con una orina transparente o muy clara. Si mojara menos pañales o la orina fuera más oscura, eso indicaría que su bebé no está bebiendo lo suficiente. Si ve cristales naranjas en un pañal mojado, póngase en contacto con el médico del bebé. Son frecuentes en bebés sanos y bien alimentados, y no suelen ser motivo de preocupación. Pero a veces indican que un bebé no está bebiendo lo suficiente.

Heces

Las heces de un recién nacido son densas y alquitranadas al principio, pero se vuelven más verdosas amarillentas a medida que a su madre le va subiendo la leche. Cuando tenga de 3 a 4 días:

  • Su bebé debería hacer cuatro o más deposiciones amarillas y granuladas (como si contuvieran semillas) al día, generalmente, una después de cada toma. A partir de que tenga un mes de edad, los bebés van de vientre con menos frecuencia y se pueden pasar varios días sin ir de vientre.

Lo más probable es que su bebé esté tomando suficiente cantidad de leche si:

  • se alimenta de 8 a 12 veces al día
  • parece satisfecho y tranquilo después de mamar
  • duerme bien
  • está despierto y alerta
  • está ganando peso.

Si le preocupa que su bebé no esté comiendo lo suficiente, llame a su médico.

Lo estoy pasando mal con la lactancia materna. ¿Qué puedo hacer?

La lactancia materna requiere tiempo y práctica. De hecho, puede ser una de las cosas que exigen más esfuerzo y también una de las experiencias más gratificantes de la maternidad.

Mientras esté en el hospital, pida ayuda a un asesor de lactancia materna, el personal de enfermería, el médico de su hijo, o su obstetra-ginecólogo. Cuando le den el alta y vuelva a su casa, fíjese en si hay un asesor de lactancia en zona. Puede buscar información por internet consultando:

Los médicos querrán ver a su bebé entre 24 y 48 horas después de que ambos recibieran el alta hospitalaria. Durante esta visita, el médico pesará a su bebé y evaluará cómo está yendo la lactancia materna (observando su técnica de amamantamiento). Si tuviera problemas o dudas antes de entonces, llámelo.

Haga lo que haga, intente no desanimarse ni tirar la toalla demasiado pronto. Con un poco de paciencia y algo de práctica, la lactancia materna le resultará más fácil.

Para recibir más ayuda sobre la lactancia materna o si tiene dudas o preguntas al respecto, hable con un asesor de lactancia, su médico o alguien que tenga experiencia en cómo se amamanta a los bebés.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/breastfeed-starting-esp.html

Todo lo que tienes que saber sobre el calostro

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

El calostro es la primera leche materna que el bebé recibe. Se trata de una sustancia que se produce antes de la leche materna y que, evidentemente, no tiene la misma composición.

Esta sustancia es muy importante para el bebé. Incluso aunque un madre no quiera o no pueda amamantar a su hijo por el motivo que sea, es muy importante amamantarlo durante los primeros días para que aproveche los nutrientes.

¿Cuándo va a comenzar? 

El cuerpo de la madre comienza a producir calostro mucho antes del nacimiento del bebé. La producción comienza con el segundo trimestre de embarazo.

La mujer embarazada podrá entonces notar pequeñas gotas de líquido claro o amarillento que se fugan de sus mamas (y que pueden manchar su sostén durante el embarazo). Ese es el calostro.

¿Cuánto dura?

Se prolonga hasta la etapa de transición hacia la leche madura, que comienza entre el segundo y el quinto día después de que nazca el bebé.

Sin embargo, la fase de transición es un momento en que hay una mezcla de calostro y la leche materna madura. Así, a pesar de que ya no se llama la fase de calostro, dicha sustancia todavía estará presente en la leche materna.

¿Cuánta cantidad debe salir de las mamas?

Al principio el bebé solo podrá succionar una pequeña cantidad de calostro. En las primeras 24 horas tras el nacimiento del bebé lo normal es que el bebé pueda ingerir el equivalente a dos cucharadas soperas, más o menos.

El segundo y tercer día la cantidad de calostro aumentará a casi el doble y, a partir de entonces, empezará a mezclarse con la leche materna.

¿De qué color es? 

Si te sacas la leche en estos días no te asustes al ver que no sale de color blanco, ya que es por la mezcla del calostro que adquiere un color amarillento o incluso anaranjado debido a su alto contenido en beta-carotenos.

Si adquiere un color rosado o incluso marrón es porque se ha mezclado con algo de sangre procedente de los conductos mamarios.

Aunque no es motivo de alarma es recomendable consultar con el médico si se observan secreciones sanguinolentas o decoloración en los pezones.

¿Qué nutrientes contiene?

A pesar de que el calostro está disponible solo en pequeñas cantidades, sí está lleno de nutrientes. De hecho, es considerado como un super alimento, ya que contiene todo lo que el bebé necesita durante los primeros días de vida.

También tiene muchas propiedades para la salud que protegen al bebé y lo ayudan a combatir las infecciones y las enfermedades.

Además el calostro es más rico en proteínas y bajo en grasa y azúcar, en comparación con la leche materna de transición y la leche madura, por lo que es más fácil de digerir.

También está lleno de anticuerpos y tiene propiedades inmunológicas y es un laxante natural que ayuda al bebé a expulsar el meconio.

La lactancia durante los días de calostro

A pesar de que solo va a haber una pequeña cantidad de calostro al principio es importante amamantar al bebé tan a menudo como sea posible durante esta etapa.

Realmente, al principio hay poco porque el estómago del bebé es muy pequeño, y un poco de calostro es todo lo que necesita durante los primeros días.

Poco a poco, gracias a la estimulación del bebé al ponerlo al pecho, la leche materna empezará a subir y se podrá empezar la fase de transición hacia la leche madura y la lactancia propiamente dicha.

De hecho, gracias al calostro se establecen las bases para la salud del bebé y la producción de leche materna en el futuro. Al amamantar con frecuencia, el organismo se prepara para producir una fuente sana de la leche materna.

En cuanto a la suplementación con leche de fórmula, cabe decir que no es necesario en los primeros días complementar con biberón debido a que la cantidad de calostro, a pesar de ser poca, es suficiente. 

En cualquier caso, son los especialistas los que deberían valorar si el bebé está tomando todo lo que necesita o no, así como comprobar que, en efecto, las mamas segregan calostro. Recuerda que, para que el bebé obtenga lo que necesita, es necesario amamantarlo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/lo-tienes-saber-calostro/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: