Útero en retroversión y embarazo

Útero en retroversión ¿es un problema de fertilidad?

Útero en retroversión y embarazo

Si estás tratando de tener un bebé y tu ginecólogo te ha dicho que tienes el útero en retroversión o retroverso puede que te estés preguntando si esto supone un problema de fertilidad.

Es normal que estés preocupada y te plantees dudas: ¿Teniendo el útero en retroversión entrarán bien los espermatozoides? ¿Existen posiciones más adecuadas durante el coito para aumentar las probabilidades de embarazo?…

La realidad es que, para la mayoría de las mujeres, tener un útero retroverso no supone un problema de fertilidad pero, en ocasiones, esta alteración morfológica sí que está relacionada con otras patologías que pueden obstaculizar el embarazo. Es el caso, por ejemplo, de la endometriosis.

¿Qué es el útero retroverso?

Hablamos del útero invertido, retroinvertido o en retroversión cuando el útero se inclina y apoya hacia el recto y la columna vertebral. Esto significa que la parte inferior del útero se dirige hacia atrás y no hacia el abdomen y la vejiga, como normalmente hace el útero en anteversión.

Como ves, el útero no solo puede tener morfologías muy variadas sino que, además, puede adoptar posiciones diferentes. Posiciones que son absolutamente funcionales y no patológicas. Por tanto, si tienes el útero en retroversión es posible que tu ginecólogo no trate esta situación puesto que, aunque sí puede conllevar ciertas molestias, no es causa de enfermedad.

¿Qué causa el útero en retroversión?

A pesar de los avances en medicina ginecológica y reproductiva, todavía no se sabe con certeza porqué muchas mujeres nacen con esta variación anatómica. Es posible que hayas nacido con el útero retroverso y se trate de una particularidad anatómica natural. Pero también puede ocurrir que tu útero, que tenía una posición normal, haya girado por diferentes razones:

1. Por el agrandamiento del útero que se produce cuando te quedas embarazada. Si el útero se vuelve inverso por el embarazo, es habitual que este órgano regrese a su posición normal después del primer trimestre de gestación, como consecuencia del peso del feto.

2. En ocasiones, la retrogresión del útero puede suceder durante el postparto. Esta es una consecuencia transitoria debida a la distensión o desgarro de los ligamentos que sostienen el útero.

3. A consecuencia del debilitamiento de los ligamentos pélvicos, muchas mujeres, cuando se llegan a la menopausia, sufren esta afección que previamente no tenían.

4. El útero en retroversión también puede deberse a un cúmulo de adherencias pélvicas de tejido cicatricial derivadas de enfermedades como la endometriosis, salpingitis o inflamaciones pélvicas. En estos casos una intervención quirúrgica sí puede ser necesaria para eliminar dichas adherencias.

¿Cuáles son los síntomas del útero en retroversión?

Muchas mujeres que tienen esta desviación anatómica ni siquiera son conscientes de ella, ya que no siempre presenta síntomas. No obstante, algunas mujeres sí notan:

  • Dolor frecuente durante las relaciones sexuales, por lo que conviene probar otras posturas para evitar las molestias.
  • Dolor en la zona lumbar o pélvica durante el síndrome premenstrual y la menstruación.
  • Dolor de espalda durante el coito.
  • Incontinencia urinaria o retención de orina dependiendo de si el cuello del útero se apoya en la vejiga o en la uretra, impidiendo su salida.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Dificultad para utilizar tampones.
  • Estreñimiento crónico debido a la presión que ejerce el útero sobre el recto.

Lo que el útero esconde

Ya hemos explicado que el útero retroverso no supone un problema de fertilidad como tal, pero, en ocasiones, puede estar asociado a otras patologías que sí dificultan el embarazo, como es el caso de la endometriosis. Por lo tanto, es imprescindible estudiar a fondo tu útero para descartar o tratar posibles problemas.

Aunque te parezca sorprendente, a nuestra clínica llegan multitud de mujeres que, después de varios intentos FIV en otras clínicas, no han logrado el embarazo y descubrimos entonces que tienen malformaciones en el útero sin diagnosticar.

Esto puede suceder por la falta de pericia del ginecólogo y también porque la morfología del útero cambia a lo largo del ciclo menstrual y se pueden esconder ciertos defectos en función del momento en el que se realice el examen. Por eso, es necesario que cuentes con un ginecólogo cuya experiencia y destreza le permitan descubrir todo lo que tu útero puede esconder.

Por qué hay que estudiar y diagnosticar el útero en retroversión

Aunque puede que tu útero retroverso no sea más que un aspecto morfológico, que está así desde antes de que nacieras, conviene estudiar muy bien tu caso. Como ya hemos comentado, esta retroversión uterina puede deberse a una enfermedad inflamatoria pélvica, a posibles adherencias o que esté causado por una endometriosis.

Si tu útero invertido no es sólo una cuestión morfológica, sino que está asociado a una endometriosis o a enfermedades pélvicas, son estas patologías, y no la posición de tu útero, la posible causa de tus problemas de fertilidad.

Además, si estás llevando a cabo un tratamiento FIV (o inseminación artificial), también es conveniente saber cuál es la posición de tu útero. El motivo es la posibilidad de prevenir posibles complicaciones durante la transferencia, a la hora de introducir la cánula con el embrión.

En estos casos será esencial la experiencia de la ginecóloga pues, de no tener en cuenta la posición del útero a la hora de introducir el embrión, este importante paso del tratamiento podría concluir en dolores o pequeños sangrados que entorpecerán o imposibilitarán la anidación del embrión en el útero. Gran parte del éxito de una FIV está también en la pericia del ginecólogo en el momento de la transferencia embrionaria.

También es importante evaluar cuál es la posición de tu útero, si en anteversión o retroversión, antes de que te realices ciertos procesos médicos como la histeroscopia, un legrado uterino o la colocación de un dispositivo intrauterino (DIU). Tu ginecóloga debe conocer cuál es la orientación del cuerpo del útero en relación al cuello para evitar cualquier molestia y disminuir los posibles riesgos.

Tratamientos del útero en retroversión

Por lo general, esta alteración morfológica no suele necesitar ningún tipo de tratamiento.

Sin embargo, si tienes muchas molestias o si la causa de tu útero en retroversión se debe a enfermedades como una endometriosissevera, salpingitis o inflamaciones pélvicas, posiblemente necesites una intervención quirúrgica. De esta manera podremos eliminar las adherencias y conseguir que tu útero vuelva a su posición natural y sea totalmente funcional.

En Equipo Juana Crespo somos especialistas en cirugías reparadoras de la fertilidad que nos permiten resolver diversas alteraciones, como la endometriosis, adenomiosis, adherencias, malformaciones del útero, etc. que afectan a tu sistema reproductor y te complican el ansiado embarazo.

Si estás buscando el embarazo sin éxito, llámanos al 961 042 557 o escríbenos a info@juanacrespo.es. Estudiaremos tu caso para conocer cuál es la posición de tu útero y qué es lo que está dificultando tu embarazo. Solo así podremos definir el tratamiento personalizado más adecuado para que consigas el embarazo con un útero en retroversión.

Источник: https://www.juanacrespo.es/utero-en-retroversion/

Útero invertido: ¿cómo afecta a la fertilidad?

Útero en retroversión y embarazo

Compartir

El útero en retroversoflexión, el útero invertido o útero ladeado es una variante en la posición del útero dentro de la pelvis. Según la Agrupación Ginecológica Española, aproximadamente un 20% de la población femenina presenta útero invertido o en retroversión. Pero, ¿afecta esto a la hora de quedarse embaraza? ¿Y una vez se está embarazada? Lo vemos a continuación.

¿Cuál es la posición normal del útero?

El útero es un órgano situado en la pelvis y que tiene unos ligamentos que le mantienen en una posición centrada. La posición del útero no es fija, sino que tiene una cierta movilidad.

Habitualmente el útero se encuentra inclinado hacia delante (en anteversión) pero en algunas ocasiones puede apuntar hacia la columna vertical e incluso apoyarse en el recto (útero en retro).

Hay muchas formas alternativas de referirse a un útero inclinado. Sin embargo, todos los términos significan que el útero se inclina hacia atrás hacia la parte posterior de la pelvis. Las principales son:

  • Anteversión: es la posición normal o fisiológica.
  • Anteflexión: el útero cae o bascula hacia adelante.
  • Retroflexión: el útero se repliega hacia atrás.
  • Retroversión: el útero cae o bascula hacia atrás.
  • Retroposición: el útero está desplazado a posterior dentro de la pelvis menor.

Causas del útero invertido

El útero invertido puede tener una causa primaria cuando la niña ya nace con el útero en esta posición anatómica o una causa secundaria a raíz de una anomalía que aparece en la pelvis.

Por ejemplo, en casos de fibromas o adherencias (tejido cicatricial en la pelvis). La cicatrización de las adherencias como resultado de endometriosis o fibromas puede causar que el útero se desplace.

Ciertas afecciones ginecológicas, como la enfermedad pélvica inflamatoria también pueden provocar la retroversión del útero.

A veces también puede volverse inverso por el embarazo, pero es habitual que este órgano vuelva a la normalidad después de las 10 o 12 semanas de gestación (como consecuencia del peso del feto).

El parto también puede inclinar el útero hacia adelante o hacia atrás. En la mayoría de los casos, el útero vuelve a una posición adelantada después del parto.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas mujeres tienen esta desviación anatómica, pero muchas ni siquiera son conscientes de ella, ya que no presentan síntomas. Sin embargo, los principales son:

  • Dolor frecuente durante las relaciones sexuales debido al choque del pene contra el cuello uterino.
  • Dolor en la región lumbar o pélvica en el momento del síndrome premenstrual o síntomas menstruales más intensos.
  • El dolor de espalda durante el coito.
  • Incontinencia urinaria o retención de orina si el cuello del útero se apoya en la vejiga y en la uretra, impidiendo su salida.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Dificultad para el uso de tampones.
  • Dolor al evacuar debido a la presión que ejerce el útero sobre el recto.
  • Estreñimiento crónico por el mismo motivo anterior.
  • Heces finas o estreñimiento justo antes de la regla o durante la misma, debido a que en estos períodos el útero puede volverse el doble de grande, llegando a pesar entre 120 y 300 gramos, lo que implica que el intestino recto debe soportar un peso mucho mayor.

Si se presentan síntomas, lo ideal es acudir al ginecólogo. Mediante una ecografía de rutina, un examen pélvico el ginecólogo puede detectar la posición del útero.

Útero invertido: ¿es posible lograr el embarazo?

Sí, es posible quedarse embarazada, ya que la fertilidad no se ve afectada por el útero invertido. La capacidad de los espermatozoides para llegar al óvulo no se ve interferida por el útero al revés. Una vez se produce la concepción y crece el feto, es probable que el útero corrija la desviación y tome su posición normal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen otros factores asociados a la retroversión que sí podrían provocar problemas a la hora de concebir. Por ejemplo, la endometriosis, si el tejido que reviste el interior del útero crece fuera de él, como en los ovarios, intestinos, recto, vejiga o el revestimiento de la zona pélvica.

Otras enfermedades relacionadas como algunas inflamatorias pélvicas o ciertos tumores podrían también causar problemas para la concepción.

Aun así, no se presentan dificultades a la hora de la concepción y la mayoría de las mujeres pueden lograr el embarazo y tener un parto normal.

Tratamientos

Por lo general, esta desviación no suele necesitar ningún tipo de tratamiento.

Pero como se trata de una situación compleja, ya que puede tener consecuencias diversas, el especialista ha de hacer un seguimiento particular de cada caso y decidir los pasos a seguir.

Por ejemplo, enfermedades subyacentes como la endometriosis o las adherencias que en algunas ocasiones necesitarán intervención si producen algún tipo de sintomatología.

Si actualmente estás buscando el embarazo sin éxito y crees que este puede ser tu problema, ponte en contacto con nosotros y te ofreceremos el tratamiento más adecuado para ti.

Compartir

Deja un comentario

Источник: https://barcelonaivf.com/es/blog/general/utero-invertido-fertilidad

¿Cómo afecta el útero invertido al embarazo?

Útero en retroversión y embarazo

Mediante una ecografía de rutina, un examen pélvico o un examen retrovaginal el ginecólogo puede detectar un útero invertido.

La retrogresión uterina, el útero invertido o útero ladeado es una variante de la anatomía de la mujer en la zona pélvica, dada cuando la posición del útero se inclina hacia atrás, hacia la parte posterior de la pelvis, en vez de hacia adelante. Pero, ¿cómo afecta esto para lograr el embarazo? ¿Y una vez embarazada? Lo vemos a continuación.

Según la Agrupación Ginecológica Española, aproximadamente un 20% de la población femenina presenta útero invertido o en retroversión.

Normalmente, el útero suele estar inclinado hacia delante (en dirección al vientre) o en posición vertical, apoyado sobre la vejiga.

Pero en el caso de útero retroverso o invertido, este se halla inclinado hacia la parte posterior, es decir, orientado hacia la columna vertebral y apoyado en el recto.

No se sabe con certeza las causas de esta particularidad, pero parece que no es hereditaria. Si es un útero invertido primario sucede cuando el feto aún está en desarrollo y el útero en formación adquiere esa posición retrotraída. Entonces, la niña ya nace con el útero en esta posición anatómica.

Pero la retroversión uterina también puede ser secundaria, si el útero que tenía una posición normal gira a raíz de de una anomalía que aparece en la pelvis, como un fibroma o una adherencia (tejido cicatricial en la pelvis).

Si el útero se vuelve inverso por el embarazo, es habitual que este órgano vuelva a la normalidad después de las 10 o 12 semanas de gestación (como consecuencia del peso del feto).

Te harán las revisiones necesarias para comprobar que el útero se ha reacomodado.

Ciertas afecciones ginecológicas, como la enfermedad pélvica inflamatoria y la endometriosis, pueden provocar la retroversión del útero.

En ocasiones, la retrogresión del útero puede suceder durante el postparto: si los ligamentos que sostienen el útero sufren una distensión o desgarro y el útero se retrotrae transitoriamente.

Por último, el debilitamiento de los ligamentos pélvicos asociados a la menopausia también podría causar esta afección en mujeres que previamente no tenían la tenían.

Síntomas de útero invertido o retroverso

Como hemos dicho, muchas mujeres tienen esta desviación anatómica, pero muchas ni siquiera son conscientes de ella, ya que no presenta síntomas. Algunas mujeres con útero al revés pueden sufrir de dolor en la región lumbar o pelvica en el momento del síndrome premenstrual o durante el periodo.

Otras sienten una sensación continua de estiramiento hacia abajo, y son frecuentes las relaciones sexuales dolorosas (en la penetración se presionaría sobre el cuello del útero, particularmente sensible) o interferencias con la vejiga y/o el intestino, infecciones urinarias…

También la mujer puede tener heces finas o estreñimiento justo antes de la regla o durante la misma, debido a que en estos períodos el útero puede volverse el doble de grande, llegando a pesar entre 120 y 300 gramos, lo que implica que el intestino recto debe soportar un peso mucho mayor).

También puede darse incontinencia o, por el contrario, retención de orina si el cuello del útero se apoya en la vejiga y en la uretra, impidiendo su salida. Dependiendo del caso de útero invertido, y si se asocia a otros problemas, puede que la mujer sienta molestias vagas y generales, tales como dolor de cabeza, tos nerviosa, estreñimiento, irritabilidad o malestar estomacal.

Lo habitual es que un examen ginecológico rutinario diagnostique el útero invertido, pero ante estos síntomas hay que acudir a la consulta si aun no hubiera sido detectado (puede confundirse con otros problemas), para que confirme o no el diagnóstico.

¿Puedo quedarme embarazada con útero invertido?

Sí, puedes quedar embarazada, ya que la fertilidad no se ve afectada por el útero invertido. La capacidad de los espermatozoides para llegar al óvulo no se ve interferida por el útero al revés. Una vez se produce la concepción y crece el feto, es probable que el útero corrija la desviación y tome su posición normal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen otros factores asociados a la retroversión que sí podrían provocar problemas a la hora de concebir, como la endometriosis, si el tejido que reviste el interior del útero crece fuera de él, como en los ovarios, intestinos, recto, vejiga o el revestimiento de la zona pélvica.

Otras enfermedades relacionadas como algunas inflamatorias pélvicas o ciertos tumores podrían también causar problemas para la concepción y necesitan atención médica. Pero habitualmente esta patología no presenta dificultades a la hora de la concepción y la mayoría de las mujeres tienen un embarazo y un parto normal.

Si con el embarazo no se corrige por sí solo el útero inverso (como hemos dicho, esto suele suceder de manera natural durante el primer trimestre), el ginecólogo puede decidir realizar una maniobra digital por vía vaginal para girar el útero hacia la posición anteversa y facilitar que el embarazo podrá desarrollarse con normalidad.

Tratamiento del útero invertido

Por lo general, esta desviación no suele necesitar ningún tipo de tratamiento. Pero como se trata de una situación compleja, ya que puede tener consecuencias diversas, el especialista ha de hacer un seguimiento particular de cada caso y decidir los pasos a seguir. Por ejemplo, enfermedades subyacentes como la endometriosis o las adherencias necesitarán intervención.

Si se observa la necesidad de intervenir, se puede realizar una operación quirúrgica con el fin de corregir el desplazamiento del útero y fijarlo en la posición natural. Después de esta intervención, no se suele repetir la inversión del útero, ni con los embarazos.

En el caso de tener dolor en las relaciones sexuales, se recomienda buscar una posición que no conlleve penetración muy profunda, que sea menos incómoda, con la mujer sobre el hombre o en la postura del misionero.

Respecto a la prevención del útero ladeado, se desconoce la manera de prevenirlo, sin embargo el tratamiento temprano de la enfermedad inflamatoria pélvica o de la endometriosis puede reducir las posibilidades de un cambio en la posición de la matriz.

Según American Pregnancy, existen ejercicios para ayudar a cambiar la posición del útero temporalmente, pero conviene siempre consultar al ginecólogo, ya que no todos los médicos están de acuerdo acerca de la utilidad de los ejercicios pélvicos como tratamiento a largo plazo:

  • Ejercicio rodilla-pecho: tumbada boca arriba, flexional las piernas hasta acercar las rodillas al pecho. Sin embargo, este ejercicio no será efectivo si el útero ha convertido punta a causa de la endometriosis, fibromas o infecciones pélvicas.
  • Utilización de un pesario: un dispositivo de plástico o silicona que se coloca en la vagina para cambiar la posición de un útero inclinado. En general se considera una solución temporal para el dolor pélvico, porque el uso a largo plazo puede favorecer infecciones vaginales.

En definitiva, el útero retroverso no es una enfermedad, sino la torsión de un órgano, una condición anatómica particular de la mujer, por lo que no provoca infertilidad. Si existen problemas para la concepción, será por otros problemas asociados. Tampoco interfiere en un embarazo saludable o provoca abortos.

Fotos | iStock
Más información | Reproducionasistida.org, Medline Plus
En Bebés y más | La importancia de gestarse dentro del útero: el cerebro se desarrolla mejor dentro que fuera, ¿Es posible ser madre después de un trasplante de útero?

Источник: https://www.bebesymas.com/fertilidad/como-afecta-el-utero-invertido-al-embarazo

Parto con útero en retroversión

Útero en retroversión y embarazo

Cuando decimos que el útero está invertido queremos decir que esta parte del cuerpo femenina está en la posición contraria a la normal, es decir, que en vez de estar el útero colocado hacia delante lo está hacia atrás, inclinado sobre la posición de la vejiga, y a pesar de no impedir que la mujer se quede embarazada, la retroversión uterina sí aumentará la probabilidad de, por ejemplo, desarrollar endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad benigna que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva, un proceso de evolución imprevisible.

Si el endometrio, que se sitúa fuera del útero, se desarrolla incorrectamente este puede asentarse en cualquier lugar del abdomen, y puede provocar implantes o endometriomas (tipo especial de quiste ovárico).

Además, algunas mujeres presentan pequeños implantes que no se modifican, mientras que en otras puede desarrollarse de forma extensa dentro de la pelvis. En definitiva, la endometriosis es una enfermedad inflamatoria que en ocasiones causa adherencias entre órganos.

¿Qué debemos saber del útero en retroversión?

Normalmente, el útero suele estar inclinado hacia delante (en dirección al vientre) o en posición vertical, apoyado sobre la vejiga, pero en el caso del útero invertido, este está orientado hacia la columna vertebral y apoyado en el recto.

Se desconocen las causas de la retroversión, pero algunos estudios afirman que esta no es hereditaria. En el caso de que sea un útero invertido primario, el feto está aún en desarrollo y el útero en formación adquiere esa posición retrotraída.

En este caso, si es niña nacerá con el útero en dicha posición.

Sin embargo, si la retroversión uterina es secundaria, el útero que tenía una posición normal gira a raíz de una anomalía en la pelvis como un fibroma o una adherencia, y si el útero se vuelve inverso a causa del embarazo, hay que tener en cuenta que, aproximadamente hacia la semana diez o doce, adopta una posición más cercana a la normal, orientado hacia delante y permitiendo, por tanto, un parto vaginal sin complicaciones. No obstante, se harán las revisiones necesarias para comprobar que el útero se ha recolocado.

Cuando nos encontramos ante una retroversión uterina persistente la cosa cambia un poco, pues es posible que el ginecólogo deba manipular el útero para colocarlo en posición vertical mediante una maniobra bajo anestesia en el quirófano, y que además evitará los problemas para orinar y defecar que es habitual que se produzcan debido al crecimiento del útero en esta posición.

Mi útero está inclinado ¿dificultará mi trabajo de parto?

Cuando utilizamos este término de “útero inclinado” nos referimos a su posición dentro de la cavidad abdominal, y a pesar de que la posición del útero de la mujer puede variar a lo largo de toda su vida y suele depender de la postura y la gravedad, esta no tiene demasiada importancia.

De hecho, suele ser bastante común que algunas mujeres tengan el útero inclinado. Una de las posiciones uterinas más habituales es la anteversión (útero inclinado hacia delante de forma horizontal cuando la mujer está de pie).

Cualquier variación se considera como útero inclinado, que puede estar inclinado más hacia delante (anteflexión), en una posición media en vertical (retroversión) o inclinado hacia atrás (retroflexión).

Muchas de estas posiciones se corrigen solas a medida que el útero crece durante el embarazo, pero por norma general, cualquier variación de la posición uterina no debería hacer que el trabajo de parto sea más largo o difícil que un trabajo de parto normal, es decir, teniendo unas contracciones progresivas y continuas del útero que tienen lugar antes de dar a luz. Estas contracciones ayudan a que se abra y se afine el cuello del útero para permitir que el bebé pase por el canal de parto.

¿Cómo se diagnostica la retroversión uterina?

A través de un examen pélvico que enseguida revelará la posición del útero, a pesar de que en ocasiones se pueda confundir con una masa pélvica o de un crecimiento de fibroma. Los fibromas son tumores benignos formados exclusivamente por tejido fibroso. Con un examen rectovaginal será suficiente para identificar si se trata de masa pélvica o de retroversión uterina.

La retroversión uterina es una condición que afecta aproximadamente a tres de cada diez mujeres, y que puede ser adquirida genéticamente o como consecuencia de abortos, tras procesos inflamatorios o ptosis. La ptosis es el colapso o el desprendimiento total o parcial de un órgano. Existen tres tipos distintos de ptosis:

– ptosis mamaria (caída del pecho en la mujer)

– ptosis palpebral (desprendimiento del párpado superior)

– ptosis renal o nefroptosis (caudalización de un riñón)

Existen dos tipos de útero en retroversión:

Móvil: no suele causar síntomas, aunque puede sentirse más dolor en la regla o molestias al practicar sexo.

Fijo: causa dolor en la cadera, fuertes cólicos en la menstruación, dolor antes y después del acto sexual, dolor al orinar y evacuar, incontinencia e infecciones.

Este último es, por tanto, el resultado de diferentes fenómenos inflamatorios de diversa naturaleza que causan adherencias que ancla el útero a sus ligamentos.

Además, ante este fenómeno las reacciones que sienten las mujeres son bastante diferentes, ya que algunas pueden llegar a sufrir algo de dolor en la región lumbar o pélvica en el momento del síndrome premenstrual o en el periodo.

Otras sienten una sensación persistente de estiramiento hacia abajo, sufriendo incluso relaciones sexuales dolorosas o interferencias con la vejiga o el intestino, y dolencias vagas y generales.

Otras mujeres, sin embargo, no presentan ningún problema e incluso llegan a quedar fácilmente embarazadas y el embarazo se da con absoluta normalidad.

El útero es uno de los órganos reproductores más importantes del cuerpo femenino pues en su interior se desarrolla el feto, pero son muchas las mujeres que se preocupan por su incidencia en el embarazo todavía hoy, a pesar de que algunos estudios ya han asegurado que la posición invertida del feto no tiene efectos negativos en la fecundación.

Anteriormente se creía que la retroversión uterina incidía de manera negativa en el proceso natural de la inseminación y por eso muchas mujeres que querían quedarse embarazadas se preocupaban en exceso, pero ahora una puede estar tranquila, pues esta desviación no constituye una anomalía, sino que simplemente es una particularidad anatómica que no afecta al proceso de concepción ni al desarrollo del feto. No obstante, lo que sí hay que tener en cuenta es que, a pesar de que este trastorno no está vinculado a la infertilidad, sí hay que prestar especial atención al origen de la desviación ya que, si la posición uterina está causada por una endometriosis o por enfermedades pélvicas, la mujer sí puede presentar problemas de fertilidad y la inseminación natural podría resultar algo más complicada.

También es probable notar algunos dolores en la espalda durante la gestación, u otros problemas como el dolor pélvico, la dispareunia, la incontinencia, las infecciones del tracto urinario y los problemas intestinales.

También dolor en el sexo durante estos meses a causa del crecimiento del útero, y algunas mujeres embarazadas puedes tener problemas al orinar entre el tercer y el cuarto mes de gestación, pero la retroversión uterina no produce mayores complicaciones en el embarazo como abortos o desprendimientos de placenta.

Tratamiento de la retroversión uterina

Al ser una situación tan compleja es normal que el tratamiento no sea el mismo para todos los casos.

Además, será solamente el ginecólogo quien determine si es necesario que la mujer siga o no un determinado tratamiento, pues en determinados casos en los que la mujer desarrolle un embarazo normal, es decir, que la retroversión no cause problemas subjetivos, el tratamiento sería innecesario.

Sin embargo, cuando es totalmente necesario intervenir lo que se hace es una intervención quirúrgica para corregir el desplazamiento del útero y fijarlo en la posición normal.

Algunas parejas se preguntan cómo tener una niña en el embarazo. El sexo del bebé viene definido por el padre, habiendo un 50% de probabilidades que sea hombre o mujer.

Sin embargo, existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación.

La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

Fibroma

Definición:

Neoplasia derivada del tejido fibroso. Incorrectamente se denomina así a los tumores benignos del músculo uterino, cuyo nombre correcto es el de mioma uterino.

Síntomas:

No suele presentar síntomas, aunque si es muy grande puede ocasionar sangrado vaginal.

Tratamiento:

El fibroma sólo hay que intervenirlo cuando se tengan realmente molestias, que se sangre mucho o que tenga un crecimiento muy rápido.

Colapso

Definición:

O organismo não recebe o fluxo normal de sangue o que causa uma descida da tensão e, dessa forma, o organismo não consegue realizar as suas funções.

Tratamiento:

Deitar a criança sobre uma manta e colocá-la com as pernas elevadas a não mais de 45º. Peça ajuda médica. Enquanto espera desaperte a roupa da criança. Se a criança está consciente, coloque-a na posição lateral de segurança. Se não for o caso, leve a cabo as manobras de reanimação. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/parto-con-utero-en-retroversion-9914

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: