TSH alta en el embarazo

Embarazada y con hipotiroidismo, ¿qué hago?

TSH alta en el embarazo

En una entrada anterior hablamos de la importancia de llegar a las primeras semanas de embarazo con niveles de hormona tiroidea adecuados, porque de lo contrario el desarrollo del cerebro del bebé sería incorrecto. Ahora vamos a llamar la atención de cómo debemos prepararnos para conseguir que la hormona tiroidea esté en cifras perfectas para que el desarrollo del cerebro del embrión y posteriormente del feto sea el apropiado.

Programar la gestación

Lo ideal sería programar la gestación y asegurar niveles adecuados antes de quedar embarazada, así como conocer si existen anticuerpos tiroideos positivos o no. Este dato es muy importante pues muchas mujeres tienen anticuerpos, manteniendo los niveles de la hormona tiroidea dentro de los límites normales.

Estas pacientes, al quedar embarazadas, necesitarán mucha más cantidad de dicha hormona y no serán capaces de fabricarla, por lo que los endocrinos suelen tratarlas con hormona tiroidea nada más conocer su estado.

Los ginecólogos debemos iniciar el tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea al día y después remitirla al endocrinólogo para su seguimiento.

Toda mujer en edad fértil debería tomar sal yodada y si desea gestación, comenzar tratamiento con yodo un año antes y valorar la hormona tiroidea tras dos o tres meses del inicio de la toma del yodo.

Hay mujeres que curiosamente al empezar dicha toma, ya sea con la sal o con medicamentos que lo contienen, desarrollan un efecto contrario al que se desea unas pocas semanas después de ingerirlo: es decir, disminuyen la formación de la hormona tiroidea.

Este efecto es pasajero y no debe ocurrir precisamente cuando la mujer se acaba de quedar embarazada porque puede tener consecuencias deletéreas sobre el desarrollo del cerebro del embrión.

Por tanto, el yodo ha de tomarse al menos cuatro o cinco meses antes de quedar embarazada ya que si lo tomas uno o dos meses antes puede que dicho efecto indeseable se produzca cuando la gestante está de cuatro o cinco semanas, momento crucial para el desarrollo cerebral.

Si ya está diagnosticada de hipotiroidismo

Las pacientes con diagnostico establecido de hipotiroidismo deben ser instruidas para aumentar su dosis habitual de yodo un 50 por ciento desde que la prueba de embarazo sea positiva.

Estas pacientes deben ser posteriormente remitidas al endocrinólogo para su control. No debemos esperar a que les den cita para tratarlas ya que ésta puede demorarse unas semanas, que pueden ser cruciales para el desarrollo cerebral del embrión.

Por tanto somos los ginecólogos los que debemos pautar dicho tratamiento.

Es importantísimo también determinar los niveles de TSH (hormona producida por la hipófisis y que estimula la glándula tiroidea) junto con los de la hormona tiroidea T4L (libre en plasma) y los anticuerpos antitiroideos nada más conocer que estás embarazada. Dependiendo de los resultados, actuaremos de diferente forma, podéis verlo en vuestros análisis.

  1. Niveles normales de TSH en el primer trimestre de gestación: 0,1 a 2,5.
  2. Antes de la semana 20 de embarazo: cuanto antes lo sepamos mejor, tras test gestación positivo Si T4L > 9 y TSH < 2,5 no tratar. Si T4L < 9 y/o TSH entre 2,5-3,5: iniciar tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea y remitir al endocrinólogo. Si TSH > 3,5 iniciar tratamiento 100 microgramos de hormona tiroidea y remitir lo antes posible al endocrinólogo.
  3. Después de la semana 20 de embarazo Si TSH < 3 no tratar. Si TSH> 3 y T4L entre 7 y 9 iniciar tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea y control con nuevas hormonas en cuatro semanas y acudir al endocrinólogo Si TSH> 3 con T4L < 7 iniciar tratamiento con 100 de hormona tiroidea y control con nuevas hormonas en 4 semanas y acudir al endocrinólogo.

El tratamiento con hormona tiroidea se debe administrar en ayunas y separado de la administración de hierro y calcio. Estos últimos se administrarán en la comida.

Artículos Relacionados Artículos del Dr. Herráiz A lo largo del embarazo son muchas las infecciones tanto bacterianas como víricas que se pueden adquirir: urinarias, las odontológicas, faríngeas, digestivas… Estas últimas suelen ser muy frecuentes y fundamentalmente víricas, se manifiestan con febrícula (menos de 38º) y diarreas en el… Artículos del Dr. Herráiz Los efectos beneficiosos del consumo de pescado en embarazadas y niños son bien reconocidos. Sin embargo, se ha descrito que la ingesta de metilmercurio (MeHg) en el embarazo, principalmente a través del pescado y marisco contaminado, puede producir efectos perjudiciales sobre el… Artículos del Dr. Herráiz Tradicionalmente y hasta los años 80, el parto de nalgas se asistía, tanto en primerizas como en embarazadas con más hijos, por vía vaginal. Los ginecólogos estaban capacitados para su asistencia. Años 80: empezó la cesárea en partos de nalgas Durante la década de los 80, se empezó a… Artículos del Dr. Herráiz La disminución de las plaquetas es un hallazgo frecuente en las consultas de Obstetricia: lo presentan entre el 6 y el 10 por ciento de las embarazadas. Esto supone un desafío diagnóstico para el médico, ya que la mayoría de las pacientes son asintomáticas y las causas de la enfermedad…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-pruebas-y-ecografias/embarazada-y-con-hipotiroidismo-que-hago

Hipertiroidismo e hipotiroidismo: guía práctica de la tiroides en el embarazo

TSH alta en el embarazo

¿Te preocupa tener problemas de tiroides en el embarazo y no sabes qué consecuencias puede tener la disfunción tiroidea para concebir y gestar un bebé? La tiroides es una glándula en forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello, delante de la tráquea. La tiroides regula el metabolismo y desempeña una función importante en la reproduccióny la fertilidad de las mujeres.

La disfunción tiroidea es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Esta disfunción puede ser tanto por una baja actividad tiroidea (hipotiroidismo), en la que el organismo produce cantidades insuficientes de hormonas tiroideas, ralentizando el metabolismo.

Pero también puede deberse a una actividad excesiva del tiroides (hipertiroidismo). En este caso, el organismo produce una cantidad muy grande de hormonas tiroideas, provocando una aceleración del metabolismo.

(Te interesa: Alimentos y actividades que aceleran el metabolismo)

Las alteraciones de la tiroides en el embarazo

  • Si no se detecta o no se trata a tiempo, el hipotiroidismo o el hipertiroidismo en el embarazo, puede repercutir negativamente en la salud de la embarazada y del bebé.
  • La enfermedad tiroideaaumenta el riesgo de parto prematuro, desprendimiento prematuro de la placenta (la placenta se descuelga de la pared interna del útero antes de que nazca el bebé) o puede ser origen de problemas futuros en el desarrollo y aprendizaje del niño.
  • Lo ideal es comprobar la función de la tiroides al inicio del embarazo. Esto garantizará que la glándula tiroides funciona de forma normal y que tanto la mamá como el bebé estén sanos.

¿Por qué es importante el papel de la tiroides en el embarazo?

Como ya hemos visto, la glándula tiroides regula diferentes procesos orgánicos, entre ellos, la fertilidad de la mujer o el metabolismo. ¿De qué manera influyen durante la gestación?

  • Las hormonas tiroideas inciden en el desarrollo normal del cerebro y del sistema nervioso del feto.
  • La gonadotropina coriónica humana (HCG o GCH) y el estrógeno, aumentan la concentración de la hormona tiroidea en la sangre. De ahí, la importancia de controlar su evolución en los análisis de sangre.
  • La disfunción tiroidea puede ser difícil de diagnosticar durante el embarazo dada la concentración más altas de hormonas y la concomitancia con otros síntomas comunes entre el embarazo y la disfunción de la tiroides.  

Hipotiroidismo en el embarazo

El 2-4% de las futuras mamás sufre hipotiroidismo, trastorno que ralentiza la actividad de la tiroides.

Síntomas del hipotiroidismo en el embarazo

Los síntomas del hipotiroidismo son difíciles de especificar. Sin embargo, son parecidos a los síntomas que puede sufrir una mujer cuando se queda embarazada. Por ello, este hecho no ayuda a reconocer de inmediato el problema.

En cualquier caso, la mayoría de casos de hipotiroidismo en el embarazo no suelen presentar síntomas muy acusados. Son, principalmente, los siguientes:

  • Cansancio.
  • Aumento de peso.
  • Sequedad de la piel.
  • Inapetencia o sensación de agotamiento.
  • Dificultad para soportar el frío.
  • Estreñimiento.
  • Calambres musculares.
  • Problemas de concentración y de memoria.

Causas y consecuencias del hipotiroidismo en el embarazo

Ante todo, decir que el seguimiento del embarazo sano incluye exámenes y análisis de sangre que detectan cualquier posible disfunción o complicación de la gestación. De esta manera, si se da un hipotiroidismo, acompañado, además, de síntomas como los que hemos mencionado, el ginecólogo que sigue la gestación prescribirá el tratamiento adecuado, así que tranquila.

No obstante, el hipotiroidismo sin tratar durante el embarazo puede tener consecuencias como:

  • Preeclampsia: un aumento peligroso de la presión arterial al final del embarazo.
  • Anemia.
  • Bajo peso al nacer.
  • Aborto espontáneo.
  • En caso de hipotiroidismo grave, sobre todo durante el primer trimestre, puede provocar un coeficiente intelectual bajo y problemas con el desarrollo normal en el niño.

Modelo de una glándula tiroides

Hipertiroidismo en el embarazo

Algunas embarazadas (2 de cada 1.000) pueden presentar una tiroides más activa de lo normal, por lo que, entre el tercer y el quinto mes, pueden desarrollar hipertiroidismo. La existencia de este trastorno se sospecha cuando la futura mamá experimenta una serie de señales, como las que indicaremos a continuación.

Síntomas del hipertiroidismo en el embarazo

  • Ritmo cardiaco más acelerado o irregular.
  • Cansancio.
  • Dificultad para soportar el calor.
  • Manos temblorosas.
  • Adelgazamiento sin causa aparente o falta de aumento normal de peso en el embarazo.

Causas y consecuencias del hipertiroidismo en el embarazo

El hipertiroidismo en el embarazo generalmente lo causa la enfermedad de Graves, un trastorno autoinmune.

El sistema inmunitario produce anticuerpos (inmunoglobulina estimulante de la tiroides) que hacen que la tiroides fabrique demasiada hormona tiroidea.

Esta patología puede presentarse por primera vez durante el embarazo. Algunas de sus posibles consecuencias, si no se tratase adecuadamente, son:

  • Aborto espontáneo.
  • Nacimiento prematuro.
  • Bajo peso al nacer
  • Preeclampsia.
  • Crisis tiroidea: un empeoramiento repentino y grave de los síntomas.
  • Insuficiencia cardiaca.

Enfermedades de la tiroides en el embarazo: diagnóstico y tratamiento

Las enfermedades de la tiroides son la segunda alteración endocrina en las mujeres en edad fértil y reproductiva. Asimismo, pueden provocar graves desequilibrios en nuestro cuerpo si no se tratan.

En algunos casos, estos trastornos pueden pasar desapercibidos y provocar daños importantes, tanto a la madre como al bebé. Por ejemplo, puede darse el caso de aborto espontáneo, anemia, preeclampsia, tensión alta en el embarazo), infecciones, etc.

Por ello, las mujeres que desean tener un hijo y tienen un familiar afectado por un trastorno de las tiroides, o presentan determinados síntomas, deben someterse a algunas pruebas. Entre ellas:

  • Un análisis de sangre, para descubrir la posible presencia de los anticuerpos que el propio organismo puede producir contra la tiroides.
  • Este análisis de sangre es importante también para evidenciar la cantidad de tireotropina (TSH). Se trata de una hormona producida por la hipófisis, cuyos valores alterados indican un incorrecto funcionamiento de la tiroides.
  • Ante un caso de disfunción de la tiroides, por exceso o por defecto, el ginecólogo o es especialista prescribirán el tratamiento más oportuno para regular la funcionalidad de está glándula. Por ejemplo, en caso de hipotiroidismo, el medicamento de referencia suele ser la levotiroxina.

Descubrir que la glándula tiroides es menos eficiente de lo normal durante el embarazo no debe preocupar, siempre que se efectúen los análisis pertinentes con periodicidad y se siga el tratamiento que el médico considere oportuno.

Tiroides en el embarazo y alimentación adecuada

Si sufres una disfunción relacionada con la glándula tiroides en el embarazo, tu ginecólogo te recomendará qué tipo de alimentación debes llevar, además de prescribirte suplementos de yodo. Seguidamente, te damos unas recomendaciones. 

Alimentos que hay que reducir o evitar en caso de hipotiroidismo

  • Alimentos que contengan soja o derivados debido a su contenido en isoflavonas.
  • Verduras crucíferas (coliflor, el brócoli, repollo, coles de Bruselas…), que podrían obstaculizar el empleo de yodo por parte de la glándula tiroides, necesario para fabricar hormona tiroidea.
  • Cafeína, ya que interfiere con la absorción de la levotiroxina, el medicamento de referencia para tratar la disfunción.
  • Sl, ya aumentan el riesgo de hipertensión. Ya hemos visto que una de las consecuencias negativas puede ser la preeclampsia.
  • Grasas saturadas en exceso.
  • Azúcares simples que se queman muy rápido.
  • Fibra en exceso, ya que puede obstaculizar la absorción del fármaco prescrito.

Alimentos recomendables en caso de hipertiroidismo

  • Alimentos con soja.
  • Sal (que no sea yodada).
  • Verduras crucíferas.
  • Alimentos ricos en antioxidantes (cítricos, tomates, fresas, kiwi, zanahorias…
  • Alimentos ricos en selenio y zinc (pescados, carnes y frutos secos). Es preferible evitar los maricos, por su contenido en yodo.
  • Alimentos ricos en magnesio, calcio y vitamina D.

¿Puedes quedarte embarazada si padeces hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se trata en la actualidad con un medicamento llamado levotroxina, que se administra lo antes posible, sobre todo en el primer trimestre de embarazo.

Esta sustancia sustituye a la hormona producida de forma natural por la tiroides.

Con un diagnóstico previo y un tratamiento adecuado, se puede garantizar un curso normal del embarazo y evitar daños en el niño.

Lo ideal es que te sometas a una revisión de la tiroides antes de quedarte embarazada y durante el primer trimestre de embarazo. Para poder mantener un control correcto de la tiroides durante el embarazo, es necesario seguir cuatro puntos:

  • Optimizar el consumo de yodo durante el embarazo.
  • Iniciar un tratamiento precoz, en la primera semana de embarazo si es posible. 

…………

¡SI DESEAS CONOCER EL RESULTADO DE ESTA ENCUESTA, REGRESA A ESTE PUNTO DESPUÉS DE VOTAR!
 

……….

Si deseas compartir tu experiencia para ayudar a otras futuras mamás, te estaremos muy agradecidos.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-en-el-embarazo/tiroides-embarazo-5100

TSH alta en el embarazo

TSH alta en el embarazo

La Hormona Estimulante de la Tiroides (TSH por sus siglas en inglés) o Tirotroprina es una hormona producida por la hipófisis que ordena a la glándula tiroides producir y secretar las hormonas tiroideas a la sangre. Si durante la gestación el cuerpo produce niveles elevados de TSH puede dar lugar a problemas en el crecimiento y desarrollo del feto, por eso se controla esta hormona desde el primer análisis del embarazo.

Indice

¿Qué es la TSH?

La Hormona Estimulante de la Tiroides (TSH por sus siglas en inglés) o Tirotroprina es una hormona producida por la hipófisis que regula la producción de hormonas tiroideas por la glándula tiroides.

Esta hormona produce unos efectos específicos sobre la glándula tiroides, como el aumento de la proteólisis de tiroglobulina (proteína yodada que proporciona los aminoácidos para la síntesis de las hormonas tiroideas), lo que hace que se libere tiroxina y triyodotironina a la sangre; el aumento de la actividad de la bomba de yodo; el aumento de la actividad secretora y del tamaño de las células tiroideas, y el aumento de la yodación del aminoácido tirosina, entre otros.

Por eso, unos niveles elevados de esta hormona afectan al funcionamiento de la tiroides.

A su vez, la tiroides es una glándula endocrina que secreta una serie de hormonas que participan en casi todas las funciones básicas de nuestro organismo, como la regulación de metabolismo y la temperatura corporal, el crecimiento, el desarrollo del sistema nervioso, la asimilación de los nutrientes o la regulación del ritmo cardiaco.

La tiroxina materna es importante para el desarrollo cerebral fetal, sobre todo antes del inicio del funcionamiento de la glándula tiroidea fetal (empieza a concentrar yodo y a sintetizar hormona tiroidea a partir de la semana 12, alcanzando control hipofisario mediante la TSH en la semana 20). Posteriormente continuará siendo relevante, pues la tiroxina materna contribuye a un 30% de tiroxina en suero fetal a término.

¿Qué significa tener una TSH alta en el embarazo?

Las alteraciones tiroideas son la segunda causa de complicaciones endocrinológicas durante el embarazo después de la diabetes y pueden causar complicaciones serias si no se controlan. Por eso, es necesario medir los niveles de estas hormonas varias veces a lo largo del embarazo.

En una mujer que no esté embarazada los valores normales de TSH pueden oscilar entre 0.4 a 4.0 mlU/L (miliunidades internacionales por litro), dependiendo del laboratorio. Sin embargo, durante el primer trimestre de embarazo la TSH debe estar por debajo de 2.

5, y durante el segundo y tercer trimestre por debajo de 3.0.

En la primera revisión de tu embarazo te mandarán un análisis de sangre para medir una serie de valores, entre ellos los de las hormonas tiroideas. Si en este control se descubre que tu TSH está por encima de 2.5, te derivarán a un endocrino para controlar durante toda la gestación los niveles de esta hormona.

El endocrino valorará el tratamiento más adecuado, aunque lo normal es que te receta un fármaco con levotiroxina, una hormona tiroidea sintética para el tratamiento de enfermedades y disfunciones de la glándula tiroides  como el hipotiroidismo o el hipotiroidismo subclínico. La dosis de este medicamento dependerá de tus niveles de TSH.

A partir de ese momento deberás hacerte análisis de sangre para medir los niveles de TSH a lo largo de todo el embarazo, y comprobar que se encuentran en cada trimestre en los valores adecuados para asegurar el correcto desarrollo del feto. Lo normal es que los análisis los pida tu endocrino cada 4 semanas para poder ir ajustando las dosis si hace falta, pero será el profesional médico quien decida.

Y, tras el parto, el experto de endocrinología seguirá controlando tus niveles de TSH, T3 y T4 para comprobar que sus niveles vuelven a la normalidad.

Consecuencias de la TSH elevada

Los niveles demasiado altos de la TSH pueden dar lugar a diversos riegos y problemas:

– Aborto espontáneo en las primeras semanas.

– Parto prematuro.

– Desprendimientos placentarios.

– Crecimiento intrauterino retardado (CIR).

– Retraso mental.

– Preeclampsia.

– Anemia. Además, se ha descrito una estrecha vinculación entre el hipotiroidismo no controlado y alteraciones en el neurodesarrollo fetal, como mayor riesgo de alteración del desarrollo neurológico y puntuaciones más bajas en los test de inteligencia infantiles.

Por eso, es importante que, desde el primer momento que te enteras que estás embarazada, pidas cita con un obstetra para que te hagan los análisis pertinentes y así se pueda controlar enseguida que todo transcurre con normalidad.

Hipotiroidismo

Definición:

Enfermedad en la que se produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas circulantes, normalmente debido a que una de las glándulas tiroides funciona por debajo de su nivel normal. Su déficit puede provocar un retraso intelectual.

Síntomas:

Si la enfermedad es leve apenas si se presentan síntomas. Éstos son más acusados cuando la enfermedad empeora y los principales son: cansancio, intolerancia al frío, somnolencia, estreñimiento, debilidad general, pérdida de pelo, aumento de peso desmesurado, aumentos del colesterol.

Tratamiento:

Consiste en la reposición de las hormonas tiroideas por media de unas sintéticas.

Fuentes:

Trastornos tiroideos en el embarazo. Soledad Hidalgo V., https://doi.org/10.1016/S0716-8640(13)70221-9

Guía de tiroides y embarazo, Marcos Abalovich, Graciela Alcaraz, Eugenia Ase, Liliana Bergoglio, Carmen Cabezon, Silvia Gutierrez, Sonia Iorcansky, Paula Mereshian, Verónica Pappalardo, Silvana Quiroga, María del Carmen Silva Croome, Claudio Gonzalez, León Schurman. Revista Argentina de Endocrinología y Metabolismo. Vol. 53. Núm. 1. páginas 5-15 (Enero – Marzo 2016).

Fecha de actualización: 10-09-2020

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/tsh-alta-en-el-embarazo-5922

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: