Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Contents
  1. Trastornos de la alimentación y el embarazo
  2. ¿Cuáles son los distintos tipos de trastornos de la alimentación?
  3. ¿Qué problemas de embarazo pueden causar estos trastornos de la alimentación?
  4. Si tiene un trastorno de la alimentación, ¿qué puede hacer para mejorar sus probabilidades de quedar embarazada y tener un embarazo sano?
  5. Los 10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre
  6. 10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre
  7. Más precauciones si comes fuera de casa
  8. La incompatibilidad de Rh durante el embarazo
  9. ¿Qué es el factor Rh?
  10. ¿Y si los padres no tienen el mismo factor Rh?
  11. ¿Cuándo se expone al bebé a riesgos derivados de la incompatibilidad de Rh?
  12. ¿Cómo se trata la incompatibilidad de Rh?
  13. ¿Qué más debería saber?
  14. Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?
  15. Trastornos alimentarios y fertilidad
  16. Riesgos y complicaciones en el embarazo
  17. ¿Qué se debe hacer ante estos trastornos?
  18. Riesgos de la dieta vegetariana en el embarazo. Entrevista a Carolina Muro
  19. ¿Qué necesidades nutricionales presenta una embarazada vegetariana?
  20. 1. Mejorar la absorción de hierro durante el embarazo
  21. 2. Vitamina B12 para las embarazadas veganas
  22. 3. Las embarazadas necesitan ingerir calcio de fácil absorción
  23. ¿Cón qué fuente de proteínas cuenta una embarazada vegetariana?
  24. ¿Es cierto que nuestro organismo asimila mejor las proteínas si se acompañan de hidratos de carbono?
  25. ¿Recomendarías a una futura madre vegetariana o vegana que dejara su dieta durante el embarazo?
  26. ¿Destacarías algún beneficio de la dieta vegetariana en el embarazo?

Trastornos de la alimentación y el embarazo

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?
Los trastornos de la alimentación son graves problemas de salud que incluyen emociones, actitudes y conductas extremas sobre el peso y los alimentos. A las mujeres con estos trastornos por lo general no les gusta su cuerpo y pueden tener un temor intenso de aumentar de peso.

Esos sentimientos pueden causar estrés y conductas riesgosas de alimentación (como atracones de comida y purgas), que pueden perjudicar la salud de la mujer y causarle problemas durante el embarazo.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre los trastornos de la alimentación y el embarazo:

  • Los trastornos de la alimentación pueden causarle más dificultad para quedar embarazada. Durante el embarazo pueden ocasionarle problemas a su bebé, como el nacimiento prematuro.
  • Si tiene un trastorno de la alimentación y está pensando en quedar embarazada, hable con su profesional para ver si puede mejorar sus probabilidades de quedar embarazada y tener un bebé sano.
  • Si está embarazada y tiene un trastorno de la alimentación, hable con su profesional de la salud sobre un plan de comidas para ayudarla a aumentar la cantidad adecuada de peso durante el embarazo. 
  • Si tuvo un trastorno de la alimentación en el pasado, avísele a su profesional. Es común que esos trastornos se presenten otra vez durante el embarazo.

¿Cuáles son los distintos tipos de trastornos de la alimentación?

Hay distintos tipos de trastornos de la alimentación: 

  • Anorexia nerviosa (también llamada anorexia). Las mujeres con anorexia comen muy poco, y suelen hacer dieta y ejercicios hasta el extremo porque tienen un temor intenso de tener sobrepeso aun cuando no lo tienen. La anorexia puede causar ausencia de los períodos menstruales, caída del cabello y piel seca, pálida y amarillenta. Sin tratamiento, la anorexia puede conducir a graves problemas de salud, incluyendo debilidad, osteoporosis (pérdida de huesos), insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y muerte. La insuficiencia significa que el corazón y los riñones dejan de funcionar. 
  • Bulimia nerviosa (también llamada bulimia). Las mujeres con bulimia tienen ciclos de atracones (comer muchísima comida) y purgas (eliminar la comida extra). Pueden purgarse provocándose el vómito o usando laxantes u otras drogas. Los laxantes son medicinas que ayudan a mover el intestino. La purga puede causar graves problemas de salud, como daños a los dientes, la garganta y el estómago. También puede dar lugar a cambios de estado de ánimo y problemas del corazón, como insuficiencia cardíaca o cuando el corazón late fuera de ritmo.
  • Trastorno por atracón. Las mujeres con este trastorno comen en exceso, pero no se purgan después. Comer desenfrenadamente puede dar lugar a problemas de salud relacionados con la obesidad, como alta presión arterial y diabetes. Si es obesa, usted tiene demasiada grasa corporal y su índice de masa corporal (también llamado IMC) es 30 o más alto. El IMC es una medida de la grasa corporal en función de su estatura y peso. Para averiguar su IMC, visite www.cdc.gov/bmi.
  • Otros trastornos alimentarios o de la ingestión de alimentos especificados (OSFED). Las mujeres con OSFED pueden tener algunas características, pero no todas, de otro trastorno de la alimentación. Por ejemplo, pueden purgarse pero no comer por atracón, o pueden tener características de anorexia pero con un peso normal. Los problemas de salud causados por los OSFED dependen de las características de los trastornos de la alimentación que tiene la persona.

Si cree que puede tener un trastorno de la alimentación, avise a su profesional de la salud. Le podrá dar un tratamiento para ayudarla a tener conductas sanas de alimentación y prevenir graves problemas de salud.

¿Qué problemas de embarazo pueden causar estos trastornos de la alimentación?

La mayoría de las mujeres que reciben tratamiento por un trastorno de la alimentación tienen embarazos sanos. Pero esos trastornos pueden causar problemas durante el embarazo.

Si tiene anorexia o bulimia, tal vez tenga bajo peso (no pesa lo suficiente) antes del embarazo o no está aumentando suficiente peso durante el embarazo. Usted corre más riesgo que otras mujeres de tener: 

  • Nacimiento prematuro. Es el nacimiento que sucede demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo. Los bebés que nacen tan temprano pueden tener problemas de salud al nacer y más tarde en la vida.
  • Un bebé con bajo peso al nacer. Eso significa que su bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas al nacer.
  • Nacimiento sin vida o muerte al poco tiempo de nacer. El nacimiento sin vida sucede cuando el bebé muere en el útero después de las 20 semanas de embarazo. Las mujeres con anorexia corren más riesgo que otras mujeres de que su bebé nazca sin vida.
  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo. Las mujeres con bulimia corren más riesgo que otras mujeres de tener un aborto espontáneo.

Si usted padece de un trastorno por atracón, tiene más probabilidades que otras mujeres de sufrir complicaciones del embarazo por ser obesa. Las complicaciones del embarazo relacionadas con la obesidad incluyen:

  • Diabetes gestacional. Es un tipo de diabetes que algunas mujeres tienen durante el embarazo. 
  • Alta presión arterial. Sucede cuando la fuerza de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos es demasiado grande. 
  • Tener un bebé muy grande que puede correr el riesgo de lastimarse durante el parto
  • Necesitar una cesárea. Esta es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero (matriz).

Si tiene un trastorno de la alimentación, ¿qué puede hacer para mejorar sus probabilidades de quedar embarazada y tener un embarazo sano?

Para ayudarla a mejorar las probabilidades de quedar embarazada, consulte a su profesional de la salud. Su profesional puede tratar sus problemas médicos y ayudarla a lograr un peso ideal.

Le puede sugerir que vea a un consejero con experiencia en tratar a personas con trastornos de la alimentación, y a un nutricionista que la ayudará a crear un plan de alimentación sana (también llamado plan de comidas).

Siga su plan durante unos meses antes de tratar de quedar embarazada. Una vez que alcance el peso ideal, tendrá más probabilidades de quedar embarazada.

Durante el embarazo, siga el plan de comidas para aumentar la cantidad adecuada de peso. Es importante que usted aumente de peso durante el embarazo para que su bebé reciba todos los nutrientes que necesita.

Aunque la hayan tratado por un trastorno de la alimentación en el pasado (incluso unos meses o años atrás), avísele a su profesional.

Tal vez se empiece a preocupar por el peso que está aumentando durante el embarazo, y le vuelva a aparecer el trastorno.

Su profesional de la salud puede ayudarla a seguir el plan de comidas y chequearla a usted y a su bebé atentamente durante el embarazo para evitar complicaciones y asegurarse de que ambos están sanos.

Revisado en abril de 2016

Источник: https://nacersano.marchofdimes.org/embarazo/trastornos-de-la-alimentacion-y-el-embarazo.aspx

Los 10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Acabas de enterarte de la buena noticia, ¡estás embarazada! Por fin el sueño se hace realidad y a la alegría de los primeros momentos se suman muchas emociones. También, llegan las primeras dudas sobre cómo llevar de la mejor manera el embarazo, empezando por ¿qué puedo comer ahora?

Hay muchos mitos acerca de la cuestión y a veces es complicado orientarse entre la información online y los consejos de amigos y familiares. Lo ideal es confiar en tu ginecólogo o preguntar a expertos del sector. Síguenos en este post para aclarar las dudas sobre los alimentos prohibidos en el primer trimestre de embarazo.

10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre

En las primeras semanas de embarazo experimentarás la mayoría de cambios a nivel hormonal y psicológico. Es un momento muy importante y la alimentación tiene que ser adecuada para evitar problemas y vivir la experiencia de la gestación de la mejor manera. Por eso, desde el principio tendrás que tener mucho cuidado con:

1. Pescado crudo o, mejor dicho, el sushi. Si eres una apasionada de este plato japonés, tendrás que tener paciencia y esperar hasta que tu bebé haya nacido para volver a darte este capricho.

El pescado crudo o marinado (boquerones, ceviche, etc.) puede contener anisakis, un parásito que no tiene consecuencias para el feto, pero puede dar problemas muy molestos a la madre.

Comer pescado contaminado puede dar lugar a gastroenteritis, úlcera, obstrucción intestinal y alergia.

2. Carne cruda o poco hecha. Aprende a pedirla bien hecha puesto que la carne cruda puede contener listeria, una bacteria muy peligrosa para las embarazadas. Puede causar infecciones alimentarias muy graves, abortos o anormalidades en el feto.

3. Alcohol. Las bebidas alcohólicas son muy peligrosas para el feto, alteran los mecanismos de absorción de los nutrientes y pueden causar tanto desequilibrios en el desarrollo fetal (síndrome de alcoholismo fetal), como problemas de salud al bebé.

4. Huevos crudos. Los huevos crudos no representan un riesgo para el feto, pero podrían contener la salmonela. Se trata de una bacteria que puede causar diarrea, vómitos, fiebre y ser muy molesta durante el embarazo.

5. Quesos no pasteurizados. En los quesos producidos con leche cruda (quesos tipo brie o artesanales) puede esconderse la listeria. Como hemos visto, una bacteria muy peligrosa para la salud de la madre e del feto.

6. Frutas y verduras crudas no desinfectadas.

A pesar de lo saludable que son las verduras crudas y las frutas, es recomendable consumirlas solo si estás segura de que han sido lavadas correctamente con el uso de desinfectantes para alimentos.

En las verduras y las frutas pueden esconderse varios tipos de bacterias y es mejor no arriesgarse. Si comes fuera de casa, pide verduras cocidas.

7. Patés. Además de ser un alimento poco recomendado por su alto contenido en grasas animales, se elabora con el hígado y si no está pasteurizado puede contener listeria. Si puedes, evita consumir patés de origen animal durante toda la gestación.

8.Alimentos ahumados. Los embutidos, los quesos y los pescados ahumados se preparan a temperaturas inferiores a los 100 grados y pueden contener bacterias peligrosas para el embarazo (como la listeria).

9. Pescados grandes. Aunque bien cocinados, los pescados como el atún, el pez espada, el tiburón, la caballa y otros depredadores almacenan importantes cantidades de mercurio. Su consumo habitual es desaconsejado, sobre todo en mujeres embarazadas, porque puede causar problemas renales y causar daños neuronales y fisiológicos al feto.

10. Jamón y embutidos. Los embutidos elaborados a partir de carne cruda pueden contener el parásito toxoplasma gondii. Tienen que evitarlos las mujeres que no hayan pasado la toxoplasmosis.

Más precauciones si comes fuera de casa

El embarazo no tiene que ser un periodo limitante en tu vida, sino un momento en el que vivir una experiencia única y, por eso, un motivo para cuidarse más. La alimentación sana, variada y equilibrada es la más recomendable y, a no ser que tengas alguna enfermedad, solo tendrás que tener cuidado con ciertos alimentos.

Aun así, cada vez que comes en restaurantes o en casa de amigos y familiares, no olvides preguntar ciertos detalles sobre la preparación de los platos.

No te avergüences por preguntar, estarás previniendo molestias y problemas más serios para tu salud y para el correcto desarrollo de tu hijo. De tener antojos por algún plato contraindicado, recuerda que después de dar a luz podrás volver a comer también esos alimentos prohibidos para el embarazo en el primer trimestre.

Si tienes cualquier pregunta acerca de tu alimentación durante la gestación no dudes en comentárselo a tu ginecólogo. Si no estás segura de la calidad y procedencia de ciertos ingredientes, simplemente evítalos.

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/alimentos-prohibidos-embarazo-primer-trimestre/

La incompatibilidad de Rh durante el embarazo

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Una de las primeras pruebas que debe esperar hacerse una mujer embarazada es un análisis de sangre para determinar su grupo sanguíneo. En esta prueba se analiza tanto su grupo sanguíneo como su factor Rh. Su factor Rh podría desempeñe un papel importante en la salud de su bebé; por eso, es importante disponer de esta información desde el principio del embarazo.

¿Qué es el factor Rh?

El factor Rh es una proteína que se encuentra en algunos glóbulos rojos. No todos llevamos esta proteína en nuestros glóbulos rojos, pero la mayoría de las personas la llevan. Son Rh positivas. Las personas que no son portadoras de esta proteína son Rh negativas.

¿Y si los padres no tienen el mismo factor Rh?

Cuando la futura madre y el futuro padre no son los dos Rh negativos o Rh positivos, esto recibe el nombre de incompatibilidad de Rh.

Por ejemplo:

  • Si una mujer que es Rh negativa y un hombre que es Rh positivo conciben a un bebé, el feto puede tener sangre Rh positiva, heredada de su padre. (Aproximadamente la mitad de los hijos de una madre Rh negativa y un padre Rh positivo son Rh positivos.)

La incompatibilidad de Rh no suele ser un problema si se trata del primer embarazo. Esto se debe a que la sangre del bebé no suele entrar en el sistema circulatorio de la madre durante el embarazo.

De todos modos, en el momento del parto la sangre de la madre y la del bebé se pueden mezclar. De ocurrir esto, el organismo de la madre identificará la proteína Rh como una sustancia ajena. Por lo tanto, podría empezar a fabricar anticuerpos (proteínas que actúan como protectoras ante la entrada de células extrañas en el cuerpo) contra la proteína Rh.

Una mujer embarazada que sea Rh negativa se puede exponer a la proteína Rh y empezar a fabricar anticuerpos contra esta proteína también de otras formas, como las siguientes:

  • una transfusión de sangre Rh positiva
  • un aborto
  • un embarazo ectópico

¿Cuándo se expone al bebé a riesgos derivados de la incompatibilidad de Rh?

Los anticuerpos Rh serán completamente inofensivos hasta que la mujer se vuelva a quedar embarazada.

Si la mujer se vuelve a quedar embarazada de otro bebé Rh-positivo, sus anticuerpos Rh reconocerán las proteínas Rh en la superficie de los glóbulos rojos del bebé como sustancias extrañas.

Los anticuerpos de la madre entrarán en el torrente sanguíneo del bebé y atacarán a las células que contengan proteínas Rh.

Esto puede hacer que los glóbulos rojos del bebé se hinchen y exploten. Esto se conoce como enfermedad hemolítica o enfermedad Rh del recién nacido. Y puede hacer que en el hemograma del bebé salgan muy pocos glóbulos rojos.

¿Cómo se trata la incompatibilidad de Rh?

Si una mujer embarazada tiene la posibilidad de desarrollar una incompatibilidad Rh, los médicos le administrarán dos inyecciones de inmunoglobulina Rh durante el embarazo. Recibirá:

  • la primera inyección alrededor de la semana 28 de embarazo
  • la segunda inyección 72 horas antes de dar a luz

La inmunoglobulina actúa como una vacuna. Impide que el organismo de la madre fabrique anticuerpos contra el Rh que podrían ocasionar graves problemas al recién nacido o afectar a un futuro embarazo.

Una mujer embarazada también puede recibir una dosis de inmunoglobulina Rh si tiene un aborto, se somete a una amniocentesis, o tiene cualquier sangrado o hemorragia.

Si el médico averigua que una mujer ya ha fabricado anticuerpos Rh, observará atentamente su embarazo para asegurarse de que la concentración de estos anticuerpos no es demasiado alta.

En contadas ocasiones, si la incompatibilidad es grave y el bebé está en peligro, el bebé deberá recibir unas transfusiones de sangre especiales llamadas transfusiones de intercambio o exsanguinotransfusiones, sea antes de nacer (transfusiones fetales intrauterinas) o después del parto. Las exsanguinotransfusiones aportan al bebé sangre cuyos glóbulos rojos son Rh negativos. Esto estabiliza su nivel de glóbulos rojos y minimiza el daño causado por los anticuerpos Rh presentes en su torrente sanguíneo.

Gracias al éxito de las inyecciones de inmunoglobulina Rh, las transfusiones de intercambio en embarazos de incompatibilidad de Rh se necesitan muy raramente en EE.UU.

¿Qué más debería saber?

Si no sabe cuál es su factor Rh y cree estar embarazada, es importante que inicie sus visitas prenatales regulares lo antes posible, incluyendo el análisis de su grupo sanguíneo. Si la incompatibilidad Rh se detecta y se trata al principio del embarazo, usted se podrá centrar en cosas más importantes, como dar la bienvenida a un nuevo bebé completamente sano.

Revisado por: Armando Fuentes, MD

Fecha de revisión: octubre de 2018

Источник: https://kidshealth.org/HospitalSantJoandeDeu/es/parents/rh-esp.html

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Existen 4 trastornos alimentarios principalmente:

– Anorexia nerviosa: Las personas afectadas por este trastorno están obsesionadas con engordar y apenas consumen alimentos, buscan la delgadez extrema, hacen mucho ejercicio, evitan la comida y comer con otras personas, mantienen hábitos alimenticios inusuales y pueden presentar trastornos obsesivos-compulsivos.

La anorexia suele causar ausencia de periodos menstruales, caída del pelo, piel seca y amarillenta y, en casos graves, osteoporosis, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal y la muerte en último término.

– Bulimia nerviosa: Implica darse atracones de comida y, después, sentirse mal mentalmente por haber comido tanto y provocarse el vómito.

Es más difícil de detectar ya que las personas que lo padecen suelen comer de manera normal cuando están con otras personas y no siempre son muy delgadas.

Causa daños en los dientes y la garganta, problemas de corazón, daños al estómago, etc.

A veces se confunde con los vómitos propios de las náuseas del embarazo, por lo que puede ser más difícil de diagnosticar.

– Sobreingesta compulsiva: Similar a la bulimia, las personas que lo padecen no son capaces de controlar la cantidad de comida que ingieren. La diferencia es que no vomitan después de darse un atracón, pero también se sienten culpables por lo que han comido.

Suelen ser, por lo tanto, obesas por lo que tienen los riesgos de salud asociados a esta enfermedad, como diabetes o enfermedades cardiovasculares.

– Pregorexia: Es un trastorno nervioso propio del embarazo, es decir, surge como consecuencia del mismo. Es la anorexia durante la gestación, mujeres que se obsesionan con el peso y con engordar demasiado mientras están embarazadas.

Se caracteriza porque la mujer no come lo suficiente o, en casos más graves, lleva una dieta estricta, haciendo un ejercicio excesivo. La mujer no suele dejar de comer ya que siente la responsabilidad por la vida del bebé que lleva dentro, pero puede comer mucho menos de lo necesario, con un control obsesivo de calorías y peso.

Generalmente está ligado a mujeres que ya sufrían anorexia antes del embarazo, aunque puede desarrollarse por primera vez durante el mismo ante la angustia de coger demasiado peso por el crecimiento del bebé.

Trastornos alimentarios y fertilidad

Todos estos trastornos alimentarios pueden afectar a la fertilidad, sobre todo en aquellos casos en los que se retira la menstruación ya que, si no hay óvulo, no hay fecundación.

Además, afectan a todo el sistema hormonal, dificultando una implantación y desarrollo del embrión.

Sin embargo, aunque sea más difícil, es posible quedarse embarazada, lo cual es sumamente perjudicial para el bebé.

Riesgos y complicaciones en el embarazo

Una alimentación sana y equilibrada, incluyendo una ganancia de peso adecuada, es fundamental para el desarrollo y crecimiento del feto ya que éste se alimenta de lo que come su madre, por lo que si su alimentación es deficiente, también lo será para el bebé.

Entre las principales complicaciones que se pueden dar en el embarazo sufriendo algún trastorno de alimentación encontramos:

– Aborto espontáneo en las primeras semanas de gestación

– Parto prematuro

– Muerte intraútero o fallecimiento del bebé en el primer mes posterior al nacimiento

– Preeclampsia

– Diabetes gestacional

– Cesárea

– Depresión posparto

– Bajo peso al nacer

– Ictericia del recién nacido

– Baja puntuación en el test de Apgar

– Falta de líquido amniótico, lo que supone sufrimiento fetal

– Desprendimiento prematuro de la placenta

– Problemas de desarrollo en el bebé, principalmente ceguera y retraso mental

– Baja producción de leche materna

– Problemas cardiovasculares y digestivos en el bebé, así como defectos en el desarrollo de los huesos

Y, una vez nacido, el bebé tiene muchas más posibilidades de desarrollar los siguientes problemas:

– Crecimiento lento tanto física como mentalmente

– Debilidad

– Dependencia emocional

¿Qué se debe hacer ante estos trastornos?

A las mujeres que sufren este tipo de trastornos alimentarios les cuesta reconocer que tienen un problema, por lo que es fundamental que la pareja, los familiares o los amigos sean los que estén pendientes si piensan que puede estar pasando por algo así.

El médico también controlará el peso de la gestante en cada visita, por lo que si gana peso en exceso o coge muy poco, también puede alertar de que algo pasa.

Si se sufre el trastorno antes de quedarse embarazada hay que intentar tratarse antes de la gestación para evitar los problemas antes mencionados. El tratamiento fundamental para estos trastornos es el psicológico ya que son enfermedades mentales.

Además, si se ha sufrido durante mucho tiempo, hará falta un nutricionista para volver a llevar una dieta sana y balanceada poco a poco.

Pueden hacer falta meses (o años) para que el organismo se recupere totalmente si se ha padecido un trastorno alimentario mucho tiempo.

Se puede recurrir también a grupos de apoyo para que ayuden a superar el problema.

Es importante estar alerta ya que, aunque no hay estudios suficientes de medicina para dar cifras exactas, se piensa que un 8% de embarazadas puede padecer un trastorno alimentario.

Además, en la cultura en la que vivimos, en la que prima el culto al cuerpo, la belleza y la delgadez, hay muchas mujeres embarazadas que, si bien no llegan a desarrollo un trastornos alimentarios, se preocupan en exceso por los kilos ganados en estos meses, que deben ser entre 11 y 16 kilos para asegurar la salud de la mamá y el bebé.

Peso y embarazo van de la mano ya que es muy importante contolar al máximo cuántos kilos se van adquiriendo para evitar coger más de los precisos. Un aumento de peso elevado puede causar problemas de salud tanto a la madre como al feto.

Osteoporosis

Definición:

Enfermedad ósea caracterizada por la disminución de la formación de matríz ósea que predispone a la persona a sufrir fracturas ante traumatismos mínimos o incluso en ausencia de ellos. Esta afección se produce sobre todo en mujeres, amenorreicas o posmenopaúsicas debido a la disminución del número de estrógenos y otras carencias hormonales.

Síntomas:

Fragilidad de los huesos que puede dar lugar a continuas toturas. Los síntomas que se presentan en la enfermedad avanzada son: Dolor o sensibilidad ósea. Fracturas de muñecas o cadera (usualmente es el primer indicio). Pérdida de estatura con el tiempo. Lumbago debido a fracturas de los huesos de la columna. Dolor cervical debido a fracturas de los huesos de la columna. Postura encorvada.

Tratamiento:

Existen algunos tratamientos diferentes para la osteoporosis, incluyendo una diversidad de fármacos. Además, realizar ejercicio adecuado y seguir una dieta que tenga una cantidad adecuada de calcio, vitamina D y proteína ayudan a que la enfermedad no evolucione.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/trastornos-de-alimentacion-y-embarazo-es-compatible-7317

Riesgos de la dieta vegetariana en el embarazo. Entrevista a Carolina Muro

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

En la actualidad, hay muchas personas que deciden dejar de consumir carne por diversos motivos. Este hábito se conoce, en general, como vegetarianismo, aunque existen diferentes grados o maneras de ser vegetariano.

Algunos vegetarianos, por ejemplo, incluyen el pescado en su dieta. Otros no comen carne ni pescado, pero sí toman leche, productos derivados de la misma (nata, mantequilla, quesos) o huevos.

Aquellos vegetarianos que excluyen de su dieta cualquier producto de origen animal son conocidos como veganos.

En Elbebe.com queremos ofrecer una información completa a las embarazadas vegetarianas o veganas, acerca de los riesgos y recomendaciones nutricionales que tienen que tener en cuenta para llevar una alimentación adecuada en el embarazo.

Con ese fin, hemos entrevistado a Carolina Muro Niño, experta en nutrición y dietética y responsable del departamento de nutrición de la Fundación Alimentum.

Sin embargo, si estás embarazada, no olvides comentarle a tu ginecólogo que sigues una dieta vegetariana o vegana. Él te proporcionará las pautas de alimentación necesarias.

Recuerda también que no debes tomar ningún suplemento vitamínico sin consultar antes con tu médico, ya que podría perjudicar seriamente el desarrollo del feto. 

¿Qué necesidades nutricionales presenta una embarazada vegetariana?

Las necesidades energéticas y nutricionales de las mujeres embarazadas que siguen una dieta vegetariana o vegana no son, en general, diferentes de las que tienen las gestantes no vegetarianas. Existen, sin embargo, algunas excepciones, fundamentalmente:

1. Mejorar la absorción de hierro durante el embarazo

Las recomendaciones de hierro son superiores para las mujeres que siguen este tipo de dietas que para el resto de embarazadas.

Esta mayor necesidad de hierro no atiende tanto a la cantidad, como a la optimización de su absorción y aprovechamiento.

Nuestro organismo asimila fácilmente el hierro que contienen los alimentos de origen animal, pero tiene dificultades para asimilar el hierro que contienen los alimentos vegetales.

Por este motivo, se recomienda que el hierro se ingiera junto a alimentos ricos en vitamina C o derivados de la soja fermentados (tofu, salsa de soja, miso, kéfir, tempeh,…).

Estos favorecen la absorción y asimilación del hierro presente en alimentos de origen vegetal.

También hay que tener en cuenta que el salvado de los cereales integrales, los oxalatos (abundantes en las espinacas) y los taninos del té, inhiben la absorción del hierro.

2. Vitamina B12 para las embarazadas veganas

También se deberá prestar especial atención a la ingesta de vitamina B12. En las dietas vegetarianas, los huevos y los lácteos garantizan los requerimientos de este nutriente.

Sin embargo, si la embarazada sigue una dieta vegana, deberá recurrir a alimentos enriquecidos con esta vitamina (hoy en día, en el mercado podemos encontrar derivados de soja y cereales de desayuno enriquecidos con vitamina B12, por ejemplo).

3. Las embarazadas necesitan ingerir calcio de fácil absorción

Por último, el calcio debe ser de fácil absorción durante el embarazo. Éste se encuentra en los lácteos de origen animal.

De nuevo, las seguidoras de la dieta vegetariana no tendrán problemas siempre que adecuen su régimen a su embarazo.

Las seguidoras de la dieta vegana deberán aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio dentro de sus opciones (derivados de la soja, frutos secos, sésamo, legumbres) en tanto que el calcio de estos se asimila peor.

¿Cón qué fuente de proteínas cuenta una embarazada vegetariana?

Las proteínas son nutrientes fundamentales en la mujer embarazada, puesto que desempeñan un gran número de funciones en las células: forman parte de la estructura básica de músculos, tendones y piel. Además, desempeñan funciones metabólicas y reguladoras como transporte de grasas y oxígeno por el organismo, o asimilación de nutrientes, entre otras.

Las personas vegetarianas disponen en su dieta de los dos tipos de proteínas que tenemos en la naturaleza: las de origen animal (a través del consumo de lácteos y huevos) y las de origen vegetal (a través de frutos secos, soja, legumbres, setas y cereales con germen).

Las personas que siguen una dieta vegana solo disponen como fuente de proteínas de las legumbres, los frutos secos y los cereales integrales (proteínas de origen vegetal).

Por este motivo, en ambos casos, y al igual que el resto de mujeres embarazadas, independientemente de cómo se defina su dieta, tendrán que llevar un régimen alimentario controlado y equilibrado para asegurar la ingesta adecuada de aminoácidos esenciales. Ya sea a través de proteínas de origen animal y de origen vegetal (caso de las dietas vegetarianas) o sólo de proteínas de origen vegetal (dietas veganas).

¿Es cierto que nuestro organismo asimila mejor las proteínas si se acompañan de hidratos de carbono?

No, no es cierto que las proteínas se asimilen mejor si se acompañan de hidratos de carbono.  Todos los alimentos (salvo excepciones, como por ejemplo el aceite)  contienen hidratos de carbono, proteínas y lípidos en mayor o menor proporción dependiendo del caso, y todos estos nutrientes se asimilan como un conjunto, no de manera individual.

No ocurre lo mismo con algunas vitaminas, que sí se asimilan mejor dependiendo del nutriente junto al cuál se ingieran.

Por ejemplo, las vitaminas liposolubles (la vitamina A, entre otras) son asimiladas mejor por nuestro organismo si se toman acompañadas de alimentos ricos en lípidos.

O algunos minerales; por ejemplo, el hierro presente en los alimentos se asimila mejor si se ingiere con otros alimentos ricos en vitamina C y peor si se consume junto a alimentos ricos en oxalatos o taninos.

¿Recomendarías a una futura madre vegetariana o vegana que dejara su dieta durante el embarazo?

Ser vegetariana o vegana y estar embarazada no es incompatible, pero es necesario prestar especial atención a ciertos aspectos de la alimentación.

En el caso de las personas vegetarianas, los productos lácteos, los huevos y la miel pueden constituir valiosas fuentes de proteínas, vitaminas y minerales.

Pero si no se consumen estos alimentos porque se ha decidido excluir todo producto animal de la dieta, o se está llevando a cabo una dieta vegana, es imprescindible asegurarse que se obtienen suficientes proteínas vegetales que compensen esta carencia.

Para ello, debe asegurarse la ingesta de una dieta equilibrada y variada que incluya diariamente cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, productos procedentes de la soja y frutos secos, aunque estos últimos en menor cantidad debido a su elevado aporte calórico.

¿Destacarías algún beneficio de la dieta vegetariana en el embarazo?

Si se realiza una combinación inteligente de los alimentos, la dieta vegetariana es una buena dieta durante el embarazo.

Desde el punto de vista nutricional, la opción más completa es la dieta basada en cereales, verduras, hortalizas, frutas, legumbres, semillas, frutos secos y que además incluya huevos y leche.

Pero ha de estar bien controlada para evitar carencias de nutrientes aportados por alimentos tan importantes como la carne o el pescado.

* La Fundación Alimentum es una fundación privada, sin ánimo de lucro, que desde hace 10 años está volcada en impulsar actividades de investigación y desarrollo y promover iniciativas relacionadas con el medio ambiente y los hábitos saludables de alimentación.

Источник: https://www.elbebe.com/embarazo/riesgos-dieta-vegetariana-embarazo-entrevista-carolina-muro

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: