¿Qué puede comer un bebé de 4 meses?

¿Qué puede comer un bebé de 4 meses?

¿Qué puede comer un bebé de 4 meses?

Según la Organización Mundial de la Salud, y todos los expertos en alimentación infantil, el mejor alimento, y el único que necesita un bebé hasta los 6 meses, es la leche materna. Generalmente a esta edad los bebés comen por el día cada 3 o 4 horas, y por la noche suelen hacer un par de tomas, aunque cada bebé es un mundo y algunos aguantan más horas sin comer que otros.

No obstante, la alimentación tiene que ser a demanda, por lo que deberás darle el pecho siempre que lo requiera.

Y, si por algún motivo has abandonado la lactancia materna o estás con lactancia mixta, con 4 meses los bebés deben tomar leche de fórmula de inicio, la más adecuada para cubrir las necesidades nutricionales de un bebé a esta edad.

Las cantidades en caso de tomar biberones de leche de fórmula también dependen de cada bebé y de sus necesidades, pero generalmente toman unos 4 biberones al día de entre 180 y 210 ml.

Introducción de nuevos alimentos

Hasta hace unos 10 años, la introducción de los cereales sin gluten y de las frutas se hacía en torno a los 4 meses. Hoy en día se potencia la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, pero estés dando pecho o biberón, si quieres o si te lo recomienda el pediatra, puedes empezar a darle otros alimentos, pero siempre siendo la base de la alimentación la leche.

– Si ya ha cumplido los 4 meses, puedes empezar a darle cereales sin gluten (arroz y maíz) en forma de papilla o añadiéndolos al biberón.

– Su sistema digestivo también está preparado para comer fruta: naranja, pera o manzana. Puedes hacer un poco de zumo de naranja (sin añadir azúcar, por supuesto) y dárselo a beber.

U ofrecerle pequeños trocitos de fruta blanda y machacada para que los vaya chupando y saboreando. En torno a los 5 meses también puedes hacer papilla de frutas y empezar a introducir la cuchara.

¿Cómo sé si mi bebé está preparado para empezar con los alimentos sólidos?

– Puede mantener la cabeza levantada: para empezar con los alimentos sólidos el bebé debe ser capaz de sentarse en una silla alta, un asiento de seguridad para bebés o un asiento para comer con buen control de cabeza.

– Abre la boca cuando el alimento se le acerca a ella: esto se produce por imitación, cuando miran a los adultos quieren imitar sus comportamientos y tratan de alcanzar la comida muy ansiosos.

– Cuando le das la comida con una cuchara no la empuja con la lengua. Si hace esto puede que aún no esté preparado. Es algo normal porque no está acostumbrado a tomar nada más espeso que la leche. Si ocurre esto puedes esperar 2 semanas y volver a probarlo o intentar diluirlo un poco las primeras veces.

– Suelen estar preparados para empezar con los alimentos sólidos cuando alcanzan el doble de peso que tenían al nacer. Esto ocurre más o menos en el cuarto mes.

Consejos para introducir los alimentos sólidos a mi bebé

Aunque hoy en día la mayoría de los padres se decanten por alimentos infantiles de fabricación industrial, lo ideal sería cocinar nuestros propios alimentos con ingredientes ecológicos o al menos naturales.

Si te vas a decantar por los alimentos infantiles de fabricación industrial:

– procura elegir los que no utilicen rellenos o azúcares

– echa en un bol el alimento que vine dentro del bote, las bacterias de la nevera pueden contaminar la comida

– tira en 1-2 días la comida que haya sobrado y no se haya comido

Si por lo contrario te has decidido a fabricar tus propios alimentos con una batidora o con otro tipo de utensilios deberás tener en cuenta que:

– debes seguir las normas de seguridad alimentaria

– procura preparar los alimentos de manera que conserven la mayoría de las vitaminas y de los minerales. Es mejor hacer al vapor o al horno las frutas y las verduras que hervidas ya que pierden muchos nutrientes,

– congela las porciones sobrantes en vez de conservarlas

– no le des espinacas, remolachas, judías verdes, calabacín o zanahorias preparadas en casa a tu bebé ya que pueda contener concentraciones elevadas de nitratos. En su lugar puedes utilizar estos alimentos en formato lata.

– independientemente de si son preparadas o las prepares tú, hay que tener en cuenta que la textura y la consistencia son importantes ya que los bebés en un principio tienen que tomar las papillas de un solo alimento y muy finamente tamizadas.

¿Qué cambios puedo esperar al introducirle la comida sólida a mi bebé?

Básicamente cuando empieces a introducirle los alimentos sólidos a tu bebé los cambios se verán en las heces. 

– Las heces por norma general se volverán más sólidas y con un olor más fuerte.

– Puede contener trozos de alimentos sin digerir como la piel de los tomates.

– El color puede ser variable, si le das espinacas puede que sean de color verde oscuro mientras que si le has dado remolacha puede tener un tono rojizo.

Si las heces son demasiado blandas o acuosas es que has introducido estos alimentos cuando el sistema digestivo del niño aún no estaba preparado o tiene el tracto digestivo irritado. En este caso tendrás que retirar los alimentos sólidos e introducirlos más tarde y lentamente. Si esto continúa siendo así, deberás consultar con el médico del pequeño.

¿Qué alimentos debo evitar darle a mi bebé de 4 meses?

Para empezar, tienes que plantearte si tú o alguno de los familiares cercanos al niño tiene alguna alergia. Si es así es más probable que tu niño desarrolle también alguna alergia alimentaria, en este punto habrá que hablar con su pediatra para ponerle en conocimiento sobre los antecedentes familiares.

Algunos de los síntomas de las alergias alimentarias son:

– erupción

– hinchazón abdominal

– diarrea

– vómitos

Cuando tu hijo presente síntomas de alergia a algún alimento que le has ofrecido, no le vuelvas a ofrecer el mismo sin consultarlo con el médico. Si presenta síntomas de alergia grave (como urticaria o dificultad para respirar) se debe pedir ayuda médica de inmediato.

La mejor opción es consultar con un pediatra qué alimentos introducir primero y cuándo hacerlo.

Las cantidades de biberón para bebés deben ser definidas por los propios bebés tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/que-puede-comer-un-bebe-de-4-meses-7573

Alimentar a su hijo de 4 a 7 meses de edad

¿Qué puede comer un bebé de 4 meses?

  • Tamaño de texto más grande

En esta etapa, a la mayoría de los bebés les empiezan a introducir los sólidos en la dieta. Los expertos recomiendan introducir los alimentos sólidos de forma gradual cuando el bebé tiene unos seis meses de edad, en función de lo preparado que esté el bebé y de sus necesidades nutritivas.

Asegúrese de hablar con su médico antes de empezar a darle cualquier alimento sólido a su bebé.  

¿Mi bebé está preparado para comer alimentos sólidos?

¿Cómo puede saber si su bebé está listo para ingerir alimentos sólidos? He aquí algunas pistas:

  • ¿Ha desaparecido por completo o se ha reducido el reflejo de sacar la lengua en su bebé? Este reflejo, que sirve para prevenir los atragantamientos y las asfixias por aspiración, hace que los bebés saquen hacia fuera los alimentos de la boca.
     
  • ¿Puede su bebé sostener la cabeza? Para comer alimentos sólidos, los bebés necesitan tener un buen control de la cabeza y el cuello y deben ser capaces de sentarse.
     
  • ¿Le interesan los alimentos a su bebé?  Un bebé de 6 meses que mira fijamente y acepta la comida a la hora de la cena está claramente preparado para algo más de variedad alimenticia. 

Si el médico de su hijo le dice que comience a darle alimentos sólidos pero su bebé parece frustrarse o no le interesan estos alimentos que usted le intenta introducir, espere unos cuantos días o, incluso, varias semanas antes de volverlo a probar.  Puesto que en esta etapa los sólidos solo son un suplemento, la leche materna y/o la leche artificial seguirán siendo las que colmen las necesidades nutritivas básicas de su pequeño. 

Cómo empezar a darle alimentos sólidos 

Cuando su bebé esté listo y su médico le haya dado el visto bueno para introducirle los sólidos, escoja un momento del día en que su hijo no esté cansado ni inquieto. Le interesa que su bebé tenga un poco de hambre, pero no que esté desfallecido o muerto de hambre;  tal vez prefiera que su bebé mame durante un rato o que se tome una parte de su biberón habitual. 

Haga que su hijo se siente en su regazo mientras usted lo sostiene o que se siente erguido en su silla. Los niños que se sientan bien, lo que suele ocurrir en torno a los 6 meses de edad, se pueden sentar en sillas provistas de correas de seguridad. 

El primer alimento sólido de la mayoría de los bebés es un poco de papilla de un solo cereal enriquecida con hierro y elaborada con leche materna o artificial.  Coloque la cucharita cerca de los labios de su bebé y deje que el bebé huela y pruebe la papilla.

No le extrañe si rechaza la primera cucharadita.  Espere un minuto y pruébelo otra vez. La mayor parte de la comida que ofrezca a su bebé en esta etapa acabará en la mejilla, la barbilla, el babero o la bandeja de la silla.

De nuevo, solo se trata de una introducción.

No añada cereales al biberón del bebé a menos que el médico de su hijo se lo indique, ya que esta forma de proceder puede hacer que los bebés desarrollen sobrepeso y no les ayuda a prender a comer alimentos sólidos.

Cuando su pequeño se acostumbre a tomar papilla de cereales con cucharita, puede ser el momento de introducir la papilla o el puré de verdura, fruta o carne que conste de un solo ingrediente.

El orden en que se introducen los alimentos no importa, pero a la hora de introducir nuevos alimentos, se debe proceder con lentitud. Introduzca un alimento cada vez y espere varios días antes de probar con un alimento nuevo.

Esto permite identificar aquellos alimentos a los que su bebé puede ser alérgico.

Su bebé puede tardar cierto tiempo en «aprender» a comer sólidos. Durante estos meses, usted seguirá dando a su bebé las tomas habituales de leche materna o artificial; por lo tanto, no se preocupe si su bebé rechaza ciertos alimentos al principio o no parece interesado en ellos. Todo es cuestión de tiempo.

Alimentos a evitar 

Es más probable que un niño desarrolle alergias alimentarias si uno o más de sus parientes cercanos tiene alergias o afecciones relacionadas con la alergia, como las alergias alimentarias, el eccema o el asma. Hable con el médico de su hijo sobre cualquier antecedente familiar de alergias alimentarias.

Entre los posibles signos de alergia alimentaria o de reacciones alérgicas, se incluyen los siguientes:

  • erupción
  • hinchazón abdominal o aumento de gases y ventosidades 
  • diarrea
  • vómitos

En las reacciones alérgicas graves, como la urticaria o las dificultades para respirar, pida ayuda médica de inmediato.  Si su hijo tiene cualquier tipo de reacción a un alimento en concreto, no se lo vuelva a ofrecer otra vez hasta que haya hablado con su médico. 

Así mismo, no le de miel a su bebé hasta después de que cumpla 1 año.  La miel puede contener ciertas esporas que, aunque son inocuas para los adultos, puede causar el botulismo en los bebés. Y no le dé leche de vaca hasta que el bebé supere los 12 meses de edad porque carece de las propiedades nutritivas que necesitan los bebés.

Consejos para introducir los alimentos sólidos

Con el timo frenético y vertiginoso de la vida familiar de hoy en día, la mayoría de los padres optan, al principio, por alimentos infantiles de fabricación industrial. Viene en recipientes pequeños y fáciles de usar, y los fabricantes deben cumplir unos criterios de seguridad y de nutrición estrictos. Evite las marcas que utilicen rellenos y/o azúcares añadidos. 

Si piensa preparar sus propias papillas en casa, utilizando una batidora u otro tipo de procesador de alimentos, he aquí algunos aspectos que deberá tener en cuenta: 

  • Proteja a su bebé y al resto de su familia de enfermedades trasmitidas por los alimentos siguiendo las normas de seguridad alimentaria (como la de lavarse las manos bien y con frecuencia).
     
  • Intente conservar los nutrientes de los alimentos de su bebé utilizando métodos de preparación que retengan la mayoría de las vitaminas y de los minerales. Pruebe a hacer al vapor o al horno las frutas y las verduras, en vez de hervirlas, método en que se pierden muchos nutrientes.
  • Congele las porciones que no vaya a consumir de inmediato, en vez de ponerlas en conserva.
  • No sirva remolacha, espinacas, judía verdes, calabacín ni zanahorias preparadas en casa a bebés menores de 4 meses de edad. Pueden contener concentraciones elevadas de nitratos, que pueden provocar anemia en los lactantes.  En su lugar, utilice variedades enlatadas de estos tipos de verduras.

Independientemente de que compre las papillas del bebé o que se las prepare en casa, recuerde que la textura y la consistencia son importantes. Al principio, los bebés deben tomar purés finamente tamizados y de un solo ingrediente.  (Solo compota de manzana, por ejemplo, en vez de pera y manzana mezcladas.)

Después de probar los alimentos por separado, está bien que ofrezca a su hijo puré de dos alimentos que ha haya probado con éxito. Cuando su hijo tenga unos 9 meses de edad, podrá tolerar sin problemas texturas más gruesas, porque ya se estará preparando para una dieta que contenga más comida para adultos.

Si utiliza papillas de preparación industrial que se venden en frascos, coloque el alimento en un bol antes de dárselo al bebé.

No alimente al bebé directamente desde el frasco, porque las bacterias procedentes de su boca podrían contaminar la comida que quedara en el frasco.

 Si guarda en la nevera frascos abiertos de papillas infantiles, es mejor que se deshaga de cualquier resto no comido al cabo de uno o dos días. 

El jugo se puede introducir a partir de los 6 meses, también una buena edad para introducir la taza. Compre una taza provista de un asa grande y de tapa (una «tacita de entrenamiento»), y enseñe a su bebé a agarrarla y a beber con ella. Tal vez necesite probar con varias tazas distintas hasta encontrar la que le vaya bien a su bebé. Pruebe con agua al principio para evitar estropicios. 

Sírvale solo jugo de frutas al 100%, no bebidas elaboradas con jugo ni mezclas hechas a base de polvo.

No le dé jugo utilizando un biberón y recuerde limitar la cantidad de jugo que beba su hijo a menos que 4 onzas en total (120 ml) al día.

 Un exceso de jugo añade calorías sin aportar el valor nutritivo de la leche materna o de la leche artificial. Beber un exceso de jugo puede contribuir a una ganancia excesiva de peso y puede causar diarrea. 

Su meta durante los próximos meses consistirá en introducir una amplia variedad de alimentos, como los cereales enriquecidos con hierro, la fruta, la verdura y la carne en forma de papilla o puré.  Si a su hijo parece no gustarle una comida en concreto, vuélvasela a introducir más delante. Puede costar unas cuantas pruebas hasta que su hijo acepte algunos alimentos.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/Parents/feed47m-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: