Síndrome de Allen-Masters tras el parto

Síndrome de Allen-Masters tras el parto

Síndrome de Allen-Masters tras el parto

Definido en 1995 por los médicos Allen y Masters (de ahí su nombre), esta complicación que puede aparecer tras partos problemáticos o cirugías uterinas causa un dolor muy fuerte de abdomen agudo que puede ir acompañado de malestar general y vómitos.

El dolor suele ser continuo y se localiza en la parte inferior del abdomen. También puede causar dispareunia y dolor a nivel lumbar. El único tratamiento posible es la cirugía, por medio de laparoscopia o laparotomía, para reparar el ligamento roto.

La evolución si se trata correctamente y a tiempo suele ser muy buena y no tiene por qué causar complicaciones posteriores.

No obstante, no debes alarmarte ni preocuparte porque pueda pasarte a ti ya que es una complicación muy rara de los partos distócicos y no suele darse, por lo que lo mejor es que estés tranquila y, simplemente, si notas un dolor muy fuerte en los días posteriores al parto que no cede con reposo ni medicamentos, acude al médico por si acaso.

¿Cuáles son los síntomas de este Síndrome?

Algunos de los síntomas con los que te puedes encontrar son:

– Dolor en la parte inferior del abdomen agudo, normalmente localizado a la altura de las fosas iliacas.

– Dismenorrea: dolor en la pelvis que aparece en la mujer antes de la menstruación.

– Metrorragia: hemorragia uterina que se produce fuera de la menstruación.

– Dolor lumbar: se debe al dolor referido recogido por los nervios de los mismos segmentos medulares del lugar de la lesión. Aparecen molestias, pero no hay alteraciones en la columna.

– Dispareunia: es un dolor genial persistente que aparece en el momento de mantener relaciones sexuales. Puede aparecer antes, durante o después del encuentro sexual y suele ser muy molesto para la paciente.

– Retroversión uterina: esta es una posición anormal del útero. Este gira en el sentido contrario, adquiriendo una curvatura hacia atrás en vez de hacia delante.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es todo un desafío. Un ginecólogo con experiencia debe ser capaz de reconocer los síntomas simplemente hablando con la mujer y así obtener un historial con los síntomas. Para que esto sea efectivo, es importante que seas honesta con tu médico sobre todos tus síntomas y el patrón de estos.

Hay una serie de pruebas que el ginecólogo puede realizarte. Entre ellas se encuentran el ultrasonido, MRI, CA125 y exámenes ginecológicos. Ninguno de estos puede confirmar definitivamente la enfermedad (aunque sí pueden sugerirla).

¿Puede tener complicaciones?

Debes tener en cuenta que se puedo introducir en un asa intestinal en la parte del ligamento donde se ha producido la laceración. En estos casos, se crea una hernia responsable de un cuadro de abdomen agudo. Algunos de los síntomas más característicos de esta complicación son:

– Dolor continuo y localizado en una de las fosas iliacas

– Distensión de las asas intestinales en ecografía

– Abdomen distendido

Esta es una situación poco común, pero de gravedad. Conviene realizar una intervención quirúrgica mediante laparoscopia para cerrar el defecto del ligamento ancho mediante una sutura.

Lumbalgia

Definición:

Dolor muscular agudo en la zona lumbar (parte inferior de la espalda). La mayoría de las mujeres lo sufre en algún momento del embarazo.

Síntomas:

Dolor muscular agudo en la zona lumbar.

Tratamiento:

Adoptar posturas correctas al agacharse, sentarse; evitar los movimientos bruscos; no coger peso; no permanecer mucho tiempo de pie; realizar gimnasia acuática a partir del 5º mes; usar una faja especial; reposar y darse masajes.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/sindrome-de-allen-masters-tras-el-parto-7942

Ansiedad durante el embarazo: causas y síntomas

Síndrome de Allen-Masters tras el parto

Un estado de ansiedad es una reacción de alerta que experimenta el cuerpo ante una amenaza. Sin embargo, estos estados de alerta también pueden darse ante cambios vitales de gran importancia tales como el hecho de traer un bebé al mundo.

La ansiedad durante el embarazo es un fenómeno bastante común, sobre todo en madres primerizas. En este artículo se describirán sus síntomas, efectos y causas, así como una serie de consejos para poder evitarlo o gestionarlo de la mejor manera posible.

La ansiedad y sus efectos en el embarazo

A pesar de que la mayoría de mujeres experimentan el embarazo como una vivencia fascinante a nivel general, tanto lo cambios físicos como los cambios vitales que se producirán pueden llegar a originar estados de ansiedad en la mujer embarazada.

Es habitual que a lo largo de todo el proceso de embarazo, comiencen a aparecer dudas, temores y ciertas necesidad que, en muchos casos, den paso a pensamientos recurrentes y preocupaciones. Los cuales, si no son manejados correctamente, pueden acabar en cuadros de ansiedad.

De esta manera, al igual que los estados de ansiedad tienen una serie de consecuencias en el organismo de la persona que la padece, es lógico pensar que también puede ocasionar efectos no deseados en el bebé. Algunos estudios han revelado que la ansiedad sufrida durante el embarazo puede ocasionar los siguientes efectos en el hijo:

  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Menor capacidad de atención en el niño
  • Problemas emocionales y de conducta a largo plazo

Por lo tanto, a pesar de que experimentar ciertos niveles de ansiedad durante el embarazo es algo natural, es de vital importancia saber distinguir cuándo se trata de preocupaciones normales y cuando estamos ante un cuadro de ansiedad más grave.

Cuando se trate del segundo caso se recomienda visitar a un médico o a un profesional especializado, para así combatir los síntomas, disminuir los niveles de estrés y disfrutar de un embarazo sano y afable.

Síntomas

Como se menciona anteriormente, es muy importante saber reconocer los síntomas de un cuadro de ansiedad durante el embarazo. A continuación se presenta una lista de síntomas relacionados con este tipo de ansiedad. Asimismo, se recomienda que, ante la duda de si se padecen o no algunos de estos síntomas, la futura madre consulte con un profesional.

Síntomas característicos de la ansiedad durante el embarazo:

  • Preocupación excesiva
  • Problemas para controlar los pensamientos recurrentes
  • Rumiación de pensamientos
  • Temblores o pequeñas convulsiones
  • Dolor muscular
  • Parestesia (sensación de músculos o extremidades dormidas)
  • Sequedad bucal
  • Manos frías y húmedas
  • Sudores excesivos
  • Taquicardias
  • Sensación de ahogo o de opresión en el pecho
  • Vértigos
  • Visión en túnel
  • Percepción extraña del entorno, irrealidad
  • Náuseas fuera de lo habitual
  • Dolor de estómago
  • Diarreas
  • Problemas de deglución

Asimismo, en ocasiones puede llegar a originarse el conocido “síndrome del nido”. Este síndrome se trata de un mecanismo de defensa inconsciente en el cual la futura madre lleva a cabo una serie de conductas que le ayudan a calmar la ansiedad.

Estas conductas aparecen sobre todo al final del embarazo y consiste en una necesidad obsesiva por preparar todo lo relacionado con el niño. Arreglar la habitación del bebé, limpiar obsesivamente cualquier espacio de la casa, etc.; generando así un nivel de actividad física poco recomendable para la etapa del embarazo en la que se encuentra la madre.

Causas

A lo largo del periodo de embarazo la mujer siente una serie de necesidades personales y de afecto que difieren de las que sienten el resto de personas. Si a esto se le añaden la gran cantidad de cambios corporales, orgánicos y vitales que supone la gestación, es en cierta forma comprensible que comiencen a surgir sensaciones de ansiedad.

Algunas de las principales causas o pensamientos que pueden generar un cuadro ansioso en la mujer embarazada son:

  • En madre primerizas son comunes los sentimientos de temor ante la inexperiencias, así como miedo a no ser capaz de corresponder adecuadamente al rol de madre.
  • Temor a morir o a sufrir graves secuelas tras el parto.
  • Preocupación excesiva sobre el estado de salud del bebé.
  • Disminución de la autoestima provocada por los cambios físicos y sentimientos de vulnerabilidad.
  • Estrés ocasionado por las demandas externas que acompañan el embarazo.

Como se repite en numerosas ocasiones a lo largo del artículo, es natural experimentar momentos o situaciones de nerviosismo durante el embarazo. No obstante, si la sintomatología se mantiene en el tiempo llegando a interferir en el día a día de la mujer, será necesario que esta solicite la ayuda de un profesional.

Consejos para gestionar la ansiedad durante el embarazo

Como es lógico, lo ideal para gestionar la ansiedad es llevar a cabo una serie de conductas y actividades que directamente eviten su aparición.

Para conseguirlo, es fundamental poder reconocer los momentos o situaciones en las que la mujer experimente la aparición de pensamientos recurrentes, negativos u obsesivos, para así poder controlarlos y centrar su atención en otros más reconfortantes o en otra actividad.

Algunos comportamientos o tareas que se pueden llevar a cabo una vez aparecidos los síntomas de ansiedad son:

1. Ejercicios de respiración

La realización de ejercicios de respiración, en las que se lleven a cabo inhalaciones y exhalaciones profundas y calmadas, ayudarán a la mujer embarazada a disminuir el ritmo de las palpitaciones y a sosegar los síntomas de ansiedad.

Mediante la respiración de tipo abdominal, la mujer evitará la hiperventilación, así como los mareos y parestesias.

2. Paseos o actividad física ligera

Salir a caminar mientras se realizan respiraciones profundas, realizar ejercicios o gimnasia para embarazadas o incluso el yoga son sumamente eficaces a la hora de disminuir la sintomatología ansiosa.

Además, estas actividades ayudan a mantener la mente ocupada y distraer la atención de las preocupacione y pensamientos negativos recurrentes.

3. Contar con la ayuda de otros

Solicitar apoyo a otras personas como la pareja, familiares o amigos con los cuales la mujer sienta la suficiente confianza para expresar sus sentimientos y preocupaciones es esencial para dar una salida saludable a la ansiedad.

4. Para los pensamientos negativos

Conseguir frenar el aluvión de pensamientos negativos propios de los estados de ansiedad mediante ejercicios mentales o mediante actividades de atención plena o mindfulness, ayudará a la mujer a sosegar las sensaciones de agobio y de ansiedad.

5. Dormir y comer adecuadamente

Si este consejo ya resulta útil en personas que no atraviesas un proceso de gestación, es razonable pensar que con más motivo ayude a la mujer embaraza. Llevar una alimentación completa y saludable, así como descansar todas las horas de sueño recomendadas, ayudarán a disminuir la tensión emocional.

6. Tener momentos para una misma

Encontrar momentos relajantes para una misma y para poder alejarse de las preocupaciones es básico para aumentar tanto la propia salud como la del bebé. Hallar el momento para un buen baño relajante, para leer o escuchar música sin que exista ninguna interferencia son pequeños placeres que ayudarán a hacer el embarazo algo mucho más llevadero.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/ansiedad-durante-el-embarazo

Síndrome de Allen-Masters — Mejor con Salud

Síndrome de Allen-Masters tras el parto

El síndrome de Allen-Masters es una patología que consiste en una laceración o roturade una de las hojas del ligamento ancho del útero. Se caracteriza por un dolor intenso localizado en la parte inferior del abdomen.

Tiene como resultado una menor fijación del cérvix, lo que permite que se mueva en exceso (es posible una retroversión del útero en los casos más extremos).

Causas del síndrome de Allen-Masters

No está claro cuál es el motivo que origina el síndrome. No obstante, en los casos documentados se ha realizado un estudio que recoge las siguientes situaciones:

  • Parto distócico. Se trata de un parto con complicaciones en el que es necesario realizar algún tipo de intervención médica con el fin de asegurar el alumbramiento.
    • Las complicaciones son muy diversas, pueden estar relacionadas con la madre, con el feto, la placenta, el líquido amniótico, etcétera.
    • En general, las técnicas más empleadas instrumentales son el fórceps y la ventosa. De modo que en embarazadas jóvenes (sobre todo si son madres primerizas) pueden aparecer efectos secundarios.
  • Laceraciones traumáticas durante relaciones sexuales.
  • Intervenciones quirúrgicas del útero.
  • Multiparidad.

¿Quieres conocer más?  Hojas de frambueso para tener un útero saludable

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, el síndrome de Allen-Masters se diagnostica mediante una endoscopia ginecológica. Este procedimiento se utiliza para determinar la gravedad de los desgarros uterinos.

La endoscopia ginecológica es una prueba que consiste en introducir un tubo óptico dentro de las cavidad uterina para poder explorarla. De este modo, se puede visualizar directamente la lesión y diagnosticarla. Existen dos variedades en la técnica: laparoscopia e histeroscopia.

Tratamiento del síndrome de Allen-Masters

Actualmente, el único tratamiento posible para el síndrome de Allen-Masterses la cirugía. La intervención quirúrgica más frecuente es la laparotomía. Esta técnica consiste en realizar pequeñas incisiones alrededor de la zona lesionada.

En una de estas incisiones se introduce el laparoscopio (instrumento óptico) para visualizar la cavidad uterina. Es importante hinchar la cavidad para que las paredes se separen y el personal médico pueda maniobrar mejor.

La laparotomía es una técnica quirúrgica moderna. Pertenece a la cirugía mínimamente invasiva. La paciente tiene una recuperación más rápida y con menos complicaciones que si se realizase una cirugía tradicional de cavidad abierta. El riesgo de infección se reduce y en un par de días las incisiones han cicatrizado.

De interés: El síndrome de Turner

Posibles complicaciones

Es importante tener en cuenta que puede introducirse un asa intestinal en la parte del ligamento donde se produjo la laceración. En estos casos, se crea una hernia responsable de un cuadro de abdomen agudo. Los síntomas más característicos de esta complicación son los siguientes:

  • Dolor continuo y localizado en una de las fosas iliacas.
  • Distensión de las asas intestinales en ecografía.

Esta situación es poco común, pero bastante grave. Por lo que será conveniente realizar una intervención quirúrgica mediante laparoscopia para cerrar el defecto del ligamento ancho mediante sutura.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/sindrome-de-allen-masters/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: