Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

El cólico del lactante

Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

  • Tamaño de texto más grande

Su bebé llora todas las tardes durante varias horas seguidas, y sus llantos le agotan hasta el punto de tener ganas de unírsele. ¿Qué puede estar alterando a su hijo?

Todos los recién nacidos lloran y se ponen inquietos a veces. Durante sus tres primeros meses de vida, los bebés lloran más que en ningún otro momento. Pero, cuando un bebé, que por lo demás está sano, tiene varios períodos a la semana de inquietud, llanto agudo y dificultad para que lo tranquilicen, es un signo de una afección conocida como «cólico del lactante».

El cólico se define como llorar durante más de tres horas al día, durante más de tres días a la semana durante por lo menos tres semanas. Pero los médicos le pueden diagnosticar esta afección a un bebé antes de llegar a ese punto. El cólico del lactante no suele tener importancia médica y acaba desapareciendo por sí solo.

Sobre el cólico del lactante

Se estima que hasta el 40% de todos los lactantes tienen cólicos. Suelen empezar entre la tercera y la sexta semana de vida y acaban cuando el bebé tiene entre tres y cuatro meses de edad. Si el bebé sigue llorando excesivamente después de esta edad, la causa de sus llantos podría ser otro problema de salud.

He aquí una serie de datos importantes sobre el cólico del lactante:

  • Los bebés con cólico del lactante tienen un reflejo de succión normal y buen apetito, se ven sanos (a pesar de los cólicos) y están creciendo bien. Llame al médico si su bebé no se está alimentando bien, no está ganando peso o no tiene un reflejo de succión lo bastante fuerte.
  • Los bebés con cólico del lactante pueden regurgitar de tanto en tanto, al igual que los bebés que no lo padecen. Pero si su bebé está vomitando y/o perdiendo peso, llame al médico. (El vómito consiste en expulsar el contenido estomacal con fuerza por la boca, mientras que regurgitar es un flujo suave en que el contenido estomacal sale de la boca.) Vomitar repetidamente no es un signo de cólico del lactante.
  • Los bebés con cólico suelen hacer heces normales (movimientos de vientre). Si su bebé tiene diarrea o sangre en las heces, llame a su médico.

¿Cuál es la causa del cólico del lactante?

Los médicos no están seguros de cuál es la causa del cólico del lactante. Se ha sugerido la intolerancia a la leche de vaca como posible causa, pero ahora los médicos creen que esta causa solo permite explicar un número muy reducido de casos.

Los bebés amamantados también tienen cólicos; en estos casos, los cambios en la dieta de la madre pueden ayudar a aliviar los cólicos.

Algunas madres que dan el pecho a sus bebés descubren que les ayuda eliminar la cafeína de su dieta, mientras que otras observan mejorías cuando eliminan los lácteos, la soja, los huevos o los productos que contienen trigo.

Algunos bebés con cólico del lactante también tienen gases, pero no está claro si los gases causan el cólico o si los bebés tienen gases porque tragan demasiado aire mientras lloran.

Algunas teorías sugieren que el cólico ocurre cuando el alimento avanza demasiado deprisa por el sistema digestivo del bebé o cuando se digiere de forma incompleta.

Otras teorías sugieren que el cólico se debe al temperamento del bebé, a que algunos bebés tardan un poco más de tiempo en adaptarse al mundo, o a que algunos de ellos padecen un reflujo gastroesofágico no diagnosticado.

Otras investigaciones sugieren que el cólico puede ser una forma precoz de la migraña. También se ha constatado que los hijos de madres que fuman son más proclives al cólico del lactante.

Cómo tratar el cólico del lactante

No hay ningún tratamiento que, aplicado de forma aislada, se haya demostrado que haga remitir los cólicos. Pero hay formas de hacer que la vida sea más fácil, tanto para usted como para su bebé.

En primer lugar, si su bebé no tiene hambre, no intente seguir alimentándolo. En lugar de eso, trate de consolarlo: no estará «malcriando» o «mimando» al bebé por dedicarle su atención. También puede:

  • Mecerse en una mecedora con el bebé, pasearse llevando en brazos al bebé, probando diferentes posturas.
  • Intentar hacer eructar al bebé más a menudo durante las tomas.
  • Colocarse al bebé en el regazo, estirado boca abajo, y frotarle suavemente la espalda.
  • Colocar al bebé en un columpio o en una sillita provista de vibrador. El movimiento podría tener un efecto reconfortante sobre él.
  • Colocar al bebé en su sillita de seguridad en los asientos posteriores del coche y darle una vuelta en coche. La vibración y el movimiento del coche suelen tranquilizar a los bebés.
  • Ponerle música al bebé; algunos bebés responden positivamente al sonido, aparte de al movimiento.
  • Llevar a bebé a una habitación donde esté funcionando una secadora de ropa, una máquina de ruido blanco o una aspiradora. A algunos bebés les reconforta un ruido de fondo constante y a bajo volumen.
  • Algunos bebés necesitan una reducción de la estimulación ambiental. A los bebés de dos meses o menos, les puede ir bien que los envuelvan en una manta y los lleven a una habitación que esté en penumbra.

Cuidar de un bebé con cólicos puede ser sumamente frustrante, así que asegúrese de cuidar también de sí mismo. No se culpe a usted ni al bebé por el llanto constante: el cólico no es culpa de nadie. Intente relajarse, y recuerde que su bebé acabará superando esta fase.

Mientras tanto, si necesita desconectar de los llantos del bebé, hágalo. Probablemente sus amigos o familiares estarán encantados de cuidar del bebé cuando usted necesite tomarse un respiro.

Si no puede contar inmediatamente con la ayuda de otra persona, no pasa nada si deja un rato al bebé solo en su cuna mientras usted se toma ese descanso antes de intentar consolarlo de nuevo.

Si en algún momento tiene la sensación de que se quiere autolesionar o de que podría hacer daño al bebé, deje al pequeño en su cuna y pida ayuda de inmediato. No agite ni sacuda nunca a un bebé.

Si su bebé tiene fiebre igual o superior a 100,4 ºF.

(38 ºC), llora durante más de dos horas seguidas, no hay forma de consolarlo, parece no encontrarse bien, tiene diarrea o vómitos persistentes o está menos despierto o alerta que de costumbre, llame al médico de inmediato. También debería llamarlo si no está seguro de si los llantos de su hijo se deben al cólico del lactante o son el síntoma de otra enfermedad.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD

Fecha de revisión: abril de 2016

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/colic-esp.html

Si tu bebé tiene dificultad para expulsar los gases, toma nota de estos consejos

Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

Los gases son una molestia habitual de los bebés y es básico saber ayudarles a expulsarlos.

Cuando notamos a nuestro bebéirascible, con llanto desconsolado y con la tripa endurecida, puede que esté incómodo por tener gases.

Es importante diferenciarlo de los temidos cólicos, un trastorno que suele darse en bebés lactantes y que les puede tener durante más de dos horas llorando desconsoladamente, casi siempre al atardecer.

Mientras que los cólicos del lactante suelen requerir de ayuda profesional, hay fisioterapeutas especializados en esta inquietud del niño, los gases solo requieren de cierta destreza por parte de los padres para conseguir aliviarles su malestar, por lo general, después de las tomas.

VER GALERÍA

Tipos de gases

La inmadurez del aparato digestivo del bebé facilita la aparición de estos problemas que, en mayor o menor medida, tienen fácil solución. Hay que diferenciar entre cólicos y gases, estos también suelen ser de dos tipos: gases del estómago y gases del intestino.

Los primerossurgen del aire que el bebé ha tragado durante la tomao que ha respirado durante un momento de llanto.

Sin embargo, los del intestino suelen aparecer por una mala digestión o como consecuencia de una intolerancia alimentaria, la más común en bebés de poco tiempo de edad, a la lactosa.

Si notamos que la causa es la absorción de aire, es primordial, en caso de estar con lactancia materna exclusiva, adquirir una postura correcta para dar de mamar a nuestro bebé. En caso de no poder evitarlo, podremos hacer una parada cada cinco minutos para que expulse los gases.

Leer: Por qué se produce la intolerancia a la lactosa

Para prevenir los gases intestinales el pediatra nos dará las pautas adecuadas, entre ellas realizar un cambio de la leche de fórmula, en caso de haber optado por lactancia artificial, y en caso de que esto no funcione, optará por recetar algún medicamento adecuado a la edad del pequeño que le ayude a deshacerse de los incómodos gases. Es importante no dejarse llevar por la desesperación de ver a nuestro hijo con tantos dolores y darle por nuestra cuenta infusiones o medicamentos que nos hayan aconsejado otras madres. Lo mejor es visitar al pediatra y que él reconozca al bebé y nos de un diagnóstico y las pautas para solucionar el mal de nuestro pequeño.

VER GALERÍA

Consejos para ayudar a que nuestro bebé expulse los gases

Si reconocemos que nuestro bebé solo padece gases, es importante que intentemos masajear su tripita en la medida de lo posible, aplicándole también calor seco en la zona. Además de esto, contamos con varias posturas para ayudarle a expulsarlos.

  • Erguido con su cabecita en nuestro hombro: es la postura característica para que nuestro bebé eche los gases. Pondremos una muselina en nuestro hombro para evitar mancharnos, en caso de que regurgite, y erguido sobre nuestro pecho podremos ayudarle dándole unos suaves golpecitos en la espalda. Muchas veces el simple hecho de colocarles en esta postura es suficiente para que eructen
  • Sentado en nuestras rodillas de espaldas a nosotros: es una de las posturas más usadas por los pediatras cuando acudimos a revisión. Con nuestra mano en su pecho y los dedos índice y pulgar sujetando su barbilla recurriremos de nuevo a los golpecitos en su espalda
  • Boca abajo en nuestro regazo: Es quizá una de las posturas más cómodas y que más nos facilita la maniobra de golpear su espalda
  • Boca abajo a horcajadas sobre nuestro brazo: es la postura comúnmente conocida por las mamás como “superman”. En esta posición en la que su cabecita deberá quedar por encima de su pecho, podremos masajear la espalda y la tripita de nuestro hijo proporcionándole además algo de calor
  • ‘La bicicleta’: es también una de las posturas más utilizadas y que los papás suelen aprovechar para afianzar el vínculo con su hijo. Con el pequeño acostado boca arriba, le cogeremos de ambas piernas y las moveremos con suavidad, simulando que está pedaleando. Al igual que si juntamos sus piernecitas, las dirigimos al pecho y las abrimos poco a poco mientras las bajamos a su posición original. Son dos de los ejercicios que también se recomiendan además para facilitar el tránsito del bebé en caso de estreñimiento

Leer: ¿Puedo amamantar a mi bebé si soy vegana?

Источник: https://www.hola.com/ninos/20200217159596/aparato-digestivo-bebe-expulsion-gases-consejos-gt/

Bebé con flatulencias: cuando duele la barriga

Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

En el 20-30 por ciento de los neonatos sanos, esto puede desencadenar ataques repentinos de gritos continuos cuya causa aún no está clara.

Algunos expertos atribuyen esta situación tan agobiante, que muchos padres también conocen como «cólico de los tres meses» o «cólico del lactante», a una fuerte tendencia a los gases debido a que el aparato digestivo del bebé aún no está del todo desarrollado.

¿Cómo detectan los padres que su hijo tiene flatulencias?

Algunos bebés tienen muchas dificultades para eliminar el aire de la barriga y necesitan un eructo después de cada comida. Otros, en cambio, apenas tienen problemas.

Puede pasar que el lactante pare repentinamente de mamar o de beber del biberón, que tuerza el gesto y empiece a llorar.

También pasa a menudo que el bebé protesta con vehemencia retorciéndose y haciendo muecas cuando la madre lo quiere acostar después de darle el pecho.

Aunque la causa pueden ser las flatulencias, a menudo el bebé simplemente tiene pipí. Encontrarás más información sobre esto en nuestro artículo Adiós a los pañales.

¿Los niños que beben del biberón tienen más flatulencias que los que maman?

Las comadronas aseguran que el problema de las flatulencias es menos acusado con los bebés que maman que con los que llevan pocos días bebiendo del biberón. Esto está relacionado principalmente con el hecho de que los niños que maman pueden controlar el flujo de leche del pecho hasta cierto punto, por lo que, en comparación, chupan más lento y tragan menos aire.

Otro motivo es que, cuando se coloca al bebé correctamente junto al pecho, la anatomía de su boquita se adapta perfectamente al pecho, por lo que no puede entrar aire.

Un bebé de biberón traga bastante más aire debido al diseño de la tetina. Por eso, los padres deberían tener en cuenta lo siguiente durante la alimentación:

  • La inclinación del biberón es óptima cuando la leche reemplaza todo el aire de la tetina.
  • El bebé no debe comer tumbado, sino medio erguido.
  • Después de cada comida hay que darle unos golpecitos para que eructe.

Hay algunas tetinas que pueden servir de ayuda, como el biberón Calma de la empresa Medela, que está inspirado en el pezón de la mujer.

¡Atención! También los bebés que maman necesitan eructar a menudo, especialmente cuando la madre presenta un reflejo de eyección de la leche marcado y el niño bebe rápido.

¿Cómo pueden los padres ayudar a su bebé a eructar?

Los padres no deberían tener demasiado miedo a las flatulencias. Existen tres posturas para ayudar al bebé a eructar:

Sobre el hombro

Con el cultito bien asentado sobre el pliegue del codo, el bebé apoya la cabecita sobre el hombro de mamá o papá, que lo acaricia o golpea suavemente en la espalda con la mano libre.

La postura del avión

El bebé se coloca boca abajo sobre el antebrazo del adulto, que le sujeta la cabecita con la mano.

Sentado erguido

El bebé se sienta sobre el regazo del padre o de la madre, con la espalda contra el estómago del adulto. Hay que sujetar al niño por debajo de los brazos e inclinarle el tronco ligeramente hacia delante. Con la mano libre se le puede acariciar o golpear suavemente la espalda.

Lo mejor es que los padres prueben todas las posturas para ver cuál es más cómoda tanto para ellos como para el bebé. Si el eructo tarda mucho en producirse, a menudo ayuda ir cambiando de postura.

¿Es necesario ir al médico a causa de las flatulencias?

La mayoría de bebés superan esta difícil fase fácilmente. En cuanto se vuelven más ágiles y pueden moverse solos, las flatulencias causadas por un exceso de aire en la barriguita desaparecen.

No obstante, es absolutamente necesario llevar al pediatra a los neonatos que sufren fuertes flatulencias y a los bebés que desarrollan dolencias llamativas de un día para otro. Estos son algunos síntomas que requieren ir al pediatra de inmediato:

  • Flatulencias con ataques de gritos tras cada comida
  • Excrementos líquidos, espumosos o que salpican
  • Excrementos extremadamente sólidos
  • Rechazo a beber
  • El bebé no gana peso

En estos casos, detrás de las flatulencias combinadas con los demás síntomas podría esconderse una enfermedad grave que el pediatra deberá aclarar y, en caso necesario, tratar.

¡Atención! Cuanto más joven es el bebé, menos tiempo debe pasar entre la aparición de la dolencia y la visita al pediatra.

Además, los padres que tienen miedo o están sometidos a mucha tensión a causa de estos problemas también deberían ir al médico con el bebé. Especialmente los padres y madres de bebés que gritan mucho suelen necesitar asesoramiento y ayuda profesionales. Con unas pocas sesiones o con una visita a urgencias pueden quedarse bastante más tranquilos.

Consejos de prevención y tratamiento

  • Aunque a menudo se aconseja que las madres que dan el pecho eviten los alimentos flatulentos, esto no se ha demostrado con pruebas. Lo mismo pasa con el té para la lactancia. Si te gusta, puedes tomarlo sin problemas.
  • Cuando le des el biberón a tu bebé, procura que no quede espuma después de haberlo agitado.
  • A veces vale la pena «experimentar» con el tamaño del agujero de la tetina para que entre la cantidad de aire mínima posible.
  • También puedes relajar el estómago del bebé haciéndole masajes suaves circulares en la barriguita, en el sentido de las agujas del reloj (si es necesario, con aceite de comino). Un pedo sonoro indica que la flatulencia se ha disuelto literalmente.
  • Contra las flatulencias frecuentes, las comadronas también recomiendan remedios homeopáticos, como la manzanilla. Los supositorios de comino son igualmente adecuados.

Si el pediatra detecta intolerancia a algún alimento, recomendará una dieta especial.

Llegados a este punto, quedará descartado cualquier tipo de experimento y el pediatra deberá supervisar cualquier cambio de alimentación al respecto.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/cuidado-y-salud/bebe-con-flatulencias-cuando-duele-la-barriga.html

Cómo sacar los gases a un bebé recién nacido: trucos y técnicas

Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

Si para un adulto tener gases resulta incómodo, molesto, e incluso en ocasiones, doloroso, imaginemos cómo puede ser para un bebé. En los recién nacidos es muy habitual, y podemos prevenirlos, aunque en las tomas(ya sea biberón o pecho) algunos bebés serán más propensos a tragar gases, pero sí podemos eliminarlos y aliviarlos. 

En un post anterior vimos cómo bajar la fiebre a un bebé con algunos trucos, ahora miraremos algo más sencillo como es la eliminación de los gases. 

Cómo sacar los gases a un bebé: algunas técnicas previas a las tomas

Cuando un bebé tiene gases, se retorcerá, llorará por las molestias, y posiblemente tenga flatulencias. Lo primero que debemos hacer es ver si está molesto y llorón por causa de los gases.

 Palpando su tripita, si notamos que está dura, es porque tiene gases. Muchas veces podemos notar que tiene gases si estira y encoge las piernas para aliviar las molestias, cosa que hace de forma instintiva.

También podemos notar que está molesto y no quiere mamar, aunque es su hora, por lo que es posible que tenga gases. 

Podemos coger al bebé, ponerlo boca abajo, y sostenerlo sólo con la palma de nuestras manos, mientras le masajeamos la espalda. Esto le ayuda a relajarse, y a comer más tranquilo, y posiblemente suelte algunos eructos.

De forma también preventiva, podemos, de vez en cuando y entre toma y toma, practicarle suaves masajes en la tripita, en el sentido contrario de las agujas del reloj, para facilitar su tránsito intestinal y que vaya soltando eructos y pedetes.

Para aliviar gases al bebé, otra técnica muy efectiva consiste en tumbarle boca arriba y hacerle movimientos de bicicleta con las piernas, siempre con mucha suavidad, como si estuviera pedaleando. Estos movimientos facilitarán la expulsión de gases por abajo.

Técnicas para eliminar gases del bebé mientras come

También podemos ayudar al bebé a sacar los gases mientras come, si observamos que empieza a llorar, se retira de la toma y encoge las piernas. Eso es que empieza a tener gases, y como normalmente las tomas se producen boca arriba, en esta postura encogerá las piernas, no querrá seguir tomando, y llorará.

Si observamos que esto está pasando, no importa interrumpir la comida del bebé tantas veces como sea necesario, para que acabe expulsando todos los gases y ya pueda hacer su toma cómodamente y sin problemas.

Normalmente, y si damos pecho, entre toma de un pecho y otro, lo pondremos recto, apoyándolo en nuestro hombro, y le daremos ligeros toquecitos en la espalda hasta que el bebé eructe y suelte bien los gases, siempre antes de empezar con la toma del segundo pecho.

Si vemos que está molesto, no hay problema. Podemos hacer esta operación tantas veces como sea necesario, entre toma y toma.

Tendremos que armarnos de paciencia, pues hay bebés muy propensos a tardar en soltar los gases, y a lo mejor una toma que puede durar unos 20 minutos, dura muchísimo más porque tenemos que interrumpirla frecuentemente, pero así nos aseguraremos de que el bebé está comiendo correctamente.

Cuando le tenemos de recto apoyado sobre nuestro hombro y le vamos dando golpecitos en la espalda, notaremos que eructa y los eructos son muy fuertes. Ya estará listo para la siguiente toma.

Algunas otras técnicas para que el bebé expulse gases entre las comidas

Si hace tiempo que ha comido, ponerlo boca abajo y sostenerlo con la palma de la mano mientras es recién nacido, como decíamos antes, es muy efectivo para que haya tránsito intestinal, y pueda expulsar los gases por abajo. Hay que tener cuidado de no emplear esta técnica si el bebe acaba de comer, o bien si no ha hecho la digestión, ya que puede vomitar, al estar colocado boca abajo, y en este caso, será peor el remedio que la enfermedad.

Entre comidas, además de los masajes en la tripita en movimientos circulares, también podemos aplicarle calor suave de forma local, con nuestras propias manos o envolviéndolo bien con algún arrullo, manta o toquilla. Existen asimismo en el mercado almohadas y bandas térmicas diseñadas para bebés. Este calor atenúa el dolor que provocan los gases, y tiene un efecto analgésico. Además, les ayuda a expulsarlos.

En todo caso, hay productos en farmacias y parafarmacias que, siempre bajo la estrecha vigilancia de los pediatras, se le pueden dar al bebé para ayudarle a expulsar los gases.

Hay médicos pediatras que no son muy partidarios, aunque todo depende de la moda y también de si se lo damos en exceso, lo cual, en bebés muy pequeños puede provocar una intoxicación.

El anís estrellado en infusión es uno de los remedios caseros más eficaces de todos los tiempos, aunque como en todo, darle biberones con infusiones de maíz a nuestro bebé depende de la moda y lo que en unas épocas era muy efectivo, luego es desaconsejado por los pediatras, pero es cierto que siempre ha funcionado muy bien no dándolo en exceso. Además, a los bebés les encanta el sabor de las infusiones de anís.

El anís se compra en estrellitas. En casa, llenamos un recipiente de agua y lo ponemos a calentar.

Cuando rompa e hervir echamos un par de estrellitas de anís como mucho, para que la infusión no sea muy fuerte, y dejamos hervir unos minutos, como cualquier otra infusión.

Después colaremos en otro recipiente, esperaremos a que se enfríe, y ya podemos verter en un biberón para dárselo al bebé entre las comidas, si lo notamos incómodo y con gases.

Las infusiones de anís son muy efectivas, pero tienen un inconveniente. Como a los bebés les gusta, la tomarán sin problema, y es importante espaciar las tomas de infusión y las dediquemos su objetivo, que es la eliminación de gases, ya que, si se la ofrecemos con profusión, el bebé puede sentirse saciado, y tendrá más dificultades para hacer su toma habitual.

Источник: https://www.elespanol.com/como/sacar-gases-bebe-recien-nacido-trucos-tecnicas/430207377_0.html

¿Cómo sacar los gases de los bebés y aliviar los cólicos?

Qué hacer con un bebé cuando tiene gases

Lamentablemente, existen diversas molestias que pueden complicar la vida de los bebés. Como ellos no pueden expresarse con palabras, las madres deben interpretar qué les pasa y actuar en consecuencia. Es por esto que muchas mujeres se preguntan cómo sacar los gases de los bebés, entre muchas otras cosas.

Si tu hijo llora porque sufre de cólicos, a diferencia de muchas otras enfermedades que puede padecer, estos pueden remediarse con amor y algunas sencillas técnicas. A continuación, te indicaremos de qué forma puedes sacar los gases de los bebés y cómo calmarlos cada vez que se sientan mal.

¿Qué son los cólicos del bebé?

Lo primero que debes saber es que los cólicos que tienen los recién nacidos son contracciones en el abdomen acompañadas de dolor.

Estas contracciones, por lo general, se producen durante las 12 primeras semanas de vida y pueden durar hasta 2 o 3 horas. Aunque no en todos los casos, muchos cólicos tienen más prevalencia durante el atardecer.

¿Cómo saber si mi bebé tiene cólicos?

Un bebé con cólicos muestra síntomas perceptibles inmediatamente desde el momento en el que comienza el dolor. Los más característicos son:

  • Llora con insistencia: se encoge, cierra sus puños y se pone colorado. Aunque lo intentes, no logras calmarlo.
  • Su sueño es intranquilo: no puede dormirse o se despierta con quejidos apenas se duerme.
  • Tiene la barriguita endurecida.

Si notas algunas de estas señales en tu recién nacido, es probable que esté sufriendo de cólicos. Ahora es momento de qué manera aliviarlos.

Cómo sacar los gases de los bebés y calmar los cólicos

Uno de los remedios más efectivos contra el llanto de un recién nacido es el calor y el cariño de su madre. Si sabes que tu hijo está sufriendo de cólicos, acúnalo en tus brazos, bésalo, acarícialo, cántale y háblale de manera dulce.

Una vez que se haya calmado un poco, sigue estos consejos:

  • Levanta a tu bebé y coloca su cabecita en tu hombro o en tu pecho para que permanezca de manera vertical. Esta es la mejor postura para que salgan los gases de su vientre.
  • Algunos bebés con cólicos no aceptan el pecho aunque sea la hora de la lactancia; a otros, sin embargo, les es muy efectivo el contacto piel con piel y recibir la tan necesaria leche materna. Prueba a ver si es su caso.
  • Si a tu hijo le gusta bañarse, esta puede ser una buena manera de aliviarlo. No varíes la rutina, mójalo con agua tibia y comprueba a ver si en este estado se siente más cómodo.
  • Prueba si tu hijo prefiere la tranquilidad o los sonidos. Si le gusta lo primero, garantízale un ambiente silencioso durante las horas de dolor; si prefiere lo segundo, el ruido que hacen la lavadora y el refrigerador pueden servirte.
  • Da suaves masajes en el abdomen de tu bebé y observa su reacción. Si tienes miedo de causarle daño, opta por flexionarle las piernas y llevarlas hacia su barriga.
  • Otra técnica recomendable para facilitar el ventoseo es ‘hacerle la bicicleta’. Se debe alternar una pierna con otra, llevándolas con delicadeza hacia su vientre.

Otros consejos para calmar a un bebé con dolores

Además de las recomendaciones mencionadas antes, también hay otras cuestiones que deben considerarse en estas circunstancias. Por ejemplo, no debes darle ningún medicamento o infusión al bebé, por mucho que otra madre te lo haya recomendado.

Recuerda que de ti solo necesita tu leche para vivir y desarrollarse; deja que sea su pediatra quien le prescriba cualquier tipo de sustancias extra.

Por otra parte, es recomendable que saques los gases de tu bebé apenas lo lactes, porque siempre traga aire mientras succiona tu pecho. Súbelo hacia tu hombro y masajea su espalda de abajo hacia arriba hasta que lo sientas expeler.

Finalmente, también es buena idea que lo pasees por la casa y lo saques a algún patio exterior a que tome aire fresco. Otra alternativa es montarlo en tu coche y darle un pequeño recorrido; muchos bebés se tranquilizan con el movimiento.

Como te habrás dado cuenta, para sacar los gases del bebé no es necesario aprender ninguna técnica especial. Basta con que le prestes la debida atención y lo ayudes a pasar de la mejor manera estos momentos tan molestos.

Si tu hijo no se calma, no lo dejes en una sola posición. Ponlo en diferentes posturas hasta encontrar una que le agrade: acuéstalo boca arriba, cárgalo de manera que se mantenga erguido, vuelve a acostarlo pero boca abajo, cárgalo nuevamente y apoya su cabeza en tu codo. El movimiento también le ayudará a remover los gases que tiene dentro y hacer que salgan.

Finalmente, nunca olvides la importancia de mantener al pediatra informado sobre los síntomas del pequeño y de su comportamiento. Él sabrá mejor que nadie qué medidas tomar si detecta algo que no encaja dentro de lo normal.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/sacar-los-gases-los-bebes-aliviar-los-colicos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: