Riesgos de bebés prematuros

Contents
  1. ¿Cuándo está fuera de peligro un bebé prematuro?
  2. ¿Cuándo estará mi bebé fuera de peligro?
  3. Grado de prematuridad
  4. Importancia de la rehabilitación neurológica
  5. Queremos ayudarte con tu bebé prematuro
  6. Queremos ayudarte
  7. Bebés prematuros: riesgos y cuidados – Blog de Salud
  8. ¿A qué se le llama prematuridad?
  9. ¿Cuales son los factores de riesgo que predisponen a un posible parto pretérmino?
  10. ¿Qué riesgos tiene un bebé prematuro?
  11. ¿Qué cuidados necesita un niñoz prematuro?
  12. ¿Qué secuelas puede padecer?
  13. Bebés prematuros y casos extremos ~ El Neuropediatra
  14. Las complicaciones que presenta un niño prematuro durante las primeras semanas y como evolucionan
  15. Los niños prematuros se ponen amarillos al nacer. ¿Por qué?
  16. Problemas respiratorios de un bebé prematuro ¿Cuáles son los más habituales y que riesgo tienen?
  17. Complicaciones digestivas de un recién nacido prematuro ¿Cuándo empiezan y cuándo acaban?
  18. Las secuelas asociada a un parto prematuro que debemos vigilar hasta los 6 años (o más)
  19. Secuelas neurológicas de los bebés prematuros ¿Que espera a los padres?
  20. La vista y el odio de un niño prematuro pueden verse afectados ¿Qué hago?
  21. El aprendizaje y la conducta de los niños prematuros necesitan un seguimiento
  22. ¿Tienen todos los bebés prematuros las mismas oportunidades?
  23. Desigualdad de oportunidades
  24. Consecuencias de la desigualdad en los cuidados
  25. Avances en la medicina neonatal
  26. ¿De qué medidas hablamos?
  27. Acompañamiento psicológico a los padres
  28. Seguimiento a largo plazo
  29. El coste social
  30. Si su bebé nace prematuro
  31. ¿Por qué ha nacido mi hijo antes de tiempo?
  32. ¿Mi bebé necesita cuidados especiales?
  33. ¿Por qué se tiene que mantener caliente mi bebé?
  34. ¿Cuáles son las necesidades nutricionales de mi bebé?
  35. ¿Qué problemas de salud podría tener mi bebé?
  36. ¿Qué más debería saber?
  37. ¿Cómo lo puedo afrontar?
  38. Parto prematuro en la SE 24-27
  39. Centros perinatales: mayores posibilidades de supervivencia hasta la semana 26
  40. Nacimiento en la semana 24-27: un momento crítico para los bebés prematuros
  41. SEMANA 24 de embarazo
  42. SEMANA 25 de embarazo
  43. SEMANA 26 de embarazo
  44. SEMANA 27 de embarazo
  45. ¿Y cuándo puede irse a casa?

¿Cuándo está fuera de peligro un bebé prematuro?

Riesgos de bebés prematuros

Los bebés prematuros están expuestos a un mayor número de riesgos y; por tanto, deben recibir una atención especial en sus primeros meses de vida.

Además de problemas respiratorios y digestivos, corren el riesgo de tener problemas de desarrollo, tanto cognitivo como motor.

TABLA DE CONTENIDOS: 

  1. ¿Cuándo estará mi bebé fuera de peligro?
  2. Grado de prematuridad
  3. Importancia de la rehabilitación neurológica
  4. Queremos ayudarte con tu bebé prematuro

¿Cuándo estará mi bebé fuera de peligro?

Muchos padres se preguntan cuándo está el bebé fuera de peligro y qué se debe hacer para saberlo.

A pesar de que todos los niños prematuros sufren una serie de problemas, en función del grado de prematuridad será mayor el riesgo y se presentarán más graves.

Tener en cuenta este aspecto será clave para conocer con más detalle el tiempo de rehabilitación que necesitará el bebé.

También será determinante el tipo de problemas que haya ocasionado la prematuridad.

En caso de que el bebé haya padecido una hemorragia intraventricular, es necesario un programa de seguimiento para vigilar la evolución del niño hasta los tres años de edad.

Grado de prematuridad

El número de semanas del bebé prematuro será un dato fundamental para la adaptación de su tratamiento y entender mejor sus anomalías.

Entre las 22 y las 25 semanas se encuentra el denominado ‘Límite de viabilidad‘ siendo mucho más complicada su supervivencia y experimentando largas estancias en el hospital.

A partir de las 25 semanas, las posibilidades de supervivencia aumentan considerablemente.

La proporción de complicaciones disminuye de manera progresiva con el aumento de la edad gestacional. 

Los recién nacidos con 25 semanas o más de gestación en ausencia de malformaciones mayores, se les debe ofrecer reanimación activa y cuidados intensivos.

En el caso de los niños de 26 semanas, a pesar de ser de muy alto riesgo, se consideran viables siendo un grupo de referencia para comparar los resultados en las demás edades gestacionales.

Para la detección de problemas agudos e identificar a los bebés prematuros con riesgo de trastornos de neurodesarrollo existen dos técnicas que ayudarán será una ventilación poco agresiva y monotorización en tiempo real del cerebro del bebé prematuro.

Importancia de la rehabilitación neurológica

El bebé estará preparado para ir a casa cuando consiga respirar por sí solo, tome el pecho, mantenga la temperatura corporal y aumente su peso de manera regular.

Pero no implica que terminen sus cuidados especiales, sino que continuará recibiendo tratamiento llevando otra rutina. 

En muchos casos, los controles médicos y revisiones deberán continuar hasta que el niño llegue a la edad de seis años.

 A pesar de que el mayor riesgo se experimenta durante el primer día de vida y las primeras semanas, es posible que, tras su paso por el hospital, el bebé sufra una recaída.

Por ello, será imprescindible recibir tratamiento y mantener un seguimiento que dependerá de las circunstancias concretas de cada niño.

Las principales causas de la recaída se deberían a una deshidratación causada por vómitos o diarrea, por complicaciones de hernias, infección en las vías respiratorias altas o una apnea persistente. 

Por ello, durante el crecimiento del bebé, su médico supervisará su crecimiento y desarrollo, como en el caso de las habilidades motoras; así como su fuerza, tono muscular y reflejos.

Entre los aspectos en los que más se va a centrar la atención está el cuidado del resto de órganos para favorecer el desarrollo del cerebro como pulmón, corazón y riñón con el fin de evitar infecciones.

Queremos ayudarte con tu bebé prematuro

En Neural, ofrecemos servicios asociados a la rehabilitación neurológica infantil acompañándote en todo el proceso de recuperación y estudiando cada caso con detalle para ofrecer las soluciones más idóneas.

Estos programas de rehabilitación neurológica en prematuros se desarrollaron dentro de los 12 primeros meses de vida, aun cuando el bebé estaba ingresado en el hospital.

Queremos ayudarte

Источник: https://neural.es/fuera-peligro-bebe-prematuro/

Bebés prematuros: riesgos y cuidados – Blog de Salud

Riesgos de bebés prematuros

 “El verdadero lugar del nacimiento es aquel donde, por primera vez, nos miramos con una mirada inteligente”. Marguerite Yourcenar.

El 17 de noviembre es el Día Mundial del Niño Prematuro y surge para concienciar acerca de los problemas que supone para un niño el nacer antes de tiempo.

La prematurez es la principal causa de los ingresos de bebés en las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y un importante factor influyente en la mortalidad infantil, representando la principal causa de muerte neonatal.

De todas formas, que tu hijo nazca prematuro no le destina irrevocablemente en que padezca de discapacidad, aunque sí existen complicaciones y, por ello, y cuidados especiales que debemos tomar ante esta situación. En el presente artículo hablaremos de los riesgos que tiene el bebé prematuro, los cuidados especiales que requiere y las posibles secuelas que en algunos casos pueden tener.

¿A qué se le llama prematuridad?

Un bebé prematuro, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son los bebés que han tenido un periodo de gestación más corto (menos de 37 semanas) y/o han experimentado un menor crecimiento intrauterino del esperado. Se trata de una condición biológica que está en aumento a nivel mundial y cuyo origen es multifactorial.

Esta condición implica un seguimiento de mayor tiempo y más riguroso en su desarrollo, pasando por periodos de recuperación muy extensos con equipos multidisciplinares y especializados, que den respuesta a las necesidades del niño en las distintas etapas de su vida.

Por ello recomendamos tener un seguro familiar de salud con las mejores condiciones para que cubra todas las necesidades médicas del pequeño.

¿Cuales son los factores de riesgo que predisponen a un posible parto pretérmino?

En muchos casos, la prematuridad se puede prevenir mediante un control en el embarazo al que tienen derecho todas las madres. Además, es importante un control preconcepcional para conocer si tenemos factores de riesgo. Estos son de varios tipos:

Factores maternos:

  • Edad de la madre: menor de 20 años o mayor de 40 años
  • Incompetencia cervical: el cérvix uterino está alterado.
  • Nivel sociocultural bajo.
  • Presencia de miomas uterinos.
  • Exceso de actividad física
  • Enfermedad materna grave: diabetes, cardiopatía o anemia.
  • Preeclampsia: hipertensión durante el embarazo.
  • Antecedentes de otros partos pretérmino.
  • Infecciones urinarias o genitales.

Factores fetales:

  • Embarazo múltiple.
  • Malformaciones congénitas.

Factores placentarios

  • Rotura prematura de membranas.
  • Placenta previa.

Factores iatrogénicos:

  • Intervenciones obstétricas.

¿Qué riesgos tiene un bebé prematuro?

Uno de los problemas más frecuentes es la inmadurez de órganos y sistemas, algo que provoca numerosas dificultades como las siguientes:

  • Dificultades respiratorias: es la patología de mayor importancia en estos bebés, como la neumonía congénita, síndrome de aspiración, neumotorax, desgarro alveolar o síndrome de dificultad respiratoria.
  • Dificultades para alimentarse y ganar peso.
  • Hipoglucemias, hipercalcemias, hiperbilirrubinemia o anemia.
  • Alteraciones neurológicas relacionadas con la anoxia cerebral, hidrocefalia o hemorragias intraventriculares.
  • Mayor riesgo de parálisis cerebral.
  • Hipotermia e infecciones.
  • Enfermedades relacionadas con malformaciones congénitas.
  • Son muy frecuentes las malformaciones cardiovasculares.
  • Fibroplasia retrolental (retinopatía del prematuro): ocurre en neonatos tratados con una concentración más alta de oxígeno que en el aire ambiental. Consiste en daños en la retina.
  • Aumento de la incidencia de la muerte súbita del lactante.
  • Problemas auditivos.
  • Enterocolitis necronizante: es una lesión en una porción de la pared gastrointestinal.
  • Dificultades en la relación madre e hijo: por sobreprotección, rechazo o miedos de los padres principalmente.

El alta en la UCIN se da cuando el neonato llega a un peso aproximado a los 2 kgs y es capaz de tomar la alimentación por vía oral ya sea con biberón o lactancia materna. Además, debe poder regular la temperatura corporal, se haya suspendido la administración de oxígeno y fármacos, y no debe haber tenido alteraciones cardiovasculares ni respiratorias recientes.

¿Qué cuidados necesita un niñoz prematuro?

En el hospital deberá permanecer un tiempo en la incubadora para que le ayude a regular sus constantes vitales y temperatura corporal.

La alimentación en los casos de bebés más pequeños o con problemas respiratorios será por vía parenteral o sonda, mientras que en los bebés de mayor peso se podrá administrar el biberón o el pecho, aunque es habitual que la succión no se haya adquirido, por lo que la leche materna se administrará a través de un biberón. Además, es crucial la prevención de infecciones mediante la higiene y la disminución del contacto con el exterior.

Y, ¿qué hacemos cuando le dan el alta y llega a casa? El bebé prematuro necesita unos cuidados que debemos tener en cuenta:

  • Una buena higiene es primordial: esto requiere que nos lavemos las manos antes de coger al bebé prematuro, así como cambiar su pañal cada 3 o 4 horas aunque no se haya ensuciado.
  • Su habitación ha de tener una temperatura aproximada de 21 a 24º.
  • La lactancia materna es la mejor forma de alimentar a estos pequeños, ya que contribuirá a fortalecer el sistema inmunitario. Los prematuros deben tener más tomas al día que un bebé a término ya que necesitan un mayor aporte de calorías: unas seis u ocho veces al día.
  • Con respecto a las vacunas, se recomienda respetar el calendario de vacunación, exceptuando la de la gripe que se debe administrar a los prematuros de más de seis meses, sobretodo si han presentado problemas respiratorios o desnutrición severa. Además, es conveniente que las personas del entorno cercano al bebé se vacunen de la gripe, y que el niño no vaya a la guardería hasta al menos los dos años.
  • Estos bebés requieren más horas de sueño que un bebé a término: más de 16 o 18 horas diarias. El bebé debe ser colocado boca arriba y comprobar que no hay objetos alrededor en la cuna. También se recomienda mantener una luz tenue y la radio baja, ya que en la UCIN se ha acostumbrado a un entorno con ruidos y más luz.
  • Sobre las visitas es importante dosificarlas y que no carguen al bebé, sobre todo en los primeros días. Además, hay que tener cuidado si alguna de las visitas tiene un resfriado u otras enfermedades contagiosas, o las ha padecido recientemente.
  • Se pude sacar al pequeño de paseo, pero es muy importante evitar las aglomeraciones para prevenir un posible contagio.
  • Seguimientos médicos y acudir al médico en caso de ver algo anormal o sospechoso.
  • Algo muy importante para ayudar al desarrollo del sistema nervioso es la estimulación. Esta debe consistir principalmente en el contacto con los progenitores, hablarle, el juego y colocar un móvil encima de la cuna.

¿Qué secuelas puede padecer?

Estas dependen de diversos factores como los enumerados a continuación:

  • Los daños sufridos en el parto, como el daño cerebral u orgánico o los derivados de una hipoxia.
  • Edad y peso al nace
  • Capacidad de adaptación familiar.
  • Factores ambientales y de personalidad.
  • Ingresos hospitalarios que ha requerido.
  • La separación del neonato de la madre produce estrés a un nivel muy profundo, ya que se le priva de las sensaciones regulatorias que promueve el ambiente materno. A mayor tiempo, mayor ansiedad vivirá el pequeño.
  • Existencia de compensadores: apoyo vincular materno, figuras vinculares auxiliares, método canguro piel con piel (en caso de cesárea lo hará en un inicio el otro progenitor), dar palabras a la experiencia para que sea integrada y la lactancia materna.
  • Cuidados médicos adecuados a las dificultades del pequeño.

Parece que existe un mayor riesgo de tener las siguientes problemáticas:

  • Mayor probabilidad de desarrollar una discapacidad motora, sensorial y dificultades de comportamiento, del aprendizaje y capacidad visomotora.
  • Dificultades de adaptación familiar: sobreprotección, inadaptación de los padres, conductas negligentes.
  • Malposición dental o maloclusión.
  • Enlentecimiento inicial del crecimiento.
  • Puede darse hipertonía o hipotonía muscular.
  • CI ligeramente más bajo.
  • El TDAH es más común.
  • Pueden requerir más apoyo en actividades más difíciles.

De todas formas, existe una mayor variabilidad en estos bebés con respecto a los nacidos a término, algo que podemos atestiguar leyendo biografías de diferentes personas que, a pesar de haber nacido en esta condición, han salido adelante con una gran fortaleza. Esto es a lo que llamamos resiliencia en el ser humano.

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.

Источник: https://blog.aegon.es/salud/bebes-prematuros-riesgos-cuidados/

Bebés prematuros y casos extremos ~ El Neuropediatra

Riesgos de bebés prematuros

Tener un bebé prematuro suele algo inesperado y para lo que los padres no están preparados. Los riesgos son muchos y las complicaciones pueden aparecer. La atención que reciben durante las primeras semanas es crucial y el seguimiento que un niño prematuro necesita durante los primeros años es muy intenso.

Vamos a repasar las 3 complicaciones más frecuentes y las secuelas 3 más graves que tienen que afrontar los padres de unos niños que nacen con prematuridad

Las complicaciones que presenta un niño prematuro durante las primeras semanas y como evolucionan

Vamos a centrarnos en 3 muy habituales

  • Una de las complicaciones más habituales que presenta un bebe prematuro durante sus primeros días es la ictericia, que aunque peligrosa en casos extremos, no suele asociar complicaciones.
  • Los problemas digestivos de los niños prematuros también son muy conocidos por presentarse precozmente e incluso desde el nacimiento.
  • También es muy habitual que aparezcan problemas respiratorios por la inmadurez de los pulmones de los niños pretérmino.

Los niños prematuros se ponen amarillos al nacer. ¿Por qué?

Al nacer, todos cambiamos los glóbulos rojos que tenemos durante el embarazo, que tienen un tipo de hemoglobina especial llamada fetal, por los glóbulos rojos “normales” que podriamos llamar.

En este proceso, el contenido de los glóbulos rojos recambiados se libera y pasa a otros tejidos como la piel o la conjuntiva del ojo dándole ese color anaranjado.

Es la bilirrubina y también se libera en la orina.

En los niños prematuros, este proceso es de mayor intensidad y la inmadurez de órganos como el hígado hace que pueda durar más y que los niveles de bilirrubina sean más altos.

El riesgo de esto es que si pasan de unas determinadas cifras, pase la barrera hematoencefálica y se deposite en el cerebro produciendo secuelas.

Esto se llama kernicterus y puede provocar secuelas similares a la parálisis cerebral.

Cuando las cifras son altas, se usan lampara ultravioleta, la fototerapia, para romper las moléculas de bilirrubina y favorecer su eliminación

Problemas respiratorios de un bebé prematuro ¿Cuáles son los más habituales y que riesgo tienen?

Los pulmones de un bebé prematuro son inmaduros y pueden tener problemas para respirar. De hecho, en los casos de riesgo, se pone a la madre una dosis de corticoides para ayudar a “madurar” los pulmones y evitar que al nacer, el niño no pueda respirar.

A pesar de ello, en muchos casos se producen problemas que dificultan la respiración del recién nacido y le provocan “distrés respiratorio”. “Membrana hialina” es como se llama este cuadro y en ocasiones, puede ser necesario ayudarles a respirar de forma artificial.

En algunos casos, esto evoluciona de forma más prolongada porque se afecta el proceso de desarrollo pulmonar y aparece lo que se conoce como “displasia broncopulmonar”. En el futuro, estos niños necesitarán atención por sus problemas respiratorios y serán más sensibles a cuadros como las bronquitis, el asma…

Complicaciones digestivas de un recién nacido prematuro ¿Cuándo empiezan y cuándo acaban?

En ocasiones, el problema empieza por no poder tragar. El reflejo de succión que hace que los niños traguen no aparece hasta bien avanzado el embarazo, de modo que si nacen de forma muy prematura, pueden no tenerlo y necesitar recibir los alimentos por sonda.

Por otro lado, el estómago de un recién nacido prematuro no está preparado para los alimentos y necesita recibirlos adaptados. Cuanto más prematuro, más adaptación necesita. En casos extremos, es necesario realizar una alimentación “parenteral”, es decir, introducir por la vena los nutrientes para evitar que pasen por el tubo digestivo.

Esta inmadurez digestiva del bebé prematuro incluye reflujo gastroesofágico, movimientos intestinales alterados que facilitan el estreñimiento, mala absorción de los nutrientes por el intestino y en algunos casos, la aparición de lesiones intestinales graves como la enterocolitis necrotizante, con secuelas permanentes al requerir cirugía para su tratamiento.

De una forma o de otra, la evolución del peso en estos niños suele estar limitada por estas complicaciones

Las secuelas asociada a un parto prematuro que debemos vigilar hasta los 6 años (o más)

Los padres de un bebé prematuro tienen un camino largo que recorrer. No se acaba todo con la salida del hospital, todo lo contrario. Empieza un camino de revisiones y controles médicos que no se pueden dejar pasar. En este caso nos vamos a centrar en las relacionadas con el cerebro y los sentidos

Secuelas neurológicas de los bebés prematuros ¿Que espera a los padres?

El sistema nervioso de los bebés prematuros es muy frágil y delicado. Nacer antes de tiempo hace que desaparezca la atmósfera protectora del embarazo y que los órganos más sensibles como el cerebro, estén sometidos a un enorme estrés.

Este estrés puede provocar alteraciones de diferente tipo, desde falta de oxígeno (hipoxia) hasta sangrados (infarto cerebral). Es por tanto necesario valorar las consecuencias a corto y largo plazo de estas complicaciones.

Pueden aparecer con el tiempo síntomas de lesiones cerebrales que no se detectan inicialmente en las pruebas o que aunque estén detectadas, no tienen un pronostico conocido. No es extraño encontrarse en la consulta niños tren por problema de coordinación o equilibrio, porque corren “raro” y al explorarlos, encuentras que hay signos de una parálisis cerebral leve.

Por desgracia, los casos más graves son muy evidentes desde el principio

La vista y el odio de un niño prematuro pueden verse afectados ¿Qué hago?

Los órganos de los sentidos son una parte fundamental de nuestra vida. La vista el tacto, el oido… son imprescindibles para relacionarnos con el mundo y tener alterado alguno de ellos puede ser muy negativo en los primeros años de la vida

En la vista, uno de los órganos fundamentales es la retina. La retina es una parte del ojo que realmente, también forma parte del cerebro. Esto hace que los riesgos neurológicos de los prematuros se conviertan en riesgos oftalmológicos de la prematuridad.

De este modo, una falta de oxígeno del cerebro puede dañar las retinas y un sangrado también. Además, la falta de oxígeno o el exceso que a veces se produce con la respiración artificial que necesitan, puede generar complicaciones como la retinopatía del prematuro, que consiste en un crecimiento excesivo de los vasos sanguíneos de la retina que altera su funcionamiento.

El aprendizaje y la conducta de los niños prematuros necesitan un seguimiento

Este aspecto es uno de los grandes olvidados de los niños prematuros. Dejo una cifra, la prematuridad y el bajo peso al nacer duplican el riesgo de que un niño sufra problemas de atención o hiperactividad (TDAH).

Estos síntomas, no son fácilmente detectables los primeros años y cuando realmente dan la cara es cuando los niños empiezan a asistir al colegio. Con 6 años, podemos darnos cuenta de que un niño no consigue prestar atención o aguantar sentado en la clase del colegio y si no estamos alerta, pude pasar desapercibido.

Está claro que esto puede pasarle a cualquier niño, pero en el caso de los niños prematuros se multiplica el riesgo y se hace necesario aumentar nuestra vigilancia para evitar que la falta de intervención provoque problemas más serios a los niños

En resumen

Hay una serie de órganos y sistemas que necesitan una atención especial cuando hablamos de niños prematuros

  • Cerebro: ictericia, hipoxia, parálisis cerebral…
  • Sentidos: retinopatía del prematuro, ceguera, sordera…
  • Alimentación: inmadurez digestiva, reflujo gastroesofágico, estreñimiento, enterocolitis…
  • Pulmones: distrés respiratorio, membrana hialina, displasia broncopulmonar
  • El desarrollo: Déficit de atención, hiperactividad, TDAH…

Recuerda

  • Tener un hijo es una gran noticia pero no es fácil. Tener un hijo prematuro es una gran noticia pero es más difícil. Hay que ser fuerte y luchar por el presente y el futuro de un bebé prematuro porque será una de las mayores alegrías que unos padres tengan en la vida
  • No te vayas sin contar tu experiencia en los comentarios de aquí abajo y publicarlo en tu muro de , prometo leerlos todos y darte una respuesta

comments

Источник: https://elneuropediatra.es/bebe-prematuro/

¿Tienen todos los bebés prematuros las mismas oportunidades?

Riesgos de bebés prematuros

Bebé prematuro tras la salida de incubadora. Foto cedida por el Hospital Gregorio Marañón.

El 7 % de los niños que nacen en España son prematuros, es decir, nacen antes de cumplirse las 37 semanas de gestación. Y a pesar de que se ha demostrado que hay medidas que pueden mejorar el desarrollo neurológico de estos bebés, la realidad es que no se aplican por igual en todos los hospitales españoles.

El doctor Alfredo García-Alix, neonatólogo especializado en neurología y presidente de la Fundación de Neurología Neonatal “Nene”, analiza esta situación desde los micrófonos de “El Bisturí”.

Desigualdad de oportunidades

En palabras del doctor, “la medicina neonatal española es muy buena, pero en la última década ha estado centrada fundamentalmente en lograr la mejor supervivencia de estos pacientes -los resultados son verdaderamente excelentes-, y no en la protección neurológica de estos bebés, que es bastante desigual”.

Como explica, es relativamente urgente que se apliquen todas las medidas que han demostrado eficacia para proteger el cerebro,  muchas de ellas asociadas a la excelencia en el cuidado de estos bebés.

“Deben aplicarse antes de nacer, durante el parto y después durante el ingreso en el periodo natal; son un conjunto. Es fundamental para disminuir la discapacidad asociada a la prematuridad, que es bastante elevada, sobre todo en los extremadamente prematuros”.

Consecuencias de la desigualdad en los cuidados

Los niños extremadamente prematuros, aquellos por debajo de 28 semanas de gestación, son los que tienen más probabilidades de presentar discapacidad, explica el neonatólogo. “Aproximadamente un 15 % de los bebés por debajo de 27 semanas pueden presentar más adelante parálisis cerebral, es decir, trastorno motor, y casi un 50 % algún tipo de retraso cognitivo”.

A medida que va disminuyendo la gravedad de la prematuridad estos riesgos decrecen drásticamente, concluye.

Avances en la medicina neonatal

En cuanto a los avances en este campo, el doctor apunta que son inmensos si tenemos en cuenta que en los años 60 del siglo XX morían los niños hasta de 1.500 gramos o 1.800. Un ejemplo es el hijo del presidente J.F. Kennedy en Estados Unidos.

“Es entonces cuando surge la medicina neonatal, que va a desarrollar una tecnología específica y un avance en los conocimientos que lleva a que a finales del siglo XX la supervivencia, en términos generales, fuera mayor del 90 %. Hablamos de niños de 28, 29, 30 semanas de gestación, que es una supervivencia fabulosa”, afirma.

Y España no se ha quedado atrás, los resultados en cuanto a supervivencia son excelentes. El problema es que  los problemas a largo plazo que presentan estos niños no han mejorado al mismo paso. Se aplican medidas correctas pero de forma desigual y no todas con el mismo peso, explica el doctor García-Alix.

¿De qué medidas hablamos?

Para el neonatólogo es vitar asegurar, antes del nacimiento, el control exquisito del embarazo, “y más cuando hay amenazas de parto prematuro o ha habido partos prematuros anteriores”, apunta.

Otra medida es la administración de corticoesteroides o esteroides a la madre antes de que el niño nazca cuando hay amenaza de prematuridad de 34 semanas para abajo, de antibióticos cuando la madre tiene una infección que afecta a las membranas de la placenta -corioamnionitis-, y de sulfato de magnesio cuando el parto prematuro es inminente antes de la 30 semana. Estas medidas, como indica el doctor, han demostrado mejorar o reducir la discapacidad de los niños.

“En el nacimiento está el retraso en el pinzamiento del cordón umbilical y también evitar la pérdida de calor, algo a lo que tienen una gran tendencia, y, por último estaría el ingreso, en el que hay una gran cantidad de circunstancias que pueden influir en los resultados. Es indispensable que se proteja en todos los hospitales el sueño de esos bebés, favorecer el contacto piel con piel -cuidado canguro-, la alimentación con leche materna y minimizar procedimientos con impacto negativo en los bebés como procesos dolorosos o el estrés”.

También es muy importante favorecer el vínculo del bebé con la familia, que las unidades sean de puertas abiertas y que los padres se vean incorporados en los cuidados de sus hijos y sean también educados en sus problemas, concluye.

Acompañamiento psicológico a los padres

En la medicina actual la neonatología tiene que estar centrada en la familia, explica el neonatólogo.

Los padres son los principales cuidadores de sus hijos, los que tienen que conocer, comprender y participar en sus cuidados, pero hay que tener en cuenta que el parto prematuro es una situación de estrés emocional terrible y de ansiedad para las familias: inseguridad, ansiedad, tensión…

“Han tenido un niño que está en una situación grave si es extremadamente prematuro, y con muchas amenazas sobre su integridad. A los padres, evidentemente, les repercute todo esto y los hospitales necesitan incorporar psicólogos especializados en el apoyo a las familias”.

Seguimiento a largo plazo

Todos los niños prematuros deberían tener un seguimiento a largo plazo individualizado de acuerdo al riesgo que tengan de presentar problemas según como haya ido el periodo neonatal.

Pero además, apunta el doctor, “los más prematuros necesitan servicios de atención temprana, un conjunto de profesionales que van desde logopedas a fisioterapeutas para la rehabilitación motora, o pedagogos para reducir trastornos del aprendizaje. Necesitamos apoyarlo de forma continuada durante un largo tiempo vigilando si aparece algún problema  y poder intervenir precozmente, así  se aminora el impacto sobre el desarrollo del niño”.

Eso es un problema en España, donde no todas las comunidades ofrecen la misma atención temparana, que debería estar dentro de la agenda del Sistema Nacional de Salud, sentencia.

El coste social

La prematuridad tiene un impacto muy grande a lo largo de la vida y los costes son muy altos para las familias y, por tanto, para la sociedad y su conjunto. “Son muchos niños que pueden tener problemas  y que necesitan apoyo y esto perjudica siempre a las familias con menos recursos”.

(1 votes, average: 5,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/bebes-prematuros-oportunidades/

Si su bebé nace prematuro

Riesgos de bebés prematuros

  • Tamaño de texto más grande

Cuando un bebé nace más de tres semanas antes de la fecha prevista para el parto, se dice que es un bebé prematuro. Los bebés prematuros no han crecido ni se han desarrollado tanto como se deberían haber desarrollado antes de nacer.

¿Por qué ha nacido mi hijo antes de tiempo?

La mayoría de las veces, los médicos no saben por qué los bebés nacen antes de tiempo. Cuando lo saben, suele ser porque la madre ha tenido un problema de salud durante el embarazo, como:

  • diabetes (azúcar alto en sangre)
  • hipertensión arterial (tensión arterial alta)
  • problemas cardíacos o renales
  • una infección vaginal, de las vías urinarias o de las membranas amnióticas

Entre otros motivos de que un bebé sea prematuro, también se incluyen los siguientes:

  • sangrado, debido a la posición anormal de la placenta (placenta previa) o una placenta que se separa del útero antes de tiempo (desprendimiento prematuro de placenta)
  • tener un útero de una forma anormal
  • estar embarazada de más de un bebé (gemelos, trillizos o más)
  • tener bajo peso antes de quedarse embarazada o no ganar suficiente peso durante el embarazo
  • fumar, consumir drogas, o beber alcohol durante el embarazo

¿Mi bebé necesita cuidados especiales?

Sí, los bebés prematuros tienen muchas necesidades especiales. Los bebés pequeños y que nacen con menos tiempo de gestación suelen tener más problemas de salud que los bebés que nacen a término. Por eso, se suelen tener que cuidar en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). (Neonato es lo mismo que recién nacido.)

¿Por qué se tiene que mantener caliente mi bebé?

Los bebés prematuros no tienen la grasa corporal necesaria para mantener su temperatura corporal. Las incubadoras y los calentadores radiantes los mantienen calientes en la UCIN:

  • Calentadores neonatales: son unas cunitas provistas de calentadores en la parte superior para ayudar a los bebés a mantenerse calientes. Puesto que se trata de camas abiertas, permiten acceder fácilmente a los bebés.
  • Incubadoras: son unas cunitas rodeadas de paredes de plástico duro y transparente. La temperatura interior de la incubadora se controla para que la temperatura del bebé sea la que debe ser. Los médicos, los enfermeros y otras personas pueden cuidar del bebé a través de los orificios que hay a ambos lados de la incubadora.

¿Cuáles son las necesidades nutricionales de mi bebé?

La leche materna es la mejor fuente de nutrición para todos los bebés, sobre todo para los bebés prematuros. La leche materna contiene proteínas que ayudan a combatir las infecciones.

La mayoría de los bebés prematuros no se pueden alimentar directamente del pecho ni succionar de un biberón al principio.

Las madres se pueden extraer leche usando una bomba y dársela después al bebé a través de una sonda, un tubito que va desde la nariz o la boca del bebé hasta el estómago.

Si la madre no puede producir leche materna, los médicos pueden sugerir alimentar al bebé con leche materna humana pasterizada procedente de un banco de leche, lo que se considera una opción segura.

Si usted no puede o no quiere amamantar a su bebé ni se extrae leche materna, su bebé se puede alimentar de leche de fórmula.

Se pueden añadir unos nutrientes adicionales especiales llamados fortificadores a la leche materna o la leche de fórmula.

Esto se hace porque los bebés prematuros necesitan más calorías, más proteínas y otros nutrientes que los bebés que nacen a término.

Los bebés se deben alimentar lentamente porque podrían desarrollar una enterocolitis necrosante, un problema intestinal grave que suele afectar a los bebés prematuros.

Algunos bebés prematuros que son muy pequeños o que están muy enfermos se alimentan a través de una vía intravenosa (o VI), lo que se conoce como «nutrición parenteral total» (NPT). La nutrición parenteral total contiene una mezcla especial de nutrientes, como proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales.

Los médicos y los nutricionistas controlan atentamente la dieta de los bebés prematuros y hacen cambios cuando es necesario para asegurarse de que los bebés reciben los nutrientes que necesitan para crecer.

¿Qué problemas de salud podría tener mi bebé?

Debido a que sus órganos no están completamente preparados para funcionar por sí solos, los bebés prematuros se exponen a desarrollar problemas se salud. Por lo general, cuanto más prematuro sea un bebé, mayores serán las probabilidades de que tenga problemas de salud.

Entre estos problemas, se incluyen los siguientes:

  • anemia, cuando el bebé no tiene suficientes glóbulos rojos.
  • apnea, cuando el bebé deja de respirar durante un período muy breve de tiempo; la frecuencia cardíaca le puede bajar; y la piel se le puede poner pálida o azul
  • displasia broncopulmonar y síndrome de insuficiencia respiratoria (o síndrome disneico neonatal), problemas relacionados con la respiración
  • hiperbilirrubinemia, cuando los bebés tienen altas concentraciones de bilirrubina, que se genera en la descomposición normal de los glóbulos rojos. Una concentración alta de bilirrubina provoca ictericia, una coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos.
  • enterocolitis necrosante, una enfermedad intestinal grave
  • conducto arterial persistente, un problema en el corazón
  • retinopatía del prematuro, un problema en la retina del ojo
  • infecciones que las madres pueden contagiar a sus bebés antes, durante y después del parto

¿Qué más debería saber?

Los bebés prematuros suelen necesitar cuidados especiales después de salir de la UCIN; a veces, en una clínica para recién nacidos de alto riesgo o en un programa de intervención precoz.

Dependiendo de su estado de salud, pueden necesitar el cuidado de especialistas, como los médicos que tratan problemas cerebrales y del sistema nervioso (neurólogos), problemas oculares (oftalmólogos), y problemas pulmonares (neumólogos).

Los bebés prematuros necesitan acudir a todas sus visitas médicas, incluyendo las revisiones ordinarias, ponerse las vacunas que necesitan todos los bebés para mantenerse sanos, y hacerse revisiones regulares de la vista y de la audición. A medida que su bebé vaya creciendo, sus médicos se irán fijando en:

  • su crecimiento
  • su desarrollo, incluyendo el habla, el lenguaje, el aprendizaje y las habilidades motoras
  • su tono muscular, su fuerza y sus reflejos

¿Cómo lo puedo afrontar?

Cuidar de un bebé prematuro puede ser mucho más exigente que cuidar de un bebé nacido a término.

Cuide de sí mismo, comiendo bien, descansando cuando pueda y haciendo ejercicio físico. Pase tiempo con sus demás hijos siempre que pueda, y reciba ayuda de otras personas. Acepte el apoyo de sus amigos, parientes y también de grupos de apoyo. Pude encontrar apoyo por internet de asociaciones como las siguientes:

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/preemies-esp.html

Parto prematuro en la SE 24-27

Riesgos de bebés prematuros

Los médicos hablan de parto prematuro cuando un bebé nace antes de que finalice la semana 37 del embarazo. Aproximadamente el 7% de todos los embarazos terminan en parto prematuro, pero sólo el 1% de todos los bebés nace antes de la semana 32 de embarazo.

En muchos casos, las causas del parto prematuro no pueden determinarse con exactitud. Las causas más frecuentes son las infecciones del tracto urogenital en la madre y las complicaciones durante el embarazo, como daños en la placenta, anemia o gestosis (ciertos trastornos del embarazo que antes se denominaban erróneamente «toxemia»).

El estrés crónico o la periodontitis (inflamación de las encías) también pueden convertirse en la causa de partos prematuros. Los embarazos múltiples y daños prenatales del bebé son otros factores de riesgo.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud ha demostrado que las prohibiciones de fumar en Europa y América del Norte han reducido significativamente el número de nacimientos prematuros en los respectivos países.

Centros perinatales: mayores posibilidades de supervivencia hasta la semana 26

El tratamiento de los bebés prematuros en caso de nacer hasta el final de la semana 26 se realiza casi exclusivamente en centros perinatales especializados y debidamente certificados en algunos países. Estudios médicos muestran que los bebés tienen muchas más probabilidades de sobrevivir y no sufren graves consecuencias a largo plazo en tales centros.

Sin embargo, no hay diferencias estadísticamente significativas entre los centros perinatales y otros hospitales de partos prematuros a partir de la semana 27.

Nacimiento en la semana 24-27: un momento crítico para los bebés prematuros

La semana 24-27 es un momento crítico para un parto prematuro. Durante este tiempo, los bebés a menudo nacen con un peso muy bajo y muchas funciones orgánicas todavía no están completamente desarrolladas. En esta fase es indispensable un tratamiento médico intensivo con asistencia respiratoria, un estricto control de la circulación y una alimentación asistida.

El riesgo de sufrir daños permanentes (daños neurológicos, problemas visuales o auditivos graves, problemas de aprendizaje graves) es en principio elevado. Sin embargo, muchos niños compensan completamente los problemas de salud iniciales y la falta de desarrollo en la edad adulta.

Los bebés que nacen muy pronto también suelen presentar diferentes complicaciones agudas. Entre ellas, problemas respiratorios, el desarrollo de una enfermedad pulmonar crónica, trastornos motrices y aumento de la tendencia a sangrar, lo que también puede conllevar una hemorragia cerebral.

Debido a que su sistema inmunológico aún no funciona correctamente, los niños son muy sensibles a las infecciones, por lo que un estricto aislamiento de gérmenes puede ser vital para la supervivencia.

SEMANA 24 de embarazo

En la semana 24 del embarazo, un bebé sano mide unos 31cm de pies a cabeza y pesa un promedio de 0,7kg. Sin embargo, estos números sólo proporcionan un marco muy general para la longitud del cuerpo y especialmente el peso al nacer en caso de parto prematuro.

Debido a la falta de suministro en el útero materno, el peso de los bebés prematuros puede ser ahora y en las semanas siguientes significativamente inferior a los valores medios respectivos. Los libros de medicina describen casos en los que nacieron bebés en la semana 24 o 25 con un peso de menos de 0,5kg y sobrevivieron, en algunos casos incluso sin problemas de desarrollo permanentes.

Los bebés prematuros, que nacen al final de la semana 24, tienen una probabilidad de supervivencia estadística del 67%, una semana antes esta cifra habría sido del 53%. En la semana 24 se han creado todos los órganos importantes, pero todavía están lejos de tener plena capacidad de funcionamiento.

La mayor preocupación es ahora y en las semanas siguientes el estado de la maduración pulmonar. El cerebro, los órganos excretores y hematopoyéticos, el sistema inmunológico y el tracto digestivo también deben experimentar un desarrollo significativo. El bebé tampoco es capaz de regular su temperatura de forma independiente.

SEMANA 25 de embarazo

En la semana 25, el bebé mide unos 33cm de largo y pesa unos 0,8kg. La probabilidad de supervivencia de los bebés prematuros ya es del 82% y, por lo tanto, ha dado un gran salto en comparación con la semana 24.

Si los defectos congénitos o adquiridos durante el nacimiento no impiden un tratamiento, los médicos en la semana 25 están obligados por primera vez a tomar todas las medidas posibles para mantener al bebé con vida, si es necesario incluso en contra de la voluntad de los padres. Durante las semanas anteriores, las terapias de cuidados intensivos todavía eran una cuestión de valoración médica.

En caso de parto prematuro en la semana 25, el corazón del bebé no late todavía a un ritmo determinado y necesita asistencia respiratoria artificial. La incubadora y una cama térmica garantizan un ambiente libre de gérmenes y la regulación del balance térmico.

Un aumento constante de peso es importante: al menos 0,085kg por día son óptimos. Un bebé nacido en la semana 25 todavía no es capaz de beber de forma autónoma. Los niños que pesan menos de 1kg y todos los bebés que requieren respiración artificial son alimentados inicialmente por vía intravenosa.

Tan pronto como el tracto digestivo del bebé funciona, recibe leche materna o alimentos especiales para bebés prematuros a través de una sonda gástrica. La alimentación por sonda se mantiene hasta que pueda respirar con seguridad y coordinar la succión, la deglución, la respiración y el reflejo faríngeo.

SEMANA 26 de embarazo

En la semana 26, el bebé mide entre 34 y 36 cm de pies a cabeza y pesa unos 0,8kg. Los bebés prematuros nacidos en esta semana de embarazo se ven beneficiados por el aumento de peso prenatal. Su probabilidad de supervivencia es ahora del 85%, y sus probabilidades de que el parto prematuro no tenga consecuencias a largo plazo para la salud han aumentado.

En la semana 26, los ojos y oídos del bebé ya están bien conectados con la corteza cerebral a través de la formación de las correspondientes vías nerviosas, lo que reduce el riesgo de problemas visuales y auditivos posteriores. Sin embargo, la asistencia de cuidados intensivos y la alimentación «artificial» también son necesarios para el parto en la semana 26.

SEMANA 27 de embarazo

En la semana 27, muchos bebés alcanzan o incluso superan la marca de peso de 1kg; su longitud corporal es ahora de unos 36cm. Las probabilidades de supervivencia de los bebés prematuros han aumentado al 95% esta semana. El riesgo de complicaciones graves y efectos tardíos causados por el parto prematuro disminuye gradualmente.

En la semana 27, el cerebro del niño da un importante salto en el desarrollo de surcos cerebrales, lo que reduce el riesgo de daño neurológico. Debido a la falta de surfactante, una sustancia tensioactiva que impide que los alvéolos se adhieran, la función pulmonar de los bebés prematuros sigue siendo problemática incluso en la semana 27.

Aunque los fármacos ayudan a fomentar la maduración pulmonar, generalmente no es posible prescindir de la asistencia respiratoria.

Al nacer en la semana 27, el niño ya percibe su entorno con todos los sentidos. El contacto físico, las caricias y las voces de sus padres son importantes para cada bebé prematuro desde el primer minuto de su vida; en la semana 27, es posible que el bebé prematuro esté tan estable físicamente que pueda salir de la incubadora durante algún tiempo y permanecer en los brazos de sus padres.

¿Y cuándo puede irse a casa?

Los bebés nacidos en la semana 24-27 deben contar con una larga estancia en el hospital.

No se les permite regresar a su hogar hasta que su toma de alimentos esté funcionando, su peso aumente constantemente y sus funciones orgánicas estén estables.

A menudo, los médicos no aceptan el alta del bebé prematuro hasta la semana 38, es decir, en términos de la fecha de nacimiento prevista, o si el bebé ha alcanzado un peso de 2,5kg.

En el caso de los niños muy prematuros y muy frágiles, sin embargo, puede tardar varias semanas más. A menudo, los médicos y enfermeras de la planta están a disposición de los padres de bebés prematuros para atender preguntas y solucionar problemas. La asistencia diaria después del alta de la clínica corre a cargo de una obstetra.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/parto-prematuro-en-la-se-24-27.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: