Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

5 Consejos para mantener la salud bucodental de los niños

Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

La salud bucodental es uno de los aspectos que más debemos cuidar. Los dientes, la lengua, las encías y, en general, la boca, desarrollan una labor importantísima para el organismo. Este conjunto es el que se encarga de que podamos ingerir alimentos, pero también el que influye en la comunicación y otras tantas tareas que realizamos con total normalidad a diario.

Habituar a los niños para que se laven los dientes con frecuencia y controlar las comidas para que no haya un exceso de azúcar y carbohidratos (y den lugar a la aparición de caries) es algo que acaba trayendo de cabeza a los padres, preocupados por la salud dental de sus hijos.

Siguiendo las indicaciones de la doctora Claudia Sinohui, directora médica de la clínica dental Avodent, os damos varios consejos para mantener la boca y los dientes de los niños en el mejor estado posible. El hecho de instaurar ciertos hábitos en casa va a suponer un esfuerzo pero, con el tiempo, todos lo acabaréis agradeciendo.

Claves para una perfecta salud dental para tus hijos

Si quieres que tus hijos tengan una salud dental perfecta, tan solo necesitas seguir estos sencillos consejos que te vamos a explicar. No son nada complicados, pero sí que requieren establecer determinadas normas que, con el tiempo, se convertirán en costumbres para ellos.

1. Ayudar con el cepillado

Cuando son muy pequeños, a los niños les cuesta cepillarse bien los dientes.

Tendrás que encargarte no solo de enseñarles, sino también de ayudarle para que aprendan cuánto tiempo tienen que estar cepillándose, cómo llegar a todas las zonas de la boca y, por supuesto, cómo deben hacerlo. Haz especial hincapié en las muelas, ya que son las piezas que más se suelen descuidar.

2. Cepillado 3 veces al día

Aunque lo más recomendable es cepillarse después de cada comida, introducir esa rutina en los niños más pequeños puede ser complicado, sobre todo por su afán por picar entre horas con golosinas de toda clase (cosa que también hay que controlar). Por eso, deben aprender a cepillarse al menos 3 veces al día.

Una vez tras el desayuno, otra tras el almuerzo y, la última, antes de irse a dormir. Si se mantiene esta costumbre, con el tiempo, será una rutina que tendrán completamente interiorizada.

3. Beber agua con frecuencia

La saliva que genera nuestra boca es una de las principales formas que tiene nuestro organismo de limpiar todo el interior de esta y evitar cualquier clase de infección o suciedad que ataque a las piezas dentales. Para que no se reseque la boca de los niños hay que acostumbrarlos a beber agua con cierta frecuencia.

De este modo, además de asegurarnos de que el niño bebe, al menos entre 4 y 8 vasos de agua diarios (según su edad), contribuimos a que segregue los niveles óptimos de saliva. Y es que la acción de esta última es esencial a la hora de mantener neutro el PH de la boca y evitar un alto nivel de ácidos producidos por el cúmulo de placa bacteriana. 

4. Visitas habituales al dentista

Pocos padres saben cuál es el periodo de tiempo adecuado entre visita y visita a los odontólogos, y es un dato bastante importante si realmente se quiere garantizar la buena salud bucodental de los niños.

Lo ideal es acudir al especialista una vez cada 6 meses para que vaya haciendo revisiones y, en caso de haber algún problema, pueda detectarlo rápidamente. Cuando estos son muy pequeños, es raro que surjan caries; pero, si aparecen, lo mejor es que se detecten a tiempo para evitar futuras complicaciones.

5. La dieta, mejor sana y variada

«Por mucho que les gusten, hay que controlar el consumo de chucherías, golosinas o caramelos», afirma la doctora Claudia Sinohui. El problema que hay en ellos es que tienen una alta concentración de azúcar y eso, de un modo u otro, hace que la aparición de caries se acentúe.

También es importante que la dieta sea saludable y variada, puesto que así consumirán alimentos que fortalezcan la dentadura, como son la leche, las frutas y las verduras. En la variedad está la clave de la salud en la alimentación.

Puede que al principio sea difícil, ya que crear nuevos hábitos en los niños siempre lo es. No obstante, si lo enfocáis como un juego y buscáis la forma de divertiros haciendo todo esto, será mucho más fácil y los niños podrán gozar de una buena salud dental sin tener que esforzarse demasiado.

Los dientes y la boca son sumamente importantes, y aprender a cuidarlos desde pequeños es algo que, con el paso del tiempo, ahorrará innumerables problemas y visitas a los dentistas.

Ofrecido por Avodent

ConsejosSalud InfantilSalud bucodental

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/salud-infantil/salud-bucodental-de-los-ninos/

Consejos para preparar las maletas de los niños. Viajar sin peso extra

Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

A pesar de la fama que llevamos las mujeres (y sobre todo madres) de cargar con exceso de equipaje y llevar más de lo que se usa, no es mi caso. Odio viajar cargada y limito mis viajes a un bulto por persona.Obviamente no es lo mismo viajar a la playa que a esquiar, hay destinos y épocas para los cuales hay que llevar ropa que abulta más y entonces toca llevar más equipaje sí o sí.

De todos modos es cuestión de organización y ser prácticas. Pensad, ¿usáis toda la ropa que llevais en vuestros viajes?. Yo diría que nunca la usamos toda.

Del mismo modo también varía mucho el tema maletas según hagamos el viaje en coche o en avión, que vamos más limitados.

Y cuando hay bebés o niños muy pequeños tenemos que sumar al equipaje algún trasto más como carrito o silla, cuna y similares.

Aquí puedes leer precisamente una recomendación sobre sillas de paseo para viajar ligeras y compactas pero cómodas para los peques.

Primer punto: ¿maleta conjunta o cada uno la suya?

Antes de tener al peque, nosotros viajábamos con un maletón enorme con lo de ambos dentro. Parecía más práctico pero en realidad no lo era.
A mi me gusta hacer las maletas días antes de los viajes, él lo deja todo para el último día. La maleta pesaba considerablemente y no era muy cómoda de llevar.

Por otra parte una vez que tuve al peque empecé a olvidarme un poco del padre…y en un viaje no le metí ropa y tuvo que comprarla en destino así que a todos nos pareció mejor idea la de que cada uno lleve la suya (y que cada uno se haga la propia).

Así que yo prefiero cada uno la suya, incluido el niño. Nosotros viajamos con maletas de cabina, tienen el tamaño justo para nuestros viajes de 2 a 5 noches y son cómodas de llevar.

¿Maletas infantiles o de adulto?

Para el peque estuvimos seis años viajando con la maleta correpasillos de Moltó. Hubo quien me dijo que no me iba a servir mucho tiempo porque son pequeñas pero para mi fue muy práctica y le dimos mucho uso, sobre todo para arrastrar al peque sobre ella.

La maleta tiene una capacidad de 25l, es rígida, se pueden sentar encima y los llevamos arrastrando con la cinta de la maleta, y la pueden llevar ellos mismos fácilmente. La maleta mide 47x32x24cm.

Ahora que tiene 6 años ya demanda maletas más «de mayores», y quería dejar al elefantito en casa para las escapadas de fin de semana.

Eligió hace cosa de un mes una maleta blanda de cabina de Dinotrux que aunque tiene la misma capacidad que la otra, la distribución rectangular hace que se aproveche más el espacio.

Mide 50x36x20cm y tiene capacidad de 26l. (La nuestra es de Mis Maletas)

De modo que sí, soy partidaria de que los peques usen maletas infantiles porque me parecen prácticas y muy monas además de ayudar a que los peques tengan más autonomía. Seguramente les atraiga más llevar sus propias maletas si son tan cuquis como estas.

Marca/ModeloDisneyTrunkiMoltó
Capacidad26L18L18L
Dimensiones36 x 50 x 20 cm47 x 32 x 21 cm32 x 24 x 48 cm
Compra en AmazonVer precioVer precioVer precio

Eligiendo las maletas de los niños

No hay que hacer ningún master para elegir maletas, pero es cierto que ahora mismo hay tantas opciones que a veces es un dolor de cabeza. tened en cuenta que no es lo mismo elegir maletas para familias que hacen viajes de muchos días que las que hacen viajes cortos.

Por ejemplo nosotros, solemos hacer viajes de 3 a 5 noches, por lo que las maletas de cabina son la mejor opción. Pero si sois de los que viajáis 10-15 días seguramente se os quede demasiado justo y tengais que elegir algún tamaño más grande.

Elegir las maletas según vuestros viajes habituales. A más días, mayor capacidad necesitarás.

Las maletas para niños son mejor con ruedas, y si son tipo correpasillos mejor. Cuando se haga larga la espera en la terminal o se tenga que andar hasta el hotel, se pueden subir encima y dejarse llevar.

Si las van a llevar ellos, lo ideal es que sean tipo trolley de 4 ruedas con giro 360º.

Si viajas mucho en avión, las rígidas puede que no duren demasiado, mejor una semi-rígida. Para el coche yo prefiero las blandas, para encajarlas como un tetris.

Si es posible, deja que escojan sus diseños favoritos. después de todo, las van a usar ellos y les van a durar varios años.

Trucos para hacer la maleta

El primer truco que me aplico yo misma es el siguiente: prepara encima de la cama la ropa que te vas a llevar. Una vez la tengas, haz dos montones iguales (que contengan más o menos las mismas prendas). Mete uno de los montones en el armario y el otro en la maleta, nunca usamos todo lo que queremos llevar.

Organiza los looks. Me gusta organizar los looks que va a usar el peque (y yo misma) para llevar prendas que combinen entre sí y que me pueda ahorrar espacio. Por ejemplo, un vaquero azul que puedo ponerle dos días con dos camisas diferentes. Un vaquero beige con otras dos, y así con dos vaqueros ya tengo para cuatro días.

Lo que meto en la maleta es un look para cada día y uno de repuesto.Es útil también ver los looks sobre la cama para planificar qué zapatos van mejor con todos y no llevar varios pares: Uno puesto, uno en la maleta.

Lo mismo para abrigos y chaquetas, llevad encima el que más abulte y en la maleta el que menos, si es necesario llevar dos.

Si viajas para muchos días lleva ropa que se lave y seque facilmente y detergente en dosis de viaje. Podéis lavar a mano sobre la marcha y no tener que cargar con todo el armario.

Todo lo que puedas comprar en destino, no lo cargues. Y con todo me refiero a cosas de aseo, pañales, comida e incluso juguetes para la playa que encontramos en cualquier todo a 100. Si llevo algún juego o juguete ha de ser pequeño y en el caso de los juguetes de playa prefiero comprarlos allí.

Si vas a la playa usa toallas de microfibra o muselinas. El año pasado descubrí las muselinas de fibra de bambú de Bamboo Line y eso es lo que llevo para el peque. No abultan, no pesan, son grandes, absorven muy bien el agua y se usa también como manta si refresca por las noches. Las toallas de microfibra para nosotros lo mismo, ligeras y prácticas.

Botiquín con miniaturas. En mi caso el botiquín va en el coche, así siempre está a mano y no lo cargo de un lado a otro. Llevo solo cosas básicas y en formatos pequeños.

Si aún necesitais trona, cuna, bañera etc, pregunta en el lugar al que vais si tienen disponibilidad. Si no, otra opción es alquilarlo. Hay muchas opciones ahora para alquilar sillas, cunas o lo que necesites.
Por ejemplo en nuestro viaje a Salou alquilamos una silla de paseo para llevar a Port Aventura y no tener que llevar la nuestra en el coche.

Y por último: Olvida los por si acaso en casa. Nos empeñamos en meter varios por si acaso en las maletas y siempre vuelven intactos. Excepto que vayamos a algún lugar recondito de la tierra, a una mala siempre habrá una tienda donde comprar algo que no llevaste si surge la necesidad.

Источник: https://refugiodecrianza.com/2019/03/18/consejos-para-preparar-las-maletas-de-los-ninos-viajar-sin-peso-extra/

¿Como limpiar los dientes de mi perro? Consejos y guía 2021

Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

Cuidar los dientes de tu perro es fundamental para evitar enfermedades. La mayoría de los perros se somete a exámenes dentales profesionales a partir de los dos años de edad. Dependiendo de la velocidad de acumulación de sarro en sus dientes, tu perro requerirá limpiezas dentales más o menos frecuentes.

Es importante seguir un buen programa de cuidados dentales caseros para reducir la frecuencia de limpiezas dentales profesionales. ¿Cuáles son las pautas para mantener una correcta salud bucal de mi perro? Aquí te lo contamos.

Cómo cuidar los dientes de mi perro

Siguiendo unas pautas básicas de cuidado bucal, podrás evitar casi completamente las enfermedades dentales de tu perro:

  • Los piensos secos son mejores para el consumo diario, ya que son abrasivos y mantienen limpios los dientes. Es conveniente que des de comer a tu perro sólo una o dos veces al día. Si tu perro consume comida de lata, ofrécele también galletas secas para perros. Ten en cuenta que las comidas húmedas son más propensas a la acumulación de sarro y mal aliento y producen diarrea, por lo que es mejor reservarlas para algunas ocasiones y utilizar piensos secos en la dieta habitual.
  • Existen piensos específicos para prevenir las enfermedades periodontales. Están pensados para perros adultos y ayudan a combatir la halitosis y la placa dental.
  • Cepilla los dientes y encías de tu perro al menos tres veces por semana (con un buen cepillo de dientes para perros). Ten en cuenta que los perros de raza pequeña y los braquicéfalos necesitan cepillados más frecuentes, ya que tienden a acumular sarro y son propensos a la enfermedades periodontales.
  • Es conveniente empezar a limpiar los dientes del perro cuanto antes. Si comienzas cuando es cachorro, aunque aún tienen la boca sana, el perro se acostumbrará rápidamente al proceso y cuando sea adulto, te será más fácil proceder a la limpieza diaria.
  • Utiliza una pasta dentífrica específica para perros. Comienza a cepillar los dientes de tu perro cuando es un cachorro y su dentadura aún está sana. Si tu perro desarrolla una enfermedad periodontal, tendrás que cepillarle los dientes a diario.
  • Ten cuidado con los juguetes que das a tu perro. Utiliza siempre productos diseñados para ellos, para evitar que mellen, rompan o desgasten sus dientes en exceso. Por ejemplo, las pelotas de tenis, que mucha gente utiliza para jugar con los perros, les destrozan los dientes.
  • No des huesos de pollo o ave a tu perro, ni huesos largos, porque se astillan y pueden provocar problemas serios a tu perro. Si tienes dudas, consulta con tu veterinario para que te recomiende los productos más adecuados para tu perro.
  • No dejes de visitar periódicamente a tu veterinario para que pueda observar su boca y realizarle una limpieza en caso de necesidad.

¿Puedo utilizar mi pasta de dientes para mi perro? Alternativas para limpiar los dientes de mi perro

Rotundamente, no. Los dentífricos que nosotros utilizamos, tienen flúor, el cual es tóxico para los perros. Existen dentífricos formulados específicamente para ellos, por lo que lo mejor es que elijas uno que sea especial para perros o que la fabriques una casera en tu casa.

En el mercado encontrarás diversas pastas dentífricas para perros. Son comestibles, por lo que no provocarán problemas a tu perro si las ingiere. Algunas contienen abrasivos, generalmente calcio y silicatos.

Otras utilizan agentes oxigenantes que impiden la proliferación de bacterias anaerobias. Algunas llevan clorhexidina, que se un agente antibacteriano y antiviral. O ascorbato de zinc, para las enfermedades gingivales.

Consulta a tu veterinario para escoger la pasta más adecuada para tu perro.

El cepillado con pasta dentífrica es muy adecuado para eliminar el sarro.

Al principio, puedes limpiarle los dientes con un dedo envuelto en una gasa sobre la que aplicarás el dentífrico, o bien utilizar un guante de dedo para perros, que consiste en una pequeña funda que te colocarás en el dedo. De esta manera, llegarás fácilmente a todos los rincones. El resultado es similar al obtenido con el cepillo y permite el uso de dentífrico.

También existen enjuagues bucales específicos para perros. Son productos antisépticos que combaten el sarro, la placa y el mal aliento

Los juguetes dentales para perros también son una buena opción para limpiar sus dientes, sobre todo si se combinan con un dentífrico específico para ellos. Uno de los más conocidos es Bristly, ya que está especialmente diseñado para la limpieza dental.

Este juguete dispone de unas cerdas similares a las de los cepillos y guantes de dedos, con una cavidad en la parte superior para añadir la pasta de dientes.

 El perro lo utilizará como mordedor (incluso hay muy buenos juguetes para perros mordedores), limpiándose los dientes mientras se entretiene.

Las pelotas dentales están diseñadas para limpiar los dientes y las encías de tu perro mientras juega. Algunas, contienen un producto mentolado que ayuda a mantener el aliento fresco.

Los snacks dentales son buenos para eliminar restos de comida que hayan quedado entre los dientes, pero no son tan efectivos como un cepillado. Utilízalos como premio y como complemento al cepillado, pero no como sustituto al mismo.

Los huesos dentales permiten mantener la higiene dental del perro. Además, tu perro estará encantado royendo estos huesos.

Utiliza productos diseñados para ellos y específicos para el cuidado bucal. En el mercado encontrarás diferentes opciones, desde huesos hechos con cuero hasta astas de ciervo.

Consulta con tu veterinario sobre la alternativa más conveniente para tu perro.

Si tu perro tiene una enfermedad periodontal o gingivitis, tu veterinario tendrá que realizarle una limpieza bucal en la clínica. El tratamiento es sencillo, pero requiere anestesia general.

Cómo preparar un dentífrico casero

Existen multitud de recetas para preparar un dentífrico casero para tu perro, que sea natural, económico y no dañino para tu compañero. La más habitual se elabora con bicarbonato.

Para hacerla, mezcla una cucharada de bicarbonato sódico con una cucharada de agua hasta lograr una pasta homogénea. El bicarbonato previene el mal aliento, limpia y blanquea el esmalte. Si le añades alguna hierba aromática que no sea dañina para tu perro, como la menta, ayudarás a combatir el mal aliento.

Enfermedades periodontales en los perros. Gingivitis, sarro y periodontitis

Las enfermedades periodontales son muy habituales en los perros. Inicialmente, se forma sarro, el cual puede provocar una gingivitis, que es una inflamación reversible de las encías. Si la gingivitis avanza, puede ocasionar la periodontitis, inflamación de las estructuras más profundas en que se alojan los dientes.

El tratamiento consiste en evitar el progreso de la gingivitis y retrasar el progreso de la periodontitis en caso de haberse producido. Por ello es muy importante realizar un chequeo anual de la boca de nuestro perro.

La gingivitis es el primer paso en las enfermedades periodontales de tu perro.

En la gingivitis, el sarro se acumula produciendo puntos en los que la encía se separa de los dientes, lo cual crea pequeñas bolsas donde se acumulan las bacterias y restos de alimento.

Si no lo limpiamos, las bacterias continúan alimentándose y reproduciéndose, llegando a provocar una inflamación de las encías que denominamos gingivitis.

El sarro está compuesto de sales de calcio, restos de alimentos, bacterias y otros materiales orgánicos. Cuando comienza a depositarse, es blando y amarillento.

En esta primera etapa, se conoce como placa dental.

Con el tiempo, la placa se endurece y se forma el sarro, que se acumula en las superficies dentales, especialmente en el lado externo (por el carrillo), en los premolares y molares superiores.

Esta acumulación provoca la inflamación de las encías. Algunas razas, como los Caniches y perros de raza pequeña, así como los braquicéfalos y los perros mayores de 5 años, acumulan el sarro con más facilidad.

Se ha observado que los perros que consumen pienso seco y mastican huesos o galletas específicos para perros, acumulan menos sarro que los que consumen alimento de lata.

La gingivitis produce halitosis (mal aliento). Las encías aparecen inflamadas y pueden sangrar. Si la gingivitis avanza, se produce la periodontitis.

Cuando la gingivitis ataca el cemento y la membrana periodontal, las raíces del diente se infectan, el diente cede y acaba por caer. El proceso es doloroso.

Puedes observar que, aunque el perro parezca tener hambre, coma de mala gana e hipersalive.

Para eliminar todo el sarro y la placa dental, tu veterinario tiene que proceder a realizar una limpieza bucal completa. Es necesaria anestesia general. En casos de periodontitis avanzada, puede ser necesario extraer los dientes del perro. Seguramente le administrarán antibióticos y tu veterinario te recomendará una serie de cuidados a realizar en casa.

Conclusiones

  • El cuidado de los dientes de tu perro es fundamental para prevenir enfermedades.
  • Los piensos secos son más adecuados para la dieta habitual de tu perro.
  • Siguiendo una serie de pautas básicas, lograrás mantener una buena higiene bucal para tu perro.
  • No utilices nunca un dentífrico para humanos, ya que es tóxico para los perros.
  • En el mercado existen multitud de productos para mantener la boca de tu perro limpia.
  • Puedes preparar un buen dentífrico casero con bicarbonato y agua.
  • Las enfermedades periodontales son habituales en los perros.
  • Un chequeo periódico es fundamental para cuidar la boca de tu perro.
  • Consulta a tu veterinario cualquier duda que pueda surgirte.

Источник: https://www.redcanina.es/como-limpiar-los-dientes-de-mi-perro/

Consejos para cuidar los dientes y encías de los más pequeños

Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

Cuando se trata de salud oral en niños, la mayoría de las veces se hace referencia a los dientes y a la principal enfermedad que los afectan que es la caries.

Tradicionalmente, se alerta sobre los altos porcentajes de caries que padecen los niños y de las maneras de prevenir esta enfermedad, pero en la cavidad oral hay más tejidos que se deben cuidar y, sin duda, las encías son las grandes olvidadas.

Si nos fijamos en el color de los tejidos que conforman la cavidad oral, la boca siempre tiene una «parte blanca» (la que forman los dientes) y «una parte rosa» (la formada por las encías, mucosas y lengua).

La salud en la cavidad oral comprende siempre ambas partes, la parte blanca y la parte rosa; ambas están tremendamente relacionadas y dependen unas de otras.

«No podemos pretender tener una boca sana si solo cuidamos la parte blanca (los dientes) y no vigilamos la parte rosa», recuerda Agustín Casas, Master en Periodoncia y miembro de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA).

La encía forma parte de los tejidos que dan soporte y sujetan tanto a los dientes de leche como a los dientes definitivos junto con el hueso alveolar y el ligamento periodontal. Su cuidado es muy importante porque ciertas enfermedades que afectan a estos tejidos pueden llegar a causar la pérdida de los dientes.

Por tanto, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las diferentes condiciones y patologías de las encías que pueden padecer los niños deben formar parte de los cuidados odontológicos integrales e ininterrumpidos que deben recibir a lo largo de su infancia.

Esos cuidados se convierten en la clave para favorecer su control, mantener su salud oral e incluso prevenir patologías que puedan desarrollar en su edad adulta.

Las patologías gingivales y periodontales que pueden aparecer en los niños pueden deberse a problemas de índole exclusivamente inflamatoria, como las gingivitis propiamente dichas, pero también deberse a alteraciones de origen genético, traumático o asociadas a alteraciones sistémicas que lo único que tienen en común entre sí es su desarrollo sobre la encía. Las principales, según este experto, son la gingivitis y periodontitis agresivas.

Gingivitis

La prevalencia y severidad de gingivitis es muy alta; afecta a más del 70% de los niños mayores de 7 años pudiendo llegar al 90% en niños de 10 años, señala Casas.

La gingivitis es la inflamación de la encía estando limitada a los tejidos blandos exclusivamente, pero es una patología reversible y causada fundamentalmente por la formación de un biofilm bacteriano (placa bacteriana) alrededor de los dientes temporales y/o definitivos por una higiene deficiente.

Al eliminar la causa, es decir, la placa, desaparece la patología. La gingivitis se caracteriza porque la encía está inflamada, tiene un color rojo intenso, sangra con facilidad y ha perdido su forma y su contorno habitual.

Periodontitis

En cuanto a la periodontitis, no se sabe con exactitud el porcentaje de prevalencia de periodontitis agresiva que afecta a la dentición temporal o de leche, variando en Europa entre 0,1-0,5%.

En general, la mayoría de los estudios señala una prevalencia del 0´2%. En otras razas como la negra, amerindia y asiática puede rondar entre 1-3%.

Son importantes porque existe una asociación entre ciertas enfermedades sistémicas y periodontitis.

Trastornos de la erupción

Otras posibles complicaciones son los trastornos de la erupción. Explica este experto que durante el crecimiento, los niños sufren la salida de los dientes temporales y su posterior recambio por los dientes definitivos.

«En la salida de los dientes temporales, la encía que los recubre se pueden formar unas lesiones sólidas (conocidas como quistes gingivales del recién nacido) que se distribuyen sobre toda la encía donde estarán los dientes, pero que no representan ningún problema aunque en la salida de los dientes suele molestar en los niños. Lo ideal para calmarles es que utilicen mordedores para que les alivie».

Traumatismos

Durante la infancia son frecuentes los traumatismos en dientes temporales y definitivos en los niños.

«Aunque siempre pensamos en fracturas de las coronas de los dientes, existen determinadas fracturas que pueden afectar a las raíces y al hueso alveolar observándose el daño por las lesiones que provoca en la encía que los rodea.

Tanto en las fracturas radiculares como en las del hueso alveolar aparece dolor a la percusión, sangrado e inflamación en la encía además de notar movilidad en los dientes», señala.

Hay situaciones, añade, en las que no se produce ninguna fractura pero si se produce subluxaciones y luxaciones de los dientes.

«Esto quiere decir que los dientes cambian de lugar debido al traumatismo dentro de la encía y el hueso, pueden ser luxaciones intrusivas, laterales o extrusivas, dependiendo si el diente es introducido hacia dentro de la encía, es desplazado lateralmente o es expulsado hacia fuera de la encía pero sin llegar a producirse su salida completa, que sería su avulsión».

Consejos

Gracias a que las encías son fácilmente accesibles para su valoración, los propios padres pueden explorar la encía de los niños. Ello nos permite, de una manera muy sencilla, estar siempre vigilantes ante cualquier cambio que pueda suceder que nos esté anunciando la aparición de alguna patología.

Una encía sana en el niño, incluso cuando todavía no tiene dientes, es una encía firme, punteada, bien fijada al hueso, ancha y de un color rosado- rojizo claro.

Los signos y síntomas que nos deben dar la alarma de que algo anormal está sucediendo en la encía del niño es la existencia de un color gingival anormal, mucho más rojizo de lo habitual incluso a veces amoratado, alteraciones en el contorno y la forma de la encía perdiéndose ese festoneado que sigue el contorno de los dientes, presencia de hinchazón, pérdida de encía alrededor de algún diente (recesión) o incluso la aparición supuración.

La higiene dental debe ser un hábito en los niños

El sangrado es el síntoma más claro que algo malo está sucediendo en la encía de nuestro niño, no es algo normal o habitual y nos está indicando, cuando menos, la existencia de inflamación gingival. Igualmente pueden aparecer pequeñas aftas o heridas que pueden provocar dolor en las encías y mucosas.

Es importante también observar al niño y determinar la existencia de determinados hábitos que pueden favorecer la aparición de patología en la encía, por ejemplo los respiradores bucales. Si no se respira por la nariz y se mantiene la boca abierta para respirar provoca la aparición de gingivitis debido a que toda la boca se reseca favoreciendo la inflamación gingival.

Una encuesta realizada por el Sistema Público de Salud de Inglaterra ha puesto de manifiesto que uno de cada 10 niños de tres años tiene caries.

En España las cifras, según la última encuesta del Consejo de Dentistas, son superiores: uno de cada dos niños españoles de 12 a 15 años tiene caries en sus dientes definitivos, y uno de cada tres en niños de 5 a 6 años en sus dientes de leche. ¿Qué pueden hacer los padres para reducir los riesgos?

Evitar las bebidas y refrigerios azucarados: La caries dental es causada por el consumo frecuente de demasiados alimentos y bebidas azucaradas.

«A menos de que se aborde este problema, existe un riesgo mucho mayor de que se produzcan más caries en los dientes permanentes a lo largo de la vida adulta», advierten.

Por eso se aconseja tratar de limitar los alimentos y bebidas que contienen azúcar a las horas de las comidas.

Menos dulces, mermeladas, pasteles, galletas, postres y helados y zumo elaborados azucarados, y no hay que olvidar que los frutos secos también pueden ser perjudiciales para los dientes.

Los expertos hacen hincapié en que las caries se pueden prevenir. «La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para los bebés, y las mejores bebidas para los niños pequeños de uno a dos años son la leche entera y el agua y de dos años de edad en adelante la leche semidesnatada y agua, siempre y cuando el niño sea de buen comer».

Cepillar los dientes dos veces al día: Un cepillado a fondo durante dos minutos, dos veces al día, una de ellas antes de acostarse, ayuda a prevenir la caries dental. Se recomienda comenzar a cepillar los dientes de los niños tan pronto como aparezca el primer diente con una pasta sin fluor y supervisar su cepillado hasta que el niño tenga siete u ocho años de edad

Ver los comentarios

Источник: https://www.abc.es/salud/noticias/20141002/abci-diientes-caries-encias-ninos-201410021116.html

7 tips para un correcto cepillado de dientes

Trucos para cuidar los dientes de los niños cuando viajamos

Parece mentira, algo tan sencillo como el cepillado de dientes no puede tener truco, ¿verdad? Pues si eso es lo que piensas, vas muy equivocado mon amie y es más el cepillado correcto de dientes y encías puede (y debe) marcar un antes y un después en tu higiene oral diaria. Y te lo podemos demostrar ahora y aquí con una siempre reflexión (nos venimos arriba con Sócrates) ¿Cómo puedes evitar los problemas más comunes dentales si no los cepillas y mantienes sanos?

Sí, el cepillado de dientes niños es importante, sí, hay trucos sobre cómo utilizar el cepillo de dientes, sí, existen pasos para lavarse los dientes, y sí, tenemos instrucciones de cómo cepillarte los dientes que sabemos que ahora mismo quieres conocer.

No te hacemos esperar más, vamos a presentarte, por tips, los pasos de tu nueva rutina del cepillado de dientes para que nunca más vuelvas a prestarle poca atención.

1. Usa enjuague bucal antes del cepillado

¿eing? ¿cómo que antes? Has vivido engañado toda tu vida y ahora lo descubres. Pues sí, aunque toda nuestra vida hemos escuchado que el enjuague bucal se usa después del cepillado, los expertos recomiendan lo contrario.

“Usar enjuague bucal antes del cepillado puede disminuir considerablemente la carga de bacterias en la boca y por consiguiente, reducir los microorganismos que terminan en las cardas después del cepillado” ¿Cómo te quedas? Nosotros, como profesionales, te decimos que tienen toda la razón, pues hasta ahora te has cepillado los dientes después de comer (esperamos por tu bien que hayas dejado los 40 minutos de los que siempre hemos hablado) sin haber disminuido antes las bacterias y microrganismos de tu boca, así que ya lo sabes, primer tip aprendido, vamos a por el segundo.

2. Cepilla con movimientos cortos en la línea de las encías

No nos olvidemos de cepillar la línea de las encías, que si te suena a chino, es el punto justo donde el diente sale de la encía, esta zona la solemos pasar por alto, pues nos centramos más en cepillar la superficie del diente, y nos olvidamos prácticamente de la parte más importante, pues es en la línea de las encías donde se acumula más sarro y es la zona más sensible próxima a la raíz, por lo que la debemos cuidar muy bien y mantener siempre limpia, vigila sobretodo los restos de comida que se puedan haber quedado atrapados entre los dientes.

3. ¿Has estado enfermo? Cambia el cepillo

Seguramente esto no lo sabías, pero al estar enfermo nuestro cuerpo lucha contra los virus por lo que nuestras defensas en general disminuyen es por este motivo que las bacterias en la boca se multiplican.

Una vez dejemos de estar enfermos, el cepillo que hemos estado usando se convierte en mordor por lo que debemos repudiarlo, tirarlo y comprar uno nuevo con el que volver a la normalidad libre de virus y bacterias nuevas.

¿Nos entiendes verdad? A partir de ahora seguro que nos harás caso en este aspecto.

4. Limpia el cepillo

Para evitar contagio con otros microorganismos del entorno, recomendamos muy mucho limpiar el cepillo después de usarlo, por ejemplo con agua o con enjuague bucal.

¿Por qué? Ten en cuenta que muchas veces quedan restos de comida atrapados entre las cerdas del cepillo por lo que si no se extrae irá creando una colonia de bacterias que si no lo vemos a tiempo, nos lo pondremos en la boca, y no solamente esto, sino lo que iremos pasando por todos los rincones y por cada diente pudiendo desencadenar más de un problema de salud dental. ¿Convencido? No te cuesta nada pasar un poco de agua en el cepillo y asegurarte de que no quedan restos de comida ni de pasta de dientes.

La salud dental es muy importante. Recuerda hacerte una limpieza dental todos los años. Haciendo click aquí podrás hacerte una GRATIS.

5. Cambia el cepillo, pero ¿Cada cuándo?

Generalmente tenemos que cambiar el cepillo cuando las cerdas estén abiertas y ya no cumpla la función que necesitamos que cumpla, que es la de cepillar a la perfección todas y cada una de las piezas dentales. Los cepillos suelen durar una media de entre tres y cuatro meses, pero también depende mucho de la persona y de la fuerza que ejerza al cepillarse.

6. Guarda el cepillo en un lugar adecuado

Sabemos que esto te va a descolocar un poco, pero el lugar idóneo para guardar un cepillo después del cepillado de dientes es un lugar seco, los expertos no recomiendan para nada lugares húmedos, por lo que al lado de la ducha, es uno de los lugares menos recomendables donde guardarlos ¿por qué? Los lugares húmedos favorecen el crecimiento de los microorganismos, es por este motivo que la correcta limpieza de dientes empieza por un buen almacenaje del cepillo.

7. No mezcles los cepillos en un mismo recipiente

Lo sabemos, los cepillos se guardan todos juntos en un vaso para cepillos, te diremos algo, es extraño que aún no hayas recibido ninguna invitación al baile anual de los microorganismos, por que eso es lo que tienes montado en ese vaso, un festival de microorganismos que comparten cepillos, ten muy en cuenta que las cerdas no se pueden tocar entre sí, sino los microrganismos viajan a sus anchas de un cepillo a otro y van aumentando la colonia, si no puedes poner separadores entre ellos para evitar el contacto, utiliza tapones higiénicos de plástico transparente para evitar ese contacto, sabemos que después de leer esto vas a poner solución al asunto.

¿Convencido del todo? No pases por alto el cepillado de dientes, pero ni el tuyo ni el cepillado de dientes de niños, porque sí, a esa edad es importante sentar unas bases firmes de rutina para el cepillado de los dientes y que tomen conciencia de la importancia de evitar las caries y futuros problemas.

¿Os interesa este tema? Si queréis que en próximos posts hablemos de consejos para el cepillado de los dientes de vuestros peques, hacédnoslo saber en comentarios, ¡os leemos! Y nos interesa mucho conocer vuestra opinión para daros siempre lo que vosotros necesitéis en todo momento, a parte de una sonrisa brillante y sana, claro.

¡Hasta la próxima!

Aquí te dejamos la guía definitiva sobre las muelas de juicio.

Источник: https://clinicadentalmayo.com/correcto-cepillado-de-dientes/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: