Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Tocofobia: ¿Existe el miedo al embarazo?

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

El miedo es una emoción que implica la aparición de sensaciones desagradables.

Aunque el embarazo se convierte para muchas personas en el momento más importante de sus vidas, la aparición del miedo durante el embarazo es algo que consideramos “normal”, porque se presenta en la mayoría de las mujeres embarazadas; se considera como algo que hay que asumir y que es inherente al deseo de la maternidad.

Es frecuente la aparición de estos “miedos” (al parto, a la posibilidad de que algo salga mal, de que le ocurra algo al bebé, al dolor, a lo desconocido…) en las mujeres embarazadas y en relación con el momento del parto, a pesar de que los avances médicos han disminuido los riesgos de posibles complicaciones y los índices de mortalidad en los países desarrollados.

Más bien al contrario, ya que según las estadísticas, esta seguridad no se correlaciona con menos miedos de las futuras madres, sino que cada vez hay más mujeres que tiene miedo al parto.

Parece que la medicina actual ha permitido disminuir la mortalidad, pero provoca otros miedos como: temor a los hospitales, a la atención del personal médico, a la utilización de instrumentos, etc.

, derivado quizá del intervencionismo que se ha producido en los últimos tiempos en referencia a la atención al parto.

El mejor medio para combatir estos temores y preocupaciones, además de los cambios que ya se están produciendo en lo que se ha dado en llamar la “humanización del parto”, es una adecuada formación e información, labor en la que las matronas son fundamentales durante todo el proceso, tanto desde el asesoramiento preconcepcional, como en el seguimiento del embarazo, la educación para la maternidad/paternidad, el parto o el posparto.

Pero cuando este miedo o miedos son muy intensos, desproporcionados e irracionales, con actitudes que llegan incluso a querer evitar o interrumpir el embarazo debido al propio miedo, estamos hablando de un trastorno de salud emocional o psicológico, que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado, es decir, una fobia al parto.

La tocofobia (del griego “tokos”, que significa nacimiento, y “phobos“, miedo) es un miedo patológico persistente, irracional y desproporcionado a quedar embarazada o bien al parto. Lo padecen entre un 2 y un 3% de las mujeres, y es común que lo padezcan mujeres con alteraciones psicológicas previas.

Los síntomas de tocofobia no están bien estudiados ni delimitados; se pueden encontrar opiniones de expertos que relatan la aparición de síntomas como rechazo al embarazo, obsesión con el uso de los anticonceptivos o mentir a su pareja sobre su fertilidad para evitar concebir.

Si ya se encuentran embarazadas, es frecuente que opten por un aborto, la aparición de hiperémesis gravídica, posiblemente debido a un rechazo de la gestación, la falta de apego emocional de la embarazada con el feto en desarrollo, y si llegan a tener al bebé incluso que pidan que debe ser por cesárea, para evitar el dolor.

Algunas madres llegan a tener sentimientos en contra de su bebé, sufrir también un síndrome de estrés postraumático, o tener más posibilidades de desarrollar depresión posparto.

CLASIFICACION

Dependiendo del origen de la fobia, las tocofobias pueden ser primarias o secundarias:

Tocofobia primaria

Aparece en mujeres que nunca han tenido hijos y que, a pesar de querer ser madres, tienen miedo a los cambios en el embarazo, a sufrir en el parto, a la responsabilidad de ser madre o que el hijo tenga alguna enfermedad o problemas, y ello les hace frenar el deseo de quedarse  embarazadas.

Suele aparecer al inicio del embarazo y su miedo nace desde la adolescencia sin tener realmente algún origen justificado. Puede ser también un factor desencadenante el haber sufrido abusos sexuales.

Se relaciona con alteraciones psicológicas e incluso tabús, y tienen en ello influencia las experiencias de otras mujeres, sobre todo cuando proceden de la propia madre, ya que crean un miedo profundo en sus hijas, con lo cual tienden de modo inconsciente a repetir el patrón materno.

Puede haber relacionadas otras fobias, como la fobia a los hospitales, a los médicos, o a la sangre y agujas.

Tocofobia secundaria

Suele presentarse en mujeres que ya han tenido una experiencia que les ha causado un trauma en sus embarazos pasados, ya sea un embarazo difícil, una mala práxis de los profesionales médicos, o una gran depresión posparto, y sienten miedo a volver a pasar por la misma situación.

Consecuencias

Una mujer que padece tocofobia puede seguir con su vida sin que este miedo le suponga un problema, si no desea ser madres. El problema ocurre si la mujer sí desea ser madre y esta fobia repercute en su vida creándole importantes trastornos tanto a nivel personal como de pareja.

Por un lado quiere ser madre, pero por otro, los sentimientos de temor e incluso de culpa le impiden serlo. Renunciar a tener hijos, aun queriéndoles, le expone a una situación emocional, de aparición de sentimientos contradictorios, que afectarán a su autoestima y pueden desembocar en depresión.

Por otro lado afectan en mayor o menor medida a la relación de pareja. Si las relaciones sexuales no se ven afectadas, la mujer suele obsesionarse con las medidas contraceptivas, incluso puede utilizar varias a la vez por seguridad.

O puede llegar incluso a evitar las relaciones sexuales por miedo al embarazo y causar problemas en la pareja. De esta forma puede generar también un conflicto cuando la pareja desea tener un hijo y la mujer no quiere debido a este temor, lo que puede desembocar en problemas de relación de pareja, e incluso provocar su ruptura.

Tratamiento

Como cualquier miedo, la necesidad de afrontarlo y acudir con un especialista debe ser una primera necesidad. Ya que, como hemos visto, si no se busca el tratamiento, puede crear problemas tanto en la vida personal como en la relación de pareja.

Es importante que las mujeres que creen que están sufriendo de tocofobia busquen ayuda. Pero algunas mujeres pueden sentir vergüenza de presentarse y hablar de estos síntomas, ya que pueden sentir que nadie lo va a entender, y en ese caso es imprescindible la atención por parte de un profesional adecuado para una correcta detección de esta fobia.

“Estoy asombrada por la cantidad de matronas que no han escuchado hablar de la tocofobia.

Si no se sabe sobre ella, no se puede ayudar”, dijo Zara Chamberlain, formadora de matronas en el Reino Unido, quien ya hace tiempo que hizo un llamamiento a estos profesionales de la salud a estar más atentos a esta fobia y recomendó contar con más matronas que apoyen a las mujeres durante su gestación.

Parte esencial del seguimiento prenatal es la información a las embarazadas y cuando se ve que hay algunas que efectivamente tienen temores al embarazo o al trabajo de parto, se le dedica buen tiempo a tratar de disipar esos temores.

Además las embarazadas se reúnen con la matrona en sesiones de educación grupal donde se les ofrece información y se ponen en común con otras embarazadas sus sentimientos, expectativas, temores… También se las lleva a las salas de hospital donde tendrán lugar los nacimientos de sus hijos, etc.

En definitiva, hay formas de ayudarlas a resolver las dudas y los temores o al menos a que disminuyan; la mejor forma de superar este tema es contar con el apoyo de las personas que le rodean, para crear un ambiente de seguridad familiar que permitirá, poco a poco, y con el apoyo necesario, superar el trauma.

A menudo el miedo al parto no se toma en serio, por el mismo hecho de que lo consideramos algo “normal”, como algo que las mujeres que quieren ser madres tienen que afrontar.

Pero, tanto en estos casos,  como en aquellos que pueden pasarnos inadvertidos, en los que el miedo es tan intenso que se convierte en tocofobia, sería conveniente que las mujeres pudieran contar con el apoyo adecuado para poder dar a luz a sus hijos de forma satisfactoria y pudieran vivir la experiencia de la maternidad con seguridad, pero también con confianza, disfrutando del nacimiento de su hijo.

Hay soluciones para ayudar a las mujeres que padecen tocofobia y desean ser madres o cuando esta fobia les causa problemas en su vida diaria. En estos casos si no se busca tratamiento, puede ocasionar un considerable malestar en la vida de la mujer y su pareja.

Источник: https://ematrona.com/2017/08/18/tocofobia-miedo-embarazo/

Tocofobia; miedo al embarazo y al parto

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Ver el positivo en un test de embarazo cuando quieres ser madre llena de alegría, pero tras la dicha inicial, a muchas mujeres les invade el miedo al embarazo y al parto; lo que se conoce como tocofobia. ¿Habías oído hablar de ella? Si quieres saber más, te lo contamos a continuación.

¿Qué es la tocofobia?

Este término viene del griego tokos, que significa “parto”, y de phobos, que significa “miedo”. Tocofobia, por tanto, significa miedo al embarazo o al parto.

Todas las mujeres suelen sentir algo de ansiedad ante el desarrollo del embarazo o el momento de dar a luz, pero la mayoría puede vivir con normalidad su embarazo y el parto.

Sin embargo, existe una minoría de mujeres que se ven superadas por este miedo y esta ansiedad, que la sienten con tanta intensidad que adquiere la dimensión de patología, en estos casos es cuando se denomina tocofobia.

Tipos de tocofobia

Podemos clasificar la tocofobia de la siguiente manera:

  • Tocofobia primaria. Es aquella que afecta a mujeres nulíparas o primíparas, es decir, que no han estado antes embarazadas, y, por tanto, se enfrentan por primera vez a una gestación y a un parto. El desconocimiento, y no haber vivido nunca una experiencia similar, son la base de este miedo patológico.

A veces este tipo de tocofobia se muestra ya desde la adolescencia y juventud, y las mujeres que la padecen evitan el embarazo a toda costa, siendo muy rigurosas con el uso de métodos anticonceptivos, e incluso combinando varios a la vez para reducir los riesgos.

  • Tocofobia secundaria. Se desarrolla tras un embarazo, aborto, o parto traumático que genera miedo y ansiedad ante una nueva posibilidad de perder el control y que se repita el hecho que le ha marcado.

Además del temor y la ansiedad, la tocofobia se puede manifestar a través de los siguientes síntomas:

  • Insomnio.
  • Episodios de llanto intenso.
  • Inquietud y nerviosismo.

¿Qué consecuencias puede tener la tocofobia?

Este miedo patológico genera malestar, frustración, inseguridad que puede desembocar en una menos eficiencia a la hora de enfrentar el parto, lo que puede prolongarlo de manera innecesaria, aumentando las posibilidades de que surjan complicaciones y de que termine en una cesárea de urgencia.

Otra de las principales consecuencias es que la mayoría de las mujeres que padecen tocofobia suelen solicitar que se les practique una cesárea programada, ya que, para ellas, pensar en un parto que se pueda desencadenar por sí solo, que el bebé pueda nacer por vía vaginal, o que se repita la experiencia traumática vivida en un parto anterior, supone algo insuperable.

Si quieres más información sobre las cesáreas, la encontrarás en este post.

Además, esta fobia suele conllevar algún tipo de repercusiones durante el posparto, por lo que el seguimiento psicológico en los casos de tocofobia en mujeres embarazadas no debe concluir con el parto.

Consejos para afrontar el miedo al parto

Como hemos dicho antes, si la ansiedad y el temor alcanza mucha intensidad, hablamos de miedo patológico, y es un profesional el que debe valorar el estado de cada mujer y decidir cuál es el mejor tratamiento para ella. Sin embargo, seguir las pautas que te detallamos a continuación, puede ser de ayuda para reducir esa ansiedad:

  • Obtener información de calidad sobre el desarrollo del embarazo para saber qué esperar en cada momento. En nuestra Guía del embarazo hablamos de los cambios de cada trimestre y de todo lo que se vive en un embarazo.
  • Saber cómo es el proceso de parto y cuáles son sus fases para reducir la incertidumbre y saber qué puede pasar en el momento de dar a luz.
  • Conocer físicamente el centro hospitalario, o el lugar en el que tendrá lugar el parto, así como el protocolo que sigue, la forma de proceder de los profesionales sanitarios.
  • Elaboración de un detallado plan de parto donde queden reflejados todos los deseos de la mujer para que tenga más seguridad.
  • Si es posible, conocer al equipo médico que se encargará del parto para generar alrededor del embarazo y del parto una atmósfera de confianza.

¿Qué opinas de la tocofobia? ¿La has vivido? ¿Conoces alguna mujer que la haya experimentado? Esperamos que este post te haya ayudado a entender más la ansiedad, el miedo y las preocupaciones que pueden surgir respecto al embarazo y al parto, y cómo se pueden minimizar.

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/tocofobia-miedo-embarazo-parto

Tocofobia: Miedo a la gestación y al parto

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Es habitual que muchas mujeres presenten cierta preocupación o temor a afrontar el parto. A pesar de que en la actualidad la mortalidad de la madre en el parto ha disminuido mucho en los países occidentales, no se correlaciona con menos miedos de las futuras madres.

Todo lo contrario, pues según las estadísticas cada vez hay más mujeres que tiene miedo al parto.

Parece que la medicina actual ha permitido disminuir la mortalidad, pero provoca otros miedos como: temor a los hospitales, a la atención del personal médico, a la utilización de instrumentos, etc.

Estos temores y preocupaciones pueden superarse con una adecuada información y formación. Pero cuando son muy intensos, desproporcionados e irracionales, llegando incluso a querer evitar el embarazo, entonces estamos hablando de una fobia al parto.

¿Qué es la tocofobia?

La tocofobia es un miedo patológico persistente, irracional y desproporcionado a quedar embarazada o bien al parto. Lo padecen entre 2-3% de las mujeres, y es común que lo padezcan mujeres con alteraciones psicológicas previas.

Dependiendo del origen de la fobia, podemos dividirlas en primarias o secundarias:

Tocofobia primaria

Ocurre a las mujeres que nunca han tenido hijos, que a pesar de que quieren ser madres, temen sufrir en el parto, a los cambios del embarazo, a la responsabilidad de ser madre o que el hijo tenga alguna enfermedad o problemas. Esto las frena para quedar embarazadas (Hoerg, Ward, 2003).

Tocofobia secundaria

Suele presentarse en mujeres que ya han tenido una experiencia traumática anterior, ya sea un embarazo o un parto, y sienten miedo a volver a pasar por la misma situación(Hoerg, Ward, 2003).

Miedo PATOLOGICO persistente, irracional Y desproporcionado a quedar embarazada o bien al parto

¿Cuáles son sus causas?

En la tocofobia primaria:

  • Puede iniciar en la adolescencia con los vídeos escolares que presentan escenas del parto, cuando sobre todo son observados por los chicos, pues parece que les hace sentir vulnerables.
  • Haber padecido abusos sexuales puede ser también un factor desencadenante de esta fobia. Está relacionada con la pérdida de control y es aconsejable ayuda profesional.
  • Historias de otras mujeres, sobre todo cuando proceden de la propia madre, crean un miedo profundo en sus hijas, con lo cual tienden de modo inconsciente a repetir el patrón materno.
  • Otras fobias, como la fobia a los hospitales, a los médicos, a la sangre y agujas, facilitan también la aparición de la tocofobia.

En la secundaria:

¿Cuáles son sus consecuencias?

Las mujeres que padecen tocofobia, si no desean ser madres, pueden seguir con sus vidas sin que este miedo les suponga un problema. Cuando la mujer sí desea ser madre, esta fobia puede causar importantes consecuencias en su vida, entre ellas:

  1. Renunciar a tener hijos, aun queriéndoles, pero la mujer se encuentra atrapada en una maraña de sentimientos contradictorios. Por un lado quiere ser madre, pero por otro, los sentimientos de temor y culpa la paralizan. Si no se trabajan a nivel terapéutico estos sentimientos, posiblemente todos los intentos de lograr un embarazo serán autosaboteados por no sentirse preparada.
  2. Renunciar a ser madre biológica y buscar otras alternativas como la adopción.

III. Deterioro de la autoestima, debido a los sentimientos encontrados que hemos comentado en los puntos anteriores, y que pueden desembocar en una depresión.

  1. Afectar a la relación de pareja:
  • Cuando las relaciones sexuales no se ven afectadas, la mujer suele obsesionarse con las medidas contraceptivas, incluso puede utilizar varias a la vez por seguridad.
  • Puede llegar incluso a evitar las relaciones sexuales por miedo al embarazo. Ello puede causar problemas serios en la pareja.
  • Generar un conflicto cuando la pareja desea tener un hijo y no pueden llevarlo a término por el temor.

Todo ello puede causar importantes problemas de relación de pareja, incluso provocar su ruptura.

Finalmente, según mi experiencia, cuando en la mujer parece que el deseo de ser madre es más fuerte que el temor, puede quedar embarazada, pero se suelen observar algunas de las siguientes situaciones:

  • Piden una cesárea programada, para no tener un parto vaginal.
  • En algunos casos incluso, piden la interrupción del embarazo.
  • Pueden tener problemas físicos y psicológicos durante el embarazo.
  • Más probabilidad de depresión post parto.
  • Pedir su esterilización después del parto, para no tener que pasar nuevamente por esta experiencia.

si no se busca tratamiento, puede ocasionar un considerable malestar en la vida de la mujer y su pareja.

¿Con qué tratamientos se cuenta?

A menudo el miedo al parto no se toma en serio, pues se considera algo normal y que si quieren ser madres tendrán que afrontar.

Tanto en estos casos como cuando el miedo es tan intenso que se convierte en una fobia, sería muy conveniente que las mujeres pudieran contar con el apoyo adecuado para poder dar a luz a sus hijos de forma satisfactoria y pudieran vivir esta experiencia confiadas y seguras, disfrutándo incluso y evitar así quedar traumatizadas por ella.

Hay soluciones para ayudar a las mujeres que padecen tocofobia y desean ser madres o cuando esta fobia les causa problemas en su vida diaria. En estos casos si no se busca tratamiento, puede ocasionar un considerable malestar en la vida de la mujer y su pareja.

La psicoterapia es una forma de tratar este trastorno, donde el psicólogo o profesional de la salud mental va ayudar a la mujer a reconocer estos miedos proporcionando información, buscando la base de los miedos y poder tratarlos para así liberar los sentimientos y emociones encontradas. Eso facilitará que la mujer pueda superar la fobia y tomar decisiones respecto a su embarazo y parto de forma libre, sin las limitaciones atenazantes del miedo. Por supuesto mejorará la autoestima de la mujer y sus relaciones de pareja.

También en algunos casos será conveniente el uso de medicación junto con la psicoterapia,  ya sea ansiolítica o antidepresiva, para solucionar el problema.

Es importante que las mujeres que creen que están sufriendo tocofobia busquen ayuda.  Si tienes dudas pueden consultar a tu ginecólogo, matrona o psicólogo. Por último, es importante destacar que cuando la mujer cuenta con el apoyo de su pareja y familiares, se consiguen resultados más fácilmente.

Artículo previamente publicado en Bienestar Emocional y cedido a Psyciencia por la autora.

Источник: https://www.psyciencia.com/tocofobia-miedo-a-la-gestacion-y-al-parto/

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Se estima que entre el 6 y el 10% de las mujeres viven con esta fobia al embarazo y el parto. Su origen puede estar en factores culturales, biológicos o psicológicos, y puede darse en mujeres que nunca han estado embarazadas o aquellas que lo están

Indice

Síntomas de la tocofobia

Miedo irracional y desproporcionado

Ataques de ansiedad recurrentes

Temblores y sudor al pensar en el embarazo

Problemas de sueño o alteraciones digestivas
 

Algunas causas y respeto a su deseo de no ser madres

Como muchos tipos de fobias, la tocofobia puede ser tratada desde diferentes frentes; al tener implicaciones obstétricas, anestesiológicas, psicológicas o psiquiátricas. La psicoterapia se ha mostrado como un método con el que se puede tratar la visión negativa del embarazo y el parto y detectar la fuente de ese miedo irracional.

A veces puede estar en factores culturales (relacionar el parto con un proceso doloroso y una intervención médica invasiva…), biológicos (tener un bajo umbral del dolor…) o psicológicos (sentir ansiedad al pensar en posibles complicaciones o ante el hecho de tener un feto habitando en el propio o miedo a perder el control de su propio cuerpo…).

Muchas mujeres que viven con esta fobia incluso apuntan al hecho de que no es tan irracional como a veces se transmite.

Por esto, diversos estudios expresan la importancia de respetar los deseos de analgesia o procedimiento de parto en aquellas mujeres que llegan a él con muchas emociones negativas para evitar que el alumbramiento del bebé se convierta en un proceso traumático.

Los profesionales también destacan la importancia de que las mujeres que tengan sentimientos negativos durante su embarazo hablen de ello con su entorno y sus médicos. No hablarlo puede exacerbar el problema y suponer un riesgo para la salud de la madre y el bebé.

Además, las propias mujeres que lo sufren defienden la necesidad de acabar con el estigma que muchas experimentan por su decisión de no ser madres, o de terminar embarazos no deseados por ellas. 
 

¿Cómo superar la tocofobia?

Lo primero que se debe hacer es un buscar a un especialista en psicología perinatal que ayude a la mujer embarazada a encontrar el origen de su miedo irracional y superar esta enfermedad. Además, se pueden seguir estos consejos para ayudar a superar la tocofobia:

1- Acudir a clases de preparación al parto para informarse bien de todo lo que va a ocurrir. El desconocimiento genera más miedo y dolor, por lo que hay que prepararse adecuadamente.

2- Practicar deporte o ejercicio físico con regularidad, ya que ayuda a preparar el cuerpo para el parto y nos ayuda a sentir mejor.

3- Hacer meditación o mindfulness, una técnica de relajación que ayuda a focalizarse en el momento presente para no pensar en lo que puede pasar.

4- Recurrir a una doula o matrona que nos ayude en todo el embarazo y el parto, resuelva nuestras dudas y nos ayude a superar la tocofobia.

Alumbramiento

Definición:

El alumbramiento es la expulsión de la placenta y las membranas del útero después del parto. Suele suceder tras 10 o 15 minutos del nacimiento del bebé.

El útero se contraerá de nuevo para expulsarlas, pero estas contracciones son más suaves que las del parto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/psicologia-embarazo/tocofobia-el-miedo-intenso-al-embarazo-y-el-parto-6898

Tocofobia o miedo al embarazo: ¿qué es y cómo superarlo?

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Aunque para muchas personas el embarazo es una razón de celebración y provoca alegría, en otros tantos casos la respuesta es de pánico y temor absoluto.

No hablamos de un miedo ligero, sino de una sensación intensa, recurrente, irracional y desproporcionada, que puede afectar y condicionar la vida de quien la padece.

En ocasiones, tan solo el hecho de hablar sobre el tema puede producir síntomas de ansiedad.

Esta patología se conoce como tocofobia y puede afectar a hasta un 14% de las mujeres de todo el mundo, según un estudio de la revista médica Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavia, para el que estudiaron a más de 850.000 mujeres de 18 países diferentes.

Lo explican desde Reproducción Asistida ORG, donde también aseguran que la prevalencia de esta fobia ha aumentado desde el año 2000.

Este trastorno puede afectar tanto a madres primerizas como a otras que ya han pasado por un parto antes; en ocasiones, se presenta después de un alumbramiento traumático.

La tocofobia puede aparecer en madres primerizas o con hijos.Freestocks en Unsplash.

¿Cómo sé si tengo la fobia?

Los motivos que llevan a una persona a sufrir tocofobia son muchos y de lo más variados.

En ocasiones, tiene que ver con experiencias traumáticas pasadas, pero algunos estudios apuntan a que su origen puede estar en la adolescencia: visualización de vídeos escolares con partos o vivencias de otras mujeres violentos, por ejemplo, especialmente si los testimonios provienen de las madres o del entorno más cercano.

Sea como sea, esta patología puede solucionarse con el tratamiento adecuado; normalmente, psicoterapia profesional, que en ocasiones la acompaña de fármacos. Sea como sea, si ante la idea de quedarte embarazada, tienes alguna de estas reacciones, lo mejor es que pidas ayuda profesional:

  • Ansiedad y pánico cuando te expones al estímulo o cuando piensas en él. La ansiedad va en aumento cuanto más se acerca al estímulo y produce reacciones físicas como sudoración, latidos del corazón acelerados, opresión en el pecho o dificultad para respirar, náuseas, mareos o desmayos.
  • Conciencia de que se trata de un miedo irracional, pero no por eso puede pararse.
  • Conductas de evitación del objeto o situación.

La tocofobia puede tratarse.Aditya Romansa en Unsplash.

¿Quién puede sufrir tocofobia?

Todo el mundo está expuesto a sufrir una fobia a lo largo de su vida, aunque según el estudio de la revista, es “tres veces más probable que una mujer de entre 16 y 24 años reciba este diagnóstico y que, en la mayor parte de los casos, esta fobia está ligada a trastornos de ansiedad sufridos por la paciente con anterioridad”. En el mismo documento, los profesionales distinguen entre dos tipos de tocofobia: una primaria y una secundaria.

  • La tocofobia primaria afecta a mujeres que nunca han estado embarazadas. Su miedo a sufrir en el parto, a los cambios que experimentará su cuerpo durante la maternidad, a la responsabilidad que supone tener un hijo o a que este nazca con alguna enfermedad pueden ser paralizantes. Para evitar el estímulo, la persona tocofóbica puede llegar a condicionar su vida.
  • La tocofobia secundaria se da entre aquellas mujeres que ya han tenido un parto, normalmente traumático o muy doloroso. Por eso, desarrollan el temor a que la experiencia se repita en el futuro.

Normalmente, el punto álgido de esta fobia se da poco antes de dar a luz y se manifiesta en un temor desproporcionado a los hospitales, la atención médica o la utilización de instrumentos durante el proceso.

¿Cómo se trata?

En ocasiones, las mujeres que sufren tocofobia denuncian que su patología no se ha tomado en serio. Por eso es fundamental aprender a identificar los síntomas y ponerles remedio con el apoyo adecuado cuando antes.

Un psicólogo podrá ayudarte a tratar este trastorno.

En primer lugar, se suele buscar el origen de los miedos (es más complicado en el caso de quienes sufren tocofobia primaria), para después exponer a la persona al estímulo de forma controlada.

La psicoterapia permitirá a la paciente superar la fobia y tomar decisiones respecto a su embarazo y su parto sin el condicionante del miedo, además de mejorar sus relaciones familiares y de pareja.

La tocofobia puede superarse con tratamiento psicológico.Kelly Sikkema en Unsplash.

MÁS

Источник: https://www.divinity.es/mamas/tocofobia-miedo-al-embarazo-be5m_18_3062595008.html

Tocofobia: miedo irracional al embarazo y al parto

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

El embarazo y el parto son eventos muy importantes en la vida de una mujer.

Pese a que muchas lo viven como un momento de alegría y celebración, para muchas otras es una fuente de ansiedad -incluso puede ser una mezcla-.

Para otras esconde un verdadero “miedo irracional”, no solo a dar a luz, también ante el hecho mismo de quedarse embarazas. Esto es lo que se conoce como tocofobia.

Este miedo patológico condiciona a muchas mujeres que evitarán quedarse embarazas por el terror que les produce la idea de enfrentarse a un embarazo y, sobre todo, a un parto. No tiene nada que ver con no querer ser madres. La mayoría de las mujeres que sufren esta fobia sí quieren ser madres, aunque se plantean la cesárea desde un principio para evitar el parto vaginal.

Los síntomas

En realidad, la tocofobia es un trastorno de ansiedad y condiciona de manera negativa a quien lo padece. Síntomas como los trastornos del sueño, ataques de pánico, comportamientos de evitación, ansiedad y depresión son los más habituales en este trastorno

El miedo frente al parto (tocofobia) puede tener efectos negativos más allá del propio alumbramiento. Así, al solicitar una cesárea electiva, también aumenta la probabilidad de que el parto se convierta en un elemento traumático, así como la de que aparezcan problemas de vinculación entre madre e hijo.

Dos tipologías diferentes de tocofobia

Dentro de este trastorno de ansiedad, encontramos dos tipologías diferenciadas. La primera, la tocofobia primaria, que se da en mujeres que se enfrentan a su primer parto. En estos casos, el miedo puede aparecer antes o después del embarazo.

Es un miedo con especial recurrencia en mujeres, adolescentes o niñas que han sido agredidas sexualmente. En este sentido, pueden desencadenar síntomas durante los exámenes médicos del embarazo por generación de flashback del trauma original.

La tocofobia secundaria se da en mujeres que ya han sido madres o han experimentado un embarazo previamente sin desarrollar síntomas. Puede originarse después de un parto previo traumático, tratamientos de fertilidad que no llegaron a buen término, abortos espontáneos, muerte fetal, etc.

Las causas

Respecto a la tocofobia se han sugerido varias explicaciones. Una de ellas es el testimonio trasmitido: la narración de experiencias de parto que lo sufrieron mucho. También se han vinculado como causas probables la existencia previa de trastornos como la ansiedad o la depresión.

En general, en todos los casos se da un miedo irracional a hacer un manejo inadecuado del dolor, la pérdida de control, la falta de confianza en el personal médico o el temor exacerbado por la vida propia o la del bebé.

En definitiva, es un trastorno asociado a la incertidumbre que suele agravarse por la falta de apoyo social. Se da en muchas mujeres que enfrentan solas el embarazo y el parto. Se cree que hay un porcentaje entre 2 y el 15 % de mujeres que sufren tocofobia.

Lo curioso es que esta fobia no es exclusiva de las mujeres. Muchos hombres también padecen de tocofobia. Sienten un desasosiego severo ante la incertidumbre del proceso del embarazo y el parto de sus parejas. Estos hombres temen el momento del parto y lo que pueda pasar con su pareja y su futuro hijo.

Intervención terapéutica

La psicoterapia y la terapia cognitivo conductual (TCC) parecen funcionar bien en este tipo de trastornos de ansiedad. La efectividad de la TCC se presenta como una buena opción por sus resultados a corto plazo. Una de sus grandes ventajas es que se enfoca en síntomas específicos.

En cualquier caso, los estudios que se han realizado sobre la efectividad de estos tratamientos son escasos, aunque parece probar una reducción considerable del miedo en los pacientes antes y después del parto. La medicina, a día de hoy, sugiere una intervención con enfoque multidisciplinar que incluya apoyo psicológico y obstetricio.

Los datos nos arrojan cifras elevadas de la preocupación general que experimentan todas las madres ante el proceso de embarazo y el parto. En concreto, un 80% de las mujeres experimentan cierto grado de ansiedad y preocupación hacia el evento. Es absolutamente normal y no es una actitud que deba ser tratada como trastorno.

La tocofobia se da en un número reducido de personas y va más allá de las preocupaciones normales que puede generar un proceso tan importante como la llegada de un niño al mundo.

Aun así, en caso de darse temores irracionales asociados con la tocofobia, conviene ponerse en manos de profesionales le ayuden a controlar los síntomas y faciliten una experiencia saludable y positiva del embarazo y el parto.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/tocofobia-miedo-irracional-al-embarazo/

Tocofobia, miedo al parto

Tocofobia: el miedo intenso al embarazo y el parto

Un estudio publicado en la revista médica Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica muestra que, tras examinar a más de 850 mil mujeres embarazadas de 18 países diferentes, el miedo irracional al parto, también conocido como tocofobia, afecta al 14% de las mujeres de todo el mundo y su prevalencia va en aumento desde el año 2000. 

¿Qué es la tocofobia?

El término tocofobia proviene del griego “tokos” (nacimiento) y “phobos” (miedo), palabra que se utiliza para describir el miedo irracional que sienten algunas mujeres a la etapa del embarazo y al parto.  

Aunque es normal sentir preocupación ante el momento de dar a luz, y la mayoría de las mujeres la tienen y especialmente las primerizas, cuando hablamos de tocofobia nos referimos a que esta preocupación normal y esperable se transforma en un miedo patológico persistente e inexplicable que interfiere en la vida de la mujer que lo padece. 

¿Qué síntomas presenta?

La mujer que sufre de tocofobia… 

  • Piensa recurrentemente en la posibilidad de quedar embarazada y convierte los métodos anticipativos en una verdadera obsesión. 
  • A menudo usa el doble método (condón y anticonceptivos o DIU). 
  • Disfruta poco del sexo por el temor a que se rompa el preservativo o no funcione el método anticonceptivo. 
  • En los casos más graves, intenta evitar las relaciones sexuales
  • Es posible que engañe a la pareja sobre su imposibilidad para tener hijos. 
  • Puede llegar a tomar decisiones precipitadas e irreversibles, como la ligadura de trompas. 
  • Estando en pareja, prefiere evitar el tema hijos o éste es motivo de discusión. 
  • Puede sufrir una crisis nerviosa ante el hecho de nombrar la posibilidad de un embarazo. 
  • Teme los cambios físicos, las responsabilidades y el cambio de vida que supone la llegada de un hijo. 
  • En caso de quedar embarazada, puede pensar en el aborto sólo por evitar el parto, pedir una cesárea innecesaria, e incluso tener pensamientos de rechazo hacia el bebé. 
  • Siente miedo por la probabilidad de que el hijo nazca con alguna enfermedad o malformación.

¿Cuáles son sus causas?

Según su origen podemos tener dos tipos de tocofobia

  • Tocofobia primaria. La padecen quienes nunca han tenido hijos, acostumbra a aparecer en la adolescencia y su raíz suele estar en:  
    • Haber visualizado a temprana edad, videos escolares que presentan escenas del parto. 
    • Escuchar vivencias de otras mujeres, sobre todo si proceden de madres y más aún si éstas han tenido una experiencia traumática. 
    • Tener concepciones erróneas en relación con el parto. 
    • Haber vivido experiencias negativas a lo largo de la juventud. 
    • Haber sufrido abusos sexuales. 
    • Tener una relación complicada con los padres. 
    • Sentir incertidumbre sobre la capacidad para criar hijos. 
    • Temer causar problemas en el hijo por la falta de aptitud. 
    • Disfunciones sexuales como el vaginismo o la dispareunia (dolor durante el coito). 
  • Tocofobia secundaria: La padecen quienes ya han tenido uno o más hijos, aparece a raíz de una experiencia previa traumática relacionada con el embarazo o el parto y su origen acostumbra a estar en: 
    • Haber pasado un embarazo con molestias o complicaciones (diabetes gestacional, vómitos, enfermedades respiratorias, etc.). 
    • Haber tenido una mala práctica obstetricia (mala atención médica, anestesia que no funcionó, etc.). 
    • Haber sufrido una situación de peligro personal o para el bebé durante la intervención quirúrgica. 
    • Haber tenido un niño prematuro con riesgos vitales. 
    • Haber sufrido una fuerte depresión posparto.  

¿Es posible superarlo?

Sí, la tocofobia es perfectamente tratable y superable. De hecho, se ha demostrado que la psicoterapia es una de las mejores técnicas para tratar esta fobia.  

Se utilizan técnicas como la exposición gradual, utilizando fotografías de mujeres embarazadas y otros objetos relacionados con el parto para que puedan adecuarse poco a poco a este tipo de pensamientos hasta erradicar el temor; reparación del origen del miedo, dotando a la afectada de las herramientas necesarias para superar la tocofobia; y psicología perinatal, para construir un vínculo sano y fuerte con el bebé, de modo que el nacimiento deje de ser una preocupación y pase a ser un momento esperado, entre otras. 

Y si ya estás embarazada, otros recursos disponibles que pueden ayudar son: 

  • Una visita guiada al hospital donde se va a dar a luz, y en la que se puede hablar con el personal sanitario, puede resultar tranquilizador. 
  • Acudir a las clases de preparación al parto para compartir miedos y ansiedades con mujeres en la misma situación. 
  • Informarte sobre las casas de parto, habitaciones alejadas de los paritorios, donde existen camas, bañeras, instalaciones para hacer ejercicios y donde pueden estar también acompañantes o padres. Estas instalaciones ofrecen una atención similar a la que ofrecen hospitales de otros países, como NHS inglés (Servicio Nacional de Salud de Reino Unido), donde la atención al parto en unidades de matronas es muy habitual. 

La mayor parte de las pólizas de salud de DKV Seguros permiten a sus asegurados contactar por la comadrona virtual DKV a través del móvil, instalándose la app Quiero cuidarme más  

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-mujeres/tocofobia-miedo-al-parto

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: