Tiroiditis posparto

Embarazo y Enfermedad de la Tiroides

Tiroiditis posparto

La tiroiditis posparto es una inflamación de la glándula tiroides que ocurre después del parto. Normalmente ocurre durante el primer año después de que la mujer ha dado a luz.

Afecta a entre cinco y diez de cada 100 mujeres después de haber tenido un bebé.

Generalmente hay dos fases de la enfermedad: hipertiroidismo (nivel alto de hormona tiroidea) e hipotiroidismo (nivel bajo de hormona tiroidea).

Generalmente, la primera fase es el hipertiroidismo, en el que la tiroides inflamada tiene una excesiva secreción de hormonas tiroideas acumuladas (compuestas por T3 y T4), que pasan al torrente sanguíneo. Esta fase normalmente dura entre 2 y 4 meses. Un nivel alto de esta hormona en la sangre hace que el metabolismo del cuerpo se acelere. Algunos síntomas pueden ser:

  • Pérdida de peso repentina
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Cansancio
  • Nerviosismo
  • Sudoración
  • Sensibilidad al calor

La inflamación puede dañar la tiroides, lo que hace que disminuya su capacidad de producir la hormona tiroidea. Esto puede llevar a la segunda fase: el hipotiroidismo, en el que existe un nivel insuficiente de hormona tiroidea en la sangre.

Esta fase puede durar hasta un año. Un nivel bajo de hormona tiroidea en la sangre desacelera el metabolismo. Muchas mujeres con hipotiroidismo tienen bocio, un agrandamiento de la glándula tiroides que produce una inflamación en la parte delantera del cuello.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Aumento de peso o incapacidad de perder peso sin motivo aparente
  • Cansancio o fatiga
  • Depresión
  • Sequedad de la piel y uñas quebradizas
  • Caída del cabello
  • Sensibilidad al frío

¿Cuáles son los riesgos de la tiroiditis posparto?

Usted corre mayor riesgo de desarrollar una tiroiditis posparto si tiene un trastorno del sistema inmunitario como diabetes tipo 1, antecedentes personales o familiares de enfermedad de la tiroides, o tiroiditis posparto previa.

Algunas mujeres que desarrollan hipertiroidismo después de haber dado a luz vuelven a la normalidad a los pocos meses sin pasar a la segunda fase (hipotiroidismo). Sin embargo, la mayoría de las mujeres pasa por la segunda fase.

De estas mujeres, aproximadamente una de cada cinco desarrolla hipotiroidismo permanente y debe ser tratada con hormona tiroidea por el resto de su vida.

Sin tratamiento, el hipotiroidismo puede producir problemas graves, como enfermedad cardíaca.

¿Cómo se diagnostica la tiroiditis posparto?

El diagnóstico depende de la fase de la enfermedad y se basa en sus síntomas y los resultados de pruebas de laboratorio. Estas pruebas ayudan a determinar si se encuentra en la fase de hipertiroidismo o hipotiroidismo:

  • Nivel de T4 en el torrente sanguíneo.
  • Nivel de hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés) en el torrente sanguíneo. La TSH, producida por la glándula pituitaria (ubicada en la base del cerebro), le indica a la tiroides que produzca T3 y T4.
  • Valores la prueba de captación de yodo radiactivo. La tiroides usa yodo para producir la hormona tiroidea. Esta prueba requiere que tome una pequeña dosis de yodo reactivo, y después se mide la cantidad de yodo que se acumula en la glándula tiroides. No es aconsejable para las mujeres que están amamantando.
  • El nivel de anticuerpos antitiroideos. La inflamación de la tiroides hace que el sistema inmunitario libere anticuerpos en el torrente sanguíneo.

¿Cuál es el tratamiento para la tiroiditis?

En la primera fase (hipertiroidismo), normalmente no se necesita ningún tratamiento porque los síntomas son leves y breves. Sin embargo, si los síntomas son extremos, su médico puede recetarle un medicamento bloqueador beta para reducir el ritmo cardíaco y disminuir el nerviosismo.

En la segunda fase (hipotiroidismo), recibirá terapia con hormona tiroidea si tiene síntomas. El medicamento con hormona tiroidea más utilizado es la levotiroxina, una forma sintética (fabricada en laboratorio) de T4 que es igual a la T4 producida naturalmente por la glándula tiroides.

Al cabo de 6 a 12 meses, se suspende el medicamento para verificar si la tiroides funciona normalmente por sí sola.

En la mayoría de los casos, la tiroides vuelve a la normalidad, pero algunas mujeres desarrollan hipotiroidismo a largo plazo y deben recibir terapia de reemplazo de la hormona tiroidea por el resto de su vida.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Mis síntomas indican que es posible que tenga tiroiditis posparto?
  • ¿Qué pruebas necesito para averiguar si tengo tiroiditis posparto?
  • ¿Necesito tratamiento?
  • ¿Debo volver a hacerme la prueba? ¿Cuándo me debo hacer más pruebas?
  • Estoy planeando mi próximo embarazo. ¿Debo hacerme una prueba de función tiroidea?

Editor(s): Stephanie Fish, M.D.

Last Updated: September 2017

Источник: https://www.hormone.org/pacientes-y-cuidadores/embarazo-y-enfermedad-de-la-tiroides

Tiroiditis Postparto

Tiroiditis posparto

La tiroiditis postparto es una condición relativamente rara que afecta a algunas mujeres después del embarazo. Aproximadamente el cinco por ciento de las mujeres puede sufrir esto en el año después de dar a luz.

La tiroides es una glándula endocrina en la forma de una mariposa que se encuentra en la parte inferior delantera del cuello. La tiroides hace hormonas que ayudan a tu cuerpo a usar energía, mantenerse caliente, y mantener funcionando a los órganos como el cerebro, el corazón, y los músculos.

La tiroiditis postparto puede resultar en hipertiroidismo (altos niveles de la hormona tiroidea en la sangre) y a veces en hipotiroidismo (bajos niveles de la hormona tiroidea en la sangre). Primero ocurre el hipertiroidismo, seguido por el hipotiroidismo.

¿Quién sufre de tiroiditis postparto?

Las mujeres que tienen diabetes tipo 1 o aquellas que tienen un historial de mal funcionamiento del tiroides tienen mayor riesgo de contraer tiroiditis postparto.

Las mujeres con historial familiar de mal funcionamiento del tiroides también tienen mayor riesgo de desarrollar tiroiditis postparto.

La presencia de anticuerpos microsómicos (anticuerpos específicos del tiroides) también hace que las mujeres sean más susceptibles al mal funcionamiento del tiroides incluyendo tiroiditis postparto.

¿Qué causa la tiroiditis postparto?

La tiroiditis postparto la causan los anticuerpo anti-tiroideos que atacan el tiroides. Este ataque causa que se inflame el tiroides.

No se conocen las causas por las que los anticuerpos atacan el tiroides. Sin embargo, se cree que las mujeres que desarrollan esta condición pueden tener una condición autoinmune del tiroides subyacente, sin síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la tiroiditis postparto?

En la primera fase de la tiroiditis postparto – hipertiroidismo – la mayoría de las mujeres no notarán ningún síntoma. Esta fase suele tener lugar entre uno a cuatro meses después de haber dado a luz.

Si la mujer sí nota síntomas inusuales en esta fase, pueden ser:

  • Pérdida de peso
  • Ansiedad
  • Tener calor
  • Sentirse ansiosa
  • Ritmo cardiaco rápido

No es hasta que llega la segunda fase de la tiroiditis postparto – hipotiroidismo – que la mayoría de las mujeres notarán los síntomas. Esta fase normalmente ocurre de cuatro a ocho meses después de dar a luz. También puede durar tanto como un año.

Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de peso
  • Fatiga
  • Depresión
  • Sequedad de la piel
  • Estreñimiento
  • Dolor muscular
  • Aversión al frío

Debes de buscar rápido atención médica si notas cualquiera de estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica la tiroiditis postparto?

Tu médico comenzará su examen con un historial de tus síntomas. Él o ella tomará una muestra de sangre para hacer ver cuales son los niveles de las hormonas tiroideas en tu sangre. Esta prueba normalmente es suficiente para diagnosticar la tiroiditis postparto.

¿Cómo se trata la tiroiditis postparto?

El tratamiento de la tiroiditis postparto varía dependiendo de la severidad de tu condición:

  • Las mujeres con síntomas leves estarán bajo vigilancia, pero normalmente no se les recetará ningún medicamento a menos que se empeoren sus síntomas.
  • A las mujeres con síntomas más severos se les recetará un tratamiento que varía durante cada fase de la condición.
  • A las mujeres que están en la fase de hipertiroidismo se les tratará con bloqueadores beta para reducir los síntomas.
  • A las mujeres en la fase de hipotiroidismo se les suele tratar con la terapia de sustitución de hormona tiroidea.

¿Es esta una condición permanente?

Para la mayoría de las mujeres es una condición transitoria. Es importante permitir que tu médico siga vigilando tus niveles de tiroides durante el tratamiento. Antes o después, tu médico podrá ir disminuyendo los niveles de medicamentos a medida que tu tiroides vuelve a los niveles de funcionamiento normales.

El ochenta por ciento de los pacientes deben antes o después ser capaces de no tomar ningún medicamento. Aquellos pacientes que dan positivo en anticuerpos tiroideos tienen más probabilidad de continuar en la fase hipotiroidea y necesitarán la terapia de sustitución de la hormona tiroidea por el resto de su vida.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2021

index#s15294

Источник: http://www.clevelandclinic.org/health/shic/html/s15294.asp?index=15294

¿Qué es la tiroiditis posparto?

Tiroiditis posparto

La primera vez que escuché el término tiroiditis posparto era aún residente de matrona y estaba investigando cómo pueden afectar las disfunciones tiroideas a la lactancia… Sin saber que unos meses más tarde sería yo quien experimentaría una.

Si lees hasta el final, te cuento mi historia y mi experiencia con la lactancia, que puede no ser la tuya, pero quizá te sirva de apoyo.

La tiroiditis postparto consiste en un mal funcionamiento de la glándula tiroidea por una inflamación de la misma. Pero ¿por qué se sucede esto?

Nuestro cuerpo fabrica anticuerpos para defenderse de los patógenos, pero en el caso de las enfermedades autoinmunes, estos se crean para atacar a nuestros propios tejidos, porque no se reconocen como propios, es decir, nuestro sistema inmune no está funcionando correctamente.

Si nuestro organismo fabrica anticuerpos antitiroideos, estos producen una destrucción de las proteínas del tejido de la glándula destruyendo los pequeños folículos que la forman y da lugar a una inflamación (imagina un racimo de uvas en el que se van rompiendo una a una).

Y ¿por qué en el postparto y no antes? Durante el embarazo se produce una ligera inmunosupresión fisiológica para evitar que nuestros anticuerpos ataquen a las estructuras del bebé. En los meses posteriores al parto hay un efecto rebote que provoca una agudización de las enfermedades autoinmunes.

¿Qué efectos tiene en tu cuerpo?

La tiroiditis suele cursar de distintas formas, la clásica sería debutando con un hipertiroidismo inicial que luego se convierte en un hipotiroidismo y finalmente se acaba resolviendo antes del año de postparto. Te estarás preguntando cómo puede ocurrir esto, pasar de un extremo a otro en pocos meses, incluso en semanas… Pues bien, al destruirse los folículos las hormonas tiroideas (T4 Y T3) se liberan sin control al torrente sanguíneo.

Si volvemos a la metáfora de la fábrica y las llaves del post anterior, digamos que los anticuerpos boicotean tu tiroides (tu fábrica) y hay un excedente de llaves (T4 Y T3).

La jefa (TRH) se da cuenta y le dice a su encargada (la TSH) que se vaya de vacaciones un tiempo, con lo cual tenemos lista la fase de hipertiroidismo que dura hasta que se agotan los depósitos, es decir, hasta que los almacenes de tu fábrica se vacían.

Esta fase suele pasar desapercibida, ya que los síntomas se pueden confundir con el cansancio del postparto… se pueden sentir náuseas, nerviosismo, pérdida de peso, baja tolerancia al calor, sofocos, palpitaciones, fatiga, temblor e irritabilidad. Normalmente en este periodo solo es necesario tratamiento en caso de que los síntomas sean muy molestos.

Una vez que esos folículos empiezan a regenerarse, comienza la fase hipotiroidea.

En nuestra metáfora, las máquinas de tu fábrica se van reparando y entonces la jefa TRH dice a la empleada (la TSH) que vuelva de vacaciones y que se ponga a trabajar a tope porque no les queda ninguna llave en los almacenes.

Y la TSH empieza a trabajar a toda máquina para reponer las llaves que faltan (T4 y T3), hasta que la producción y la demanda se estabiliza y todo vuelve a la normalidad.

En esta fase hipotiroidea los síntomas son más llamativos: frío constante, ganancia de peso, hormigueo en las manos, piel seca, fatiga intensa… Y por eso muchas veces se diagnostica en este momento a través de una analítica.

Se recomienda tratamiento para las mujeres con TSH muy alta, sintomatología y en mujeres lactantes. La tiroiditis no implica que vayas a sufrir depresión postparto pero siempre que aparece está indicado hacer pruebas tiroideas, porque puede empeorar el proceso y exacerbar los síntomas.

Factores de riesgo para desarrollarla

La incidencia en la población no es muy alta, estaría alrededor de un 5% de mujeres, pero si tienes algún factor de riesgo, las probabilidades aumentan bastante.

En mujeres con diabetes mellitus tipo 1, hepatitis crónica vírica, lupus eritematoso, alguna otra enfermedad autoinmune o anticuerpos antitiroideos positivos (sobre todo los que permanecen altos en el primer trimestre de embarazo), está indicado un seguimiento a las seis u ocho semanas y a los tres o seis meses postparto a través de una analítica con perfil tiroideo.

Aprende a detectar posibles patologías durante la gestación y cómo cuidarte si aparecen con el Seminario Online «Posibles Patologías en el embarazo»

En el caso de haber tenido un episodio similar tras partos anteriores, las posibilidades de que se repita son del 70%, por lo que también habría que hacer un seguimiento cercano.

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo una tiroiditis tras mi parto?

Os he hablado de las fases en la forma clásica, pero no siempre sucede así. Solamente en un 25% de las mujeres sucederá de la manera “típica”. El otro 25 % tendrá un hipertiroidismo que sucederá entre los dos y los seis meses postparto y que se solucionará solo… Lo que no quiere decir que no haya que estudiar la causa, determinar anticuerpos y hacer un seguimiento.

El resto, aproximadamente la mitad de las mujeres con este tipo de disfunción, se diagnosticará un hipotiroidismo entre los tres y los 12 meses postparto.

En todo caso, si crees que puedes tener síntomas compatibles y/o factores de riesgo, habla con tu matrona o con tu médico de atención primaria para que determine si es necesario realizar alguna prueba.

Si eres miembro de la Tribu CSC, podemos atender tu consulta online tantas veces como lo necesites.

¿Se puede prevenir?

A día de hoy no hay evidencia científica sólida para asegurar que se pueda prevenir la tiroiditis, pero después de haber investigado y, sobre todo, de vivir en mi propia piel un hipotiroidismo autoinmune, puedo decir que se puede hacer mucho para al menos, disminuir un poco los riesgos de padecerla o que sea menos aguda. Y sobre todo para sentirse mejor.

No hay fórmula mágica para cuidar nuestro sistema inmune, tampoco te diré que sea fácil. Se trata, ni más ni menos, de cuidarnos para estar lo mejor posible. Por un lado, es importante nuestra salud mental y emocional.

Un estrés mantenido produce niveles altos de cortisol y adrenalina, y nuestro sistema inmune se puede ver alterado.

Por esto mismo es importante también descansar todo lo posible en el postparto.

Pero hay otras dos facetas muy importantes: el ejercicio físico habitual y la alimentación. Por suerte ya hay muchas y muchos nutricionistas especializados y actualizados en enfermedades autoinmunes que te ayudarán a alimentarte para sentirte bien.

Cuida de tu salud y la de tu bebé alimentándote correctamente durante el embarazo con el Seminario Online «Alimentación en el embarazo»

Cada persona necesitará unas pautas distintas, pero por ejemplo sería buena idea empezar disminuyendo al máximo los utraprocesados (congelados, precocinados, bollería, galletas, harinas refinadas, grasa de mala calidad, comida rápida), el alcohol, bebidas azucaradas y otros tóxicos como el tabaco, además de aumentar la presencia de las verduras, proteínas de calidad y grasas saludables.

Tiroiditis y lactancia materna

Tanto la medicación para tratar la sintomatología en la fase de hipertiroidismo; como la que se utiliza en la fase de hipotiroidismo (propanolol, levotiroxina…), son 100% compatibles con la lactancia. Por ese lado puedes estar tranquila.

En cuanto a si afecta a la producción de leche, en el caso del hipotiroidismo sí que hay estudios que los relacionan, pero en el hipertiroidismo no está tan claro el comportamiento de la glándula mamaria. Además, aún no se sabe si afecta a la producción, al reflejo de eyección o a ambos.

Aunque la relación con la producción escasa o excesiva de leche sea controvertida, en la práctica sí que vemos casos en los que se sospecha que puede estar afectando, y es ahí cuando creo que es buena idea realizar analítica, pero solamente cuando otras causas más frecuentes de hipogalactia se hayan descartado (como mal agarre, tomas estrictas, limitar el tiempo al pecho, anquiloglosia…).

Si fuera necesario realizar alguna prueba diagnóstica como una gammagrafía, en la que se usan isótopos radiactivos que pasan a la leche materna y podrían afectar al bebé, habría que adecuar las recomendaciones al compuesto que se vaya a usar, siendo de elección los que tengan una vida media más corta. Es decir, los que permanezcan menos tiempo en leche materna y causen menos trastorno a madre y bebé.

Mi experiencia

Durante el embarazo descubrí que mi tiroides estaba teniendo algunas dificultades, y que mis anticuerpos antitiroideos eran positivos desde el primer trimestre, así que ya sospechaba que tendría que estar muy atenta a una posible tiroiditis posterior.

Tuvimos muchos problemas de lactancia, relacionados más con la anquiloglosia, y cuando ya parecía ir todo más rodado, a los cinco meses del parto empecé a notar palpitaciones, sofocos repentinos y náuseas. Le pedí a una compañera (gracias Esmeralda) que me sacara una analítica… Y ahí estaba, la primera fase de hipertiroidismo.

De momento no notaba unos síntomas alarmantes, aunque no me encontraba nada bien. La lactancia ya estaba instaurada, no noté disminución en la producción, pero sí en el reflejo de eyección que tanto necesitaba mi peque para compensar su dificultad en la succión.

Creo que al ser un bebé más mayor, la producción se mantuvo más estable que si mi bebé hubiese sido más pequeño. A las dos semanas repetimos analítica y ya estaba en fase de hipotiroidismo que requería tratamiento. Los anticuerpos estaban por las nubes, pero yo me encontraba mejor.

Con la medicación las cifras de TSH se nivelaron, pero el hipotiroidismo de Hashimoto se quedó conmigo para siempre… Fui parte de ese 10-20% de mujeres en las que no se restablece la función tiroidea.

Por si estás en ese momento tan duro, te diré que nuestra lactancia ha sobrevivido a frenillos, hipogalactias, separación madre-bebé y sí, también a una tiroiditis… Y ya llevamos cuatro años con ella. Así que te mando toda la fuerza del mundo.

Autor/a

  • Cómo elegir compresa para el postpartoUna vez que hemos repasado los tipos de compresas y sus cualidades, voy a centrarme en el postparto. En este periodo el sangrado es peculiar, los loquios tienen unas características propias: cantidad abundante los primeros…
  • ¿Cómo es el sangrado postparto?Loquios, así se llama ese sangrado que se produce tras dar a luz. La placenta está pegada al interior del útero como si fuera un “velcro” bien firme, sujetando la bolsa con el líquido y…
  • ¿Cuál es la mejor faja en el postparto?Respuesta rápida: ninguna. «Pues se llevan recomendando 'toda la vida' «. No voy a entrar en lo de “toda la vida se ha hecho así” porque si no estaríamos aún en las cavernas (para ejemplo…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/tiroiditis-posparto/

Tiroiditis postparto, una enfermedad que altera tu peso y estado anímico tras el parto: síntomas y tratamiento

Tiroiditis posparto

Los problemas en la glándula tiroides pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, también durante el embarazo y el postparto.

Cuando estas alteraciones se producen en los meses posteriores tras haber dado a luz, estaremos hablando de «tiroiditis posparto», una enfermedad autoinmune en la que los anticuerpos de la mujer atacan a la tiroides, provocando una alteración en la producción de hormonas tiroideas.

Entre los múltiples síntomas que provoca esta enfermedad estarían los propios del hipertiroidismo y del hipotiroidismo. Te contamos con todo detalle cómo afecta a la salud la «tiroiditis postparto» y cómo se trata.

La tiroiditis postparto es una enfermedad autoinmune que provoca la inflamación de la glándula tiroidea. Se estima que afecta a una de cada 20 mujeres después de haber dado a luz, y los síntomas aparecen en los primeros 12 meses tras el parto.

Se desconoce el motivo exacto por el cual se produce esta alteración, aunque podrían intervenir factores genéticos y ambientales. Además, se ha visto que las pacientes con otras enfermedades como diabetes tipo 1, psoriasis o vitíligo tienen un mayor riesgo de padecer tiroiditis, así como aquellas que ya han padecido previamente alguna disfuncion de la tiroides.

La enfermedad consta de dos fases, aunque no todas las mujeres con tiroiditis posparto sufren el cuadro completo. Algunas solo atraviesan la fase hipertiroidea y otras solo la fase hipotiroidea.

  • En una primera fase aparece hipertirodismo, es decir, una producción excesiva de hormonas. Esta fase suele durar entre dos y cuatro meses, y normalmente se produce entre el primer y el sexto mes tras haber dado a luz.
  • En una segunda fase aparece hipotiroidismo, en la que la glándula tiroides ha quedado debilitada y es incapaz de producir suficientes hormonas. Esta fase suele durar entre dos y 10-12 meses.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas que aparecen en la fase de hipertiroidismo suelen ser leves, y se manifiestan en forma de cansancio, debilidad, sudores, pérdida de peso, nerviosismo, irritabilidad, problemas para conciliar el sueño…

En la segunda fase de hipotiroidismo aparecen otros síntomas como aumento inexplicable de peso o incapacidad para perderlo, dificultad para concentrarse, frío, pérdida de cabello, sequedad de la piel, uñas frágiles, depresión, cansancio, hormigueo en manos y pies…

El principal problema es que gran parte de los síntomas que provoca esta enfermedad pueden asociarse a otros propios del postparto y la lactancia (cansancio, debilidad, pérdida de cabello, sequedad de la piel…), o incluso confundirse con una depresión postparto, de ahí que en ocasiones la paciente tarde tiempo en consultarlo con un médico.

¿Cómo se trata?

Normalmente, en la primera fase de la enfermedad no se requiere ningún tipo de tratamiento, y en la segunda se suele poner una terapia con hormonas tiroideas hasta que la función de la glándula se recupera.

La duración del tratamiento suele estar entre los seis y los 12 meses, y en este tiempo la mayoría de las pacientes se recupera, aunque es importante tener en cuenta que en un porcentaje de casos la enfermedad podría volver a repetirse tras nuevos embarazos.

¿El tratamiento es compatible con la lactancia?

Según podemos leer en la web e-lactancia, el tratamiento del hipotiroidismo con hormonas sustitutivas es compatible con la lactancia:

«La concentración en leche materna de Liotironina (T3) es mucho mayor que la de Levotiroxina (T4), que suele ser muy baja o indetectable. Por ello y por haber más experiencia, es más recomendada la Levotiroxina que la Liotironina para el tratamiento del hipotiroidismo en general y durante la lactancia»

Recordemos, una vez más, la importancia de acudir a las revisiones periódicas tras el parto, así como consultar con el médico todas las dudas o síntomas que puedan surgir durante el postparto, por muy «normal» que creamos que es lo que estamos sintiendo.

Vía | Hormone Health Neetwork, National Institute of Diabetes and Digestive

Foto | iStock

En Bebés y Más | Cuando la lactancia te hace engordar en vez de adelgazar, Hipertiroidismo en el embarazo, Ojo con la diabetes: porque hay que detectarla a tiempo, también en niños y embarazadas, Un tercio de los afectados por psoriasis son niños: ¿qué es y cómo afecta esta enfermedad en la infancia y adolescencia?, Depresión postparto, ¿Miras el peine con angustia? La caída del cabello en el postparto

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-de-la-madre/tiroiditis-postparto-una-enfermedad-que-altera-tu-peso-y-estado-animico-tras-el-parto-sintomas-y-tratamiento

Tiroiditis posparto (después del parto)

Tiroiditis posparto

Skip Nav Destination

La tiroiditis posparto (después del parto) es una inflamación de la glándula tiroides (ubicada en la parte anterior del cuello, debajo de la laringe).

Normalmente ocurre durante el primer año después de que la mujer ha dado a luz. Afecta a aproximadamente cinco de cada 100 mujeres después de haber tenido un bebé.

Generalmente hay dos fases de la enfermedad – hipertiroidismo e hipotiroidismo.

En la que generalmente es la primera fase – el hipertiroidismo – la tiroides no funciona bien y secreta un exceso de hormonas tiroideas (T3 y T4) en la sangre. Esta fase normalmente dura entre 2 y 4 meses.

Cuando se eleva el nivel de estas hormonas en la sangre, se acelera el metabolismo del cuerpo. (Metabolismo es la forma en que el cuerpo utiliza y almacena energía.

) Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de peso repentina

  • Aceleramiento de los latidos cardíacos

  • Cansancio

  • Nerviosismo

  • Sudores

  • Sensibilidad al calor

La tiroides puede no funcionar bien por varios meses. Si no regresa a un funcionamiento normal, se produce la segunda fase – el hipotiroidismo. En esta fase la tiroides no produce suficiente hormonas tiroideas. Esta fase puede durar hasta un año.

Con un nivel bajo de hormonas tiroideas, se reduce el metabolismo. Muchas mujeres con hipotiroidismo tienen bocio – un engrandecimiento de la glándula tiroides que produce una inflamación en la parte anterior del cuello.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Aumento inexplicable de peso

  • Cansancio o fatiga

  • Depresión

  • Sequedad de la piel y uñas quebradizas

  • Pérdida del cabello

  • Sensibilidad al frío

¿Cuáles son los riesgos de la tiroiditis posparto?

Usted tiene mayor riesgo de sufrir una tiroiditis posparto si tiene un trastorno del sistema inmunológico (por ejemplo, diabetes tipo 1), antecedentes personales o familiares de haber tenido problemas con la tiroides (por ejemplo, la enfermedad de Graves), o antecedentes médicos de haber sufrido previamente de tiroiditis posparto.

Algunas mujeres que desarrollan hipertiroidismo después de haber dado a luz vuelven a la normalidad a los pocos meses sin pasar a la segunda fase (el hipotiroidismo). Sin embargo, la mayoría de las mujeres atraviesan por la segunda fase.

De estas mujeres, aproximadamente una de cada cinco desarrolla un hipotiroidismo permanente a los 3 o 4 años y tendrán que ser tratadas con hormona tiroidea por el resto de sus vidas.

Si se deja sin tratar, el hipotiroidismo puede producir graves problemas (por ejemplo, enfermedad cardiaca) e incluso la muerte.

¿Cómo se diagnostica la tiroiditis posparto?

El diagnóstico depende de la fase de la enfermedad y se basa en sus síntomas y en pruebas de laboratorio que incluyen:

  • Los niveles de la hormona tiroidea (T4) en la sangre.

  • El nivel de hormona estimuladora de la tiroides (TSH por sus siglas en inglés, es producida por la glándula pituitaria y estimula a la tiroides a producir T3 y T4.)

  • Los valores de absorción de yodo reactivo (Una prueba en la que el paciente toma por boca una pequeña cantidad de yodo reactivo y después se mide la cantidad de yodo que se acumula en la glándula tiroides. Esta prueba no es aconsejable para las mujeres que están amamantando.)

  • Los niveles de anticuerpos antitiroideos (La inflamación de la tiroides hace que el sistema inmune secrete anticuerpos en la sangre.)

¿Cómo se trata la tiroiditis?

En la primera fase (hipertiroidismo), normalmente no se necesita ningún tratamiento porque los síntomas son leves y breves. Sin embargo, si los síntomas son extremados, su médico puede recetarle un bloqueador beta (por ejemplo, propranolol, atenolol o metoprolol) para reducir el ritmo de los latidos cardiacos y disminuir el nerviosismo.

En la segunda fase (hipotiroidismo), se da terapia con hormona tiroidea si se producen los síntomas. El producto preferido es Levotiroxina, que es una forma sintética (fabricada en laboratorio) de T4 que es igual a la T4 producida naturalmente por la tiroides.

Al cabo de 6 a 12 meses, se para el medicamento para ver si la tiroides funciona normalmente por sí misma.

En la mayoría de los casos, la tiroides vuelve a la normalidad pero en algunos casos la mujer desarrolla hipotiroidismo a largo plazo y tiene que recibir terapia con reemplazo de la hormona tiroidea por el resto de su vida.

¿Qué debe hacer usted con esta información?

Si usted ha dado luz recientemente y está teniendo los síntomas enumerados anteriormente, debe consultar con su médico. La tiroides sufre daño en ambas etapas y el hipotiroidismo puede tener complicaciones graves. Un endocrinólogo, que es un especialista en condiciones hormonales, puede ayudar a diagnosticar y tratar esta condición.

Recursos:

Para más información sobre cómo encontrar un endocrinólogo, obtener publicaciones gratis de la Internet, traducir esta página de datos a otros idiomas, o para hacer una contribución a la Fundación de Hormonas, visite a www.hormone.org/bilingual o llame al 1-800-HORMONE (1-800-467-6663).

La Fundación de Hormonas, la filial de enseñanza pública de la Sociedad de Endocrinología (www.endo-society.org), sirve de recurso al público para promover la prevención, tratamiento y cura de condiciones hormonales.

Esta página puede ser reproducida para fines no comerciales por los profesionales e instructores médicos que deseen compartirla con sus pacientes y estudiantes. Traducción hecha por MEDI-FLAG Corp.

Источник: https://academic.oup.com/jcem/article/90/8/E1/2838420

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: