Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

Embarazo semana 35: Gran presión del bebé en la pelvis

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

La semana 35 de embarazo marca un hito: a partir de esta edad gestacional, los pulmones del bebé acaban su proceso de maduración.

Pero debes estar pendiente de signos de parto prematuro (contracciones, sangrado vaginal  o rotura prematura de membranas) porque todavía es pronto para dar a luz.

Notarás mucha presión del bebé en la pelvis y la vulva, e incluso calambres en la vagina.

Semana 35 de embarazo: cómo se desarrolla el bebé

Esta madurez pulmonar está relacionada con la presencia de surfactante pulmonar, un líquido secretado en los alveolos pulmonares y permite que éstos se distiendan.

Además del surfactante, en estas semanas de gestación el pulmón ya ha alcanzado el desarrollo adecuado de sus alveolos y la pared torácica también está formada.

Aparecen los primeros movimientos respiratorios, que son progresivamente más rítmicos desde la semana 20 de embarazo.

Semana 35: Qué hacer ante amenaza de parto prematuro 

En el caso de que se produjese el parto antes de la semana 34 o 35 de gestación, el recién nacido tiene un alto riesgo de tener una enfermedad de membrana hialina o síndrome de dificultad respiratoria neonatal, debido a la inmadurez pulmonar.

Esta enfermedad, responsable de un alto número de complicaciones y muertes neonatales, puede evitarse mediante la aceleración de la maduración pulmonar con corticoides intramusculares repartidas en dos dosis en 24 horas.

Ante una amenaza de parto prematuro (cérvix acortado y contracciones uterinas), deben administrarse corticoides. Generalmente se administra betametasona: 24 mg. intramusculares repartidos en dos dosis cada 12 horas o 12 mg. cada 24 horas durante 2 días.

La extracción del bebé debería hacerse a las 24 horas de la segunda dosis.

Cómo frenar las contracciones en la semana 35

Al mismo tiempo que los corticoides, se administra un tratamiento intravenoso para frenar las contracciones (tratamiento tocolítico) que generalmente es el fármaco llamado atosiban intravenoso.

Este tratamiento se administra en estas semanas de gestación para parar el parto hasta que los corticoides hagan efecto. Aunque también se utiliza ritodrine oral o intravenoso, indometacina intrarrectal o nifedipina oral o intravenoso.

Bebé con 35 semanas de embarazo (o prematuro tardío)

  • En pacientes con antecedentes de parto prematuro y cérvix corto se administra progesterona vaginal y reposo relativo.
  • Aunque los pulmones de tu hijo ya están maduros, aún es pronto para el parto, ya que tu bebé no ha terminado su maduración neurológica.
  • Hasta la semana 37 de embarazo seguirá siendo un niño prematuro con más riesgo de ictericia, anemia y «distress» respiratorio.
  • Debes saber que entre las 35 y las 38 semanas de gestación, los recién nacidos se denominan pretérminos tardíos ya que, aunque no desarrollan las complicaciones de un prematuro, pueden tener otras complicaciones como «distress» respiratorio, anemia o ictericia.

¿Sabías que los huesos del canal se van desplazando en el tercer trimestre de embarazo y por eso notas una gran presión en la zona pélvica?

Presión del bebé en pelvis y vulva

Puedes notar mucha presión en la pelvis porque el feto está empezando a introducirse en el canal del parto entre los huesos pélvicos.

Esto a veces te impide caminar e incluso te produce calambres y molestias en la vagina. Los genitales pueden inflamarse y los notas aumentados de tamaño.

No debes confundir estas molestias pélvicas con las contracciones, ya que están muy localizadas y se deben al encajamiento del feto.  

Embarazada de 35 semanas: ropa y calzado

 La ropa que utilices no tiene por qué hacerte parecer “diferente”. Hay vestuario adecuado y muy cómodo que te puede favorecer, eso sí, la ropa íntima debe ser de algodón, para que transpire mejor y no demasiado ajustada para evitar rozaduras, lesiones o incluso infecciones.

  • Te recomendamos prendas amplias y cómodas, que no te opriman.
  • Cuando el pecho aumente de tamaño, utiliza sujetador maternal, que también te servirá para la lactancia.
  • Los pantis que sean de tejidos muy elásticos, ajustables y que favorezcan la circulación. En caso de varices, consulta con la matrona, te dirá lo que tienes que hacer.
  • El uso de protectores o «salvaeslip» no está recomendado si no son de un material como la celulosa.
  • Es mejor que te cambies con más frecuencia de braguitas o que te laves más a menudo, en función de tu comodidad.
  • Debes evitar el uso de tacones altos pues, además de ocasionarte posibles caídas o accidentes, pueden acrecentar los dolores de espalda por aumentar la curvatura lumbar. Un tacón cómodo y ancho puede hacerte sentir igual de cómoda y femenina.

Haz todo el ejercicio que puedas 

Estar embarazada no te impide hacer ejercicio físico, salvo contraindicación médica por alguna complicación específica y personal. Eso sí, debes realizarlo con moderación, en la medida de tus posibilidades y adecuándolo a cada etapa en la que te encuentres. 

No olvides que parte de ese momento es un trabajo de mucho esfuerzo corporal. Hay muchos centros en los que encontrarás ofertas especializadas para mujeres embarazadas.

35 semanas de embarazo: pruebas diagnósticas

Pueden hacerte una ecografía en la semana 35 para confirmar la presentación fetal (de cabeza o de nalgas), el latido cardiaco y la cantidad de líquido amniótico que tiene tu bebé. En todas las consultas te tomarán la tensión arterial y te pesarán.   

Cómo conservar el cordón umbilical del bebé

En este momento pueden ofrecerte conservar las células madre del cordón umbilical de tu hijo en el banco público del hospital o en un banco privado. Éstas son las diferencias entre ambos:

  • El banco público es gratuito, anónimo y de uso universal para cualquier persona que necesite una donación de células madre.
  • En el banco privado hay que pagar tanto por la extracción como por la conservación; pero es de uso exclusivo para tu hijo o cualquier miembro de la familia. Pregunta a tu tocólogo y te informará con detalle de ambas opciones.

Ecografías con semanas de 35 de embarazo

¿Sabes que ahora también puedes hacerte una ecografía 5D, con una mejor definición de tu bebé y en la que el color de la piel del bebé es rosado en lugar de sepia? La ecografías que te mostramos a continuación son las diagnósticas ya conocidas en 3D:

Ecografía semana 35: cara de bebé.  La imagen ecográfica en 3D nos permite ver con claridad la fisionomía de un niño de 35 semanas de gestación.

Ecografía semana 35: cara y moflete de bebé. El ecógrafo nos ofrece esta imagen de la cara (se marca incluso el moflete) de un feto de 35 semanas de gestación. 

Artículos Relacionados En la semana 36 de embarazo el bebé sigue considerándose prematuro. Ya sabes que el límite de la prematuridad está en la semana 37. Sin embargo con 36 semanas ya no se frena el parto… Puedes notar muchas contracciones y molestias vaginales: lo normal es que el niño se haya encajado en la… Has llegado a la semana 17 de embarazo y tu bebé sigue su desarrollo: su cuerpo está recubierto de grasa, se mueve con fuerza dentro del útero. La embarazada puede notar dolor en el abdomen a medida que el útero crece. La dieta materna es muy importante para el correcto desarrollo fetal…. En la semana 16 en embarazo se producen muchos cambios en el bebé, que va adquiriendo un aspecto más humano: cejas, uñas, dedos de manos y pies, desarrollo de las extremidades… La embarazada de 16 semanas puede notar los primeros signos del bebé dentro del útero en forma de aleteo… La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-35

De la semana 33 de embarazo a la 35

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

En el último trimestre de embarazo el feto continúa creciendo y terminando de adquirir la forma con la que nacerá. Estas son las últimas semanas antes del parto, desde la semana 33 de embarazo hasta la 35.

  • Semana 29
  • Semana 30
  • Semana 31
  • Semana 32
  • Semana 33
  • Semana 34
  • Semana 35

Semana 29

El bebé

Puede alcanzar 37-38 cm y pesar 1300-1500 gramos. Su pelo se alarga y ya tiene cejas y pestañas, además puede abrir y cerrar los ojos, son sensibles a la luz, pero no puede ver aún. Los huesos siguen creciendo y tienen su forma definitiva.

Todavía son blandos y flexibles, pues la osificación se sigue produciendo. La piel se va volviendo rosa y lisa, aunque está cubierta por el vermut (capa de grasa blanquecina que lo recubre para su protección).

En estos momentos la cabeza sigue siendo algo mayor que el abdomen, por eso los niños prematuros tiene la cabeza algo desproporcionada. El sistema nervioso sigue madurando y ya presenta los surcos principales.

El aparato respiratorio todavía no ha finalizado la maduración, pero va aumentando la capacidad pulmonar. En los niños los testículos siguen descendiendo a las bolsas escrotales desde el interior del abdomen.

La mamá

Su cuerpo sigue cambiando. Por lo general a lo largo del tercer trimestre se engorda en torno a 5 kg, lo que hace que cada vez los movimientos sean más torpes. Además, el cansancio es también mayor que en las primeras semanas.

Por este motivo, es recomendable bajar el ritmo y evitar los grandes esfuerzos. Igualmente se aconseja descansar el mayor tiempo posible.

El aumento de volumen y de peso hace que aparezcan o se incrementen las estrías en el abdomen, pueden aparecer también en los muslos, las caderas y los pechos, por lo que es recomendable aplicar varias veces al día crema en dichas zonas.

Semana 30

El bebé

En estos momentos pesa en torno a 1500 gramos y de la cabeza a los pies mide 39 cm. El bebé puede estar colocado en la posición definitiva en la que nacerá. Los movimientos en estas semanas son muy vigorosos, se suelen notar patadas y brazadas de las extremidades.

Los órganos, en general, van adquiriendo sus funciones, de hecho, el feto sigue tragando líquido amniótico y sigue desarrollando el sentido del gusto y es capaz de diferenciar entre salado y dulce.

La audición también está muy desarrollada y cada vez escucha mejor los sonidos de baja frecuencia, como el latido de la mama.

La mamá

El útero sigue creciendo y puede medir unos 30 cm desde el pubis. Esto hace que poco a poco la pelvis vaya modificándose y preparándose para el parto, aunque de una forma prácticamente imperceptible. El aumento de volumen uterino hace que las estructuras cercanas como el colon, el recto, la vejiga, el estómago…

se queden algo desplazadas y puedan aparecer molestias inespecíficas o incluso malas digestiones, gases, ardores, acidez… por lo que es recomendable cuidar un poco la alimentación y evitar alimentos pesados de mala absorción. A partir de estas semanas es recomendable iniciar las clases de preparación al parto.

Semana 31

El bebé

Mide unos 40 cm y pesa unos 1700 gramos. El crecimiento de los órganos y su madurez continúa y el aparato respiratorio está prácticamente formado.

Los alveolos prácticamente han acabado de madurar y la superficie de contacto entre el alveolo y el capilar sanguíneo para el intercambio de oxígeno está casi completa.

El sistema urinario sigue filtrando la sangre y eliminando las sustancias nocivas a través de la orina, que acaba formando parte del líquido amniótico. A lo largo del día el feto es capaz de eliminar 500 ml de orina.

La mamá

Es habitual que en estas semanas las molestias en la parte baja de la tripa vayan aumentando, y suelen ser por la tirantez muscular. Es un dolor mecánico que cede con el reposo o con algo de analgesia. A veces puede ser un poco incapacitante y dificultar la deambulación.

En estas semanas es posible que el pecho secrete líquido denso y amarillo, es el calostro. Puede salir de forma espontánea o como consecuencia de la excitación durante una relación sexual o la masajear los senos. Esto ocurre de forma más frecuente en aquellas mujeres que ya han tenido hijos.

Como consecuencia del aumento de tamaño del útero es frecuente que al dificultar el retorno venoso los genitales pueden edematizarse y la vulva esté más hinchada. Además, aparecerán varices.

Una vez que haya pasado el parto y el útero vaya recobrando su tamaño los genitales volverán a su aspecto y a su tamaño normal.

A partir de esta semana y más o menos hasta la 34 se hará otra ecografía para comprobar el crecimiento fetal y su posición.

A parte de ver el tamaño del feto para estimar su peso también se evalúa la cantidad de líquido amniótico y el estado de la placenta.

Si el peso fetal estimado en la ecografía no es el esperado por defecto o por exceso se intentará citar una nueva ecografía en el plazo de unas semanas para valorar la evolución.

Semana 32

El bebé

Su tamaño está en torno a los 42 cm de largo y pesa alrededor de 1900 gramos. Su aspecto es prácticamente el que tendrá al nacimiento. Como ya hemos dicho ya tiene pelo en la cabeza, cejas, pestañas.

Dentro del útero continua con el movimiento de extremidades inferiores y superiores pudiendo a veces incomodar a la mama porque pueden ser algo bruscos. En estas semanas todos los órganos terminan su maduración y van comenzando a funcionar de la forma en la que lo harán fuera del útero.

Están preparándose para la adaptación al nuevo medio. Si en estos momentos se produjera el parto la supervivencia del recién nacido es muy alta. Al estar todos los órganos ya desarrollados hayan empezando a funcionar lo normal es que la evolución fuera buena.

El único, pero sería el desarrollo pulmonar, que todavía no está completado, por lo que en caso de tener tiempo antes de un parto prematuro habría que administrar corticoides para mejorar el funcionamiento de los pulmones.

La mamá

Como consecuencia del aumento del tamaño uterino y de su compresión sobre la pelvis la dificultad del retorno venoso lo que provoca como ya hemos descrito la hinchazón de los genitales, pero también se puede producir un éxtasis venoso tanto en las piernas en forma de varices como en el ano en forma de hemorroides.

Para su tratamiento lo ideal son medidas higiénicas y medicación si es preciso, en casos extremos de crisis hemorroidal puede ser necesaria la cirugía de urgencia. En los casos de estreñimiento su alivio puede mejorar las hemorroides.
Si aún no has comenzado las clases de preparación al parto, este es un buen momento.

En ellas aparte de informar sobre las etapas del parto te enseñaran a realizar el masaje perineal.

Semana 33

El bebé

En la semana 33 de embarazo el peso fetal puede estar ya en 2100 gramos y medir hasta 44 cm.

Por lo general, en estas semanas, incluida la semana 33 de embarazo, ya está colocado en posición cefálica, es decir con la cabeza hacia abajo y es poco probable que a partir de este momento la posición se modifique.

En las últimas semanas, desde la semana 33 de embarazo hasta la 35, el cerebro del feto sigue madurando y aumentando el número de neuronas, así como las conexiones que se establecen entre ellas.

Poco a poco el cerebro empieza a desarrollar sus funciones, de hecho, el bebé ya tiene ciclos de sueño-vigilia en la semana 33 de embarazo, y además se puede ver gracias a la ecografía cómo realizan movimientos rápidos oculares, lo que significa que sueñan intraútero.

La mamá

El aumento del tamaño uterino en la semana 33 de embarazo puede provocar atrapamientos musculares, pinzamientos nerviosos, sobre todo del nervio ciático. Para evitar que esto ocurra es bueno realizar ejercicio moderado durante el embarazo, sobre todo ejercicios tipo Pilates, espalda sana, yoga…

Si aun así ocurren estas dolencias se pueden paliar con calor local o paracetamol. También debido a la compresión del útero sobre el estómago es fácil que aparezca ardor, malas digestiones, sensación de plenitud con comidas de poca cantidad…

para eso es mejor evitar comidas de mala absorción y pesadas, sobre todo por la noche. Es mejor tomar alimentos ligeros y evitar las bebidas carbonatadas, café, té, chocolate, fritos y estofados, quesos grasos…

Entre la semana 33 de embarazo y la 37 hay que hacer dos determinaciones de laboratorio: la primera es la última analítica de sangre en la que se ve el número de plaquetas, la hemoglobina, el estado de coagulación, todo ello de cara al parto y su desarrollo.

La otra analítica es un cultivo de exudado vaginal-rectal en el que debemos confirmar o descartar la presencia de un microorganismo que en caso de estar presente hará necesaria una pauta antibiótica en el momento de la rotura de membranas para evitar que el bebé se contagie durante el parto.

Semana 34

El bebé

En la comparación con la semana 33 de embarazo, el feto mide ya 45 cm y puede llegar a pesar 2.300 gramos.

Los pulmones casi han completado su maduración, y si por algún motivo se produce una amenaza de parto prematuro sería necesaria la administración de corticoides que aceleren la maduración de los mismos.

La carita del bebé está formada del todo y tiene el aspecto que tendrá en el momento de nacer, puede abrir y cerrar los ojos, le va creciendo el pelo poco a poco y tiene hasta mofletes.

La mamá

El útero mide más de 30 cm, un mayor tamaño que en la semana 33 de embarazo, y desplaza los órganos de la cavidad abdominal lo cual resulta muy incómodo, pero además puede provocar dificultad respiratoria, haciendo que sean respiraciones cortas y rápidas.

En el abdomen pueden seguir apareciendo las temibles estrías probando momentos de picor intenso, por eso es tan importante la prevención con cremas hidratantes. El aumento de peso y de tamaño del útero presionan a la vejiga de forma que la mama está continuamente haciendo pipí, situación que también encontramos durante la semana 33 de embarazo.

Además, sus genitales están más inflamados y aparecen hasta varices. Todo ello desaparece en cuanto se produce el parto.

Semana 35

El bebé

Las medidas del bebé son de 46 cm y 2500 gramos de peso aproximadamente. En estos momentos la prematuridad es leve con un altísimo porcentaje de fetos que sobreviven. De hecho, si se produjera el parto ya no es necesario acelerar la maduración de los pulmones.

En estas últimas semanas la mamá le confiere al bebé una inmunidad temporal de forma que está protegido hasta que se le empiecen a administrar las primeras vacunas. Es recomendable, por este motivo, vacunar a la mamá de la gripe, sobre todo si el tercer trimestre y el parto se van a producir en la época de mayor epidemia de gripe.

También se recomienda la vacuna de la tosferina entre la semana 28-36, para evitar un posible contagio en el recién nacido.

La mamá

La mamá sigue con las posibles molestias como consecuencia del aumento de tamaño y la ocupación del útero. Sobre todo, es una temporada de muchos calambres, en espalda, bajo vientre, incluso en genitales externos.

Para evitar la hipotensión provocada por el peso del útero sobre la vena cava la futura mama deberá tumbarse de lado izquierdo tantas veces sea necesario, así también mejorará la circulación y el intercambio de oxígeno entre el feto y ella.

En esta semana se hará la analítica del tercer trimestre si aún no se ha hecho la extracción.

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-mujeres/semana-33-de-embarazo

Semana 35 de embarazo: ¡Su cerebro se desarrolla muy rápido!

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

¡Su cerebro se desarrolla muy rápido!

Te explicamos cómo evoluciona tu cuerpo a las 35 semanas de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana

En la semana 35 de embarazo, las pupilas de tu bebé empiezan a dilatarse y a enfocar.

Ahora, también practica algunas acciones como sacar la lengua a menudo, algo que forma parte del desarrollo de los reflejos que necesita para mamar. Esta semana, los pulmones del bebé acaban su proceso de maduración.

En la semana 35 de embarazo, el bebé mide algo más de 45 centímetros desde la coronilla hasta el talón y pesa unos 2,383 kilos.

Sus órganos y sentidos prosiguen su desarrollo.

Embarazo de 35 semanas

Es el caso de sus ojos, que aunque se abrieron hacia la semana 26, seguirán creciendo hasta después del nacimiento y, ahora, parpadean, son capaces de enfocar y de llevar a cabo unos movimientos más coordinados.

Te interesa saber, asimismo, que el desarrollo del cerebro en estas últimas semanas es muy rápido. El bebé tiende a dormir con mayor frecuencia y, durante sus siestas, va procediendo a la formación definitiva de su sistema nervioso.

Edad del feto: 33 semanas.

El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 35

A continuación, te ofrecemos unas imágenes que te sorprenderán. Aquí tienes un vídeo con un feto de 35 semanas en movimiento, así como una ecografía de la misma semana. ¡Te harás una idea de cómo es tu bebé ahora mismo!

Ecografía de 35 semanas

Estás embarazada de 35 semanas y tu aumento de peso y de volumen es evidente.

También lo es el hecho de que te notes menos ágil: durante estas últimas semanas de gestación, te moverás más lentamente que de costumbre y puede que se te compliquen sobremanera cosas tan habituales como salir de la cama, levantarte de una silla, recoger algo del suelo o atarte los zapatos.

No tengas reparo alguno en pedir ayuda a los demás siempre que lo necesites.

Durante esta etapa, es posible que el estreñimiento se complique hasta el punto de causarte fisuras y sangrar.

Para evitarlo, debes seguir bebiendo entre uno y dos litros de agua diarios, comer alimentos ricos en fibra, pasear al menos una hora y recurrir a la ingesta de laxantes, enemas o evacuantes.

Ahora, las varices en las piernas pueden hacerse más evidentes, igual que ocurre con las estrías, que adoptan un color más rojizo y picarte mucho, algo que paliarás aplicando crema hidratante en la zona del abdomen.

En esta fase del embarazo, y ante el temor de que el parto se presente prematuramente, es posible que empieces a analizar cualquier dolor o molestia que notes.

La mayoría de dolores se deben al estreñimiento y al estiramiento en los ligamentos, no al parto, si bien es cierto que puedes tener contracciones de Braxton-Hicks.

Estas suceden cuando el útero se pone rígido como precalentamiento al parto, y también ayudan a dirigir más sangre a la placenta en las últimas semanas de embarazo.

Para estar más tranquila, exponle a tu matrona o a tu ginecólogo todas tus dudas.

A las 35 semanas de embarazo, y aunque cada vez te resulte menos apetecible, debes seguir manteniendo un estilo de vida activo y sobre todo saludable.

Seguir con tu rutina diaria de actividad física te ayudará a mantenerte en forma y con un mayor nivel de energía hasta el final del embarazo.

En esta etapa, la mayoría de embarazadas optan pornadar y caminar, actividades que, además del ejercicio físico que conllevan, ayudan a relajarse y a distraerse.

Recuerda que debes mantenerse bien alimentada e hidratada para realizar actividad física y que, a la menor molestia, debes interrumpir el ejercicio de manera inmediata.

Si la futura mamá desarrolla diabetes gestacional o si ya tenía diabetes previamente al embarazo, necesitará cuidados especiales de un equipo médico formado por tocólogos y endocrinos especializados, ya que la diabetes plantea riesgos durante la gestación y el parto que pueden afectar tanto al bebé como a la madre.

Para evitarlo, deberá llevarse un control exhaustivo del azúcar en sangre, ya que las necesidades de insulina varían durante el embarazo y, en el caso de cursar diabetes gestacional, la embarazada deberá adaptar su dieta, incluyendo carbohidratos y fibra en detrimento de las grasas y el azúcar.

Puede que incluso deba inyectarse insulina para ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Si estás planificando el posparto, seguro te habrás detenido a pensar en qué necesitas para amamantar a tu bebé.

En términos generales, te será de gran utilidad un par de sujetadores de lactancia, de los que se abren por delante; crema para los pezones, que alivia mucho en el caso de que estos se agrieten; almohadillas para los pechos, lavables o desechables, para absorber las pérdidas de leche entre tomas; una almohada para amamantar, que aunque no imprescindible sí que asegura cierta comodidad durante las tomas, y una bomba sacaleches – y sus correspondientes botes o bolsas- para extraerte y almacenar tu leche.

¿Ya has realizado la visita ginecológica de control? Recuerda que está fijada para esta semana (a un mes de la anterior), y que debe ir acompañada también por los análisis completos de orina, el electrocardiograma y la ecografía.

………

Una técnica para relajarte en 10 minutos..

La proximidad del nacimiento de tu bebé puede tenerte un poco más inquieta de lo habitual, sobre todo, teniendo en cuenta que dormir por las noches no es tarea fácil. Te ayudamos.

¡Aprende a relajarte en 10 minutos! 

Por si tienes pensado dar el pecho a tu bebé..

No necesitas prepararte de ningún modo para la lactancia materna; todo seguirá su curso natural. Pero esto te puede servir de ayuda.

¡Descubre cómo prepararte para dar el pecho al bebé!

¿Sabes si la inteligencia se hereda?..

¿Sabías que existen múltiples inteligencias? ¿Y que el bebé ya es inteligente antes de nacer? Te lo contamos en detalle.

¡Descubre cómo el bebé ya es inteligente antes de nacer!

Aún debes mantenerte activa, así que..

Actividades como nadar o caminar son ideales para estas últimas semanas, en las que debes mantener una cierta actividad. Te interesa.

¡Descubre qué actividades físicas puedes realizar!

……….

Y ahora, haz clic sobre la imagen y mira tu DIBU correspondiente a la semana 35 de embarazo. 

¡Te enganchará!

Crecimiento y desarrollo en la Semana 36 Crecimiento y desarrollo en la Semana 37 Crecimiento y desarrollo en la Semana 38

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-35-del-embarazo

Semana 35 de embarazo

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

Escrito por Jade Magdaleno, matrona.

Tu peque mide 46 cm, como un cojín, y pesa 2.380 g, como un ordenador portátil.

Cambios en tu bebé esta semana

Tu bebé sigue moviéndose, pero cada vez tiene menos espacio dentro del útero, su volumen es mayor y el líquido amniótico menor. Entre eso y su fuerza, sus patadas son más intensas.

Aunque sus pulmones ya están listos para funcionar en el exterior sin ayuda, porque ya han fabricado el surfactante necesario, aún pueden madurar un poquito más.

La superficie de los pulmones por dentro está llena de alveolos, que son minúsculas cavidades a las que llega el aire que respiramos y se encargan de realizar el intercambio gaseoso con la sangre, aportando oxígeno y recogiendo el dióxido de carbono de desecho para que lo eliminemos con la respiración.

Imagina un globo deshinchado mojado, está pegado, ¿verdad? Eso es exactamente lo que ocurre con un recién nacido de menos de 34 semanas.

Ten en cuenta que en el interior de tu útero no hay aire, por lo que, para que las paredes de esos alveolos se despeguen, es necesario que se forme una sustancia que lo favorezca, que es el surfactante. Esta es la sustancia que hace que los alveolos pulmonares no se colapsen.

Si un bebé naciera con los pulmones inmaduros sin haber recibido un tratamiento para solucionarlo, al respirar en el exterior el aire no abriría los alveolos correctamente, por lo que el oxígeno no podría llegarle de manera adecuada.

Tu útero ha alcanzado prácticamente su tamaño máximo. Desde ahora ya no ganarás mucho más peso, puesto que lo que va aumentando el bebé, se va reduciendo de líquido amniótico.

Piensa que las molestias que sientes ya tienen los días contados, puesto que tras el parto irán desapareciendo la inmensa mayoría de ellas.

Síntomas frecuentes en la semana 35 de embarazo

  • Estreñimiento
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Retención de líquidos
  • Ciática
  • Ardores
  • Calambres en las piernas
  • Varices
  • Hemorroides
  • Edemas en las piernas
  • Mareos
  • Calostro
  • Síndrome del túnel carpiano

A partir de esta semana te tendrás que recoger un cultivo vagino-rectal. Algunas mujeres son portadoras de una bacteria llamada estreptococo del grupo B.

Esto significa que tienen esta bacteria en su vagina o en su recto formando parte de su flora habitual, sin que les produzca ningún tipo de infección o cause algún problema para su salud.

Sin embargo, al entrar en contacto con el bebé tras la rotura de la bolsa amniótica, sí podría causarle una infección al bebé en el momento del nacimiento.

Para saber si eres portadora se introduce un par de centímetros un bastoncillo largo, llamado torunda, en la vagina y luego en el recto y se envía en un recipiente al laboratorio para que determinen si en tu flora vaginal o rectal se encuentra esa bacteria. Te recogerá la muestra tu matrona o ginecóloga en la consulta.

En los informes verás el resultado como SGB (streptococo del grupo B) o CVR (cultivo vagino-rectal), seguido de un + si es positivo y se ha detectado la bacteria, o de un – si es negativo y no han encontrado la bacteria en tu muestra.

Como el único inconveniente que puede tener esta bacteria es hacia tu bebé en el momento del parto, si recibes un resultado positivo no has de seguir ningún tratamiento, no tienes que curarte de nada porque no tienes ninguna infección. Será en el momento del parto cuando, para proteger a tu bebé, te administrarán antibiótico intravenoso.

Consejos para tu bienestar

Si tienen que ponerte antibiótico durante el parto por tener el estreptococo positivo has de saber que estarás más expuesta a una mastitis durante la lactancia y a una candidiasis en el postparto.

Ten en cuenta que cuando tomamos antibiótico, este mata muchas de las bacterias buenas que tenemos en nuestro organismo, produciendo un desequilibrio en la flora bacteriana.

Cuando este desequilibrio tiene lugar en la flora bacteriana del pecho, puede favorecerse que una bacteria determinada se descontrole y crezca en exceso.

Estate atenta a los signos precoces de una mastitis para solucionarla cuanto antes con las menores molestias posibles y asegúrate un buen asesoramiento con tu matrona para que tu bebé se agarre correctamente al pecho, evitando las heriditas que causan las grietas, que son una puerta de entrada de microorganismos que pueden causarte una infección.

Cuando el desequilibrio en la flora se produce en la flora vaginal, proliferan los hongos. Hay hongos en todas las vaginas, llamados cándidas, cuyo número se mantiene gracias a las bacterias de la flora.

Cuando parte de estas bacterias se destruyen, el crecimiento de las cándidas no se limita, produciendo una infección. Descubrirás que tu flujo se vuelve blanco y espeso, con aspecto de yogur, pudiendo tener grumos y producirte un picor leve o muy molesto.

Consejo

Pregunta a tu matrona o ginecólogo si consideran que en tu caso sería beneficioso tomar probióticos si has recibido antibiótico durante el parto, para reequilibrar tu flora.

Preguntas frecuentes

¿Si tengo una infección en el pecho, deberé interrumpir la lactancia?

Puede que hayas oído hablar de casos de conocidas que finalizaron su lactancia tras una mastitis.

Has de saber que, clínicamente, la mastitis en ningún caso, por grave que sea, contraindica la lactancia materna. Todo lo contrario, una correcta extracción de la leche del pecho afectado forma parte de su tratamiento.

Lo que sí puede suceder que una madre, tras pasar una mastitis, decida abandonar la lactancia materna, sobre todo si no ha tenido un adecuado apoyo y seguimiento.

Recuerda que la leche materna es más saludable para un bebé que la leche artificial, incluso la leche de un pecho con mastitis. La infección de tu pecho no interfiere en absoluto con su salud. Así mismo, los antibióticos que te manden para tratarla, son totalmente seguros para él.

Nunca, nunca, nunca debes abandonar la extracción de la leche de un pecho con mastitis. Si hay una infección en el pecho y no drenas la leche, esta infección va en aumento, pudiendo llegar a ocasionar un absceso mamario, que es un acúmulo de pus muy doloroso que requiere drenaje mediante punción con aguja o quirúrgico.

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistecial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

¿Te ha resultado útil?

(Votos: 33 Promedio: 4.4)

·····

Actualizado en enero 2021

Sigue la evolución de tu embarazo semana a semana

Consulta aquí la información sobre protección de datos

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Clara Muñoz Almendros como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a la newsletter gratuita, remitir contenidos informativos y promociones.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@blogdelbebe.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web blogdelbebe.com, así como consultar la política de privacidad.

x

Источник: https://blogdelbebe.com/embarazo/semana-35/

Semana 35 de embarazo: llegan los calambres a la vagina

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

Nuestra serie Embarazo semana a semana es nuestra manera de poder ayudar a todas esas madres y padres que están afrontando una gestación.

Y es que a través de la misma vamos explicando qué cambios y situaciones van afectando tanto al feto como a la mujer. Por eso, ahora procederemos a ampliar la citada con un nuevo artículo.

En este caso con el que se refiere a cómo transcurre la semana 35.

¿Preparado para descubrir todo sobre ese momento?

El feto en la semana 35

El feto tiene el tamaño de un coco

¿Qué te parece que comencemos por conocer cómo se encuentra el feto en este periodo del embarazo? Un feto que se puede decir que llega a alcanzar el tamaño de un coco pues ya ha superado los 45 centímetros de longitud y su peso está en torno a los 2,5 kilos.

De la misma manera, no podemos pasar por alto el hecho de que ahora las proporciones de su cuerpo están perfectas. Es decir, su apariencia es la de un bebé por completo y sus extremidades, su cabeza o su tronco cuentan con las medidas adecuadas.

Por supuesto, tampoco hay que olvidar que marcan el estado del pequeño como son estas:

  • El lanugo que va recubriendo su cuerpo empieza a caerse.
  • Es habitual que duerma mucho más que antes.
  • Su piel se encuentra mucho más lisa. Esto es debido a la aparición de grasa.
  • Los pulmones del feto se encuentran ya lo suficientemente maduros como para poder permitir que si el bebé nace a partir de ahora este pueda respirar por sí solo. Es decir, sin ayuda mecánica, salvo casos muy puntuales.

Los cambios y situaciones que vive la mamá

Si no está ya lista, hay que preparar la canastilla

Si importante es conocer cómo se encuentra el bebé en la semana 35, también lo es saber cómo se halla su madre.

Pues bien, tal y como hemos mencionado en el titular, una de las situaciones más relevantes de la mujer ahora es que puede comenzar a sentir calambres en la vagina, si no los ha sentido antes.

Eso será debido a que el feto se encuentra ya colocado o está comenzando a colocarse para el parto.

Además, tampoco hay que pasar por alto que por ese mismo motivo también puede tener que hacerle frente a que se ve en la necesidad de acudir más frecuentemente al baño. Y es que la vejiga está siendo presionada.

En este análisis de la situación de la embarazada, no podemos olvidar otros aspectos importantes como son estos:

  • El ombligo le sobresale mucho más de la barriga. Esto es debido al aumento considerable de la misma.
  • Sentirá ardores e incluso, de forma frecuente, lo que es acidez de estómago.
  • A la hora de estar tumbada o de dormir esrecomendable que lo haga de lado y sobre el costado izquierdo. En concreto, se recomienda que no esté mucho boca arriba porque eso provocaría la comprensión de la vena cava. Una situación que podría provocar desde mareos hasta problemas con la tensión arterial.
  • Se recomienda a las embarazadas que si no tienen aún preparada la canastilla y su maleta para el hospital, lo hagan ya. Y es que en cualquier momento podría producirse el inicio del parto.
  • Asimismo, hay que tener en cuenta que entre esta semana y la 37 es habitual que se someta a las gestantes a un cultivo vaginal. El objetivo no es otro que poder ver si tienen presencia de la bacteria Streptococcus agalactiae. De ser el resultado positivo, se requerirá administrar antibióticos.

Consejos de alimentación para la gestante en la semana 35

Pollo asado

Para concluir este artículo queremos que conozcas, además, una serie de recomendaciones sobre la alimentación de la embarazada en este momento, que te expusimos de forma más exhaustiva en un artículo anterior:

    • Hay que comenzar el día con energía, por lo que deberá tomar un desayuno sustentado en lácteos, cereales y fruta.
    • La fruta, sin lugar a dudas, es también uno de los alimentos más aconsejables para que tome a media mañana.
    • A la hora del almuerzo, debe optar por platos sanos, equilibrados y completos. Entre los que puede incluir en su dieta están los guisantes con jamón, las ensaladas, pollo asado, filete de pavo a la plancha…
    • Frutos secos, un zumo de frutas natural o un sándwich de jamón cocido son estupendas opciones para la hora de la merienda.
    • En cuanto a la cena, puede decantarse por platos sanos y ligeros como un revuelto de espárragos y gambas, una tortilla francesa, un hojaldre de verduras…

    Síguenos en y descubrirás todas las claves del resto de semanas que faltan hasta que se produzca el nacimiento del bebé.

Источник: https://okdiario.com/bebes/semana-35-embarazo-1683824

Semana 33 de embarazo: tu bebé ya sueña

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 35 semanas de gravidez

Un día más seguimos con la serie de entradas dedicadas al Embarazo semana a semana, llegando ya a la semana 33, cerquita ya de entrar en el último mes y con una barriga ya considerable por el evidente peso del bebé que ahora coge peso mucho más rápido que al principio.

Por el tamaño de la barriga muchas mamás siguen haciendo vida normal, pero otras ya empiezan a modificar un poco sus andares y la posición del cuerpo para compensar, pudiendo sufrir algunos dolores de espalda (y por eso se recomienda hace ejercicio durante el embarazo). Como además hay otros síntomas que pueden darse a estas alturas, vamos a ver cuáles son los cambios en la madre y cuáles los que suceden en el bebé en la semana 33 de gestación.

En la semana 33 de gestación, momento en que el bebé lleva 31 semanas formándose, mide unos 43-45 cm y pesa cerca de 2.000 gramos.

Esto, obviamente, es variable, porque ahora la genética ya juega un papel importante y tanto podemos encontrar bebés de ese tamaño como otros bastante más grandes o más pequeños.

Para conocer más sobre sus medidas, deciros que su fémur mide ahora unos 6,5 cm y que la circunferencia de su cabecita es de unos 30,6 cm.

En esta semana es posible que, si no se ha dado ya la vuelta para colocarse en posición cefálica, lo haga o empiece a «pensar» en hacerlo. Ahora todavía puede, pero en unas semanas su tamaño le dificultará más el giro.

Se ha visto que los fetos de esta edad hacen unos movimientos oculares rápidos (REM) que son como los que nosotros hacemos cuando soñamos. Por esta razón se cree que los fetos de 33 semanas ya sueñan cuando duermen. La pregunta que seguro que nos hacemos todos es ¿y qué sueña? Pregunta que no tiene respuesta, obviamente, porque es imposible saberlo.

El cerebro del bebé sigue desarrollándose y ahora ya tiene los cinco sentidos preparados para cuando haya que nacer.

Oyen la voz de mamá y de las personas que le hablan desde hace semanas, pueden ver dentro de la barriga cuando la luz incide sobre la piel de mamá, saborean el líquido amniótico y ya sienten con el tacto.

No tienen posibilidad de oler, pero cuando salgan tendrán muy claro cuál es el olor de mamá.

Como he comentado, aumenta de peso bastante rápido porque está ganando grasa corporal (pese a que nacerá con muy poquita).

Se observan también movimientos respiratorios, como si estuvieran entrenando para respirar, pero no pueden hacerlo por estar en lí­quido amniótico.

Los pulmones, además, están en fase activa de desarrollo y, aunque están ya casi maduros, aún les falta un poco.

Los huesos del bebé están completamente desarrollados, aunque a estas alturas aún son un poco blandos y flexibles. Como preparación para la vida en el exterior el bebé empieza a almacenar hierro, calcio y fósforo (por eso los bebés prematuros tienen más riesgo de anemia, por no haber tenido tiempo a almacenar suficiente hierro).

Cambios en la mujer en la semana 33 de embarazo

El cuerpo sigue cambiando y se calcula que el aumento de peso de la madre hasta esta semana (el acumulado hasta la fecha) es de unos 8,050 kg, aunque como hemos dicho en anteriores semanas, esto no es más que una media.

A estas alturas del embarazo la mujer puede tener contracciones más fuertes, aunque aún son las llamadas contracciones falsas o de Braxton Hicks. Lo son a no ser que aparezcan más de cinco contracciones por hora y empiecen a aumentar en frecuencia.

Es posible también que empiece a salir algo de calostro en el pecho. Es normal y no hay que hacer nada especial más allá de esperar a que el bebé nazca para que pueda tomarlo.

Algunas mujeres padecen el sí­ndrome del tunel carpiano, que produce dolor y cierta insensibilidad en los dedos, manos y muñecas.

Suele darse por la noche, o al amanecer, y sucede porque de igual modo que se hinchan otras partes del cuerpo, los tejidos de la muñeca lo hacen también, aumentando la presión del túnel carpiano, por donde pasan nervios que quedan pinzados, provocando esos síntomas.

Para solventarlo puede ser útil buscar alguna posición que moleste menos al dormir, utilizar algún tipo de muñequera o hacer algunos de los ejercicios que os comentamos en su día. De todas maneras es una molestia temporal que desaparece cuando disminuye la retención de líquidos.

También puede suceder que la mujer empiece a sentir dificultad respiratoria.

Esto se debe al aumento de tamaño de la barriga, que oprime ya un poco los pulmones y que hace que la frecuencia respiratoria aumente un poco, al hacer inspiraciones más cortas.

En principio no debería ser un impedimento para hacer las mismas actividades de la vida cotidiana. Si así­ fuera, si la fatiga apareciera haciendo lo mismo de siempre hasta el punto de no poder hacerlo, habría que consultarlo con el médico.

Puede ser un buen momento para plantearse si hacer o no el masaje perineal. Se suele recomendar empezar unas 4-5 semanas antes del parto, que suele ser hacia la semana 34-35, pero hay quien empieza antes y, como mí­nimo, puede ser interesante ir informándose de ello, ya que se ha demostrado eficaz a la hora de prevenir traumatismos en el perineo.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Siguiente semana: semana 34 de embarazo

Foto | Yan Krukov en PexelsEn Bebés y más | Calendario de embarazo: de la semana 33 a la semana 36, Semana 32 de embarazo, Semana 31 de embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/semana-33-de-embarazo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: