Síntomas en niños abusados

Qué Hacer Si Sospecha Que Están Lastimando a un(a) Niño(a)

Síntomas en niños abusados

To read in English, click here.

Si está preocupado(a) porque piensa que un(a) niño(a) es víctima de abuso, es posible que no esté seguro(a) de qué hacer o cómo responder. El abuso sexual infantil es un crimen que a menudo pasa desapercibido.

Sin importar cuál es su papel en la vida de ese(a) niño(a), si es: jefe de familia u otro miembro de ésta, entrenador(a), maestra(o), líder religioso(a), nana, usted tiene el poder de hacer cambios positivos en la vida de ese(a) pequeño(a).

1. Reconozca las señales

Las señales de abuso no son siempre obvias y, si aprende a conocer cuáles son las señales preocupantes del abuso sexual infantil bien pudiera salvar una vida. Es posible que se dé cuenta de cambios físicos o de comportamiento que pueden indicar que un(a) niño(a) está siendo abusado(a). Algunas de las señales preocupantes pueden incluir:

  • Señales de comportamiento: Retraimiento físico o parecen sentirse amenazados(as) por el contacto físico, mostrar comportamientos regresivos como chuparse el dedo, cambio en sus rutinas higiénicas como el rehusar bañarse o hacerlo en exceso, mostrar comportamientos sexuales inapropiados para la edad, alteraciones en los patrones de sueño o el tener pesadillas.
  • Señales físicas: Moretones o hinchazón cerca de los genitales, sangre en las sábanas o ropa interior o inclusive fractura de huesos.
  • Indicaciones verbales: El uso de palabras o frases que son “demasiado adultas” para su edad, silencios inexplicables o cuando de repente son menos comunicativos.

2. Hable con el(a) niño(a)

Si está preocupada(o) acerca de un posible abuso sexual, hable con el(a) niño(a). Siempre tenga en mente algunas pautas para crear un ambiente amistoso en el cual el(a) niño(a) se sienta cómodo(a) y a gusto para confiar en usted.

  • Escoja con cuidado la hora y el lugar. Seleccione un espacio en donde el(a) niño(a) esté a gusto o pregúntele en dónde le gustaría conversar. Evite hablar en frente de la persona que pudiera estarlo(a) molestando(a).
  • Ponga atención en su tono de voz. Si comienza con un tono serio, esto pudiera asustar al(a) niño(a), provocando que tal vez le conteste lo que él/ella piense que usted quiera escuchar y, no precisamente le diga la verdad. Trate de que su conversación sea más informal. Un tono mesurado le ayudará a que el(a) niño(a) entre en confianza y a final de cuentas le pueda dar información más precisa.
  • Hable directamente con el(a) niño(a). Haga preguntas usando el vocabulario infantil, pero que sean ligeramente vagas. Por ejemplo: “¿alguien te ha estado tocando?» En este contexto “tocar” puede tener varios significados, pero es muy posible que el(a) niño(a) esté familiarizado(a) con esa palabra. El(a) niño(a) puede responder con preguntas o comentarios para ayudar a que usted evalúe mejor la situación, como “nadie me toca a excepción de cuando mi mamá me baña”, o “¿te estás refiriendo a cuando a veces mi primo(a) me toca?” Usted debe entender que el abuso sexual puede hacer sentir bien al(a) niño(a), así que el preguntarle si alguien lo(a) ha estado “lastimando” pudiera resultar en no obtener la información que está buscando.
  • Escuche y siga preguntando. Permita que el(a) niño(a) hable libremente. Espere a que se detenga, y luego haga preguntas acerca de las situaciones o temas que le preocupan a usted.
  • Evite juzgar y culpar. Evite echarle la culpa y haga preguntas en “primera persona,” es decir que en lugar de comenzar la conversación con “tu comentario me preocupa…” considere usar la palabra “Yo,” por ejemplo: “Yo estoy preocupada(o) porque según entiendo, no te dejan dormir sola(o) en tu cama.”
  • Tranquilice al(a) niño(a). Asegúrese de que él o ella sepa que no está en aprietos. Dígale que simplemente pregunta porque está preocupado(a) por su bienestar.
  • Tenga paciencia. Recuerde que esta conversación pudiera asustar al niño(a). Muchos(as) agresores(as) los amenazan acerca de lo que pasará si alguien se entera del abuso. Incluyendo decirles que si hablan acerca de ello, lo(a) pondrán en una familia de acogida (foster care) o intimidarlos a ellos(as) o a sus seres queridos usando violencia física.

3. Repórtelo

El reportar un crimen como el abuso sexual puede no ser fácil y de hecho pudiera ser emocionalmente desgastante. Pero tiene que pensar que tiene la oportunidad de proteger a alguien que no puede protegerse a sí mismo(a).

Dependiendo de dónde viva usted y su relación en la vida de ese(a) niño(a), usted puede estar obligado(a) por la ley para reportar cualquier sospecha de abuso.

Conozca más acerca de las leyes de su Estado en los Estados Unidos visitando la base de datos de las leyes por Estado creada por RAINN.

Antes de reportarlo

  • Dígale al(a) niño(a) que usted va a hablar con alguien que puede ayudarle(a). Sea franco(a) y dígale que no le está pidiendo su permiso. Es posible que el niño(a) no quiera que usted lo reporte y que esté asustado(a), en especial si el(a) agresor(a) lo ha amenazado a él/ella o a sus seres queridos. Pero recuerde que al reportarlo usted también está involucrando a las autoridades, quienes a su vez podrán velar por la seguridad del(a) niño(a).
  • Confirme que el(a) niño(a) esté en un lugar seguro. Y si esto le preocupa, asegúrese de hacerlo del conocimiento de las autoridades al momento de su reporte. Si usted tiene miedo de que el(a) agresor(a) pudiera causar aún más daño al(a) niño(a) luego de enterarse acerca de la investigación, expréselo claramente a las autoridades.
  • Si no está preocupada(o) de que los padres sean los causantes del abuso, puede consultarlo con ellos antes de presentar el reporte a las autoridades.
  • Si usted es la madre o el padre y está preocupada(o) de que su pareja o un familiar está lastimando a su hija(o), es posible que sea un momento extremadamente difícil, pero es importante que usted apoye a su hija(o) y también cuide de sí misma(o). Conozca más acerca de lo que significa ser el(os) padre(s) de un niño que ha sufrido de abuso sexual y cómo cuidar de sí mismo(s).
  • Ponga en claro sus ideas. Es muy posible que le pidan información detallada acerca del(a) niño(a), la naturaleza del abuso y su relación para con el(a) menor. Aún cuando siempre tiene la opción de reportarlo de manera anónima, los reportes de personas que sí se identifican incrementan la probabilidad de que se enjuicie al(a) agresor(a).

Dónde reportarlo

  • Si usted sabe o sospecha que un(a) niño(a) ha sido asaltado(a) o abusado(a) sexualmente puede reportar estos crímenes a las autoridades correspondientes, como los servicios de protección menores. Las agencias encargadas de recabar informes varían de Estado a Estado. Para averiguar en dónde debe reportarlo en su Estado visite la base de datos de las leyes por Estado de RAINN.
  • Llame al teléfono nacional de ayuda infantil en casos de abuso al 800.422.4453 para que lo comuniquen con un(a) voluntario(a) capacitado(a). Los consejeros del teléfono de emergencias en casos de crisis para ayuda infantil no pueden presentar el reporte a su nombre, pero pueden orientarlo(a) a lo largo del proceso y explicarle qué es lo que puede esperar.

Después de su reporte

  • Es posible que no escuche o note indicios inmediatos de que se ha abierto una investigación. Dependiendo de las políticas de la agencia y su relación o parentesco con el(a) niño(a), usted puede volver a comunicarse con dicha agencia unos días más tarde para darle seguimiento a su reporte.
  • Si a usted le es posible, continúe representando la función de apoyo que siempre ha tenido en la vida del(a) menor. Si el reporte provoca que no pueda continuar con esa relación, sepa que usted está ayudando a que el(a) niño(a) esté seguro(a).
  • Cuídese asimismo(a). Reportar un caso de abuso sexual no es sencillo. Es importante que cuide de usted misma(o) durante este tiempo.

Si desea hablar con una persona capacitada para ayudarle, comuníquese al teléfono nacional de emergencia en casos de asalto sexual 800.656.

4673, o también puede conversar a través de intercambiar textos en tiempo real ingresando a rainn.org/es.

Источник: https://www.rainn.org/articles/qu%C3%A9-hacer-si-sospecha-que-est%C3%A1n-lastimando-una-ni%C3%B1oa

Síntomas en niños abusados

Síntomas en niños abusados

Desde la antigüedad, el maltrato se ha concebido como un conflicto que ha persistido en pueblos y civilizaciones y hoy, es la realidad de muchos niños en nuestra sociedad. Se distinguen cinco tipos diferentes de abuso infantil:

– Abuso físico: uso de fuerza física que puede resultar en daño corporal, dolor o deterioro físico.

– Abuso sexual: conducta en la que los niños son utilizados​ como objetos sexuales por parte de una persona con la que se mantiene una relación asimétrica o de desigualdad con respecto a la edad, la madurez y el poder.

– Maltrato emocional: situación en la que los individuos significativos de quienes depende el sujeto lo descalifican, humillan, discriminan, someten su voluntad o lo subordinan en distintos aspectos de su existencia y que inciden en su dignidad, autoestima e integridad psíquica y moral.

– Abandono físico: situación en la que las necesidades físicas básicas de los menores no son atendidas temporal o permanentemente por ningún miembro adulto del grupo que convive con ellos.

– Abandono emocional: falta persistente de respuestas a las señales, como llanto y/o sonrisas, expresiones emocionales y conductas procuradoras de proximidad e interacción de los niños y la falta de iniciativa de interacción y contacto por parte de alguna figura adulta estable.

En muchas ocasiones puede resultar complicado averiguar si el niño o la niña está siendo maltratado, sobre todo en el caso de que estos sean muy pequeños y todavía no hablen.

Por eso lo ideal es acudir al pediatra para que sea él quien pueda averiguarlo.

Sin embargo, debemos saber que cuando los niños son algo mayores sí hay algunos síntomas que indican que sí existe maltrato físicoo abuso infantil:

– Cambio repentino en el comportamiento o en el rendimiento en el colegio.

– Estado de alerta, en espera de que algo malo suceda.

– Mal comportamiento.

– Tardanza al llegar a casa y en algunas ocasiones no querer ir.

– Temor cuando se le acerca un adulto.

– Depresión, ansiedad, miedos inusuales o pérdida repentina de la confianza en sí mismo.

– Ausencias frecuentes en el cole o negativa a tomar el autobús escolar.

– Intentos de huida.

– Comportamiento rebelde o desafiante.

– Intentos de suicidio.

¿Cómo se trata el abuso?

El niño o niños maltratados podrían necesitar tratamiento médico y asesoramiento. Existen grupos de asesoramiento y apoyo que están disponibles para los niños y para los padres que quieren recibir ayuda de este tipo. De hecho, existen departamentos o agencias estatales y gubernamentales que son responsables de la protección de los niños menores de 18 años.

Normalmente, las agencias de protección infantil toman la decisión de si el niño/niña debe ir a un hogar de cuidado temporal o puede regresar a casa.

Pero también hacen un gran esfuerzo por reunir a las familias cuando es posible.

A pesar de que el sistema varía de un estado a otro, normalmente incluye un tribunal de familia o un tribunal que maneja este tipo de casos, es decir, de abuso infantil.

¿Cómo prevenir el abuso infantil?

Para prevenir el abuso infantil se requiere en primer lugar de un planteamiento bien constituido que vaya dirigido a los padres para que ellos sean quienes reciban el conocimiento, apoyo e información adecuada y correcta para la educación de sus hijos. También son fundamentales las escuelas para padres en las que se alienta a adoptar unas adecuadas y buenas estrategias en las relaciones padres-hijos.

Además, es completamente necesario dar programas dentro de las instituciones hospitalarias y educativas para informar a los niños sobre los abusos sexuales en la infancia haciendo énfasis en la propiedad de su cuerpo, las diferencias entre los contactos normales y los tocamientos impúdicos, y la capacidad para ser capaces de reconocer las situaciones de abuso, cómo decir «no» y sobre todo cómo revelar los abusos a un adulto en el que confíen.

Posibles consecuencias del abuso infantil

Finalmente, hemos de conocer también las consecuencias que un asunto tan grave como el maltrato infantil supone en el momento para los menores, pero también para su futuro el día de mañana porque el maltrato infantil puede tener consecuencias a largo plazo al generar estrés, asociándose a su vez a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Los casos extremos de estrés pueden alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario.

En consecuencia, los adultos que han sufrido maltrato en la infancia corren mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales, como depresión, obesidad, comportamientos sexuales de alto riesgo, embarazos no deseados, se vuelven adictos a sustancias como alcohol, tabaco o drogas. Y también puede llegar a contribuir a las enfermedades del corazón, al cáncer, al suicidio y a las infecciones de transmisión sexual.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/sintomas-en-ninos-abusados-9336

Señales de Abuso Sexual y Cómo Responder a Ello

Síntomas en niños abusados

No hay una lista absoluta de control que un padre pueda seguir para determinar si su hijo ha sido abusado sexualmente, ya que los síntomas de un trauma sexual pueden variar ampliamente de una persona a otra. Sin embargo, hay algunas señales comunes de abuso sexual que pueden alertarte de algo que pudo haber ocurrido y es posible que debas seguir investigando.

Puede haber señales de alerta tanto física como conductualmente en tu hijo. Algunas señales están fuertemente asociadas con el abuso sexual.

Sin embargo, otras señales pueden ser más difíciles de precisar.

Y si bien estas señales pueden parecer no estar directamente relacionadas con el abuso sexual, aún son señales comunes de trauma y pueden indicar otros problemas con los que tu hijo está lidiando.

Si observas cualquiera de las señales que están «Fuertemente asociadas con el abuso sexual», haz que un profesional evalúe a tu hijo. Si hay varios indicadores presentes en la categoría «Puede indicar abuso sexual», busca la ayuda de profesionales que puedan ayudarte a determinar si ha ocurrido abuso o si hay otros problemas que le causan angustia a tu hijo.

Señales de Comportamiento

  • Resiste a desvestirse o bañarse
  • Miedo a estar solo con ciertas personas.
  • Miedo a ciertos lugares u objetos.
  • Incómodo con señales de afecto como abrazos y besos.
  • Comportamiento sexual inapropiado para su edad.

Para obtener más información, visita nuestro sitio web y lee la serie «¿Debería preocuparme?» para obtener una lista de los comportamientos típicos de los niños de 0 a 2 años, 3 a 6, 6 a 9 y 10 a 12 años.  

Podría indicar abuso sexual 

  • Cambio drástico en el desempeño académico
  • Retraimiento de la familia y amigos
  • Comportamiento inusualmente compatible o «perfecto»
  • Retorno a comportamientos infantiles.
  • Depresión o llanto inexplicable.
  • Apatía (pérdida de interés en las actividades normales)
  • Trastornos alimenticios
  • Abuso de sustancias
  • Daño a sí mismo
  • Conducta suicida
  • Cambios de humor repentinos y / o cambios de personalidad.

Señales Físicas

  • Ropa rota
  • Moretones / laceraciones
  • Sangrado en áreas genitales o en la boca.
  • Picazón, dolor o secreción en las áreas genitales.
  • Hinchazón, erupción o enrojecimiento de los genitales.
  • Dificultad para caminar o sentarse
  • Ganancia o pérdida repentina de peso
  • Cambio de apetito
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Dolores de cabeza inexplicables o malestar estomacal.
  • Infecciones vaginales, por honguillos y urinarias.

Descubrir que tu hijo ha sido abusado sexualmente puede ser doloroso y desgarrador. Es posible que sientas desesperación, rabia, adormecimiento, desesperanza o incluso que experimentes síntomas de trauma. Es posible que te sienta consumido por la culpa o abrumado por un impulso de herir a la persona que abusó de tu hijo.

Estos sentimientos son naturales y comunes entre los padres de sobrevivientes [4]. Pero no eres el único. Buscar apoyo a través de profesionales y relaciones de apoyo puede ayudarte a superar la situación con confianza y coraje.  

¡Pero aún hay esperanza! A pesar de lo deprimente que puede parecer la situación; tu familia puede sanar. Tu hijo no está condenado a una vida de trauma y miseria.

 Tú tienes más poder de lo que piensas para ayudarlos a ser resistentes frente al abuso.

De hecho, las investigaciones sugieren que el nivel de apoyo de la familia puede influir más en el resultado del sobreviviente que en la gravedad del abuso. [1] 

Qué puedes hacer ahora mismo 

En este momento, tus palabras y acciones tienen el mayor impacto en la sanación de tu hijo. En 2014, un grupo de investigadores preguntó a adultos que habían sido víctimas de abuso sexual cuando eran niños cómo reaccionaron sus padres cuando se enteraron del abuso [2].

Los sobrevivientes cuyos padres no lo apoyaron tenían niveles más altos de «ansiedad, abandono y sufrimiento psicológico».

Por otro lado, los sobrevivientes cuyos padres los apoyaron mostraron niveles de adaptación similares a los de los adultos que nunca habían experimentado ningún abuso sexual.  

Al ofrecer apoyo continuo y amor incondicional, TÚ tienes el poder de animar a tu hijo a sanar. Modelar la resiliencia con tu respuesta y tomar medidas para demostrar que tu hijo es importante no solo lo ayudará a recuperarse del abuso sexual que ha experimentado, sino que también lo preparará para el éxito en sus futuras relaciones.  

A continuación, se presentan cuatro acciones importantes que puedes tomar para brindarle a tu hijo el apoyo que necesita después de sufrir un abuso.  

1. Responder, no reaccionar

Si descubres el abuso sexual de tu hijo a través de otra fuente que no sea tu hijo diciéndolo verbalmente, eso no significa que no te ama. Es posible que haya sido amenazado, que tenga sentimientos por el agresor, que tema que él/ella o la otra persona se metan en problemas o que no entienda la situación.

Como padre, es crucial mostrarle amor, confianza y apoyo, y abstenerse de culpar. Incluso si el abuso ha sido confirmado, es común que los niños nieguen, minimicen o se retracten de lo que dijeron que sucedió. No importa su reacción, demuestra comprensión y paciencia.

Aunque puede ser difícil, controlar tus emociones te ayudará a responder en lugar de reaccionar.  

Si tu hijo viene a TI para revelar su abuso, es importante creerle. Revelar el abuso sexual a un padre es un proceso doloroso para cualquier persona. Que un niño elija hacerlo, muestra cuánto confían en ti y en tu capacidad para protegerle.

Como padre, valida esa confianza haciendo lo mismo. Asegúrale a tu hijo que tú le crees y que tomó la decisión correcta al decírtelo. Evita discutir o cuestionar lo que te cuenta.

Esto no solo reafirmará que tienen un apoyo seguro y confiable en su vida, sino que también una comunicación saludable conduce a resultados positivos.3

2. Actuar para proteger contra nuevos abusos

Es crucial no solo creerle al niño, sino asegurarse de que la persona que abusó de él no pueda continuar con las conductas sexuales ilegales contra tu hijo u otros niños. Toma las medidas necesarias para garantizar que el abuso no continúe.

 Notificar a la policía, colaborar con la investigación, buscar ayuda profesional tanto para tu hijo como para la persona que lo cometió, y proteger al niño contra cualquier abuso adicional demostrará a tu hijo que es valioso, que está seguro y que vale la pena proteger.

3 Los niños deben sentir que se han tomado las medidas adecuadas para demostrar que el comportamiento abusivo no estaba bien y no es aceptable. Esto puede parecer diferente dependiendo de cada situación o persona. Amenazar con herir o matar al perpetrador, sin embargo, puede causar más ansiedad, angustia y culpa para el niño.

Si bien las emociones intensas, como la rabia, son comprensibles, es poco probable que satisfagan las necesidades emocionales del niño. El niño puede sentirse culpable por causar una crisis o interrumpir las relaciones familiares. También pueden ver a su abusador como su único amigo o alguien que se preocupa profundamente por él o ella.4  

3. Proporcionar apoyo fundamental 

Apoyo fundamental significa que tú, el padre, tienes la oportunidad de actuar como un instrumento o herramienta para ayudar en la sanación de tu hijo.

 Puedes tomar la iniciativa para buscar soluciones tangibles a los problemas, como sacar físicamente a tu hijo de una situación peligrosa, coordinar apoyo médico y psicológico y ayudar a tu hijo a navegar por las interacciones con la policía. Este enfoque proactivo alentará a tu hijo a asumir una mentalidad proactiva.4 

4. Ofrecer apoyo emocional  

Como sobreviviente de abuso sexual, es probable que tu hijo esté luchando con sentimientos de culpa, ansiedad y falta de valor personal. Durante este momento crítico, el apoyo emocional hará toda la diferencia. Como se mencionó anteriormente, tu amor y apoyo como padre podría ser el factor más influyente de todos.

 Esto no siempre puede ser fácil. A veces, los factores legales y situacionales pueden hacer que sea más difícil sentir que puedes continuar apoyando a tu hijo. También puedes experimentar estrés, ansiedad, depresión, así como síntomas de TEPT.

4 Es probable que tu hijo te vea para modelar su comportamiento, por lo que es aún más importante estar atento y controlar tu estado emocional. Recuerda que tus sentimientos importan y necesitan ser procesados.

 Tu propio sistema de apoyo de amigos, familiares o profesionales pueden ayudarte a continuar como padre y evitar culparte a ti mismo o a tu hijo. Este apoyo y la sensación de seguridad ayudarán a infundir resiliencia e inspirarán esperanza.   

Incluso después de que ha ocurrido el abuso sexual, todavía hay esperanza, y la sanación es completamente posible. Mostrarle a tu hijo que es valorado, aceptado, confiable y protegido construirá y alimentará su capacidad de recuperación.

 Al hacer lo que puedas para asegurarte de que la persona que ha cometido el abuso reciba la ayuda adecuada, puedes asegurarte de que otros niños permanezcan seguros.

 Con tu amor y apoyo, tú y tu hijo tendrán la fuerza no solo para soportar esta crisis, sino también para salir fortalecidos.  

[1] Murray, L.K., Nguyen, A., y Cohen, J. A. (2014). Abuso sexual infantil. Clínicas psiquiátricas para niños y adolescentes, 23 (2), 321-337. 

 [2] Godbout, N., Briere, J., Sabourin, S., y Lussier, Y. (2014). Abuso sexual infantil y posterior funcionamiento personal y relacional: el papel del apoyo de los padres. Abuso y negligencia infantil, 38 (2), 317-325. 

[3] Gries, L. T., Goh, D. S., Andrews, M. B., Gilbert, J., Praver, F., y Stelzer, D. N. (2000). Reacción positiva a la divulgación y recuperación del abuso sexual infantil. Diario de abuso sexual infantil, 9 (1), 29-51.  [4] Elliott, A. N., y Carnes, C. N. (2001). Reacciones de los padres no ofensivos al abuso sexual de su hijo: una revisión de la literatura. Maltrato infantil, 6 (4), 314-331. 

Источник: https://defendinnocence.org/es/senales-de-abuso-sexual-y-como-responder-a-ello/

Síntomas que revelan el abuso en los niños

Síntomas en niños abusados
¿Por qué un niño no cuenta que alguien abusa de él? ¿Cómo puede querer a su abusador? ¿En qué momento naturaliza el maltrato? Solo el año pasado hubo 2.

647 denuncias por violencia a menores, según datos del Instituto del Niño y el Adolescente (INAU), pero el 62% de las víctimas no se dieron cuenta de que habían sido maltratadas.

Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los adultos para que el abuso infantil no pase desapercibido?El secreto entre el niño y la persona que lo violenta es fundamental para que el maltrato se sostenga en el tiempo.

La relación que se genera entre ellos –porque el 90% de los casos de abuso sexual se da cuando el adulto y el menor están solos– hace que el niño confíe en el mayor, por lo que no cuenta qué sucede.

La coordinadora del Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav), María Elena Mizrahi, dijo a El Observador que hay adultos que amenazan a sus víctimas para que no denuncien el maltrato. «Los niños sienten miedo por las posibles represalias en la familia si cuentan, y también miedo a que no les crean, que pasa mucho», señaló.

El 90% de los casos de abuso sexual se dieron cuando el niño y el adulto se encontraban a solas.

Si bien hay menores que sienten que «algo está mal» –según explicó Mizrahi–, hay otros que crecen con el maltrato y no se dan cuenta de que son violentados.

Asimismo, el grado de conciencia en torno al abuso aumenta con la edad, ya que en el caso de los niños de entre cero y tres años, el 88% de las víctimas no lo visualizaron.

En la franja etaria más alta, que va de los 13 a los 17 años, el 44% de los adolescentes que sufrieron maltrato no lo percibieron como tal.

«Nosotros tenemos un relato de una niña de cuatro años que dijo: 'Papá besa cola'. A partir de esas tres palabras nosotros nos pusimos a trabajar», agregó la coordinadora. Por lo tanto, el secreto entre la víctima y el victimario no se relaciona solo con el miedo a contar, a veces los niños no tienen el vocabulario suficiente para explicar qué pasa.

Signos y síntomas

No todos los menores que sufren maltrato reaccionan igual, por lo que no hay un único patrón emocional que sirva de indicador.

La profesora adjunta de Psiquiatría pediátrica, Irene García, dijo a El Observador que no hay expresiones clínicas que sean específicas, sino que es el conjunto global de la situación que puede alertar al entorno del niño.

«Hay que ver si hay conductas que dan cuenta de un malestar, de un sufrimiento. Lo que el niño tenga para decir va a mostrar si hay una situación sugestiva de maltrato», sostuvo.

De todos modos, y aunque a nivel afectivo no tiene por qué haber signos particulares, sí hay síntomas físicos que pueden dar cuenta del abuso. «Hay infecciones o enfermedades de transmisión sexual que son poco frecuentes, pero cuando existen son altamente orientadoras», afirmó.

En ese sentido, Mizrahi agregó que hay que detenerse ante cualquier cambio en el físico o en la conducta del menor. «Los niños pueden orinarse en la cama, tener dolor en los genitales y hay que estar atentos a los hematomas», explicó. Además, las niñas que sufren de abuso sexual pueden tener flujo vaginal.

«Los niños sienten miedo por las posibles represalias en la familia si cuentan (el abuso)», dijo la coordinadora del Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav), María Elena Mizrahi.

Asimismo, los padres deben prestar atención si su hijo presenta una baja repentina en el rendimiento escolar o si comienza a tener pesadillas con mayor frecuencia. «También hay niños que no se dejan acariciar, que se asustan», expresó.

Por otra parte, la médica especialista en adolescentes Laura Batalla dijo a El Observador que los jóvenes pueden recluirse si son violentados, e incluso hay casos en los que se vuelven agresivos. «El abusador va preparando el terreno lentamente, por lo que es todo un proceso que se va dando de a poco», sostuvo.

La importancia del pudor

Batalla hizo hincapié en la enseñanza del pudor desde que los niños son chicos. Según la especialista, si bien esta conducta es innata en el ser humano, los adultos responsables deben fomentarla. «Si yo hasta los diez años lo higienizo, ¿cómo le digo que no está bien que lo toquen?», agregó.

“Hay que ver si hay conductas que dan cuenta de un malestar, de un sufrimiento”, dijo la profesora adjunta de Psiquiatría infantil, Irene García.

Por lo tanto, la especialista recomendó que los padres no se bañen con sus hijos y que les respeten su intimidad. Asimismo, destacó la importancia de enseñarles las palabras con las que deben nombrar sus partes íntimas, para que puedan expresarse con claridad.

«Los padres tenemos que prestarles atención a los hijos, así es más fácil prevenir el abuso. Igual tampoco hay que tener miedo de todo el mundo», señaló.

Источник: https://www.elobservador.com.uy/nota/sintomas-que-revelan-el-abuso-en-los-ninos-2017426500

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: