Síntomas de la implantación

Contents
  1. ¿Cuáles son los síntomas de la implantación embrionaria?
  2. ¿Cuáles son los primeros signos de embarazo?
  3. ¿Existen métodos para facilitar la implantación del embrión?
  4. ¿Qué es la implantación del embrión y cuándo se produce?
  5. Condiciones para la implantación
  6. Factores relacionados con el embrión
  7. Factores relacionados con el endometrio
  8. ¿Cuándo ocurre la implantación?
  9. Fases de la implantación
  10. Aposición
  11. Adhesión
  12. Invasión
  13. Entrevista a la Dra. Silvia Jiménez
  14. ¿El estrés afecta a la implantación embrionaria?
  15. ¿Qué importancia adquieren las citoquinas en el proceso de la implantación del embrión?
  16. ¿Cuál es la diferencia entre fecundación e implantación?
  17. ¿La implantación es del óvulo, del cigoto, del embrión o del feto?
  18. ¿Se siente dolor en la implantación embrionaria?
  19. ¿El embrión puede implantar de forma anormal?
  20. ¿Cómo puedo saber si el embrión ha implantado? ¿Hay síntomas?
  21. ¿Hay alguna manera de favorecer la implantación?
  22. ¿Cuántos días tarda el óvulo fecundado en implantarse?
  23. Lectura recomendada
  24. Implantación: Clave del embarazo espontáneo y por FIV
  25.  Ovulación: el óvulo madura y sale del ovario
  26. Fecundación: el óvulo se fusiona con el espermatozoide
  27. El embrión viaja al útero por la trompa de Falopio
  28. ¿Qué tipos de embarazos ectópicos existen? 
  29. ¿Cómo es la implantación en un embarazo por FIV?
  30. Qué son los movimientos uterinos de implantación
  31. El embrión anida en el útero
  32. ¿Qué le puede pasar al embrión en el endometrio?
  33. Sangrado de implantación: cómo diferenciarlo de la regla

¿Cuáles son los síntomas de la implantación embrionaria?

Síntomas de la implantación

Después de la implantación del embrión en el útero, se inicia un periodo de entre una y dos semanas en las que, en algunos casos, se pueden presentar algunos síntomas. Las leves hemorragias o la sensación de pinchazo en el vientre son algunos de ellos, pero no siempre se manifiestan ni son los únicos.

Si estás intentando quedarte embarazada, seguramente prestes atención a todos y cada uno de los síntomas que manifiesta tu cuerpo tratando de encontrar en ellos signos que pueden dar alguna pista de un posible embarazo.

Y es que tras una fecundación, nuestro cuerpo cambia: tiene que prepararse para dar acogida al bebé y, en este proceso, es posible advertir algunos síntomas.

¿Es posible saber si se ha producido o no la implantación del embrión antes de hacernos una prueba de embarazo? ¿A través de qué sintomas se manifiesta? ¿Qué ocurre exactamente cuando un embrión anida? A continuación, te contamos todo lo que debes esperar si estás intentando quedarte embarazada.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Patricia Álvarez

¡Embarazada al fin! ¡El óvulo ha sido fecundado! Pero, ¿qué pasa ahora? A pesar de que podemos decir que el embarazo ya ha iniciado su camino, este óvulo todavía tiene que abrirse camino a través de las trompas de Falopio de camino hacia el útero para implantarse. Este proceso puede durar, aproximadamente, cinco días.

Por tanto, se puede decir que, por norma general, la implantación del óvulo en el útero tiene lugar en torno al quinto o sexto día después de ser fecundado y, de esta manera, es muy sencillo calcular cuáles fueron los días en que tuvo lugar nuestra ovulación.

¿Qué ocurre después? Una vez en el útero, el embrión se adhiere a las paredes del útero y anida. En ese lugar, es revestido por los tejidos de este órgano, los mismo tejidos que se desprenden durante la regla. Es entonces cuando el embarazo comience a mostrar síntomas resultado de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer embarazada.

Una vez el embrión ha anidado, ¿cuánto tiempo debe pasar para que un test de embarazo dé un resultado positivo?

Un test de embarazo común mide los niveles de la hormona del embarazo hCG en la orina. Estos niveles aumentan cuando el óvulo fertilizado se ha implantado. Como decimos, esto suele ocurrir entre 6 y 8 días después de la ovulación, por lo que, en teoría, el embarazo puede probarse con una de estas pruebas en torno a los 8 días posteriores a la implantación.

Sin embargo, la recomendación de los médicos es que, para evitar falsas alarmas, esperemos a que hayan pasado de 12 a 14 días después de la ovulación para realizar una prueba de embarazo. Además, es aconsejable que estas pruebas se realicen con la primera orina de la mañana, ya que está más concentrada y es más fácil que se detecten los altos niveles de hCG.

Si bien no existe una lista específica de los síntomas que manifiesta la implantación de un óvulo fecundado en el útero y la mayoría de las mujeres apenas notan alteraciones en su organismo, en algunos casos si se pueden detectar ciertos signos que nos pueden ayudar a reconocer cuando un óvulo fecundado se ha implantado.

1. Dolor o pinchazos en el vientre

Muchas mujeres advierten que, después de que se haya producido una posible implantación, sienten una especie de dolor en el abdomen, similar a un pinchazo aunque no demasiado intenso. Este signo puede aparecer entre 6 y 10 días después de la fecundación del óvulo.

2. Sangrado de implantación

Cuando el óvulo anida en las paredes del útero, algunas mujeres experimentan una débil sangrado interna que se manifiesta a través de una mancha de color claro en la ropa interior. Si te ocurre, debes saber que no hay de qué preocuparse. Pero si dura más de uno o dos días, lo más conveniente es que lo consultes con tu ginecólogo.

3. Otros síntomas

Los ya mencionados son los síntomas más fáciles de advertir si estamos intentando quedarnos embarazadas. Sin embargo, podemos experimentar otros signos que pueden darnos alguna pista. Entre ellos están los cólicos, las ganas frecuentes de orinar, hinchazón de las mamas, acidez en el estómago, fatiga y somnolencia, náuseas y vómitos –sobre todo por la mañana–, y molestías intestinales.

Cada embarazo es único y, por ello, los síntomas que experimentan las mujeres embarazadas no son siempre los mismo.

Así, cuando la implantación tiene lugar, no todas las mujeres notan signos de ella y, cuando se hacen notar, con frecuencia pasan desapercibidos en nuestra vida cotidiana.

Es decir, un ligero dolor en el abdomen puede ser confundido con el dolor de la regla.

¿Cuáles son los primeros signos de embarazo?

Se puede decir que el embarazo comienza una vez el embrión se implanta en el útero, lo que se puede detectar con un análisis de sangre y, como hemos dicho, con un análisis de orina.

Del mismo modo que los síntomas de la implantación no aparecen en todos los embarazos, los primeros síntomas del embarazo tampoco son los mismos en todas las mujeres. Así, en algunos casos, es posible notar los primeros cambios incluso antes de que se detenga la regla.

Sin embargo, es cuando esto ocurre cuando se comienzan a elevar los niveles de la hormona hCG, y que será la que desencadene los síntomas de la gestación y los cambios que tienen lugar en el organismo de la futura mamá.

Como te decimos, no hay una guía única que enumere los síntomas que debes experimentar, pero entre los más comunes se encuentran el sabor metálico en la boca, la sensación de tensión o dolor en el pecho, el incremento del apetito, las náuseas y el dolor de cabeza.

¿Existen métodos para facilitar la implantación del embrión?

Siempre han existido mitos sobre el embarazo, desde consejos para ser más fértil hasta trucos para tratar de influir en el sexo que tendrá el bebé.

Por lo tanto, no es de extrañar que también circulen consejos más o menos engañosos relacionados con la implantación del embrión. Estos consejos incluyen alimentos que no se deben comer o deportes que es preferible no practicar.

Estos trucos, sin embargo, no se apoyan en investigaciones científicas, por lo que no son del todo fiables. Sin embargo, algunos hábitos sí pueden favorecer la implantación:

  • Dejar el tabaco y el alcohol
  • Tomar ácido fólico
  • Llevar una dieta equilibrada
  • Mantenerse en forma
  • Evitar el estrés
  • Procurarnos un buen descanso

Источник: https://www.enfemenino.com/concepcion/sintomas-de-la-implantacion-embrionaria-s4010909.html

¿Qué es la implantación del embrión y cuándo se produce?

Síntomas de la implantación

La implantación embrionaria es el proceso por el que el embrión, que ya tiene unos 7 días desde su fecundación, se adhiere al endometrio y da inicio a la gestación. Después de esto, el embrión comenzará su desarrollo y el de las estructuras que permiten su nutrición, como la vesícula vitelina y la placenta.

Además, también empezará la síntesis de la hormona beta-hCG y la mujer sentirá los primeros síntomas del embarazo.

Por otro lado, para que el embrión pueda implantar en el en el endometrio y dar lugar a un embarazo evolutivo es esencial que esta capa uterina adquiera unas características determinadas de grosor y aspecto.

Condiciones para la implantación

La implantación embrionaria no se consigue en todos los ciclos menstruales aún habiendo mantenido relaciones sexuales sin protección durante los días fértiles. Es necesario que se cree el ambiente uterino adecuado, donde el endometrio y el embrión puedan interactuar.

Así pues, la implantación tampoco es 100% segura en los ciclos de reproducción asistida, aunque la fecundación haya tenido lugar en el laboratorio y se transfieran embriones de buena calidad.

A continuación, vamos a comentar los factores más importantes para que tenga lugar la implantación de un embrión y con ello se consiga el embarazo.

Factores relacionados con el embrión

Para que un embrión pueda unirse al endometrio, es necesario que se encuentre en estadio de blastocisto. En este momento de su desarrollo, cuenta con unas 200-400 células y está formado por dos partes bien diferenciadas:

Masa celular internaes lo que finalmente dará lugar al embrión.Trofoectodermoson las células más externas que formarán la placenta y otros anexos embrionarios.

Además, antes de la implantación el blastocisto también debe haberse desprendido de su zona pelúcida, la capa externa que lo rodea, y haber alcanzado su grado máximo de expansión: el blastocisto eclosionado.

Desarrollo e implantación del embrión en el útero

Otro factor muy importante que determinará si hay implantación es la calidad embrionaria, la cual solamente puede evaluarse en los pacientes que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV).

Por otra parte, en los ciclos donde la fecundación se produzca de manera natural en las trompas de Falopio, también tiene que ocurrir el correcto transporte del embrión desde la trompa hasta el útero.

Factores relacionados con el endometrio

El endometrio es la capa más interna del útero, la cual se renueva en cada ciclo menstrual con el objetivo de alojar al embrión en el transcurso del embarazo. Por esta razón, si no tiene lugar la implantación, el endometrio se descama y se elimina cada mes en forma de menstruación.

A lo largo del ciclo menstrual, el endometrio se va engrosando poco a poco y va sufriendo cambios gracias a la acción de las hormonas sexuales femeninas: los estrógenos y la progesterona.

Para que pueda ocurrir la implantación embrionaria, es necesario que el endometrio se encuentre receptivo. Esto se consigue cuando su grosor endometrial se encuentra entre los 7-10 mm y su aspecto es trilaminar.

Además de esto, también es necesario que se expresen ciertas moléculas en el útero, como las citoquinas, integrinas, moléculas de adhesión y factores de crecimiento, que son las encargadas de mediar un estrecho diálogo con el embrión.

¿Cuándo ocurre la implantación?

Como ya hemos dicho, la anidación del embrión únicamente tendrá lugar cuando el endometrio sea receptivo. Este momento del ciclo menstrual se conoce como ventana de implantación y tiene una duración aproximada de 4 días.

En la mayoría de mujeres, la ventana de implantación comprende desde el día 20 hasta el día 24 del ciclo menstrual. En este momento, si ha habido fecundación, el blastocisto tendrá unos 6 o 7 días y estará preparado para implantar.

No obstante, hay mujeres con la ventana de implantación desplazada, lo cual puede dar lugar a fallos de implantación y esterilidad.

En definitiva, la implantación se produce en un momento concreto del ciclo menstrual, cuando el endometrio pasa de un estado no receptivo a receptivo bajo la influencia hormonal y existe una sincronía entre embrión y endometrio.

Fases de la implantación

Una vez establecido el diálogo entre el embrión y el endometrio materno, da comiendo la implantación o anidación embrionaria, que suele tener lugar en el tercio medio de la cara posterior del útero.

Fases de la implantación embrionaria

A continuación, vamos a describir cada una de las fases en las que se divide este periodo de implantación.

Sobre los días 5 y 6 de desarrollo, el embrión comienza a eclosionar hasta que se desprende de su zona pelúcida, la membrana externa proteica que lo protege en sus primeros días tras la fecundación.

A medida que el embrión va aumentando su tamaño, la zona pelúcida se va adelgazando hasta que finalmente se rompe. Finalmente, el embrión logra salir de ella a través de una serie de contracciones y comienza a interactuar con el endometrio.

Eclosión del embrión y precontacto

En las pacientes que se encuentren en tratamiento de FIV, es posible transferir al útero blastocistos ya eclosionados, bien porque la eclosión ha sucedido en cultivo o bien porque se ha realizado una eclosión asistida.

El hatching o eclosión asistida puede favorecer la implantación embrionaria. Si te interesa leer sobre esto, puedes acceder al siguiente post: El hatching asistido antes de la transferencia embrionaria.

Aposición

Durante esta fase, el embrión busca su posición sobre el tejido endometrial y permanece inmóvil mientras se orienta, de manera que su masa celular interna apunte hacia el endometrio para permitir más adelante la adecuada formación de la placenta.

Aposición del embrión

Aquí juegan un papel muy importante los llamados pinópodos: unas proyecciones citoplasmáticas de las células epiteliales endometriales que ayudan al blastocisto a entrar en contacto.

Está comprobado que estos pinópodos son claros marcadores morfológicos de la receptividad endometrial y sólo aparecen durante la ventana de implantación, desapareciendo alrededor del día 24 del ciclo.

Adhesión

El trofoectodermo del blastocisto se adhiere al epitelio endometrial y queda unido gracias a la acción de las moléculas de adhesión: integrinas β1, β3 y β4, L-selectinas, proteoglucanos, fibronectinas, etc.

Adhesión del embrión

Esto sucede unos 7 días tras la fecundación, cuando el blastocisto ya tiene un diámetro de 300-400 µm.

Invasión

El blastocisto, más concretamente el trofoblasto o trofoectodermo embrionario, prolifera hacia el endometrio, desplaza a las células epiteliales y finalmente invade el estroma endometrial, haciendo contacto con la sangre materna.

Todo este mecanismo de invasión está controlado por las citoquinas, unas moléculas que actúan como mediadores de la implantación y permiten el diálogo entre el embrión y el endometrio.

En respuesta a este diálogo, el blastocisto se activa e inicia la diferenciación del trofoblasto en citotrofoblasto y sincitiotrofoblasto.

Invasión del embrión

Concretamente, el sincitiotrofoblasto es el que adquiere la capacidad invasiva. Sintetiza enzimas proteolíticas como las serinproteasas, metaloproteasas y colagenasas que rompen la membrana basal del epitelio endometrial y permiten la entrada completa del blastocisto.

Esta destrucción del endometrio durante la penetración del sincitiotrofoblasto es la causante del ligero sangrado vaginal que sufren algunas mujeres y que puede confundirse con una menstruación anormal. Es el conocido sangrado de implantación.

Aunque a simple vista puede parecer sencillo que un blastocisto se implante en el endometrio materno, este proceso es de gran complejidad y todavía no se conoce por completo.

Entrevista a la Dra. Silvia Jiménez

En el siguiente vídeo, la Dra. Silvia Jiménez nos explica todos los detalles sobre el proceso de la implantación embrionaria y cuándo se produce.

¿El estrés afecta a la implantación embrionaria?

Por Dra. Blanca Paraíso (ginecóloga).

La implantación embrionaria es un proceso complejo en el cual intervienen varios factores. Se trata de un diálogo que se produce entre el embrión transferido y el endometrio correctamente preparado en ese momento.

La mayoría de las investigaciones sobre la interacción entre el estrés emocional y la infertilidad de los últimos 30 años ha demostrado que, aunque la infertilidad causa estrés, el estrés no necesariamente causa infertilidad.

Ahora bien, el estrés agudo y crónico puede reducir la tasa de éxito de los tratamientos de fertilidad.

El estrés actúa por mecanismos diferentes y su correcta valoración requiere una colaboración entre la ginecología, la biología y la psicología. La evidencia disponible determina que el protocolo del tratamiento de fertilidad debe incluir el control del estrés y la reducción del estrés como factores de importancia mayor.

Para ello, existen diversos métodos psicológicos como la terapia cognitivo conductual o un adecuado entrenamiento en técnicas de relajación que ayudan a disminuir los niveles de estrés.

Por ello, es importante que haya una primera valoración psicológica para evaluar factores estresantes que puedan interferir en la salud reproductiva de ambos miembros de la pareja, ya sea para iniciar un tratamiento de reproducción asistida, o en cualquier pareja con esterilidad, sea cual sea su origen.

¿Qué importancia adquieren las citoquinas en el proceso de la implantación del embrión?

Por Dr. Manuel Muñoz (ginecólogo).

Las citoquinas son proteínas que regulan las interacciones entre distintas células del organismo y, por lo tanto, contribuyen al “diálogo” entre las mismas.

Es lógico pensar que esa interacción o diálogo entre el endometrio y el embrión está modulado, entre otras, por ese conjunto de proteínas llamadas citoquinas.

Su función es clave, y cada día se va entendiendo un poco mejor cuál es el papel que juegan y cuál es su auténtica relevancia.

¿Cuál es la diferencia entre fecundación e implantación?

Por Sara Salgado (embrióloga).

La fecundación es la unión entre el óvulo y el espermatozoide para crear un nuevo ser: el embrión, que se desarrollará a lo largo del embarazo. En cambio, la implantación es el proceso por el que el embrión entra en el endometrio (capa que recubre el útero internamente) para poder formar la placenta y así poder nutrirse y crecer durante el embarazo.

¿La implantación es del óvulo, del cigoto, del embrión o del feto?

Por Sara Salgado (embrióloga).

El embrión es el que penetra en el endometrio durante la implantación. Una vez ocurre la fecundación, ya no hablamos de óvulo, sino de cigoto. Una vez formado el cigoto, éste se divide para dar lugar a lo que llamamos embrión. A partir de la semana 8 de embarazo, el embrión se denomina ya feto.

Accede a este artículo para más información: Diferencias entre cigoto, embrión y feto.

¿Se siente dolor en la implantación embrionaria?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Se puede notar una ligera molestia como en la menstruación, pero no se produce un dolor significativo. Normalmente, la mujer no nota nada y no se da cuenta de que se ha producido la implantación hasta que se hace la prueba de embarazo y da positivo.

¿El embrión puede implantar de forma anormal?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Sí, puede implantar en un lugar incorrecto fuera del útero. Esto es lo que se denomina embarazo ectópico y puede producirse, por ejemplo, en las trompas de Falopio.

También es posible que el embrión implante correctamente en el endometrio pero que no pueda continuar su desarrollo, es decir, que dé lugar a una gestación no evolutiva. Esto puede producirse porque hay alguna alteración en el embrión, ya sea en su desarrollo o en sus genes.

Un ejemplo de gestación no evolutiva es el embarazo bioquímico, en el cual se forma el saco gestacional, pero no hay feto en su interior. En este tipo de embarazos se produce un aborto espontáneo, generalmente de forma muy temprana.

¿Cómo puedo saber si el embrión ha implantado? ¿Hay síntomas?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Para saber si ha habido implantación, se debe hacer una prueba de embarazo. Es necesario esperar, o bien unos 15 días desde la ovulación, o bien hasta que tenga lugar un retraso de la regla, para que el resultado de dicha prueba sea fiable.

La mujer también puede presentar síntomas de embarazo como el sangrado de implantación.

Puedes consultar este artículo para saber más sobre los síntomas que pueden aparecer tras la implantación embrionaria: Síntomas de implantación.

¿Hay alguna manera de favorecer la implantación?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Existen una serie de trucos que pueden ayudar a mejorar las posibilidades de implantación. Tener un estado de ánimo positivo, reducir el estrés, mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio moderado y evitar sustancias nocivas como el alcohol, el tabaco y la cafeína puede favorecer en cierta medida la implantación.

¿Cuántos días tarda el óvulo fecundado en implantarse?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La implantación del embrión dura aproximadamente unos 4-5 días, desde que se produce la eclosión del blastocisto hasta que el trofoectodermo invade completamente el endometrio.

Esto ocurre entre los días 5 y 8 del desarrollo embrionario, es decir, este es el tiempo que tarda el embrión en implantarse después de la fecundación entre el óvulo y el espermatozoide.

Lectura recomendada

En el transcurso de una gestación, la implantación embrionaria ocurre en la cuarta semana de embarazo, antes del inicio del segundo mes. Si quieres conocer todos los detalles que suceden en esta semana, puedes seguir leyendo aquí: Semana 4 de embarazo.

En cuanto a las mujeres que buscan el embarazo a través de la reproducción asistida, una correcta preparación endometrial es esencial para que la implantación del embrión pueda tener lugar. Puedes seguir leyendo sobre este tema en el siguiente artículo: Preparación del endometrio para la transferencia de embriones.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/implantacion-embrionaria/

Implantación: Clave del embarazo espontáneo y por FIV

Síntomas de la implantación

La implantación embrionaria es uno de los mayores misterios del embarazo, ya sea espontáneo u obtenido mediante técnicas de reproducción asistida. Si fracasa, no hay gestación posible. Aunque el organismo materno sea capaz de liberar un óvulo maduro. Aunque se produzca el milagro de la fecundación.

Aunque el embrión viaje sin problemas por la trompa de Falopio hasta el endometrio…, no hay nada que hacer si el embrión no anida en la pared uterina. Y en cada fase fértil de la mujer sólo se implantan de forma natural un tercio de los embriones.

Ese “enganche” del nuevo ser al cuerpo de su madre le dará alimento y cobijo unas 40 semanas.

  • Calcula aquí tus semanas de embarazo y fecha de parto sin errores.

Pero no solamente entra en juego el embrión, hay «otro jugador» como explica el Dr. Alex García-Faura, director científico del Institut Marquès que se llama endometrio, la capa más profunda del útero materno.

«Todavía no podemos decir a las pacientes cuál es su periodo o ventana de implantación o si la microbiota o flora endometrial afecta al proceso de implantación uterina».

Con muchas investigaciones en marcha, lo que sí hacen los especialistas es examinar el útero con las técnicas que están a su alcance, como la histeroscopia”.

“La implantación es una de las fases más delicadas y desconocidas del embarazo. Además, llegar a las 12 semanas de gestación no es tan sencillo. Una de cada ocho pacientes va a tener una pérdida del embarazo entre las primeras 8 y 10 semanas del embarazo, que son las de más riesgo”, indica el Dr. García-Faura.  

Los especialistas no pueden dar pautas a las mujeres para ayudar a la implantación embrionaria (o prevenir la pérdida del bebé). “Creemos que las embarazadas -explica- tienen que hacer vida normal en estos primeros compases de la gestación. Cuando hay una pérdida del embarazo, normalmente la causa es el embrión, que puede presentar anomalías cromosómicas”.

 Ovulación: el óvulo madura y sale del ovario

La primera piedra del embarazo es el ovario, que tiene que generar óvulos maduros aptos para ser fecundados. El proceso de ovulación de la mujer es condición “sine qua non” para que comience el proceso de gestación. Cada mes un óvulo madura, de entre los folículos que van madurando dentro del ovario, y sale al encuentro del espermatozoide.

  • Ocho cosas que no sabías sobre la ovulación, pinchando aquí.

De forma excepcional, algunos meses ciertas mujeres logran liberar dos óvulos maduros, incluso más, lo que podría acabar en un embarazo múltiple (mellizos o trillizos).

En la fecundación in vitro, se somete a la paciente a técnicas de estimulación ovárica; la fecundación se produce fuera del útero materno y después el embrión se deposita cuidadosamente en la cavidad uterina para que se implante de forma natural.

Poco puede hacer la ciencia para asegurar la implantación del nuevo ser.

Fecundación: el óvulo se fusiona con el espermatozoide

El óvulo liberado vive sólo unas 24 horas dentro del útero materno. Y el espermatozoide es capaz de mantenerse activo entre dos y cinco días dentro de las trompas de Falopio, en busca del óvulo.

Para ambos gametos, la única forma de sobrevivir es encontrarse, fusionarse y formar un embrión.

Y para que la fecundación se produzca, tienen que llegar al menos unos 100 espermatozoides vivos a la vera del óvulo, de los más de 200 millones de empiezan su carrera hacia el óvulo cada vez que el hombre eyacula.

Además, se producen una serie de reacciones que cadena que favorecen que un solo espermatozoide penetre por fin la membrana del óvulo.

  • ¿Conoces los 12 síntomas de embarazo de las primeras semanas?

El embrión viaja al útero por la trompa de Falopio

En esta travesía a lo largo de la trompa de Falopio, el embrión tarda entre 2 y 5 días, vitales para la vida humana. Pero pueden ocurrir varias cosas de camino al endometrio:  

  • Que el ovocito fecundado salga de la trompa y caiga en una zona adecuada de la pared uterina en busca de un sitio donde anidar y desarrollarse. Se produce entonces un embarazo normal.
  • Que se quede dentro de la trompa, digamos «atascado». Entonces produce un embarazo ectópico, que hay que extirpar para madre no muera cuando estalla la trompa en la que está alojado. El embarazo ectópico es el más normal en las gestaciones que no se implantan correctamente, pero hay otro tipo de gestaciones con mala implantación.
  • Que el ovocito anide en otras extrañas localizaciones, digamos imposibles para la gestación, de la anatomía materna, que pasamos a describir:    

¿Qué tipos de embarazos ectópicos existen? 

Embarazo cervical: Es la gestación que se implanta en el cuello del útero o cérvix.

Embarazo cornal: Gestación situada en alguno de los cuernos uterinos, también imposible para el desarrollo del embrión.

Embarazo ovárico: El embrión está alojado en el ovario y tampoco puede implantarse ni desarrollarse.

Embarazo en zona abdominal (fuera del útero) o en el hígado: Ambas son gestaciones con extrañas implantaciones embrionarias en la cavidad abdominal, pero fuera del aparato reproductor de la madre.

Todos ellos son inviables y suponen entre el 1 y 3% de las malas implantaciones embrionarias. Desgraciadamente, la mayoría acaban igual, siendo extirpados para preservar la salud materna.

¿Cómo es la implantación en un embarazo por FIV?

«La diferencia más importante -prosigue este experto- es la ansiedad por parte de las pacientes. Ellas ya saben que tienen más posibilidades de quedarse embarazadas porque han pasado por un tratamiento y están al acecho de cualquier síntoma. Por toda esta carga emocional, cualquier pequeño signo o síntoma se magnifica».

El sangrado de implantación es el mismo que el un embarazo espontáneo, pero cambian las fechas clave:

  • En una gestación por fecundación in vitro sabemos exactamente qué día se va a implantar el embrión.
  • También sabemos en qué día vamos a tener una prueba de embarazo positiva porque tenemos un control muy estricto sobre el desarrollo del embrión y el proceso del embarazo.

Qué son los movimientos uterinos de implantación

Esos movimientos uterinos involuntarios que se producen en las madres constituyen un antes y un después en la investigación de la implantación embrionaria. «Antes decíamos a las pacientes -indica este especialista- que guardaran reposo tras la transferencia embrionaria pero nos hemos dado cuenta de que esta recomendación no sirve.

Los movimientos uterinos suceden siempre que introducimos el embrión en la cavidad uterina: hemos grabado todo este proceso en el curso de una investigación desarrollada por Institut Marqués y presentada en Londres en 2014.

Es un espectáculo ver cómo esa pequeña gota (el embrión), cae dentro de la cavidad uterina y que provoca ese «acunamiento» durante horas».

Los expertos en Fertilidad han estudiado durante años cuál es la mejor zona del útero para que implante el embrión (cerca de cuello del útero, por ejemplo) para concluir que es la propia Naturaleza la que va buscando el lugar más idóneo para que anide el nuevo ser.

El embrión anida en el útero

Para que el embrión anide en la pared uterina tiene que estar en fase de blastocisto, lo que supone que cuenta con unas 200 células.

Su capa externa es el trofoblasto -de ahí se formará la placenta- y la cara interna es el amnioblasto, que forma el embrión. ¿Y cómo se consigue el anclaje del embrión en el útero materno?

Una implantación correcta significa que el embarazo empieza con buen pie.

En los tratamientos de reproducción asistida este proceso es más sencillo. El embrión se transfiere a la cavidad endometrial cuando está precisamente en la fase de blastocisto.

 «El embrión, al crecer, logra romper su capa de protección, denominada zona pelúcida.

La parte más externa del mismo entra en contacto con el endometrio y empieza a invadirlo para absorber nutrientes”, detalla el director científico del Institut Marquès.

¿Qué le puede pasar al embrión en el endometrio?

El embrión llega a la pared del endometrio materno; este fenómeno suele producirse entre los 6 y 10 días desde la fecundación. Pueden darse dos escenarios:

  • Que el embrión anide naturalmente, algo que sólo se produce en el 30% de los casos.
  • Que el embrión no anide finalmente y sea expulsado por el organismo materno. Entonces comienza la menstruación en la mujer y empieza otro nuevo ciclo.

¿Y si el embrión no anida? Entonces existen problemas de implantación: parejas cuyos embriones no consiguen implantarse. Podemos estar frente a dos situaciones:

– Gestaciones sin prueba de embarazo. Hay mujeres que no son conscientes de que han tenido abortos de repetición al no enterarse de que han perdido su embrión, salvo que exista una prueba de determinación en sangre del embarazo, indica este especialista.

– Gestaciones con prueba de embarazo positiva. Son casos en los que la pareja pierde la gestación en sus primeras semanas.

Posible origen el problema es de tres tipos:

– Enfermedades de coagulación

– Patologías autoinmunes

– Enfermedades del endometrio como miomas o endometriosis…

Sangrado de implantación: cómo diferenciarlo de la regla

Este sangrado se produce cuando finaliza el proceso de implantación embrionaria, entre 10 y 14 días después de la fecundación. A veces se confunde con un manchado común o con el comienzo de la regla.

Como hemos comentado, no todas las mujeres tienen sangrado de implantación; los especialistas calculan que se da aproximadamente una de cada tres embarazadas. Sin embargo, llama mucho la atención y hay que saber diferenciarlo de un manchado normal o de una amenaza de aborto.

Lo normal es que el sangrado de implantación no sea muy abundante y se diferencie claramente de una menstruación o una amenaza de aborto (sangrado más profuso, intermitente, color rojo o chocolate). 

Además del sangrado, ¿hay algún otro síntoma de implantación embrionaria? Según este especialista, «los síntomas premenstruales de la mujer son muy similares a los del embarazo (mayor sensibilidad y turgencia en la mama, abdomen más distendido…). Por otra parte, se han buscado muchos síntomas únicos de gestación pero no se ha encontrado nada».

No nos damos cuenta de la asombrosa maquinaria que se pone en marcha en un embarazo hasta que la estudiamos con detalle… ¡y de la cantidad de procesos que pueden fallar en algún momento!

Artículos Relacionados Una pregunta usual en las primeras consultas de Obstetricia tiene como protagonista un pequeño manchado ­-que has podido tener en las semanas iniciales de tu embarazo-, el sangrado de implantación, vulgarmente conocido como falsa regla. Puede desencadenar temor por su posible relación con… A las 30 horas de fecundación, el cigoto completa su primera división y origina dos blastómeras. Las siguientes divisiones mitóticas son asincrónicas, por lo que una blastómera es mayor que la otra, pudiendo haber en un momento dado tres de ellas. El estadio de 4 blastómeras tiene lugar a… A lo largo de la semana 5 de embarazo, el disco embrionario se va a plegar para formar un cilindro. Cuenta con células de diferentes tipos: unas formarán el esqueleto, otras el estómago, el sistema respiratorio, el neurológico… Ecografía 4D de un embarazo de 5 semanas Cada grupo de células… Una de las preguntas de moda en las consultas de Ginecología es la determinación de la reserva ovárica en la mujer. «¿Me quedan óvulos suficientes para ser madre?», «¿Debo hacerme 'una Antimülleriana' para saber cómo está mi reserva ovárica?», preguntan muchas pacientes -especialmente las…

Источник: https://www.natalben.com/implantacion-embarazo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: