Teruel con niños

Planes con niños en Teruel

Teruel con niños

La provincia de Teruel tiene mucho que mostrar.

La belleza de sus paisajes naturales como el pantano del Arquillo y el pueblo de San Blas, el nacimiento del río Tajo y del Pitarque, el entorno natural El Parrizal y pueblos bastante interesantes como Cantavieja, Calaceite, Bronchales, sin obviar el pueblo por excelencia que no hay que pasar la ocasión de visitar, Albarracín.

Son ejemplos de lo mucho que te puede ofrecer la provincia y sus gentes. Y aunque podríamos enumerar muchísimas razones por las que visitar esta provincia, en este artículo nos vamos a centrar en la propia ciudad, en su centro histórico realmente hermoso que se puede recorrer cómodamente andando y con silla de paseo en un día.

¿Quién no recuerda el famoso movimiento social “Teruel Existe”?

Realizando un paralelismo viajero nos preguntamos… ¿Teruel existe para los niños? La respuesta sin duda es, . Te contamos sin más rodeos distintos planes para pasar dos días con niños en esta capital.

Visita por el centro histórico con el tren turístico:

Sí, este tren les hizo mucha ilusión a nuestros niños. El recorrido dura unos 40 minutos y tiene su parada al lado mismo del  “Torico” en su famosa plaza.

El precio son 2,50 euros para niños de 4 a 10 años y 3,50 euros por adulto (precios 2018) y el horario comprende de 11h a 14h y de 17h a 22h.

Mientras una guía va explicando la historia de la ciudad, el tren recorre los principales monumentos de Teruel: la Plaza del Torico, la Catedral, la Casa de la Comunidad (Museo de Teruel), Acueducto de los Arcos, restos de la Muralla y Torreones, Torre de San Martin y del Salvador, Paseo del Ovalo, Escalinata, Viaductos y la Iglesia de los Franciscanos. Aparte de la arquitectura mudéjar (fruto de la fusión de elementos árabes y cristianos), destacan también los edificios modernistas del centro de la ciudad que también se visitan en el recorrido.

Plaza del Torico:

Plaza ovalada y llena de terracitas situada en el corazón de la ciudad. Alberga el famoso “torico” erigido en lo alto de la columna en una fuente situada en los antiguos aljibes.

Este famoso y pequeño animal realizado en bronce macizo fundido y de 55 kg de peso es considerado junto a la estrella, símbolos inequívocos de la ciudad.

Cuenta la leyenda que durante la Reconquista, las tropas moras enviaron una emboscada de toros bravos con las astas encendidas para liquidar a las tropas del Rey Alfonso II, el cual acabó rápidamente con aquella amenaza.

Durante la batalla, divisaron a lo alto un pequeño toro con una sola asta encendida y que de lejos, asemejaba una estrella. Los caballeros cristianos interpretaron este hecho como una señal divina del punto exacto donde tenían que asentar la ciudad.

Fundación Amantes de Teruel:

Esta fundación gestiona distintos tipos de visita.

  1. El Mausoleo de los Amantes: inaugurado en 2005 y en el que se pueden ver los sepulcros que acogen los supuestos cuerpos de los famosos Diego e Isabel, coronados con las esculturas en las que sus manos nunca llegan a tocarse. Este mausoleo dispone de varias exposiciones en las que se cuenta la historia de los amantes: Diego e Isabel eran dos jóvenes enamorados que pretendían casarse. La negativa al enlace del padre de Isabel por no ser Diego un joven acaudalado, fue el motivo por el cual el chico decidió marcharse a recaudar riquezas durante cinco años. Pasado este tiempo y sin que Diego regresase, su padre convino una boda con otro muchacho. Cuando Diego por fin apareció, le pidió un beso a Isabel y ante su negativa, cayó muerto. En el entierro, Isabel apartó la mortaja de Diego y le dio el beso negado cayendo también muerta a su lado, lo que propició que sus cuerpos se enterrasen juntos.
  2. Iglesia de San Pedro: construida en el siglo XIV y declarada Patrimonio de la Humanidad. En esta bellísima iglesia se descubrieron en 1555 las supuestas momias de los amantes en el subsuelo de una de las capillas laterales.
  3. Claustro de San Pedro: construido también en el siglo XIV, pertenece al grupo de los cuatro claustros mudéjares que todavía se conservan en Aragón.
  4. Ábside y Jardín de San Pedro: construido en mismo siglo XIV y declarado junto a la torre mudéjar de San Pedro Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1986, sus siete torreoncillos de la cubierta le conceden al ábside un aspecto muy peculiar. Su cerámica verde y blanca muestra una clara influencia almohade que se puede admirar desde el jardín muy bien cuidado.
  5. Torre de San Pedro y Ándito: construida en el siglo XIII y con una altura original de 25m, es la más antigua de las torres mudéjares turolenses. Desde su interior se accede al ándito que rodea la iglesia por el exterior y desde el que se pueden apreciar las vidrieras y el rosetón de la iglesia.

Todo este conjunto se puede visitar todos los días de 10.00h a 14.00h y de 16.00h a 20.00h. Los niños menores de 7 años entran gratis y los precios varían dependiendo de los que se desee visitar. La visita completa a los cinco monumentos cuesta 9 euros y visitar solo el mausoleo sale por 4 euros.

La leyenda de Isabel y Diego es parte fundamental de  la historia y tradición de la ciudad, por lo que si pensáis visitar Teruel, os recomendamos hacerlo el tercer fin de semana de febrero donde se celebran las “Bodas de Isabel de Segura”, acontecimiento donde se recrea la trágica historia y en donde la ciudad se transforma en la época medieval.

Catedral de Santa María:

Sin duda su gran atractivo reside en sus 32 metros de techumbre mudéjar realizada en madera, de ahí que sea llamada “la Capilla Sixtina del arte mudéjar”. A la catedral se accede por una pequeña plaza muy bonita también.

Torre de El Salvador:

Es la torre más tardía del mudéjar turolense, su particularidad reside en su emplazamiento, uniendo los portales de Guadalaviar y Zaragoza, pasando por la Plaza del Torico. Se puede subir al mirador por una escalera de 119 escalones y dentro alberga un espacio expositor sobre la arquitectura mudéjar turolense.

Torre de San Martín:

Su arquitectura es muy similar a la Torre de El Salvador y las dos son declaradas Patrimonio de la Humanidad. Erigida en 1316, fue posteriormente reformada eliminando viviendas adosadas para dejar una plaza abierta ante la torre.

La Gran Escalinata:

Y como colofón final de nuestra visita, la preciosa escalinata mudéjar construida a principios del siglo XX. Realmente fue preciosa verla anocheciendo. Bajo la misma escalinata hay una zona de juegos para los niños y en el que dimos por terminado este estupendo día.

Otro de los atractivos si visitáis la provincia es su gastronomía. Durante nuestra escapada coincidimos con el Festival Gastronómico “Aragón con Gusto” y pudimos degustar en uno de los múltiples menús de sus restaurantes adheridos las famosas “migas”.

DÍA 2: DINÓPOLIS

¿Conocéis a algún niño o adulto al que no le atraigan los dinosaurios?  A nosotros nos chiflan, por eso el segundo día nos decidimos a pasarlo en Dinópolis, parque-museo dedicado a la paleontología considerado uno de los más importantes de Europa.

Este es un sitio ideal para ir con niños pequeños, aunque ¡OJO!, no esperéis un parque de atracciones temático al estilo Terra Mítica, allí no hay atracciones de ese estilo en las que subirse ya que Dinópolis es un parque de divulgación científica en el que se retrocede 4.

500 años en el tiempo recorriendo museos, exposiciones, atracciones interactivas, espectáculos y teatro.

Aunque la entrada no es muy barata (en 2018 para niños de 0 a 3 años es gratuita, de 4 a 11 años cuesta 22 euros y a partir de 12 años, 28 euros), realmente merece la pena ir a pasar el día. Nosotros las compramos previamente por internet para evitarnos colas y también poder coger alguna oferta.

Dinópolis lo conforman 8 centros distribuidos por toda la provincia de Teruel, aunque su parque central es este mismo situado a pocos kilómetros de la capital.

En su inmenso museo paleontológico veréis más de 1.

000 piezas, entre los que podéis encontrar auténticos huesos del dinosaurio más grande de Europa y uno de los mayores del mundo, el Turiasaurus riodevesis, y esqueletos  a tamaño real como el del Tyrannosaurus Rex. Además, podéis ver el laboratorio donde trabajan en la recuperación de fósiles y donde os harán una explicación de todo el proceso.

Hay distintas atracciones más: recorridos en barca o vehículo especial en el que retroceder en el tiempo hasta el Big Bang, interpretaciones de teatro, simulador en 4D, espectáculo en 3D, zona exterior de juegos y tres atracciones de feria para los más pequeños, además de talleres de manualidades y pinta-caras  durante el día.

Para comer: allí mismo lo puedes hacer con un menú de bocata o pizza por 8,50 euros en una de las distintas cantinas repartidas por el parque. También en el restaurante principal en el que puedes elegir entre distintos menús que rondan entre 10 y 15 euros.

La nota un poco discordante de la visita fueron las largas colas que llegas a hacer para acceder a los distintos recintos que acogen las atracciones, pero en fin, lo mismo que en cualquier otro parque de atracciones.

Puede darse el caso, como nos pasó a nosotros, que en una de ellas después de estar dos veces haciendo cola hasta casi al llegar a la entrada, nos cerraron la puerta porque el aforo estaba limitado y hasta una hora después no volvían a realizar el pase.

Por lo que si tenéis la opción os aconsejamos visitar el parque entre semana, o por el contrario si vais un sábado o domingo, hacerlo prontito.

¿DÓNDE ALOJARSE EN TERUEL CON NIÑOS?

Tenemos que confesar que el alojamiento elegido para este viaje fue uno de los top para nuestros niños. En el hotel nuestros peques disfrutaron de un spa infantil temático del jurásico, una mini discoteca, una sala de cine con proyecciones de pelis y una sala de juegos adaptados para todas las edades. En fin, ¡¡se lo pasaron tremendo!!

Источник: https://elviajedeloselefantes.com/planes-en-teruel-con-ninos/

Turismo familiar en pueblecitos de Teruel

Teruel con niños

Ser la capital de la provincia menos poblada de España no le ha impedido a Teruel custodiar uno de los tesoros mudéjar más importantes del país, reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

De hecho, uno de sus principales atractivos turísticos son precisamente sus edificaciones mudéjares como la Iglesia de Santa María, las Torres del Salvador, San Martí y San Pedro, y la Catedral de la diócesis de Teruel.

No obstante, si queréis descubrir los secretos mejor guardados de esta zona, nada mejor que emprender un viaje por sus pueblecitos más autóctonos, cinco de los cuales están catalogados como “los pueblos más bonitos de España”.

1. Valderrobres

Se trata de un pequeño pueblo que atesora un patrimonio arquitectónico invaluable, gracias al cual ha sido considerado como uno de los sitios más bellos de España.

Ermitas medievales y modernas, antiguas fábricas y un casco histórico único son algunas de sus cartas de presentación.

De hecho, si visitáis su centro histórico no olvidéis llegar hasta la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, declarada Monumento Histórico durante la segunda República Española.

La próxima parada será la Casa Consistorial y el Castillo del Arzobispo, catalogados como bienes de interés cultural.

Si preferís las actividades en contacto directo con la naturaleza, podréis emprender la ruta por los árboles singulares, una aventura a través de algunos de los paisajes más preciosos de la región.

Aunque a los amantes de la historia les aguarda un recorrido diferente: la ruta de las cárceles, una procesión por las principales prisiones de la comarca que una vez estuvieron activas.

2. Albarracín

Enclavada en el corazón de los Montes Universales, esta comarca medieval que desde 1961 es Monumento Nacional, tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

Se trata de un pueblo que conjuga de manera armoniosa la belleza de sus paisajes naturales con la majestuosidad de su arquitectura.

De hecho, cuenta con importantes monumentos que son testigos vivos del paso del tiempo, como la Iglesia de Santa María, el Palacio Episcopal, la Mansión de los Monterde y la evocadora Plaza Mayor.

No obstante, uno de los detalles que suele llamar más la atención es el imponente recinto de murallas que una vez sirvieron para proteger al pueblo y que culminan en el Castillo del Andador.

Otro de los grandes atractivos de este pueblo es el trazado de sus calles, perfectamente adaptado a la compleja topografía del terreno, con pasadizos y escalinatas, así como el empleo de estructuras con entramado de madera y tabicones de yeso rojizo que le confieren al pueblo su característico color rojo.

También cuenta con un peculiar entorno natural formado por cañones, profundos barrancos, peñas, valles, praderas y bosques.

3. Calaceite

Conocida como la capital cultural de la Comarca del Matarraña, este pueblo se ha erigido gracias a la influencia catalana y valenciana, las cuales han servido de base para crear las costumbres, cultura e historia que hoy se aprecia en sus calles.

De hecho, Calaceite cuenta con un vasto patrimonio arquitectónico formado por Edificio del Ayuntamiento, la Plaza de España, la Iglesia Parroquial de la Asunción, la Capilla de San Roque y la Torre de Calaceite.

No obstante, Calaceite también custodia un importante patrimonio arqueológico que incluye al Poblado Ibérico de San Antonio, “Tossal Redó” y “Els Castellans”.

Si preferís disfrutar de las joyas naturales, tendréis a vuestra disposición los imponentes Cerros de San Antonio, San Cristóbal y Castillo, que han servido de estructura para la construcción de algunos de los más importantes tesoros arquitectónicos de la región. Y si al terminar este recorrido tenéis fuerzas para más, podréis emprender la ruta de Val de Zafán, el Camino de Mazaleón-Calaceite o el Camino Calaceite hasta la Ermita de San Pol de Arenys.

4. Burbáguena

Este pueblo, ubicado en la comarca del Jiloca, muy cerca de la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta, cuenta con preciosas edificaciones de estilo renacentista aragonés que datan de los siglos XVI y XVII y que lo han convertido en uno de los destinos de turismo histórico más interesantes de la región. De hecho, Burbáguena posee un amplio patrimonio arquitectónico en el que se incluye uno de los palacios que pertenecía al marqués de Montemuzo, las ruinas del antiguo castillo de Anento con sus tres torres y algunos lienzos de muralla, así como un templo dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, de estilo barroco-mudéjar.

A pocos kilómetros del centro histórico de Burbáguena se encuentra el Museo de la Miel, donde podréis descubrir la historia del proceso de elaboración de la miel desde la antigüedad hasta nuestros días.

Y si tenéis fuerzas para más, podéis llegaros hasta las ermitas de San Pedro Mártir, San Nicolás y San Bernabé, a los peirones de la Virgen de Herrera y de San Antón y a las pequeñas poblaciones de Báguena y Calamocha, que se encuentran en los alrededores

5. Linares de Mora

Este pueblo, ubicado en plena Sierra de Gúdar y declarado Bien de Interés Cultural desde 2001 por el gobierno de Aragón, cuenta con muchísimas opciones para seducir a sus visitantes.

Sin duda, uno de los sitios más emblemáticos es el casco histórico, construido alrededor de un castillo que data de 1202 y que se encuentra protegido por una extensa muralla de la cual todavía se conservan algunos lienzos y tres portales: el Portal Alto, el Bajo o de la fuente, y el Portalico.

En este entorno de casas blancas y tejados rojos se erige la peculiar Iglesia de la Inmaculada Concepción, con su torre campanario separado de la estructura principal, así como muchas otras construcciones que se levantan a lo largo de la calle Temprado.

Si preferís disfrutar de las actividades en contacto con la naturaleza, podéis recorrer los diferentes senderos que zigzaguean alrededor del pueblo y descubrir algunos de sus tesoros mejores guardados, como el Pino del Escobón, la ermita de Santa Bárbara y el Molinete. Y si al terminar el recorrido aún tenéis ganas de más, podéis llegaros hasta Castelvispal, un pequeño pueblo situado en el valle del río Linares

6. Mirambel

Monumentalidad e historia se conjugan en Mirambel, un municipio declarado Conjunto Histórico-Artístico y reconocido con el premio Europa Nostra, el galardón mundial más prestigioso que se le concede a los sitios que mejor conservan el patrimonio cultural europeo. De hecho, esta localidad os anima a emprender un viaje a la época medieval ya que muchos de sus torreones, iglesias, portales de muralla, palacios y casas conservan el mismo aspecto de cuando fueron construidas, hace siglos.

Uno de los sitios que no debéis perderos son las ruinas del Castillo de Mirambel, edificado por la Orden del Temple a mediados del siglo XIII, así como el convento de las Agustinas Ermitañas, una edificación que data de 1564 y que se encuentra situada cerca del Portal de las Monjas.

Una vez que hayáis descubierto los tesoros del centro histórico de Mirambel podéis visitar la increíble Iglesia Parroquial de Santa Margarita y las Casas Consistorial, de Aliaga y Castellot, tres construcciones representativas de la arquitectura aragonesa que seguramente los niños adorarán.

7. Rubielos de Mora

Conocido como el Pórtico de Aragón, esta localidad de Teruel atesora en cada una de sus piedras una historia antiquísima que se remonta a varios siglos.

Muestra de ello es la increíble Iglesia de Santa María la Mayor, con sus capillas cubiertas por bóvedas de crucería y torres con campanas que datan de 1476, así como las preciosas ermitas de Santa Bárbara, los Desamparados y San Roque.

En su casco urbano, galardonado con el premio Europa Nostra en 1983, también podéis encontrar el Portal de San Antonio y del Carmen, dos de las siete antiguas entradas al recinto amurallado, así como algunos de los edificios más emblemáticos como la Casa Consistorial, la antigua Lonja del pueblo y algunas casas de la nobleza, como la de los Condes de Florida y de la los Condes de Creixell.

No obstante, Rubielos de Mora no solo es conocida por la belleza de su conjunto arquitectónico sino también por sus sorprendentes paisajes naturales, desde las gargantas en los Ríos Mijares y Rubielos y el embalse de las Balagueras hasta las altas páramelas en las Muela.

Источник: https://www.etapainfantil.com/turismo-pueblos-teruel

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: