Reacciones alérgicas del bebé, ¿como prevenirlas y actuar?

Reacciones alérgicas del bebé, ¿como prevenirlas y actuar?

Reacciones alérgicas del bebé, ¿como prevenirlas y actuar?

Las reacciones alérgicas son frecuentes y suponen un problema de salud cuya incidencia está aumentando cada día más en nuestra sociedad

Indice

¿Qué son las alergias?

La alergia está producida por una alteración del sistema inmunológico; la persona se vuelve sensible a sustancias que normalmente no son nocivas para el organismo como por ejemplo la leche, los huevos, el polen, etc. Estas sustancias que el organismo rechaza reciben el nombre de “alérgenos”.

Los alérgenos son muy numerosos y variados, entre ellos se encuentran:

– Alimentos, en especial la leche, los huevos, pescados y mariscos, frutos secos (cacahuetes, nueces), trigo, soja… – Pólenes, hongos, ácaros

– Picaduras de insectos

– Epitelios de animales – Metales pesados (como el níquel) – Ciertas ropas o tejidos – Medicamentos (como  aspirina, antibióticos) – Productos químicos (como el látex, perfumes, detergentes, jabones…)

No se conoce bien todavía por qué algunas sustancias son alergénicas (producen alergia) y otras no, y por qué no todas las personas son susceptibles de padecer reacciones alérgicas ante una misma sustancia. Se sabe que los hijos de padres alérgicos tienen más probabilidad de desarrollar este tipo de reacciones.

El cuerpo reconoce a estas sustancias como “extrañas” y para defenderse de ellas fabrica  anticuerpos o  inmunoglobulinas (concretamente inmunoglobulinas tipo E), que al unirse al alérgeno provocan la liberación de una serie de sustancias inflamatorias, como la histamina, responsables de la aparición de los síntomas de la alergia.

Principales enfermedades alérgicas

Los distintos alérgenos entran en contacto con el cuerpo a través de distintas vías, originando una reacción inflamatoria en el lugar de contacto, lo que da lugar a las diferentes enfermedades alérgicas. Otras veces la reacción se produce a distancia  o incluso puede aparecer una reacción generalizada en todo el organismo.

Por ejemplo, cuando el alérgeno entra en contacto con la piel de un sujeto sensible, aparece una dermatitis atópica o eczema de contacto. Es el caso de las alergias a  metales pesados como el níquel, presente en anillos y pulseras o la alergia a ciertos perfumes o desodorantes que pueden provocan una irritación en la piel.

Si el alérgenocontacta con la mucosa nasal, aparece la rinitis alérgica o fiebre del heno, el sujeto padece síntomas de congestión y secreción nasal. El mismo mecanismo de origen tendría la llamada conjuntivitis alérgica en la conjuntiva del ojo.

Si el alérgeno es inhalado hacia los bronquios, por ejemplo polen de plantas, se produce  una inflamación  de la mucosa de las vías respiratorias con el consiguiente estrechamiento de la vía aérea, lo que da lugar a los síntomas típicos del asma: dificultad respiratoria, tos, sibilancias (pitidos al respirar) y sensación de opresión en el pecho. El asma también puede ser desencadenada por otras causas como infecciones respiratorias, toma de algunos fármacos como aspirina, esfuerzos físicos, emociones o situaciones de estrés.

Y si la sustancia es ingerida a través del aparato digestivo o inyectada en el cuerpo, puede dar lugar a una reacción en la piel (urticaria), síntomas digestivos obien a una reacción general. Es el caso de las alergias a alimentos, que son frecuentes en los niños y que pueden desaparecer con el tiempo o las alergias a medicamentos.

Por último, el shock anafiláctico es la reacción alérgica más grave, y puede poner en peligro la vida del paciente.

Se produce una reacción generalizada en todo el organismo, con dificultad respiratoria y caída de la tensión arterial (mareo), y es necesario un tratamiento inmediato de urgencia.

Se puede producir por la ingesta de ciertos alimentos, por medicamentos, picaduras de insectos, por contacto con objetos fabricados con látex, etc.

Qué hacer ante una reacción alérgica. Primeros auxilios

– En primer lugar, tranquilice al niño, pues un estado de ansiedad puede empeorar los síntomas.

– Elimine, si es posible y si se conoce, el alérgeno. Si la reacción es producida por la picadura de una abeja, raspe el aguijón con la uña o con una tarjeta de plástico, no utilice pinzas pues al apretar el aguijón, se liberará más veneno.

– Consulte con un facultativo la utilización de medicamentos para reducir los síntomas alérgicos y la inflamación de los tejidos. En alergias cutáneas, se pueden aplicar compresas frías sobre la piel, para disminuir los síntomas.

– Si la persona tiene medicamentos de emergencia ayúdele a que los utilice            (inhalador de rescate en casos de crisis asmática o inyección con medicación en  ciertos pacientes alérgicos). Los medicamentos orales no deben administrarse si la persona tiene dificultad para respirar. No utilice estos medicamentos en otras personas, pueden ser perjudiciales.

– Vigile en todo momento al niño, por si empeoran los síntomas.

– Solicite asistencia médica de emergencia (llame inmediatamente al número local de emergencias 112) si el niño está sufriendo una reacción alérgica severa o si tiene antecedentes de reacciones alérgicas graves. Son signos de gravedad: hinchazón de los labios y de la lengua, dificultad para respirar o sensación de mareo.

– El consejo fundamental es evitar en lo posible el contacto con las sustancias desencadenantes de la alergia (polen, polvo, pelo de animales, alimentos, etc.). Consulte con su médico cómo reducir estas causas y pida consejo en asociaciones de personas afectadas.

– Si es alérgico a determinados medicamentos o sustancias (como el látex) llévelo indicado en su cartera o en una placa identificativa en el cuello.

– Lleve consigo la medicación de emergencia si tiene antecedentes de reacciones alérgicas graves.

Más información

Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex 

Grupo EDUCASMA (autocuidados y educación para la salud en asma y alergia)

Asmainfantil.com

Dermatitis atópica

Definición:

Es una enfermedad inflamatoria y pruriginosa de la piel, de predominio en la infancia, que puede estar en relación con una historia personal o familiar de alergia.

Síntomas:

El síntoma más importante de la dermatitis atópica es el prurito o picor.

En cuanto a las lesiones cutáneas que pueden aparecer en la dermatitis atópica, la mayor parte de los pacientes sufren áreas de enrojecimiento y descamación que, en ciertas zonas como las flexuras de los codos y las rodillas, se engrosan originando lesiones intensamente pruriginosas y duraderas.

La dermatitis atópica no es una enfermedad estable, sino que avanza a lo largo de la vida atravesando diversas fases, en las cuales las manifestaciones cutáneas pueden ser completamente diferentes entre unas etapas y otras. La enfermedad puede empezar, desaparecer, reaparecer o estar ausente en alguna fase.

Tratamiento:

No existe ningún medio de proporcionar una curación definitiva de la dermatitis atópica y en la mayoría de los casos no es posible influir sobre el curso natural de la enfermedad.

Sin embargo sí son adecuadas determinadas medidas higiénicas y generales en su tratamiento: evitar la temperatura ambiental elevada y el uso de ropa de abrigo excesiva; evitar la humedad ambiental; la exposición al sol (siempre que no cause una quemadura); evitar el contacto directo de la piel con lana, plásticos, gomas; evitar algunos alimentos ácidos como los cítricos o el tomate; mantener una higiene adecuada con geles de pH ácido; evitar los excitantes como el café, el alcohol y el cacao; usar crema hidratante una o varias veces al día.

Shock anafiláctico

Definición:

Reacción alérgica ante una picadura de mosquito, una inyección, la ingestión de un alimento…

Tratamiento:

Acudir o llamar al médico. Mientras se espera, mantener al niño acostado, con la cabeza un poco incorporada. Aflojar sus ropas y cubrirlo con una manta. Si está consciente, colocarlo en la posición lateral de seguridad. Si no, llevar a cabo las maniobras de reanimación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/reacciones-alergicas-del-bebe-como-prevenirlas-y-actuar-3427

Alergia a las picaduras de insectos en niños: cuáles son los síntomas de gravedad y qué debemos hacer

Reacciones alérgicas del bebé, ¿como prevenirlas y actuar?

Con la llegada del verano llegan también las picaduras de insectos. Más calor, más superficie corporal sin cubrir, más tiempo al aire libre… hacen casi inevitable que nos libremos de algún picotazo.

Y, aunque la mayoría de picaduras de insectos no tienen trascendencia más allá del picor, las picaduras por himenópteros (abejas y avispas) son, tras los alimentos, la causa más frecuente de reacción alérgica grave en niños por lo que conviene saber identificar los signos de gravedad para actuar a tiempo.

¿Qué pasa cuando un insecto pica?

Empecemos por el principio. Cuando un insecto pica, introduce una sustancia en el cuerpo que irrita a piel y hace que aparezca un granito (pápula), habón o roncha en esa zona.

El tipo de lesión que se produce depende del animal. Por ejemplo, los mosquitos suelen provocar habones que pican; los habones que producen las avispas y abejas duelen y pueden dejar dentro el aguijón (en el caso de las abejas); y las arañas suelen producir una mancha roja con dos puntos centrales.

En algunos casos, puede producirse una reacción alérgica, que puede ser local, con gran inflamación y enrojecimiento, o generalizada, que afecta a varios órganos y puede ser grave.

¿Qué insectos pueden producir una reacción alérgica?

Todos los insectos que pican pueden producir una reacción alérgica. Es importante matizar que, aunque habitualmente hablemos de picadura, los insectos hematófobos, como las garrapatas o las pulgas, no pican sino que muerden, y al hacerlo producen irritación local; es raro que estos insectos produzcan reacciones alérgicas.

Los mosquitos son los insectos que con mayor frecuencia pican a los niños, pero en general ocasionan reacciones leves. Son los heminópteros (abejas y avispas) los que pueden ocasionar anafilaxia (reacción alérgica grave en al que están implicados varios órganos del cuerpo) con mayor frecuencia.

¿Qué síntomas aparecen en una reacción grave tras picadura?

En la mayoría de los casos, tras una picadura se produce una reacción local leve ocasionada por el veneno del insecto (un granito o habón que puede picar y/o doler).

Pero en algunos casos nuestro cuerpo (en concreto nuestro sistema inmune) puede reaccionar de manera exagerada ante ese intruso (el insecto) y aparece una reacción alérgica, que puede ser local (inflamación, enrojecimiento, dolor) o generalizada.

Tras una picadura, la frecuencia de anafilaxia (reacción alérgica grave) es del 1% (menos frecuente que en los adultos). Estas reacciones graves se producen muy rápidamente (minutos) tras la picadura.

Suelen comenzar con picor de palmas y plantas así como picor de ojos y enrojecimiento de todo el cuerpo.

Aparece dificultad para respirar, y pueden tener naúseas o vómitos, malestar general y palidez.

¿Qué hacer ante una picadura?

Lo habitual es que la reacción tras una picadura sea leve, así que debemos mantener la calma. Suele ser suficiente con lavarla con agua y jabón.

Si se ha quedado clavado el aguijón de la abeja debemos retirarlo con unas pinzas (si está accesible y sin exprimirlo).

En caso de que el picor sea intenso podemos aplicar frío local o una solución de calamina o amoniaco (estas barritas que venden en las farmacias).

Sólo en casos puntuales, con mucha inflamación, mucho picor o en lesiones que se infectan, será necesario que el pediatra recete algún medicamento (antihistamínico, corticoide y/o antibiótico) para mejorar los síntomas.

Si aparecen signos de gravedad (picor de ojos, palmas y plantas, dificultad para respirar, palidez cutánea, mal estado general…) debemos llamar al 112 o acudir a Urgencias. También debemos consultar si la picadura se hincha mucho o cada vez más, o si se encuentra en la boca o la nariz ya que pueden dificultar la respiración si se hinchan mucho.

¿Cómo diagnosticar una alergia a picaduras de avispas o abejas?

El diagnóstico suele realizarse por Alergología y en un centro médico (fundamental). Primero nos harán una serie de preguntas sobre los síntomas que se produjeron y qué insecto fue el responsable.

Posteriormente realizarán unas pruebas cutáneas (inocular pequeñísimas cantidades de veneno de diferentes insectos y ver qué reacción produce en la piel). También será necesaria una analítica de sangre para identificar la presencia de inmunoglobulina E frente al insecto en cuestión.

¿Cómo prevenir las picaduras?

Lo fundamental son las medidas físicas:

  • LLevar la mayor parte de superficie corporal cubierta (manga larga, pantalones largos), evitando la ropa de colores llamativos; en las zonas expuestas podemos aplicar repelente (asegurándonos de que es apto para la edad de nuestro hijo)

  • No pasear al atardecer por zonas húmedas, no acercarse a árboles frutales, zonas con basura, y, por supuesto, no acercarse a colmenas o nidos de abejas. También debemos tener cuidado con las piscinas y los estanques.

  • Si es posible, dormir con mosquitera y/o con las ventanas cerradas. También cuando viajemos es recomendable que las ventanas del coche estén cerradas.

Además, los niños que han tenido un episodio previo de alergia grave a picadura pueden recibir inmunoterapia: una vacunación con extracto de veneno del insecto. Trata de disminuir esa reacción exagerada que tiene el cuerpo frente a esa picadura en concreto.

Este tratamiento puede realizarse en niños mayores de cinco años que cumplan ciertas características. Son tratamientos largos (entre 3 y 5 años) pero los resultado son excelentes.

¿Qué hacer si mi hijo/a es alérgico a las picaduras de algún insecto?

Si nuestro hijo ya ha sufrido una anafilaxia por una picadura, es fundamental tener siempre con nosotros un autoinyector de adrenalina y saber cómo usarlo (tanto los padres como el niño).

En caso necesario no debemos dudar en administrarlo. Además pueden tomar otras medicaciones que les hayan recetado (antihistamínicos o broncodilatadores) y es importante acudir rápidamente al centro médico más cercano

En Bebés y más | Repelentes antimosquitos para bebés, ¿cuáles son adecuados?

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/alergia-a-picaduras-insectos-ninos-cuales-sintomas-gravedad-que-debemos-hacer

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: