Qué hacer cuando el bebé se queja mucho

Cólicos del lactante: ¿cómo identificarlos?

Qué hacer cuando el bebé se queja mucho

​​​​​​Los cólicos del bebé son un trastorno muy típico de los lactantes, el «dolor de barriga por excelencia» de los lactantes.

El niño se muestra agitado, llora y grita desesperado. Para defenderse del dolor de barriga, el pequeño flexiona las piernas contra el abdomen y no se consigue consolar al niño de ningún modo. El pequeño se pone rojo y casi siempre tiene mucho aire en la barriga.

Los síntomas de los cólicos del lactante empeoran al anochecer y, muy a menudo, son la principal causa del insomnio del bebé y de los padres. Cogiendo al niño en brazos, acunándole y cambiando el pañal, no se obtiene ningún resultado. Después de algunas horas, el pequeño se calma, pero tiende a dormirse con dificultad y a despertarse durante la noche.

No todos los dolores de barriga del niño son considerados cólicos del lactante. Para estar seguros de que se trata de cólicos del lactante, deben presentarse las siguientes condiciones.

Se trata de cólicos del lactante si:

El llanto del niño es inconsolable y no existen explicaciones claras. El niño se muestra inquieto, casi fuera de sí. El llanto es prolongado, agudo y furioso y, a veces, se transforma en un grito.

El llanto del bebé dura más de tres horas al día y se presenta casi siempre a la misma hora.

El llanto del lactante se manifiesta todos los días y se prolonga durante más de tres semanas.

Empieza entre la segunda y cuarta semana de vida, o más tarde si el niño es prematuro.

– Después de comer, el niño hace el eructo, se calma, pero después empieza a llorar o bien se adormece para después despertarse al cabo de una hora, llorando desesperadamente.

Aunque el bebé acepta el pecho o biberón de leche, el llanto reaparece inmediatamente después y, a menudo, el niño re​gurgita lo que ha bebido (reflujo gastroesofágico en niños).

Parece sufrir de un agudo dolor de barriga y flexiona las piernas contra el abdomen.

Si se le coge en brazos, se calma durante algunos minutos, pero después vuelve a llorar y ni siquiera los mimos le tranquilizan.

– Durante la toma, succiona durante algunos minutos, pero después deja el pezón y rompe a llorar.

– Entre un ataque de llanto y el siguiente, tiembla y tiene hipo.

(Te interesa: Hipo en bebés: cómo se quita)

– Tiene la cara roja, aunque, después de un período prolongado de llanto, el bebé puede ponerse pálido o morado. La barriga está dura e hinchada. Las manos y los pies están fríos.

No se trata de cólicos del lactante si:

– Por la noche, el niño llora durante mucho tiempo, pero después de la toma se duerme tranquilamente. En este caso, se trata sencillamente de que el niño tiene hambre.

– El niño llora, pero, después de haber eructado, se calma. En este caso, el malestar del niño se debe a que tiene un poco de aire en la barriga.

Deja de llora si se le coge en brazos y vuelve a llorar cuando se le deja en la cuna. En este caso, el niño necesita algunos mimos y compañía.

Es un llanto ocasional, que no se repite todos los días. Cuando está causado por cólicos, el llanto aparece siempre más o menos a la misma hora y sigue el mismo esquema.

Causas de los cólicos del lactante

Hasta ahora, no se conoce con exactitud la causa de los cólicos del lactante. Se cree que los cólicos del lactante están provocados por el aire acumulado en la barriga, pero muchos recién nacidos tienen aire en la barriga y, sin embargo, no sufren de cólicos del lactante. También es absolutamente falso que los cólicos del lactante se deban a la angustia de la mamá.

Asimismo, la hipótesis de que los cólicos se deben al tipo de alimentación de la mamá no está probada, puesto que los sufren tanto los niños que toman el pecho como los que toman el biberón.

Cómo actuar para tratarlos

  • Para aliviar al pequeño de los cólicos del lactante, puede ser útil acunarle dulcemente. De este modo, se estimulan los delicados mecanismos del oído interno, se favorece la recuperación del equilibrio y se puede aliviar su inquietud.
  • Algunas mamás se preguntan si es posible darle una ligera tisana de manzanilla con semillas de hinojo al pequeño para calmarle. Lo mejor es consultarlo con el pediatra, ya que dependerá de cada caso y de la edad del niño. 

¿Sirve la homeopatía para los cólicos?

La homeopatía se enmarca en la categoría de «terapias alternativas», que en los últimos años está siendo muy cuestionada, hasta el punto que el propio Gobierno de España ha elaborado un plan y una campaña – el Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias -, con el que pretende disuadir del recurso a estas terapias que consideran sin base científica.

No obstante, si eres partidaria de la homeopatía, que sí recibe respaldo por parte de las autoridades en otros países de la Unión Europea, existen remedios que pueden ayudar a combatir los cólicos y a tranquilizar al bebé cuando tiene una crisis de llanto por este motivo. Son los siguientes:

Colocynthis. Es el remedio más habitual, que se prescribe si el bebé tiene fuertes cólicos. Éstos mejoran cuando se encoge sobre sí mismo y se comprime su barriguita. Se utiliza cuando la crisis aparece por la tarde.

– Camomilla. Es útil cuando el niño se muestra nervioso y agitado, tiene un fuerte llanto, su cara está roja y parece imposible que encuentre consuelo. El trastorno mejora sosteniendo al pequeño en brazos, caminando y acunándolo.

– China. Esta sustancia se utiliza si el pequeño no se calma de ningún modo, rechaza cualquier tipo de consuelo y no tolera nada.

– Nux vomica. Suele indicarse cuando el niño está estreñido o tiene problemas para hacer de vientre.

– Cuprum metallicum. Es similar al Colocynthis, pero se utiliza cuando la crisis se manifiesta durante el día.

– Carbo vegetabilis. Se emplea cuando el niño tiene la cara pálida, está intranquilo, llora y tiene gases.

– Magnesia carbonica. Es similar al Colocynthis, pero se utiliza cuando, además, el pequeño presenta meteorismo (gases intestinales).

Osteopatía para tratar los cólicos

La osteopatía representa una de las formas más eficaces de medicina natural, y es absolutamente inocua y carente de contraindicaciones.

La osteopatía está indicada para pacientes de cualquier edad, pero es especialmente adecuada para los niños y los recién nacidos.

Los pujos a los que se somete el pequeño durante el paso por el canal del parto tienden a comprimirle entre los huesos de la pelvis de la mamá.

Sin embargo, con frecuencia, estas “distorsiones” (como las definen los osteópatas) no se resuelven solas y pueden influir en el bienestar del recién nacido, haciéndole más vulnerable a problemas de distinta naturaleza, que pueden afectar a otros órganos y estructuras.

Si bien estas “distorsiones” se producen especialmente a nivel del cráneo, pueden crear alteraciones en cualquier parte del organismo.

La forma alterada del cráneo puede conducir asimetrías en la boca, creando trastornos de la succión, y, como consecuencia, influir en la erupción de los dientes o provocar modificaciones en la forma de las arcadas dentarias.

Una succión anómala favorece la ingestión de grandes cantidades de aire, lo que, sumado a una alteración del tránsito de la comida desde la boca al intestino, puede provocar regurgitaciones frecuentes y abundantes, cólicos recurrentes y prolongados, así como diarrea o estreñimiento.

En España, el tratamiento de los cólicos del lactante mediante osteopatía tiene su principal exponente en el llamado “Método Rubio”, que ya ha conseguido solucionar este problema en los bebés que han acudido a la consulta de Palencia.

(Te interesa: Enfermedades en bebés)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-bebes/colicos-del-lactante-1784

Cólicos

Qué hacer cuando el bebé se queja mucho

el índice de contenidos o tabla de contenidos

El cólico es cuando un bebé sano llora o se queja con frecuencia sin un motivo claro. Se define como llorar durante más de 3 horas al día, por al menos 3 días a la semana, y durante más de 3 semanas. En ocasiones, no existe nada que usted pueda hacer para aliviar el llanto de su bebé. El manejo del cólico puede agregar estrés a padres primerizos que ya se sienten cansados o estresados.

Los cólicos pueden comenzar unas semanas después del nacimiento. Por lo general, empeoran entre las 4 y las 6 semanas de edad. Los bebés dejan de sufrir cólicos cuando cumplen entre 3 y 4 meses.

Es normal que los bebés se quejen y lloren. Los bebés que sufren de cólicos lloran más que la mayoría de los bebés, aunque por lo demás son bebés saludables. Otras características del cólico pueden incluir:

  • Llorar sin motivo aparente. Por ejemplo, no tienen hambre o no necesitan un cambio de pañal.
  • Llanto a la misma hora todos los días. Con frecuencia, los bebés con cólicos se ponen inquietos hacia el final del día. Sin embargo, el llanto puede ocurrir en cualquier momento.
  • Apretar los puños al llorar o acurrucarse en las piernas.
  • Llanto como si sintieran dolor.
  • Ponerse muy colorado al llorar.

Cuando el bebé llora, puede tragar aire. Esto puede provocarle gases a su bebé. Puede hacer que su barriga se vea hinchada o se sienta apretada. Es posible que su bebé muestre algo de alivio en los síntomas después de echarse gases o defecar (hacer caca).

Los médicos no están seguros de qué causa el cólico. Los investigadores han estudiado muchas posibles razones. Algunos de los factores contribuyentes podrían incluir:

  • Dolor o molestias causadas por indigestión o gases;
  • un sistema digestivo que no está completamente desarrollado;
  • una exceso de alimentación o una mala alimentación;
  • sensibilidad a la leche de fórmula o a la leche materna;
  • sobreestimulación;
  • forma temprana de migraña infantil;
  • reacción emocional ante el miedo, la frustración o el entusiasmo.

El médico de su bebé puede diagnosticar los cólicos. Realizará un examen físico y revisará sus antecedentes y los síntomas de su bebé. El médico puede realizar algunas pruebas para descartar otros posibles problemas.

Usted no puede prevenir o evitar que el bebé sufra de cólicos.

El cólico puede ser provocado por determinados factores. Existen formas en las que usted puede de evitar estos desencadenantes. También existen cosas que usted puede intentar para ayudar a calmar a su bebé y reducir su llanto.

Alimentación de su bebé

Si está amamantando a su bebé:

  • Lleve un registro de lo que usted come y bebe. Todo lo que usted consume pasa a su bebé y puede afectarlo.
  • Evite la cafeína y el chocolate, que actúan como estimulantes.
  • Evite los productos lácteos y las nueces, en caso de que su bebé sea alérgico a ellos.
  • Pregúntele a su médico si algún medicamento que usted esté tomando podría ser la causa del problema.

Si está alimentando a su bebé con fórmula:

  • Pruebe con una marca diferente. Los bebés pueden ser sensibles a ciertas proteínas de la leche de fórmula.
  • Intente alimentar a su bebé con raciones de comida más pequeñas pero con mayor frecuencia.
  • Evite darle de comer mucha cantidad o demasiado rápido. Debe tardar unos 20 minutos en tomar un biberón. Si su bebé come más rápido, intente utilizar una tetina con un orificio más pequeño. Esto ralentizará su alimentación.
  • Pruebe calentando la leche de fórmula a temperatura ambiente.
  • Intente alimentar a su bebé en posición vertical.

Maneras de sostener al bebé

Los bebés que sufren de cólicos a veces pueden responder de mejor manera a diferentes formas de ser cargados o mecidos.

  • Sostenga a su bebé a lo largo de su brazo o sobre su regazo mientras le masajea la espalda;
  • sostenga a su bebé en posición erguida si tiene gases;
  • sostenga a su bebé por la noche;
  • sostenga a su bebé mientras camina;
  • meza a su bebé en sus brazos o utilizando un columpio para bebés.

Tranquilizar al bebé

Ponga en práctica estos movimientos y estímulos para calmar a su bebé.

  • Incremente el contacto de piel con piel.
  • Arrope a su bebé. Esto significa envolverlos en una manta.
  • Cántele a su bebé.
  • Dele un baño de agua tibia (no caliente) o coloque una toalla tibia sobre su abdomen.
  • Masajee a su bebé. Pídale consejos a su médico.
  • Genere sonidos suaves de fondo, como el de un ventilador, una cuna móvil, una aspiradora, una lavadora o un lavavajillas.
  • Dele un chupón a su bebé.
  • De un paseo con su bebé en el cochecito. O de un paseo con su bebé en su asiento para el coche.
  • Dele a su bebé gotas de simeticona. Es un medicamento de venta libre que puede aliviar los gases.

El cólico no causa ningún problema a corto o largo plazo para su bebé. Los cólicos pueden ser difíciles para los padres. Los bebés que no paran de llorar pueden ser difíciles de cuidar. Puede sentirse abrumado o frustrado.

Si usted se siente de esta manera, es importante pedir ayuda. Pídale a alguien cercano a usted que lo ayude a cuidar a su bebé. Nunca sacuda ni dañe a su hijo. Sacudir a un bebé puede causarle un daño cerebral grave e incluso la muerte.

Si siente que podría sacudir o dañar a su bebé, busque ayuda de inmediato.

Tenga en cuenta lo siguiente acerca de los cólicos.

  • Usted no es responsable de los cólicos, así que no se sienta culpable.
  • Los cólicos van a desaparecer. La mayoría de los bebés lo superan cuando tienen entre 3 y 4 meses de edad.
  • El hecho de que su bebé sufra de cólicos no significa que no esté saludable.
  • Existen muchas formas de calmar a su bebé.
  • Prestarle atención adicional como sostenerlo durante períodos prolongados, no lo malcriará.

Comuníquese con el médico de su bebé si:

  • Además del llanto, su bebé tiene fiebre, vómitos, diarrea o sangre en las deposiciones, o una disminución en el movimiento;
  • El llanto o el comportamiento del bebé cambian de forma repentina.
  • ¿Cuándo superará mi bebé los cólicos?
  • ¿Cuál es la mejor manera de alimentar a mi bebé para evitar los cólicos?
  • ¿Debería colocar al bebé en posición vertical durante cierto tiempo después de comer?
  • ¿Hay una buena posición para sostener a mi bebé para que se sienta mejor?
  • ¿Puedo darle a mi bebé algún medicamento para que se sienta mejor?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar enojarme o frustrarme cuando mi bebé llora?

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico de familia para averiguar si esta información se aplica a usted y para obtener más información sobre este tema.

Источник: https://es.familydoctor.org/condicion/colicos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: