Síntomas y tratamiento de la espondilosis dorsal

Tratamiento de la Espondilosis: Patología Degenerativa de Columna Vertebral

Síntomas y tratamiento de la espondilosis dorsal

Tema 8- Segunda parte: Temario de Quinto Curso de Medicina. Especialidad Neurocirugía.

La espondilosis es un proceso de degeneración progresiva de los discos intervertebrales. Se va a asociar a una reacción ósea con la formación de osteofitos y deformación artrósica de la columna vertebral.
Es la causa mas frecuente de compresión medular y radicular a nivel de columna cervical en personas mayores de 50 años.

Consulta online de Neurocirugía del doctor García de Sola

Se van a apreciar varios tipos de alteraciones:

  • Signos degenerativos en el cuerpo vertebral, con deformaciones y osteofitos
  • Disminución de los espacios intervertebrales y del diámetro ántero-posterior cervical (menor de 11 mm), en la Rx lateral.
  • Rectificación e incluso inversión de la lordosis cervical fisiológica.
  • Rx ántero-posterior: Es menos descriptiva que la proyección lateral. Podemos apreciar afectación de la morfología de los cuerpos vertebrales, alteraciones en la alineación….
  • Rx oblicuas: específicas para apreciar agujeros de conjunción y afectación de articulaciones interapofisarias.
  • Rx dinámicas: Son muy útiles. Al paciente se le toman proyecciones laterales en flexión y extensión de la columna cervical. Se puede observar una disminución de la movilidad en alguna unidad funcional vertebral o, todo lo contrario, inestabilidad con subluxaciones.

RM

Es la prueba de elección. Se pueden diferenciar fácilmente:

  • Imágenes de hernia discal y su relación con agujeros de conjunción y médula.
  • Imágenes de osteofitos y su relación con agujeros de conjunción y médula
  • Signos de afectación medular (hiperintensidad en T2), en los casos de mielopatía.
  • La Angio-RM nos puede dar imágenes de las arterias vertebrales a su paso por la columna cervical.

TAC

Menos útil que la RM, aunque puede ayudarnos a definir diferencias entre imágenes equívocas de osteofitos y hernia discal.

Complementa a la RM en la valoración de la afectación de las articulaciones interapofisarias.

El TAC helicoidal nos puede dar reconstrucciones en 3-D, sobre todo en casos de estenosis segmentarias o de inestabilidad con subluxaciones.

EMG

Puede ser útil en casos de afectación de varios espacios discales a la vez, para distinguir la raíz más afectada.

Consultar el temario 2020 de Neurocirugía

2020 – TEMA IX.- HERNIA DISCAL Y ESPONDILOSIS

    – Reposo funcional de la columna cervical. Si es necesario, collarín cervical para inmovilización. – Aconsejar almohadas de forma que duerma la persona con la columna cervical alineada con el resto de la columna. – Antiinflamatorios – Analgésicos a demanda – Miorrelajantes, sobre todo por la noche.– Rehabilitación

1.- Hernia discal cervical o radiculopatía por osteofitosis segmentaria.

En la actualidad se realizan técnicas de extirpación del disco y osteofitos por vía anterior ( microdiscectomía ). Hoy día se ha conseguido sofisticar y estandarizar la técnica quirúrgica, consiguiendo niveles muy altos de eficacia, gracias a la utilización de equipamiento e instrumental microquirúrgico y motores de alta velocidad.

Tras la microdiscectomía se lleva a cabo, en el mismo acto quirúrgico, la fijación o artrodesis de la unidad funcional vertebral, utilizando hueso homólogo (obtenido de la cresta ilíaca) u otras técnicas (placas-tornillos cervicales, sustitutivos de hueso como la hidroxiapatita o el fosfato tricálcico, cilindros o cajas de titanio, material inerte en forma de tornillo, etc). Quedan así las dos vértebras soldadas, manteniendo el espacio fisiológico habitual entre ellas de forma que queden ampliados también los agujeros de conjunción.

Fig.9.- imagen quirúrgica del injerto óseo colocado en el espacio intervertebral

Fig.10.- RX lateral de columna cervical. Control radiológico tras colocar una placa para realizar la artrodesis
2.- En los casos de mielopatía cervical se puede realizar:

    – Descompresión por vía anterior , con técnicas similares a la microdiscectomía, aunque en ocasiones haya que llegar a realizar corporectomías por vía cervical anterior, resecando uno o más cuerpos vertebrales y discos adyacentes. Se coloca a continuación un injerto óseo del propio paciente, fijados con una placa de titanio con tornillos a las vértebras superior e inferior.– Descompresión por vía posterior , mediante la realización de laminectomía cervical de los espacios afectados, con extirpación del ligamento amarillo.

Источник: https://neurorgs.net/docencia/tratamiento-de-la-espondilosis-patlogia-degenerativa-columna-vertebral/

Espondilosis

Síntomas y tratamiento de la espondilosis dorsal

La espondilosis (osteoartritis espinal) es un trastorno degenerativo que puede provocar la pérdida de estructura y función espinal normal.

Aunque el envejecimiento es la causa primaria, la ubicación y el índice de degeneración es individual.

El proceso degenerativo de la espondilosis puede afectar las siguientes regiones de la columna: cervical (el cuello), torácica (parte media de la espalda) o lumbar (parte baja de la espalda).

La espondilosis muchas veces afecta los siguientes elementos de la columna:

Discos intervertebrales: a medida que la gente envejece, se producen ciertos cambios bioquímicos que afectan el tejido que se encuentra en todo el cuerpo. En la columna puede estar en peligro la estructura de los discos intervertebrales (ánulo fibroso, lamela, núcleo pulposo).

El ánulo fibroso (similar a un neumático) está compuesto por 60 o más bandas concéntricas de fibras de colágeno llamadas lamela. El núcleo pulposo es una sustancia gelatinosa dentro del disco intervertebral encerrada por el ánulo fibroso. Las fibras de colágeno forman el núcleo junto con agua y proteoglicanos.

Los efectos degenerativos de la edad pueden debilitar la estructura del ánulo fibroso, haciendo que el «dibujo de los neumáticos» se desgaste o se desgarre. El contenido de agua del núcleo disminuye con la edad, lo que afecta su capacidad de rebotar después de la compresión (es decir, la cualidad de absorber los impactos).

Las alteraciones estructurales de la degeneración pueden disminuir la altura del disco y aumentar el riesgo de una hernia de disco.

Articulaciones facetarias (o articulaciones cigapofisarias). Las articulaciones facetarias también se denominan cigapofisarias. Cada cuerpo vertebral tiene cuatro articulaciones facetarias que trabajan como bisagras.

Son las articulaciones de movimiento de la columna que permiten la extensión, flexión y rotación. Como otras articulaciones, la superficie articuladora ósea está recubierta de cartílago.

El cartílago es un tipo especial de tejido conectivo que proporciona una superficie deslizante autolubricante y de poca fricción. La degeneración de articulaciones facetarias provoca pérdida de cartílago y formación de osteofitos (es decir, espolones óseos).

Estos cambios pueden provocar hipertrofia u osteoartritis, también conocida como enfermedad degenerativa articular.

Los osteofitos en huesos y ligamentos (es decir, los espolones óseos) pueden desarrollarse en forma adyacente a las placas del extremo, lo que puede comprometer el suministro de sangre a la vértebra.

Además, las placas del extremo pueden ponerse rígidas debido a esclerosis, un engrosamiento o endurecimiento del hueso debajo de estas placas.

Los ligamentos son bandas de tejido fibroso que conectan las estructuras de la columna (es decir, las vértebras) y las protege contra los extremos del movimiento (es decir, la hiperextensión).

Sin embargo, los cambios degenerativos pueden hacer que los ligamentos pierdan parte de su fuerza. El ligamento flavo (un ligamento espinal primario) puede engrosarse o combarse posteriormente (detrás) hacia la duramadre (una membrana de la médula espinal).

Síntomas de la espondilosis y diferentes niveles de la columna

Cervical (cuello): la complejidad de la anatomía cervical (cuello) y su amplio rango de movimientos hacen que este segmento de la columna sea susceptible a los trastornos asociados al cambio degenerativo. Es común el dolor de cuello por espondilosis.

El dolor puede propagarse hacia los hombros y los brazos. Cuando un espolón óseo (osteofito) provoca la compresión de una raíz nerviosa, el resultado puede ser debilidad en las extremidades (por ej., los brazos).

En casos poco comunes, los espolones óseos que se forman en la parte frontal de la columna cervical pueden provocar dificultades para tragar (disfagia).

Torácica (parte media de la espalda): la flexión hacia adelante y la hiperextensión suelen desencadenar el dolor asociado con la enfermedad degenerativa. En la región torácica de la columna, el dolor de discos puede ser provocado por flexión y el dolor facetario por perextensión.

Lumbar (parte baja de la espalda): la espondilosis muchas veces afecta a la columna lumbar de la gente de más de 40 años de edad. El dolor y la rigidez matutinos son dolencias comunes.

Es habitual que haya varios niveles involucrados (es decir, más de una vértebra). La columna lumbar soporta la mayor parte del peso corporal.

Por lo tanto, cuando las fuerzas degenerativas comprometen la integridad estructural, la actividad puede estar acompañada de algunos síntomas, incluido el dolor. El movimiento estimula las fibras del dolor en el ánulo fibroso y las articulaciones facetarias.

Estar sentado por períodos prolongados puede causar dolor y otros síntomas debido a la presión sobre las vértebras lumbares. Los movimientos repetitivos como levantar cosas e inclinarse (por ej. trabajo manual) pueden aumentar el dolor.

Updated on: 04/10/19

Источник: https://www.spineuniverse.com/espanol/dolor-espalda/espondilosis

Espondiloartrosis: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Síntomas y tratamiento de la espondilosis dorsal

La espondiloartrosis o artrosis de la columna vertebral es una enfermedad degenerativa de los cartílagos de las articulaciones que puede afectar a la zona cervical, lumbar o dorsal.

Las causas de esta afección pueden ser la edad, traumas, deformidad vertebral, infecciones, obesidad, sobrecarga, problemas posturales y otras alteraciones, como reumatismo o enfermedades del colágeno.

El principal síntoma de la espondiloartrosis es el dolor en la zona afectada, aunque la dorsal puede ser asintomática. En el caso de la artrosis lumbar, el dolor se localiza en la parte baja de la espalda y se suele extender hacia los glúteos, y en algunos casos hacia las piernas.

El tratamiento inicial debe ser con medicamentos y fisioterapia. La cirugía se reserva para los casos de dolor persistente y no controlable con la medicación.

Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico de la enfermedad es impredecible, algunos pacientes sufren una evolución crónica y progresiva, por el contrario otros sufren un curso irregular con episodios de recaída o complicación de los síntomas. Sin embargo existen algunos pacientes con signos radiográficos de artrosis en la columna que prácticamente no presentan ningún síntoma.

El dolor localizado o tener un nervio pellizcado o hernia de disco son algunos de los síntomas de la espondiloartrosis
 

Síntomas de la espondiloartrosis

Entre los síntomas más comunes de la espondiloartrosis se pueden identificar:

  • Dolor localizado en la zona de la espondiloartrosis. En general dolor de espalda o cuello
  • En el caso de padecer un nervio pellizcado (hernia de disco):
    • Puede que el dolor se extienda hasta alguna extremidad ya sean brazos o piernas.
    • Puede causar entumecimiento y hormigueo.
    • En los casos en que el nervio esté gravemente pellizcado, se puede producir una cierta debilidad en las extremidades.

En todo caso, los síntomas de las espondiloartrosis dependen de la localización del desgaste de los discos.

Pruebas médicas para la espondiloartrosis

Existen diferentes pruebas a la hora de determinar el diagnóstico definitivo de la espondiloartrosis. El medico iniciará la consulta realizando unas preguntas al paciente y a continuación someterá a este a un examen físico que incluirá:

  • Comprobación de la amplitud de movimiento en la zona problemática.
  • Prueba de reflejos y fuerza muscular para saber si existe presión sobre nervios de la médula espinal.
  • Observación si la compresión de la médula está afectando al paciente al caminar.

Entre otras pruebas el especialista puede practicar:

  • Pruebas de imagen
    • Radiografías
    • Tomografía computarizada
    • Resonancia magnética
    • Melografía
  • Pruebas de función nerviosa
    • Electromiografía
    • Estudios de conducción nerviosa

¿Cuáles son las causas de la espondiloatrosis?

La espondiloartrosis aparece de forma natural mediante el envejecimiento del ser humano. A mayor edad, los huesos y ligamentos de la columna vertebral sufren un desgaste que puede conducir a:

  • Espolones óseos
  • Degeneración y debilidad de discos invertebrales
  • Hernia de disco
  • Discos abultados
  • Artrosis de las articulaciones
  • Ligamentos rígidos

¿Se puede prevenir?

No existe prevención como tal para la espondiloartrosis, sin embargo entre los factores de riesgo se encuentran:

  • Edad: una parte normal del envejecimiento.
  • Ocupación: Los oficios con movimientos repetitivos o con posiciones complicadas pueden causar tensión en la columna.
  • Lesiones anteriores: este tipo de lesiones pueden incrementar el riesgo de espondiloartrosis.
  • Factores genéticos.

Tratamientos para la espondiloartrosis

La espondiloartrosis se trata de un proceso degenerativo por lo tanto no existe un tratamiento concreto para revertir esta enfermedad. Sin embargo existen algunos tratamientos orientados al alivio del dolor:

  • Auto-cuidado
  • Fisioterapia
  • Terapias adyuvantes (quiropráctica acupuntura)
  • Procedimientos mínimamente invasivos con inyecciones o cirugía
  • Medicamentos
  • Ejercicios
  • Fisioterapia
  • Cirugía

¿Qué especialista lo trata?

El reumatólogo es el especialista que trata la espondiloartrosis. Desde Top Doctors ofrecemos a los mejores profesionales y especialistas según su especialidad con la misión de que el paciente pueda elegir el médico que más se adapte a sus necesidades.

Artículos relacionados con Espondiloartrosis

Espondiloartropatías: ¿qué son y cómo las tratamos?

Por Dra. Marta Valero Expósito
2021-03-22

Artritis, espondilitis, colitis ulcerosa, enfermedad de Cronh… Descubre qué son, cómo se diagnostican y cómo se tratan las enfermedades espondiloartropáticas con la doctora Valero. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/espondiloartrosis

Tipos de espondilosis

Los tipos de espondilosis se clasifican según la zona de la columna vertebral más afectada por la enfermedad, como son:

  • Espondilosis cervical: es la condición que afecta a los discos intervertebrales en la parte alta de la espalda, así como a los huesos del cuello. Se caracteriza por dolor de cabeza, de hombros y cuello, siendo un padecimiento común en personas que soportan más estrés en la zona, como los deportistas.
  • Espondilosis lumbar: es la que afecta el área lumbar de la espalda o parte baja. Este tipo de espondilosis es un tanto más común, debido a que tiene una estrecha relación con las lesiones deportivas. La mayoría de los dolores en esta zona tienen otros orígenes, aun cuando se demuestre la existencia del desgaste discal. Es muy común en mujeres, ya que tiene una relación directa con el periodo de gestación.
  • Espondilosis dorsal: es un tipo muy poco común de esta condición, afectando la zona torácica. Los dolores o molestias de esta zona  son debidos principalmente a la edad, la mala postura o a trabajos muy pesados.

Causas de la espondilosis

La espondilosis, como muchas de las otras condiciones degenerativas que afectan a huesos y articulaciones, es producto de una vida de presión anormal y desgaste excesivo de la estructura ósea, debido a potenciales abusos físicos y al envejecimiento. Los discos actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral.

Hacia los 40 años, los discos vertebrales de la mayoría de las personas comienzan a deshidratarse y a encogerse, lo que crea mayor contacto de los huesos entre las vértebras.

La distribución inadecuada de la presión sobre la columna vertebral, las malas posturas por largos periodos de tiempo, las hernias en los discos, el crecimiento excesivo de huesos y la deshidratación de los discos, podrían ser otras causas.

Síntomas de la espondilosis

El principal síntoma de la espondilosis es el dolor en las diferentes zonas de la espalda, cercana al área desgastada, que puede parecer una distensión muscular. El dolor puede ser leve o profundo, y tan intenso, que incluso el paciente no puede moverse.

Los síntomas a menudo se presentan de manera lenta con el tiempo, pero pueden comenzar o empeorar súbitamente.

La inflamación o hernia de los discos vertebrales puede provocar dolor de cabeza, de espalda o inmovilidad de la zona afectada, lo cual también puede causar espasmos musculares y una crisis de dolor.

Tratamiento de la espondilosis

El objetivo del tratamiento de la espondilosis es aliviar el dolor, ayudar a mantener las actividades habituales tanto como sea posible, y evitar lesiones permanentes a la médula espinal y los nervios.

Entre las opciones más comunes de tratamiento tenemos: la fisioterapia, que contribuye a reducir la incomodidad sufrida y a aliviar las tensiones entre los discos vertebrales, masajes especializados, quiropráctica, osteopatía, y las terapias de compresas frías en casa.

El uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios es común cuando el dolor se agudiza. En el último de los casos y solo cuando el paciente experimenta limitaciones en el movimiento, dolor insoportable o pérdida de la sensibilidad, el médico podría contemplar la opción quirúrgica.

La cirugía para espondilosis se basa en aliviar la presión existente en la médula espinal y los nervios.

Pruebas complementarias del diagnóstico de la espondilosis

Para el diagnóstico y el tratamiento de la espondilosis se realizan pruebas como: radiografías, ya que con esta prueba el desgaste o la hernia discal serán visibles fácilmente.

También puede realizarse una resonancia magnética o una tomografía axial computarizada, en las cuales el médico o especialista puede definir si el desgaste de los discos es el causante del dolor.

Factores de riesgo de la espondilosis

Entre los factores que aumentan el riesgo de tener la espondilosis están: la edad, ya que mientras más se envejece más riesgo se tiene de padecer esta enfermedad, los trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos del cuello, adoptar una postura incómoda, el sobrepeso, tener una mala nutrición, ya que la descalcificación ósea es un factor principal para sufrir esta enfermedad, predisposición genética, tabaquismo y las lesiones traumáticas anteriores parecen aumentar el riesgo de espondilosis, entre otros factores.

Complicaciones de la espondilosis 

Si la médula espinal o las raíces nerviosas se comprimen gravemente como resultado de espondilosis el daño puede ser permanente. Otras complicaciones podrían incluir:

  • Incapacidad para retener las heces o la orina.
  • Pérdida de la función o sensibilidad muscular.
  • Equilibrio deficiente.

Prevención de la espondilosis

Para prevenir esta enfermedad es necesario:

  • Mantener una buena postura al sentarse o estar de pie.
  • No levantar objetos pesados o hacerlo de manera apropiada.
  • No fumar o tomar alcohol en exceso.
  • Mantener un peso saludable.
  • Hacer ejercicio periódicamente.

Especialidades a las que pertenece

Las especialidades médicas a las que pertenece la espondilosis son la ortopedia, que es la especialidad médica y quirúrgica dedicada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y lesiones del sistema musculoesquelético. La neurocirugía, que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de trastornos del cerebro, la médula espinal, la columna vertebral y los nervios periféricos de todas partes del cuerpo.

¿Qué es la espondilosis lumbar baja?

La espondilosis lumbar baja es la que se da cuando el desgaste de los discos intervertebrales se encuentra en la región lumbar, la cual comprende entre las vértebras L1 a L5.

¿Cuáles son los signos de la espondilosis?

La espondilosis presenta signos degenerativos en el cuerpo vertebral, con deformaciones y osteofitos (espolones óseos) que son proyecciones de hueso en forma de pico de loro.

¿Cuál es la zona lumbar de la espalda?

La zona lumbar de la espalda comprende entre las vértebras L1 y L5.

¿Cuál es la zona cervical de la espalda?

La zona cervical de la espalda comprende entre las vértebras C1 a C7.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/enfermedades/espondilosis

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: