Síntomas de un embarazo psicológico

PSEUDOCIESIS (embarazo psicológico)

Síntomas de un embarazo psicológico

La pseudociesis, conocida también como embarazo psicológico, embarazo utópico, embarazo imaginario, falso embarazo o síndrome de Rapunzel, es un síndrome raro en el cual una mujer, que no está embarazada, no sólo cree que está esperando un bebé sino también pasa a presentar síntomas típicos de un embarazo, incluyendo ausencia de menstruación y aumento del volumen abdominal.

La pseudociesis es un trastorno psicológico que no tiene nada que ver con simulación o fingimiento. Una mujer que finge estar embarazada no tiene el embarazo psicológico. Para ser pseudociesis, la mujer tiene que creer realmente que está embarazada.

Incidencia del embarazo psicológico en la población

El embarazo psicológico es una condición que afecta a las mujeres de todas las etnias, regiones y clases sociales. La pseudociesis es más común en mujeres casadas y con edades entre 20 y 40 años, pero existen casos descritos de falso embarazo en niños y mujeres más viejas, inclusive después de la menopausia.

El embarazo psicológico es un tema muy explorado en películas, culebrones y libros, pero su real incidencia es muy baja. Solamente 1 en cada 22.000 embarazos es utópico, o sea, solamente un 0,005% de las mujeres embarazadas tienen, de verdad, pseudociesis.

Causas

La pseudociesis es un síndrome que ya se conoce hace varios siglos. Su incidencia ya fue mayor, pero se cree que el cambio del papel de la mujer en la sociedad haya sido responsable del descenso en los casos de embarazo psicológico. Durante muchos siglos se veía la mujer, exclusivamente, como madre, siendo considerada inútil si no fuese capaz de generar una familia.

Actualmente, las mujeres tienen otras responsabilidades y deseos, además de ser madres. Además de eso, los avances tecnológicos posibilitan que muchas mujeres con problemas de fertilidad logren quedarse embarazadas, disminuyendo los casos de mujeres no fértiles que no consiguen tener hijos.

La pseudociesis parece ocurrir debido a estímulos del sistema neuroendócrino provocados por factores psicológicos. Casos de estrés, ansiedad y/o intensa presión social/familiar podrían actuar sobre el eje hipotálamo-hipófiso-ovárico, desregulando la producción hormonal, lo que llevaría a síntomas semejantes a los del embarazo, como ausencia de menstruación, mareos y aumento de los senos.

Entre las situaciones que ya fueron identificadas como gatillos para embarazos psicológicos, podemos citar:

  • Pensar que el marido va a dejarla en caso de que no logre tener un hijo.
  • Solitud.
  • Depresión.
  • Baja autoestima.
  • Intensa presión familiar para quedarse embarazada.
  • Miedo de quedarse embarazada.
  • Abuso sexual durante la infancia.
  • Estar pasando por gran estrés emocional.
  • Infertilidad en mujeres que quieren mucho quedarse embarazadas.
  • Abortos espontáneos en mujeres que todavía no tienen hijos (y que desean tenerlos).
  • Proximidad de la menopausia y todavía querer tener hijos.
  • Ter una personalidad que no acepta bien críticas ni eventos indeseables.

Para ser pseudociesis la paciente debe creer que, realmente, está embarazada. Personas que simulan un embarazo de forma intencional no se encuadran en este cuadro.

Síntomas

El embarazo psicológico, en algunos casos, puede ser una situación impresionante, con múltiples síntomas de un embarazo real.

Entre los síntomas de embarazo que la pseudociesis puede producir están:

  • Aumento del volumen abdominal.
  • Náuseas matinales.
  • Ausencia de menstruación.
  • Aumento de los senos.
  • Producción de leche.
  • Sensación subjetiva de movimientos fetales.
  • Ganancia de peso.

Hay casos de mujeres que llegan al hospital de urgencia con síntomas de trabajo de parto.

Para saber más sobre los síntomas reales de un embarazo, lea: 20 PRIMEROS SÍNTOMAS DE EMBARAZO.

La pseudociesis suele extenderse durante algunas semanas, pero hay algunos casos que perdura durante meses o años. En algunas mujeres, los síntomas desparecen después del “trabajo de parto”.

Las mujeres sienten dolores terribles, como si estuviesen pariendo y después hay una mejora del cuadro. No siempre ellas comprenden lo que ocurrió.

Es común oír a la paciente decir que sufrió un aborto o que el hijo fue llevado por Dios.

El embarazo psicológico puede preceder la aparición de alguna otra enfermedad psiquiátrica, como depresión o psicosis.

Diagnóstico

En muchas mujeres, el embarazo psicológico solo presenta una única diferencia en relación a los embarazos reales: la ausencia de un feto en el útero.

Todas las mujeres con síntomas de embarazo deben hacer una prueba de embarazo que consiste en la dosificación de la BhCG, hormona producida por la placenta durante la gestación. Como era de esperarse, mujeres con pseudociesis no producen BhCG y las pruebas de embarazo son negativas.

En las mujeres que presentan secreción de leche a través de los senos, es importante descartar la presencia del prolactinoma, un tumor de la glándula hipófisis que estimula la producción de prolactina, hormona responsable de la producción de leche.Otro examen que se puede hacer es la ultrasonografía abdominal, que demostrará un útero vacio, probando que no hay ningún embarazo en curso.

Tratamiento

En general, no es fácil convencer una mujer, que durante meses piensa que está embarazada, de que no está, que lo que tiene es una ilusión creada en la cabeza. Muchas veces la pseudociesis es la válvula de escape que el cerebro encontró para lidiar con las adversidades psicológicas.

No hay un tratamiento establecido para el embarazo psicológico. Habitualmente indicamos el acompañamiento con un psiquiatra, inclusive en los casos en que los síntomas desaparecen espontáneamente.

Referencias

  • Pseudocyesis – UpToDate.
  • Pseudocyesis: a review – American College of Obstetricians and Gynecologists.
  • Pseudocyesis, delusional pregnancy, and psychosis: The birth of a delusion – World journal of clinical cases.
  • American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th ed.
  • Gabbe S.G., Niebyl, J.R., Simpson, J.L., eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies, fifth ed., Philadelphia, Churchill Livingstone Elsevier; 2007.

Источник: https://www.mdsaude.com/es/embarazo/embarazo-psicologico/

Embarazo psicológico

Síntomas de un embarazo psicológico

El embarazo psicológico es la situación en la cual, sin tener un embrión real, la mujer presenta síntomas similares a un embarazo, tales como náuseas, vómitos, mareos e incluso aumento del perímetro abdominal. Es una situación que se suele producir por situaciones de estrés relacionadas con el deseo o el miedo a tener hijos.

No está relacionado con la edad de la paciente ni con alteraciones hormonales o ginecológicas, es una enfermedad de origen mental. 

¿Por qué se produce el embarazo psicológico?

Esta patología se produce en mujeres que tienen una situación psicológica de gran estrés en relación con el embarazo, ya sea por no conseguir un embarazo por medios naturales, o bien, en mujeres adolescentes con un gran miedo a quedarse embarazadas.

Eso da lugar a una situación en el organismo en el que se produce una amenorrea (falta de regla) y, asociada a ella, un aumento del perímetro abdominal como si de un embarazo real se tratara.

¿Cómo se puede diferenciar un embarazo psicológico de un embarazo normal?

En un embarazo psicológico las pruebas de embarazo son negativas; además, si se realiza una ecografía no presenta aumento del tamaño uterino ni presencia de embrión en el mismo. Al mismo tiempo se conoce la situación de estrés por la cual la mujer pasa.

A nivel de síntomas, no es posible diferenciarlo, ya que la mujer presenta los típicos síntomas de embarazo con amenorrea, vómitos, náuseas, aumento del perímetro abdominal e, incluso, turgencia mamaria.

Síntomas del embarazo psicológico

Los síntomas del embarazo psicológico son amenorrea, aumento del perímetro abdominal, turgencia mamaria, náuseas y vómitos matutinos.

Estos síntomas de embarazo se asocian con situaciones de estrés por el temor o deseo del embarazo y puede ir acompañado de una situación de depresión de base.

Causas del embarazo psicológico

Las causas del embarazo psicológico están relacionadas con situaciones de miedo y ansiedad ante un embarazo, ya sea por deseo del mismo sin conseguirlo o, por el contrario, por un miedo intenso a quedarse embarazada. Tiene como base también situaciones de depresión y ansiedad, y puede asociarse a otros trastornos mentales más graves.

Tratamiento del embarazo psicológico

El tratamiento del embarazo psicológico consta de una primera parte en la que se trata de demostrar a la paciente que no está embarazada. Tras ello, va a necesitar un tratamiento psicológico adecuado, que le permita aceptar la situación y, en muchos casos, tratamiento farmacológico antidepresivo que puede ser el fundamento sobre el cual se de el embarazo psicológico.

Es necesario la comprensión del entorno de esta situación, no culpabilizando a la paciente de la misma para lograr una mejoría tanto del momento agudo, como del estado a largo plazo.

Pruebas para detectar el embarazo psicológico

Las pruebas para detectar un embarazo psicológico son de negatividad, esto es, se trata de demostrar que, a pesar de los síntomas, la paciente no se encuentra embarazada.

En primer lugar, es necesario hacer una prueba de embarazo, que dará negativa, pudiendo ser necesaria su realización en sangre. Posteriormente, se puede realizar una prueba de imagen, como una ecografía, que demostrará que no existe feto en el útero.

Esta prueba puede ser necesaria repetirla si la mujer acude diciendo que está de pocas semanas, para confirmar que efectivamente no se encuentra embarazada.

¿A qué edad es más frecuente un embarazo psicológico?

Un embarazo psicológico se puede da a cualquier edad, incluso se describen casos en mujeres que han sufrido una histerectomía (operación en la que se extirpa el útero). Depende de la situación de ansiedad de la paciente en lo relativo a un posible embarazo o la dificultad para conseguir el mismo, y esto se puede dar en cualquier momento de la edad fértil de la mujer.

¿Tener un embarazo psicológico hace más difícil tener un embarazo normal?

No, tener un embarazo psicológico no dificulta tener con posterioridad otros embarazos absolutamente normales. Lo único que indica es que hay una gran ansiedad en relación a la gestación, que es mejor tratar de forma adecuada antes de pensar en tener un embarazo normal.

¿Es muy frecuente el embarazo psicológico?

El embarazo psicológico es una patología muy poco frecuente, no llega a uno de cada 22.000 nacidos. Es, por tanto, una situación que se produce en muy pocas ocasiones.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/articulos-especializados/embarazo-psicologico

Embarazo psicológico: ¿por qué ocurre y cuáles son sus síntomas?

Síntomas de un embarazo psicológico

El dar a luz es, sin lugar a dudas, uno de los momentos más bonitos para la mayoría de las mujeres. Tener la capacidad de traer una nueva vida al mundo tras estar nueve meses albergándola en su interior es algo que llena de felicidad a toda madre que desea serlo.

Pero en ocasiones, el deseo de querer ser madre es tan fuerte que, incluso sin haber estarlo, el cuerpo empieza a mostrar los síntomas propios de un embarazo real. Esto hace que la propia mujer piense que está embarazada, con todo lo que ello implica.

Este tipo de situaciones son los embarazos psicológicos, un fenómeno poco común pero muy interesante que este artículo vamos a abordar. Veamos de qué se trata, cuales son sus síntomas, qué es lo que lo diferencia de un embarazo real y cómo debe ser tratado.

Embarazo psicológico ¿de qué se trata?

El embarazo psicológico es la situación que se da cuando una mujer cree que está embarazada sin estarlo, debido a que está manifestando algunos síntomas objetivos propios de encontrarse en estado. También son denominados embarazos fantasma o pseudociesis, de “pseudo”, “falso” y “cesis”, “gestación”.

Aunque se han barajado algunas hipótesis sobre por qué esto ocurre, lo cierto es que no se tiene del todo claro por qué se dan este tipo de falsos embarazos en la especie humana.

Una de las posibles explicaciones que se ha planteado es que, cuando se tiene un muy fuerte deseo por ser madre, la mente acaba influyendo en el cuerpo, ocasionando toda una serie de síntomas propios de los embarazos.

Las reacciones físicas que se manifiestan por causa mental son llamadas reacciones psicosomáticas, por lo tanto, los embarazos psicológicos son conjuntos de síntomas psicosomáticos. Es por ello que los especialistas en ginecología necesitan abordar de forma muy clara y profunda este tipo de casos, dado que, pese a no haber embarazo real, el cuerpo se comporta como si realmente hubiera uno.

¿Embarazo en hombres?

Por sorprendente que pueda parecer, de la misma manera que hay mujeres que sin estar embarazadas manifiestan síntomas propios de estar gestando, hay hombres que, pese a la imposibilidad biológica de su sexo, también presentan signos físicos de embarazo.

A esto se le llama síndrome de Couvade, viniendo de la palabra francesa “couver” que significa “incubar”.

No es que el hombre piense que está embarazado, sin embargo, manifiesta los mismos síntomas que su novio o esposa quien realmente se encuentra en estado. Si ella vomita, él también lo hace; si ella tiene un antojo, a él también le apetece comer; y si ella sube de peso, pues él también.

Se ha intentado averiguar un poco más sobre este síndrome. Se cree que, en embarazos normales, el 10% de los hombres pasan manifiesta el síndrome de Couvade, mientras que el porcentaje se incrementa a 25 en caso de que haya un embarazo con problemas.

Se ha barajado la posibilidad de que esto ocurra porque el hombre se implica mucho en el proceso de gestación que está haciendo la mujer, aunque también podría deberse a una necesidad de llamar la atención que ahora está centrada en su pareja. Otra de las causas que podrían haber detrás de esto es algo más grave, como lo sería un trastorno de personalidad en el hombre.

Los síntomas en el hombre son muy similares a los de un embarazo normal, habiendo cambios de humor, aumento de peso e hinchazón abdominal además de problemas gástricos. Todos ellos desaparecen en el momento en el que la mujer da a luz.

Referencias bibliográficas:

  • Tarín, J. J.; Hermenegildo, C.; García-Pérez, M. A.; Cano, A. (2013). Endocrinology and physiology of pseudocyesis». Reproductive Biology and Endocrinology 11(39).
  • Carbary, L. J. (1982). Unisex false pregnancy». Journal of Nursing Care 15 (4): 18-21.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/embarazo-psicologico

Embarazo psicológico, la gestación fantasma. ¿Cómo tratarlo?

Síntomas de un embarazo psicológico

Una mujer embarazada simboliza el futuro en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004/ EPA/ Andreas Altwein

A veces, la imaginación nos juega malas pasadas. Sin embargo, existe un caso muy particular que va más allá de la fantasía. En ocasiones, el deseo de ser madre asola el subconsciente y aparecen los síntomas más característicos de un embarazo. Es cierto que no ocurre muy a menudo en las consultas, pero se trata de una realidad que está ahí.

EFEsalud profundiza en esta cuestión con dos expertos: José María Lailla Vicens, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), y Diana Sánchez, presidenta de la Asociación Española de Psicología Perinatal (AEPP).

El poder de la mente nos sorprende una vez más y llega al vientre materno. Pseudociesis es su nombre técnico (‘pseudes’ falso y ‘cesis’ gestación), pero todos lo conocemos como embarazo psicológico.

¡Estoy embarazada!

“El embarazo psicológico es la creencia de que se está embarazada, pero realmente no hay feto”, explica Diana Sánchez. Se trata de aquellos casos poco frecuentes en los que una mujer presenta todos los síntomas de un embarazo real.

“No hay estadísticas fiables, sin embargo, los datos registran que se dan con una frecuencia de 1 por 30.000 embarazos”, apunta el doctor Lailla.

EPA

La sintomatología que se presenta es similar a la de un periodo de gestación:

  1. Amenorrea o ausencia de la menstruación
  2. Aumento del tamaño del abdomen
  3. Pechos más turgentes y producción de flujo lácteo
  4. Desarrollo del sentido del olfato
  5. Ansiedad y antojos a la hora de comer
  6. Síntomas digestivos: náuseas y vómitos

A simple vista, por lo que una gestación de este tipo se diferencia de un embarazo real es por el ombligo.

“Cuando existe realmente un embarazo, se ve que el ombligo está hacia afuera por la presión; sin embargo, no ocurre eso al contrario.

Por supuesto, el segundo paso para comprobar que no existe feto es realizar una ecografía”, advierte Diana Sánchez. Asimismo, hay que decir que en un embarazo psicológico no se producen cambios hormonales.

¿Por qué a mí?

A veces, el deseo de que algo se cumpla nos lleva a casos extremos en los que nos vemos envueltos en una “mentira muy real”. En el caso de las mujeres que sufren este trastorno, su mente se tiñe de felicidad, su vientre se llena de patadas imaginarias y viven en una nube de fantasía.

Esta gestación se produce en tres tipos de mujeres, aunque todas ellas cuentan con un problema psicológico de base, como son aquellas con un gran componente de ansiedad y angustia. Según asevera el ginecólogo, las causas por las que aparece un “supuesto embarazo” en la vida de estas mujeres son:

  1.  Deseo enorme de tener hijos. “Estas mujeres no consiguen quedarse embarazadas y camuflan su ansia con una gestación fantasma”, dice el experto.
  2.  Miedo muy grande a quedarse embarazada. Hay casos en los que existe una aprensión a que crezca un nuevo ser en el vientre. “Puede ocurrir que, después de haber tenido relaciones sexuales sin protección de ningún tipo, la mujer tenga la obsesión de que se ha quedado embarazada”, apunta la psicóloga.
  3.  Llamar la atención en un entorno en el que se valora mucho la maternidad.

Consulta con el ginecólogo: la prueba de fuego

“Cuando te enfrentas a esta problemática como médico, en una primera consulta con la paciente, la realidad de un embarazo es tan evidente que hay que asegurarse muy bien de que se esté ante una gestación psicológica, ya que llegan a hacerte dudar”, añade Lailla.

Hoy en día el diagnóstico es más sencillo gracias a los test de embarazo convencionales que se venden en las farmacias. Sin embargo, según recomienda el ginecólogo, la “embarazada” debe hacerse la prueba delante del médico.

EFE/ FACUNDO ARRIZABALAGA

El siguiente paso es la ecografía.

“Todo ello debe realizarse de forma que ella vea muy claro que no hay feto, además de aconsejarse que su pareja esté presente en todo momento, pues será más fácil convencerla y averiguar cuál es el problema que hay detrás de todo el ´teatro´”, remarca el médico. Después de la fase de pruebas y aceptación, será necesario que se ponga en manos de un especialista en psicología.

“No se debe enviar a la paciente desde el principio al psicólogo, ya que considerará que ha sido vista como afectada de un trastorno mental y se encerrará más en sí misma”, subraya el experto en ginecología y obstetricia.

El doctor Lailla asegura que trató un caso en el que, después de salir de un trastorno de este tipo, la paciente se quedó embarazada de verdad y tenía miedo a que no se le tomara en serio. “Esta mujer pasó los nueve meses de gestación sin manifestar ningún síntoma y en cada visita me pedía que le asegurase que se encontraba realmente en estado”, recuerda.

¿Un hombre embarazado?

En cuanto al sexo masculino, es cierto que, según ambos expertos, hay varios casos descritos; sin embargo, lo más frecuente es que ellos se mimeticen con la situación de su pareja.

Existen ocasiones en las que el hombre, coincidiendo con el embarazo de la mujer, y más cuando este es muy deseado, participa y copia exactamente toda la sintomatología. “Si una tiene náuseas, el otro también; si una vomita, el otro va detrás; si una gana peso, el hombre también. Y así hasta que ella da a luz”, observa el presidente de la SEGO.

“Se trata de un problema de mimetismo que los psicólogos consideran como algo muy propio de hombres con graves trastornos de la personalidad que necesitan copiar de otros para reafirmar su posicionamiento”, concluye el doctor Lailla.

(1 votes, average: 5,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/embarazo-psicologico-la-gestacion-fantasma/

Embarazo psicológico: ¿qué es y por qué se produce?

Síntomas de un embarazo psicológico

El ciclo menstrual se detiene, se sufren mareos, náuseas, los pechos duelen y aumentan de tamaño… Parece mentira, pero un embarazo psicológico trae consigo los mismos síntomas que un embarazo real

¿Cuáles son las causas del embarazo psicológico o pseudociesis?

Un embarazo psicológico, también llamado utópico, tiene lugar cuando una mujer cree estar embarazada y, sin embargo, no lo está.

  • Las mujeres más sensibles a este trastorno son aquellas que desean intensamente quedarse embarazadas y no lo consiguen, ya sea porque son estériles o demasiado mayores como para concebir sin problemas.
  • Curiosamente, las mujeres más jóvenes que no desean quedarse embarazadas y viven constantemente con el miedo a concebir, también son más sensibles a padecer este trastorno.
  • También hay mujeres, que están sufriendo una depresión o bien que tienen una baja autoestima, que no consiguen quedarse embarazadas y pueden tener un embarazo psicológico.
  • Incluso, se ha dado algún caso de embarazo psicológico, cuando la mujer desea intensamente mantener a su pareja a su lado y utiliza el embarazo como excusa.

(Te interesa: Cómo quedar embarazada)

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo psicológico?

Una mujer está sufriendo un embarazo psicológico cuando cree estar embarazada pero, en realidad, no lo está. La mente influye en el cuerpo provocando las reacciones llamadas psicosomáticas. El deseo de tener un hijo y no conseguirlo crea estrés y ansiedad en la mujer.

  • Las hormonas se alteran, hay una disminución de la LH, y de la FSH, lo que provoca la falta de ovulación y la detención del ciclo menstrual.
  • Suben la prolactina y la progesterona, con lo que se estimulan ciertos síntomas típicos del embarazo, como, por ejemplo, los que exponemos seguidamente.
  • Cansancio y somnolencia, debidos al aumento de los niveles de la hormona progesterona.
  • Náuseas y vómitos. Pueden ocurrir a cualquier hora del día. Son un síntoma claro de embarazo, aunque en este caso no se trate de un embarazo real.
  • Falta de menstruación, tal y como sucede en un embarazo real.
  • Crecimiento de la barriga y de los senos. Es uno de los síntomas de embarazo reales, que también puede aparecer en un embarazo psicológico. Las mamas también se pueden hinchar, aumentar de tamaño y mostrar una especial sensibilidad.
  • La mujer puede tener, incluso, la sensación de que el feto se mueve.
  • Se puede llegar a producir leche materna, tal y como sucede con un embarazo real.

¿Cómo tratar este trastorno?

Para solucionar este trastorno psicológico, es muy importante hablar con la mujer y explicarle que el embarazo no es real; vaya, que en realidad no está embarazada y que los síntomas que nota son reacciones psicosomáticas. Cabe destacar que los embarazos psicológicos han ido disminuyendo en los últimos años, gracias a la generalización de las técnicas de reproducción asistida.

Pero, ¿cuále es el tratamiento a seguir para hacer frente a este trastorno? El tratamiento del embarazo psicológico o pseudociesis es variable y depende del origen y motivaciones de cada paciente, la intensidad de los síntomas y la personalidad de la mujer. Básicamente, se deben hacer dos cosas: mostrar a la mujer que el test de embarazo da negativo y derivarla a un especialista. 

1. Efectuarse un test de embarazo

La mayoría de las veces basta con una prueba objetiva para demostrar a la mujer que padece un embarazo psicológico que no está en estado.

Para ello, lo mejor es mostrarle un test de embarazo negativo o realizarle una ecosonograma, que descarta la presencia de estructuras embrionarias.

Los resultados de estas pruebas tienen la particularidad de que no pueden ser falseadas y, por tanto, obligan a aceptar la realidad. Además, se logra que disminuya la tensión de la paciente y se restablezca el equilibrio en su organismo.

2. Recibir la asistencia de un psicólogo o un psiquiatra

Una vez llevado a cabo el primer punto, lo ideal es que la mujer busque ayuda psicológica o psiquiátrica.

Será el médico especialista el encargado de tratar, más que el embarazo psicológico en sí, los problemas que lo han podido ocasionar: dificultades afectivas, la incapacidad para aceptar la posibilidad o la dificultad de ser madre, imposibilidad para hablar de estos conflictos, etc.

Síndrome de Couvade, el embarazo psicológico en hombres

El nombre de este síndrome proviene de la palabra couver, cuyo significado en francés es «incubar» o «criar». Afecta a algunos hombres durante el embarazo de sus parejas.

Suelen experimentarlo el 10% de los hombres, si el embarazo es normal, y el 25%, si se trata de un embarazo de riesgo.

En algunos casos, incluso, se puede dar, no en los hombres, sino en personas cercanas a la gestante.

Se manifiesta con la aparición de los síntomas del embarazo típicos de la embarazada. Sin embargo, en algunos casos, además de los síntomas de embarazo, pueden sufrir celos, miedos e inseguridad por la llegada del futuro bebé, estrés debido a la responsabilidad que la paternidad conlleva, cambios en el estado de ánimo, etc.

Por tanto, los síntomas del síndrome de Couvade en hombres pueden ser:

  • Cambios de humor. El hombre suele mostrarse mucho más sensible e irritable.
  • Aumento de peso e hinchazón abdominal. Lo mismo que la futura mamá, el hombre también aumenta de peso.
  • Naúseas y mareos. Es otro síntoma típico del embarazo, que también afecta al hombre que sufre el síndrome Couvade.
  • Mayor sensibilidad a los olores y a determinados sabores.

(Te interesa: Técnicas de reproducción asistida: tipos y diferencias)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/quedar-embarazada/psicologia/embarazo-psicologico-4366

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: