Terapia psicológica para niños por medio del juego

Terapia de juego: principios teóricos, usos y aplicación

Terapia psicológica para niños por medio del juego

Cuando somos adultos, la mayor parte de la población es capaz de expresar sus inquietudes, sentimientos, ideas, creencias, miedos e inseguridades a través del lenguaje.

Podemos hacer esto porque tenemos capacidad cognitiva suficiente para conceptualizar y expresar oralmente aspectos abstractos y comprendemos qué nos sucede.

Esto puede no ocurrir en el caso de un niño o niña, ya que es posible que comprenda enteramente la realidad o no sepa o se atreva a expresarla directamente.

Es lo que ocurre por ejemplo con niños que han vivido situaciones como un abuso sexual o violencia intrafamiliar.

Afortunadamente, es posible a través de la terapia de juego que este tipo de población pueda expresar sus miedos y conflictos de una manera indirecta. A continuación veremos en qué consiste este forma de intervención psicológica.

  • Artículo relacionado: «Tipos de terapias psicológicas»

El juego como elemento de comunicación y expresión

Si observamos a un grupo de leones, a un grupo de simios o incluso a un grupo de personas es frecuente que veamos como es frecuente que, especialmente entre los miembros más jóvenes, aparezcan acciones y conductas que aparentemente no tienen una intencionalidad dirigida a un objetivo concreto más allá que el de divertirse. Dicho de otra manera, en una gran cantidad de especies es frecuente ver conductas de juego.

Si bien algunas personas pueden pensar que jugar es solo una pérdida de tiempo lo cierto es que el juego encierra una importancia fundamental, especialmente en el período de desarrollo.

Y es que este tipo de acciones permiten ejercer y entrenar nuestro cuerpo y nuestra mente y desarrollar diferentes capacidades como la cognición, la psicomotricidad y la comunicación entre individuos.

En los seres humanos el juego ayuda a disminuir el nivel de tensión y aumenta la capacidad de vincularnos a nuestro entorno, siendo de ayuda para aprender a relacionarnos y a la vez aplicar y mejorar nuestras habilidades cognitivas, emocionales y sociales. Además de ello permite que expresemos los contenidos de nuestra mente como por ejemplo cosas que vivimos, miedos e inseguridades que se mantienen en nuestra mente, deseos e impulsos.

Han sido múltiples expertos que han notado este hecho y han establecido que a partir del juego es posible establecer mecanismos y técnicas que permitan analizar y ayudar a tratar diferentes problemas. Estas técnicas pueden emplearse en la denominada terapia de juego.

  • Quizás te interese: «13 juegos y estrategias para ejercitar la mente»

La terapia de juego

La terapia de juego es un método empleado en Psicología para el análisis y tratamiento de las problemáticas de los pacientes, generalmente en el caso de niños o sujetos con trastornos del neurodesarrollo o discapacidad intelectual severa.

Se basa en el uso del juego como elemento de comunicación, gracias al cual el paciente puede llegar a exteriorizar sus emociones y experiencias de manera simbólica.

No solo sirve como mecanismo de expresión, sino que permite al sujeto procesar y trabajar la información a nivel consciente e incluso elaborar y/o aprender maneras de hacerles frente.

Su funcionamiento es en apariencia simple, pero exige un elevado nivel de observación por parte del profesional y la capacidad de que el sujeto se sienta seguro y apoyado.

Generalmente se aplica de una forma constante y más o menos cercana en el tiempo, como por ejemplo de sesiones semanales en la consulta, la escuela o incluso en el propio domicilio del sujeto de manera por lo general individual. El terapeuta puede llevar a cabo la sesión de forma directiva (dirigiendo los juegos) o bien no directiva si se permite el juego libre del menor.

Previamente se seleccionan materiales y juguetes que permitan al menor expresarse y a partir de los cuales poder establecer simbolismos, como por ejemplo marionetas, animales, casas de juguete, elementos de construcción, barro o plastilina o instrumentos musicales.

La información que se puede extraer del juego es mucha.

Además del propio simbolismo que el sujeto imprima al juego, otros aspectos que pueden dar datos de interés son la tendencia a utilizar juegos concretos o a actuar de determinada manera durante ellos, si el menor incluye al terapeuta en el juego o lo ignora o si retoma los juegos de las anteriores sesiones o por el contrario empieza un nuevo juego pueden ser aspectos a valorar.

Si se emplean elementos creativos, también es relevante si al finalizar el juego los intenta preservar o que el terapeuta los preserve o bien los destruye. La significación de todos estos aspectos dependerá del caso.

Funciones y ventajas de la terapia de juego

A través de este tipo de terapia se busca facilitar la expresión de emociones y situaciones que el menor encuentra difícil expresar con palabras, sea debido al trauma que le suponen o la ausencia de capacidad lingüística suficiente para ello. Para ello se recurre al juego, a través del cual pueden expresar sus emociones, sentimientos y vivencias de manera simbólica.

El contexto de juego supone asimismo un clima positivo que puede favorecer la interacción del terapeuta con el menor, estableciéndose un rapport positivo que permita que el paciente se sienta seguro y confíe en el profesional.

Además de ello, la participación del profesional en el juego (que debe realizarse desde la perspectiva y dirección del menor) permite que el paciente no solo se exprese, sino que pueda observar y adquirir nuevas conductas y modos de ver la realidad que por si mismo podría no plantearse. Resulta útil para entrenar habilidades sociales y emocionales.

Por último, este tipo de terapia ayuda al paciente a que además de expresar lo ocurrido sea capaz de procesarlo para posteriormente trabajarlo, así como fomentar su resiliencia o resistencia a las adversidades y ayudarle a emplear mecanismos y estrategias de afrontamiento adaptativas.

Tipos de actividades que se realizan

Existe una elevada heterogeneidad en las actividades que pueden acabar llevándose a cabo en una sesión de terapia de juego. El tipo concreto de actividad va a depender de las necesidades y preferencias del menor. Entre las técnicas y actividades lúdicas más frecuentes podemos encontrar diversos tipos de métodos, de los que a continuación se presentan algunos ejemplos.

1. Juguetes basados en la expresión simbólica

Utilizar una casita de muñecas o elementos simbólicos como una cocina suele provocar que los niños representen situaciones parecidas a las que viven en el hogar. Asimismo, es frecuente el uso de peluches y animales de juguete a partir de los cuales el niño puede jugar libremente e introducir al terapeuta mientras explica que está ocurriendo.

2. Teatralización

También el juego de roles y el uso de disfraces permite que los menores expresen sus inquietudes internas a partir de la representación teatral. Juegos de imitación o simular situaciones concretas pueden servir no solo como mecanismo de expresión, sino también como exposición a situaciones conflictivas y como modelado para aprender cómo actuar ante ellas.

3. Métodos vinculados a la expresión corporal

Este tipo de métodos son especialmente importantes en el caso de sujetos que evitan o buscan de manera excesiva el contacto físico. Dentro de este grupo de técnicas podemos incluir la danza, la imitación o juegos en los que se representen peleas o luchas (por ejemplo usando espadas de juguete).

4. Métodos relacionados con la creación artística y la construcción

El dibujo, la pintura y el uso de barro o plastilina son también frecuentes en el uso de la terapia de juego, ofreciendo información de gran valor y permitiendo la expresión de su psique. Otros juegos que suelen emplearse son aquellos en los que el paciente ha de elaborar o construir algo.

Puede contar una historia a partir de elementos visuales que se le presenten (por ejemplo presentarle determinados objetos o dibujos), utilizar cuentos o emplear elementos de construcción tales como figuras de LEGO o puzzles.

Situaciones y problemas en los que resulta adecuada

La terapia de juego puede ser empleada en una gran variedad de problemáticas y trastornos de diversa índole, y de hecho se utiliza en muchos ámbitos de intervención.

Algunos trastornos y situaciones en que puede ser de gran utilidad es ante la presencia de alteraciones emocionales, ansiedad, pánico o baja autoestima.

Niños que hayan vivido eventos traumáticos como abusos sexuales, violencia intrafamiliar, abandono de uno o ambos progenitores, bullying o muertes de seres queridos pueden expresar y procesar sus sensaciones y vivencias con este tipo de terapia.

También resulta útil para procesar, expresar las emociones que provocan y trabajar fenómenos como el divorcio de los padres, cambios de domicilio o precariedad económica.

Por último, también resulta de gran ayuda en niños con problemas en la comunicación y menores que presenten trastornos como el TDAH, obsesiones, autismo, trastornos alimenticios o trastornos del estado del ánimo como la depresión.

En general este tipo de terapia provoca una disminución del miedo y la ansiedad, un aumento de la sensación de control, la autoconfianza y las habilidades sociales y la generación de nuevas perspectivas y estrategias de afrontamiento, además de una mejora sustancial del estado del ánimo.

Referencias bibliográficas:

  • Landreth, G.L .(1991). Play Therapy. New York.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/terapia-de-juego

Terapia psicológica para niños por medio del juego

Terapia psicológica para niños por medio del juego

Indice

  • La utilización del juego en terapia
  • Beneficios de la terapia del juego

La utilización del juego en terapia

Son muchos los motivos que pueden hacer que llevemos a nuestro hijo al psicólogo, como no superar la muerte de un familiar, haber sufrido un trauma o abuso emocional o físico, tener pesadillas constantes, presentar un comportamiento inadecuado, sufrir TDAH, padecer depresión… Sin embargo, en el caso de los niños pequeños, los psicólogos se enfrentan a un reto añadido, ya que para la mayoría de ellos es complicado expresar sus inquietudes, sentimientos o miedos, por lo que puede resultar averiguar la causa del problema y saber cómo ayudarle.

Afortunadamente, los psicólogos infantiles cuentan con otras herramientas o terapias como la terapia de juego, una manera de acercarse al niño y saber qué le ocurre de manera indirecta.

Aunque para muchos adultos el juego solo es una manera de divertirse intrascendente, lo cierto es que el juego es fundamental para el desarrollo y la evolución del niño, y nos permite, además, conocerle mejor y saber qué le gusta o le preocupa mientras está jugando.

Asimismo, el juego ayuda a disminuir el estrés y la tensión y nos permite sentirnos más libres y relajados, ayudándonos también a relacionarnos con los demás y a mejorar nuestras habilidades motrices, cognitivas, emocionales, etc.

Por eso, los psicólogos usan el juego como medio para analizar y tratar diferentes problemas en los niños pequeños en lo que se conoce como terapia de juego.

Esta terapia se basa en el juego como elemento de comunicación para que el paciente, es decir, el niño, exprese sus emociones y experiencias.

Pero no solo sirve al psicólogo para averiguar cuál es el problema, sino que también se usa como tratamiento para superar o afrontar diversos problemas.

La terapia se puede llevar a cabo en la consulta o en casa si el psicólogo lo considera necesario. Además, los juegos pueden ser dirigidos o no, según cada caso.

Normalmente se usan juguetes que ayuden al niño a expresarse, como marionetas, peluches, muñecos, casas de juguete, elementos de construcción, instrumentos musicales o elementos que el niño pueda modelar, como plastilina.

Mientras el niño juega, el psicólogo observa sus movimientos, acciones y palabras, extrayendo información de todo lo que el pequeño dice o hace.

Se tiene en cuenta cómo juega con cada elemento, si rechaza alguno por sistema, cómo trata a cada juguete, si retoma los juegos de las sesiones anteriores o crea nuevos, si destruye o no los juegos y construcciones que crea al acabar el juego, etc.

De esta forma, el psicólogo obtiene valiosos datos que le ayudarán a comprender mejor al niño y sus inquietudes, lo que supone el punto de partida para tratar sus problemas concretos.

Beneficios de la terapia del juego

1- Permite al niño expresar sus sentimientos y emociones en casos en los que todavía no sabe hablar correctamente o en los que el trauma vivido le impide expresar lo sucedido.

2- El juego crea un ambiente positivo y relajante que permite al niño expresarse con libertad, algo que una sesión clásica sentado en un sofá no suele favorecer.

3- El juego no solo sirve para analizar al niño, sino que también es una herramienta muy útil para enseñarle diversas habilidades sociales y emocionales mediante la recreación de situaciones.

4- Este tipo de terapia es muy efectiva en casos de ansiedad, manías u obsesiones, TDAH, pánico, baja autoestima, abusos sexuales, violencia intrafamiliar, abandono de uno o ambos progenitores, autismo, trastornos alimenticios, depresión, bullying, divorcio o muertes de familiares.

5- La terapia del juego ayuda a disminuir el miedo y la ansiedad y proporciona al niño mayor seguridad y control en sí mismo.

¿Cómo se realiza la terapia del juego?

El tipo de actividad y los materiales a usar dependen del niño, de los problemas y síntomas que presente, de su edad, etc. Algunos de los más usados son:

1- Teatralización. Mediante disfraces o juegos de roles, el niño puede expresar sus inquietudes haciéndose pasar por otra persona o imitando situaciones concretas. La teatralización sirve no solo para analizar al niño, sino también para enseñarle cómo comportarse en ciertas situaciones sociales o cómo responder ante ciertos conflictos o problemas.

2- Expresión corporal. La danza o juegos que se realicen con el propio cuerpo son especialmente útiles para niños que evitan el contacto físico.

3- Creación artística. Plastilina, arcilla, pinturas o juegos de construcción ayudan al niño a expresarse libremente y plasmar en sus obras lo que siente y piensa.

4- Juego simbólico. Mediante títeres, peluches, muñecos, casitas de juguete u otros juegos simbólicos el niño puede recrear situaciones parecidas a las que vive en casa o en el colegio y que le preocupan o inquietan.

Por lo tanto, la terapia de juego es muy efectiva con niños pequeños, sobre todo menores de 10 años, y es la que se suele llevar a cabo con ellos cuando van al psicólogo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/terapia-psicologica-para-ninos-por-medio-del-juego-10358

Terapia de juego en niños como herramienta terapéutica

Terapia psicológica para niños por medio del juego

Los psicólogos buscamos cada día la mejor forma de acercarnos y trabajar con niños. La terapia de juego supone una de las mejores herramientas para ello. A través de dinámicas y juguetes, los psicólogos pueden interactuar y buscar el desarrollo y el crecimiento. Son numerosos los recursos que hay, pero algunos, como la herramienta Resolutor, muestran más y mejores resultados.

Terapia de juego

Desde la psicología infantil y educativa, se buscan métodos y técnicas que nos ayuden a acercarnos a los más pequeños. Se usan recursos diferentes a los de los adultos, que ayuden a desbloquear las emociones, a generar confianza y a ofrecer un espacio seguro. Una de las mayores barreras a superar es la comunicación.

Ya no es solo un problema de su edad, sino que la forma que tienen de expresarse o abrirse se orienta más hacia sus figuras de apego, su entorno familiar y su círculo escolar. Cuando queremos saber qué les ocurre o cómo ayudarles, debemos echar mano de elementos externos. Una opción siempre es jugar con ellos, pero no de cualquier forma.

La terapia de juego tiene un formato estructurado, comprobado de forma científica y avalado tanto por elementos teóricos estudiados como por la experiencia. Se ejecuta en base a la edad y las necesidades de cada niño. Debe siempre adaptarse y buscar la forma de ayudar respetando el espacio y el ritmo de los más pequeños.

Beneficios del juego en niños

Mediante el juego, el psicólogo busca ayudar al niño a encontrar la forma de expresarse, sentirse cómodo y poder reflejar lo que le ocurre.

Las palabras pasan a un segundo plano y la comunicación que se atiende es la que aparece a través de los juguetes o los dibujos que se realicen.

Nos trasmite un simbolismo, no siempre claro, que debemos saber interpretar y manejar, pero que contiene un valor muy amplio y muy rico.

Pero la terapia del juego no solo está orientada a obtener información, sino también a transmitirla. Podemos enseñar valores, apoyarnos en fortalezas o crear nuevas habilidades sociales. Numerosos beneficios que convierten este tipo de terapia en la mejor opción para trabajar con nuestros hijos.

Resolución de conflictos

Una de los problemas que más nos solemos encontrar como psicólogos infantiles, es que los pequeños traen problemas concretos que se repiten y no saben cómo solucionarlos. Mediante el juego y el simbolismo les explicamos alternativas a las situaciones planteadas.

Entendimiento y manejo emocional

Las emociones son estados habituales que aparecen en cualquier persona pero que en un niño son vividas como desbordantes. Se desconoce su nombre, su función y cómo pueden regularse. Con la terapia del juego podemos dar etiquetas y mecanismo de autorregulación.

Habilidades sociales

Ni los niños tienen un manual de instrucciones ni ellos mismos lo tienen para entender el mundo o a los demás. Necesitan habilidades que les permitan interactuar con los demás de forma óptima.

Relajación

Encontrarse en la consulta del psicólogo, aunque no sepan qué es, supone para muchos niños una mayor sensación de estrés y ansiedad.

Mejora en la autoestima

Cuando un niño tiene sensación de que no es entendido o no lograr manejarse o expresarse, su autovaloración baja. La autoestima se resiente en entornos desconocidos. Sin embargo, el juego les da una mayor sensación de valía, un espacio donde se les reconoce y refuerza.

Alianza terapéutica

Con cualquier adulto, necesitamos un periodo de adaptación donde se va ganando confianza. A medida que esta confianza aumenta, también lo hace la alianza terapéutica. Los resultados son mejores y llegan más rápido. Con un niño, la forma que tenemos de llegar a dicha alianza es a través de la unión que nos ofrece el juego.

Alcance del juego

A través de la terapia del juego podemos llegar a cualquier niño, generar confianza, seguridad y realizar un mejor trabajo terapéutico. Sin embargo, hay casos especiales donde es especialmente útil.

• Cuando existe un déficit de habilidades sociales y/o emocionales, el juego supone un campo de observación, entrenamiento y discusión. • En los casos en los que existe un problema de hiperactividad o de falta de atención, logramos captar mejor el foco del niño con el juego.

• Si el niño presenta algún tipo de trastorno de conducta, podremos ayudarle con las herramientas que nos da este tipo de terapia.

• Depresión y ansiedad son dos de los problemas más frecuente en terapia, independientemente de la edad de la persona. El juego ofrece un aspecto positivo donde trabajar, relajar y generar motivación.

Источник: https://www.somospsicologos.es/blog/terapia-de-juego-en-ninos-herramientas-terapeuticas-para-los-mas-pequenos/

Ludoterapia o Terapia de Juego ¿en qué consiste?

Terapia psicológica para niños por medio del juego

La ludoterapia es un método que usa el juego para combatir problemas de tipo emocional. Está principalmente indicado para niños y adolescentes, ayuda a conseguir que los más pequeños se expresen y a la vez encuentren un desahogo emocional.

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta. Pablo Neruda (1904 – 1973) Poeta chileno

Los niños y la Terapia del Juego

A veces un niño empieza a desarrollar patrones de comportamiento que pueden estar causando problemas en sus vidas y en las vidas de los que les rodean.

Los padres, cuidadores y profesores pueden reconocer los signos como ira excesiva, el miedo o la preocupación y estos sentimientos y conductas pueden estar afectando el desarrollo del niño y su capacidad de llevarse bien con su familia y amigos en la escuela.

Mientras que los adultos que experimentan dificultades emocionales y conductuales pueden buscar ayuda hablando en terapia, los niños tienden a encontrar esta opción terapéutica amenazante y casi como un interrogatorio.

Como resultado, la Terapia de Juego se utiliza para ayudar a los niños a comunicarse en su propio nivel y a su propio ritmo.

Esto les permite comprender los sentimientos confusos y sinsabores que todavía no han tenido la oportunidad de procesar.

¿Qué es la Terapia de Juego?

La Terapia de Juego es un tipo de terapia que ayuda a los niños a expresarse, a explorar sus pensamientos y sentimientos, y a dar sentido a sus experiencias de vida.

El juego es una actividad natural del aprendizaje, ayuda a la exploración y la comunicación en los niños, por lo que este medio se considera altamente eficaz para ayudar a los niños a expresar con el juego lo que les puede resultar difícil decir con palabras.

Los terapeutas pueden trabajar con niños de todas las edades en un ambiente seguro y de confianza para ayudarles a asimilar y procesar experiencias difíciles y aumentar de este modo su autoestima y confianza.

Pueden trabajar como parte de un equipo o de forma independiente, y pueden tener una referencia para el apoyo profesional adicional como parte de la terapia.

El objetivo principal de un terapeuta de juego es equipar a los niños con conductas más adaptativas y mejores mecanismos para la vida cotidiana. Esto sirve para ayudar a desarrollar una visión más positiva de su lugar en el mundo.

¿A qué se puede jugar con la ayuda de la terapia?

El juego es increíblemente importante para el desarrollo de un niño, le ayuda a dar forma a determinadas necesidades sociales, creativas, lingüísticas, emocionales, cognitivas y físicas.

Como resultado, la Terapia de Juego puede ayudar a los niños en una variedad de formas, aunque exactamente cómo, va a depender en gran medida de las necesidades individuales de cada niño.

El enfoque se considera particularmente importante para los niños que puedan tener dificultades para expresarse verbalmente, aunque por lo general puede ayudar a los niños de todas las capacidades, culturas y géneros.

De manera significativa, la Terapia de Juego ofrece a los niños un espacio seguro y cómodo en el que pueden ser ellos mismos y tienen el apoyo emocional para expresar sus sentimientos libremente.

Estos sentimientos pueden ser explorados y contenidos de una manera saludable con la ayuda de un terapeuta de juego con el fin de promover la resiliencia y la confianza dentro de cada niño.

Algunos de los trastornos que los terapeutas infantiles tratan con la Terapia de Juego son:

  • Los niños que tienen trastorno por déficit de atención (TDAH).
  • Los niños que están en proceso de separación de los padres, de divorcio o de conflicto.
  • Los niños que han sido testigos de la violencia doméstica.
  • Los niños que están en el hospital.
  • Los niños traumatizados que han experimentado abuso sexual, físico o emocional.
  • Los niños en hogares de adopción y acogida.
  • Los niños que están pasando por experiencias estresantes de la vida, como la pérdida, enfermedad o muerte de un ser querido.
  • Los niños que han sufrido un accidente grave o un desastre natural.

¿En qué consiste la Terapia de Juego?

La Terapia de Juego consiste en una serie de sesiones, por lo general de 30 a 45 minutos de duración, donde un terapeuta se reunirá con un niño para centrarse exclusivamente en sus necesidades por medio del juego. Algunos terapeutas pueden trabajar con los hermanos o grupos de niños, pero las sesiones individuales suelen ser la forma más común de la Terapia de Juego.

La primera sesión implicará una evaluación, en la que los padres o cuidadores del niño hablarán con el terapeuta acerca de sus preocupaciones.

El terapeuta analizará las fortalezas y dificultades del niño, así como su historia con el fin de identificar lo que hace el motivo de la consulta.

La información también se puede requerir en la escuela del niño y otros adultos importantes en sus vidas.

En las sesiones por lo general se llevan a cabo semanalmente en el mismo lugar y hora, ya sea en el hogar, la escuela del niño o en una clínica. Esta consistencia ayuda a construir una relación de confianza entre el terapeuta y el niño, y por lo tanto mejora las posibilidades de lograr un tratamiento eficaz.

¿Qué esperar en una sesión?

Las sesiones implican una gran selección de materiales de juego proporcionados por el terapeuta.

Estos recursos consisten en juguetes como pequeñas figuras de animales, arena y agua, instrumentos musicales, disfraces, marionetas, arcilla, libros y materiales de arte y artesanía.

En lugar de alentar al niño a utilizar explicaciones verbales de lo que les preocupa, el terapeuta le ayudará a expresar pensamientos y sentimientos difíciles a través de las metáforas de juego.

Esto implicará el uso de una serie de técnicas que ayudan a los niños a tomar conciencia de lo que están sintiendo y proporcionan oportunidades para que puedan expresar sus emociones y sentimientos. La conciencia es una parte importante de la Terapia de Juego, ya que sin la conciencia el cambio no puede tener lugar.

Algunas de las técnicas utilizadas en la Terapia de Juego son:

  • Visualización creativa
  • La narrativa terapéutica
  • Esculpir
  • Juego de rol
  • Danza y el movimiento
  • Dibujo

Para que este proceso sea efectivo, el terapeuta debe trabajar en la construcción de una fuerte relación terapéutica con el niño. Es importante que los niños se sientan cómodos, seguros y respetados en la Terapia de Juego para que puedan jugar con confianza y sentirse a gusto compartiendo sus sentimientos íntimos.

También es fundamental que el niño entienda que el terapeuta está aceptándolos y apoyándolos durante todo el proceso.

En última instancia, esta relación positiva fomentará la experiencia correctiva necesaria para promover el desarrollo cognitivo y ayudar a los niños a resolver conflictos internos y desarrollar nuevos patrones de comportamiento y pensamiento.

¿Cuánto tiempo dura una Terapia de Juego?

El número de sesiones de Terapia de Juego necesarias dependerán del niño y sus necesidades individuales. En general, la Terapia de Juego es una intervención a corto plazo (es decir, 12 sesiones o menos), pero en algunos casos, los niños van a requerir un tratamiento prolongado. Algunos terapeutas trabajarán con los niños durante varios años.

¿Cuáles son los beneficios de la Terapia de Juego?

En última instancia, la Terapia de Juego ayuda a facilitar la curación y el desarrollo de nuevos patrones de comportamiento y pensamiento que permite a los niños a ser más resistentes en la vida cotidiana. Al ayudar a liberar a los niños de las experiencias y sentimientos que bloquean su aprendizaje y desarrollo negativos, la Terapia de Juego les permite ver su mundo desde una perspectiva más positiva.

Algunos de los beneficios específicos que los niños pueden obtener de la Terapia de Juego son:

  • Reducción de la ansiedad sobre los eventos traumáticos.
  • Mejora de la confianza y un sentido de competencia.
  • Mayor capacidad de formar enlaces saludables en las relaciones.
  • Mayor capacidad de confiar en sí mismos y en los otros.
  • Mayor nivel de creatividad.

Источник: https://www.psicoactiva.com/blog/ludoterapia-que-es/

El juego infantil en psicoterapia – Artículos

Terapia psicológica para niños por medio del juego

Inicio > Artículos > El juego infantil en psicoterapia

El juego infantil en psicoterapia

En la Terapia de juego se evalúan las conductas expresadas del paciente y pueden reflejarnos ciertas conductas problema.

Se puede utilizar en niños desde los 4 años hasta los 11 años y nos permite analizar sus defensas, su nivel de tolerancia a la frustración, sus fortalezas y dificultades, ansiedad, agresividad, y su dependencia o independencia.
Su objetivo es ayudar al niño/a a expresarse, elaborar y resolver sus conflictos emocionales.

1. JUEGOS DE EXPRESIÓN SIMBÓLICA

Esta habilidad de proyectar a través de símbolos y metáforas sus experiencias y sentimientos profundos, le ayuda a procesar e integrar. El paciente puede tomar la suficiente distancia del tema conflictivo lo cuál le ayuda a sentirse seguro para expresar y al mismo tiempo para protegerse de los sentimientos que lo abruman.

Es una casa de juguete o esquina del cuarto. En este rincón con frecuencia los niños tratan lo que han vivido en casa, aquí se experimentan roles y relaciones. Los niños ilustran casi en su totalidad algunas de sus asociaciones individuales con el “hogar” y los difíciles problemas que giran en torno a sus relaciones tempranas con figuras primarias.

El juego en la casa de muñecas puede ser muy revelador. Las muñecas llenan cierta cantidad de roles, los niños pueden jugar de manera realista. Los niños usan al muñeco bebé para expresar la parte de bebé propio, lo que le hace el niño al bebé (muñeco) puede que sea lo que se le hizo al niño cuando él era un bebé, por lo cual esta técnica es útil en toda terapia de juego.

De acuerdo a la mayoría de autores son de “suprema importancia en el simbolismo” ya que reflejan una jerarquía de instintos y áreas inconscientes que van desde los animales grandes y salvajes (que podrían vincularse con instintos fuertes de tipo animal) hasta los animales domésticos y con frecuencia obedientes.

Son una rica fuente de juego simbólico, a través de los títeres los niños pueden encontrar un medio para expresar cosas que serian difícil expresar abiertamente. El terapeuta debe tomar nota del dialogo, personaje y conflicto, las verbalizaciones y el tema principal de la historia.

Muchos niños entran de manera espontánea en el role play dramático cuando se atribuyen roles a sí mismo (y el terapeuta de juego).

El juego dramático incluye todas las variaciones desde la mímica hasta la actuación improvisada; los niños se disfrazan a sí mismos en otros personajes a partir del cual se desarrolla la fantasía y se expresan sus necesidades e impulsos internos. Algunos niños representan dramas relacionados con un problema actual en su vida cotidiana.

2. JUEGOS DE EXPRESIÓN CORPORAL Y DE MOVIMIENTO

Las experiencias tempranas del niño son principalmente físicas-sensoriales y así mismo es su comunicación y expresión. La experiencia corporal es esencial para el desarrollo del sentido de sí mismo; el niño necesita ser capaz de “vivir” en su cuerpo y sentir confianza para moverse en el espacio.

El cuerpo es el primer agente de aprendizaje y expresión, por consiguiente cuando el cuerpo del niño ha sido dañado o maltratado de alguna forma y las fronteras corporales han sido traspasadas con violencia, la confusión, el miedo y la ansiedad se apoderan de sus sensaciones y consecuentemente evita el contacto físico o descarga inapropiadamente la rabia en actos violentos o establece contacto hacia otros sin mediar fronteras corporales. Muchos niños necesitan del juego corporal expandido para reconstruir una relación confiable y sana con su propio cuerpo y reconocer sus fronteras y las de otros.

El juego de expresión corporal incluye el movimiento grueso que involucra todo el cuerpo, el movimiento fino que utiliza partes específicas del cuerpo, el movimiento sensorial que incluye texturas, sonidos, sabores, olores e imágenes.

Pelear es una parte inherente a naturaleza humana y muchos niños desean “actuar” mediante el uso de armas. En la terapia de juego, las armas se utilizan como defensa de las partes atemorizantes, indefensas e inmaduras de la personalidad y para atacar las amenazas del exterior.

La agresión no necesariamente indica maldad, es un aporte saludable del desarrollo normal y los niños con frecuencia “pelean” para sobreponerse. Algunos niños que se sienten inseguros están en mayor disposición de pelear.

Es un buen recurso para manifestar sentimientos por otra vía que no sea el habla. Muchas veces el cuerpo reacciona frente a conflictos y situaciones estresantes de la vida diaria y estos no se desbloquean con solo hablar de lo sucedido. La danza como terapia actúa liberando tensiones por medio del movimiento:

  • Tímidos: La experiencia con el cuerpo mediante el ritmo les permite, movilizar la vía de comunicación en su interior. ¿Por qué me muevo y para que? se convierte en la clave.
  • Ciegos: la danza terapia intenta la dormida expresividad y ser un puente para el encuentro con su propio cuerpo, sin esa rigidez física a la que se acostumbran.
  • Discapacidad mental: el danzaterapeuta trabaja sobre la persona que se mueve, no sobre el síndrome o la enfermedad, lo que no significa que desconozca las características de cada patología. Se trata de mirar, proponer, intervenir, escuchar, leer, mas allá de la cosa en sí, del ser paralítico cerebral o síndrome de down o cualquier otra cosa, para que en la escena clínica se ponga en juego el decir y el actuar de un persona y no el de síndrome. Entra en juego el deseo y el placer de la persona por el movimiento.
  • Neurosis: Es aquí donde el movimiento puede permitir el desahogo y la comunicación necesarias porque los músculos contienen las emociones.
  • Trastornos de la alimentación: A través de la danzaterapia estos pacientes son animados a recorrer la tensión en sus cuerpos como un signo de sentimientos. Este reconocimientos permite controles y elecciones mas saludables para remplazar así las comilonas autodestructivas y los ciclos de purga. Sus sentimientos pueden ser expresados simbólicamente en movimientos.

Jugar a imitar a distintas personas entre ellas, familiares cercanos (madre, padre, hermanos…) con el fin de averiguar como percibe él a esas personas.

  • Cuentos
  • Lectura: Los cuentos aportan importantes mensajes tanto a nivel consciente como inconsciente y les ayudan a comprender que se pueden sobrellevar las dificultades de la vida adulta. Pueden encontrar en los cuentos ejemplos que les enseñaran valores, algunos básicos como diferenciar el bien y el mal.
  • Representación: Leer cuentos al niño y ayudarle a interiorizarlos haciendo después un teatro de la historia.
  • Inventar final: Leer cuentos sin leer el final y dejar que sean ellos quienes desarrollen el final libremente.

3. JUEGOS DE EXPRESIÓN EMOCIONAL

Es necesario ayudarlos a identificar sus sentimientos y enseñarles a expresarlos.

  • Tabla de caras– Identificar

Con la tabla de caras (está en material para entregar) mostrando expresiones emocionales diferentes: triste, enojado, feliz… el niño puede señalar la expresión que corresponde a sus sentimientos. Puede tratar de imitar la expresión y usar el espejo para ver su propia cara.

Buscar diferentes formas para expresar lo que se siente: lo escribimos, hacemos una canción, lo dibujamos, lo bailamos, lo hablamos y vemos como la emoción se va modificando.

4. JUEGO DE EXPRESIÓN CREATIVA

Algunos niños se comunican con mayor facilidad a través de la forma, color y dibujo que de manera verbal.

A través del arte se da al niño la oportunidad de expresar lo inexpresable, como reflejo del mundo interior del niño son necesarios los materiales como pintura, dibujos, trabajo con arcillas, plastilina, arena y agua.

Las creaciones del niño deben exponerse en cada sesión. El arte es una forma de comunicación simbólica que ofrece una oportunidad para la representación terapéutica y su solución.

  • Juguetes de construcción y rompecabezas

Al utilizar juguetes de construcción los niños pueden expresar cómo se han sentido (aún de manera pre-verbal) acerca de ser “piezas descartadas” o “unirse”, “hacer algo nuevo”. Demoler creaciones a partir de los juguetes de construcción puede que sea la expresión vivida de sus sentimientos.

El juego con su vertiente lúdica nos permite potenciar diferentes habilidades que pueden resultar un tanto pesadas de trabajar y nos permite establecer una relación más positiva con los niños, sobretodo con los que presentan dificultades de aprendizaje, ya que hacer tareas escolares con ellos puede resultar un poco difícil y duro especialmente para ellos.

Es un juego popular de origen chino, muy antiguo, que consiste en 7 piezas: 1 cuadrado, 2 triangulos grandes, 1 triángulo mediano, 2 triángulos pequeños, 1 trapecio; a partir de las cuales se pueden realizar multitud de figuras.

Estimula diferentes habilidades de carácter clave para el aprendizaje: Orientación espacial, estructuración espacial, coordinación visomotora, atención, razonamiento lógico espacial, percepción visual, memoria visual, percepción de figura y fondo.

La evaluación del empleo de este juego resulta muy satisfactoria sobretodo con niños con problemas de tipo disgráfico (mala letra).

Estaremos potenciando: Memoria visual, atención, percepción visual y la reflexividad.

Estaremos potenciando: Atención, razonamiento y la Reflexividad.

Estaremos potenciando: Razonamiento, Atención y la Reflexividad.

5. JUEGOS PARA TRABAJAR LAS HABILIDADES SOCIALES

  • Cuento de: Ratones, dragones y seres humanos auténticos

Es un cuento que explica los tres tipos de personas: agresivos (dragones), pasivos (ratones) y los seres humanos auténticos (asertivos representados en una persona). El propio libro según se va leyendo hace reflexionar sobre la forma de ser de cada uno con preguntas y ejercicios. Después, se puede hacer role- playing representando cada forma de ser y sacando los pros y los contras.

Exponerle a situaciones que le pueden resultar difíciles, como:

    • dentro de la consulta, hacerle relacionarse con los demás: que pida algo a una compañera…
    • fuera de la consulta, se puede ir al parque y fomentar unas habilidades sociales correctas con otros niños.

Servir de referente tanto en las situaciones presentes que podamos provocar o bien contándole experiencias propias (aunque sean falsas) de dificultades similares superadas.

  • Recordatorio semanal de vivencias sociales

En cada sesión, reflexionar sobre las vivencias que se han tenido durante esos días e identificar tanto en uno mismo como en los demás el tipo de persona.

Modificar la vivencia (si ha sido negativa) buscando un resultado mejor: cómo podría haber reaccionado él, los demás…

6. JUEGOS PARA AUMENTAR LA AUTOESTIMA

Se pide al niño que traiga una foto suya o si no es posible le pedimos que haga un dibujo de sí mismo. El dibujo o la foto se pone en el centro de una cartulina y alrededor se van poniendo características de él. Se describirá el color de pelo, ojos, si es niño o niña, su simpatía, cualidades…

Se le da un espejo al niño y se le pide que diga qué es lo que más le gusta de sí mismo, que vea algo que tiene muy bonito, puede ser necesario irle dirigiendo por las distintas partes de su cuerpo para que se fije en cada una de ellas.

Se le pide que traiga fotos de su familia y amigos o si no es posible se le pide que les dibuje. En una cartulina se pegarán las fotos o dibujos de todas esas personas y se le pedirá que diga qué actividades realizan juntos, por qué se lo pasa muy bien con esa persona, etc.

El juego infantil en psicoterapia en pdf

« Depresión Postparto – Síndrome de Tourette »

Источник: https://www.psicologos-granvia.com/articulos/el-juego-infantil-en-psicoterapia

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: