Síntomas de un embarazo psicológico

Embarazo psicológico: ¿por qué ocurre y cuáles son sus síntomas?

Síntomas de un embarazo psicológico

El dar a luz es, sin lugar a dudas, uno de los momentos más bonitos para la mayoría de las mujeres. Tener la capacidad de traer una nueva vida al mundo tras estar nueve meses albergándola en su interior es algo que llena de felicidad a toda madre que desea serlo.

Pero en ocasiones, el deseo de querer ser madre es tan fuerte que, incluso sin haber estarlo, el cuerpo empieza a mostrar los síntomas propios de un embarazo real. Esto hace que la propia mujer piense que está embarazada, con todo lo que ello implica.

Este tipo de situaciones son los embarazos psicológicos, un fenómeno poco común pero muy interesante que este artículo vamos a abordar. Veamos de qué se trata, cuales son sus síntomas, qué es lo que lo diferencia de un embarazo real y cómo debe ser tratado.

Embarazo psicológico ¿de qué se trata?

El embarazo psicológico es la situación que se da cuando una mujer cree que está embarazada sin estarlo, debido a que está manifestando algunos síntomas objetivos propios de encontrarse en estado. También son denominados embarazos fantasma o pseudociesis, de “pseudo”, “falso” y “cesis”, “gestación”.

Aunque se han barajado algunas hipótesis sobre por qué esto ocurre, lo cierto es que no se tiene del todo claro por qué se dan este tipo de falsos embarazos en la especie humana.

Una de las posibles explicaciones que se ha planteado es que, cuando se tiene un muy fuerte deseo por ser madre, la mente acaba influyendo en el cuerpo, ocasionando toda una serie de síntomas propios de los embarazos.

Las reacciones físicas que se manifiestan por causa mental son llamadas reacciones psicosomáticas, por lo tanto, los embarazos psicológicos son conjuntos de síntomas psicosomáticos. Es por ello que los especialistas en ginecología necesitan abordar de forma muy clara y profunda este tipo de casos, dado que, pese a no haber embarazo real, el cuerpo se comporta como si realmente hubiera uno.

Síntomas

Como ya hemos dicho, en el embarazo psicológico la mujer cree estar realmente gestando a un bebé, y puede manifestar algunos síntomas objetivos que indicarían, a primera vista, que efectivamente está embarazada.

Las personas que están pasando por una pseudociesis, al igual que las embarazadas reales, sufren cambios hormonales. Las hormonas luteinizante (LH) y folículo-estimulante (FSH) disminuyen, haciendo que se deje de ovular y se detenga el ciclo menstrual.

Por el otro lado, suben los niveles de prolactina y progesterona, las cuales están detrás de varios síntomas también propios del embarazo real. La progesterona causa cansancio y somnolencia, mientras que la prolactina es la responsable de que el pecho segregue leche, aunque no haya un bebé al que alimentar con ella.

Se dan algunas alteraciones digestivas, como lo son el estreñimiento, las náuseas y los vómitos, los cuales pueden darse a cualquier hora del día. Además de sufrirse antojos y una mayor sensibilidad ante olores y gustos determinados.

Uno de los síntomas que contribuyen a que la mujer piense que realmente está embarazada es que la barriga y los senos crecen, volviéndose especialmente sensible estos últimos. A esto se le añade el hecho de sentir movimiento dentro del útero, como si realmente hubiera un feto formándose, y tener la sensación de que está dando pataditas.

Otros síntomas que sufre la mujer con un embarazo fantasma y que son comunes en los embarazos reales son mareos, aumento del volumen del útero y ablandamiento del cuello uterino, incremento de peso y, en algunos casos, elevados niveles de gonadotropina.

Cuando se realiza el diagnóstico diferencial, es decir, averiguar si realmente se trata de un embarazo real o, en caso contrario, una pseudociesis, hay dos indicadores bastante esclarecedores. Por un lado, está el hecho de que el ombligo no se encuentre hacia afuera y, por el otro, que el incremento de peso sea superior al esperado en un embarazo normal.

Sin embargo, lo que aclara de forma definitiva que se trata de un embarazo ficticio son los tests de embarazo negativos y las ecografías en las que no se ha encontrado ningún feto.

Causas

Son varias las causas que pueden explicar el por qué la mujer cree que realmente está embarazada. Al fin y al cabo, este tipo de situaciones se manifiestan de forma psicosomática, es decir, la mente ha generado síntomas físicos en el cuerpo de la mujer.

Una de las causas más comunes es el deseo que tenía la mujer de quedarse embarazada pero teniendo problemas para conseguirlo.

Esta situación suele ocurrir en aquellas mujeres que han tenido problemas de fertilidad, un historial de múltiples abortos o, en los casos más graves, la pérdida de un hijo recién nacido.

El vivir en un entorno sexista en el que se considera que ser madre significa satisfacer el objetivo vital de toda mujer también favorece a que se den embarazos ficticios.

Otra de las causas es que la mujer esté a punto de entrar en la menopausia, pero tenga miedo ante este nuevo período y crea en todo un repertorio de creencias estereotípicas al respecto como lo son la pérdida de juventud y de “productividad”.

También se dan casos de embarazos fantasma en aquellas mujeres que temen quedarse en estado. Aunque esto pueda parecer hasta contraintuitivo, lo cierto es que esto puede ocurrir con frecuencia en chicas jóvenes quienes acaban de iniciar su vida sexual y proceden de familias conservadoras.

En parejas donde hay problemas, el tener un hijo es visto, en ocasiones, como la solución.

Esto puede fomentar que la mujer crea que efectivamente se ha quedado embarazada y que ha llegado el fin de la tensión con su novio o marido.

También puede verse el quedarse embarazada como el motivo por el cual la pareja le dedicará más tiempo a la mujer, recibiendo mayor atención y, en caso de que tuviera que suceder, atrasando la ruptura.

Tratamiento

Decirle a una mujer que no está embarazada cuando lleva creyendo lo contrario durante meses no es tarea sencilla. Requiere de un elevado grado de delicadeza y de la colaboración de la pareja.

Como ya se ha comentado, las causas detrás de sufrir un embarazo psicológico pueden ser variadas y la mujer tener un repertorio de creencias y deseos que “justifican” su embarazo. Por este motivo es necesario demostrarle que no está en estado realmente, pero hacerlo de la forma más suave posible para evitar problemas emocionales al recibir el disgusto.

Gracias al avance de la tecnología, especialmente aplicada en el campo de la medicina, es posible demostrar de forma muy objetiva que una mujer no está embarazada.

Como ya hemos dicho, las ecografías y los tests de embarazo, entre otras técnicas, permiten demostrar que no se está en estado.

A veces, basta con esto para acabar con la pseudociesis y los síntomas van desapareciendo con el paso del tiempo.

Sin embargo, otras mujeres no se lo acaban de creer, ya sea porque han creído en la mentira durante mucho tiempo o porque desean tanto tener un bebé que se niegan a admitir la realidad.

El primer profesional al que habrá acudido la mujer habrá sido su ginecólogo, quien deberá asegurarse de mostrar todas las pruebas objetivas que confirmen que no hay embarazo y, si es posible, dilucidar de dónde viene este caso. Aunque averiguar las causas que han llevado a esta situación es tarea del psicólogo, no está recomendado derivar a la paciente de inmediato, dado que puede generarse una elevada reticencia al pensar que tiene un trastorno mental.

Cuando ya sea la hora de acudir a un profesional de la salud mental, el psicólogo se encargará de seguir un tratamiento para la mujer, ver hasta qué punto aceptar la noticia le ha afectado en el estado de ánimo e indagar sobre las causas que han conducido a este embarazo fantasma.

Si la mujer, tras todo el esfuerzo del ginecólogo, médico y psicólogo, no logra entender la situación real, es posible que el embarazo psicológico solo sea la punta del iceberg de un problema mucho más grande, y se esté ante un caso de depresión, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo o, en casos más graves, un trastorno psicótico como lo es la esquizofrenia.

¿Embarazo en hombres?

Por sorprendente que pueda parecer, de la misma manera que hay mujeres que sin estar embarazadas manifiestan síntomas propios de estar gestando, hay hombres que, pese a la imposibilidad biológica de su sexo, también presentan signos físicos de embarazo.

A esto se le llama síndrome de Couvade, viniendo de la palabra francesa “couver” que significa “incubar”.

No es que el hombre piense que está embarazado, sin embargo, manifiesta los mismos síntomas que su novio o esposa quien realmente se encuentra en estado. Si ella vomita, él también lo hace; si ella tiene un antojo, a él también le apetece comer; y si ella sube de peso, pues él también.

Se ha intentado averiguar un poco más sobre este síndrome. Se cree que, en embarazos normales, el 10% de los hombres pasan manifiesta el síndrome de Couvade, mientras que el porcentaje se incrementa a 25 en caso de que haya un embarazo con problemas.

Se ha barajado la posibilidad de que esto ocurra porque el hombre se implica mucho en el proceso de gestación que está haciendo la mujer, aunque también podría deberse a una necesidad de llamar la atención que ahora está centrada en su pareja. Otra de las causas que podrían haber detrás de esto es algo más grave, como lo sería un trastorno de personalidad en el hombre.

Los síntomas en el hombre son muy similares a los de un embarazo normal, habiendo cambios de humor, aumento de peso e hinchazón abdominal además de problemas gástricos. Todos ellos desaparecen en el momento en el que la mujer da a luz.

Referencias bibliográficas:

  • Tarín, J. J.; Hermenegildo, C.; García-Pérez, M. A.; Cano, A. (2013). Endocrinology and physiology of pseudocyesis». Reproductive Biology and Endocrinology 11(39).
  • Carbary, L. J. (1982). Unisex false pregnancy». Journal of Nursing Care 15 (4): 18-21.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/embarazo-psicologico

El embarazo psicológico, un fenómeno histérico

Síntomas de un embarazo psicológico

El embarazo psicológico es sumamente raro en la actualidad. No obstante, este constituye una prueba viva de la capacidad de la mente para crear y consolidar realidades paralelas. El nombre técnico de este fenómeno es “pseudociesis”, aunque también se le conoce como síndrome de Rapunzel, embarazo imaginario o embarazo utópico.

También se considera embarazo psicológico o síndrome de Couvade a ese estado que presentan algunos hombres cuando sus parejas están realmente embarazadas. Algunos experimentan los síntomas de la gestación: sienten nauseas matinales, antojos, hipersensibilidad, etc.

“La maternidad tiene un efecto humanizador. Todo se reduce a lo esencial”.

-Meryl Streep-

De hecho, hay evidencia de que algunos animales también pasan por embarazos psicológicos. En particular, los perros. En ese caso lo que ocurre es que se incrementa una sustancia llamada prolactina, responsable de la lactancia. Esto lleva al crecimiento de las mamas y a que adopten juguetes u otros objetos como si fueran sus cachorros.

Las causas del embarazo psicológico en humanos

Los casos de embarazo psicológico se conocen desde hace varios siglos. Los datos disponibles indican que quizás en el pasado el fenómeno se presentaba con más frecuencia que actualmente. Hoy por hoy, solo hay un caso de estos por cada 22.000 de embarazos reales.

Las causas del embarazo psicológico en humanos son totalmente psicológicas. En prácticamente todos los casos existe un factor de presión sobre la mujer. Los más comunes son:

  • El temor de quedar embarazada después de una relación sexual sin protección.
  • El deseo de retener a la pareja, de complacerla o de ajustarse a sus expectativas.
  • Soledad, depresión y baja autoestima.
  • Presión familiar o social.
  • Abuso sexual durante la infancia.
  • Estado de ansiedad o altos niveles de estrés.
  • Esterilidad o historia de pérdidas o abortos.
  • Fobias sociales.

El embarazo imaginario no es un problema aislado. En realidad, no es un problema en sí mismo, sino la manifestación de un cuadro más profundo. Lo más probable es que el panorama sea complejo. Se trata de una condición delirante en la que, sin embargo, podría haber esquizofrenia o no. Lo habitual es que no la haya.

Los síntomas habituales

Las mujeres que tienen un embarazo imaginario presentan los mismos síntomas que aquellas con un embarazo real. Hay casos en los que la ansiedad provoca cambios en el sistema neuroendocrino y por eso las pruebas de embarazo dan resultado positivo sin que haya gestación. La única prueba 100% fiable es una ecografía.

En las mujeres que sufren este fenómeno hay síntomas como ausencia de menstruación, nauseas matinales y sensación de movimiento fetal. Lo más desconcertante es que también aumentan de peso, la barriga crece, los senos aumentan y todo corresponde a un embarazo normal. Hay muchos casos en los que el embarazo psicológico solo se detecta en el momento del parto.

Muchas mujeres con este problema no terminan de entender la experiencia. Al momento del parto creen que en realidad sufrieron un aborto o que su hijo murió y que todos quieren ocultar esos hechos. A veces este cuadro es preludio o forma parte de otro tipo de trastornos psicológicos o mentales.

¿Qué hacer?

Una mujer que tiene un embarazo psicológico necesita comprensión y apoyo, no descalificaciones por el autoengaño en el que se halla sumida.

El problema en sí no es el embarazo mismo, sino lo que hay detrás de este.

Por lo general se trata de un fenómeno histérico, por el que una mujer pretende afianzar su identidad femenina o rebelarse frente a alguna circunstancia que hay en su vida.

Como en otros fenómenos delirantes, de lo que se trata aquí no es de insistir a la mujer para que entre en razón, mostrándole las evidencias de su equívoco.

De una u otra forma, el embarazo psicológico es una forma de defensa inconsciente, no un error de pensamiento como tal.

La mujer necesita de ese embarazo para protegerse de otra realidad que le resulta extremadamente dolorosa y, por lo mismo, inabordable.

Estos casos deben ser tratados por un profesional de la salud mental. Lo que se busca es que la persona afectada, paso a paso, logre reconocer el conflicto que desata esta condición.

También que consiga elaborarlo y abordarlo, recuperando las herramientas psicológicas que tiene para superarlo.

Esto solo se logra mediante un proceso terapéutico adecuado que ofrezca comprensión, apoyo y acompañamiento.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/el-embarazo-psicologico-un-fenomeno-histerico/

Síntomas de un embarazo psicológico

Síntomas de un embarazo psicológico

Un embarazo psicológico aparece cuando una mujer cree estar embarazada, incluso presenta muchos síntomas propios de las primeras semanas de gestación, pero realmente no está embarazada. Este trastorno suele aparecer en mujeres que desean fervientemente ser adres pero no lo consiguen.

Indice

¿Qué es un embarazo psicológico?

El embarazo psicológico, también conocido como Síndrome de Rapunzel, es un trastorno psicológico raro que surge en aquellas mujeres que llevan mucho tiempo intentando concebir y, por las causas que sea, no lo consiguen.

Llegan a obsesionarse tanto con la concepción que su cuerpo empieza a mostrar los síntomas propios del embarazo, lo que les hace pensar que realmente han conseguido quedarse embarazadas, pero realmente no es así.

  Las náuseas, la fatiga, el aumento de talla de pecho… una mujer con un embarazo psicológico experimenta muchos de los síntomas de un embarazo real. Durante el tiempo que le dure el embarazo psicológico, tampoco tendrá el periodo. Un embarazo psicológico no está relacionado con un aborto espontáneo.

En este caso nunca ha habido concepción ni bebé, aunque la mujer lo piense así.   A veces los síntomas pueden durar lo suficiente como para hacer que una mujer, e incluso quienes la rodean, crean que está esperando un hijo.

Hay varias teorías del origen del embarazo psicológico. Además de la del fuerte deseo a quedarse embarazada causado por un desajuste en el sistema endocrino está la del miedo a quedarse embarazada u otros aspectos relacionados con trastornos depresivos. Los cambios químicos que experimenta el cuerpo en esos momentos son los propios de un embarazo psicológico en medicina. 

Síntomas de los embarazos psicológicos

Un embarazo falso a menudo se asemeja a un embarazo real en todos los sentidos, menos en la presencia de un bebé. En todos los casos, la mujer está absolutamente segura de que está embarazada.

Físicamente, el síntoma más común es un abdomen hinchado, similar a un bulto de bebé. El abdomen puede comenzar a expandirse tal como lo hace durante el embarazo cuando crece un bebé en desarrollo.

Durante un embarazo psicológico, este hinchazón del abdomen puede estar causado por una acumulación de:

– gas

– grasa

– heces

– orina La irregularidad del ciclo menstrual o amenorrea de una mujer es el segundo síntoma físico más común. Muchas de las mujeres que experimentan este trastorno dicen sentir que el bebé se mueve o que da patadas. Otros síntomas pueden ser difíciles de distinguir de aquellos experimentados durante un embarazo real, y pueden incluir:

– náuseas y vómitos

– senos sensibles

– cambios en los senos, incluidos el tamaño y la pigmentación

– lactancia

– aumento de peso

– dolores del parto

– ombligo invertido

– aumento del apetito

– agrandamiento del útero

– ablandamiento del cuello uterino

– ansiedad

– cambios en la libido En ocasiones, los síntomas pueden ser tan claros que sólo una ecografía realizada en la consulta de ginecología desmiente que esa mujer no está embarazada en realidad, aunque previamente la prueba de embarazo haya sido negativa. 

Tratamiento para un embarazo psicológico

Al tratarse de un problema de psicología, el tratamiento requiere ayuda psicológica para que la mujer comprenda que no está embarazada. Cuando lo consiga, desaparecerán los síntomas.

En un embarazo psicológico, la primera reacción de la mujer cuando le realizan una ecografía y el médico le comunica que no está embarazada es la negación de las pruebas.

Es extremadamente difícil para una mujer con un trastorno psicológico de este calibre entender que todo lo que ha sentido ha sido obra de su propio cuerpo y mente y no de un bebé en desarrollo.

Serán momentos muy complicados tanto para ella como para su pareja, familiares… Lo mejor es que encuentre un buen apoyo y reciba la ayuda de un experto como un psiquiatra, que haga un seguimiento de su caso y la ayude a recuperarse del todo para evitar recaídas u otros trastornos como la depresión.

Aunque el embarazo psicológico se trate de un trastorno raro, para la mujer que lo siente es 100% real. El apoyo y la atención emocional serán cruciales para ayudar a estas mujeres a aceptar la verdad y avanzar de manera saludable.

Los síntomas de un embarazo son muy diferentes de una mujer a otra. Para algunas resultan muy evidentes desde casi el momento de la concepción y para otras el primer síntoma es la ausencia de la regla.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/psicologia-embarazo/sintomas-de-un-embarazo-psicologico--6004

Embarazo psicológico: ¿qué es y por qué se produce?

Síntomas de un embarazo psicológico

El ciclo menstrual se detiene, se sufren mareos, náuseas, los pechos duelen y aumentan de tamaño… Parece mentira, pero un embarazo psicológico trae consigo los mismos síntomas que un embarazo real

¿Cuáles son las causas del embarazo psicológico o pseudociesis?

Un embarazo psicológico, también llamado utópico, tiene lugar cuando una mujer cree estar embarazada y, sin embargo, no lo está.

  • Las mujeres más sensibles a este trastorno son aquellas que desean intensamente quedarse embarazadas y no lo consiguen, ya sea porque son estériles o demasiado mayores como para concebir sin problemas.
  • Curiosamente, las mujeres más jóvenes que no desean quedarse embarazadas y viven constantemente con el miedo a concebir, también son más sensibles a padecer este trastorno.
  • También hay mujeres, que están sufriendo una depresión o bien que tienen una baja autoestima, que no consiguen quedarse embarazadas y pueden tener un embarazo psicológico.
  • Incluso, se ha dado algún caso de embarazo psicológico, cuando la mujer desea intensamente mantener a su pareja a su lado y utiliza el embarazo como excusa.

(Te interesa: Cómo quedar embarazada)

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo psicológico?

Una mujer está sufriendo un embarazo psicológico cuando cree estar embarazada pero, en realidad, no lo está. La mente influye en el cuerpo provocando las reacciones llamadas psicosomáticas. El deseo de tener un hijo y no conseguirlo crea estrés y ansiedad en la mujer.

  • Las hormonas se alteran, hay una disminución de la LH, y de la FSH, lo que provoca la falta de ovulación y la detención del ciclo menstrual.
  • Suben la prolactina y la progesterona, con lo que se estimulan ciertos síntomas típicos del embarazo, como, por ejemplo, los que exponemos seguidamente.
  • Cansancio y somnolencia, debidos al aumento de los niveles de la hormona progesterona.
  • Náuseas y vómitos. Pueden ocurrir a cualquier hora del día. Son un síntoma claro de embarazo, aunque en este caso no se trate de un embarazo real.
  • Falta de menstruación, tal y como sucede en un embarazo real.
  • Crecimiento de la barriga y de los senos. Es uno de los síntomas de embarazo reales, que también puede aparecer en un embarazo psicológico. Las mamas también se pueden hinchar, aumentar de tamaño y mostrar una especial sensibilidad.
  • La mujer puede tener, incluso, la sensación de que el feto se mueve.
  • Se puede llegar a producir leche materna, tal y como sucede con un embarazo real.

¿Cómo tratar este trastorno?

Para solucionar este trastorno psicológico, es muy importante hablar con la mujer y explicarle que el embarazo no es real; vaya, que en realidad no está embarazada y que los síntomas que nota son reacciones psicosomáticas. Cabe destacar que los embarazos psicológicos han ido disminuyendo en los últimos años, gracias a la generalización de las técnicas de reproducción asistida.

Pero, ¿cuále es el tratamiento a seguir para hacer frente a este trastorno? El tratamiento del embarazo psicológico o pseudociesis es variable y depende del origen y motivaciones de cada paciente, la intensidad de los síntomas y la personalidad de la mujer. Básicamente, se deben hacer dos cosas: mostrar a la mujer que el test de embarazo da negativo y derivarla a un especialista. 

1. Efectuarse un test de embarazo

La mayoría de las veces basta con una prueba objetiva para demostrar a la mujer que padece un embarazo psicológico que no está en estado.

Para ello, lo mejor es mostrarle un test de embarazo negativo o realizarle una ecosonograma, que descarta la presencia de estructuras embrionarias.

Los resultados de estas pruebas tienen la particularidad de que no pueden ser falseadas y, por tanto, obligan a aceptar la realidad. Además, se logra que disminuya la tensión de la paciente y se restablezca el equilibrio en su organismo.

2. Recibir la asistencia de un psicólogo o un psiquiatra

Una vez llevado a cabo el primer punto, lo ideal es que la mujer busque ayuda psicológica o psiquiátrica.

Será el médico especialista el encargado de tratar, más que el embarazo psicológico en sí, los problemas que lo han podido ocasionar: dificultades afectivas, la incapacidad para aceptar la posibilidad o la dificultad de ser madre, imposibilidad para hablar de estos conflictos, etc.

Síndrome de Couvade, el embarazo psicológico en hombres

El nombre de este síndrome proviene de la palabra couver, cuyo significado en francés es «incubar» o «criar». Afecta a algunos hombres durante el embarazo de sus parejas.

Suelen experimentarlo el 10% de los hombres, si el embarazo es normal, y el 25%, si se trata de un embarazo de riesgo.

En algunos casos, incluso, se puede dar, no en los hombres, sino en personas cercanas a la gestante.

Se manifiesta con la aparición de los síntomas del embarazo típicos de la embarazada. Sin embargo, en algunos casos, además de los síntomas de embarazo, pueden sufrir celos, miedos e inseguridad por la llegada del futuro bebé, estrés debido a la responsabilidad que la paternidad conlleva, cambios en el estado de ánimo, etc.

Por tanto, los síntomas del síndrome de Couvade en hombres pueden ser:

  • Cambios de humor. El hombre suele mostrarse mucho más sensible e irritable.
  • Aumento de peso e hinchazón abdominal. Lo mismo que la futura mamá, el hombre también aumenta de peso.
  • Naúseas y mareos. Es otro síntoma típico del embarazo, que también afecta al hombre que sufre el síndrome Couvade.
  • Mayor sensibilidad a los olores y a determinados sabores.

(Te interesa: Técnicas de reproducción asistida: tipos y diferencias)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/quedar-embarazada/psicologia/embarazo-psicologico-4366

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: