Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

3 trucos para conseguir que el niño duerma en su cama

Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

Ya sea que aún no has dejado el ‘colecho’ con tu bebé o bien que tu hijo ha comenzado a ‘cambiarse de habitación’ por las noches, debes hacer lo posible para revertir la situación. Conseguir que el niño duerma en su cama es difícil, pero no imposible. En este artículo, te damos algunos trucos y claves para lograrlo.

Por qué el niño no duerme solo

Tal vez no has podido lograr que tu bebé duerma en su propia habitación y quiera seguir estando bien pegado a ti.

Quizá tu hijo está en la etapa de las pesadillas y esa es la excusa perfecta para ir corriendo a tu habitación por las noches.

O puede que haya habido cambios en la rutina de la familia —por ejemplo las vacaciones— y el pequeño se haya desacostumbrado a tener su propio cuarto.

Debes saber que dormir solos es fundamental en el desarrollo de los pequeños, ya que así pueden dominar sus miedos y aprender a ser más independientes. Por supuesto, no podemos pretender que de la noche a la mañana —nunca mejor dicho— vaya a su habitación sin problemas.

Existen diferentes motivos por los cuales tu hijo no quiere dormir en su propia habitación. El más habitual es la necesidad de afecto o de ‘apego’, pero también puede ser porque le teme a la oscuridad, algo común hasta los tres o cuatro años.

Hay casos de niños con sucesos traumáticos y, por supuesto, no falta la costumbre. No hay que olvidar que los seres humanos nos aferramos mucho a los hábitos cuando estos nos generan seguridad. Entonces, el pequeño pensará: “¿Por qué debo dormir solo si cuando estoy al lado de mamá me siento tan bien?”.

Claro que, en algún momento, los hijos deben independizarse de la cama de sus padres y tener su propio espacio. Por el bien de ellos mismos, e incluso por el de la pareja, para que vuelvan a disfrutar de la intimidad y del descanso.

Claves para conseguir que el niño duerma en su cama

Conseguir que el niño duerma en su cama parecería ser una misión imposible. Sin embargo, con constancia, compromiso y suficiente ‘postura’ como para que el pequeño entienda dónde ha de pasar las noches, podemos conseguir el objetivo… ¡Y todos descansar cómodos!

1. Primer objetivo: que se acueste y se duerma

Para lograrlo, deberás acompañarle hasta su habitación y quedarte con él hasta que se quede completamente dormido. Recuerda que lo que le reconforta no es tu cama, sino tu presencia. Si no tiene nada que temer, se dormirá.

Espera hasta que haya conciliado el sueño por completo. A veces nos ‘engañan’ y, cuando nos movemos un ápice, abren los ojos y se largan a llorar.

Ten paciencia, quizás este proceso lleve varios días. Cuando esté dormido, muy despacio levántate y ve a tu habitación. Es aconsejable que dejes la puerta abierta de ambos ambientes.

“Dormir solos es fundamental en el desarrollo de los pequeños, ya que así pueden dominar sus miedos y aprender a ser más independientes”

2. Segundo objetivo: que no vaya a tu habitación

Con mucha paciencia, amor y cariño, tendrás que tomarte el trabajo de ‘devolverlo’ a su cama cuando en la madrugada se despierta y aparece abrazado a ti o en medio de ambos padres. Algunos niños pueden ser muy sigilosos y no alertar a los adultos de que se han pasado de cama.

Si te despiertas y tu hijo está a tu lado, lo que debes hacer es llevarle a su habitación y repetir el proceso de que se duerma en caso de que se haya despertado en el trayecto.

3. Tercer objetivo: que se duerma solo

Ya para estas alturas, tu hijo no debería despertar en medio de la noche y salir corriendo a tu habitación. En este momento, puedes ser un poco más permisiva con las actividades que giran en torno al sueño. Es decir que, si antes se apagaba la luz de la mesa de noche, puedes conceder dejarla encendida un rato hasta que el niño se duerma.

También puedes aceptar que lleve algún juguete a la cama o incluso que su mascota duerma a su lado para protegerle. De esta manera, se sentirá seguro sin necesidad de que tú estés a su lado.

Conseguir que el niño duerma en su cama no es una tarea sencilla y lleva algo de tiempo, pero es importante comenzar de a poco e ir mejorando día a día. Tómate los días, semanas o incluso meses que requieran para que cambie sus hábitos. Y muy importante: ambos padres deben estar de acuerdo y ponerse firmes, así el pequeño se da cuenta de que las reglas son sagradas en casa.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/conseguir-que-el-nino-duerma-en-su-cama/

Los 4 mejores trucos para conseguir que tus hijos se duerman

Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

Si acabas de ser uno de los afortunados en traer una vida más al mundo, enhorabuena. Eso sí, ahora viene lo más difícil. Cuidar y educar a tus hijos no es pan comido, evidentemente.

La forma en la que cambia la rutina y los hábitos en todas aquellas personas que deciden emprender la que quizás sea la tarea vital más hermosa y comprometida, se cuela en todas las conversaciones cotidianas.

Hacerse mayor implica ver cómo las personas con las que has crecido deciden formar una familia y ser padres. Puede que incluso el próximo en unirse al club seas tú.

«Mi vida empieza en el punto en que consigo que por fin se duerma», comenta uno de los compañeros de esta misma redacción en un descanso. Las quejas abundan por doquier.

Persuadir o animar a un niño para que se meta en la cama a una hora razonable y que concilie el sueño puede parecer muchas veces una tarea titánica imposible de resolver.

Más aún si tenemos en cuenta los dispositivos electrónicos a los que están conectados, ya sea el teléfono móvil o los videojuegos.

Crear un entorno sin nada de tecnología a mano media hora antes de acostarse favorece que cojan el sueño más rápido

El primer paso es librar al niño de todos ellos. En su lugar, intenta enseñarle el gusto por la lectura.

Gracias a ella, no solo ellos consiguen caer en los brazos de Morfeo, los adultos también.

'The Independent' ha recopilado cuatro métodos que los padres y cuidadores pueden utilizar para tratar de ayudar a que los niños se queden dormidos por la noche.

Nada de pantallas

El más esencial. No solo por el fuerte componente adictivo que comportan, sino también por la conocida como luz azul, la cual hace disminuir la sensación de cansancio, engañando al cerebro para que se mantenga despierto.

«Aunque puede ser tentador permitir que descansen un rato frente al televisor o la tablet, la luz azul emitida por las pantallas de estos dispositivos puede tener un impacto negativo en el sueño de su hijo, ya que afecta a los niveles de melatonina, la hormona del sueño», asegura Neil Robinson, experto británico del sueño.

«Crear un entorno sin nada de tecnología a mano media hora antes de acostarse favorece que se duerman antes. De igual modo, la iluminación también es una de las variables que pueden condicionar el sueño del pequeño.

Sarah Ockwell-Smith, autora de 'The Gentle Sleep Book', recomienda hacerse con una lamparilla de luz suave para ayudar al niño a quedarse 'sopa'.

Si por el contrario mantienes las luces encendidas o permanece accionada la del pasillo y tienes la puerta abierta de su habitación, estarás consiguiendo el efecto contrario.

Los horarios son importantes

Los niños pueden desarrollar dificultades para coger el sueño si se van a la cama a una hora diferente cada noche. Por eso, es importante establecer una rutina nocturna y matutina que puedan seguir.

«Siempre digo que adquirir una rutina de sueño es lo más importante para conseguir que un niño se duerma» asegura Joy Richards, especialista del sueño.

«Asentar un horario fijo hace que tomen conciencia del tiempo que necesitan para dormir, poco a poco se convertirá en un hábito».

Para que se relaje, pregúntale sobre sus vacaciones favoritas o su lugar preferido del mundo y, después, sal de la habitación

La experta recomienda entre 9 y 16 horas para los niños más pequeños, de 8 a 14 para los preescolares, de 7 a 13 para niños de cinco a once años y de 6 a 12 horas para los adolescentes. «Lo mejor que pueden hacer los padres es entender sus necesidades biológicas relacionadas con el sueño en cada edad y no pretender que sus hijos duerman demasiado».

La mejor forma, según Danni Binnington, experta en bienestar familiar, es alentarlo a usar la imaginación antes de acostarse. Esto les permite, además, tener un sueño sereno y fantasioso.

«Pregúntale sobre sus vacaciones favoritas o su lugar preferido una vez esté cómodo y metido en las sábanas. Esto le deparará recuerdos felices y sentimientos positivos«.

También se puede probar con otro tipo de actividades relajantes, como un baño caliente.

Una buena alimentación

Ni dulces ni bocadillos. Pueden provocar un aumento repentino de sus niveles de energía. Pero no solo vale con restringir los azúcares. Según Richards, existe un mitode que comer queso antes de acostarse puede hacer que tengas pesadillas.

«Comer queso antes de meterse en la cama aumenta la posibilidad de tener malos sueños», afirma. «Si tu hijo las está teniendo de forma repetida, tal vez sea la explicación por la que no quiere irse nunca a dormir a su hora». Lo mejor: una cena ligera y fruta.

Además del clásico Cola-Cao antes de dormir que pese a contener azúcar, tiene poderes somníferos incluso para los más mayores.

Источник: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-10-07/infancia-trucos-hijos-dormir-noche-padres-madres_1624981/

Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

Alrededor de los 2 o 3 años los niños suelen mudarse de la cuna a la cama. Algunos se adaptan a este cambio sin el menor problema, incluso disfrutan de su nueva libertad y mayor movilidad sin los barrotes de la cuna. Para otros, por el contrario, esta situación supone entrar en una fase de rabietas, andanzas a medianoche y/o resistencia a dormir.

Indice

Motivos por los cuales los niños no quieren irse a la cama

¿Tu hijo es de los que oponen a irse a la cama cuando le corresponde y la hora de dormir se convierte en una batalla diaria? ¿Se levanta de la cama una y otra vez con excusas para no acostarse?

Antes de poner en práctica cualquier técnica para que duerma solo deberíamos poder identificar el motivo que le impide irse a la cama. Los niños de esta edad encuentran mil argumentos para no dormir. A continuación te ofrecemos unos cuantos. ¿Reconoces alguno? Si es así trata de ponerle solución y comprueba si la situación cambia.

1. El sueño de los niños es el origen de muchos quebraderos de cabeza de los padres.

La creencia generalizada, especialmente en los últimos tiempos, de que los niños han de dormir solos y del tirón desde sus primeros días ha suscitado que se genere mucha de esta inquietud entre los progenitores cuando su hijo no duerme determinadas horas seguidas, se despierta en mitad de la noche o no quiere dormir en su propia cama. Algunos expertos han llegado considerar estas situaciones de enfermedad, insomnio, desorden del sueño, mala costumbre, etc. cuando en realidad, según otros especialistas, estos despertares o resistencia a dormir no son más que reacciones totalmente habituales en un niño de corta edad. Y es que hasta los 5 o 6 años es absolutamente normal que se despierten por la noche. A partir de entonces, los despertares nocturnos suelen desaparecer y su sueño tiende a igualarse al de los adultos. La razón es que los patrones de sueño de un niño son distintos al de una persona mayor. Por lo tanto, antes de tratar la situación como un problema o una enfermedad, debemos tener presente que, como explica la psicóloga Rosa Jové en su libro Dormir sin Lágrimas: “Dormir es un proceso evolutivo que se va adaptando a las necesidades del ser humano. No será hasta los 5-6 años cuando tendremos un sueño bastante parecido al adulto: un único periodo nocturno, sin siestas, y de una duración entre 8-10 horas. Tanto niños como adultos tenemos despertares nocturnos. La única diferencia es que nosotros ya dominamos la técnica de volver a dormirnos. Nuestros hijos aún no, pero lo harán algún día por ellos mismos.” Por lo tanto, paciencia.

2. El cambio ha sido muy brusco.

Si además de cambiarle de la cuna a la cama el niño ha pasado de la habitación de sus padres a la suya propia, es decir, ha pasado de dormir acompañado a dormir solo, o incluso ha coincidido con un cambio de casa, la adaptación puede ser mucho más difícil.

En estos casos no es raro que la ansiedad por la separación, la angustia o los temores, se apoderen de él ante la idea de irse a la cama. Lo ideal, para que esto no ocurra, es hacer los cambios poco a poco, comprobando que el niño se va ajustando al nuevo escenario antes de introducirle en otro.

3. Estar despierto es más divertido. A estas edades todo les sorprende y todo llama su atención. Es lógico que prefieran estar despiertos descubriendo lo que les rodea.

Por ello es importante que las actividades que realicen antes de acostarse sean tranquilas y no favorezcan la sobrexcitación para que conciliar el sueño les resulte más sencillo.

El truco es anticiparse a su cansancio empezando el hábito de relajación antes de que esté adormecido, así se evitará llegar a situaciones de sobrexcitación que con frecuencia desembocan en rabietas, llantos, enfados, etc. y la negativa a irse a la cama. Para dormir es fundamental favorecer la calma y bajar el nivel de actividad.

Es normal, también a esta edad, que una vez en la cama te llamen o se levanten pidiéndote cosas como un vaso de agua, un cuento, una canción, etc.

Todo esto no son más que mecanismos a los que el niño recurre para disminuir su ansiedad y poder relajarse para dormir. Especialmente en aquellos que duermen solos.

No se lo niegues, le ayudará a tranquilizarse y a sentirse seguro, pero establece antes los límites (por ejemplo, dile que solo será un cuento y después deberá dormir).

4. Miedo a la oscuridad. Con estos años la mente de un niño vuela.

Su imaginación está en pleno desarrollo y la fantasía, que por el día se ha mantenido aletargada por la actividad, en medio de la oscuridad, solo y tumbado sin nada que hacer, puede florecer y hacer de las suyas.

Si el niño te llama o se despierta aterrorizado, habla con él, sin menospreciar sus temores. Para él, esos monstruos, fantasmas o ruidos extraños son reales. Una buena idea es pedirle que te cuente qué ha soñado o que ha visto y terminar con él la historia con un final feliz.

5. Enfermedad. Asegúrate de que no tiene fiebre o no le duele algo. Un dolor de tripa, una infección de oído o una congestión nasal que dificulte la respiración pueden no dejarle dormir. Tampoco es mala idea comprobar cualquier posible alergia a ciertos tejidos.

Algunos niños se muestran inquietos, irritables, incómodos, etc. cuando se acuestan. Y ese malestar, a veces, puede estar provocado por una sensación molesta producida por una alergia al material del pijama o de la ropa de cama, que les impide conciliar el sueño correctamente.

  

6. ¿Tiene frío, calor, hambre, sed o algún otro factor le impide dormir? Descarta cualquiera de estos obstáculos que pueden entorpecer su sueño o despertarle. Tal vez haya demasiada luz, o algún ruido le sobresalte en mitad de la noche o le moleste y no le permita dormir más tiempo de forma natural.

Recomendaciones para que el niño duerma mejor

Favorece un ambiente propicio para el sueño. La hora de acostarse debe ser agradable y sin prisas y el dormitorio oscuro, silencioso y confortable.

No le castigues o le amenaces con mandarlo a la cama. De esta forma asociará erróneamente el sueño o la cama con una sanción o algo negativo.

Trata de instaurar unos hábitos a la hora de irse a la cama: Fija una hora para dormir y anúnciale que la hora se aproxima 15 minutos antes. Así tendrá tiempo de hacerse a la idea y de concluir lo que estaba haciendo.

El niño ya tiene la edad suficiente como para entender ciertas cosas. Si tenéis planeado trasladarle a la cama o a su propia habitación anúnciaselo con antelación y preparad el acontecimiento juntos.

Asimismo si has de comprarlo, pídele opinión para elegir la ropa de cama o incluso el propio mueble. Tomar parte de la decisión puede hacerle sentir importante y hacer de la cama algo suyo.  

Si tu hijo o hija se levanta de la cama, llévala de la mano de vuelta y simplemente dile que tiene que volver a dormir allí. Repítelo todas las veces que sea necesario.

Pregúntale qué le inquieta, pídele sugerencias y adapta sus peticiones para que el cambio de la cuna a la cama sea más sencillo (dejar una luz tenue, la puerta abierta, contarle un cuento, etc.).

Elógialo cuando duerma en su cama y prométele un premio, si fuera necesario, cuando logre permanecer en su dormitorio un determinado número de noches seguidas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/cuidados-infantil/que-hacer-para-que-el-nino-duerma-solo-en-su-cama-6052

Cómo hacer que un niño duerma solo en su habitación

Qué hacer para que el niño duerma solo en su cama

En muchos niños el dormir solos en su habitación puede resultarles muy complejo; ya sea por el temor de quedarse sin sus padres o porque les da terror la oscuridad; una característica de las que más genera terror en los niños y no permite que el niño duerma solo.

¿Qué debemos hacer como padres para que nuestros hijos logren dormir solos? En este artículo te contaremos por qué algunos niños les causa terror el dormir solos. Además te brindaremos algunas pautas, consejos y recomendaciones, de qué hacer cuando tu pequeño no quiere dormir solo.

Es importante que como padre sepas, que es una conducta muy normal en la etapa infantil y que con la información y las técnicas pertinentes puedes lograr que tu niño pierda su miedo a dormir solo.

¿Por qué tu hijo no quiere dormir solo?

Esta es una pregunta que se pueden hacer muchos padres, ¿Cómo hacer que el niño duerma solo en su habitación?, en realidad pueden ser muchos factores, los que no le permitan a tu hijo querer dormir solo.

Lo primero que debemos saber, es que todos los seres humanos somos de habituarnos a las situaciones; así que tú como padre debes acostumbrarlo desde pequeño a que duerma solo.

Cuando son bebes tal vez nos angustia el pensar que él bebe se quede solo en su habitación; pero después de los primeros meses de nacido es recomendable que tu hijo duerma en su cuna; que se empiece a sentir tranquilo en su propio espacio. Si en la noche despierta por algún motivo, vaya entendiendo que a pesar de no tener a sus padres a su lado; estos acudirán a su llamado si él lo necesita.

Entonces este es un punto crucial, a veces dejamos que nuestros niños duerman con nosotros hasta que ya están más grandes. Aquí será más difícil separarlo de nosotros en las noches.

Las pesadillas son un factor para que el niño no duerma solo

Es muy normal que estas se empiecen a presentar después de los 3 años aproximadamente; igualmente tú como padre, debes acudir a su llamado y ayudarlo a calmar. Él debe entender que tú eres su apoyo y que siempre puede confiar sus miedos en ti, por que como padres estamos dispuestos a ayudarlos.

Cuando existen cambios en la rutina, también puede afectar el sueño del niño; entonces es tener un poco de paciencia y esperar a que el niño, con el pasar de los días se vuelva a habituar a su rutina normal.

Incluso el irnos de vacaciones en familia. El regreso puede ser otro componente para afectar el sueño del niño; durante este tiempo quizás durmió con los padres y regresar a casa y verse solo en su habitación, puede ser difícil de entender para el pequeño.

Como dije al inicio el temor a la oscuridad es muy normal en los niños entre los 3 y 6 años; entonces es cuestión de tener un poco de paciencia e irle mostrando al niño, por que no debe tenerle miedo a la oscuridad.

Como ves los terrores nocturnos se pueden producir por muchas causas. Lo más importante es que tú como padres sepas que hacer en estos casos y ayudar a tu hijo a superar esta etapa de miedo. Ya que, el que el niño duerma solo, puede ser muy significativo para fomentar su independencia.

Otro punto decisivo para poner en práctica cualquier técnica para que tu hijo duerma solo. Es saber claramente cuál es el motivo que le impide que duerma solo; para que reconozcas de qué manera puedes abordar la situación.

¿Por qué es importante que el niño duerma solo en su cuarto?

Aquí te mencionaremos varias razones por la cuales tu niño debe dormir solo en su habitación.

  • Ayuda a promover el bienestar emocional del niño; él entenderá que si bien sus padres no están en la misma cama con él. Sabe que están a su lado y que cualquier cosa que le pueda ocurrir; sus padres acudirán a su llamado. De esta manera el niño aprenderá a sentirse seguro y confiado, en que sus padres siempre estarán cerca y que pase lo que pase, no lo dejaran solo.
  • El que un niño duerma solo le ayuda a fomentar su autonomía; lo cual le contribuye a un sano desarrollo emocional, cognitivo y social en todas las etapas de su vida.
  • Favorece la intimidad de los padres; que es un contexto que puede convertirse en un problema en la relación; si el niño siempre duerme con sus padres, puesto que los padres perderán su intimidad sexual y esto puede acarrear problemas a la relación.
  • Si el niño no aprende a dormir solo, puede crear una dependencia emocional hacia los padres.
  • El fomentar su autonomía le ayuda a fortalecer su autoestima y seguridad en sí mismo.

4 consejos para que el niño duerma solo en su habitación

En este apartado te compartiremos una serie de consejos que puedes implementar para ayudar a tu hijo a dormir solo en su habitación.

1. Organiza su rutina para que el niño duerma solo

Los niños a la hora de dormir necesitan crear una rutina; ya que esto les facilitara el sueño. Lo ideal es que todos los días se acueste a la misma hora, antes de irse a la cama, ponerse su pijama, lavarse los dientes, manos, leerle un cuento o cantarle una canción. Entre otras cosas que tú consideres que puedes agregar a la rutina.

De esta manera cuando el niño comience su ritual para irse a la cama, ira introyectando que es hora de ir a dormir solo y tal vez, no sea tan complicado para él. La rutina ayudará al niño a reducir sus niveles de ansiedad y a estructurar sus noches con el tiempo.

Debes tener paciencia, las rutinas toman su tiempo. Lo importante es que lo hagas todos los días, a la misma hora y de la misma forma; ya verás como el niño lo va entendiendo poco a poco e ira dejando sus miedos de lado.

2. Explícale por qué debe dormir solo

Debes explicarle por qué es importante que duerma solo y no en la cama de sus padres; cuéntale que él tiene su propia habitación y que debe aprovechar ese espacio, que ustedes le decoraron con mucho amor para él.

3. Revisa el ambiente

Fíjate muy bien que la habitación tenga la temperatura correcta, que el niño no vaya a pasar mucho calor o frio; porque esta puede ser una causa para que el niño se despierte en la noche. Analiza si la decoración del cuarto le gusta a tu niño, lo ideal es que pueda dormir en un ambiente que le genere tranquilidad.

4. Felicítalo cuando duerma solo

Este es un aspecto relevante. Elogiar al niño cuando duerma solo, cuando se levante dale un beso, un abrazo, prepárale su desayuno favorito, regálale un dibujo de una carita feliz o cualquier otra cosa que se te ocurra; pero lo importante es resaltarle que está logrando dormir solo.

Recomendaciones para que el niño duerma solo

Que los niños duerman solos en ocasiones se puede convertir en una tarea difícil; pero simplemente es cuestión de entender que es algo normal en la primera etapa de la infancia y que con el apoyo de los padres y las técnicas adecuadas, podemos lograr que nuestro niño duerma solo.

El ambiente

Normalmente cuando estamos esperando un hijo una de las cosas que nos hace ilusión, es la decoración de la habitación de nuestro hijo y la decoramos como a nosotros nos parece más bonito.

Si tu niño ya tiene desarrollado el lenguaje y empieza a definir sus gustos; es importante que le preguntes como le gustaría ver su cuarto. Recuerda que es el quien dormirá en ese espacio y por tanto él debe sentirlo tranquilo y confortable.

Trata entonces de decorarlo a su gusto y que él identifique su cuarto como algo de él y no como si fuera de alguien más.

No lo castigues por no ser capaz de dormir solo

Como ya hemos dicho a lo largo del artículo, el miedo nocturno es normal en la etapa infantil. Como padre llénate de paciencia y piensa que todos los procesos llevan tiempo; habrá niños que lo logren a la primera, como habrá otros que tomen meses.

No lo castigues, esto solo ayudará a fomentar sus miedos. Si el niño te dice por ejemplo, que le tiene miedo a los monstruos, no le digas frases como “no seas tonto que los monstruos no existen”; por el contrario utiliza frases como:

  • “Comprendo que estás asustado, así que me quedaré contigo hasta que te duermas”
  • “Sabes que aquí estoy para ti cuando me necesites”

Y después de reconfortarlo tus palabras, le puedes explicar que los monstruos son de fantasía y que solo están en los cuentos y las películas.

La rutina es importante para que el niño duerma solo

Crear una rutina te ayudará mucho para que tu niño disminuya los niveles de ansiedad y estrés, a la hora de dormir solo.

Leer un cuento o un libro lo ayuda a relajarse y poder dormir solo

La lectura ayuda a relajar la mente y la imaginación. Así que antes de dormir léele un bonito cuento a tu hijo; si tiene dibujos enséñaselos, los niños son muy visuales y les encanta ver caricaturas bonitas.

Cuando termines el cuento dile que lo amas con bonitas frases de buenas noches y que estarás cuidándolo con tu corazón desde tu habitación.

Si se levanta por las noches

Si tu niño es de los que se levanta por las noches y va llorando a tu habitación; lo más adecuado es que lo tomes de su mano y lo lleves a su cuarto nuevamente. Acuéstalo en su cama y dile que lo acompañaras hasta que se duerma, pero que no debe dormir en la habitación de los padres.

Pregúntale que le da miedo y según lo que él te diga, trata de adaptarlo de una forma positiva, para que sepa que no debe tener miedo por esa situación específica que te acaba de comentar.

Esto no significa que nunca puedas dejar dormir a tu hijo en tu cama; pero por lo menos no lo hagas el tiempo que le tome habituarse para dormir solo.

Poner una pequeña lámpara

Una de las cosas que aterroriza a muchos niños es la oscuridad. Entonces pon una pequeña lámpara que sea de luz tenue; que si se despierta en la noche, no se vea en total oscuridad, sino que vea un poco de luz, se puede sentir más tranquilo.

Con el tiempo ya verás cómo el mismo decide no utilizar la lámpara.

Felicítalo por dormir solo en su habitación

A todos los seres humanos nos encanta que nos reconozcan las acciones buenas que realizamos, esto forma parte del significado de la felicidad. Cada que tu hijo logre dormir solo felicítalo, elógialo, dile que lo está logrando; se dará cuenta de que por dormir solo no le pasara nada.

Refuerza su autoconfianza

Normalmente los niños que no son capaces de dormir solo, es porque pueden sentir inseguridad. Tú como padre debes reforzar su autoconfianza, reconfórtalo diciéndole que estas en la habitación de al lado; dile que si él te necesita tú estarás para él, recuérdale que así no duerman juntos tú estarás pensando en él. Anímalo a cerrar sus ojos imaginando como duerme solo.

Enséñale a expresar sus miedos

Muéstrale que hablar y expresar lo que siente es la mejor manera para superar nuestros miedos; pregúntale que lo atemoriza y a partir de ahí, busca estrategias para convertir lo negativo que tu niño te expreso en algo positivo. Por ejemplo contándole anécdotas tuyas de cuando eras pequeño, que tal vez te sucedía lo mismo y como lograste superarlo.

Llénate de paciencia para que el niño duerma solo

Los miedos nocturnos en los niños son normales y superarlos toman su tiempo. Como padre debes llenarte de paciencia y esperar que tu niño se habitúe poco a poco a lograr dormir solo.

Acompáñalo a su cama las veces que sea necesario, quédate a su lado hasta que logre conciliar el sueño, muéstrale todo tu cariño y comprensión.

Que el niño duerma solo con algún juguete

Permítele que tome un peluche, foto, dibujo o cualquier objeto que sea de su agrado para que duerma con este; el juguete le generara tranquilidad y podrá conciliar su sueño fácilmente.

La televisión e internet

No dejes que tu niño vea programas de terror o caricaturas que le produzcan ansiedad; esto repercutirá en la noche, fomentando las pesadillas y los terrores nocturnos, revisa muy bien que contenido le enseñas a tu hijo.

Ayuda profesional

Si en verdad ves que el tiempo pasa, que has aplicado diferentes técnicas y que tu hijo aún no logra dormir solo; lo mejor será que busques ayuda profesional, es una gran opción para apoyarlos como familia y brindarle todas las herramientas para solucionar esta situación.

Recuerda que en Hakuna Matata psicólogos, contamos con grandes profesionales en psicología infantil para ayudarte con tu problema; ponte en contacto con nosotros que estaremos encantados de ayudarte.

Источник: https://www.hakunamatata.com.co/blog-hakuna-matata/psicologia-infantil/nino-duerma-solo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: