Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

Contents
  1. Trastorno dismórfico corporal: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento
  2. Pronóstico de la enfermedad
  3. ¿Cuales son los síntomas del trastorno dismórfico corporal?
  4. Pruebas médicas para el trastorno dismórfico corporal
  5. ¿Cuáles son las causas del trastorno dismórfico corporal?
  6. ¿Se puede prevenir?
  7. Tratamientos para el trastorno dismórfico corporal
  8. ¿Qué especialista lo trata?
  9. Trastorno dismórfico corporal
  10. ¿Cuáles son los signos y los síntomas de este trastorno?
  11. ¿Cómo se diagnostica el trastorno dismórfico corporal?
  12. ¿Cómo se trata el trastorno dismórfico corporal?
  13. ¿Cuáles con las causas del trastorno dismórfico corporal?
  14. ¿Cómo vive una persona que tiene un trastorno dismórfico corporal?
  15. ¿Y si tengo un trastorno dismórfico corporal?
  16. Trastorno Dismórfico Corporal: causas, síntomas y tratamiento
  17. Cómo se siente una persona con Trastorno Dismórfico Corporal (TCD)
  18. ¿Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal?
  19. Michael Jackson, el caso más famoso de Trastorno Dismórfico Corporal
  20. Señales del Trastorno Dismórfico Corporal
  21. Qué causa el Trastorno Dismórfico Corporal
  22. La cultura de la imagen
  23. Bullying
  24. Baja autoestima
  25. Miedo a estar solo
  26. Perfeccionismo
  27. Tratamiento del Trastorno Dismórfico Corporal
  28. Trastorno Dismórfico: Cuando tu cerebro te engaña
  29. Cómo afecta el Trastorno Dismórfico Corporal
  30. Los 6 principales síntomas de Dismorfia Corporal
  31. Contexto social
  32. Biografía y entorno personal
  33. Personalidad
  34. Consecuencias de una preocupación excesiva por los defectos físicos
  35. Cómo sentirse mejor con la propia imagen sin cambiar el aspecto externo. 3 claves esenciales
  36. Autora
  37. Trastorno dismórfico corporal (TDC)
  38. Acerca del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  39. Síntomas del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  40. Complicaciones del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  41. Causas del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  42. Diagnóstico del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  43. Tratamiento del trastorno dismórfico corporal (TDC)
  44. Autoayuda
  45. Terapias de conversación
  46. Medicamentos
  47. Tratamiento hospitalario

Trastorno dismórfico corporal: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

Este tipo de trastorno está relacionado con una obsesión compulsiva por la propia imagen de cada uno.

Las personas que padecen este trastorno llegan a sentir altos niveles de ansiedad y tener ideas irracionales sobre su estado físico que puede desencadenar efectos destructivos en la vida de estos, desarrollando hábitos que afectan negativamente a su calidad de vida.

Los hábitos diarios perjudiciales tienen un impacto importante en la forma de cómo viven el día a día estas personas y llegan a afectar su autoestima.

Pronóstico de la enfermedad

El especialista será el encargado de aconsejar un tratamiento para la mejoría del paciente pero los síntomas del trastorno dismórfico corporal podrían reaparecer y en algunos casos el paciente los sufrirá de forma crónica. En el caso en que los síntomas sean muy graves, el paciente podrá experimentar incluso impulsos suicidas para acabar con su vida. Es por esto que necesita los mejores profesionales para que no se de esta situación.

El paciente se obsesiona con algún detalle insignificante de su apariencia física. 
 

¿Cuales son los síntomas del trastorno dismórfico corporal?

Las personas que padecen TDC a menudo se obsesionan con su apariencia, tal vez se miran varias veces al el espejo, se retocan la piel y se pasan de la raya al corregir un defecto percibido. Los síntomas típicos son:

  • Comparan demasiadas veces su aspecto físico con el de los demás.
  • Se preocupan por una parte específica de su cuerpo – normalmente de la cara (por ejemplo, la nariz, las arrugas, del rostro, del acné, etc.), del pelo, la piel, los genitales, del tamaño de los senos (sobre todo las mujeres) o del tamaño o tono muscular (sobre todo los hombres).
  • Hacen todo lo posible por ocultar los defectos percibidos, por ejemplo ,pasan mucho tiempo eligiendo la ropa que se van a poner, peinandose, maquillándose, etc.
  • Creer que otras personas le juzgan o se burlan de su apariencia.
  • Evitan situaciones sociales.
  • Creencia firme de ser feo o incluso de estar deformado.
  • Buscan siempre la aprobación de los demás.
  • Se pellizcan la piel.

El TDC puede también causar otros problemas. A menudo se  asocia con la ansiedad, los trastornos del estado de ánimo como  la depresión, trastornos alimenticios, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)  y al abuso de sustancias.

Pruebas médicas para el trastorno dismórfico corporal

Algunos especialistas pasan de puntillas por encima del trastorno dismórfico corporal a causa de la falta de conocimiento de la enfermedad y el poco compromiso del paciente para admitir que padece un trastorno y revelar aquello que le preocupa a causa de la vergüenza. El trastorno dismórfico corporal es una condición psiquiátrica pero pocas personas visitan la consulta de un psiquiatra porque están seguros de que su problema es físico y no tiene nada que ver con su salud psicológica. Sin embargo los pacientes que son conscientes de que pueden padecer un trastorno dismórfico corporal, acuden en búsqueda del mejor tratamiento a ortodoncistas, dermatólogos, cosmetólogos y cirujanos plásticos. Existe un cuestionario denominado: Trastorno Dismórfico Corporal – Dermatología Versión (BDDQ-DV).

¿Cuáles son las causas del trastorno dismórfico corporal?

Existen diferentes causas que generan el trastorno dismórfico corporal en un paciente, pese a su dificultad de diagnóstico.

  • La cultura de la imagen. Diariamente las personas están rodeadas de mensajes publicitarios llenos de imágenes que expresan el deber de tener un cuerpo perfecto sin ninguna imperfección. Ante esto se debe ser consciente e intentar contrarrestar la influencia negativa de la cultura de la imagen con la valoración de otros aspectos en la vida.
  • Bullying. Puede ser otra de las causas del trastorno, las personas que hayan podido sufrir Bullying en su etapa de adolescencia son propensas a padecer una identificación negativa con su propio cuerpo. Además los insultos de los compañeros del colegio podrían derivar en el trastorno dismórfico corporal.
  • Baja autoestima. Otra de las causas que puede derivar en el trastorno es la baja autoestima, y es que quererse poco a uno mismo puede tener unas consecuencias devastadoras, como por ejemplo verse peor de lo que está o pensar que le sobran kilos.
  • Miedo a estar solo. La preocupación de no tener amigos o pareja puede derivar en que un individuo desarrolle el trastorno dismórfico corporal. De esta manera puede haber personas que piensen que a través de la apariencia se pueden tener más amigos y conseguir ser más popular. Esta presión añadida puede provocar el origen del trastorno dismórfico corporal en el paciente.
  • Perfeccionismo. Existen personas muy exigentes y duras consigo mismas. Esta obsesión por conseguir la perfección puede ser un desencadenante y provocar un trastorno dismórfico corporal en algunos pacientes.

¿Se puede prevenir?

La mejor prevención para esquivar el trastorno dismórfico corporal es alejarse de las causas en la medida de lo posible. Es decir, intentar no obsesionarse con la imagen de uno mismo, con tal de que la obsesión por el cuerpo no derive en este trastorno.

Por otra parte encontrar al especialista que mejor se adapte a las necesidades del paciente puede ser otra forma de prevenir.

Un profesional puede ayudar ofreciendo pautas y consejos que ayuden al paciente a evitar la obsesión con su cuerpo y no caer en el trastorno dismórfico corporal.

Tratamientos para el trastorno dismórfico corporal

En diversas ocasiones, los pacientes que padecen este trastorno realizan diferentes tratamientos de belleza o operaciones quirúrgicas con el objetivo de cambiar o modificar su imagen.

Pese a todo no consiguen superar el complejo que les ha conducido a esta operación, o aparece una nueva preocupación.

En consecuencia el tratamiento debe incluir ayuda psicológica y en algunas ocasiones medicación, dependiendo de la gravedad de los síntomas.

  • Tratamiento psicológico: Se puede realizar una tarea preventiva de exposición y respuesta o una terapia cognitivo-conductual. La primera de ellas consiste en exponer al paciente a aquello que le provoca ansiedad y se le ofrecen técnicas para poder controlar la ansiedad y los sentimientos negativos. El proceso se repetirá tantas veces como se necesite hasta que la persona ya no sufra ansiedad. Por otro lado la segunda, ayuda al paciente a cambiar sus pensamientos negativos y pesimistas, de esta forma puede reconsiderar sus pensamientos y acciones.
  • Medicamentos: En los casos más graves donde los síntomas son severos y afectan al desarrollo del día a día del paciente, el especialista puede recetar antidepresivos, normalmente inhibidores selectivos de recaptación de serotonina que funcionan correctamente con los pacientes que presentan una sintomatología grave.

¿Qué especialista lo trata?

El experto que trata esta condición es el psicólogo, especialista en trastornos que se encarga de detectar, evaluar, diagnosticar y tratar los trastornos relacionados con la psicología.

Artículos relacionados con Trastorno dismórfico corporal

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

Por Silvia García Graullera
2021-03-20

La doctora García ofrece una explicación sobre el trastorno dismórfico corporal y señala los síntomas y signos más comunes. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/trastorno-dismorfico-corporal

Trastorno dismórfico corporal

Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

  • Tamaño de texto más grande

El trastorno dismórfico corporal es una afección que hace que la gente crea que hay partes de su cuerpo que son muy feas. La gente con este trastorno se pasa horas focalizada en lo que cree que está mal de su aspecto físico.

Muchas veces al día, hacen cosas para fijarse en su aspecto físico, corregirlo o arreglarlo, cubrirlo o hacer preguntas a los demás sobre él.

Se obsesionan con defectos o imperfecciones que carecen de importancia o que pasan desapercibidos para los demás.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de este trastorno?

Las personas con este trastorno:

Están extremadamente centradas en su aspecto físico. Les cuesta mucho dejar de pensar en las partes de su cuerpo que les disgustan. Se centran en cosas específicas: como una espinilla que les ha salido en la piel, la forma o el tamaño de su nariz, ojos, labios, orejas o manos.

Su aspecto físico las altera. La gente con esta afección esta preocupada, estresada y ansiosa debido a su aspecto físico casi todo el tiempo.

Revisan o corrigen su aspecto físico. La gente con trastorno dismórfico corporal tiene una fuerte necesidad de fijarse en su aspecto físico una y otra vez. Por ejemplo, se fija en su aspecto físico mirándose a menudo al espejo, preguntando a los demás qué aspecto tiene o «corrigiendo» o «arreglando» lo que le disgusta muchas veces al día.

Intentan que no las vean. Algunas personas con trastorno dismórfico corporal se sienten tan mal con su aspecto físico que no quieren que las vean.

Se pueden quedar en casa, estar siempre a solas o bien usar maquillaje, gorros o ropa para taparse las partes del cuerpo que les disgustan.

Algunas personas con trastorno dismórfico corporal evitan mirarse al espejo porque les resulta demasiado estresante.

Tienen una imagen falsa de su aspecto físico. Las personas con trastorno dismórfico corporal no ven su cuerpo tal y como es, ni como lo ven otras personas. Las imperfecciones en que ellas se centran son cosas menores, que apenas se notan y que hasta pueden pasar desapercibidas para los demás. Ellas están seguras de que son feas, aunque no sea verdad que lo sean.

¿Cómo se diagnostica el trastorno dismórfico corporal?

Un profesional de la salud mental (terapeuta o psicólogo) que entienda el trastorno dismórfico corporal y que tenga experiencia en él lo puede diagnosticar. Los profesionales de la salud mental hacen preguntas y escuchan atentamente las respuestas para saber si una persona tiene un trastorno dismórfico corporal u otro tipo de trastorno.

¿Cómo se trata el trastorno dismórfico corporal?

El trastorno dismórfico corporal se puede tratar con:

  • Terapia cognitivo-conductual. La terapia cognitiva-conductual es un tipo de piscoterapia. Puede ayudar a las personas con trastorno dismórfico corporal a aprender que lo que piensan afecta a cómo se sienten. En este enfoque terapéutico, las personas aprenden a darse cuenta de sus ideas. También aprenden a poner a prueba o a rebatir las ideas que les hace sentirse mal. Y aprenden que pueden cambiar la forma en que ven su propio cuerpo. Poco a poco y con mucho apoyo, la terapia cognitivo-conductual enseña a centrarse menos en los defectos. Y los pacientes aprenden a dejar de estar tan pendientes de su aspecto físico para corregirlo.
  • Medicación. Los medicamentos que ayudan a que la serotinina funcione bien se usan para tratar el trastorno dismórfico corporal. A veces se conocen como medicamentos ISRS (inhibición selectiva de la recaptación de serotonina). Los medicamentos ISRS pueden ayudar a la gente a obsesionarse menos con su aspecto físico y a sentirse menos angustiada. Con menos angustia, pueden avanzar más en la terapia cognitivo-conductual.

La mayoría de las veces, los medicamentos y la terapia cognitivo-conductual se usan conjuntamente para tratar el trastorno dismórfico corporal.

¿Cuáles con las causas del trastorno dismórfico corporal?

Todavía hay mucho que aprender sobre las causas exactas del trastorno dismórfico corporal. Pero los expertos creen que los siguientes factores pueden desempeñar un papel en su desarrollo:

  • Los genes. Este trastorno puede ser hereditario en cierta medida. Se tiende a dar por familias.
  • La serotonina. La serotonina es una sustancia química normal y necesaria que se encuentra en el cerebro. La escasez de serotonina ayuda a explicar por qué ocurre este trastorno.
  • Diferencias cerebrales. Los estudios han demostrado que algunas áreas del cerebro son diferentes y funcionan de una forma diferente en las personas con trastorno dismórfico corporal.

El trastorno dismórfico corporal no está provocado por algo que haya hecho el paciente o que hayan hecho sus padres. Se trata de un problema de salud mental que requiere tratamiento. El trastorno dismórfico corporal no es culpa de nadie.

¿Cómo vive una persona que tiene un trastorno dismórfico corporal?

Las ideas y las preocupaciones que forman parte de un trastorno dismórfico corporal ocupan gran parte del tiempo del paciente y consumen su energía.

Con este trastorno, la persona nunca está satisfecha con su aspecto físico, a pesar de lo que le digan los demás.

Debido al trastorno dismórfico corporal, suelen evitan salir con sus amigos, ir a su centro de estudios, trabajar o hacer actividades normales de la vida cotidiana. Esto puede hacer que se sientan solas, tristes y deprimidas.

Algunas buscan tratamientos u operaciones que no necesitan, con la esperanza de «corregir sus defectos». Pero estos tratamientos no alivian ni mejoran el trastorno dismórfico corporal. Puede ser muy duro darse cuenta de que el problema que tienen no reside en el aspecto que tienen. Es la forma falsa de verse a sí mismas donde reside su problema.

¿Y si tengo un trastorno dismórfico corporal?

Si crees que podrías tener un trastorno dismórfico corporal:

  • Habla con uno de tus padres, con un terapeuta o psicólogo, un médico u otro adulto de confianza. Explícale por lo que estás pasando.
  • Pídeles que te ayuden a buscar a un buen profesional en terapia cognitivo-conductual.
  • Haz una consulta con ese terapeuta para saber si tienes un trastorno dismórfico corporal.
  • Acude a todas tus visitas de terapia. Cambiar la forma de verse a uno mismo requiere tiempo y esfuerzo.
  • Sé sincero y abierto con tu terapeuta. Hazle saber si te sientes deprimido.
  • Deja que te apoyen los demás. Ayuda mucho saber que no estás solo.
  • Ten paciencia. Para que la terapia cognitivo-conductual y la medicación alivien un trastorno dismórfico corporal hace falta tiempo y esfuerzo. Trabaja duro y no tires la toalla.

También puedes visitar sitios de internet sobre el trastorno dismórfico corporal para obtener más información y apoyo, como:

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: octubre de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/body-image-problem-esp.html

Trastorno Dismórfico Corporal: causas, síntomas y tratamiento

Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

El Trastorno Dismórfico Corporal, anteriormente conocido como dismorfofobia, es un trastorno relacionado con la preocupación excesiva por la propia imagen corporal. 

Las personas que sufren este trastorno  sienten una gran ansiedad y la percepción irracional sobre su propio cuerpo que acaba provocando efectos destructivos en su vida, y que les lleva a desarrollar hábitos que resultan negativos para su bienestar, como por ejemplo mirarse en el espejo en exceso. Estos hábitos tienen un impacto significativo en cómo estas personas viven su día a día y merman su autoestima.

Cómo se siente una persona con Trastorno Dismórfico Corporal (TCD)

La imagen que tenemos de nosotros mismos es uno de los factores que juegan un papel más importante en nuestro nivel de bienestar.

Aunque no sea algo tangible, esta autoimagen ligada a nuestra autoestima no solo puede hacer que nos sintamos mejor o peor con quienes somos, sino que además tiene un impacto en el modo en el que nos comportamos.

Si nuestra autoestima es muy baja, existirán unas mayores posibilidades de que descuidemos nuestra higiene, rehuyamos situaciones de interacción social con personas desconocidas y presentemos síntomas depresivos.

Sin embargo, si esta baja autoestima se plasma en forma de una preocupación excesiva en detalles físicos reales o imaginarios que son percibidos como imperfecciones o defectos, puede aparecer lo que se conoce como Trastorno Dismórfico Corporal.

¿Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal?

Las personas con TDC sufren continuamente por su apariencia física y, aunque en mayor o menor medida casi todo el mundo se preocupa por la imagen que proyecta y lo que pensarán los demás de ellos, llevan la obsesión y preocupación por su aspecto hasta extremos patológicos. Se trata de una obsesión que nos lleva a preguntarnos constantemente cómo podemos eliminar ciertas imperfecciones físicas de nuestro cuerpo y, a la vez, nos hace fantasear con cómo sería nuestra vida sin ese «lastre».

La preocupación por la apariencia física se ha convertido en algo normal teniendo en cuenta la cultura de la imagen en la que vivimos inmersos. Pero cuando esa preocupación se convierte en una parte demasiado importante de nuestra vida y nos lleva a realizar comportamientos autodestructivos, entonces estamos hablando de un problema serio que debe ser tratado.

En resumen, los individuos con Trastorno Dismórfico Corporal, suelen pensar, sentir o comportarse de la siguiente manera:

Suele ocurrir que las personas con Trastorno Dismórfico Corporal no busquen ayuda, pues están demasiado preocupados por cómo les juzgará la gente o si pensarán que son muy vanidosos. Por tanto, muchos de estos individuos no reciben tratamiento hasta que llevan mucho tiempo experimentando esta patología.

Michael Jackson, el caso más famoso de Trastorno Dismórfico Corporal

El TDC está englobado dentro de los  Trastornos Obsesivos-Compulsivos, y, por tanto, este tipo de pacientes desarrollan síntomas ansiosos y rutinas compulsivas. Pero claro, lo característico de este trastorno es la fijación excesiva por la propia imagen corporal, que les lleva a verse mal frente al espejo y magnificar lo que no les gusta de su cuerpo.

Todos conocemos el famoso caso de Michael Jackson, el artista mundialmente conocido como Rey del Pop, que estuvo en la cima del mundo de la música durante más de tres décadas.

Nadie puede discutir su talento como cantante y bailarín y su aportación a la música, pero su exposición continua a los medios de comunicación y su dura infancia marcaron su vida privada.

“MJ” fue transformando su cuerpo tras varias intervenciones quirúrgicas, y, aunque existen muchas especulaciones, rumores e informaciones respecto a lo que sucedió dentro de su mente, es evidente que nunca estuvo a gusto con su cuerpo.

Señales del Trastorno Dismórfico Corporal

Muchos se preguntan cómo alguien que ha sido, es y será la inspiración de tantos individuos sufrió tanto durante su vida.

 Evidentemente, pocas personas van a estar expuestas desde pequeñas a la fama y la continua aparición en los medios de comunicación como Michael Jackson.

Pero pesar de que cada uno experimenta el Trastorno Dismórfico Corporal a su manera, existen una serie de señales que caracterizan a este trastorno.

Las obsesiones sobre el propio cuerpo son tan frecuentes que estas personas pueden pasar varias horas al día pensando negativamente sobre su apariencia física. Además, suelen concentrarse en un área específica de su cuerpo que les provocan una ansiedad constante.

Estas personas suelen:

  • Obsesionarse con sus características faciales: nariz, ojos, pelo, barbilla, piel, labios, orejas…
  • Obsesionarse con áreas particulares del cuerpo, por ejemplo, pechos o genitales
  • Tener una percepción negativa de que alguna característica corporal y pensar que está fuera de proporción
  • Tener una percepción de que alguna característica corporal y pensar que es asimétrica
  • Verse demasiado delgado u obeso
  • Tener problemas de alimentación
  • Llevar a cabo conductas compulsivas para evitar la ansiedad de la obsesión: usar maquillaje cuando se está en público, peinarse de manera continua, ponerse ropa que tape el cuerpo, pasar por el quirófano constantemente o tomar medicación para adelgazar o ganar peso, etcétera

Qué causa el Trastorno Dismórfico Corporal

Es difícil de determinar qué causa exactamente este trastorno. A pesar de todo, l as investigaciones han concluido que existen distintas causas que provocan que un individuo acabe sufriendo este trastorno.

La cultura de la imagen

Es evidente que la cultura de la imagen y la influencia de los medios de comunicación, que nos convierte en objetos más que en sujetos, ejerce una influencia determinante en cómo percibimos nuestro propio cuerpo, Estamos continuamente rodeados de revistas y anuncios que nos envían el mensaje de que dicen que si no tenemos el cuerpo perfecto no valemos nada. La mejor manera de contrarrestar esta influencia negativa es la educación desde edades tempranas para que valoremos otras cosas en la vida.

Bullying

Las personas que sufren TDC pueden haber desarrollado una percepción negativa de su propia imagen fruto de haber sido acosado durante la adolescencia (aunque también en edades más tempranas o más tardías), cuando el individuo es más sensible sobre su apariencia corporal. Además, las burlas de los compañeros de escuela pueden causar este tipo de trastorno.

Baja autoestima

La baja autoestima puede ser una consecuencia del TDC aunque también una causa, lo que puede provocar que un individuo se vea peor de lo que está. Por ejemplo, que piense que le sobran kilos.

Miedo a estar solo

El miedo a no tener amigos o pareja puede provocar que un individuo desarrolle patrones de pensamiento que le lleven a sufrir TDC. Por ejemplo, si una persona piensa que gracias a la apariencia puede tener más amigos y ser más popular, la presión extra para conseguirlo puede llevarle a sufrir TDC.

Perfeccionismo

Las personas perfeccionistas son muy duras consigo mismas y se exigen mucho. Su obsesión por la perfección puede estar centrada en su apariencia física, que les predispone a sufrir TDC.

Para saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo: “Personalidad perfeccionista: las desventajas del perfeccionismo”

Tratamiento del Trastorno Dismórfico Corporal

Cuando una persona sufre este trastorno, lo primero que debe hacer es aceptarlo y buscar ayuda. Es necesario que la persona hable con sus familiares o amigos cercanos para no sentirse solo. El siguiente paso es buscar ayuda profesional. Seguramente la primera persona con la que contacte es el médico de cabecera.

El médico de cabecera puede hacer un primer diagnóstico, pero es necesario contactar con un psicólogo especializado en el tema, pues es necesario reeducar al individuo para que adquiera patrones de comportamiento positivos y patrones de pensamiento realistas.

La terapia cognitivo conductual (TCC) suele ser el tratamiento por excelencia en este tipo de trastorno, aunque no todos los tratamientos funcionan para todo el mundo.

El objetivo del terapeuta cognitivo conductual es identificar las conexiones entre los pensamientos, sentimientos y el comportamiento del paciente, para que éste pueda adquirir habilidades prácticas para superar este trastorno.

La terapia puede ser grupal o individual.

En el tratamiento del TDC, la terapia cognitivo conductual, normalmente, se centrará en la actitud del individuo hacia su propio cuerpo y su apariencia física, con el objetivo de reducir la necesidad de llevar a cabo comportamientos negativos y ayudar al paciente a sentirse menos ansioso respecto a su propia imagen corporal. Distintas técnicas cognitivo conductuales suelen emplearse: técnicas expositivas, habilidades sociales y reestructuración cognitiva.

Para profundizar en la terapia cognitivo conductual te invitamos a leer nuestro artículo: “Terapia Cognitivo Conductual: ¿qué es y en qué principios se basa?”

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/trastorno-dismorfico-corporal

Trastorno Dismórfico: Cuando tu cerebro te engaña

Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia
(Tiempo de lectura 9 minutos)

Las grandes protagonistas de redes sociales como , Instagram, o Snapchat, son las fotos, y más ahora en verano. “Selfies” e imágenes de famosos y famosas nos reiteran una y otra vez un supuesto modelo de “cuerpo perfecto”.

Es normal que todas y todos al mirarnos al espejo y recordar estos modelos de belleza, nos hagamos preguntas como: ¿Tengo el pecho demasiado pequeño? ¿Mi nariz es demasiado grande? ¿Están tan marcados mis pectorales? ¿Tengo el vientre suficientemente plano?… Hacerse preguntas de este estilo puede ser normal, pero para algunas personas estas preguntas son la expresión de una preocupación excesiva, y las respuestas siempre apuntan en la misma dirección: ven en el espejo defectos, deformidades y carencias. Estas personas pueden padecer un Trastorno Dismórfico Corporal, también denominado con términos como Dismorfia Corporal, Dismorfofobia, Síndrome de la Distorsión de la Imagen o más comúnmente Síndrome del Espejo.

Programa «InquietaMENTE» de Radio 5 (RNE) «Dismorfofobia». Participa como experta, Julia Vidal

Hemos querido compartir el programa «Dismorfobobia»: «Psicólogos, psiquiatras y cirujanos plásticos han alertado sobre el crecimiento en el último lustro de los trastornos dismorfofóbicos.

La insatisfacción con el físico propio, la obsesión y sobredimensión de los defectos degenera en este trastorno psícológico».

En él ha participado Julia Vidal, directora de Área Humana y responsable del área clínica del centro.

http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_SINMENT/mp3/6/2/1484037736226.mp3

Cómo afecta el Trastorno Dismórfico Corporal

Cómo hemos explicado, la persona que tiene una Dismorfofobia o Síndrome Dismórfico cree de manera exagerada que tiene uno o más defectos o imperfecciones en su aspecto físico.

Esta creencia sobre su imagen se expresa con una gran preocupación, una obsesión que genera angustia y malestar. La persona puede llegar a aislarse socialmente, evitando así que los demás vean sus “defectos”.

Según muchos estudios el inicio de esta creencia podría iniciarse en la adolescencia, aunque puede aparecer a cualquier edad.

El Trastorno Dismórfico Corporal lo sufren tanto hombres como mujeres. Las preocupaciones más frecuentes son defectos de la cara (nariz –que según los estudios ocupa el 45% de los casos–, dientes, arrugas, pelo…), defectos del cuerpo (abdomen, nalgas…) y olores corporales.

Lo que se observa es que las mujeres se preocupan más por la cara, el pelo y la forma o el tamaño de los pechos, y los hombres se centran más en el aspecto y tamaño de los genitales.

Una variante del Trastorno Dismórfico es la Vigorexia o Dismorfia Muscular.

Se caracteriza por la obsesión por obtener un cuerpo hipermusculado, lo que conduce a estas personas —principalmente hombres— a pasar horas en el gimnasio y a consumir hormonas y anabolizantes esteroides para aumentar la masa muscular.

Las personas que padecen Vigorexia se ven excesivamente delgadas a pesar de tener un cuerpo muy musculoso, presentan pensamientos reiterados de preocupación y mantienen constantes rituales (dedicar horas a los ejercicios de musculación, pesarse continuamente, llevar una dieta muy estricta y restrictiva, etc.).

Los vigoréxicos y vigoréxicas tienden a evitar situaciones en donde pueda ser observado su cuerpo (Salaberría, Borda, Amor y Echeburúa, 1998).

Viven con una tenaz e insistente obsesión: perciben en su cuerpo defectos, carencias o deformidades. Clic para tuitear

Los 6 principales síntomas de Dismorfia Corporal

Algunos de los síntomas más comunes son:

  1. La preocupación excesiva por los defectos e imperfecciones percibidos de algún o algunos aspectos de la cara, el cuerpo y/o de olores corporales.
  2. Esos “defectos” no son observables por los demás o parecen no tener la importancia que la persona les otorga.
  3. Se suelen realizar comportamientos repetitivos tales como mirarse mucho al espejo, cambiarse muchas veces de ropa antes de salir, buscar información en internet sobre cómo remediar el “defecto” o comparar su aspecto con el de otros u otras.
  4. Se utilizan gran variedad de productos de belleza, cremas, maquillajes, etc.
  5. Hay una tendencia a peregrinar por médicos especialistas como cirujanos, dermatólogos… para buscar una solución al “defecto” o a la “imperfección”.
  6. Se incrementa la actividad física y nunca es suficiente.

Contexto social

Las redes sociales y los medios de comunicación están extendiendo un concepto muy poco saludable:

Parecer es más importante que Ser.

Se extiende como válido un canon de belleza “espectacular”, que impresiona e impacta, sobre todo a aquellas personas vulnerables que examinan y cuestionan con facilidad su propia imagen corporal.

Sería importante que se transmitiera un mensaje diferente, donde la natural diversidad de cuerpos y formas, se expresara con respeto y aceptación, y no con la crítica, la desaprobación o la comparación.

Biografía y entorno personal

En el desarrollo de un Trastorno Dismórfico, además de la presión social, hay otras cuestiones externas que contribuyen a su génesis.

Las situaciones adversas que se hayan vivido durante la infancia y la adolescencia (burlas o acoso escolar por parte de los compañeros), o la presión o exigencia de la familia o de la pareja para aproximarse a esos cánones de belleza, suelen estar en el origen de estos trastornos.

Personalidad

Hay aspectos de la personalidad, como la timidez, el temperamento ansioso, la tendencia al perfeccionismo, la autoexigencia, la necesidad de aprobación social, y la baja autoestima, que están muy relacionados con el inicio y curso de un Trastorno Dismórfico.

Consecuencias de una preocupación excesiva por los defectos físicos

Las consecuencias afectan a todas las esferas de la persona: emocional, familiar, social, académica y laboral.

La Dismorfofobia conduce a:

Se dedica mucho tiempo a examinar esas supuestas imperfecciones o a intentar buscar una solución para ocultar o disimular los defectos. Ropa, pañuelos, maquillajes, productos de estética, horas de gimnasio, peregrinación por médicos especialistas como cirujanos plásticos, dentistas, dermatólogos o nutricionistas.

Suelen necesitar que sus familiares y personas cercanas les dirijan palabras tranquilizadoras, que sólo aliviarán a corto plazo y que finalmente dejarán de ser útiles, hasta el punto de que terminarán pensando que no les dicen la verdad sobre su aspecto o que no se preocupan verdaderamente. En este sentido, se puede llegar a un deterioro de las relaciones familiares, de pareja o laborales.

Buscar en la cirugía una solución a un problema de Dismorfofobia, no sólo no resulta útil, sino que en la mayoría de los casos agrava el problema, ya que no quedan satisfechos y puede dar lugar a nuevas intervenciones, entrando en un círculo muy peligroso.

Contexto social, biografía personal y personalidad, están en el origen de la Dismorfofobia Clic para tuitear

Cómo sentirse mejor con la propia imagen sin cambiar el aspecto externo. 3 claves esenciales

  1. Reflexiona sobre si realmente cambiar esa supuesta imperfección de tu cara o de tu cuerpo hará que te sientas mejor.
  2. Antes de tomar decisiones que impliquen intervenciones quirúrgicas, piensa en otras estrategias, como la posibilidad de aprender a aceptar tu imagen como algo natural y bueno.
  3. Es mejor afrontar que evitar.

    Intenta relacionarte con los demás, que no sean las creencias sobre tu aspecto físico las que limiten tu vida.

Si la preocupación por tu aspecto físico es excesiva.

Si lo vives con angustia y malestar.

Si evitas salir o asistir a clase o al trabajo debido al modo en el que percibes tu cuerpo…

Tal vez deberías considerar que es un buen momento para contar con un punto de vista profesional y especializado.

Los Psicólogos y Psicólogas podemos ayudarte a adquirir un pensamiento más constructivo, a ponerle objeciones a esas creencias que tanto te perjudican y a aproximarte a una nueva forma de valorar tu cuerpo y tu imagen, y el significado e importancia que tienen para ti.

Autora

Mariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria. Experta en Terapia de Pareja y Sexualidad. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Estamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

(Número de votos: 45 • Nota Media: 4.3)

Источник: https://www.areahumana.es/trastorno-dismorfico-corporal/

Trastorno dismórfico corporal (TDC)

Síntomas y tratamiento del trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

El trastorno dismórfico corporal (TDC), anteriormente conocido como dismorfofobia, es un trastorno en el cual una persona piensa que tiene un defecto físico, o cree que un defecto leve es mucho peor de lo que en realidad es. La persona llega a preocuparse de tal manera con la idea, que esta la perturba e interfiere en su vida.  

Acerca del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Síntomas del trastorno dismórfico corporal (TDC)
Complicaciones del trastorno dismórfico corporal (TDC)
Causas del trastorno dismórfico corporal (TDC)
Diagnóstico del trastorno dismórfico corporal (TDC)
Tratamiento del trastorno dismórfico corporal (TDC)
 

Acerca del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Se cree que entre una y cinco de cada 100 personas en el Reino Unido padecen de trastorno dismórfico corporal. Los médicos no saben con precisión cuántas personas tienen este tipo de trastorno, porque a menudo las personas afectadas lo mantienen en secreto.

El trastorno dismórfico corporal suele comenzar en la adolescencia, pero puede afectar a grupos de todas las edades, y se da tanto en hombres como en mujeres.   Muchas personas se preocupan por pensar que tienen algún defecto físico, pero estos pensamientos, por lo general, van y vienen.

Quien padece de un trastorno dismórfico corporal está tan preocupado por su apariencia, que esto le afecta de manera considerable la vida. Por lo general, el defecto percibido es mínimo o imaginario. La preocupación puede ser con respecto a cualquier parte del cuerpo.

Es frecuente que las personas que padecen de un trastorno dismórfico corporal se preocupen por alguna parte de la cara, por ejemplo, la nariz, el pelo, el cutis, los ojos, el mentón y los labios. La queja más frecuente es que algo es demasiado grande o demasiado pequeño, o bien desproporcionado.   El grado en que se padece de dicho trastorno puede variar.

Si usted padece de trastorno dismórfico corporal leve, estará constantemente preocupado por su apariencia, pero podrá aparentar llevar una vida normal. Un trastorno dismórfico corporal moderado o grave afecta la vida de la persona de manera considerable, y los síntomas son muy perturbadores.

Síntomas del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Los síntomas del trastorno dismórfico corporal varían de persona a persona. Algunas personas evitan el contacto social, porque las pone ansiosas y las estresa. Otras personas se exponen al público, pero están constantemente nerviosas y acomplejadas.

  Quien padece de un trastorno dismórfico corporal esconde aquella parte de su físico que le preocupa, usando prendas de vestir gruesas, cambiando de postura o usando mucho maquillaje. El trastorno dismórfico corporal también puede hacer que la persona se compare con sus amigos, o con los famosos que aparecen en las revistas.

 

Es posible que se sienta obligada a repetir ciertos actos, entre estos:

  • ver cómo luce ante un espejo o una superficie reflectante
  • pasarse los dedos por la piel
  • arreglarse frecuentemente el cabello
  • aplicarse maquillaje a cada rato
  • hurgarse la piel
  • cambiarse la ropa con frecuencia
  • comprar grandes cantidades de productos de belleza
  • hacer demasiado ejercicio
  • buscar apoyo de los demás
  • procurar tratamientos dermatológicos o cirugía estética

Estas conductas pueden consumir mucho tiempo.

Los síntomas relacionados con el trastorno dismórfico corporal pueden aislar a la persona, interrumpir su vida escolar o laboral, y ocasionarle problemas de relaciones con amigos y familiares.
 

Complicaciones del trastorno dismórfico corporal (TDC)

El trastorno dismórfico corporal puede tratarse, pero los síntomas pueden volver, y es posible que la persona deba convivir con este durante muchos años.

 En ocasiones, los síntomas son tan graves que la persona puede tratar de suicidarse o de hacerse una cirugía casera.

El trastorno dismórfico corporal también se asocia a otros trastornos, tales como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Causas del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Se desconoce la causa exacta del trastorno dismórfico corporal. En el mismo pueden intervenir factores genéticos, ya que las personas con trastorno dismórfico corporal tienen más probabilidades de tener algún familiar que padezca de dicho trastorno.

Es posible que el cerebro de la persona tenga cierta dificultad para procesar lo que esta ve cuando se mira a sí misma, o bien pudiera existir otro desequilibrio químico. Algunas experiencias de la vida, tales como el maltrato o el acoso, pueden disparar el trastorno dismórfico corporal.
 

Diagnóstico del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Si usted cree que padece de trastorno dismórfico corporal, aunque los síntomas sean leves, deberá  consultar a su médico de cabecera, quien le preguntará cuáles son los síntomas y lo examinará. También le hará preguntas sobre su historia clínica.

Usted podrá ser referido al Equipo Comunitario de Salud Mental de su localidad para obtener más ayuda. Se le proporcionará información adicional acerca del trastorno dismórfico corporal, así como de las opciones de tratamiento disponibles para usted.

 

Tratamiento del trastorno dismórfico corporal (TDC)

Muchas personas que padecen de trastorno dismórfico corporal tratan de someterse a cirugía estética o a tratamientos dermatológicos.

Por lo general, quedan inconformes con los resultados y, a menudo, siguen percibiendo que esa parte del cuerpo que les disgusta es anormal, o se preocupan por otra parte del cuerpo.

 El tratamiento incluye tratamientos psicológicos, medicamentos o ambas cosas, según la gravedad del trastorno.

Autoayuda

Los libros de autoayuda y los grupos de apoyo pueden ser útiles. Saber que usted no es el único que padece de este trastorno pudiera mejorar su confianza.

Conocer a otras personas afectadas puede ayudarle a superar los sentimientos de vergüenza y ansiedad. Llevar un diario de sus pensamientos y anotarlos cuando se sienta ansioso puede serle beneficioso.

Durante el tratamiento, usted puede consultar sus notas anteriores en el diario y constatar mejoras en sus niveles de ansiedad.

Terapias de conversación

El médico podría referirlo a terapia preventiva de exposición y respuesta (PER). Este tipo de terapia lo expone a aquello que lo pone ansioso. Por ejemplo, si usted usa mucho maquillaje, se le aconsejará que vaya reduciendo gradualmente la cantidad todos los días. El terapeuta le enseñará otras maneras de controlar los sentimientos negativos.

Esto se repetirá hasta que usted ya no tenga sentimientos negativos. La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede modificar sus pensamientos negativos, a fin de ayudarle a sentirse mejor con respecto a su apariencia. La misma le ayudará a reconsiderar sus pensamientos y acciones.

 Si usted padece de trastorno dismórfico corporal leve, su médico o trabajador de salud mental podría ofrecerle terapia cognitivo conductual junto con terapia preventiva de exposición y respuesta, para que la haga por su cuenta, por teléfono o con un grupo de personas que tienen el mismo problema.

Si usted padece de trastorno dismórfico corporal grave, es probable que requiera terapia cognitivo-conductual individual.

Medicamentos

Si los síntomas afectan su vida cotidiana, el médico podría recetarle antidepresivos. Estos medicamentos suelen usarse para tratar la depresión, pero también pueden ser eficaces para otros trastornos. Se usan en combinación con terapias de conversación, y actúan aumentando la cantidad de sustancias químicas cerebrales que afectan su estado de ánimo.

Existen numerosos tipos de antidepresivos, pero los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) actúan mejor en las personas que padecen de trastorno dismórfico corporal. El médico le ofrecerá primero un ISRS llamado fluoxetina, cuyo efecto suele tardar hasta 12 semanas.

Su médico de cabecera lo monitoreará, especialmente durante las primeras semanas, para verificar si usted muestra algún efecto secundario del medicamento. Además, le brindará información acerca de los posibles efectos secundarios del medicamento, así como  del tiempo que deberá durar el tratamiento.

Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento. Si ha tenido pensamientos suicidas, el médico podría recetarle una dosis más pequeña.

Si los síntomas no le disminuyen en un plazo de cuatro a seis semanas de estar tomando el medicamento, y usted no ha experimentado ningún efecto secundario, el médico podría aumentarle la dosis.  Por lo general, será necesario tomar un ISRS durante un año, por lo menos, para tratar el trastorno dismórfico corporal.

Tratamiento hospitalario

Las personas que padecen de trastorno dismórfico corporal no suelen ser hospitalizadas, a menos que tengan otro problema de salud mental, por ejemplo, un trastorno alimentario, depresión grave o esquizofrenia. Si usted tiene síntomas muy graves, no puede cuidar de sí mismo adecuadamente o tiene pensamientos suicidas, su médico pudiera sugerirle que se interne para recibir tratamiento.
 

Источник: https://contenidos.bupasalud.com/salud-bienestar/vida-bupa/trastorno-dism%C3%B3rfico-corporal-tdc

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: