Tu bebé de recién nacido a los tres meses

Cómo es mi bebé con tres meses

Tu bebé de recién nacido a los tres meses

Tu bebé ahora es mucho más activo, sociable y entusiasta. Ha aprendido a sonreír y ahora os regala amplias y generosas sonrisas. No parará de jugar y va teniendo el dominio de sus movimientos.

¿Quieres saber cuáles son los nuevos cambios con los que te va a sorprender y a alegrar tu pequeño?

Para que este próximo mes sea maravilloso y sigas disfrutando de tu bebé, te contamos cómo es y cómo va a evolucionar: sus capacidades, sus necesidades y los juegos que más le estimulan. ¡Éste será un mes maravilloso!

CÓMO ES EL BEBÉ DE TRES MESES

Éste es el mes en el que sus capacidades lingüísticas van dando sus frutos y el llanto va remitiendo. Sonríe, intercambia miradas y expresa sus emociones.

Es el momento en el que mamá puede empezar a pensar un poquito en ella, en relajarse, premiarse con algún mimo y cuidarse todo lo que sea posible. Tu bebé va a evolucionar a pasos agigantados y vas a poder disfrutar de su sonrisa y de sus “charlas”.

¡Qué rápido ha crecido!

Durante el tercer mes los bebés siguen creciendo a un ritmo de medio de 200 gramos. Suelen pesar entre 440 gr y 520 gr al inicio del mes.

En cuanto a la talla, seguirá creciendo unos 3 cm, así que su tamaño variará entre los 50 y los 62 cm.

  MOVILIDAD

¡Estamos empezando la etapa del gateo y del pataleo!

Cuando lo coloques acostado boca arriba empezará a patalear. Hasta ahora si le ponías sentadito la cabeza se le iba para atrás, ahora irá evolucionando hasta echar la cabeza para delante.

Y si le sujetas de pie sobre una superficie lisa como una mesa, comenzará a flexionar las rodillas y a ser capaz de mantener las piernas abiertas y separadas.

Hasta será capaz de mantener durante unos segundos la cabeza recta. ¡Vamos por buen camino!

Por otro lado, hay que seguir teniendo cuidado con su cuello, que sigue siendo débil aunque ya hace muchos progresos.

Tumbado boca abajo ya es capaz de apoyarse en los antebrazos y levantar la cabeza y los hombros en un ángulo de 45º y cuando acaben estas semanas seguramente pueda llegar a los 90º durante algunos segundos.

¡El gateo está en ciernes!

Y las manos no se quedan atrás. Además de mantenerlas abiertas mucho más tiempo y mirarlas a menudo, cogerá objetos durante unos segundos. ¡Todo un logro inimaginable hace unas semanas!

Ahora ya tiene un repertorio de respuestas para ti de lo más variado: te sonríe, da pequeños gritos, gorgojea e incluso mueve la boca cuando hablas.

Le encantará repetir sus propios sonidos y disfrutará intercambiando sonidos con su mamá.

Tu peque aprenderá a hablar porque imita los sonidos que oye así que no pierdas la oportunidad de hablar con él siempre que puedas.

La mejor manera es irle contando todas las cosas que vais haciendo juntos y también seguir sus “conversaciones”.

Cuando emita algún sonido, acércate para que te vea e imita ese sonido tú también. Cada vez que intente comunicarse contigo puedes contestarle con respuestas exageradas y aspavientos y, sobre todo, no olvides recompensarle con abrazos, besos y expresiones de alegría.

¡Y no te sorprendas si comienza a tirarte del pelo y tocarte la cara si te acercas mucho! Le encantará explorar tu cara.

Tú, a su vez, puedes ayudarle a conocer su cuerpo enseñándole sus deditos y explicándole todo lo que se te ocurra.

Éste es el mes en el que el bebé sale de sí mismo y comienza a relacionarse con el mundo exterior. Querrá probar, tocar, explorar y conocer todo lo que se le ponga por delante.

En cuanto al tacto, sigue siendo uno de sus sentidos principales a la hora de explorar el mundo, sobre todo ahora que sus manitas son cada vez más capaces.

Puedes ir incorporando nuevas texturas como la felpa, o el lino y también jugar con las temperaturas (sin que sean extremas, por supuesto).

Todos esos estímulos visuales, táctiles y auditivos que recibirá día a día, junto con el amor que le transmitimos, permitirán que el niño adquiera confianza y seguridad en sí mismo.

Además fomentará una comunicación básica con quien le cuida, le habla y le observa. ¡Y esto incluye al padre!

   OBSERVACIÓN

Estos meses la madre ha tenido un puesto privilegiado de comunicación con el bebé pero ahora reconoce a su familia más cercana. Sobre todo ya reconoce la voz de papá.

Cuando vea a papá sonreirá con alegría y es probable que también lo haga con sus hermanitos o con sus abuelos si son personas muy cercanas.

También es el momento perfecto para presentarle a otros bebés y a otros adultos, aunque todavía no se puede separar de sus padres sin llorar y sin sentirse abandonado, así que aún es pronto para pensar dejarlo al cuidado de otras personas durante mucho tiempo.

  MEMORIA

Su desarrollo cognitivo va viento en popa y ahora su memoria le permite reconocer los preparativos del baño o de la hora de irse a dormir, así que es capaz de anticiparse. También será capaz de reconocer objetos, como algún peluche o juguete.

Cuando lo reconozca sonreirá, gritará y llamará tu atención. ¡Y si algo no le gusta ya te vas a empezar a dar cuenta!

Por último, nos gustaría recordar que es un mes maravilloso y que dentro de lo que el sueño y el llanto te permita es fundamental relajarse y disfrutar jugando.

Es importante que frente a nuestros deseos de que aprenda y se desarrolle respetemos sus límites. Cuanto tu peque ya no esté interesado en un determinado juguete o actividad, es mejor no insistir intentando que recupere la atención. No la recuperará.

Es mucho mejor para el bebé una actividad divertida en la que haya puesto su atención por breve que sea que una actividad impuesta en la que no respetemos sus gustos.

¡Es el momento de empezar a jugar en el gimnasio!

Como ahora tiene más habilidades en las manos es el momento ideal de empezar a jugar con distintos elementos. Su coordinación mano-ojo se irá perfeccionando con cada intento.

Источник: http://my.imaginarium.es/desarrollo-bebes/bebe-tres-meses/

Bebé de tres meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el tercer mes de vida

Tu bebé de recién nacido a los tres meses

En nuestro repaso por la evolución del bebé mes a mes nos adentramos en el tercer mes de vida. Ya se ha adaptado a su existencia en el mundo externo, aunque no deja de conocer y aprender de su alrededor. Padres e hijo van conociéndose mejor y adaptándose a esta nueva vida.

Se expresa y comunica cada vez más. El bebé está más atento a su alrededor, incrementando la comunicación con sus padres a través de las miradas, las sonrisas, el llanto, los balbuceos… Ya se vuelve hacia nosotros cuando le hablamos, buscándonos y reconociéndonos.

Conozcamos en detalle las características de los bebés de tres meses, centrándonos en su alimentación, en el sueño, en el crecimiento y desarrollo, en la audición y el lenguaje, en la sociabilidad y la mejor estimulación.

Alimentación del bebé de tres meses

El bebé a los tres meses de edad se sigue alimentando exclusivamente de leche. El alimento más saludable es la leche materna, ya que ofrece innumerables beneficios tanto para la recuperación de la madre como para el desarrollo del bebé.

Probablemente el bebé haya disminuido el número de tomas, que se espaciarán entre ellas y se harán en unos momentos más regulares.

Pero hemos de seguir alimentándolo a demanda y no alargar innecesariamente los espacios entre tomas para evitar que pasen hambre (pueden tardar más en «pedirnos» comer porque se entretienen más con su entorno) y mantener una producción de leche adecuada.

Si el bebé toma leche artificial, el biberón también se da a demanda. Se recomienda la toma cada tres o cuatro horas para que dé tiempo a que el bebé digiera la leche de fórmula (la materna tarda menos en asimilarse). Como el sistema digestivo e inmunológico del pequeño es aún muy inmaduro, habremos de preparar el biberón cuidadosamente.

Para preparar correctamente el biberón hay que seguir unas estrictas normas de higiene para evitar la contaminación, siguiendo las instrucciones de cantidades que aparecen en el producto, ofrecer la leche justo después de prepararla y desechar lo que sobre.

Sueño del bebé de tres meses

El bebé va consolidando sus ciclos de sueño-vigilia, durmiendo por periodos más largos, especialmente por la noche. En total, un bebé de tres meses suele dormir entre 15 y 18 horas. Debemos seguir con nuestros hábitos que hacen agradable la hora de prepararse para el sueño nocturno (baño, música, masajes, alimento…)

El bebé debe dormir boca arriba, es la posición recomendada para reducir el riesgo de muerte súbita.

Debemos seguir cuidando y vigilando que el bebé no duerma siempre con la cabecita apoyada del mismo lado, ya que podría darse una plagiocefalia, una deformidad de los huesos del cráneo debido a que aún no están soldados por completo. Por ello conviene ir inclinando la cabecita alternando los dos lados mientras duerme.

Lo mejor es que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pues así estamos más atentos ante sus despertares, lo escuchamos mejor, podemos alimentarlo más cómodamente sin tener que salir de la habitación y el bebé está más tranquilo, pues sabe de nuestra presencia.

Crecimiento del bebé de tres meses

A grandes rasgos, los niños durante el primer trimestre ganan alrededor de 200 gramos semanales y 3 cm de talla y 1-2 cm de perímetro craneal al mes. De cualquier modo, cada bebé es distinto y tiene su propio ritmo de crecimiento. Lo importante es que vayan cogiendo peso y talla.

También hay diferencias si alimentamos al bebé con leche materna o con fórmulas adaptadas, cuando podrían engordar más.

Desarrollo del bebé de tres meses

Cada bebé tiene su propio ritmo de desarrollo, por lo que resulta bastante difícil predecir con exactitud cuándo aprenderá una destreza en particular. Sin embargo, éstos son los logros que los bebés suelen alcanzar alrededor de los tres meses de edad.

  • Sigue objetos y personas en movimiento lento con la mirada
  • Observa las caras con mucha atención, centrándose en los ojos
  • Cuando está tumbado sigue moviendo las piernas y los brazos
  • Sostiene su cabeza erguida cada vez más tiempo
  • Cuando se lo coloca boca abajo levanta la cabeza y la parte superior del pecho
  • Usa los brazos para apoyarse cuando está boca abajo
  • Reconoce objetos y personas familiares desde lejos
  • Empieza a coordinar las manos con los ojos
  • Controla algo más el movimiento de manos, las abre y cierra
  • Se empuja con las piernas apoyando los pies cuando se le coloca sobre una superficie firme
  • Se lleva la mano a la boca cada vez más conscientemente
  • Da manotazos a los objetos colgantes
  • Empieza a agarrar y sacudir juguetes de mano
  • La visión del bebé se va desarrollando cada vez más. Ya ha descubierto sus manos, y juega y las observa con atención. Es porque ahora es capaz de percibir bastante bien los detalles más pequeños, y puede enfocar casi a cualquier distancia.

Entre los tres y los cuatro meses el aumento del control muscular del ojo le permite al bebé seguir objetos, y el incremento en la agudeza visual le permite discriminar los objetos a partir de fondos con un mínimo contraste.

Para estimular su visión, es bueno mostrarle distintos colores y objetos nuevos. En realidad, un simple paseo por casa le descubrirá todo un mundo nuevo que mirar.

El bebé centra sus acciones sobre su propio cuerpo (reacción circular primaria) y, repitiendo las acciones constantemente, va consiguiendo la coordinación de sus movimientos.

Como sus movimientos son más fuertes que en meses anteriores, debemos seguir vigilando al bebé constantemente y no dejarlo solo sobre el cambiador, la cama o el sofá porque podría girarse y deslizarse si no está bien apoyado sobre la espalda.

El mejor estímulo para el bebé de tres meses sigue siendo nuestra voz, nuestro contacto, nuestra mirada. Si no tuviéramos ni un solo juguete, al bebé le bastaría con nuestros juegos y con observar objetos, lugares y personas nuevas. Actividades tan simples como hablarle y cantarle mientas lo bañamos o lo vestimos supone todo un mundo para los bebés.

Para estimular su desarrollo motor podemos comenzar a ofrecerle pequeños sonajeros u objetos blanditos que intentará coger. Hay que llevar cuidado con los juguetes y objetos que dejamos a su alcance, deben ser apropiados para bebés pequeños, sin piezas pequeñas ni partes duras o que puedan lastimarlo.

Como anteriormente, es conveniente colocar al bebé boca abajo mientras está despierto durante algunos ratos para que vaya fortaleciendo la parte superior del tronco. También podemos hacer «gimnasia» con ellos ahora que se puede mantener un rato incorporado, moviéndole los bracitos y doblándole las piernas.

Audición y lenguaje

La forma de comunicarse del bebé sigue perfeccionándose, ampliando su capacidad de distinguir y de emitir sonidos.

  • Sigue sonriendo cuando la madre le sonríe o le habla
  • Puede emitir sus primeras pequeñas risas
  • Comienza a balbucear algunos sonidos simples
  • Empieza a imitar algunos sonidos
  • Al interactuar con adultos, realiza movimientos con la lengua y los labios
  • Gira la cabeza en dirección a los sonidos
  • Escucha fascinado sus gorjeos y fonaciones

Pero no sólo disfruta oyéndose a sí mismo. Al bebé le gusta escuchar música suave y la voz de los papás, más si le cantan alguna melodía.

A partir del tercer mes comienzan a usar la voz para comunicarse y se atreven a los primeros intentos, inicialmente con vocales y gorjeos.

Tal vez escuchemos el primer «ajo», «gu-gu» (o algo que se le asemeje), ya que en la mayoría de las ocasiones muestra alegría o placer utilizando consonantes guturales como.

En los estados menos placenteros usa consonantes nasalizadas como «nga».

En cualquier caso, el llanto sigue siendo el modo de comunicación primordial del bebé, convirtiéndose en sus primeras palabras, por lo que no hemos de dejar de atenderlo en ningún momento. Cuando el bebé llora, puede ser por razones múltiples que al final probablemente acabemos reconociendo sin dificultad: hambre, miedo, sueño, dolor.

Sociabilidad del bebé de tres meses

Muy relacionada con el lenguaje está la sociabilidad del bebé, que es su capacidad para relacionarse con otras personas, las personas que lo rodean. El contacto y el fomento del vínculo, con cercanía física, son las bases para el desarrollo social natural y sano.

El bebé ya sonríe abiertamente ante las caras familiares. Alrededor de los tres meses de edad disfruta al jugar con otras personas y puede llorar cuando se acaba el juego o se le deja solo.

El bebé es más expresivo y se comunica más con expresiones faciales y corporales.

Incluso, puede imitar algunos movimientos y expresiones faciales que observe de cerca, como sacar la lengua o abrir y cerrar la boca.

Aparecen las primeras muestras de memoria cuando reacciona con placer al ver personas que ya conoce.

Éstas son todas las características del bebé a los tres meses, respecto a su desarrollo físico, social y emocional. El bebé no deja de crecer, y pronto volveremos con más datos acerca de la evolución del bebé.

Más sobre el desarrollo del bebé

  • Bebé de un mes
  • Bebé de dos meses

Fotos | iStock
En Bebés y más | Primer año del bebé: grandes avances que tu hijo logrará en sus primeros 12 meses de vida,

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/bebe-tres-meses-todo-alimentacion-sueno-desarrollo-tercer-mes-vida

Juegos para bebés recién nacidos de 0 a 12 meses, las 15 mejores ideas

Tu bebé de recién nacido a los tres meses

¿Cómo jugar con un bebé de 1 semana? ¿Cómo estimular a mi bebé recién nacido? Estas son preguntas comunes que se hacen todas las madres.

 Jugar con un bebé recién nacido, o un niño un poco mayor, es divertido para él y para ti siempre que las actividades sean acordes a su nivel de desarrollo. Esta máxima se aplica no sólo a los bebés, sino a todos los niños en general.

De este modo, en nuestro blog siempre clasificamos las selecciones de juegos por edades. Encontrarás un completo listado con cientos de ideas al final de este artículo. 

Así pues, a continuación, te ofrecemos actividades para hacer con un recién nacido y otros juegos para bebés clasificados por meses de edad. 

Juegos para bebés de 0 a 3 meses

En este periodo, de 0 a 3 meses, comienza a desarrollarse la vista del bebé. Hasta los tres meses de edad, los niños ven mejor cuando miran las cosas por el rabillo del ojo (visión periférica), para desarrollar después la visión central. A partir de los tres meses comenzarán a mirar sus manos y podrán seguir un objeto con movimientos circulares. 

También en esta etapa, el bebé recién nacido reconoce la voz de la madre y de las personas que le cuidan. Así pues, entre una toma y otra, y el cambio de pañal, puedes jugar con él. Te proponemos estas actividades para estimular a un recién nacido:

1. Seguir el objeto 

Con el niño acostado boca arriba, mueve un objeto pequeño y colorido frente a sus ojos de izquierda a derecha y viceversa. Si es necesario, toca al niño con suavidad o haz un pequeño sonido para llamar su atención. Es uno de los juegos para bebés recién nacidos más sencillos, pero también más estimulantes.

2. Hacer muecas

Ponte frente al bebé, el niño siempre debe estar boca arriba. Saca la lengua, sonríe, haz mil expresiones de alegría que el pequeño pueda ver y «aprender».

3. El avión 

Este es uno de los juegos de cuidadora de bebés recién nacidos más divertidos. Mantén al bebé boca abajo sobre tu brazo, sosteniéndolo con la otra mano para que su cuello y su torso queden estables.

Lentamente, acúnalo hacia arriba y hacia abajo, como si fuera un avión listo para despegar. Añade sonidos graciosos que simulen el vuelo e incluso canciones infantiles.

El niño estará encantado de ver el mundo desde otra perspectiva.

Juegos para bebés de 3 a 6 meses

En esta etapa, el bebé comienza a integrar lo que ve con los estímulos que vienen de los otros sentidos: el gusto, el oído y el tacto. El cerebro del niño es además capaz de distinguir varios cientos de palabras al escucharlas. Estas son las actividades para el desarrollo psicomotor de bebés de 3 a 6 meses:

4. Masaje relajante

Esta es una de las actividades de estimulación temprana para bebés que favorecerá además su descanso. En un momento de calma, acuesta al bebé sobre una manta suave, en un ambiente cálido y acogedor.

Luego comienza a masajear suavemente las piernas, los brazos y la barriga. Acompaña los movimientos de tus manos tarareando una canción infantil o una nana relajante.

Divertido para ambos, ¿no? Se puede convertir en una rutina diaria y en uno de los mejores juegos para bebés recién nacidos. 

5. Sacar músculo

Cuando el bebé esté despierto y tranquilo, colócalo sobre su estómago. Esta posición le ayudará a fortalecer los músculos de su cuello y espalda. Este tipo de juegos para estimular al bebé son fantásticos si le añades un espejo. Coloca el espejo frente a él: le animará a levantarse para verse reflejado.

Te recomendamos que  acompañes sus esfuerzos con palabras y sonrisas. Pero sobre todo, cuando le veas cansado, ponle de espaldas. ¡Mucha atención! Aprovechamos para recordarte que los recién nacidos nunca deben dormir boca abajo, tal y como te explicamos en nuestro artículo sobre cómo conseguir que los niños se duerman.

6. Bailar pegados

Esta es una de las actividades para bebés de 3 a 6 meses que te harán sentir más unida al niño. Pon la música no demasiado fuerte, sostén al bebé contra ti y comienza a bailar (¡sin demasiadas sacudidas!).

El niño no sólo asociará la música con la sensación de movimiento, sino que, cerca de ti, se sentirá cómodo y seguro. Es una de las mejores maneras de fortalecer los lazos entre vosotros.

Estimular a recién nacidos es así de sencillo y maravilloso.

Juegos para bebés de 6 a 9 meses

En esta etapa, el niño aprenderá a sentarse y sostenerse incluso de pie, agarrado a un objeto.

También a esta edad sabe coordinar el pulgar y otros dedos para sostener el biberón con la mano o agarrar objetos pequeños. Aquí el lenguaje comienza a desarrollarse, ya que asocia los sonidos con su significado.

Estas son las actividades para bebés de 6 a 9 meses que beneficiarán su desarrollo psicomotor y cognitivo.

7. Atrapa el juguete

Este es uno de los ejercicios de estimulación temprana para bebés de 6 meses de mayores resultados. Siéntate junto a tu hijo en una alfombra cómoda. Reúne toda una serie de objetos y juguetes (peluches, pelotas blandas, etc.) al alcance de su mano. En lugar de poner los objetos en sus manos, aléjalos un poco, de modo que se anime a avanzar para intentar alcanzarlos.

8. El niño en la caja

Una simple caja de cartón puede convertirse en uno de los mejores juguetes para bebés de 6 meses.

Esta vez, en lugar de poner al bebé en la alfombra, ponle dentro de … ¡una caja! Elige una caja de cartón con bordes bajos y deja que el niño se siente allí. Pon los juguetes alrededor, al alcance de su mano.

Sin embargo, tendrá que hacer un esfuerzo por salir de la caja. Es uno de los juegos de interior para niños pequeños más divertidos.

9. El cucú-tras 

Es uno de los juegos para entretener a niños pequeños más populares. Casi todos hemos jugado en algún momento, de uno u otro lado.

Pero lo que seguro no sabías es que, a través de este tipo de juegos para bebés recién nacidos, el niño aprende que aunque desaparezcas de su vista, volverás. De ahí la importancia de esta actividad.

El bebé sabrá que aunque no estés en su campo de visión, no has desaparecido para siempre. 

Cuando son tan pequeños, lo ideal es jugar con un pañuelo o tapándote con las manos la cara, no es necesario que te escondas. Verás que, al repetir varias veces esta actividad, el bebé aprenderá que las personas regresan al irse. Es una buena manera de comenzar a superar la ansiedad por separación en bebés, típica de esta edad. 

Actividades para niños de 9 a 12 meses

En los tres meses anteriores a su primer cumpleaños, el bebé ya no es un «recién nacido». Y, de hecho, sabe interpretar palabras, gestos, expresiones de quienes le cuidan. Tiene recuerdos de eventos pasados ​​y sabe cómo controlar sus emociones un poco mejor.

Desde el punto de vista motor, es capaz de sentarse sin apoyo, probablemente ya gatea y ha aprendido a ponerse de pie con la ayuda de objetos y a levantarse.

Desde los ocho a los diez meses, responde a órdenes sencillas y es capaz de decir «hola» con la mano o «lanzar un beso». 

Estas ideas para jugar con niños en casa para niños de 9 a 12 meses te encantarán: 

10. ¿Qué es esto?

Este es uno de los mejores juegos para estimular el habla en bebés. Mientras le estés poniendo el pijama, o después del baño, toca y ve nombrando las partes del cuerpo.

La tripa, la nariz, la frente, la pierna… Nombra a medida que los vayas tocando. Después pregunta al niño: ¿qué es esto? Responde entonces por él, ya está aprendiendo.

Finalmente, pídele que se toque la tripa o la cabeza… ¡te sorprenderá!

11. Batería de cocina

A esta edad, el bebé no necesita grandes cosas para jugar. Los juegos caseros para divertirse en casa, sencillos y económicos, son los mejores.

Especialmente cuando cada objeto es todavía un mundo por descubrir. Siempre bajo tu supervisión, deja que el niño abra un armario bajo y explore.

Revisa antes de hacerlo en contenido: sartenes, tapas, cucharas de madera o plástico serán inofensivas (siempre estando tú cerca).

Los riesgos en esta etapa en la que comienzan a gatear deben evitarse con medidas de protección en muebles bajos a su alcance. Te recomendamos que eches un vistazo a nuestra guía sobre prevención de accidentes infantiles en el hogar, te resultará muy útil. 

12. Sus primeras construcciones

Este es uno de los juguetes clásicos para bebés por excelencia. Ya lo recomendamos en nuestro artículo sobre regalos originales para niños de un año.

Unos sencillos bloques de construcción, de gran tamaño para evitar atragantamientos, harán las delicias de los más pequeños. Al principio los tirará, pero poco a poco verás que comenzará a asociar formas y construir.

¡Bienvenido al mundo de la construcción, el juego más abierto y creativo que existe!

Juegos Montessori para bebés

De la pedagogía Montessori, que desarrolla el instinto de aprendizaje y la autonomía del niño, obtenemos muchas ideas sobre cómo jugar con un recién nacido.

A través de este método, podemos diseñar juegos Montessori caseros para bebés. Con objetos cotidianos, ayudaremos al pequeño a descubrir sus habilidades y el mundo. En los juegos para bebés recién nacidos el adulto tendrá el papel de espectador.

Así, el niño podrá jugar solo, facilitando su propia autonomía.

13. Móvil Montessori

La giostrina, inspirada en el nombre de su inventora, Gianna Gobbi, es uno de nuestros juegos Montessori para bebés preferidos.

Está especialmente indicado para niños de 2 a 3 meses. Sin embargo, puede encontrarse dentro de los juegos para bebés recién nacidos, ya que puedes dejarlo colocado en su cuna desde su nacimiento.

Este móvil de cuna puedes construirlo tú mismo.

Une cinco bolas, cubiertas con hilos de lana del mismo color, pero de diferentes tonos, a un soporte horizontal. Las bolas deben colgarse a diferentes alturas, de 10 a 30 cm. El móvil Gobbi es útil para estimular la visión del color y la percepción de la profundidad.

14. Panel multisensorial

Indicado a partir de los 6 meses, cuando el niño comienza a mantenerse sentado. ¿Qué mejor manera de entretener a un bebé que sentarle frente a un panel especialmente diseñado para él? Echa un vistazo a la foto para inspirarte.

Pega diferentes objetos a un tablón de madera. Lo importante es que la forma y materiales de los objetos seleccionados estimulen todos sus sentidos (y que el niño no puede desprenderlos, ni tragárselos).

Ruedas, timbres, interruptores, texturas ásperas o suaves, canicas y cintas de colores para la vista… Las opciones son infinitas.

15. Cesta de los tesoros

Por último, el clásico por excelencia de los juegos Montessori para hacer en casa: la cesta de los tesoros. Es muy fácil. Necesitas una cesta de mimbre o de madera, llena de objetos sencillos, hechos de materiales naturales y diferentes formas.

Evita objetos puntiagudos, tornillos o piezas pequeñas. Son perfectas las esponjas, cepillos suaves, cucharas de madera o metales, así como las telas de diferentes texturas. El niño cogerá todo al principio y lo tirará. ¡No intentes detenerle! Se llevará los objetos a la boca, lo probará todo.

  Este juego es adecuado para bebés de 6 a 18 meses. 

¿Te ha resultado útil nuestro artículo sobre juegos para bebés recién nacidos? Si tienes otras ideas o sugerencias, ¡compártelas con nuestra comunidad a través de la sección de comentarios!

Para obtener consejos sobre otros grupos de edad y muchas más ideas, lee nuestros artículos sobre:

Como ves, ¡hay un sinfín de opciones para divertirse con los niños no sólo juegos para bebés recién nacidos! No te olvides de contarnos cómo ha sido la experiencia. ¡Gracias por seguirnos!

Источник: https://www.sitly.es/blog/juegos-bebes-recien-nacidos/

La revisión de su hijo cuando tenga entre 3 y 5 días

Tu bebé de recién nacido a los tres meses

  • Tamaño de texto más grande

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su bebé:

Alimentación. Los recién nacidos se deberían alimentar a demanda, es decir, cuando tengan hambre.

Los bebés amamantados se alimentan cada 1 a 3 horas y los alimentados con leche artificial cada 2 a 4 horas.

Su médico o el personal de enfermería la pueden observar mientras amamanta al bebé y ayudarle en la técnica de la lactancia materna. Haga eructar al bebé a mitad y al final de cada toma.

Orina y deposiciones. Los recién nacidos deberían mojar 6 pañales al día. La cantidad de pañales manchados de heces varía, pero la mayoría de los bebés de esta edad hacen de 3 a 4 deposiciones blandas al día. Si hay algo que le preocupa sobre las deposiciones de su hijo, hable con su pediatra.

Sueño. Un recién nacido puede dormir hasta 18 o 19 horas al día, despertándose a menudo (tanto de día como de noche) para mamar o tomar el biberón.

Los bebés amamantados se suelen despertar cada 1 a 3 horas, mientras que los bebés que se alimentan de leche de fórmula suelen dormir más, despertándose cada 2 a 4 horas para comer (la leche de fórmula cuesta más de digerir y los bebés se sienten llenos durante más tiempo).

Los recién nacidos no deben estar más de 4 horas seguidas durmiendo entre tomas consecutivas hasta que cuenten con una buena ganancia de peso, lo que suele ocurrir en las primeras semanas. Después de este punto, no pasa nada si un bebé duerme durante períodos más largos de tiempo.

Desarrollo. Durante su primer mes de vida, los bebés deberían:

  • prestar atención a las caras y a los objetos de colores vivos que se encuentran a unos 20-30 centímetros (entre 8 y 12 pulgadas)
  • responder al sonido, callándose, parpadeando, girando la cabeza, sobresaltándose o llorando
  • tener los brazos y las piernas flexionados
  • mover brazos y piernas en la misma medida
  • levantar brevemente la cabeza mientras están boca abajo (apoyados sobre la panza); los bebés solo se deben colocar en esta postura cuando están despiertos y bajo la supervisión de un adulto
  • presentar unos reflejos del recién nacido muy marcados, como los siguientes:
    • de búsqueda y de succión: girarse en la dirección del pecho o de la tetina del biberón y luego succionarlos
    • de prensión: agarrarse fuertemente a un dedo cuando se lo ponen en la palma de la mano
    • tónico del cuello (o posición de esgrima): cuando se gira la cabeza del bebé hacia un lado mientras está acostado boca arriba, él extiende el brazo de ese lado y flexiona el brazo contrario
    • del Moro (o de sobresalto): abrir brazos y piernas y luego recogerlos sobre el tronco cuando algo lo sobresalta

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, inspeccionarle el cordón umbilical y evaluar sus caderas.

4. Las pruebas de cribado. El médico de su hijo revisará las pruebas de cribado que le hayan hecho en el hospital y le repetirá algunas de ellas, si fuera necesario. En el caso de que no le hayan hecho una prueba auditiva, se la harán ahora.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte a su pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que se llevará a cabo cuando su hijo tenga 1 mes:

Alimentación

  1. Siga alimentando al bebé a demanda (cuando tenga hambre). Preste atención a los signos de que su bebé está lleno, como soltar o alejarse del pezón o de la tetina del biberón y/o cerrar la boca.
  2. No introduzca todavía los sólidos ni los jugos.

  3. No añada papilla de cereales al biberón a menos que se lo indique el pediatra.
  4. Si amamanta al bebé:
    • Ayúdele a «agarrarse» correctamente al pecho: boca bien abierta, lengua abajo y máxima cantidad posible de la areola mamaria dentro de la boca.

    • Siga tomando las vitaminas prenatales cada día.
    • Pida información al pediatra sobre gotas de vitamina D para su bebé.
    • No utilice un biberón ni un chupete hasta que la lactancia esté bien establecida (generalmente cuando el bebé tenga en torno a 1 mes).
  5. Si alimenta al bebé con leche artificial:
    • Administre a su hijo leche para bebés enriquecida con hierro.
    • Siga la instrucciones del paquete de leche artificial (o de fórmula) para preparar y conservar los biberones.
    • No alimente a su bebé dejando el biberón apoyado en algún sitio ni lo acueste tomando el biberón.
    • Hable con el pediatra antes de cambiar de leche artificial.

Cuidados cotidianos

  1. Lávese las manos antes de sostener o manipular al bebé y evite a la gente que podría está enferma.
  2. Póngale el pañal por debajo del cordón umbilical para que se le pueda secar el muñón umbilical, que se suele desprender cuando el bebé tiene de 10 a 14 días.
  3. Si su bebé ha sido circuncidado, póngale vaselina sobre el pene o en la parte delantera del pañal.
  4. Dé a su bebé baños de esponja hasta que se le desprenda el cordón o se le cure la circuncisión. Asegúrese de que el agua no está demasiado caliente, compruebe antes su temperatura con la muñeca.
  5. Utilice jabones y cremas no perfumados.
  6. Tenga en brazos a su bebé y esté pendiente de sus necesidades. Es imposible malcriar o mimar a un recién nacido.
  7. Cante, hable y lea a su bebé.  Los bebés aprenden mejor relacionándose con la gente.
  8. Es normal que los bebés tengan periodos de inquietud, pero algunos de ellos lloran de forma excesiva, alargándose sus llantos a varias horas al día. El «cólico del lactante» se suele desarrollar alrededor de las 3 semanas de vida en algunos bebés que, de no presentarlo, se encontrarían bien.
  9. Llame al pediatra si su hijo tiene fiebre, se comporta como si estuviera enfermo, no come, no orina o no defeca. No dé ningún medicamento a un lactante de menos de 2 meses sin consultárselo antes al pediatra.
  10. Es frecuente que las madres primerizas estén cansadas y se sientan agobiadas a veces.

    Pero, si estas emociones son intensas, o está muy triste, malhumorada o ansiosa, llame al médico.

  11. Hable también con él si le preocupa su situación vital.

    ¿Dispone de todo lo que necesita para cuidar de su bebé? ¿Dispone de suficiente comida, de un lugar seguro donde vivir y de seguro médico? Su médico le puede informar sobre recursos de la comunidad o derivar su caso a un trabajador social.

Seguridad

  1. Para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL):
    • Amamante a su hijo.

    • Deje que su hijo duerma en su habitación, dentro de un moisés o cuna que esté cerca de su cama hasta que cumpla el año o, por lo menos, durante los primeros seis meses de vida, cuando el riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) es mayor.
    • Acuéstelo siempre boca arriba (apoyado en la espalda) para dormir, sobre un colchón firme dentro de una cuna o moisés que carezca de protectores, mantas, colchas, almohadas y peluches.
    • Mantenga una temperatura ambiente agradable para que el bebé no se caliente demasiado.
    • No lo abrigue ni arrope demasiado.
    • En lo que respecta a la posibilidad de darle a su hijo un chupete cuando lo acueste para dormir, si usted le da le pecho, espere a que la lactancia esté bien establecida antes de introducir el chupete.
  2. No fume ni use cigarrillos electrónicos.

      No deje que la gente fume tabaco ordinario o cigarrillos electrónicos cerca de su bebé.

  3. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros.

  4. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  5. No sacuda ni zarandee nunca a su bebé; podría provocarle un hemorragia cerebral e incluso la muerte.
  6. Evite exponerlo al sol, cubriendo su piel y colocándolo en la sombra siempre que sea posible. Las cremas de protección solar no son recomendables para lactantes de menos de 6 meses. De todos modos, puede utilizar una cantidad reducida de protector solar con un bebé de menos de 6 meses si ni la sombra ni las ropas que lleva le ofrecen una protección suficiente.

Esta lista de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o «Bright Futures Guidelines» en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: julio de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/checkup-2weeks-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: