¿Qué pasa si tengo apendicitis y estoy embarazada?

Apendicitis en el embarazo: qué riesgos existen

¿Qué pasa si tengo apendicitis y estoy embarazada?

La apendicitis no es una dolencia que se presente de forma frecuente en el embarazo. De hecho, es un padecimiento que puede surgir en cualquier momento de la vida de la mujer. Sin embargo, si la apendicitis en el embarazo no se identifica de manera temprana, puede agravarse.

Además, no solo afecta a la madre, sino que amenaza el bienestar del feto. Por lo que el médico optará por realizar una intervención quirúrgica de urgencia.

Identificar el padecimiento dependerá de la experiencia del especialista, de la sospecha del diagnóstico, así como de los tiempos de evolución del cuadro clínico.

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es la inflamación del apéndice, que está ubicado en la zona en la que inicia el intestino grueso (ciego). La principal causa de este padecimiento es la obstrucción de un pequeño conducto conocido como luz del apéndice, como señala este artículo publicado en la Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Provoca un rápido estiramiento de los tejidos debido a la tensión. Como resultado, se estimulan las fibras nerviosas y causa dolor difuso. Asimismo, conforme la distensión avanza, podría producirse una perforación en la zona.

La perforación en el apéndice es el factor más importante con relación a la muerte fetal y materna, ya que provoca la dispersión del contenido del intestino en la cavidad abdominal, lo que se conoce como peritonitis.

Lee también: Apendicitis: todo lo que debes saber

Clásicos síntomas de la apendicitis

Los síntomas de la apendicitis en el embarazo son similares a los que podría presentar una mujer que no está en periodo de gestación.

Cabe destacar que debido a los cambios normales de la gestación, tales síntomas pueden variar un poco e incluso podrían llegar a ser confusos para los médicos. Por otra parte, según el Manual MSD, “en personas mayores y en mujeres embarazadas, el dolor puede ser menos intenso y la sensibilidad a la palpación menor”.

En líneas generales, los síntomas son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Espasmos.
  • Leucocitosis.
  • Náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento o diarrea (según el caso).
  • Rigidez, dolor e hipersensibilidad abdominal.
  • Dolor en la fosa ilíaca derecha (cuadrante inferior derecho).

Complicaciones de la apendicitis durante el embarazo

El tratamiento de la apendicitis en el embarazo debe ser quirúrgico y urgente, independientemente de la edad gestacional. No obstante, se presentan retos muy particulares para el cirujano por los cambios normales que el embarazo trae consigo.

Durante la gestación, la mujer sufre ciertos cambios anatómicos con respecto a la posición de algunos órganos, incluido el apéndice. En estos casos, se dice que existe desplazamiento de los órganos internos. Asimismo, existen otras modificaciones importantes como que el útero aumenta de tamaño y es difícil la palpación abdominal.

Los cambios antes mencionados dificultan el diagnóstico. Existen ciertos puntos de hipersensibilidad, como el punto de McBurney, que cambian durante la gestación, dificultando la correcta identificación de la apendicitis aguda.

Además, hay otros cambios fisiológicos que afectan la interpretación de los estudios de laboratorio y el examen físico. Destacan la anemia, la disminución de la frecuencia cardiaca o la leucocitosis, entre otras condiciones.

Si el diagnóstico no se realiza a tiempo, puede dar paso a complicaciones de salud como las siguientes:

  • Aborto.
  • Pileflebitis.
  • Muerte fetal.
  • Peritonitis difusa.
  • Muerte materna.
  • Parto pretérmino.
  • Absceso localizado.
  • Sepsis generalizada.
  • Infección urninaria.
  • Diagnóstico diferencial.

Apendicitis: un diagnóstico difícil

Sumado a los riesgos de la apendicitis en el embarazo y sus complicaciones, se agrega, en ocasiones, el difícil diagnóstico o la tardanza del mismo, como señala este artículo publicado en la Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica.

Los especialistas suelen realizar estudios alternos que les permiten descartar enfermedades con síntomas parecidos. A este procedimiento se le conoce como diagnóstico diferencial.

Entre dicho grupo de padecimientos se encuentran las infecciones urinarias, estasis, quistes ováricos retorcidos, dolor postural, tempranos síntomas de aborto o el trabajo de parto, entre otros problemas de salud.

Ver también: 5 señales inminentes de una posible apendicitis

Los riesgos de la apendicitis en el embarazo

El riesgo de la apendicitis en el embarazo depende directamente del diagnóstico temprano y de la extracción del apéndice enfermo. Si se atiende a tiempo, las complicaciones y peligros disminuyen de manera considerable.

La apendicitis en el embarazo es grave para la madre. No obstante, es mucho más peligroso para elfeto; debido a la perforación del apéndice, el bebé puede morir horas después.

Las estadísticas en cuanto al riesgo de apendicitis en el embarazo varían de acuerdo a varias investigaciones, como se muestra en el último artículo citado más arriba.

 El porcentaje de partos prematuros y abortos alcanza el 8,3 % y el 2,6 % de la población estudiada.

 Por otro lado, algunos autores definieron la mortalidad materna casi nula frente a un porcentaje variable entre 0 y 11 % para el feto.

En síntesis, el riesgo de la apendicitis empeora en función del estado de gravidez de la mujer gestante, que puede resultar en complicaciones fetales y la infección del sitio quirúrgico.

Por esa razón, el diagnóstico temprano permite que pueda tratarse a la mamá y a su bebé de manera oportuna con un mínimo de complicaciones y riesgos para ambos.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/apendicitis-embarazo-riesgos-existen/

Cólico nefrítico y biliar durante el embarazo

¿Qué pasa si tengo apendicitis y estoy embarazada?

Cuando en el embarazo aparece un fuerte dolor abdominal, conviene acudir a un centro médico porque puede ser síntoma de algún tipo de cólico, nefrítico o biliar, apendicitis o de una obstrucción intestinal. Son enfermedades muy dolorosas para la madre, pero no suelen suponer riesgo para el bebé.

Cólico nefrítico

Los síntomas se caracterizan por la aparición brusca de dolor en un lado del abdomen o de la región lumbar, que produce sensación de quemazón o pinchazos de forma intermitente porque aparece y desaparece espontáneamente. Se suele irradiar a los genitales y a la parte baja de la espalda.

También se añade a este cuadro de dolor en ráfagas, dolor en la micción (disuria) y deseo continuo de miccionar (tenesmo vesical). No suele haber deterioro del estado general (fiebre, náuseas ni vómitos). Aunque este cuadro es poco frecuente en el embarazo, supone un motivo de ingreso de la gestante debido al dolor tan insoportable y a la necesidad de tratamiento intravenoso.

A pesar de la sintomatología tan escandalosa, no suele existir riesgo para el feto.

Los embarazos múltiples son factor de riesgo de cólico nefrítico. Las mujeres con antecedentes de cólicos nefríticos antes del embarazo, también desarrollan con más frecuencia este cuadro en la gestación.

La causa del cólico nefrítico es la formación de un cálculo o piedra en el riñón o el uréter. Estas piedras están formadas por cristales, principalmente de oxalato cálcico que se excreta por la orina. En el embarazo aumenta la excreción urinaria en el riñón.     

 Esto unido a la compresión que el útero ejerce sobre las vías urinarias predispone a la mujer embarazada a la aparición de cólicos nefríticos, que generalmente son más frecuentes en el segundo y tercer trimestre del embarazo.

El tratamiento es la analgesia, los fármacos espamolíticos y el reposo. 

Apendicitis

 Los síntomas de apendicitis en una embarazada se ven disminuidos y la irritación peritoneal es menor.

Si embargo, siempre aparece aumento de los glóbulos blancos en sangre (leucocitosis) y el llamado «Signo de Bryant» (el dolor no se desplaza a la izquierda cuando la paciente pasa de estar tumbada boca arriba a de lado).

Ante una sospecha de apendicitis en una gestante el tratamiento es quirúrgico pudiéndose realizar una laparoscopia por debajo de las 20-22 semanas.

No existe riesgo para la madre ni para el feto si la apendicitis no se complica con una peritonitis o una sepsis.

Cólico biliar o Colecistitis aguda

 La motilidad de la vesícula biliar está disminuida debido al aumento de la progesterona y a la compresión del útero por lo que son más frecuentes los cólicos biliares en las embarazadas.

El dolor es de comienzo brusco en la región alta del abdomen (epigastrio) y se irradia hacia el lado derecho (hipocondrio derecho), a la espalda y a la escápula. Se acompaña de náuseas, vómitos, fiebre y escalofríos. En los análisis de sangre aparece aumento de los glóbulos blancos (leucocitosis) y aumento de las transaminasas (GOT y GPT).

Se deberá ingresar a la paciente con dieta absoluta, sonda nasogástrica, analgesia y antibióticos. Sólo se operará si aparecen complicaciones asociadas como pancreatitis.

El cólico biliar no se acompaña de riesgo fetal. 

Obstrucción intestinal

 Dolor abdominal crónico acompañado de náuseas, vómitos, distensión abdominal, falta de defecación y útero relajado en el momento del dolor. La confirmación diagnóstica se hace mediante radiografías abdominales seriadas y el tratamiento siempre es quirúrgico tras estabilizar a la gestante.

Artículos Relacionados En el embarazo el dolor de abdomen es muy frecuente en casi todas las embarazadas. Normalmente este dolor abdominal es difuso y cambia de localización con los movimientos de la mujer. Pero, ¿cómo es el dolor abdominal, digamos, “normal” en una gestante? El abdomen se palpa blando y… «¿Lo que noto es un dolor normal del embarazo o tengo que ir al médico…?» Los primeros compases del embarazo parecen una enfermedad -con sus náuseas, vómitos y dolores variados-, aunque en realizada no lo son. Sólo si la gestación se complica entramos en el terreno de lo patológico. Te… Contracciones uterinas, dolor de pelvis y pubis, calambres vaginales, dolor lumbar… ¿Qué dolores son normales en el tercer trimestre del embarazo y en qué casos tenemos que consultar al ginecólogo? Depende del umbral de dolor de la mujer y de cada embarazo, porque cada gestación es un… El dolor mamario y el uterino son inseparables «compañeros de viaje» del embarazo. Suelen ser los primeros síntomas de que se está gestando una nueva vida en tu interior. Pero, ¿Cómo y por qué se produce ese dolor en el bajo vientre y de mamas en el primer trimestre de embarazo? ¿Qué…

Источник: https://www.natalben.com/dolor-en-el-embarazo/segundo-trimestre-embarazo-colico-apendicitis

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: